Quema de locales de opositores del 15 de abril de 1953 en Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Quema de locales de opositores del 15 de abril de 1953 en Argentina
Casa del Pueblo (ARG).png
La Casa del Pueblo (antigua sede del Partido Socialista Argentino) destruida tras el incendio.
Lugar Buenos Aires, Argentina
Blanco(s) Locales de partidos y sectores opositores al gobierno
Fecha 15 de abril de 1955
Tipo de ataque Saqueo e incendio
Arma(s) Nafta y objetos contundentes
Muertos No
Heridos No
Perpetrador(es) Manifestantes peronistas
[editar datos en Wikidata ]

La quema de locales de opositores del 15 de abril de 1953 ocurrió ese día, horas después que un grupo antiperonista realizará un atentado terrorista durante un acto peronista en Plaza de Mayo, que ocasionó entre 5 y 7 muertos y más de 90 heridos.

Grupos de manifestantes atacaron y provocaron incendios en las sedes de los partidos radical, demócrata y socialista así como en el Jockey Club de Buenos Aires quedando totalmente destruidos estos dos últimos edificios y con daños muy importantes los otros dos.

Los efectivos policiales presentes en los lugares atacados se abstuvieron de intervenir y los bomberos se limitaron a evitar que el fuego se propagara a las vecindades. En otros dos lugares -la confitería "Petit Café" y el diario La Nación- los manifestantes fueron rechazados.[1]

En los hechos no se registraron muertos ni heridos.

El historiador radical Félix Luna ha sostenido que se trata de "el primer caso de terrorismo de Estado en el país".[2] Otros historiadores, han sostenido en sentido contrario, que los primeros actos de terrorismo de Estado fueron cometidos por el gobierno radical presidido por Hipólito Yrigoyen, como Antonio López refiriéndose a la gran matanza obrera de 1919 llamada Semana trágica,[3] u Osvaldo Bayer, calificando los fusilamientos de miles de huelguistas en la Patagonia trágica de 1921.[4]

Antecedentes: atentado terrorista en Plaza de Mayo[editar]

El 15 de abril de 1953 un grupo de opositores antiperonistas realizó un ataque terrorista en la Plaza de Mayo que causó la muerte de entre 5 y 7 personas, y que a su vez desencadenó que grupos de manifestantes peronistas se lanzaran esa noche a incendiar locales de opositores.

El atentado se realizó en un acto sindical organizado por la Confederación General del Trabajo (CGT) en la Plaza de Mayo en apoyo a la política del gobierno peronista para combatir la inflación y el desabastecimiento.

Dos bombas explotaron durante el discurso del presidente Juan Domingo Perón, desde los balcones de la Casa Rosada. Al promediar la exposición, detonó la primera bomba de 50 cartuchos de gelignita, ubicada dentro de un hotel sobre una de las calles laterales de la plaza.[5]

Al detonar la primera bomba, Perón interrumpió su discurso y después de un instante dijo:

¡Compañeros! Estos, los mismos que hacen circular rumores todos los días, parece que se han sentido más rumorosos, queriéndonos colocar una bomba.[6]

En ese momento explotó la segunda bomba, construida con 100 cartuchos de gelignita, en la estación Plaza de Mayo de la línea A de subterráneos, matando a varios manifestantes, hiriendo a decenas de personas y provocando el pánico entre la multitud que se encontraba en el lugar.[5]

Al oir la explosión el Presidente volvió a interrumpir el discurso para decir:

Ustedes ven que cuando yo, desde aquí, anuncié que se trataba de un plan preparado y en ejecución, no me faltaban razones para anunciarlo.
Compañeros: Podrán tirar muchas bombas y hacer circular muchos rumores, pero lo que nos interesa a nosotros es que no se salgan con la suya, y de esto, compañeros, yo les aseguro que no se saldrán con la suya. Hemos de ir individualizando a cada uno de los culpables de estos actos y les hemos de ir aplicando las sanciones que les correspondan.
Compañeros: Creo que, según se puede ir observando, vamos a tener que volver a la época de andar con el alambre de fardo en el bolsillo.

La multitud entonces aclamó a Perón y empezó a repetir la palabra "leña", término que siguiendo el argot argentino estaba referido al reclamo de castigo a los terroristas.

El Presidente Perón tomó la expresión que repetían los manifestantes y dijo:

Eso de la leña que ustedes me aconsejan ¿por qué no empiezan ustedes a darla?
Compañeros: Estamos en un momento en que todos debemos de preocuparnos seriamente, porque la canalla no descansa, porque están apoyados desde el exterior.
Decía que es menester velar en cada puesto con el fusil al brazo. Es menester que cada ciudadano se convierta en un observador minucioso y permanente porque la lucha es subrepticia. No vamos a tener un enemigo enfrente: colocan la bomba y se van. Aumentan los precios y se hacen los angelitos. Organizan la falta de carne y dicen que ellos no tienen la culpa. Al contrario, por ahí, en un diario, sacan un artículo diciendo que ellos, en apoyo del Gobierno, quieren que venga la carne, pero la carne no viene.
Todo esto nos está demostrando que se trata de una guerra psicológica organizada y dirigida desde el exterior, con agentes en lo interno. Hay que buscar a esos agentes, que se pueden encontrar si uno está atento, y donde se los encuentre, colgarlos en un árbol.[7] [6] [8]

Luego Perón se extendió largamente sobre la inflación y el desabastecimiento, propuso establecer el control de precios y convocó a los trabajadores a cuidar los precios y controlar las medidas especulativas. También se refirió a la corrupción de los funcionarios, sosteniendo que sería inflexible y que irían a la cárcel. Cerca del final de su discurso volvió a referirse al atentado diciendo:

Señores: aunque parezca ingenuo que yo haga el último llamado a los opositores, para que en vez de poner bombas se pongan a trabajar en favor de la República, a pesar de las bombas, a pesar de los rumores, si algún dia demuestran que sirven para algo, si algún día demuestran que pueden trabajar en algo útil para la República, les vamos a perdonar todas las hechas.[7]

En el cierre del discurso, el Presidente pidió a los trabajadores que "regresen a sus casas" y sostuvo que la manera responder a los ataques era "produciendo":

Compañeros: como en la horas más críticas de nuestra lucha en 1945, pediré a todos los compañeros que, como entonces, estén activos y vigilantes; pediré a todos que vayan al trabajo confiados y decididos. Todos los problemas que puedan presentarse, se resuelven produciendo. A esos bandidos los vamos a derrotar produciendo, y a los canallas de afuera los vamos a vencer produciendo. Por eso, hoy como siempre la consigna de los trabajadores argentinos ha de ser: producir, producir, producir.[7]

Luego del discurso los manifestantes se retiraron y las autoridades comenzaron a tomar conocimiento de la magnitud del atentado. Las víctimas mortales fueron Santa Festigiata de D`Amico de 84 años, Mario Pérez, León David Roumeaux, Osvaldo Mouché y Salvador Manes.

En los días siguientes, la policía detendría a varios activistas antiperonistas que confesaron ser miembros del grupo terrorista causante del atentado. Entre ellos se encontraban el radical Roque Carranza (años después sería Ministro de Defensa del presidente Raúl Alfonsín), el demócrata progresista Carlos González Dogliotti, Miguel de la Serna y Rafael Douek, que fueron condenados por la justicia y amnistiados por el presidente Perón en 1955. Los condenados han sostenido que las confesiones fueron realizadas bajo tortura, pero con posterioridad, González Dogliotti reconoció haber puesto las bombas, aunque aclarando que las mismas sólo eran bombas de estruendo y que los muertos y heridos fueron consecuencia de la estampida de la multitud a causa del terror provocado por la explosión.[9] Por su parte, Carranza negó luego haber colocado las bombas, aunque reconoció haber conocido el lugar donde las mismas se armaban,[9] en tanto que los testimonios de sus conocidos son coincidentes en sostener que "la actividad de Carranza durante los nueve años de gobierno peronista fue un incesante trajinar por los laboratorios caseros, donde se fabricaban explosivos".[10] Por su parte, Félix Luna ha identificado a los terroristas como "miembros del ala unionista" de la Unión Cívica Radical.[11]

Más recientemente, el diputado peronista Carlos Kunkel ha implicado también en los hechos al abogado y periodista Mariano Grondona, quien habría reconocido su participación directa públicamente, en su programa de televisión Hora Clave.[12]

Tradicionalmente la historiografía antiperonista ha destacado la quema de locales opositores como una consecuencia de las palabras de Perón durante el atentado, antes que como una reacción de los manifestantes al ataque terrorista y los asesinatos mismos, que en la mayor parte de esos relatos aparece minimizados, sin siquiera incluir el nombre de los muertos, y en algunos casos directamente omitido.[10] [2] En sentido contrario, la historiografía peronista ha tendido a desvincular ambos hechos, poniendo énfasis en la responsabilidad de Roque Carranza como lider del grupo terrorista y la participación en el mismo de conocidos antiperonistas y activistas de todos los grupos opositores.[12] [5]

Los ataques a los opositores[editar]

La sede del Partido Socialista[editar]

Al finalizar el acto una columna de manifestantes tomó por la Avenida de Mayo y luego por Rivadavia deteniéndose alrededor de las 19 horas frente a la Casa del Pueblo, la sede del Partido Socialista y del órgano partidario La Vanguardia, ubicada en la cuadra del 2100. De pronto algunos manifestantes se dirigieron al edificio, que estaba cerrado, con intención de penetrar en el mismo. Ramón Muñiz, virtual secretario general del partido, que estaba en el interior con un centenar de delegados solicitó ayuda por teléfono a la seccional de policía pero el comisario le respondió que no tenía gente para enviar, por lo cual todos escaparon por los fondos mientras estallaba la puerta y entraban los agresores que, según algunos testigos, habían utilizado un camión municipal como ariete.[1]

Subieron a la biblioteca ubicada en el primer piso y comenzaron a arrojar los libros a la calle y luego encendieron fuego a las instalaciones. Afirma Félix Luna:

"Hacia las 4 de la madrugada se desplomaron los techos y de la Casa del Pueblo sólo quedaron las paredes ennegrecidas. En ningún momento la policía intentó expulsar a los agresores; los bomberos aparecieron en pleno incendio, pero se limitaron a evitar que se propagara a las vecindades."[1]

José Tristán Ginzo, caricaturista político cuyos muñecos simbolizaron toda una época durante la cual el periódico socialista La Vanguardia se erigió en el máximo vocero del antiperonismo, que estaba fuera del edificio hizo este relato:

"Me encontraba de mirón en la esquina, de pronto apareció en el lugar el doctor Alfredo Palacios, éste, enardecido al ver cómo eran incendiados los talleres en donde se imprimía el periódico, y con ellos la mayor biblioteca obrera del país —tenía más de cien mil volúmenes—, increpó al oficia! de policía: «Pero, ¿cómo es que no impide este salvajismo?». A lo que aquél respondió: «Vea, doctor, .mejor que se calme . . . ¡Son órdenes de arriba!»".[13]

Con las llamas se perdió la primera (y única) colección de periódicos obreros que existía en el país; los archivos de la redacción, los muebles, la sala de máquinas y todas las pertenencias del Partido Socialista. Curiosamente, sólo se rescató el fichero de afiliados.[13]

La Casa Radical y la sede del Partido Demócrata[editar]

Los manifestantes volvieron al centro y se dirigieron a la Casa Radical ubicada en Tucumán al 1600. Forzaron la cortina metálica, juntaron elementos en el vestíbulo de entrada y le prendieron fuego pero aunque el edificio sufrió grandes daños y quedó desmantelado, no se incendió. Luego repitieron el procedimiento en la sede del Partido Demócrata que se encontraba a la vuelta, en la cual el incendio de libros y elementos tampoco se propagó al edificio. Ninguno de los locales agredidos fue protegido por la policía o los bomberos.[1]

El Jockey Club[editar]

Alrededor de medianoche una columna de manifestantes atacó la entrada del Jockey Club de Buenos Aires que da por la calle Tucumán y expulsaron a los pocos socios que allí se encontraban. Todo lo incendiable -cuadros, alfombras, muebles, papeles- ardió y con ellos también el edificio que ya estaba totalmente destruido al amanecer cuando los bomberos decidieron comenzar a actuar.[2] Manuel Anasagasti, ex presidente del Jockey Club, contó que entre los bienes robados antes del incendio había partidas de vino con sello y número de catálogo del club. Tiempo después una de esas partidas fue rematada por el Banco Municipal y se aprovechó a recuperarla mediante su compra y cuando se pusieron en venta los bienes de Perón luego de su caída también volvieron a comprar en remate otra de esas partidas que los incendiarios habían obsequiado a Perón como trofeo de guerra.[14]

Otros edificios[editar]

Hubo intentos similares en el "Petit Café" de Santa Fe y Callao que pasaba por ser un reducto opositor y en el diario La Nación pero en los dos casos la policía rechazó a los atacantes.[2]

Consecuencias[editar]

Luego del atentado el gobierno implantó el estado de sitio y en los días siguientes se multiplicaron las acciones para descubrir y detener a los terroristas que cometieron el atentado. La policía detuvo a varios dirigentes políticos opositores, sospechando relaciones con el grupo terrorista y a decenas de activistas a quienes se puso a disposición del Poder Ejecutivo sin obligación de iniciarles proceso alguno, como indica la norma constitucional del estado de sitio.[14] Aparecieron crónicas de los incendios en los diarios opositores La Nación y The Standard, sin mencionar el atentado terrorista. Por su parte la prensa oficialista sostuvo que los manifestantes peronistas habían reacciondo luego de haber sido tiroteados desde la Casa del Pueblo (socialista) y la Casa Radical.[2]

Tanto peronistas como antiperonistas han recurrido y suelen recurrir a los hechos de ese día para alimentar emociones de odio y descalificación.

El historiador antiperonista Félix Luna, pone en igual nivel el discurso del presidente Perón durante el ataque, con el ataque del grupo terrorista opositor, calificando a los asesinatos causados por éste último como "una feroz salvajada, un acto de irresponsabilidad", y a los incendios como un acto de terrorismo de Estado provocado por Perón:

"La misma barbarie corresponde imputar a Perón por los incendios de la noche. Es probable que no los haya ordenado directamente, hasta por falta material de tiempo, pues las agresiones comenzaron casi inmediatamente después de la concentración. Pero es indudable que las provocó con sus palabras irresponsables y nada hizo para impedirlas. La actitud de bomberos y policías delatan, con su pasividad, la complicidad oficial, lo que se acredita aún más por la circunstancia de que la policía haya impedido enérgicamente que las bandas se acercaran a La Nación. Lo que se hizo en defensa de La Nación no se hizo para salvar los cuatro locales políticos agredidos o el Jockey Club, lo que indica que fue un vandalismo regulado por la autoridad. Fue el primer caso de terrorismo de Estado en el país; un acto para amedrentar a la oposición, manejado desde los niveles del poder con la aquiescencia del presidente de la Nación."[2]

En sentido contrario el historiador peronista Daniel Brión ha criticado duramente la decisión del presidente radical Alfonsín de designar a una de las estaciones de subterráneos de Buenos Aires con el nombre de Roque Carranza, precisamente quien fuera condenado como jefe de la organización terrorista que ejecutó el atentado en la Plaza de Mayo, con el agravante que una de las bombas fue colocada en una estación del subte.[5] Brión califica la decisión de Alfonsín del siguiente modo:

¿Una estación de subte? ¡Al autor del más trágico atentado en la historia de los subterráneos porteños se lo homenajeó con una estación en ese mismo medio de transporte contra el que atentó! Surgen muchas incógnitas al respecto. Y preguntas, muchas preguntas: ¿Qué criterio utilizaron las autoridades de Subterráneos de Buenos Aires para cambiar el nombre de General Savio por Ministro Carranza? ¿Habrán buceado aunque sea un poquito en la historia antes de tomar la decisión o ésta fue meramente política? ¿Habrán sabido del explosivo pasado del ministro Carranza? Y la pregunta más dolorosa de todas. Es de suponer que buena parte de los muertos en el atentado han dejado en este mundo a parientes, amigos o descendientes que lloraron su partida. Y seguramente algunos de los heridos aún vivan. Y tal vez arrastren secuelas de esa tragedia. ¿Cómo se sentirán, si es que alguna vez utilizaron el subte línea D, al ver el nombre del responsable de su desgracia inmortalizado en un andén? ¿Alguna vez habrán pensado en las víctimas quienes hayan sido responsables de este desgraciado homenaje?[5]

Referencias[editar]

  • Luna, Félix (1986). Bombas e incendios en 1953. revista Todo es Historia de Buenos Aires. 
  • Gambini, Hugo (2001). Historia del peronismo vol. II. Buenos Aires. Editorial Planeta Argentina S.A. ISBB obra completa 950-49-0226-X Tomo II 950-49-0784-9. 

Notas[editar]

  1. a b c d Luna, Félix: Bombas e incendios en 1953 pág. 23 publicado en revista Todo es Historia de Buenos Aires n* 235 de diciembre de 1986
  2. a b c d e f Luna, Félix: Bombas e incendios en 1953 pág. 24 publicado en revista Todo es Historia de Buenos Aires n* 235 de diciembre de 1986
  3. *López, Antonio (1987). La FORA en el movimiento obrero. Buenos Aires. Centro Editor de América Latina. 
  4. Bayer, Osvaldo (2008). "Los héroes y la carroña", Página/12, 25 de octubre de 2008. [consult. 24-feb-2009]
  5. a b c d e Brión, Daniel (2008). "A propósito de la memoria por el Nunca Más: Estación de subte, línea D, 'Mtro. Carranza'", Pensamiento Nacional.
  6. a b Luna, Félix: Bombas e incendios en 1953 pág. 22 publicado en revista Todo es Historia de Buenos Aires n* 235 de diciembre de 1986
  7. a b c "Discurso de Juan Domingo Perón del 15 de abril de 1953", Discursos de Perón, Partido Justicialista Bonaerense, acceso el 24-2-2009.
  8. Hace 50 años, Buenos Aires vivía un día de furia publicado en diario Clarín de Buenos Aires del 15 de abril de 2003, acceso el 15-2-2009.
  9. a b Fuentes: Gambini, Hugo (2003). "La justicia de Perón ¡10 puntos!, La Nación, 7 de julio de 2003.
  10. a b Gambini, Hugo:Historia del peronismo vol. II pág. 212 Buenos Aires 2001 Editorial Planeta Argentina S.A. ISBB obra completa 950-49-0226-X Tomo II 950-49-0784-9
  11. Félix Luna (1997). Historia Integral de la Argentina, Buenos Aires: Planeta, Tomo IX, ISBN 950-742-843-7, citado por Armando Vidal en "Hace 50 años, Buenos Aires vivía un día de furia", Clarín, 15 de abril de 2003, acceso el 24-2-2009.
  12. a b "Argentina: abogado y periodista Mariano Grondona puede ser acusado por crímenes de lesa humanidad", Mercosur Noticias, 27 de febrero de 2008. [consult. 24-feb-2009]
  13. a b Crónicas del siglo pasado. La herencia de Juan B. Justo Acceso el 15-2-2009
  14. a b Gambini, Hugo: Historia del peronismo vol. II pág. 216 Buenos Aires 2001 Editorial Planeta Argentina S.A. ISBB obra completa 950-49-0226-X Tomo II 950-49-0784-9