Vicia faba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Haba
Illustration Vicia faba1.jpg
Vicia faba, ilustración de O.W. Thomé, Flora von Deutschland, Österreich und der Schweiz, 1885.
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Rosidae
Orden: Fabales
Familia: Fabaceae
Subfamilia: Faboideae
Tribu: Fabeae
Género: Vicia
Especie: V. faba
L., Sp. Pl. 2: 737, 1753[2]
Subespecies y variedades
  • Vicia faba var. minor
  • Vicia faba var. major
  • Vicia faba var. equina Pers.
  • Vicia faba subsp. faba L.
  • Vicia faba subsp. paucijuga (Alef.)Muratova[1]

Vicia faba, el haba, es una planta trepadora herbácea, anual, de tallos semi-erectos que se enredan; cultivada en todo el globo por sus semillas, las cuales son empleadas en gastronomía. Da su nombre a la familia de las fabáceas, de la cual es la especie tipo.

Características[editar]

El haba tiene porte recto y erguido, con tallos fuertes y angulosos de hasta 1,6 metros de altura. Muestra hojas alternas, paripinnadas y compuestas, con foliolos anchos de forma oval-redondeada, color verde oscuro, sin zarcillos; el foliolo terminal no existe o se convierte en un zarcillo rudimentario.

Las flores se presentan en racimos de 2 a 8, axilares las cuales son fragantes y grandes, alcanzando los 4 cm, con pétalos blancos manchados de violeta, púrpura o negro. Son hermafroditas, y la planta es capaz de autopolinizarse. Hay que advertir que la fertilización cruzada natural es escasa, salvo en presencia de abejas.

El fruto es una legumbre, posee una vaina alargada de longitud variable entre 10 y 30 cm y consistencia carnosa, tienen un tabique esponjoso con una especie de pelo afelpado entre las semillas siendo éstas más o menos aplastadas. Dentro de esta vaina se ubican las semillas puestas en fila. La vaina, de color verde en estado inmaduro, se oscurece y se vuelve pubescente al secarse. Los granos en el interior de la misma varían entre 2 y 9.

Las semillas son oblongas, de tamaño más o menos grande, dependiendo también de la variedad, y de color verde amarillento que luego, al sobremadurar, se vuelve bronceado. También hay variedades de grano negruzco y morado.

El peso de una semilla es de uno a dos gramos. El poder germinativo dura de 4 a 6 años. En la semilla comercial el porcentaje mínimo de germinación es del 90 por 100 y la pureza mínima del 99 por 100.

La raíz del haba crece en profundidad hasta alcanzar un largo similar al del tallo de la planta. Como otras fabáceas, los nódulos de la misma tienen la propiedad de fijar nitrógeno en el suelo; aunque hasta un 80% del mismo es consumido por la propia planta, el 20% restante mejora la fertilidad de la tierra, por lo que el cultivo se emplea en sistemas de rotación para fortalecer suelos agotados.

Sinonimia[editar]

Nombres comunes[editar]

  • Castellano: alubia, alvera, cartuchillo, fabera, fabolines, haba (7), haba blanca, haba caballar, haba caballuna, haba castellana, haba cochinera, haba común (2), haba de Castilla, haba de Cullar, haba de colmillo, haba de puercos, haba encarnada, haba gorda, haba grande (2), haba gruesa, haba mediana, haba moruna, haba negra, haba panesca, haba panesqueta, haba paniega, haba panosa, haba porcuna, haba porquina, haba redonda, haba tarraconense, haba tarragona, habas (5), habas caballares, habas de Mayo, habas gordas, habas panosas, habera, habita, habita de Navarra, habones, habuca, habuco, jaba (2), jaruga, tabilla.
  • Altoaragonés: fabas, habas.
  • Aragonés: abera, faba, fabera, haba.
  • Asturiano: faba, fabes, cigarranchos, fabes de mayu, fabones, h.aba caballar, h.abes, h.abes de mayu, h.abes ñegres, h.abones, h.abones de mayu.[3]

Las cifras entre paréntesis indican la frecuencia del vocablo en España.

Cultivo[editar]

Originaria de la cuenca mediterránea o del Asia central, hoy el haba se cultiva en todo el mundo. Los principales países productores son Australia, China, Egipto y Etiopía, a los que se deben cuatro quintos de la producción mundial. Está extendido su cultivo también en varios países de Europa y de América Latina (especialmente Bolivia, Ecuador, Venezuela y Perú), especialmente en zonas frías y templadas. La temperatura óptima está en torno a los 15°C.

El haba se desarrolla bien en casi todos los tipos de suelo pero prefiere los que tengan un buen drenaje, aunque soporta también los arcillosos. Los suelos muy ligeros, húmedos o secos no le van bien; prefiere un pH entre 6 y 7,5. Requiere bastante humedad y unos 700 mm anuales de lluvia. No es particularmente fotófila, y al ser tolerante a las heladas en su desarrollo temprano se adapta a las condiciones de las zonas de montaña.

Abonado[editar]

No es planta exigente en abonos, pero responde muy bien a los abonados fosfopotásicos y al azufre, ya que éste con el nitrógeno y el fósforo son componentes esenciales en la mayoría de las proteínas, y al tener esta planta en su composición una fuerte proporción de proteínas, el azufre le es un elemento importantísimo.

Aunque la planta puede fabricarse el nitrógeno que necesita a partir de los nódulos formados por el Rhizobium, siempre es conveniente aportar al principio del cultivo algo de nitrógeno, puesto que en los primeros estados de desarrollo de la planta los nódulos todavía no pueden suministrarle el nitrógeno que la planta necesita. Como abonos nitrogenados le van mejor el sulfato y el nitrosulfato amónicos por el azufre que ceden al suelo.

Empleo[editar]

Habas frescas servidas como tapa.

Las semillas inmaduras se consumen como legumbre o secas como menestra. En algunas preparaciones suelen prepararse estofadas: un ejemplo son los michirones. Son ricas en carbohidratos y proteínas. A medida que maduran endurecen y ganan en almidón, por lo que se deben recolectar antes de su maduración. El filum de color oscuro o negro indica que ya no es recomendable para consumo humano. Los meristemos de vicia faba son utilizados en análisis de toxicología, para el estudio de agentes tóxicos y genotóxicos.

Las roscas y roscones de reyes, comidas en fechas señaladas (San Valero, Reyes Magos... ) coincidentes con las fiestas paganas de la siembra, la recolección, la primavera etc... suelen llevar una o dos sorpresas. Una solía ser una moneda o regalo favorable, y la otra habitualmente desfavorable que obliga a pagar el roscón consiste generalmente en una semilla de haba.

Variedades[editar]

Las tres variedades de haba se distinguen sobre todo por el tamaño de sus semillas. Todas se cultivan indistintamente.

  • En Vicia faba var. minor las semillas son pequeñas, pesando entre 0,3 y 0,7 gramos cada una, y de forma elipsoidal. La vaina es cilíndrica y alcanza los 15 cm de largo.
  • En Vicia faba var. equina las semillas son de tamaño mediano y chatas, pesando entre 0,7 y 1,1 g. Las vainas son moderadamente dehiscentes.
  • En Vicia faba var. major, la más usada para consumo fresco, las semillas pesan entre 1,2 y 1,8 g. La vaina es indehiscente y alcanza los 35 cm de largo. El cultivar más extendido, el llamado aguadulce, pertenece a esta variedad.

Valor nutritivo[editar]

Semillas frescas de haba en su vaina.

La composición química para 100 gramos de habas frescas es la siguiente:

  • Agua ............................................................. 65-70%
  • Hidratos de carbono ....................................... 17-20%
  • Proteínas ........................................................ 7-9%
  • Grasas ......................................................... 0,4-0,7%
  • Celulosa .......................................................... 2,75%
  • Sales minerales y vitaminas .............................. 2,50%

El pH oscila de 5 a 6; y cien gramos de producto fresco proporcionan de 70 a 100 calorías.

Las sales minerales están representadas de la siguiente forma para 100 gramos de producto fresco:

  • Calcio ............................................................ 105 mg
  • Potasio ....................................................... 1.390 mg
  • Fósforo .......................................................... 600 mg
  • Magnesio ....................................................... 240 mg
  • Cobre ................................................................ 3 mg
  • Hierro ................................................................ 2 mg

Las vitaminas están representadas de la siguiente forma:

  • Vitamina A ............................................. 200 U.I./100 g. producto fresco.
  • Vitamina B1 .......................................... 0,30 mg./100 g. producto fresco.
  • Vitamina B2 (riboflavina) ......................... 0,18 mg./100 g. producto fresco.
  • Niacina (ácido nicotínico) ....................... 1,80 mg./100 g. producto fresco.
  • Vitamina C .......................................... 25,00 mg./100 g. producto fresco.

Pasta de habas[editar]

Investigadores argentinos han logrado incorporar harina de habas a una pasta, lo que posibilita que se desarrollen espaguetis o pastas para personas que son intolerantes al gluten.[4]

Plagas y enfermedades[editar]

Las plagas[editar]

«Pulgón negro» atacando una planta de habas.

Las plagas más corrientes de las habas son:

  • El pulgón negro (Aphis fabae). Ataca los extremos herbáceos de los tallos. Para evitarlos puede ser muy útil el despunte de los tallos. Tratamientos con Menazón, Malation, Dibrom, Fenitrothion, etc., dan muy buenos resultados.
  • La sitona (Sitona lineatus), es un escarabajo curculiónido, que roe los bordes de las hojas dejándolas como festoneadas. Las larvas viven en el suelo. En general, tiene poca importancia. Con siembras tempranas se evita en parte su daño. Se combaten bien con Triclorfon, Carbaril, etc.
  • El lixus (Lixus algirus), es otro escarabajo curculiónido cuya larva taladra el tallo secando la planta. Tiene poca importancia. Son convenientes tratamientos con Lindano, Triclorfón, etcétera antes de que los adultos hagan la puesta.
  • El trips del guisante (Kakotrhips robustus) da lugar a unas hojas plateadas y vainas deformadas.

Enfermedades[editar]

Entre las enfermedades más conocidas se encuentran:

  • El mildiu (Peronospora viciae), que provoca manchas pálidas en las hojas, que más tarde se secan. Los tratamientos con caldo bordelés o fungicidas orgánicos (Zineb, Maneb, Mancoceb , etc.), producen buenos resultados.
  • La roya (Uromyces fabae), da lugar a manchas decoloradas en las hojas, con pústulas de las que sale un polvillo negruzco. Para combatirla deben efectuarse tratamientos con Zineb, Ziram o Maneb.
  • El mal del esclerocio (Sclerotinia sclerotiorum), hace que los tallos se presenten con un moho blanco algodonoso que produce su podredumbre. En las vainas y en las hojas se producen los mismos síntomas. Es conveniente arrancar las plantas atacadas, o bien efectuar tratamientos con Captafol + Folpet, TMTD, Captan + PCNB.
  • Tienen gran importancia los ataques de la fanerógama parásita Orobanche crenata, el jopo, endémico en casi todos los lugares. No existe ningún remedio eficaz contra él. Únicamente se recomienda la rotación de cultivos y destruir las plantas parásito antes de que fructifiquen.

Higiene[editar]

El consumo excesivo de ciertas variedades de habas provoca la afección llamada fabismo o favismo muy semejante al latirismo. También algunas personas son alérgicas a las vainas. Suelen producir muchos gases.

Referencias[editar]

  1. EOL-Encyclopedy Of Life
  2. Sinónimos en The Plant List
  3. Nombres comunes en Anthos, RJB-CSIC, Madrid
  4. Giménez, M.A., González, R.J., Wagner, J., Torres, R., Lobo, M.O., Samman, N.C., Effect of extrusion conditions on physicochemical and sensorial properties of corn-broad beans (Vicia faba) spaghetti type pasta, Food Chemistry (2012) [1]

Bibliografía[editar]

  • Habas de huerta - Juan Cano Barón, Publicaciones de Extensión Agraria ISBN 84-341-0119-X

Enlaces externos[editar]