Jápeto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Árbol genealógico de Jápeto.

En la mitología griega, Jápeto (en griego antiguo Ίαπετός Iapetós), era un titán hijo de Urano y Gea. Fue padre de Atlas, Prometeo (a través de quien sería ancestro de la raza humana), Epimeteo y Menecio, a quien Zeus derrotaría en la Titanomaquia. Sus descendientes son a menudo llamados por las formas patronímicas Japétidas o Japetónidas.

Mito[editar]

Según Apolodoro[1] la esposa de Jápeto era una oceánide (hija de Océano y Tetis) llamada Asia, si bien otras fuentes afirma que la oceánide se llamaba Clímene, e incluso otras lo emparejan con Tetis, Asopis o Libia.

Higino, que confunde a los Titanes y los Gigantes, hacía a Jápeto uno de estos, y lo llamaba hijo de Tártaro. Homero menciona en la Ilíada[2] que fue encarcelado con Crono en el Tártaro y Silio Itálico cuenta que estaba enterrado bajo la isla de Inarime.

En los Trabajos y días de Hesíodo se alude a Prometeo como «hijo de Jápeto», y no se nombra a su madre. En la obra de Esquilo Prometeo encadenado (Προμηθεύς δεσμώτης), Prometeo es hijo de la diosa Temis, y aunque no se nombre a su padre, al menos Atlas sigue apareciendo como hermano suyo. Sin embargo, en sus Odas Horacio describe cómo ‘el audaz descendiente de Jápeto [Prometeo] / dio el fuego a los hombres gracias a un malvado engaño’ (audax Iapeti genus / ignem fraude mala gentibus intulit). Dado que la mayoría de los Titanes consentían el matrimonio entre hermanos, podría ser que Esquilo se valiera de una vieja tradición en la que Temis era esposa de Jápeto y que la tradición hesíodica prefiriese que tanto Temis como Mnemósine fueran consortes sólo de Zeus. Sigue siendo sin embargo bastante corriente en las costumbres aqueas que Zeus hubiera tomado como amantes a las esposas de los Titanes tras derrotar a sus maridos.

Pausanias escribió sobre otro personaje llamado Jápeto:

Como ya he relatado, el límite entre Megalópolis y Herea está en el nacimiento del río Búfago. El río tomó su nombre, dicen, de un héroe llamado Búfago, hijo de Jápeto y Tornax. Así lo llaman también en Laconia. También dicen que Artemisa disparó a Búfago en el monte Foloe porque intentó cometer un pecado sacrílego contra su divinidad.[3]

El Búfago es un afluente del Alfeo, Tornax es un montaña entre Esparta y Selasia, y las Foloe son unas montañas entre Arcadia y Elis.

Esteban de Bizancio cita a Atenodoro de Tarso:

Anquíale, hija de Jápeto, fundó Anquíale (una ciudad cerca de Tarso): su hijo fue Cidno, quien dio su nombre al río de Tarso: el hijo de Cidno fue Partenio, por quien la ciudad fue llamada Partenia: más tarde el nombre se cambió a Tarso.

Esta puede ser la misma Anquíale que aparece en las Argonáuticas:

Y cerca apilaron un altar de pequeñas piedras, y coronaron sus frentes con hojas de roble y procedieron al sacrificio, invocando a la Madre Díndima, la Más Venerable, Moradora de Frigia, Ticia y Cileno, quien sola entre muchos de los que se llaman jueces del destino y procuradores de la Madre Idea (de los Dáctilos Ideos de Creta), a quien una vez la ninfa Anquíale, mientras sujetaba con ambas manos la tierra de Axos, descubrió en la cueva de Dicte.[4]

Jápeto y Jafet[editar]

Los creacionistas (como por ejemplo John Milton) equiparan a veces a Jápeto con Jafet, el hijo de Noé, por la similitud entre ambos nombres y porque sus mitos coinciden, si bien los investigadores de la lingüística indoeuropea disputan tal equiparación vehementemente. Según Robert Graves:

La identificación de la Atlántida con Faros explicaría por qué Atlas es descrito a veces como hijo de Jápeto y otras veces como hijo de Poseidón, patrono de los navegantes griegos. Noé es Deucalión (quien sobrevivió al diluvio universal) y aunque en el mito griego Jápeto aparece como abuelo de Deucalión, esto podría significar, sencillamente, que era el antepasado epónimo de la tribu cananea que llevó a Grecia la leyenda mesopotámica del diluvio (más bien que la leyenda atlántica).

Los Oráculos sibilinos[5] hacen a Jápeto uno de los tres hijos de Gea y Urano, junto con Crono y Titán, recibiendo cada uno un tercio de la Tierra. Leyendas parecidas en los escritos judeo-cristianos atribuyen esta división en tercios a los tres hijos de Noé: Cam, Sem y Jafet.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Apolodoro i.2.3.
  2. Homero, Ilíada viii.479.
  3. Pausanias viii.27.15.
  4. Apolonio, Argonáuticas i.1120.
  5. Oráculos sibilinos iii.133.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]