Dionisíacas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mosaico romano en Tusculum representando el combate entre Dioniso y los indios (primera mitad del siglo VI).

Las Dionisíacas (en griego antiguo Διονυσιακά Dionysiaká, también llamadas Basáricas, Βασσαρικά Bassariká)[1] son un poema en hexámetros dactílicos, compuesto probablemente entre 450 y 470 d. C. por Nono de Panópolis, poeta egipcio de lengua griega.[2]

Composición[editar]

Las Dionisíacas constan de 48 cantos, una evidente alusión a Homero, pues la Ilíada y la Odisea incluyen 24 cantos cada una desde el período helenístico.

La composición del poema se ajusta a las normas establecidas por el retórico Menandro de Laodicea (finales del siglo III) para la alabanza de un soberano:

  • Cantos I a IV: evocación de la patria de Dioniso y sus antepasados (leyenda de Cadmo);
  • Canto V: leyenda de Zagreo, el primer místico de Dioniso, que es la reencarnación Baco (leyenda egipcia inspirada en el mito de Osiris);
  • Cantos VI a VIII: nacimiento de Dioniso;
  • Cantos IX a XII: infancia del dios;
  • Cantos XIII a XL: guerra de las Indias;
  • Cantos XLVIII a XLI: regreso del dios, unión con Aura, de la que nació Yaco, el tercer Dioniso.

Estilo[editar]

Aunque conserva el hexámetro dactílico, verso clásico de la epopeya homérica, Nono obedece las normas de versificación establecidas por el poeta Calímaco de Cirene (siglo III a. C.) Además, se basa en la pronunciación del griego contemporáneo: el acento de intensidad es sustituido por el prosódico.

Como Quinto de Esmirna en sus Posthoméricas, Nono no duda en presentar versos e incluso episodios completos varias veces en su trabajo. Del mismo modo, le gusta variar los patrones y estilos, justificándose por el carácter proteico del dios al que canta. Cuando se dirige a las musas en el preámbulo, exclama:

Haced surgir para mí al Proteo de cien caras: que se revele en la diversidad de sus aspectos, tan diversos como el himno es en tono.

Las Dionisíacas combinan una variedad de temas, tratamientos literarios y alusiones eruditas que demuestran un amplio conocimiento de la mitología por parte del autor. También hay restos de un sincretismo pagano que incluye alusiones al cristianismo (Nono también escribió una Paráfrasis del Evangelio de San Juan).[3]

En esta obra se encuentra combinada la épica homérica con temas bucólicos, himnos y relatos novelescos. El estilo y la métrica renovados de Nono marcarán una importante influencia para las generaciones posteriores, desde los llamados «nonianos» en los siglos V a VI, hasta sus ecos bizantinos en los discursos de Hirtaceno o los idilios de Planudes, y más tarde, su influencia llegará hasta la literatura del Barroco. Este extenso poema se considera una fuente mitológica y erudita de primer orden, puesto que refiere con detalle muchas tradiciones minoritarias o locales, temas a veces no atestiguados en ningún otro lugar.[4]

Contexto histórico[editar]

Las Dionisíacas representan también una valiosa fuente para la historia de las ideas, debido a que reflejan muchas de las corrientes de pensamiento y tendencias espirituales de la época en que vivió Nono. En efecto, en sus versos se encuentran elementos que delatan influencia del neoplatonismo y el sincretismo en torno al culto solar propio de la Antiguedad Tardía, junto a otros evidentemente cristianos (el cristianismo había sido instaurado como religión única y oficial del Imperio romano en 380, por decreto del emperador Teodosio I en el Edicto de Tesalónica). En esta época proliferaron los cultos mistéricos, entre los que se encontraba el de Dioniso. La amalgama de cultos y formas de espiritualidad que convivieron en tiempos de Nono, permitió que equiparara en buena medida la figura de Cristo con la de Dioniso, como parte de un complejo proceso en el que el cristianismo asimiló muchas de las características del paganismo, próximo a desaparecer.[5]

Lo que sucede con el Dioniso tardío, tal y como aparece en Nono, ya había sido obrado en el judaísmo helenizante y en el primer cristianismo. En figuras como Filón de Alejandría, Numenio de Apamea u Orígenes se nota una tendencia hacia la analogía de la filosofía helénica con el mundo judeocristiano. Así el neoplatonismo resultó ser a la vez la filosofía propia y la del enemigo, como se verá en los enfrentamientos entre paganos y cristianos en Alejandría. En este marco, el Imperio desde Diocleciano está ya abocado al monoteísmo con sustentación filosófica en el neoplatonismo y el estoicismo, y los siglos posteriores serían testigos del triunfo del cristianismo sobre los demás cultos mistéricos de origen oriental. Esta nueva espiritualidad se ve reflejada en las artes, y así, el ideal de salvación está implícito en las Dionisíacas, con Dioniso como figura central, aunque incorporando a este dios características propias de Cristo y de Mitra. El monoteísmo tomó mayor fuerza en la época de Nono, hasta que poco después el politeísmo pagano desaparecería. Esta teología de origen solar equipararía a Cristo con Apolo, con Helios, con Mitra y con Dioniso, y Nono hace parte de las últimas generaciones de intelectuales que se preguntaron sobre si unidad de la divinidad podría tener múltiples manifestaciones.[6]

La figura de Dioniso desempeñó un papel central en el tránsito hacia el monoteísmo, pues ya desde la Antigüedad Clásica tuvo características salvíficas reflejadas sus misterios. Durante la primera época del Imperio romano, las bacanales tuvieron un éxito inusitado, pero la figura del dios como conquistador de la India fue ganando terreno a la vez que su culto se sustentaba cada vez más en el neoplatonismo. Hacia el final del Imperio, Dioniso estuvo más relacionado con la visión de la vida en el más allá, ganando amplia aceptación entre las clases populares, de modo que fue considerado por los cristianos como el mayor rival, junto con Mitra, de la figura de Cristo. De este modo, La literatura de Nono representó un enorme compendio las múltiples tradiciones en torno a Dioniso, en una época en que las tradiciones paganas agonizaban. Además, Egipto en la época de Nono fue el territorio decisivo para la consolidación del cristianismo triunfante sobre el paganismo.[7]

Ediciones[editar]

La primera edición que se publicó es la de G. Falckenburg, Amberes, 1569, quarto.[8] En 1605 apareció en Hanau un edición en octavo, con una traducción al latín.[9] Una reimpresión de esta, con una disertación de D. Heinsius y enmiendas de J. Scaliger, fue publicada en Leiden (1610, octavo).[10] Una nueva edición, con un comentario crítico y explicativo, fue publicada por F. Graefe, Leipzig, 1819–26, en 2 tomos, octavo.[11]

En español existe una traducción en cuatro tomos publicada entre 1995 y 2008, a cargo de S. Manterola y L. Pinker (vol. 1)[12] y D. Hernández de la Fuente (vols. 2-4).[13]

Notas[editar]

  1. Smith, W., ed. (1867), «Nonnus», A Dictionary of Greek and Roman biography and mythology, Boston: Little, Brown & Co., ii.12081209, OCLC 68763679 
  2. Hexámetro dactílico: verso de seis pies métricos, unos dáctilos y otros espondeos. Se llama «espondeo» al pie compuesto en la métrica clásica por dos sílabas largas (en la métrica moderna, por dos sílabas acentuadas).
  3. Hernández de la Fuente, David, «Bakkos Anax», Un estudio sobre Nono de Panópolis (Nueva Roma: Madrir, 2008) p. 3
  4. Hernández de la Fuente, David, «Bakkos Anax», Un estudio sobre Nono de Panópolis (Nueva Roma: Madrir, 2008) p. 4
  5. Hernández de la Fuente, David, «Bakkos Anax», Un estudio sobre Nono de Panópolis (Nueva Roma: Madrir, 2008) p. 6
  6. Hernández de la Fuente, David, «Bakkos Anax», Un estudio sobre Nono de Panópolis (Nueva Roma: Madrir, 2008) p. 7
  7. Hernández de la Fuente, David, «Bakkos Anax», Un estudio sobre Nono de Panópolis (Nueva Roma: Madrir, 2008) pp. 11-14
  8. Nono de Panópolis; Falckenburg, Geraard (1569). Nonni Panopolitae Dionysiaca, nunc primum in lucem edita, ex bibliotheca Ioannis Sambuci Pannonij. Amberes: Ex officina Christophori Plantini. OCLC 21346696. 
  9. Nono de Panópolis; Lubin, Eilhard; Zsámboki, János; Falckenburg, Geraard (1605). Nonni Panopolitæ Dionysiaca, nunc denuo in lucem edita & Latine reddita. Hanau: Typis Wechelianis, apud Claudium Marnium & hæredes Ioannis Aubrii. OCLC 44837578. 
  10. Nono de Panópolis; Cunaeus, Petrus; Heninsius, Daniel; Scaliger, Joseph Juste (1610). Nonni Panopolitae Dionysiaca. Petri Cunaei animaduersionum liber. Danielis Heinsii dissertatio de Nonni Dionysiacis & ejusde Paraphrasi. Josephi Scaligeri coniectanea. Hanau: Typis Wechelianis, apud Claudium Marnium. OCLC 20578675. 
  11. Nono de Panópolis; Graefe, Christian Friedrich (1819–26). Nonni Panopolitae Dionysiacorvm libri XLVIII. Leipsiz: sumtirus Frid. Christ. Guil. Vogelii. OCLC 24423975. 
  12. Nono de Panópolis; Manterola, Sergio Daniel (intr.); Pinkler, Leandro Manuel (trad.) (1995). Dionisíacas. Cantos I-XII. Madrid: Gredos. ISBN 9788424916879. 
  13. Nono de Panópolis; Hernández de la Fuente, David (trad.) (2001). Dionisíacas. Cantos XIII-XXIV. Madrid: Gredos. ISBN 9788424922887. Nono de Panópolis; Hernández de la Fuente, David (trad.) (2004). Dionisíacas. Cantos XXV-XXXVI. Madrid: Gredos. ISBN 9788424927035. Nono de Panópolis; Hernández de la Fuente, David (trad.) (2008). Dionisíacas. Cantos XXXVII-XLVIII. Madrid: Gredos. ISBN 9788424902148. 

Bibliografía[editar]

  • Chuvin, Pierre (1996). «Mythologie et géographie dionysiaque. Recherches sur l’œuvre de Nonnos de Panopolis». Gnomon 68:  pp. 295–9. 
  • Giraudet, Vincent (2005). «Les Dionysiaques de Nonnos de Panopolis: un poème sous le signe de Protée». Bulletin de l'association Guillaume Budé 2:  pp. 75–98. 
  • Hernández de la Fuente, David (2006). «Nono y las Dionisíacas en España». Faventia 28 (1/2):  pp. 147–74. http://ddd.uab.cat/pub/faventia/02107570v28n1-2p147.pdf. 
  • Saïd, Suzanne; Trédé, Monique; Le Boulluec, Alain (1997). Histoire de la littérature grecque. París: Presses universitaires de France. ISBN 2-13-053916-5. 

Enlaces externos[editar]