Paz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La paloma con el ramo de olivo es un símbolo de la paz.
Alegoría de la Paz de Valeriano Salvatierra (Prado, Madrid).

Paz (del latín pax), definida en sentido positivo, es un estado a nivel social o personal, en el cual se encuentran en equilibrio y estabilidad las partes de una unidad; definida en sentido negativo, es la ausencia de inquietud, violencia o guerra.

En el plano individual, «paz» es lo contrario de la guerra estado interior (identificable con los conceptos griegos de ataraxia y sofrosine) exento de sentimientos negativos (ira, odio). Ese estado interior positivo es deseado tanto para uno mismo como para los demás, hasta el punto de convertirse en un propósito o meta de vida. También está en el origen etimológico de los saludos: shalom en hebreo y salam en árabe significan «paz» o «la paz esté contigo o con vosotros», y también se emplean como despedida, significando entonces ve en paz o id en paz; en cambio, salve, el saludo latino, es un deseo de salud, concepto también muy relacionado. El saludo de paz o beso de la paz es una parte de la misa en que los asistentes «se dan la paz».

En el Derecho internacional, el estado de paz es aquel en el que los conflictos internacionales se resuelven de forma no violenta; y particularmente se denomina «paz» al convenio o tratado (tratado de paz) que pone fin a la guerra. Existe una rama del estudio de las Relaciones Internacionales denominada «irenología» o «estudios de la paz y los conflictos».

Puede hablarse de una paz social como consenso: el entendimiento tácito para el mantenimiento de unas buenas relaciones, mutuamente beneficiosas, entre los individuos; y a distintos niveles, el consenso entre distintos grupos, clases o estamentos sociales dentro de una sociedad.

La antropología tradicional (ya desfasada) consideraba que únicamente el estadio civilizado de la evolución cultural consideraba a la paz de una forma positiva, y que los estados de salvajismo y barbarie suponían una preferencia cultural por la guerra, considerando una forma honrosa de vida saquear a otros pueblos, y exaltando las virtudes guerreras; en casos extremos, ritualizando la antropofagia. De esa manera se describían las costumbres de algunos pueblos llamados primitivos (justificándose así su colonización), así como se mantenía la memoria historiográfica de algunos pueblos históricos (como los vikingos o los hunos), y de algunas épocas históricas consideradas «oscuras», como la Alta Edad Media. De forma opuesta, se diseñó el mito del «buen salvaje», que en ausencia de desarrollo cultural, mostraría una total ausencia de violencia.

Conceptos de paz para diversos autores[editar]

En el I Ching, lo opuesto a la paz es el estancamiento. Simbólicamente, esto indica que la paz no es un absoluto, sino una búsqueda permanente. Y además, indica que el conflicto no es lo opuesto a la paz. Conviene en un trámite hacia la paz, transformar el conflicto, no suprimirlo. Las gestiones no-violentas encarnan este trámite de transformación pacífica del conflicto.

Kant escribió un tratado Sobre la paz perpetua.

A. J. Muste (1885-1967) dijo: «No hay un camino hacia la paz, la paz es camino».[1]

Martin Luther King escribió en su Carta de Birmingham, escrita en prisión: «la verdadera paz no es simplemente la ausencia de tensión: es la presencia de justicia».[2]

Benito Juárez, político mexicano, dijo «el respeto al derecho ajeno es la paz».

  • Véanse citas célebres en Wiquote (enlaces externos).

La noción de paz en la Biblia[editar]

El Antiguo Testamento cuando usa la expresión shalom («paz» en hebreo), especialmente en los saludos, se refiere a un bienestar material y de espíritu: «La paz esté contigo» o «con vosotros» (cf. Gn 29, 6) y en este sentido no se opone a la guerra.[3] Tal paz solo puede venir de Dios mismo que quiere darla en compensación por la fidelidad de su pueblo a la Alianza aun cuando la paz en su sentido más pleno se espera para los tiempos del Mesías que es llamado Príncipe de la paz (cf. Is 9, 6) que además viene a pregonarla incluso a quienes no pertenezcan al pueblo escogido (cf. Zc 9, 6, Sal 72, 7).

En el Nuevo Testamento la expresión ειρενη eireyn («paz» en griego) mantiene el sentido dado en el Antiguo Testamento, pero también se ve influido por el contexto helénico de la palabra, que implica una ausencia de enemigos o contrariedades:

... soportándoos unos a otros por amor, poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu por el vínculo de la paz

Ef 4 2-3

Sin embargo, es por la unión con Cristo y la reconciliación que Él ha obtenido que se puede hablar de verdadera paz entre todos sean estos judíos o gentiles (cf. Rm 5, 1-5, Ef 2, 14-22). Es generalmente definida, en sentido positivo, como un estado de tranquilidad o quietud, y en sentido opuesto como ausencia de inquietud, violencia o guerra.

La palabra «paz» en la Biblia tiene muchos significados. Según se enumeran en The New International Dictionary of New Testament Theology («El nuevo diccionario internacional de la teología del Nuevo Testamento»), algunos son: «Por todo el Antiguo Testamento, [shalom] (paz) abarca bienestar en el sentido más amplio de la palabra (Jue. 19:20); prosperidad (Sal. 73:3), hasta con relación a los impíos; salud corporal (Isa. 57:18[, 19]; Sal. 38:3); contentamiento [...] (Gén. 15:15, etc.); buenas relaciones entre las naciones y entre los hombres ([...] Jue. 4:17; 1 Cró. 12:17, 18); salvación ([...] Jer. 29:11; cf. Jer. 14:13)».

La paz interior[editar]

La Iglesia Católica sostiene que la falta de paz en el mundo, proviene de la falta de paz en el interior del hombre:

En realidad de verdad, los desequilibrios que fatigan al mundo moderno están conectados con ese otro desequilibrio fundamental que hunde sus raíces en el corazón humano. Son muchos los elementos que se combaten en el propio interior del hombre. A fuer de criatura, el hombre experimenta múltiples limitaciones; se siente, sin embargo, ilimitado en sus deseos y llamado a una vida superior. Atraído por muchas solicitaciones, tiene que elegir y que renunciar. Más aún, como enfermo y pecador, no raramente hace lo que no quiere y deja de hacer lo que querría llevar a cabo. Por ello siente en sí mismo la división, que tantas y tan graves discordias provoca en la sociedad.[4]

Y afirman también que el contacto con Dios será lo que traiga consigo la paz del alma:

La comunión con Dios es manantial de serenidad, de alegría, de tranquilidad, es como entrar en un oasis de luz y de amor" [5]

Para alcanzar esa comunión postulan muchos modos entre los cuales se encuentra el discernimiento de espíritu enseñado por varios autores pero sistematizado de manera singular por Ignacio de Loyola en sus Ejercicios Espirituales.

Incluso postulan que el demonio busca quitar la paz al hombre y que ella es signo de las cosas que vienen de Dios.

Pax romana[editar]

Pax romana («paz romana») fue la situación de relativa paz conseguida en la cuenca del Mediterráneo durante el Alto Imperio romano (siglos I y II después de Cristo), y se han aplicado distintas paráfrasis de esa expresión (Pax mongolica, Pax hispanica, Pax Britannica, Pax Americana) a las situaciones históricas en que una potencia militar ejerce su hegemonía.

Pacifismo y no violencia[editar]

Educación para la paz y cultura de la paz[editar]

Premio Nobel de la Paz[editar]

La medición de la paz[editar]

Alegoría de la Paz y la felicidad del Estado. La Paz era la consecuencia lógica de la justicia y el buen gobierno, se ligaba con el concepto de florecer y fructificar una nación. Obra atribuida al taller de Rubens y conservada en la Biblioteca Museo Víctor Balaguer.

Las dificultades que se presentan al tratar de definir el concepto de paz puede explicar por qué son tan pocos los intentos de medir el estado de paz en las diferentes naciones del mundo. El Índice de Paz Global es un intento medir los niveles de paz en los países del mundo y de identificar algunas de las fuerzas que impulsan la paz. El Índice mide la paz definida como la ausencia de violencia. El proyecto aborda la tarea de medir la paz desde dos lados – el primer objetivo es de crear un modelo de puntuación y un índice de paz mundial que ordene 149 naciones por sus estados de paz relativos usando 23 indicadores que van desde el nivel de gastos militares de la nación a sus relaciones con países vecinos y el nivel de respeto a los derechos humanos. Los indicadores han sido seleccionados al ser los mejores conjuntos de datos disponibles que reflejan la presencia o ausencia de paz, y que contienen ambos datos cualitativos y cuantitativos obtenidos desde una serie de fuentes confiables. El segundo objetivo es usar los datos obtenidos del Índice de Paz Global para empezar investigaciones de la importancia relativa de una serie de determinantes o fuerzas posibles –incluyendo niveles de democracia y transparencia, educación y bienestar nacional –que pueden influenciar la creación y mantenimiento de sociedades pacíficas, tanto interna como externamente.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. [1]The New York Times, «Debasing Dissent» Nov 16, 1967. p. 46.
  2. Carta de Birmingham escrita en la prisión (en inglés)
  3. Incluso se habla de «marchar en paz hacia la guerra» (cf. 2Sm 11, 7).
  4. Concilio, Vaticano II (1965). Constitución pastoral “Gaudium et spes” sobre la Iglesia en el mundo actual. n. 10. 
  5. Juan, Pablo II (2004). Audiencia del Miércoles 21 de abril. 

Bibliografía[editar]

  • Aron, Raymond (1985), «Paz y guerra entre las naciones», Alianza Editorial, Barcelona.
  • Bobbio, Norberto (2003), «Problema Da Guerra E As Vias Da Paz», Editora UNESP, Rio de Janeiro.
  • De la Reza, Germán A.(2009), «La invención de la paz», Siglo XXI, Madrid.
  • López Martínez, Mario (2004), Enciclopedia de paz y conflictos, Universidad de Granada, Granada.
  • Kant, Immanuel (1795), Sobre la paz perpetua, obra clásica.
  • Flick, M. - Alzeghy (1971), Antropología teológica, Ediciones Sígueme, Salamanca.
  • Galtung, Johan (2003), Paz por medios pacíficos paz y conflicto, desarrollo y civilización, Bakeaz, Bilbao.
  • Galtung, Johan (1985), «Sobre la Paz», Fontamara, Barcelona.
  • Gilbert, George H. (2008), «The Bible and Universal Peace», BiblioLife, Chicago.
  • Raynaud, Philippe, RIALS Stephane (2001), «Diccionario Akal de Filosofía Política», Ediciones AKAL.
  • Terminski, Bogumil (2010), «The evolution of the concept of perpetual peace in the history of political-legal thought», «Perspectivas internacionales», vol. 6, no. 1, 277-291.

Enlaces externos[editar]