Máscara antigás

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Máscara antigás belga de la década de los 30. Modelo L.702.

Una máscara antigás es un dispositivo de uso individual, que se ajusta a la cabeza para proteger de vapores y gases venenosos. Consta de un cuerpo fabricado de un material flexible que se adapta a la cara, unas protecciones plásticas para los ojos y una válvula para expulsar el aire.

Fue creada en 1915 por Garrett August Morgan.

A la máscara se le conecta por medio de una rosca un filtro que es diferente según sean los requerimientos de protección. Este consta típicamente de un cuerpo cilíndrico con dos aperturas, una de ellas con una rosca que se conecta a la máscara.

El uso y la cantidad de máscaras antigás aumentó considerablemente en el comienzo de la 1ª Guerra Mundial debido a que durante este periodo fue cuando se crearon y emplearon experimentalmente las armas químicas más letales de la historia. Fue muy importante su uso ya que en su tiempo eran utilizadas contra las bombas de gas y otros químicos ya inventados, que podían ser letales y provocar la muerte.

Funcionamiento del filtro[editar]

Sección de un filtro moderno.

En el interior de este cilindro existen diferentes etapas de filtrado:

  1. Filtrado físico: en la que un disco con microporosidades filtra partículas de pequeño tamaño.
  2. Filtrado químico: en la cual se encuentra carbón activo al cual se le suele añadir otras sustancias para hacer que algunos gases tóxicos que no son absorbidos por el carbón sean inocuos para el organismo, por ejemplo, una mezcla de óxido de cobre y oxido de manganeso para oxidar el monóxido de carbono (CO) dando lugar a dióxido de carbono (CO2).
  3. Filtrado de carbón: El carbón debido a su naturaleza frágil desprende partículas de este durante el paso de aire, para evitar que estas partículas sean introducidas en el organismo se dispone de un filtro similar al inicial que filtra estas partículas de carbón y partículas que pudieran haber atravesado el filtro inicial.

Evolución tecnológica en las máscaras antigás[editar]

Bomberos en Buenos Aires con máscaras de gas en 1931.

Inicialmente las máscaras se fabricaban partiendo de una vulcanización de caucho natural al cual se le acoplaba el soporte metálico para el filtro, hebillas metálicas para sujetar las correas, que solían ser de tela o lona, y dos piezas oculares de vidrio principalmente en forma esférica.

El vidrio en el visor causaba empañamiento y el consiguiente entorpecimiento de la visión, esto fue remediado por medio de dos laminas anti-vaho de un material que, aunque transparente, absorbía el vapor de agua.

Modernamente, el visor suele ser de policarbonato, el cuerpo de siliconas y otros polímeros plásticos, las correas de caucho, silicona y látex y las piezas de conexión con filtros de polímeros plásticos.

Las máscaras modernas tienen sistemas para optimizar la comunicación, la mayoría se basan en un diafragma plástico situado delante de la boca, que vibra al hablar y permite una comunicación mejor. También existen máscaras antigás con un sistema adicional para beber mientras esta es usada.

Estas máscaras son comúnmente utilizadas con otros equipos de protección ya que algunos tóxicos no sólo afectan a las vías respiratorias, puede ser usado en conjunto con un traje NBQ.

Tipos de máscaras[editar]

Máscara industrial comparada con máscara militar.

Se distinguen principalmente dos grupos de máscaras antigás:

  • Las de uso militar o civil, para la protección ante agentes químicos y biológicos (comúnmente denominadas armas químicas o de destrucción masiva). Como ejemplos de agentes químicos el sarín, el somán, tabun, VX ...
  • Las de uso industrial, para la protección de gases, líquidos y sólidos nocivos para la salud. Como ejemplos el cloro, amoniaco, mercurio, amianto y otros.

Se pueden diferenciar las máscaras modernas de uso industrial de las de uso militar por la situación del filtro, si el filtro está situado en un lateral de la máscara esto indica que muy probablemente esta sea de uso militar y si por el contrario tiene el filtro apuntando hacia el frente indica su uso industrial.

Esto se explica por el motivo de que para disparar armas de fuego largas es necesario acercar la mejilla al cuerpo del arma para poder apuntar, con el filtro a un lateral (depende de si uno es diestro o zurdo) puede alinear el ojo con la mira del cañón, si por el contrario estuviese delante no es posible la operación.