Manto (indumentaria)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Los pobres en la fuente, pintura de Francisco de Goya (hacia 1786) con una aguadora cubierta con mantón. Museo del Prado.
Lujoso manto de piel en un Retrato de la actriz María Antonia Fernández, "La Caramba", hacia 1788, modelo y árbitro de la moda femenina durante buena parte de la segunda mitad del siglo XVIII.[1]

Se llama manto al velo con que se cubren las mujeres de pies a cabeza así como el que les cubre cabeza y cuerpo hasta la cintura.[2]

También se llama así a un complemento de la vestidura de ceremonia que se ata por encima de los hombros en forma de capa y cubre todo el cuerpo hasta el suelo. Similar a esta es el manteo que usaban los eclesiásticos, estudiantes y letrados.[3]

Tipos de manto[editar]

  • Manto caballeroso. Vestidura talar propia y privativa de los caballeros y por la cual se distiguían de los que no lo eran.
  • Manto capitular. Vestidura exterior que los caballeros de las órdenes militares usan para reunirse en capítulo.
  • Manto de humo. Manto negro y transparente de seda que llevaban antiguamente las mujeres en señal de luto.
  • Manto de soplillo. Tipo de manto que se hacía de tafetán muy débil y lo llevaban las mujeres por gala.[4]

Historia[editar]

Fernando VII vistiendo manto.

Algunas veces esta voz sirve para indicar diferentes vestidos anchos de los antiguos que usaban sobre otros vestidos; pero que se diferenciaban un poco de los mantos: tales eran la lucerna, el palio, la palla, el paludamento, el peplum, la toga, etc.

Aunque el uso de los mantos es de todos tiempos y de todos los pueblos, no obstante Millin cree que entre ningún pueblo moderno se ha usado más que entre los franceses. Se solía abrochar sobre el hombro derecho dejando este brazo enteramente libre y se echaba el manto sobre el hombro izquierdo cuando se quería hacer uso de la espada. Por atrás colgaba hasta casi llegar al suelo.

Se distinguían los diversos órdenes de señores o su categoría por lo ancho de la orla o embozo, por la calidad del forro de armiño de que solía estar guarnecida, por lo largo del doblez del cuello o por lo largo de la cola rozagante. Los duques, condes, barones, etc., la llevaban de una ropa de color escarlata o violeta; este último color fue durante largo tiempo el traje de ceremonia de los pares de Francia.

El manto pasó a ser durante mucho tiempo un símbolo y el signo de la caballería y los mismos reyes acostumbraron a regalar un manto a los nuevos caballeros que lloraban con la acolade en las fiestas solemnes o en los días de gran corte. A fin de que este obsequio fuese más apreciable, solían ser los mantos que distribuían de color escarlata: color que se aproximaba al que usaban los monarcas. Estos mantos los daba el rey todos los años en verano y en invierno a los principales señores o dignidades del reino y a los caballeros de su casa o servicio. Esto se llamaba librea o entrega de los mantos.

El gran maestre de la Orden de Malta se distingue por un gran manto, lo mismo que todos los otros grandes maestres y caballeros de la mayoría de las órdenes militares. Llaman manto capitular al que usan para asistir a las asambleas o capítulos de la Orden, mientras que el otro manto que llevaban antiguamente para todo uso y distinguía a los caballeros de los que no lo eran, tenía el nombre de manto caballeroso.[5]

Etimología[editar]

Según Du-Cange en su glosario, la palabra mantum demuestra que la investidura de las mayores dignidades se hacía por el manto. Después, la cota de armas reemplazó al manto.

Suponen algunos autores que el uso de los mantos se introdujo en Europa en la época de las Cruzadas, habiéndolo tomado de los orientales y que su nombre se deriva de las voces árabes o persas mandil o mandel. Otros no obstante, creen que viene del griego antiguo y varios opinan que del griego de la Edad Media. Leman deriva la etimología de mantellium o mantelum, palabra latina usada por Plauto y Varrón al paso que se empeñan otros en que deriva de mantel, antigua palabra céltica.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Távera, 2000, pp. 359-361.
  2. de Sousa Congosto, Francisco (2007). AKAL, ed. Introducción a la historia de la indumentaria en España. Madrid: Itsmo. ISBN 978-84-7090-429-5. 
  3. Diccionario Enciclopédico Gaspar y Roig, 1870
  4. a b Diccionario histórico enciclopédico, 1830

Enlaces externos[editar]