Batalla de Badajoz (1936)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Badajoz
Campaña de Extremadura - Guerra Civil Española
Fecha 14 de agosto de 1936
Lugar Badajoz (España)
Coordenadas 38°52′00″N 6°58′00″O / 38.86666667, -6.96666667Coordenadas: 38°52′00″N 6°58′00″O / 38.86666667, -6.96666667
Resultado Victoria de los sublevados: Se asegura la retaguardia de los sublevados en Extremadura.
Cambios territoriales Badajoz pasa a ser controlado por las fuerzas sublevadas.
Beligerantes
Bandera de EspañaRepública Española Bandera de España[1] Fuerzas sublevadas
Comandantes
Ildefonso Puigdendolas
José Cantero Ortega
Juan Yagüe
Carlos Asensio
Antonio Castejón
Helí Rolando de Tella
Fuerzas en combate
Guarnición de Badajoz
• 6.000 milicianos
Ejército de África
• 3.000 regulares
• 30 piezas de artillería
Bajas
• 750 muertos
• 3.500 heridos, prisioneros o desaparecidos
• 44 muertos
• 141 heridos
[editar datos en Wikidata ]

La Batalla de Badajoz desarrollada en esta ciudad del oeste de España, en la frontera con Portugal, durante la jornada del 14 de agosto de 1936, resultó en una de las victorias que se consideran de mayor trascendencia durante la Guerra Civil Española del Bando sublevado contra el Gobierno de la II República, ya que permitió la comunicación entre las áreas de su control del norte y sur, a la vez que aisló definitivamente de Portugal el territorio controlado por el Gobierno republicano.

Tras la batalla, se desencadenó uno de los episodios más controvertidos de represión y asesinatos de toda la guerra, la llamada masacre de Badajoz.

Situación estratégica[editar]

En el verano de 1936, unos 10.000 soldados de tropas regulares del Ejército de África fueron transportados en puentes aéreos alemanes e italianos al sur de España superando el Estrecho de Gibraltar. El bando sublevado se reunió en Sevilla y el 1 de agosto el general Franco ordenó dirigirse hacia el norte para enlazar con las fuerzas del general Mola.

Dirigidos por el coronel Asensio y el comandante Castejón, el bando nacional se dirigió hacia el norte con un destacamento motorizado, parándose para bombardear y capturar poblaciones fronterizas. El 10 de agosto, el teniente coronel Yagüe llegó para coger el mando cerca de Mérida, el bando sublevado había asegurado 300 km de la frontera con Portugal. Mérida cayó tras una dura lucha en las orillas del Guadiana, dejando a la vecina Badajoz aislada y como la última posición de la República en la frontera. Yagüe marchó hacia Badajoz con 2.250 legionarios, 750 regulares marroquíes y cinco baterías, dejando al comandante Tella atrás para mantener Mérida.

Dentro de la ciudad-fortaleza, el coronel Puigdendolas dirigía a unos 6.000 milicianos republicanos. Cuando el ejército sublevado se acercaba, un grupo de guardias civiles intentó desertar al bando sublevado. Puigdendolas aplastó la revuelta, pero minó la confianza de sus hombres.

La batalla[editar]

Orden de batalla[editar]

El avance del Ejército Expedicionario de África sobre las murallas de Badajoz dio comienzo el 12 de agosto de 1936 con el siguiente orden de batalla:

  • Agrupación Asensio, integrada por:
    • IV Bandera de la Legión al mando del comandante José Vierna Trápaga.
    • I Tábor de Tetuán al mando del comadante Serrano Montaner.
    • Batería de Artillería del capitán Barón.
  • Agrupación Castejón.
    • V bandera de la Legión al mando del capitán Tiede Zen.
    • II Tábor de Ceuta al mando del comandante Amador de los Ríos.
    • Batería de 105 del capitán Ruiz Mateos.
  • Agrupación Tella como reserva guarneciendo la ciudad de Mérida.

Valor estratégico de la plaza[editar]

Mapa de las operaciones entre agosto y septiembre de 1936.

Como se puede observar en la imagen, la toma de Badajoz era vital para el Bando nacional, pues comunicaba el grupo de ejércitos del Sur con la zona Norte controlada por el general Mola. En rojo se puede ver la zona controlada por la república, en azul el territorio bajo control de los sublevados y en verde los avances de éstos en este período.

Ataque[editar]

El bando sublevado lanzó su ataque en la tarde del 14 de agosto, tras bombardear la ciudad durante la mayor parte del día. Una unidad de la Legión, cantando y gritando, asaltó la Puerta de la Trinidad. Una resistencia resuelta de las ametralladoras y tiradores republicanos frenó el asalto, triturando varias oleadas de tropas nacionales.

Ignorando sus bajas, los legionarios continuaron avanzando. Una carga conducida por carros blindados ganó la puerta y los nacionales superaron a los defensores, corriendo hacia la brecha y llegando al combate cuerpo a cuerpo. Pese a que posteriores leyendas hablen de pérdidas entre los asaltantes de hasta 250 muertos, los historiadores franquistas redujeron esas pérdidas, sabiendo hoy día que el total de bajas entre los asaltantes fue de 44 muertos y 141 heridos[2]

En la parte sur unidades sublevadas asaltaron las murallas con menos dificultad. Los regulares de Tetuán se abrieron paso a través de la Puerta de Carros y los legionarios y marroquíes barrieron a los republicanos de los cuarteles. Una vez dentro, persiguieron a la milicia republicana, acuchillándoles en su camino al centro de la ciudad. La lucha callejera aún duraba pasada la medianoche. Puigdendolas, mientras tanto, salió de la ciudad y huyó a Portugal.

Consecuencias[editar]

La caída de Badajoz separó de la República la región de Extremadura del norte de Huelva, que fue posteriormente acallado por el emergente estado del bando sublevado. Tras la batalla, Yagüe se dirigió al norte hacia Madrid y llegó al Tajo. Allí se enfrentó a fuerzas republicanas en batallas campales en las semanas siguientes.

La Batalla de Badajoz siguió patrones que continuaron el resto del verano: milicianos republicanos tomaban fortalezas medievales que salpicaban Castilla, sin poder parar ni retrasar el avance de las tropas profesionales de Franco. El ejército regular probó ser capaz de barrer defensas preparadas por fuerzas enemigas superiores, pero a menudo sufría asombrosas pérdidas de sus mejores tropas. A finales de año, una buena parte de la Legión moriría [cita requerida], a lo largo de una serie de ciudades amuralladas que se extendían desde Sevilla hasta las afueras de Madrid.

La matanza de Badajoz[editar]

Tras la toma de la ciudad por las fuerzas sublevadas, estas llevaron a cabo una brutal represión entre los defensores de la ciudad y perpetraron la masacre de Badajoz, asesinando a entre 200 y 4.000 personas (según versiones).

Estos asesinatos fueron llevados a cabo en distintos lugares de la ciudad, sobre todo en la plaza de toros en los días posteriores a la batalla, y tuvieron una gran trascendencia internacional debido a la presencia de periodistas de diversos medios en la ciudad.

Fuentes[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. En los primeros momentos de la Guerra, las fuerzas sublevadas no tenían una bandera diferente a la del resto del ejército. El 29 de agosto de 1936 un decreto de la Junta de Defensa Nacional (organismo que ostentaba la Jefatura del Estado en la zona nacional) restableció la bandera bicolor, roja y gualda.
  2. La columna de la muerte, Edit critica, ISBN 84-8432-431-1 Francisco Espinosa

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]