Equidna (mitología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estatua que representa a Equidna. Parque de los Monstruos, en Bomarzo.

En la mitología griega, Equidna (en griego antiguo, Ἔχιδνα - Ekhidna: «víbora»; en latín, Echidna) era una monstruosa ninfa, considerada en unas fuentes literarias descendiente de Forcis y Ceto, y en otras de Tártaro y Gea.

Llamado a veces Drakaina Delphyne (Δρακαινα Δελφυνη, ‘vientre de dragona’), es descrita por Hesíodo en su Teogonía como un monstruo femenino, madre con Tifón de todos los monstruos importantes de los mitos griegos. Tenía el torso de una bella mujer de temibles ojos oscuros pero cuerpo de serpiente.[1]

Cuando atacaron el monte Olimpo ella y su compañero Tifón, Zeus los derrotó, pero les permitió seguir viviendo, así como a sus hijos, como desafío para los héroes futuros. Equidna moró desde entonces en una cueva del país de los Arimoi, un remoto lugar desértico situado en Asia Central, probablemente Siria.[2] En una ocasión, Equidna asaltó a Héracles durante uno de sus viajes para robarles los bueyes de Gerión, y cuando éste fue a reclamarlos Equidna le dijo que no se los entregaría a menos que el héroe tuviese sexo con ella. Heracles lo hizo, y de esta unión nacieron Agatirso, Gelono y Escites.

Posteriormente el gigante Argos la mataría mientras dormía en una cueva de Sicilia.

Consortes y descendencia[editar]

La descendencia de Tifón y Equidna fue:

Según Heródoto (3, c. 108), Heracles tuvo tres hijos con ella:

Fuentes[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Véase también "Lamia".
  2. Hesíodo: Teogonía, 304.

Enlaces externos[editar]