Espondiloartropatía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Espondiloartritis
Clasificación y recursos externos
Especialidad reumatología
CIE-10 M08.1, M45 - M49
CIE-9 720.0
CIAP-2 L88
OMIM 106300
DiseasesDB 728
MedlinePlus 000420
eMedicine radio/41
MeSH D013167
Sinónimos
  • Pelviespondilopatia
  • Espondiloartritis
  • Espondiloartropatías
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Las espondiloartropatías son enfermedades del tipo artritis inflamatorias crónicas, autoinmunes del raquis, la columna vertebral y sobre todo de las articulaciones sacroiliacas, que se caracterizan por compartir los mismos síntomas y respuestas terapéuticas.

El término espondiloartropatía seronegativa, proviene del hecho que el examen de sangre o serológico, denominado factor reumatoide, es negativo.

Clasificación[editar]

Existen varios criterios de clasificación de los pacientes con espondiloartropatías: el de Bernard Amor, el del Grupo Europeo de Estudio de las Espondiloartropatias (EESG), algunos específicos para diagnosticar artritis psoriática (CASPAR) o reactiva (Berlín) y el de ASAS (Ankylosing Spondilytis Assessment Study), que clasifica en: Espondiloartritis Axial y Espondiloartritis Periférica.

Espondiloartritis Axial:

Espondiloartritis Periférica:

Prevalencia[editar]

Según un estudio de 2009 de la universidad de Oxford, la prevalencia de las espondiloartritis varía entre un 0,23 y un 1,8%2.[1]

Otros estudios estiman que en EE.UU las EsAr afectan entre 3.5 a 13 personas por cada 1000 y en España se estima que la enfermedad afecta aproximadamente a 2 personas de cada 1000.

Estos estudios se han hecho en base a población mayoritariamente caucásica, pero estos números pueden variar según etnia o grupo racial.

La espondilitis anquilosante y otras espondiloartritis NO son enfermedades raras o poco frecuentes.

Entre 60% y 90% de las personas que sufren esta enfermedad presentan el antígeno HLA-B27, pero solo 8% de la población tiene este antígeno. [2]


Diagnóstico[editar]

El diagnóstico es clínico (dolor en articulaciones, espalda, ciática, rigidez matinal) y no existe un examen de sangre o radiológico específico. Antiguamente se realizaban estudios radiológicos en casos avanzados pero hoy se puede acceder a resonancias magnéticas que detectan sacroileítis y otras inflamaciones antes de tener grandes secuelas. Al igual que en otros tipos de artritis y enfermedades autoinmunes, la velocidad de sedimentación globular (VGS o VHS) y la Proteína C reactiva (PCR o CRP) juegan un factor fundamental al indicar procesos inflamatorios crónicos. El análisis de sangre del antígeno HLA-B27 positivo no es concluyente y se usa sólo para confirmar el diagnóstico.

Síntomas[editar]

En la mayoría de los casos puede existir compromiso extra articular como la entesitis, además de otros síntomas no tan comunes como la enfermedad inflamatoria ocular (uveítis) y el compromiso mucocutáneo.

Los síntomas periféricos más frecuentes son:

  • Dolor articular y periarticular (artritis) ,
  • Rigidez y la disminución de la movilidad articular,
  • Dificultad para conciliar el sueño,
  • Fatiga, incapacidad funcional.

Los síntomas del esqueleto axial incluyen:

  • Dolor glúteo alternante.
  • Dolor, rigidez y disminución de la movilidad lumbar, dorsal y cervical.
  • Lumbago que empeora con el reposo y mejora con la actividad física leve.
  • Dolor nocturno [3]

Tratamiento[editar]

El tratamiento de base son los antiinflamatorios no esteroideos, los farmácos modificadores de la enfermedad como la sulfasalazina y el metotrexato y los denominados medicamentos biológicos o anti-TNF (del inglés tumor necrosis factor) como infliximab, adalimumab, golimumab y Etanercept.

Las personas con espondiloartropatías suelen tener inflamación intestinal crónica, que normalmente no produce síntomas digestivos.[4]​ En 2016, el reumatólogo español Carlos Isasi documentó la mejoría o remisión completa del dolor de espalda en cuatro pacientes mediante la retirada estricta del gluten de la dieta (dieta sin gluten). Todos ellos experimentaron un empeoramiento al someterse a una prueba de provocación (reintroducción del gluten).[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19208685
  2. Hoving JL, Lacaille D, Urquhart DM, Hannu TJ, Sluiter JK, Frings-Dresen MH (2014). "Non-pharmacological interventions for preventing job loss in workers with inflammatory arthritis". The Cochrane Database of Systematic Reviews 11: CD010208. doi:10.1002/14651858.CD010208.pub2. PMID 25375291
  3. {{Sieper J, van der Heijde D, Landewe R, Brandt J, Burgos-Vagas R, Collantes-Estevez E, et al. New criteria for inflammatory back pain in patients with chronic back pain: a real patient exercise by experts from the Assessment of SpondyloArthritis international Society (ASAS). Ann Rheum Dis. 2009 Jun;68(6):784-8.}}
  4. Cañete J, Collantes E, Fernández Sueiro JL, Juanola X (septiembre de 2015). «Espondiloartropatías». Sociedad Española de Reumatología (Revisión). 
  5. Losurdo G, Principi M, Iannone A, Amoruso A, Ierardi E, Di Leo A, Barone M (14 de abril de 2018). «Extra-intestinal manifestations of non-celiac gluten sensitivity: An expanding paradigm». World J Gastroenterol (Revisión) 24 (14): 1521-1530. PMC 5897856. PMID 29662290. doi:10.3748/wjg.v24.i14.1521. 

Enlaces externos[editar]