Fritz Haber

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nobel prize medal.svg Fritz Haber
Fritz Haber.png
Fritz Haber
Nacimiento 9 de diciembre de 1868
Flag of Prussia Breslau, Reino de Prusia
Fallecimiento 29 de enero de 1934
Suiza
Campo Fisicoquímica
Premios
destacados
Medalla Liebig (1914)

Fritz Haber (* Breslau, Reino de Prusia (ahora Wrocław, Polonia), 9 de diciembre de 1868 - † Basilea, Suiza, 29 de enero de 1934) fue un químico alemán galardonado con el Premio Nobel de Química del año 1918, por su desarrollo de la síntesis del amoniaco, importante para fertilizantes y explosivos. Haber, junto con Max Born, propone el ciclo de Born-Haber como un método para evaluar la energía reticular de un sólido iónico. También ha sido descrito como el "padre de la guerra química" por su trabajo sobre el desarrollo y despliegue del gas dicloro (antiguamente cloro) y otros gases venenosos durante la Primera Guerra Mundial.

Biografía[editar]

Nació en Breslau, Alemania (hoy Wroclaw, Polonia), en una familia judía asquenazí. La suya era una de las más antiguas familias de la ciudad. Haber más tarde se convirtió por conveniencia del judaísmo al cristianismo. Su madre murió durante el parto. Su padre era un comerciante muy conocido en la ciudad. Desde 1886 hasta 1891, estudió en la Universidad de Heidelberg con Robert Bunsen, de la Universidad de Berlín (en la actualidad la Universidad Humboldt de Berlín) en el grupo de August Wilhelm von Hofmann, y en la Escuela Técnica Superior de Charlottenburg (hoy la Universidad Técnica de Berlín) con Carl Theodor Liebermann. Se casó con Clara Immerwahr durante 1901. Clara también fue una química y una opositora del trabajo de Haber en la guerra química. Después de una discusión con Haber sobre el tema, ella se suicidó. Su hijo, Hermann, nacido en 1902, más tarde también se suicidó a causa de su vergüenza por el trabajo de su padre, la guerra química. Antes de iniciar su propia carrera académica, trabajó en el negocio químico de su padre y en el Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zúrich con Georg Lunge.

Premio Nobel[editar]

Durante su estancia en la Universidad de Karlsruhe desde 1894 hasta 1911, Fritz Haber y Carl Bosch desarrollaron el Proceso de Haber, que es la síntesis catalítica del amoniaco a partir del dihidrógeno y el dinitrógeno atmosférico en condiciones de alta temperatura y presión [4].

En 1918 recibió el Premio Nobel de Química por este trabajo.

El proceso Haber-Bosch fue un hito en la industria química], ya que independizó la síntesis del amoniaco y de productos nitrogenados, tales como fertilizantes, explosivos y materias primas químicas, de los depósitos naturales, especialmente el nitrato de sodio (caliche), del cual Chile era uno de los principales (y casi único) productores. La producción de nitrato natural extraído en Chile se redujo de 2,5 millones de toneladas métricas en 1925 (vendidas a 45 dólares por tonelada empleando a 60 000 trabajadores) a sólo 800 000 toneladas en 1934 (a un precio de 19 dólares por tonelada empleando a 14 133 trabajadores) [5].

También investigó las reacciones de combustión, la separación del oro del agua del mar, los efectos de absorción, la electroquímica y la investigación de radicales libres (ver reactivo de Fenton). Una gran parte de su obra desde 1911 hasta 1933 se llevó a cabo en el Instituto Kaiser Wilhelm para Química Física y Electroquímica en Berlín-Dahlem. En 1953, este instituto fue rebautizado por él. A veces se le atribuye, erróneamente, la primera síntesis del MDMA (que fue sintetizado por primera vez por el químico de Merck KGaA Köllisch Anton en 1912).

Primera Guerra Mundial[editar]

Fritz Haber desempeñó un papel importante en el desarrollo de la guerra química en la Primera Guerra Mundial. Parte de este trabajo incluyó el desarrollo de las máscaras de gas con filtros absorbentes. Además de dirigir los equipos de desarrollo de gas dicloro y otros gases letales para su utilización en la guerra de trincheras, Haber fue el encargado de personal para la liberación de estos gases a pesar de su prohibición por la Convención de La Haya de 1907 (de la que Alemania era un país signatario). Los futuros premios Nobel James Franck, Gustav Hertz, y Otto Hahn fueron soldados de gas en la unidad de Haber.

La guerra del gas en la Primera Guerra Mundial fue, en cierto sentido, la guerra de los químicos, con Haber enfrentado al francés premio Nobel de Química Victor Grignard. En cuanto a la guerra y la paz, Haber dijo una vez: "en tiempo de paz, un científico pertenece al mundo, pero en tiempo de guerra pertenece a su país". Este es un ejemplo de los dilemas éticos que enfrentan los químicos en ese momento [8].

Su primera esposa, Clara, compañera química y la primera mujer que obtuvo un doctorado en la Universidad de Breslau, se suicidó con un revólver en su jardín, posiblemente en respuesta a que Haber supervisó personalmente el primer uso con éxito del dicloro en el Segunda Batalla de Ypres, el 22 de abril de 1915. Se pegó un tiro en el corazón el 15 de mayo, y murió en la mañana. Esa misma mañana, Haber fue al Frente Oriental para supervisar la liberación de gas contra los rusos [10].

Haber fue un patriota alemán que estaba orgulloso de su servicio durante la Primera Guerra Mundial, por lo que fue condecorado. Incluso se le dio el grado de capitán por el Káiser, raro para un científico demasiado viejo para alistarse en el servicio militar.

En sus estudios sobre los efectos del gas venenoso, Haber señaló que la exposición a una baja concentración de un gas venenoso durante mucho tiempo a menudo tenía el mismo efecto (la muerte) que la exposición a una alta concentración durante un corto tiempo. Formuló una simple relación matemática entre la concentración del gas y el tiempo de exposición necesario. Esta relación se conoce como la regla de Haber.

Haber defendió la guerra del gas contra las acusaciones de que era inhumano, diciendo que la muerte era la muerte, por cualquier medio que se infligiera. Durante la década de 1920, los científicos que trabajan en su instituto desarrollaron la formulación del gas cianuro Zyklon A, que fue utilizado como insecticida, sobre todo como fumigante en los almacenes de grano. [11] Los nazis refinaron el trabajo original de Haber en Zyklon B, una variante letal. [12] Durante el Holocausto fue utilizado en las cámaras de gas en Auschwitz-Birkenau y otros campos en la campaña nazi de exterminio de judíos, gitanos y otros considerados por el Tercer Reich como razas inferiores o no deseados socialmente.

Después de la guerra[editar]

En la década de 1920, Haber buscó exhaustivamente un método para extraer el oro del agua del mar, y publicó una serie de trabajos científicos sobre el tema. Después de años de investigación, concluyó que la concentración de oro disuelto en el agua del mar era mucho menor que las informadas por investigadores anteriores, y que la extracción de oro del agua del mar no era rentable.

El genio de Haber fue reconocido por los nazis, que le ofrecieron financiación especial para continuar sus investigaciones sobre armas. Pero como resultado de que a sus compañeros científicos judíos que ya les habían prohibido trabajar en el Reich, dejó Alemania en 1933. Su Premio Nobel de Química, y las aportaciones posteriores a los esfuerzos de guerra de Alemania en forma de fertilizantes químicos, explosivos y municiones de veneno, no fueron suficientes para evitar la difamación eventual de su herencia por el régimen nazi. Se trasladó a Cambridge, Inglaterra, junto con su asistente JJ Weiss, durante unos meses, tiempo durante el cual Ernest Rutherford deliberadamente se negó a darle la mano, debido a su implicación en la guerra con gases venenosos. Haber recibió el ofrecimiento de Chaim Weizmann para el cargo de director en el Instituto Sieff Investigación (ahora el Instituto Weizmann), en Rehovot, en el Mandato de Palestina, y lo aceptó. Comenzó su viaje a lo que es hoy Israel en enero de 1934, después de recuperarse de un ataque al corazón. Su mala salud lo redujo y el 29 de enero de 1934, a la edad de 65 años, murió de insuficiencia cardíaca en un hotel de Basilea, donde se encontraba descansando en su camino hacia el Medio Oriente. Fue incinerado y sus cenizas, junto con las cenizas de Clara, fueron enterradas en el cementerio de Hörnli Basilea. En su testamento ordenó que su amplia biblioteca privada fuera donada al Instituto Sieff.

La familia inmediata de Haber también salió de Alemania. Su segunda esposa, Charlotte, con sus dos hijos, se estableció en Inglaterra. Hermann, hijo de su primer matrimonio, emigró a los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Se suicidó en 1946. Los miembros de la familia extendida de Haber murieron en campos de concentración. Uno de sus hijos, Ludwig ("Lutz") Fritz Haber (1921-2004), se convirtió en un eminente historiador de la guerra química en la Primera Guerra Mundial, y publicó un libro llamado La nube venenosa (1986).

Obras publicadas[editar]

Su principal obra se titula Thermodynamik technische Gasreaktionen (1905). Su segunda obra se titula, El Mundo Mágico de la Ciencia (1910).

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]



Predecesor:
Richard Martin Willstätter
Premio Nobel de Química
Medalla del Premio Nobel

1918
Sucesor:
Walther Hermann Nernst

Bibliografía[editar]