Quinto Cecilio Metelo Pío

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Quinto Cecilio Metelo
Quinto Cecilio Metelo Pío
Denario (17 mm, 3,69 g). Anverso: cabeza de Pietas, delante: cigüeña. Reverso: un elefante; en exergo, Q·C·M·P·I.

1 de enero de 80 a. C.-1 de enero de 79 a. C.
Junto a Lucio Cornelio Sila
Predecesor Cneo Cornelio Dolabela
Marco Tulio Decula
Sucesor Apio Claudio Pulcro
Publio Servilio Vatia

Julio de 82 a. C.-Enero de 63 a. C.
Predecesor Quinto Mucio Escévola
Sucesor Cayo Julio César

Datos personales
Nacimiento 130 a. C.
Roma, Antigua Roma
Fallecimiento 63 a. C.
Roma, Antigua Roma
Partido Optimate
Padres Quinto Cecilio Metelo
Religión Poloteísmo
Residencia Roma, Antigua Roma

Quinto Cecilio Metelo Pío (Latín: Quintus Caecilius Metellus Pius; Roma, 130 a. C. - Ibidem, 64 a. C.) fue un destacado político y militar romano de la era tardorrepublicana, perteneciente a la facción de los optimates. Fue cónsul en 80 a. C. Combatió en la guerra civil contra los partidarios de Cayo Mario y a favor de Sila, y triunfalmente en Hispania contra Quinto Sertorio y Perpenna (Guerras Sertorianas, 79-72 a. C.).

Biografía[editar]

Familia y Guerra Social[editar]

Hijo de Quinto Cecilio Metelo el Numídico, recibió su sobrenombre por su piedad filial y sus gestiones para procurar el regreso de su padre, exiliado en el año 99 a. C. por oponerse a la ley agraria. Pertenecía a la rama Metela o Metella de la gens (familia) Caecilia. Nació hacia 130 a. C. y en su juventud acompañó a su padre a Numidia (109 a. C. a 107 a.C.). Siendo pretor en el año 89 a. C., fue uno de los comandantes que dirigieron los ejércitos romanos durante la Guerra Social, destacando y por su acción de derrotar y matar en batalla al caudillo de los marsos Quintus Pompaedius (88 a. C.).

En 87 a. C. todavía combatía contra los samnitas cuando el Senado le llamó a Roma para defender la ciudad del ataque de Cayo Mario y Lucio Cornelio Cinna; los soldados tenían más confianza en Metelo que en el cónsul Octavio, y pidió que le fuera confiado el mando supremo en la ciudad pero cuando le fue rehusado, muchos soldados desertaron al bando rival. Metelo, ante la imposibilidad de resistir a los ejércitos de los populares, abandonó Roma, huyendo primero a Liguria y después a África, donde permanecería tres años.

Primera Guerra Civil[editar]

En África reunió una considerable fuerza, pero en el año 84 a. C. lo derrotó el popular Gayo Fabio que aseguró la provincia para los populares, pero Metelo pudo volver a Italia y permaneció en Liguria. En el año 83 a. C. se unió a Sila cuando éste desembarcó en Italia, siendo uno de sus más destacados jefes militares en la guerra contra el joven Mario; obtuvo en ella importantes triunfos tanto en Umbría, donde derrotó al legado de Cneo Papirio Carbón, Gayo Carrinas en la Batalla del río Asio, como al propio Carbón y a Gayo Norbano Balbo en la Galia Cisalpina, derrotando a sus fuerzas coaligadas en lo que hoy es Faenza (Faventia) en 82 a. C. Como reconocimiento por sus servicios, Metelo compartió el consulado con el propio Sila en el año 80 a. C.. En este año premió los servicios de Q. Calidio, por obtener el retiro de la condena de su padre de destierro, utilizando su influencia para nombrarlo pretor.

Además, Metelo Pío fue nombrado Pontífice Máximo. Una anécdota curiosa a tal respecto es que Metelo Pio era tartamudo y en toda ceremonia romana se debía actuar sin error alguno, pues de lo contrario había que empezar de nuevo para conjurar malos augurios. Debido a ello, algunos historiadores especulan que el nombramiento de Metelo Pio como Pontífice fue una broma de Sila, cuyo sentido del humor era de lo más peculiar. En cualquier caso, Metelo Pío tuvo pocas oportunidades de ejercer el cargo, pues fue casi inmediatamente destinado fuera de Roma.

Las Guerras Sertorianas[editar]

En 79 a. C. llegó a Hispania como procónsul de la Ulterior para reprimir el movimiento demócrata de Sertorio, seguidor del infortunado Mario, permaneciendo en la península más de ocho años. Tenía a su mando dos legiones, comandadas por Servilio y Licinio, que estacionó en la Lusitania. Aproximadamente durante los años 79-78 a. C. se construyeron los campamentos de “Metellinum” (Medellín) y “Castra Cecilia” prolongando la Vía Lata, la calzada romana desde el río Tajo hasta la Sierra de Gredos, donde fundaría “Vicus C a. C.ilius” (Puerto de Béjar). Siglos más tarde el gobernador eibarrés Miguel de Aguinaga y Mendigoitia fundaría, en su honor, la ciudad colombiana de Medellín.[1]

Mejor conocedor de esas agrestes tierras, Sertorio había aprendido de los pueblos celtíberos la táctica de la guerrilla, y sus esfuerzos se centrarían en impedir que el ejército de Metelo se encuentre con el del gobernador de la Citerior, Marco Domicio Calvino, o con el de la Narbonense, Lucio Manlio. El lugarteniente de Sertorio, Hirtuleyo, consiguió derrotar a los ejércitos de estas dos provincias. Sertorio se dispuso a neutralizar a Metelo, ahora privado de apoyos, el cual se retiró a su zona de seguridad. Metelo Pío ideó una guerra de desgaste, pero los éxitos que obtuvo a corto plazo fueron muy discretos.

Tras dos años de guerra los resultados eran muy favorables a Sertorio. Había ocupado la Lusitania y neutralizado las armas consulares. Los éxitos de Hirtuleyo abrían el camino hacia la Hispania Citerior. Sertorio le hizo regresar a la Lusitania con la orden de limitarse a la defensa y él partió hacia el valle del Ebro. Sertorio logró hacerse con la totalidad de la Citerior a excepción de unas pocas plazas en la costa. Ahora sus esfuerzos se dirigían principalmente a organizar su territorio y darle instituciones que le confirieran la impresión de un Estado de derecho y estable a la vez que formaba un ejército romano con su táctica y armamento. Estableció la capital de la "nueva Roma" en Osca, la íbera Bolscan, actual Huesca.

Después de tanto batallar contra el hábil y escurridizo Sertorio, la falta de progresos tras tres años de campaña supuso el envío en su ayuda de Cneo Pompeyo Magno, al que el Senado concedió sin mucho entusiasmo el cargo proconsular con imperium extraordinarium y nuevo ejército. Este personaje utilizaría la guerra sertoriana para fortalecer y ampliar sus clientelas en la Península Ibérica. Se asentó en la costa mediterránea, donde supo ganarse a los indígenas locales y en cuyo territorio se preparó para la campaña. Sertorio por su parte se preparó para una guerra de desgaste evitando un choque con la conjunción de los ejércitos de Pompeyo y Metelo. El plan de Pompeyo que consistía en liberar la costa oriental fracasó. En cambio Metelo obtuvo una brillantísima victoria sobre Hirtuleyo a orillas del río Sucro y acudió en auxilio del joven y casi derrotado Pompeyo, ayudándolo a triunfar sobre el primo de Cayo Mario. Metelo estaba tan orgulloso de su éxito, que permitió que sus tropas lo aclamaran como imperator.

Con la conjunción entre los ejércitos de Metelo y Pompeyo, Sertorio no tenía más remedio que replegarse hacia el norte y atrincherarse en Sagunto. Habiendo perdido la iniciativa, trató de ganar tiempo recurriendo a la guerra de guerrillas y alianzas desesperadas, mientras Pompeyo se hacía cargo en el mando. Seguirían unos años de intenso conflicto en que las tropas consulares adquirieron cada vez mayor ventaja sobre las de Sertorio, el cual acabó siendo asesinado en Osca en el año 72 a. C. En 71 a. C. Metelo volvió a Roma y celebró el triunfo el 30 de diciembre. Fue entonces nombrado Pontífice Máximo dignidad en la que lo sustituyó Julio César a su muerte.

En el año 77 a. C. Metelo realizó una emisión de denarios a su nombre, con la inscripción Q(uintus) C(æcilius) M(etellus) P(ius) I(mperator) o simplemente IMPER, con una cabeza de Pietas (piedad) en el anverso aludiendo a su cognomen, «Pío».

En 65 a. C. apoyó a la acusación contra Gayo Cornelio. Adoptó a Publio Cornelio Escipión Nasica, hijo del pretor del año 94 a. C., que se llamó en consecuencia Quinto Cecilio Metelo Escipión Pío.

Murió alrededor del año 63 a. C. y se ganó el respeto de los historiadores militares, en especial de Sexto Julio Frontino, gracias a sus campañas en las Guerras Sertorianas. Las fuentes aluden a su afición a las letras y a su amistad con Arquias.[2]

Referencias[editar]

  1. Fundadores y fundaciones de Medellín
  2. Salustio, Jugurta, 64; Apiano, De bellis civilibus libro i. 33, 53, 68, 80-91, 97, 103, 108-115; Aurelio Víctor, De Viris Illustribus libro iii. 63; Orosio, Historias libro v. 18, 28; Plutarco, Mario 42, Craso 69, Sertorio 12-27; Tito Livio, Epítome 84, 91, 92, Veleyo Patérculo, Historia Romana libro ii. 15, 28-30; Dion Casio, Historia Romana libro xxvii. 37; Plutarco, César 7, Cicéron: Pro Arch. 4, 5, 10, Pro Planc., 29, Pro Cluent. 8, Pro Balb. 2, 22; Asconio, In Cic. Corn. p. 60, ed. Orelii.

Bibliografía[editar]

  • Álvarez Rojas, A. "La Colonia Norba y los campamentos de Servilio y Metello". Servicio de Publicaciones de la Universidad de Extremadura.
  • Roldán Hervás, José Manuel. Historia de Roma I: la República Romana. Cátedra, Madrid, 1987. ISBN 84-376-0307-2
  • La crisis de la República: de los Gracos a Sila. Liceus, Servicios de Gestión y Comunicación, S.L. ISBN 84-96359-29-8



Predecesor:
Quinto Mucio Escévola
Pontífice Máximo
82 - 63 a. C.
Sucesor:
Cayo Julio César
Predecesor:
Marco Tulio Decula y Cneo Cornelio Dolabella
Cónsul de la República Romana
junto con Lucio Cornelio Sila

80 adC
Sucesor:
Publio Servilio Vatia Isaúrico y Apio Claudio Pulquerio