Miguel Ángel Zavala Ortiz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Miguel Ángel Zavala Ortiz. Fotografía en la revista Gente de octubre de 1983.

Miguel Ángel Zavala Ortiz (San Luis, 24 de diciembre de 1905 - Buenos Aires, 20 de mayo de 1982) fue un abogado y político argentino, que participó en la Masacre de Plaza de Mayo (intento de golpe de Estado contra el presidente constitucional Juan Domingo Perón).[1]

Biografía[editar]

Desde joven, Miguel Ángel Zavala Ortiz se incorporó a la Unión Cívica Radical, perteneciendo a la fracción unionista, y destacándose como diputado nacional entre 1948 y 1950, en el llamado Bloque de los 44.

Durante el Ametrallamiento y bombardeo a la Plaza de Mayo, encabezó uno de los comandos civiles armados que tuvieron la función de tomar una radio civil para difundir la proclama del asesinato del presidente constitucional. Estaba previsto que ―si tenían éxito al perpetrar el golpe de Estado― se conformaría una Junta de Gobierno, formada por dos militares, el socialista de derechas Américo Ghioldi (que estaba exiliado en Montevideo), el mendocino Adolfo Vicchi (líder del Partido Conservador), Zavala Ortiz (líder de la facción derechista del radicalismo) y un representante de la Fuerza Aérea rebelde.[2]

En la causa judicial «Aníbal Olivieri y otros sobre rebelión militar, expediente 26.237/55»,[3] se demostró que él no se encontraba en ninguno de los aviones de la Marina que ―mediante fuego de ametralladora y varias toneladas de bombas― mataron a 308 transeúntes en la Plaza de Mayo e hirieron a unos 700. Al atardecer, pasado el bombardeo, Zavala Ortiz huyó en automóvil hasta Morón, donde se embarcó en uno de los aviones militares (conducido por un capitán de aviación llamado Wilkinson de Almeyra) que volaron a Montevideo (Uruguay) pero fue posteriormente a la acción militar y con el objeto de pedir asilo político en Uruguay. Fueron recibidos en Montevideo por el militar argentino Carlos Suárez Mason ―exiliado allí desde 1951 y futuro jefe de los asesinos del primer cuerpo de Ejército durante la dictadura de Videla― y por el socialista de ultraderecha Américo Ghioldi ―uno de los instigadores de la masacre, que un año más tarde justificó el asesinato de civiles y militares (masacre de José León Suárez) escribiendo: «Se acabó la leche de la clemencia» (cita de Macbeth); durante la dictadura de Videla trabajaría como embajador.

Zavala Ortiz retornó a la Argentina después del 16 de septiembre de 1955 (día del nuevo golpe de Estado contra Perón). Nunca fue juzgado como ideólogo y partícipe necesario de los homicidios de Plaza de Mayo.[2]

En 1956 y 1957, el radicalismo se dividió, y Zavala Ortiz integró la UCR del Pueblo. En 1958 fue precandidato a presidente ―en fórmula completada por Ernesto Sanmartino― por el Unionismo. Fue vencido en las elecciones internas de la UCR del Pueblo frente a los candidatos de la intransigencia Ricardo Balbín y Santiago H. del Castillo.

Durante el Gobierno del presidente Arturo Illia ―quien había asumido el poder gracias a la proscripción del Partido Peronista― Zavala Ortiz fue premiado con el puesto de canciller, frente a la dirección del Ministerio de Relaciones Exteriores. Mediante sus gestiones logró que la dictadura militar que gobernaba Brasil impidiera el retorno del general Perón del exilio, el 2 de diciembre de 1964, cuando el avión que transportaba al expresidente constitucional fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Galeão (en Río de Janeiro).[2]

Otra gestión como canciller fue la sanción de la Resolución 2065,[4] por la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 16 de diciembre de 1965, mediante la cual se resolvió aceptar la posición argentina sobre las islas Malvinas, considerarla como territorio bajo estatus colonial (que deberá ser descolonizado a corto o largo plazo), recomendar a la Argentina y Reino Unido que entablen negociaciones sobre el proceso de descolonización, y equiparar los nombres Malvinas y Falklands.[5]

Zavala Ortiz también desempeñó un rol decisivo en la firma del Concordato entre la Argentina y el Vaticano, en 1966, que concluyó con el régimen del Patronato.[cita requerida]

En 1978 ―durante la sangrienta dictadura de Videla― fue miembro fundador del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y se desempeñó como su vicepresidente hasta poco antes de morir en 1982.

En su honor, 15 de junio de 2000 el exjefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Enrique Olivera, le puso el nombre de «Canciller Miguel Ángel Zavala Ortiz» a la plazoleta que se encuentra en la esquina de la avenida Leandro N. Alem entre calles Reconquista y Ricardo Rojas. Allí se emplazó un busto del personaje.[6]

Referencias[editar]

  1. «Bombardeo de la Plaza de Mayo», El Esquiú, 16 de junio de 2011.

    Tropas del Batallón de Infantería de Marina 4 al mando del vicealmirante Benjamín Gargiulo (quien pocas horas antes había sido enterado y se había plegado a la sedición) avanzaría desde la Dársena Norte del Puerto de Buenos Aires para tomar la Casa de Gobierno, con el apoyo armado de grupos civiles apostados en la Plaza. Se había previsto la toma de la emisora de Radio Mitre y de la central de Teléfonos del Estado para difundir una proclama revolucionaria redactada por Zavala Ortiz.

  2. a b c «Bombardeo del 16 de junio de 1955», investigación histórica de la Unidad Especial de Investigación sobre Terrorismo de Estado. Buenos Aires: Archivo Nacional de la Memoria, 2010.
  3. «El bombardeo a Plaza de Mayo. Los secretos del día más sangriento del siglo XX», Clarín, 16 de junio de 2005.

    Según la causa, al tanto de la rebelión estaban el ministro de Marina, contraalmirante Aníbal Olivieri, el vicealmirante Benjamín Gargiulo, y los tenientes primero de navío Emilio Eduardo Massera (secretario de Olivieri) y sus ayudantes Horacio Mayorga y Oscar Antonio Montes, entre otros. También, los generales Pedro Eugenio Aramburu y Justo León Bengoa. Desde los civiles, con Pardo conspiraban en un mismo bando radicales como Miguel Ángel Zavala Ortiz, conservadores que respondían a Adolfo Vicchi, y socialistas de Américo Ghioldi, entre otros.

  4. «Resolución 2065» de las Naciones Unidas, 16 de diciembre de 1965.
  5. Estrada Oyuela, Raúl: «Un vuelco fundamental», Clarín, 13 de enero de 1999.
  6. «Ley n.º 414» (que nombra una plazoleta de la ciudad), en el sitio web de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 15 de junio de 2000.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]