Tártaro (mitología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

De acuerdo a la mitología griega, el Tártaro (del latín Tartărus[1] y éste del griego griego antiguo: Τάρτᾰρος,[2] Τάρταρος[3]romanización: Tártăros, Tártarospronunciación: clásica: tártaros, Koiné: tˈartaro̞s, bizantina: tˈartaros)[4] es un profundo abismo usado como una mazmorra de sufrimiento y una prisión para los titanes.[3] Se encontraba bajo el inframundo, tan profundo a este como Gea (tierra) y Ponto (mar) lo eran a Urano (cielo).[3] De acuerdo a Fedón (c. 400 a. C.) de Platón, era el lugar donde las almas eran juzgadas luego de la muerte y donde los malvados eran castigados. Tártaro es una entidad primordial al igual que Gea y Cronos (tiempo).

Mitología griega[editar]

En la mitología griega, el Tártaro es tanto una deidad como un lugar del Inframundo, más profundo incluso que el Hades. En antiguas fuentes órficas y en las escuelas mistéricas es también la «cosa» ilimitada que existió primero, de la que nacieron la Luz y el Cosmos.

En su Teogonía, Hesíodo cuenta que Tártaro era hermano de Caos, Gea y Eros, y padre de Tifón con Gea. También asevera que un yunque de bronce caerá desde el cielo durante nueve días hasta alcanzar la Tierra, y que tardará nueve días más en caer desde ahí al Tártaro. En la Ilíada, Zeus dice que el Tártaro está «tan abajo del Hades como el cielo está de alto sobre la tierra». Al ser un lugar tan alejado del sol y tan profundo en la tierra, está rodeado por tres capas de noche, que rodean un muro de bronce que a su vez abarca el Tártaro. Es un pozo húmedo, frío y desgraciado hundido en la tenebrosa oscuridad. Es uno de los objetos primordiales, junto con el Caos, Gea (la Tierra) y Eros, que surgieron en el universo.

Mientras que, según la mitología griega, el Hades es el hogar de los muertos, el Tártaro tiene además una serie de habitantes. Cuando Cronos, el Titán reinante, tomó el poder encerró a los Cíclopes en el Tártaro. Zeus los liberó para que le ayudasen en su lucha con los Titanes. Los dioses del Olimpo terminaron derrotándolos y arrojaron al Tártaro a muchos de ellos (Atlas, Crono, Epimeteo, Metis, Menecio y Prometeo son algunos de los que no fueron encerrados). En el Tártaro los prisioneros eran guardados por gigantes, cada uno con 50 enormes cabezas y 100 fuertes brazos, llamados Hecatónquiros. Más tarde, cuando Zeus venció al monstruo Tifón, hijo de Tártaro y Gea, también lo arrojó al mismo pozo.

En mitologías posteriores, el Tártaro se convirtió en el lugar donde el castigo se adecúa al crimen. Por ejemplo Sísifo, que era un ladrón y un asesino, fue condenado a empujar eternamente una roca cuesta arriba sólo para verla caer por su propio peso. También allí se encontraba Ixión, el primer humano que derramó sangre de un pariente. Hizo que su suegro cayese a un pozo lleno de carbones en llamas para evitar pagarle los regalos de boda. Su justo castigo fue pasar la eternidad girando en una rueda en llamas. Tántalo, que disfrutaba de la confianza de los dioses conversando y cenando con ellos, compartió la comida y los secretos de los dioses con sus amigos. Su justo castigo fue ser sumergido hasta el cuello en agua fría, que desaparecía cada vez que intentaba saciar su sed, con suculentas uvas sobre él que subían fuera de su alcance cuando intentaba agarrarlas.

Radamantis, Éaco y Minos eran los jueces de los muertos y decidían quiénes iban al Tártaro. Radamantis juzgaba las almas asiáticas, Éaco las europeas y Minos tenía el voto decisivo y juzgaba a los griegos.

Mitología romana[editar]

En la mitología romana, el Tártaro es el lugar a donde se enviaba a los pecadores. Virgilio lo describe en Libro VI de la Eneida como un lugar gigantesco, rodeado por el flamígero río Flegetonte y triples murallas para evitar que los pecadores escapen de él. Está guardado por una hidra con cincuenta enormes fauces negras, que se sentaba en una puerta chirriante protegida por columnas de diamante. Dentro, hay un castillo con anchas murallas y un alto torreón de hierro. Tisífone, la Furia que representaba la venganza, hace guardia insomne en lo alto de este torreón, azotando un látigo. Dentro hay un pozo del que se dice que profundiza en la tierra el doble de la distancia que hay entre la tierra de los vivos y el Olimpo. En el fondo de este pozo están los Titanes, los Alóadas y otros muchos pecadores. Dentro del Tártaro hay muchos más pecadores, castigados de forma parecida a los de los mitos griegos.

Religión cristiana[editar]

En la segunda epístola de San Pedro se alude a la tradición romana, llamando Tártaro (ταρταρώσας) al juicio de los ángeles caídos: «Ciertamente si Dios no se contuvo de castigar a los ángeles que pecaron, sino que, al echarlos en el Tártaro, los entregó a hoyos de densa oscuridad para que fueran reservados para juicio».[5] Los seres que están en el Tártaro no son humanos, sino de naturaleza espiritual.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Charlton T. Lewis, Charles Short, «Tartărus» (en inglés), A Latin Dictionary, http://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus:text:1999.04.0059:entry=Tartarus1&highlight=, consultado el 7 de abril de 2012 
  2. S. C. Woodhouse, «Τάρτᾰρος» (en inglés), English-Greek Dictionary A Vocabulary of the Attic Language, http://artflx.uchicago.edu/cgi-bin/efts/dicos/woodhouse_test.pl?pagenumber=856&pageturn=1, consultado el 7 de abril de 2012 
  3. a b c Georg Autenrieth, «Τάρταρος» (en inglés), A Homeric Dictionary, http://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus%3Atext%3A1999.04.0073%3Aentry%3D*ta%2Frtaros, consultado el 7 de abril de 2012 
  4. Henry George Liddell; Robert Scott, «The nether world (inglés)» (en inglés), A Greek-English Lexicon, http://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus%3Atext%3A1999.04.0057%3Aentry%3D*ta%2Frtaros, consultado el 1 de abril de 2012 
  5. 2ª Pedro 2:4

Fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]