Templo Expiatorio del Sagrado Corazón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Templo Expiatorio del Sagrado Corazón
Sagrado Corazón01.jpg
Advocación Sagrado Corazón de Jesús
Ubicación Barcelona, Flag of Spain.svg España
Coordenadas 41°25′19″N 2°07′08″E / 41.422075, 2.11886111Coordenadas: 41°25′19″N 2°07′08″E / 41.422075, 2.11886111
Uso
Culto Católico
Diócesis Archidiócesis de Barcelona
Orden secular
Arquitectura
Construcción 1902-1961
Fundador Dorotea de Chopitea
Estilo arquitectónico Modernismo catalán
www.templotibidabo.org
[editar datos en Wikidata ]

El Templo Expiatorio del Sagrado Corazón (en catalán Temple Expiatori del Sagrat Cor) es una iglesia situada en la montaña del Tibidabo, en Barcelona, obra del arquitecto Enric Sagnier i Villavecchia y finalizada por su hijo Josep Maria Sagnier i Vidal. Su construcción se prolongó de 1902 a 1961.

Historia[editar]

Maqueta del templo.

La idea de construir un templo en lo alto de la montaña del Tibidabo surge a finales del siglo XIX ante los rumores sobre la construcción de un templo protestante y un hotel-casino, ante lo que una “Junta de Caballeros Católicos” adquiere la propiedad del terreno, cediéndolo en 1886 a San Juan Bosco, de visita entonces en Barcelona invitado por Dorotea de Chopitea, gran mecenas y promotora del proyecto. Surge entonces la idea de hacer un templo dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, advocación de moda en aquel entonces gracias al impulso del papa León XIII, y siguiendo la línea del templo construido en Roma por el propio Bosco (Sacro Cuore di Gesù), así como del famoso Sacré-Cœur de París.

En 1886 se construye una ermita neogótica, y dos años más tarde, con motivo de la Exposición Universal, se urbaniza la carretera de Vallvidrera y se construye al lado de la ermita un pabellón de inspiración mudéjar, que servía de mirador -posteriormente derribado-. Sin embargo, el proyecto sufrirá un importante retraso debido sobre todo a la aparición de un nuevo proyecto para construir un observatorio astronómico en la cima del Tibidabo, que finalmente se hizo en una colina próxima (Observatorio Fabra). Finalmente, el 28 de diciembre de 1902 se coloca la primera piedra en un acto presidido por el obispo de Barcelona, Salvador Casañas i Pagès.

El 29 de octubre de 1961 recibió el título de basílica menor, otorgado por el papa Juan XXIII.

El templo[editar]

Pórtico de la cripta.

El aspecto exterior del templo es el de un recinto amurallado fortificado de piedra de Montjuïc, presidido por un monumental templo neogótico con una doble escalinata de aire monumental. El conjunto está formado por una cripta inferior y la iglesia superior, con planta central con cúpula sobre ocho columnas. El estilo del conjunto se basa en una línea románica combinada con el templo de verticalidad gótica, cubierto con una cúpula ochavada coronada con la imagen del Sagrado Corazón, obra inicial de Frederic Marès (destruida en 1936) y sustituida por otra de Josep Miret, de 1950.

La cripta se construyó entre 1903-1911, de estilo neobizantino, combinando elementos neogóticos y clasicistas, y una decoración cercana al modernismo. La fachada presenta un tímpano ricamente ornamentado, con esculturas de Eusebi Arnau que representan la Virgen de la Merced, San Jorge y Santiago, patronos de Barcelona, Cataluña y España, respectivamente. Está formada por tres arcos de medio punto sobre columnas, insertados dentro de un gran arco, también de medio punto, decorado con un mosaico de la Santísima Trinidad, de Daniel Zuloaga (destruido en 1936). En 1955 se hizo una nueva decoración a cargo de los Talleres Bru de Barcelona, que muestra una alegoría de la devoción de España, representada por sus santos patronos.

Interior de la cripta.

El espacio de la cripta está formado por cinco naves separadas por columnas, la central más ancha, con sus correspondientes ábsides semicirculares. Los muros y las bóvedas están revestidos de alabastro o con decoración de mosaico, con escenas relativas a las advocaciones de los altares: Santa María Auxiliadora, San Antonio de Padua, Jesús Sacramentado, San José y la Virgen de Montserrat. También es de alabastro policromado el Vía Crucis esculpido por Josep Miret. Las ventanas, que aportan una iluminación natural al interior, se complementan con vidrieras, con estos temas: las mayores en arco, en los extremos, representan la aparición de la Virgen del Pilar y la conversión de Recaredo al Catolicismo; San Fernando y San Hermenegildo ocupan dos vidrieras grandes verticales, mientras las pequeñas situadas sobre la puerta están dedicadas a San Joaquín, San Isidoro, San Antonio y Santa Isabel de Aragón, Reina de Portugal.

Desde la cripta se accede a una capilla dedicada a la Adoración Perpetua, excavada en la misma montaña a finales de los años 1940, formada por tres naves divididas por columnas. El interior está ornamentado con mármoles y mosaicos en el pavimento, y pinturas de Miquel Farré en las bóvedas, hechas entre 1947-1949. A lado y lado de la puerta principal dos grandes escaleras conducen al nivel del templo propiamente dicho, coronado por la enorme estatua de bronce del Sagrado Corazón hecha por Josep Miret en 1950, sustituyendo el original de Frederic Marès de 1935, destruido en 1936. El sentido ascensional desde la cripta, pasando por el templo hasta la escultura, refleja la ascensión y la purificación de la condición humana por medio del sacrificio y la expiación.

Interior del templo.

El templo se construyó entre 1915 y 1951, siendo bendecido por el obispo Modrego en el XXXV Congreso Eucarístico celebrado en Barcelona en 1952. Más tarde se hicieron las torres, finalizando oficialmente las obras en 1961. El edificio es de planta cuadrada, de la cual surgen tres ábsides, y presenta una gran torre central y cuatro más bajas, delimitando los cuatro vértices del cuadrado, en los que se colocaron las esculturas de los Doce Apóstoles, de Josep Miret. La fachada principal tiene tres cuerpos, el central más ancho, presidido por la figura del Arcángel Miguel en el arco de la entrada principal, y la de San Juan Bosco en el frontón superior. Sobre la puerta izquierda se halla la estatua de Santa Teresa de Jesús y, sobre la derecha, la de Santa Margarita María Alacoque. Sobre la puerta se abre una galería de arcos ojivales con tracería.

El interior está dividido en tres naves con ábsides semicirculares, con vidrieras y cuatro rosetones en las fachadas. En el altar mayor destaca el gran crucifijo obra de Joan Puigdollers. Las vidrieras del presbiterio están dedicadas a Pío X, San Juan Evangelista, Santa Margarita María Alacoque, San Pablo y San Juan Bosco. El altar izquierdo tiene cinco vidrieras dedicadas a distintas advocaciones marianas: la Virgen de Antipolo (Filipinas), la Virgen de Luján (Argentina), la Asunción de María, la Virgen de Guadalupe (México) y la Virgen de la Caridad del Cobre (Cuba). El altar derecho está presidido por el Jesús resucitado, obra de Joan de Puigdollers, y dedica sus vidrieras a advocaciones marianas españolas: la Virgen de la Almudena (Madrid), la Virgen de Nuria (Cataluña), Nuestra Señora de la Esperanza Macarena (Sevilla) , la Virgen de los Desamparados (Valencia) y la Virgen de Begoña (País Vasco).

Las vidrieras de las cuatro torres contienen la frase latina tibi dabo ("te daré"), por el nombre de la montaña. Al nivel del coro figuran santos fundadores: San Marcelino Champagnat y San Juan Bautista de la Salle a ambos lados del presbiterio, y San Antonio María Claret, San José de Calasanz, San Juan Bosco y Santa María Mazzarello junto a la fachada principal. Las vidrieras de las cuatro fachadas están dedicadas a San Francisco de Sales, Pío XI, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, Pío IX, Santa Rosa de Lima, León XIII y Pío XII. Las ocho vidrieras de la cúpula representan escenas de la vida de Jesús.

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]