Brucelosis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Brucelosis
Brucella spp.JPG
Clasificación y recursos externos
CIE-10 A23
CIE-9 023
CIAP-2 A78
DiseasesDB 1716
MedlinePlus 000597
eMedicine med/248
Orphanet 1304
Sinónimos
fiebre ondulante, fiebre melitensis, fiebre de Malta, fiebre de Traum, fiebre caprina, fiebre de Chipre, enfermedad de Bang, fiebre de Gibraltar, fiebre sudoralis.
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La brucelosis, también llamada fiebre de Malta, fiebre mediterránea, fiebre ondulante, o enfermedad de Bang, es una enfermedad infecciosa producida por bacterias del género Brucella, que ataca a varias especies de mamíferos, dentro de los cuales se encuentra el hombre, en el cual produce un cuadro febril inespecífico. Tiene distribución mundial y afecta principalmente a personas que trabajan con animales o productos infectados.[1]

Entre los mamíferos que pueden contraer la enfermedad se cuentan algunos que tienen una alta relevancia económica, como el ganado bovino, equino, porcino, ovino y caprino, así como también algunas otras especies silvestres.

Historia[editar]

La relación causal entre el organismo y la enfermedad fue establecida por el microbiólogo David Bruce en el año 1887 mientras ocupaba el cargo de Cirujano Capitán de la armada británica en la Isla de Malta, después de la guerra de Crimea. En dicho lugar, muchos soldados británicos presentaban un cuadro de fiebre ondulante (denominada así porque la fiebre era de ocurrencia periódica), que podía durar meses, e incluso llegaba a ser fatal. En el bazo, hígado y riñones obtenidos de las autopsias de los soldados fallecidos, Bruce encontró un microorganismo, que denominó Micrococcus Melitensis,[Nota 1] el cual, al ser inoculado a monos, éstos reproducían la enfermedad, y en aquellos monos que fallecían, volvía a encontrar los mismos microorganismos. De esta forma, se cumplían los postulados de Koch respecto del agente etiológico de la enfermedad, denominada en ese tiempo, "fiebre de Malta". [2] [3]

Bruce fue el presidente de la Comisión para la Fiebre Mediterránea (una de las denominaciones de la enfermedad) en los años 1904 y 1905. El 14 de junio de 1905, Themistocles Zammit, médico de Malta, recientemente nombrado parte de la Comisión, encontró que la sangre extraída de cinco de seis cabras compradas en la zona reaccionaban en la prueba de aglutinación para detectar brucelosis.[4]

Epidemiología[editar]

La incidencia y prevalencia de la brucelosis es mayor en la región del Mediterráneo, Asia Occidental, algunas partes de África y América (Costa Rica, Estados Unidos, México, Brasil, Perú, Colombia, Uruguay y Argentina). La prevalencia es muy variable entre ellos (desde menos de 0,01 hasta más de 200 por 100 000 habitantes). Análogamente, hay países con una tasa de incidencia relativamente muy alta (Perú, Kuwait, y partes de Arabia Saudita), lo que contrasta con la baja incidencia de otras áreas con presencia endémica de la Brucella en su ganado, todo lo cual puede explicarse por niveles diferentes de vigilancia epidemiológica, o diferentes métodos de manejo de animales y alimentos, o diferencias en el contacto entre hombres y animales.[2]

B. melitensis es la especie más difundida seguida de B. abortus y B. suis. Los animales infectados excretan gran cantidad de bacterias en los tejidos de abortos, en la leche, y también en las secreciones genitales, contaminando el suelo, los corrales, la paja de las camas, el agua de arroyos, canales y pozos. La Brucella es capaz de sobrevivir en el medio ambiente por períodos relativamente largos. En las heces hasta 100 días, en la tierra del suelo hasta 80 días y en ambientes helados su sobrevida puede prolongarse por meses.[5]

Esta zoonosis se transmite al hombre por contacto directo con los animales infectados, sus excretas, o en el ambiente donde ha sobrevivido la Brucella. La transmisión persona a persona es muy rara y puede ser por vía sexual.[2] [6] [7]

Por la vía oral las bacterias pasan al aparato digestivo, siendo la fuente principal de esta vía de infección la ingestión de leche no pasteurizada o de productos lácteos, especialmente los provenientes de ovejas y cabras.[2]

El contacto directo permite a las bacterias ingresar al organismo por heridas en la piel, o la conjuntiva ocular, o la mucosa nasal. La fuente principal de estas infecciones es la manipulación de animales infectados o sus productos, afectando de esta manera a veterinarios, matarifes, investigadores de laboratorio y cuidadores de animales. Por la vía inhalatoria las bacterias ingresan por la mucosa nasal. La fuente principal de bacterias que ingresan por esta vía son aerosoles en laboratorios con muestras contaminadas, vacunas vivas, aerosoles en establos y lanas, afectando a personal de laboratorio, trabajadores de la lana y aseadores de establos. Por último, la vía parenteral, se da principalmente por inoculación accidental en laboratorios, o en ambientes de trabajo veterinario, y también puede darse la contaminación de transfusiones que pueden afectar a cualquier persona. En países desarrollados es una enfermedad típicamente ocupacional donde las personas más expuestas son veterinarios, peones de campo y trabajadores de la industria de la carne.[5]

Algunos de los reservorios naturales son los bovinos (B. abortus), caprinos (B. melitensis), ovinos (B. melitensis y B. ovis), cerdos (B. suis), cánidos (B. melitensis, B. abortus, B. canis y B. suis)[2] [5] y mamíferos marinos,[8] [9] pero se han encontrado brucellas en una inmensa cantidad de mamíferos tan dispares como pequeños roedores y camélidos. Cabe destacar que la bacteria en los animales también causa la enfermedad, aunque puede que con distinta sintomatología, dependiendo del huésped y la especie de Brucella en cuestión.

Etiología[editar]

El género Brucella está constituido por bacilos gram negativos pequeños, sin movilidad, aerobios estrictos, sin cápsula y no forman esporas. Se describen seis especies clásicas, las cuales se han diferenciado con base en sus características antigénicas y su hospedador animal preferencial: B. melitensis (oveja, cabra, camello); B. abortus (ternera, búfalo, camello, yak); B. suis (cerdo, liebre, reno, roedor, caribú); B. canis (perro); B. neotomae (roedores) y B. ovis (ovejas).[5] [10]

En los años 2000 se han descrito cuatro especies adicionales de Brucella:[10] B. ceti y B. pinnipedialis para brucellas que se hospedan en cetáceos y focas respectivamente;[11] B. microti para especies que se hospedan en zorros rojos y roedores de campo;[12] y B. inopinata, aislada el año 2009 de una infección en un implante mamario de una paciente de 71 años.[13]

La infección en humanos se produce con B. melitensis, B. abortus, B. suis y B. canis, siendo B. melitensis la especie más virulenta (10 a 100 bacterias pueden infectar a un hombre) y causa el cuadro clínico más grave. B. canis es la menos virulenta. La secuenciación de los genomas de las especies de Brucella revela que poseen una muy alta identidad entre las secuencias de los genomas de todas especies (mayor al 90%). Esto es materia de estudio ya que no se sabe cuales son los determinantes genéticos que hacen que una especie de Brucella tenga preferencia por un determinado hospedador o sea aviruleta para el hombre. También poseen alta identidad de genomas con otros Rhizobiales como Ochrobactrum,[14] un patógeno humano facultativo, con Rhizobium, un simbionte de plantas leguminosas y Agrobacterium un patógeno de plantas, entre otros. La particularidad es que en todos estos casos, estas bacterias residen dentro de la célula eucariota, tanto animal como vegetal, siendo simbionte o patógeno.

En el ser humano los agentes más frecuentes son B. mellitensis en un 98% y en un 2% B. abortus.[15]

Patogenia[editar]

La Brucella es un patógeno intracelular facultativo, lo cual impide la acción habitual de los antibióticos y de la actividad de anticuerpos sobre ella, haciendo de su infección un estado crónico, multiplicándose en una gran variedad de células eucariotas tanto fagocíticas como no fagocíticas.[5]

Las diferentes especies de Brucella se clasifican habitualmente como lisas (S) o rugosas (R). Dentro de las primeras se encuentran B. abortus, B. melitensis, B. suis y B. neotomae y dentro de las segundas B. ovis y B. canis. Las cepas lisas son las más virulentas y su estructura es semejante a la de algunas enterobacterias (Yersinia enterocolítica, Salmonella landau, Pseudomona maltophilia, Escherichia coli).[5]

La Brucella presenta particularidades desde el punto de vista patogénico.

  1. Como parte de la respuesta inmune normal del organismo, es fagocitada por los glóbulos blancos, específicamente neutrófilos y macrófagos, siendo transportada por éstos a los diversos órganos por vía sanguínea o linfática, donde pueden sobrevivir y multiplicarse dentro de las vacuolas de los fagocitos circulantes y tisulares, sin ser destruidas, ya que el autofagosoma con la bacteria no se une al lisosoma sino que la libera en el retículo endoplasmático donde ésta se multiplica.[5] [16]
  2. Los mecanismos de ingreso de la bacteria a los glóbulos blancos no están suficientemente aclarados y se presume que los lipopolisacáridos, (LPS), y las proteínas de la membrana externa podrían participar mediante receptores tipo manosa o integrinas, respectivamente.[5] [17] Dos componentes de su superficie relacionados con los receptores histidina kinasa (BvrS/BvrR) se relacionan con el proceso de internalización de Brucella.
  3. Brucella consigue invadir y persistir en el interior de las células mediante la inhibición de los mecanismos celulares de muerte celular programada (apoptosis).La supervivencia de Brucella dentro de las células se ha asociado con la síntesis de enzimas antioxidantes[18] y a la producción de GMP (guanosina 5´monofosfato) y adenina, que inhiben la fusión entre el fagosoma y el lisosoma, la degranulación, la activación del sistema mieloperoxidasa - haluro y la producción del Factor de necrosis tumoral, TNF-α.[19]

Respuesta inmune[editar]

Al ingresar la Brucella al organismo, induce una respuesta inmune a través de la activación de neutrófilos, macrófagos y las vías clásica y alternativa del sistema del complemento, aunque existe controversia en este último punto.[20] [21] [22]

La estructura antigénica de la bacteria determina su resistencia a la lisis. Las envolturas celulares bacterianas (membrana interna, espacio periplásmico y membrana externa) se distinguen de las de otras bacterias gramnegativas por ser más resistentes a la acción de detergentes, al EDTA, a la acción de polimixina B, a la proteólisis de enzimas, así como a la digestión de la lisozima.

Cuadro clínico[editar]

En general, el diagnóstico es difícil, puesto que la enfermedad puede manifestarse de diversas formas dependiendo del sistema afectado (gastrointestinal, respiratorio, cutáneo o neurológico).[2]

El periodo de incubación puede durar entre una a seis semanas, pero puede extenderse por meses.[23] La media es de dos a cuatro semanas.[24]

El inicio de las manifestaciones clínicas de la forma aguda se caracteriza por cefalea, fiebre, artralgias, mialgias y diaforesis (sudoración profusa) de predominio nocturno.[24] Las manifestaciones clínicas dependen de la vía de transmisión del organismo, por lo que puede parecerse prácticamente a cualquier infección; por ejemplo, si la vía de transmisión es respiratoria, el paciente cursa con un cuadro de neumonía; si entra por la piel las manifestaciones incluyen celulitis y linfadenopatía regional; si entra por el sistema digestivo, por la ingestión de alimentos contaminados, principalmente leche y sus derivados, se presentan síntomas gastrointestinales y posteriormente sistémicos. Los microorganismos pueden diseminarse a otros tejidos vía sanguínea, principalmente hígado, bazo, sistema esquelético y médula ósea. Esto se manifiesta por una hepatomegalia y una esplenomegalia, así como en las complicaciones más frecuentes que son espondilitis, sacroileítis y artritis.[23]

La evolución de la enfermedad dependerá de la respuesta inmune del hospedero, principalmente de la respuesta inmune celular.

La forma crónica, definida como más de un año de evolución, cursa con mialgias, fatiga, artralgias y depresión. Es muy rara en los niños, y afecta predominantemente a adultos sobre los treinta años de edad. Se asocia a infección por B. melitensis.[24]

Un 30% de los casos se desarrolla focalmente, comprometiendo algún órgano o aparato. El sistema que se afecta con mayor frecuencia de estas focalizaciones, es el músculoesqueltico. En adultos, se manifiesta principalmente con sacroileítis y espondilitis; en niños se afectan una o más articulaciones, principalmente rodillas, codos y tobillos. También se han relacionado estas formas, con la presencia de leucopenia y niveles bajos de PCR.[24]

Diagnóstico[editar]

Se diagnostica generalmente mediante la detección de anticuerpos específicos contra Brucella en sangre por seroaglutinación. También por aislamento del patógeno mediante hemocultivo. Con el advenimiento de las tecnologías del ADN en las últimas décadas se está utilizando para diagnóstico la PCR (Polymerase Chain Reaction) la cual es altamente específica e incluso sirve para distinguir entre las diferentes especies de Brucella, pero su costo hace que la seroaglutinación siga siendo la técnica más utilizada.

Diagnóstico microbiológico[editar]

Cultivo bacteriologico del microroganismo: Puede aislarse a partir de sangre, médula ósea (MO), orina, bilis, líquido cefalorraquídeo (LCR), exudados y material de biopsias. En las infecciones recientes, el hemocultivo resulta positivo en el 100% de los casos, en las formas crónicas, el aislamiento resulta bastante difícil. El crecimiento de las brucelas es lento.

Serología La seroaglutinación de Wright es la técnica usual, pero cuando las aglutininas ceden su puesto a Ac no aglutinantes hay que recurrir a otras técnicas

Aglutinación

  • PRUEBA DEL ROSA DE BENGALA: Aglutinación en porta, enfrentando directamente el suero a un Ag brucelar. Valor predictivo positivo muy alto, 99% en los paciente con brucelosis aguda o crónica; un resultado negativo excluye prácticamente la enfermedad.Aglutinación.

En sus diferentes modalidades, es la prueba más utilizada debido a su rapidez y sensibilidad.

Rosa de Bengala: Es la prueba más empleada por permitir una aproximación diagnóstica inmediata. De especial utilidad en zonas no endémicas, en las que se realiza como método de "despistaje". Utiliza como antígeno una suspensión bacteriana a la que se ha añadido el colorante rosa de bengala, enfrentándola al suero sin diluir del enfermo. Proporciona una aproximación diagnóstica en pocos minutos con una sensibilidad y especificidad muy altas. Presenta elevado grado de correlación con la seroaglutinación y, por su simplicidad, es muy útil como prueba de despistaje inicial o screening. Sus falsos negativos se limitan a enfermos con procesos de pocos días de evolución y a algunos casos de enfermedad de curso muy prolongado.

  • SEROAGLUTINACIÓN DE WRIGHT: Es la prueba más empleada. Se realiza en tubos o en placa de microtitulación. Una reacción positiva indica contacto previo con la enfermedad. Un título superior a 1/80 se considera significativo en el medio urbano y en áreas no endémicas.
  • PRUEBA DE COOMBS ANTI-BRUCELLA: Se utiliza en paciente con brucelosis crónica en los que la seroaglutinación es negativa por la presencia de Ac IgG no aglutinantes.
  • BRUCELLACAPT®: la detección anticuerpos aglutinantes y no aglutinantes de las clases IgG e IgA, propios de las fases evolucionadas de la enfermedad. El uso de BRUCELLACAPT® está especialmente diseñado para el diagnóstico de la brucelosis crónica. Posee gran sensibilidad y especificidad
  • TÉCNICA INMUNOENZIMÁTICA (ELISA): Estudio individualizado de los Ac, que supone una alternativa a la serología convencional. Estas técnicas son muy sensibles. Se ha obtenido una buena correlación de los niveles de IgM con los títulos de seroaglutinación, y de los IgG con los de la prueba de Coombs.

Estrategia para la realización de las pruebas serológicas:

  • Prueba del rosa de Bengala como screening.
  • Seroaglutinación Wright en caso de positividad.
  • Prueba de Coombs en caso de títulos bajos o negativos de ésta última.
  • ELISA para el estudio de Ig específicas.

Tratamiento[editar]

No hay consenso en torno al tratamiento óptimo para la enfermedad. La Organización Mundial de la Salud recomienda la combinación de rifampicina (600 a 900 mg diarios) y doxiciclina (200 mg diarios) durante seis semanas,[2] el cual parece ser eficaz.[25] [26] La ventaja de este tratamiento es que puede tomarse oralmente, aunque aparecen frecuentemente efectos secundarios (náusea, vómito, pérdida del apetito).[26]

Las tetraciclinas son en general efectivas contra la mayoría de las cepas de Brucella, sin embargo, dado que estos fármacos son bacteriostáticos, las recidivas son frecuentes después del tratamiento inicial. La combinación de tetraciclina con estreptomicina o gentamicina ha mostrado ser más eficaz. Las terapias a largo plazo con dosis altas de trimetropim-sulfametoxazol han mostrado ser buena alternativa, y la adición de rifampicina tiene utilidad en casos de enfermedad del sistema nervioso central.

Prevención y control[editar]

El control de la brucelosis humana se basa en:[2]

  • La erradicación de la enfermedad en los reservorios; esto exige la identificación y eliminación de los rebaños afectados, así como la vacunación de los animales susceptibles.
  • Las medidas de higiene y protección necesarias para reducir la exposición en espacios de trabajo y la transmisión ocupacional.
  • El tratamiento adecuado de los alimentos y productos derivados de animales potencialmente contaminados.

La vacunación humana no tiene un rol preponderante en la prevención de la brucelosis, aunque ha sido utilizada en varios países. Sus resultados han sido poco eficaces, y, en el caso de vacunas vivas, los efectos adversos han sido significativos. El control de la brucelosis animal y la reducción en la exposición humana a ésta ha limitado el desarrollo de vacunas contra la brucelosis humana, sin embargo, su importancia como patógeno ocupacional y el uso potencial de Brucella como agente de bioterrorismo, ha motivado la investigación y desarrollo de vacunas atenuadas que combinen una estimulación inmunitaria máxima con efectos adversos mínimos. [2] [27] [28] [29]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Melitensis viene de Melita (miel), el nombre romano de la Isla de Malta.

Referencias[editar]

  1. Fernández Camacho, Eddy; Gómez Villalobos, Fernando (2009). «Brucelosis. (Revisión bibliográfica)» (en inglés). Revista médica de Costa Rica y Centroamérica (Costa Rica) 67 (590):  pp. 399-404. http://www.binasss.sa.cr/revistas/rmcc/590/art14.pdf. Consultado el 1 de octubre de 2013. 
  2. a b c d e f g h i Corbel, Michael J (abril-junio 1997). «Brucellosis: an Overview» (en inglés, pdf). Emerging Infectious Diseases (Jerusalén, Israel) 3 (2):  pp. 213-221. http://wwwnc.cdc.gov/eid/article/3/2/pdfs/97-0219.pdf. Consultado el 3 de septiembre de 2013. 
  3. Tan, C (2011). «Medicine in Stamps. David Bruce (1855–1931): discoverer of brucellosis» (en inglés, pdf). Singapore Med J (Hawaii) 52 (3):  pp. 138. http://apamedcentral.org/Synapse/Data/PDFData/0022SMJ/smj-52-138.pdf. Consultado el 3 de septiembre de 2013. 
  4. Wyath, HW (octubre 2005). «How Themistocles Zammit found Malta Fever (brucellosis) to be transmitted by the milk of goats» (en inglés). J R Soc Med 98 (10):  pp. 451–454. PMID 16199812. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1240100/. Consultado el 3 de septiembre de 2013. 
  5. a b c d e f g h Castro, Hugo Abel; González, Sofía Raquel; Prat, María Inés (2005). «Brucelosis: una revisión práctica» (pdf). Acta Bioquím Clín Latinoam (Universidad Nacional del Sur, Buenos Aires) 39 (2):  pp. 203-16. ISSN 03252957. http://www.scielo.org.ar/pdf/abcl/v39n2/v39n2a08.pdf. Consultado el 9 de abril de 2013. 
  6. Mantur, BG; Mangalgi, SS; Mulimani, B (junio 1996). «Brucella melitensis-a sexually transmissible agent?» (en inglés). Lancet (Karnataka, India) 347 (9017):  pp. 1763. doi:10.1016/S0140-6736(96)90839-9. 
  7. Meltzer, Eyal; Yechezkel, Sidi; Smolen, Gill; Banai, Menachem; Bardenstein, Svetlana; Schwartz, Eli (2010). «Sexually Transmitted Brucellosis in Humans» (en inglés). Clin Infect Dis (Israel) 51 (2):  pp. e12-e15. doi:10.1086/653608. ISSN 10584838. http://cid.oxfordjournals.org/content/51/2/e12.long. Consultado el 4 de septiembre de 2013. 
  8. Ross, HM; Foster, G; Reid, RJ; Jabans, KL; MacMillan, AP (1994). «Brucella infection in sea mammals» (en inglés). Vet Rec 132:  pp. 359. 
  9. The center for food security and public health (julio de 2007). «Brucellosis in Marine Mammals» (en inglés). Consultado el 4 de septiembre de 2013.
  10. a b Ortega, Montserrat; Valdezate, Sylvia; Sáez-Nieto, Juan Antonio (junio 2013). «Diversidad Genética de Brucella en España» (pdf). Sem@foro (55):  pp. 38-44. http://www.semicrobiologia.org/pdf/actualidad/55/14_Brucella_55.pdf. Consultado el 5 de septiembre de 2013. 
  11. Foster, G; Osterman, BS; Godfroid, J; Jacques, I; Cloeckaert, A (noviembre 2007). «Brucella ceti sp. nov. and Brucella pinnipedialis sp. nov. for Brucella strains with cetaceans and seals as their preferred hosts [Las denominaciones Brucella ceti sp. nov. y Brucella pinnipedialis sp. nov. para especies cuyos huéspedes preferidos son cetáceos y focas]» (en inglés). Int J Syst Evol Microbiol (Reino Unido) 57 (11):  pp. 2688-93. doi:10.1099/ijs.0.65269-0. ISSN 14665026. PMID 17978241. http://ijs.sgmjournals.org/content/57/11/2688.long. Consultado el 5 de septiembre de 2013. 
  12. Scholz, HC; Hofer, E; Vergnaud, G; Le Fleche, P; Whatmore, AM; Al Dahouk, S; Pfeffer, M; Krüger, M et ál. (abril 2009). «Isolation of Brucella microti from mandibular lymph nodes of red foxes, Vulpes vulpes, in lower Austria» (en inglés). Vector Borne Zoonotic Dis (Munich, Alemania) 9 (2):  pp. 153-6. doi:10.1089/vbz.2008.0036. PMID 18973444. http://online.liebertpub.com/doi/abs/10.1089/vbz.2008.0036. Consultado el 23 de septiembre de 2013. 
  13. Scholz, HC; Nöckler, K; Göllner, C; Bahn, P; Vergnaud, G; Tomaso, H; Al-Dahouk, S; Kämpfer, P et ál. (agosto 2009). «Brucella inopinata sp. nov., isolated from a breast implant infection» (en inglés). Int J Syst Evol Microbiol (Munich, Alemania) 60 (parte 4):  pp. 801-808. doi:10.1099/ijs.0.011148-0. PMID 19661515. http://ijs.sgmjournals.org/content/60/4/801.long. Consultado el 23 de septiembre de 2013. 
  14. Audic S, Lescot M, Claverie JM, Scholz HC. Brucella microti: the genome sequence of an emerging pathogen. BMC Genomics. 2009 Aug 4;10:352.
  15. http://medidieta.com/Secciones/ZONA_PRIVADA_DYN/MEDIDIETA_INFORMA/SALUD_ALIMENTARIA/LECHE_Y_DERIVADOS_LACTEOS/BRUCELOSIS.php?mes=2&ano=2011
  16. Pizarro-Cerdá, Javier; Meresse, Stéphane; Parton, Robert G; van der Goot, Gisou; Sola-Landa, Alberto; Lopez-Goni, I (1992). «Brucella abortus transits through the autophagic pathway and replicates in the endoplasmic reticulum of nonprofessional phagocytes». Infect Immun 66 (12):  pp. 5711-24. http://iai.asm.org/content/66/12/5711.full. Consultado el 2 de septiembre de 2013. 
  17. Pontow, S; Kery, V; Stahl, D (1992). «Mannose receptor». Int Rev Cytol 137 (páginas= 221-41). 
  18. Teixera-Gomes, A; Cloeckaert, A; Zygmunt, MS (2000). «Characterization of heat, oxidative, and acid stress responses in Brucella melitensis». Infect Immun 68 (5):  pp. 2954-61. 
  19. Canning, PC; Roth, JA; Deyoe, BL (1986). «Release of 5'-guanosine monophosphate and adenine by Brucella abortus and their role in the intracellular survival of the bacteria». J Infect Dis 154 (3):  pp. 464-70. 
  20. Hoffman, EM; Houle, JJ (1983). «Failure of Brucella abortus lipopolysaccaride (LPS) to activate the alternative pathway of complement». Vet Immunol Immunopathol 5:  pp. 65-76. 
  21. Corbeil, LB; Blau, K; Inzana, TI; Neilsen, KH; Jacobson, RH; Corbeil, RR (1988). «Killing of Brucella abortus by bovine serum». Infect Immun 56:  pp. 3251-61. 
  22. Hoffmann, EM; Houle, JJ (2005). «Contradictory roles for antibody and complement in the interaction of Brucella». Acta Bioquím Clín Latinoam 39 (2):  pp. 203-16. 
  23. a b /Al Dahouk, Sascha; Nöckler, Karsten. «Implications of laboratory diagnosis on brucellosis therapy» (en inglés). Expert Rev. Anti Infect. Ther (Berlín, Alemania) 9 (7):  pp. 833–845. doi:10.1586/eri.11.55. ISSN 14787210. PMID 21810055. http://www.expert-reviews.com/doi/pdf/10.1586/eri.11.55. Consultado el 23 de septiembre de 2013. 
  24. a b c d Reyes J, Alejandra; Villarroel B, Julia (julio 2006). «Brucelosis en un escolar». Rev Chil Infect (Chile) 23 (4):  pp. 351-358. doi:10.4067/S0716-10182006000400010. ISSN 07161018. http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0716-10182006000400010&script=sci_arttext. Consultado el 4 de octubre de 2013. 
  25. Robichaud S, Libman M, Behr M, Rubin E (2004). «Prevention of laboratory-acquired brucellosis». Clin. Infect. Dis. 38 (12):  pp. e119-22. doi:10.1086/421024. PMID 15227634. 
  26. a b Maley MW, Kociuba K, Chan RC (2006). «Prevention of laboratory-acquired brucellosis: significant side effects of prophylaxis». Clin. Infect. Dis. 42 (3):  pp. 433-4. doi:10.1086/499112. PMID 16392095. 
  27. Corbel, Michael J (1997). «Vaccines against bacterial zoonoses» (en inglés). J. Med. Microbiol 46:  pp. 267-269. http://jmm.sgmjournals.org/content/46/4/267.full.pdf. Consultado el 23 de septiembre de 2013. 
  28. Ficht, TA; Kahl-McDonagh, MM; Arenas-Gamboa, AM; Rice-Ficht, AC (noviembre 2009). «Brucellosis: the case for live, attenuated vaccines» (en inglés). Vaccine (Texas, Estados Unidos: Simon Cutting) 5 (suplemento 4):  pp. D40-D43. doi:10.1016/j.vaccine.2009.08.058. PMID 19837284. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0264410X09012158. Consultado el 23 de septiembre de 2013. 
  29. Perkins, Stuart D; Smither, Sophie J; Atkins, Helen S (enero 2010). «Towards a Brucella vaccine for humans» (en inglés). FEMS Microbiol Rev 34 (3):  pp. 379-394. doi:10.1111/j.1574-6976.2010.00211.x. PMID 20180858. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1574-6976.2010.00211.x/full. Consultado el 23 de septiembre de 2013. 

Enlaces externos[editar]