Pedro de Candía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pedro de Candía
Español con arcabuz de mecha.jpg
Conquistador y explorador español
Grandeza de España y Artillero Mayor del Perú
Años de servicio 15091542
Lealtad Flag of Cross of Burgundy.svg España
Participó en Conquista del Imperio Inca
Guerra civil entre los conquistadores del Perú

Nacimiento ¿1484?
Creta
Fallecimiento 16 de septiembre de 1542
Campo de Chupas, cerca de Huamanga, Perú

Pedro de Candía, (bautizado como Pietro de Cândia en Creta, * ¿1484? – † Chupas, Perú, 16 de septiembre de 1542), apodado el Griego, fue un aventurero griego naturalizado español, uno de los principales actores de la conquista del Perú y de las guerras civiles entre los conquistadores. Fue uno de los Trece de la Isla del Gallo, Artillero Mayor del Perú y Grandeza de España. Físicamente fue un hombre muy alto, corpulento, de tez blanca y ojos claros; de acuerdo con las descripciones y retratos de las crónicas hispanas de las Américas, de rostro clásico greco-romano.

Primeras armas[editar]

Originario de la isla de Creta, pertenecía a una noble y antigua familia italiana con posesiones en dicha isla: la Casa de Candia. Tras la muerte de sus progenitores durante un ataque de los turcos otomanos, fue llevado a Italia, a Castelnuovo, donde fue criado por su tío materno de estirpe aragonesa, y posteriormente se instaló en España.

Empezó su carrera militar en el norte de África, como artillero y polvorista durante la toma de Orán (1509), el sitio de Bugía y en la rendición de Trípoli (1510), campañas que hizo a las órdenes de Pedro de Vera, jefe de la artillería española. Luego de asistir a la batalla de Pavía (1525) pasó a España y sirvió con los Guardas de Castilla.

Se casó en Villalpando, con una de las hijas del Conde de Benavente de la Ducal Casa de Osuna, pero poco tiempo después, por encargos de la corona dejó a su mujer para navegar hacia América en compañía de Pedro de los Ríos, cuando éste fue nombrado gobernador de Tierra Firme (Panamá), adonde llegó en julio de 1526.

Uno de los 13 de la Fama[editar]

Ya en América, a instancias de De los Ríos se plegó a la hueste que a la sazón formaba Diego de Almagro para reforzar la expedición destinada a descubrir las regiones situadas más al sur de Panamá (1526). Fue descrito como hombre entendido en asuntos de estrategias y artillería. Unidos todos a Francisco Pizarro en las inmediaciones del río San Juan (enero de 1527), iniciaron la exploración de las costas. Pero Pizarro juzgó que su empresa requería más hombres y decidió establecerse momentáneamente en la Isla del Gallo (3 de junio de 1527) para esperar a que Almagro trajera más hombres de Panamá. Muchos expedicionarios se hallaban descontentos por las penurias que afrontaban y deseaban volver; burlando la celosa vigilancia de Pizarro lograron finalmente filtrar por correo algunas quejas que llegaron a oídos del gobernador Pedro de los Ríos, quien ordenó abrir proceso y envió como juez a Alonso Tafur. Éste, luego de presentarse ante Pizarro, invitó a los descontentos a regresar con él a Panamá. La mayoría le siguió, mientras que sólo trece hombres declararon estar dispuestos a continuar en la empresa, entre ellos Pedro de Candía. Pizarro trató a éste con especial consideración y lo hizo partícipe de su propia comida.

En Tumbes[editar]

Candía estuvo luego en la exploración de la costa pacífica de los actuales Colombia y Ecuador (marzo a septiembre de 1528). En Tumbes (extremo norte de la costa peruana) se arriesgó a adentrarse en la ciudad, que de lejos parecía una fortaleza; se cubrió con una gruesa cota de malla y celada de hierro, se ciñó al cinto una espada, embrazó una rodela de acero y cogió su arcabuz; otros cronistas añaden que llevaba también una gran cruz de palo. Según contó después a sus compañeros, Candía avanzó hacia el pueblo, donde los indios, reunidos en la plaza, le pidieron que demostrara el poder de su arcabuz. Candía accedió; cargó su arma y disparó a distancia hacia un tablón que estalló en pedazos, lo que causó gran admiración y estupor entre los presentes. Luego, los indios le arrojaron «un tigre y un león», para ver si usaría su arma como defensa; contra lo esperado, Candía arrojó al suelo su arcabuz, y los animales, en vez de atacarle, se le acercaron mansos y humildes. El Inca Garcilaso de la Vega diría más tarde que fue «el poder de la Cruz» lo que amansó a las fieras e hizo que los indios vieran a Candía como un enviado de sus dioses. Sea como fuese, lo cierto es que los indios acogieron hospitalariamente a Candía, dejándole que visitara los principales edificios de la ciudad: el Templo del Sol, el Acllahuasi o casa de las escogidas y la Pucara o fortaleza, donde el griego apreció los ricos ornamentos de oro y plata. Luego, sobre un paño trazó el plano de la ciudad, y posteriormente escribió una relación, hoy perdida. De vuelta donde sus compañeros, relató su experiencia, la misma que causó asombro y alentó más a continuar en la conquista.

La visita de Candía a Tumbes es históricamente verosímil, a excepción del episodio del león (que recuerda mucho a una leyenda del Cid), fábula que fue declarada enteramente falsa en 1578, de acuerdo a una investigación minuciosa que se hizo en tiempos del virrey Francisco Álvarez de Toledo.

Con Pizarro en España[editar]

Ante la necesidad de más recursos, el pequeño grupo de españoles comandados por Pizarro tuvo que volver a Panamá. Como el gobernador Pedro de los Ríos negó su autorización para reanudar la empresa, Pizarro se dirigió a España con el propósito de solicitar la merced del emperador Carlos Quinto, llevando consigo a Pedro de Candía. Como principal testigo del descubrimiento del Perú, Candía sirvió de mucho para convencer al emperador a que otorgara concesiones a Pizarro para realizar la conquista. Él fue quien ante los miembros del Consejo de Indias habló elocuentemente sobre la tierra descubierta, expuso su relación y mostró el plano de la ciudad de Tumbes por él mismo trazado, todo lo cual fue decisivo para convencer a los consejeros. Se firmó así la Capitulación de Toledo (26 de julio de 1529), en la cual se reconoció a Candía como hidalgo, y además se le hizo regidor de Tumbes y se le nombró Artillero Mayor del Perú con 60.000 maravedís de sueldo anual. Se le extendió también una licencia para fabricar cañones.

Tras una corta visita a su mujer en Villalpando, Candía retornó con Pizarro a América.

En la captura de Atahualpa[editar]

Ya en Panamá, se hicieron los preparativos para la Tercera Expedición al Perú. Candía fundió dos falconetes con su carga de pólvora. La expedición zarpó en enero de 1531, rumbo al sur. Candía desplegó valor en las guazábaras o combates con los indios de la isla de Puná. Luego participó en el desembarco y el combate de Tumbes (febrero de 1532), en la fundación de Piura (15 de agosto de 1532) y en la marcha hacia el interior.

En Cajamarca, mientras se aproximaba el inca Atahualpa con su séquito, se ubicó sobre una fortalecilla situado en la plaza, acompañado por tres soldados y dos trompetas, junto con la artillería, compuesta por dos falconetes o cañones pequeños, dispuestos para disparar cuando se diese la señal convenida. Llegado el momento, solo uno de los falconetes hizo un disparo, pues el otro se estropeó, pero el ruido que produjo, sumado al de los arcabuces y las trompetas, fue muy atronador y causó espanto entre los indios. Enseguida la caballería arremetió a la multitud que rodeaba al Inca en la plaza. El efecto psicológico fue abrumador y contribuyó decisivamente en la captura de Atahualpa. Prisionero el Inca, éste ofreció por su libertad un fabuloso rescate, del cual correspondió a Pedro de Candía 9.909 pesos de oro y 407,2 marcos de plata.

En el Cuzco[editar]

Con Hernando de Soto, Diego de Agüero y Miguel de Estete fue destacado hacia Cuzco, en una misión destinada a explorar el Imperio inca. Atahualpa le asignó ocho sirvientes indios, como guías y custodios.

Luego de la entrada de los españoles en la ciudad imperial de los incas, Candía estuvo presente en la fundación española de Cuzco (23 de febrero de 1534) y fue su primer alcalde ordinario. Allí le otorgaron dos solares en el barrio de Pucamarca, junto al río. Se amancebó con una princesa inca en la que tuvo un hijo, mencionado más tarde por el Inca Garcilaso de la Vega como condiscípulo suyo en el beabá o escuela de primeras letras, y quien al igual que su padre era alto y corpulento, “que con ser de once o doce años, tenía dos tantos cuerpo que su edad requería.”[1]

En marzo de 1536 colaboró con 1200 pesos para ayuda de las guerras del emperador y enseguida participó durante la defensa del Cuzco sitiada durante largos meses por Manco Inca. En esa ocasión tuvo a su cargo, junto con Martín de Florencia, de los pocos arcabuces con que contaban los sitiados, y cumplió con su deber sin mayor lucimiento.

Cuando Hernando Pizarro fue tomado preso y sacado del Cuzco durante la rebelión de Diego de Almagro (1537), se le nombró depositario o administrador de los bienes de Hernando. No obstante, como era amigo de los Pizarro, Candía estuvo del lado de estos durante la guerra civil, que culminó con la derrota de Almagro en la Batalla de las Salinas (1538).

La entrada de Ambaya[editar]

A fin de alejar del Cuzco a los soldados españoles, siempre dados a las revueltas, Hernando Pizarro concedió a varios capitanes “entradas” o autorizaciones para emprender conquistas en territorios aún no explorados. A Pedro de Candía le autorizó a emprender el descubrimiento de un país situado al oriente del Cuzco y pasados los Andes. Una concubina india le había hecho creer que encontraría la tierra poblada y muy rica, que se denominaba Ambaya; y con esta esperanza, Candía gastó 85.000 pesos de oro que tenía y contrajo una deuda de otro tanto. Reclutó a 300 soldados, entre pizarristas y almagristas, y partió con ellos rumbo a la región oriental, la denominada Antis por los incas (1538)

Desde Paucartambo avanzaron hacia el este. La expedición, sin embargo, no tuvo el éxito esperado. La región era muy boscosa, azotada por fuertes lluvias. Llegaron a un monte que era peña viva, rodeado de arboledas, lo que impedía la marcha de los caballos. Solucionaron ingeniosamente el problema, izando los caballos con maromas hechas de los largos bejucos que colgaban de los árboles. Llegaron luego a una zona llamada Avisca, de clima muy caluroso, poblado de indios antropófagos que disparaban dardos envenenados, muy temibles. La confesión de un indio prisionero acabó con la última ilusión: el país era extremadamente pobre. Las tropas se desanimaron y arremetieron contra Candía, reprochándole por extranjero y por ser poco apto para el mando. Candía dio entonces marcha atrás, después de días de penurias, aunque, caso extraordinario en expediciones de este tipo, no perdió ningún hombre. En total habían avanzado 150 km, llegando a la selva del actual departamento peruano de Madre de Dios.

Apenas retornaba Candía de su fracasada incursión, cuando Hernando Pizarro salió en su búsqueda, pues se había enterado, por cartas interceptadas, que uno de los subordinados de Candía, Alonso de Mesa, pretendía amotinarse y marchar al Cuzco para liberar a Almagro el Viejo. Hernando apresó a Candía y a Mesa; el resto de los expedicionarios fueron entregados a Peránzurez, quien preparaba entonces una entrada al país de los Chunchos (junio de 1538). Comprobada la inocencia de Candía, Hernando Pizarro lo libertó, mientras que Mesa fue decapitado. Debido a este episodio amargo, Candía quedó muy resentido con los pizarristas. Pocos años después los almagristas asesinaban a Francisco Pizarro.

Muerte en la batalla de Chupas[editar]

Batalla de Chupas

Disgustado con el bando pizarrista, Candía se plegó al bando de Diego de Almagro el Mozo, a quien siguió a la sierra cuando se anunció la llegada del visitador Cristóbal Vaca de Castro a la cabeza del ejército leal al rey. En Huamanga fundió varios cañones que hicieron de la artillería de Almagro muy superior en comparación a la de sus rivales. Asimismo, fabricó pólvora, municiones, picas, corazas y otras armas, contando con el auxilio de un grupo de artífices griegos llamados “levantiscos”, ayudados por varios indios plateros.

El 4 de septiembre de 1542, poco antes de que las fuerzas almagristas se encontraran con las realistas de Vaca, a Candía le llegó una carta de su yerno Agamenón, griego como él, invitándole a fingir mala puntería y errar los disparos durante la batalla que se iba a librar pronto. Suponiendo que ya la habían leído los centinelas, Candía llevó la carta ante Almagro y se la leyó en consejo de capitanes. De esa forma trató alejar de sí la sospecha de traición, pero no parece que fuera del todo inocente.

Lo cierto es que durante la Batalla de Chupas la poderosa artillería almagrista fue colocado en una altura que dominaba el llano, pero fue tan ineficaz que el joven Almagro creyó haber sido traicionado por Candía. Furioso, Almagro abandonó la lucha y a todo galope se dirigió hacia donde se hallaba apostada la artillería, subiendo apresuradamente en busca de Candía, a quien encontró en medio de los cañones, que habían dejado de disparar. Almagro se abalanzó sobre Candía y lo mató a lanzazos, al mismo tiempo que vociferaba: “¡Traidor, por qué me has vendido!” (16 de septiembre de 1542).

En realidad no se ha determinado fehacientemente si los disparos erróneos de los cañones de Candía fueron producto de una negociación de éste con Vaca de Castro, o simplemente fueron incidencias normales del combate, aunque es más verosímil que Candía haya querido reconciliarse con el bando del Rey de cualquier modo.


Predecesor:
Primer alcalde
Alcalde ordinario del Cuzco
Segundo voto
COA of Cuzco.jpg

1534 - 1535
Sucesor:
Diego Maldonado

Notas[editar]

  1. Inca Garcilaso de la Vega: Historia General del Perú o Segunda parte de los Comentarios Reales Libro I, cap. XI, p. 52. Córdoba, 1617.

Bibliografía[editar]

  • Del Busto Duthurburu, José Antonio:
Diccionario Histórico Biográfico de los Conquistadores del Perú. Tomo I. A-CH. Lima, Librería STUDIUM S.A., 1986.
La conquista del Perú. Lima, Librería STUDIUM S.A., 1984.
La pacificación del Perú. Lima, Librería STUDIUM S.A., 1984.
  • Inca Garcilaso de la Vega: Historia general del Perú. Tomo I. Lima, Editorial Universo S.A., 1972.
  • Mendiburu, Manuel: Diccionario histórico-biográfico del Perú. Parte primera que corresponde a la época de la dominación española. Tomo II. Lima, 1876.
  • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 3, BEI/CAN. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-152-5