Zyklon B

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Envases del Zyklon B.

Zyklon B era la marca registrada de un pesticida a base de cianuro que se usó en la Alemania Nazi durante el Holocausto para asesinar a millones de personas.

Era fabricado por la compañía IG Farben, que era la unión de la farmacéutica Bayer y otras 2 compañías alemanas. También conocido como Cyclon B, consistía en ácido cianhídrico (ácido prúsico), junto con un estabilizador y un aditivo odorante e irritante de advertencia. Con esta mezcla se impregnaban diversos materiales de soporte, tales como pequeñas bolas absorbentes, discos de fibra, o tierra de diatomeas. El producto se almacenaba y distribuía en latas metálicas herméticas; Una vez abiertas, al contacto con el agua o la humedad del aire, del material de soporte se desprendía cianuro de hidrógeno gaseoso (HCN).

El Zyklon B todavía se produce en la República Checa bajo la marca registrada Uragan D2 para exterminar insectos y roedores.

Uso como pesticida[editar]

El empleo como pesticidas de compuestos cianurados comenzó en los últimos años del siglo XIX, inicialmente en forma de producción "in situ" mediante diferentes reacciones químicas. Se emplearon intensamente en fumigación agricola al aire libre, en instalaciones agrícolas tales como establos o silos, o en elementos de transporte como vagones de ferrocarril o bodegas de barcos. Los procedimientos eran a veces engorrosos, potencialmente peligrosos y a menudo empleaban algún tipo de equipamiento mecánico o de relojería que realizase la dosificación a distancia del fumigador, lo cual complicaba y encarecía el proceso. El desarrollo del Zyklon B y otros productos similares pretendía solucionar estas plagas, facilitando y aumentando la seguridad de la manipulación, almacenaje y dosificación del cianuro. Antes de la guerra el Zyklon B se utilizó comercialmente durante más de 15 años como pesticida contra roedores e insectos.

Uso en humanos[editar]

Envases de Zyklon B vacíos, encontrados por los Aliados al final de la Segunda Guerra Mundial.

El pesticida fue utilizado como arma química por los alemanes en las cámaras de gas de los campos de exterminio de Auschwitz-Birkenau, Majdanek y Mauthausen-Gusen. El Zyklon B se usó para controlar los parásitos responsables de la extensión de brotes de tifus en los campos, pero a través de un proceso de ensayo y error iniciado por varias iniciativas individuales, acabó convirtiéndose en uno de los principales instrumentos de la "solución final" nazi. En enero o febrero de 1940, se utilizó sobre 250 niños gitanos de Brno en el campo de concentración de Buchenwald para probar el efecto del gas. En septiembre de 1941 se realizaron experimentos con Zyklon B en Auschwitz I. El 3 de septiembre de ese año, 600 prisioneros de guerra soviéticos fueron gaseados con Zyklon B, siendo ésta la primera experimentación con el gas en el campo de Auschwitz.[1]

El Zyklon B lo suministraban las compañías alemanas Degesch (Deutsche Gesellschaft für Schädlingsbekämpfung mbH, Corporación Alemana para el Control de Plagas) y Testa (Tesch und Stabenow, Internationale Gesellschaft für Schädlingsbekämpfung m.b.H), bajo licencia del dueño de la patente, la empresa IG Farben. Testa proporcionaba 2000 kg al mes, y Degesch 750 kg

Los nazis pidieron a Degesch que produjese Zyklon B, sin el odorante de advertencia, pero éstos se negaron ya que significaría perder la licencia industrial.

Después de la guerra, una corte militar británica juzgó y ejecutó a dos directores de Testa por suministrar el producto químico. Irónicamente, el Zyklon B fue desarrollado en la década de 1920 por Fritz Haber, un judío alemán que fue forzado a emigrar en 1934 y cuya extensa familia fue asesinada usando el gas que él ayudó a crear.[2]

El uso de la palabra Zyklon (ciclón, en idioma alemán) continúa incitando reacciones airadas de los grupos judíos. En 2002, las empresas Bosch Siemens Hausgeräte y Umbro fueron forzadas a renunciar a sus tentativas de utilizar o registrar la marca para sus productos. También se usó Zyklon A como plaguicida, con cianoformiato de metilo como agente activo. Su fabricación fue prohibida bajo el Tratado de Versalles, pues podría ser un precursor en la producción de armas químicas.

Los negacionistas del Holocausto afirman que no se usó Zyklon B en las cámaras de gas, según lo evidenciado por la carencia de residuo de azul de Prusia en los compartimentos. En 1994, el Instituto de Investigación Forense en Cracovia examinó esta alegación, teniendo en cuenta que la formación de azul de Prusia por la exposición al cianuro de ladrillos no es una reacción altamente probable.[3] Utilizando técnicas de microdifusión se probaron 22 muestras de las cámaras de gas, cámaras de desinfección (como controles positivos) y vivienda (como controles negativos). Se encontraron residuos de cianuro tanto en las cámaras de desinfección como en las ruinas de las cámaras de gas pero ninguno en las ruinas de la vivienda.[4]

Efectos sobre las víctimas en las cámaras de gas[editar]

El Zyklon B se vertía en tuberías perforadas desde el tejado, una vez que las víctimas eran encerradas. El Zyklon B reaccionaba con la humedad ambiental interna producida por las personas, y estas sufrían en primer lugar sofocación. Posteriormente perdían el control de los esfínteres por la anoxia. Como resultado de ello, las víctimas se orinaban y defecaban sin control, mientras que las mujeres en regla menstruaban desmesuradamente. Luego venía la inconsciencia, la muerte cerebral, el coma y la muerte, entre 20 y 25 minutos después de ingresadas las dosis de veneno. La muerte no es instantánea como podría deducirse sino debida a una sofocación creciente en las víctimas.

En las memorias de Nyiszli Miklos, uno de los escasos supervivientes del sonderkommando de Auschwitz y médico patólogo de profesión, puede leerse que el sonderkommando encontraba en la cámara de gas los cadáveres en capas. Debajo los más débiles (ancianos, niños), en el medio las mujeres y encima los más jóvenes y fuertes.

Eficiencia[editar]

El Zyklon B era un tóxico altamente eficaz. En condiciones ideales tan sólo se requería apenas 4 gramos por persona para causar la muerte, esto significaba que 1 tonelada de este producto tenía el potencial para dar muerte a 250.000 personas.[5] Las producciones de este compuesto con licencia Degesch no están del todo documentadas pero por dar un ejemplo, en 1944 se usaron en Oranienburg 2175 kg y 1175 kg en Auschwitz suministradas por Degesch mediante el médico de las SS Kurt Gerstein. Esta cantidad, en total unos 3790 kg, representa el exterminio de casi 1 millón de personas.

Referencias[editar]

  1. Beevor, Antony (1999). Stalingrad. Londres: Penguin Books. p. 59. 
  2. BBC. «N: el portador de la vida y la muerte a escala épica». Consultado el 15 de junio de 2014.
  3. Amoklauf gegen die Wirklichkeit. Praca zbiorowa; B. Gallanda, J. Bailer, F. Freund, T. Geisler, W. Lasek, N. Neugebauer, G. Spenn, W. Wegner; Bundesministerium fuer Unterricht und Kultur Wien, 1991
  4. «A Study of the Cyanide Compounds Content in the Walls of the Gas Chambers in the Former Auschwitz and Birkenau Concentration Camps». The Institute for Forensic Research, Cracow (15-01-2000). Consultado el 12-09-2008.
  5. [Hébert, ibidem (nota 88)]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]