Prometeo encadenado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Prometeo encadenado (Προμηθεύς Δεσμώτης) es una tragedia de la antigua Grecia, tradicionalmente atribuida a Esquilo, pero actualmente es considerada por muchos eruditos como resultado del trabajo de otra mano, quizás llevado a cabo durante el siglo IV a. C. Sin embargo, todavía hoy se suele incluir esta tragedia en las ediciones de la obra de Esquilo. Hay pruebas de que era la primera parte de una trilogía, pero de las otras dos partes, Prometeo liberado y Prometeo portador del fuego, tan sólo quedan fragmentos.

Óleo en lienzo de Dirck van Baburen: Prometeo encadenado por Vulcano (Prometheus door Vulcanus geketend, 1623). Museo Nacional de Ámsterdam.

Personajes[editar]

Zeus

Argumento[editar]

Contexto[editar]

La obra está basada en el mito del titán Prometeo (del griego antiguo Προμηθεύς: «Previsión»), que había engañado a los dioses haciendo que recibieran la peor parte de cualquier animal sacrificado y los seres humanos la mejor. Además, había robado el fuego para entregárselo a los mortales y por eso fue castigado por el dios Zeus. Además, Prometeo poseía el conocimiento profético de la persona que un día derrocaría a Zeus, pero rechazaba divulgar esta información.

Encadenamiento[editar]

Fuerza y Violencia, junto con Hefesto, llevan preso a Prometeo para que este sea encadenado en una roca, en la región de Escitia.

Fuerza apremia a Hefesto para que cumpla la orden de Zeus y encadene al titán. Hefesto tiene sus dudas, porque Prometeo es pariente suyo, pero sabe que no puede desobedecer a Zeus, así que cumple la orden. Una vez encadenado, Prometeo se lamenta por su destino:

Por haber proporcionado un privilegio de los mortales me veo unido al yugo de esta necesidad, desdichado.

Prometeo explica el origen de sus males[editar]

Un coro de Oceánidas ha acudido a tratar de consolarle. Prometeo dice que preferiría haber sido arrojado al Tártaro para que nadie pudiera ver su desgracia. También señala que Zeus acudirá a suplicarle para que, por sus conocimientos proféticos, le revele el plan por el que se le pretenderá despojar de su calidad de rey de los dioses. Prometeo insiste en que no piensa revelarlo hasta que no sea liberado de sus cadenas.

Luego explica que estuvo de parte de Zeus en la lucha que mantuvo contra los titanes. Sin embargo, se opuso a que la raza de los mortales fuera aniquilada por Zeus, concediendo a éstos el fuego así como ciegas esperanzas.

Después llega Océano. En primer lugar aconseja a Prometeo que deje de injuriar a Zeus puesto que podría sufrir por ello peores castigos y además le ofrece su ayuda, diciéndole que intentará conseguir su liberación. Prometeo, sin embargo, insiste en que se mantenga alejado del asunto para evitar sufrir castigos como ya sufrieron Atlas o Tifón. Océano se va y Prometeo sigue explicando cómo benefició a los mortales: les enseñó a predecir el movimiento de las estrellas, los números, la escritura, el uso de los animales para trabajos agrícolas, las medicinas, el arte de la adivinación, el modo de interpretar los sueños, el modo de hacer señales con el fuego y los minerales bajo tierra.

La transformación de Ío[editar]

Llega después Ío, que había sido transformada en ternera.

Ío explica a las Oceánides la causa de su transformación: constantes sueños la habían advertido de que Zeus deseaba unirse a ella y tras consultar y obedecer los oráculos, Ínaco, su padre, la había expulsado y desde entonces se había transformado en ternera y había sido vigilada por Argos por orden de Hera hasta que éste murió, pero desde entonces seguía siendo constantemente picada por un tábano y caminaba errante por el mundo.

Profecía sobre el destino de Ío[editar]

Ío había pedido a Prometeo que profetizase cuál será su futuro y éste le dice que, tras atravesar la tierra de los escitas, llegará a la de los cálibes. A continuación debe atravesar el Cáucaso hasta llegar a tierra de las Amazonas, que le indicarán la ruta a seguir, que será atravesando el estrecho del Bósforo hasta llegar a Asia. A continuación debe llegar a una llanura llamada Cístene, donde viven las Greas y cerca de ellas sus hermanas, las Gorgonas. Debe prevenirse contra los grifos y contra los arimaspos. Luego debe proseguir hasta la primera catarata del río Nilo y la corriente de este río la guiará hasta un territorio donde ella y sus descendientes fundarán una colonia (Náucratis). Allí, en el delta del Nilo, Ío será devuelta a su forma de mujer y Zeus engendrará en ella descendencia. Cinco generaciones más tarde, cincuenta doncellas (las danaides) regresarán a Argos y matarán a sus esposos excepto a uno de ellos. Entre la descendencia de la doncella que no mató a su esposo se encontrará un varón famoso por su arco (Heracles) que será el que libere por fin a Prometeo.

Profecía sobre el destronamiento de Zeus[editar]

Óleo en lienzo de Rubens: El Prometeo capturado (De gevonden Prometheus, 1611 - 1612). Museo de Arte de Filadelfia.

Prometeo predice también que Zeus será destronado mediante un emparejamiento del que no puede dar más datos pero que producirá un hijo más fuerte que su padre. Solo podría librarse de este destino si un descendiente de Zeus lo libera de sus cadenas.

En ese momento aparece Hermes, a quien Zeus ha enviado para instar a Prometeo a que revele con claridad la profecía. Prometeo se niega e indica a Hermes que prefiere ser desgraciado a ser un siervo de Zeus como es él. Pero Hermes le amenaza con que si se niega a hablar primero Zeus provocará una tempestad que hará que la cumbre de la montaña bajo la que está caiga encima de él y más tarde un águila acudirá todos los días a devorar su hígado. Prometeo dice que no piensa ceder y que todo eso que le anuncia ya lo sabía.

La tempestad anunciada por Zeus ya da inicio.

Prometheia[editar]

Varios textos afirman que la primera parte de esta obra formó en realidad parte de una trilogía atribuida a Esquilo: La Prometheia (Προμήθεια), compuesta por dos otras obras cuya línea argumental sucedería tras los acontecimientos ocurridos en Prometeo Encadenado. Estas dos obras reciben el nombre de Prometeo Liberado (Προμηθεὺς Λυόμενος) y Prometeo Portador del Fuego (Προμηθεὺς Πυρφόρος). Sólo una serie de fragmentos se han podido conservar de ambas obras, y en cierto modo, nos revelan lo sucedido en los dos componentes de esta supuesta trilogía. Sin embargo, a día de hoy la existencia de esta serie sigue siendo objeto de debate y es por tanto, incierta, ya que no hay pruebas suficientes para demostrar que realmente existió. Sin embargo, muchos expertos argumentan que, al igual que la trilogía de la Oresteia, Prometeo Encadenado formaría la primera parte de tres obras de las Esquilo dedicadas al Titán.

Prometeo Liberado[editar]

Aunque sólo once fragmentos [1] han sobrevivido de este posible teatro, se atribuye a una continuación de la única obra conservada, es posible deducir la trama: Traducida al Latín por el orador Cicerón, la obra comenzaría con una reunión entre Prometeo y un coro de Titanes, supuestamente liberados por Zeus del Tártaro, tras haber pedido clemencia el Titán de Fuego. En la obra, Prometeo se lamenta de sus penas al resto de los Titanes y cuenta cómo Heracles lo liberó del Caúcaso tras haberlo ayudado, dándole indicaciones de cómo llegar al Jardín de las Hespérides en uno de sus Doce Trabajos, según Estrabón.

Prometeo Portador del Fuego[editar]

Curiosamente, sólo se conserva un mero fragmento de esta obra [2] en las Noctes Atticae del escritor romano Aulo Gelio. La frase en cuestión sería: En silencio, donde hay necesidad; Y hablando al punto En la obra, Prometeo afirma que lleva encadenado durante más de treinta mil años. También es posible que en la obra se hiciera referencia al secreto que Prometeo conocía y Zeus temía: El hecho de que si Tetis mantenía relaciones con Zeus, el fruto de dicha consumación sería un varón que destronaría al Crónida. Por ello, Tetis se casa al final con el mortal Peleo, teniendo al héroe Aquiles.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]