António de Oliveira Salazar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
António de Oliveira Salazar
António de Oliveira Salazar
Primer Ministro António de Oliveira Salazar.

10 de mayo de 1932-27 de septiembre de 1968
Presidente Óscar Carmona
él mismo
Francisco Craveiro Lopes
Américo Tomás
Predecesor Domingos da Costa e Oliveira
Sucesor Marcelo Caetano

18 de abril-9 de agosto de 1951
Predecesor Óscar Carmona
Sucesor Francisco Craveiro Lopes

Datos personales
Nacimiento 28 de abril de 1889
Bandera de Portugal Vimieiro, Reino de Portugal
Fallecimiento 27 de julio de 1970 (81 años)
Bandera de Portugal Lisboa, Portugal
Partido Unión Nacional
Cónyuge Soltero
Profesión Abogado, economista y profesor
Tratamiento Profesor Doctor
Religión Católico
Residencia Lisboa

António de Oliveira Salazar (Vimieiro, Santa Comba Dão, Portugal, 28 de abril de 1889 - Lisboa, Portugal, 27 de julio de 1970), fue un dictador portugués. Ejerció como Primer Ministro entre 1932 y 1968 e interinamente la Presidencia de la República en 1951. Fue la cabeza y principal figura del llamado Estado Novo, que abarcó el periodo 1926-1974, si bien el régimen no se consolidó como tal hasta 1933.

Primeros años de vida[editar]

Acta de Nacimiento de Salazar

Nació en Vimieiro, siendo el único hijo varón de cinco de una modesta familia de campesinos, en el año 1905 entró como seminarista en Viseu; en aquel tiempo era conocido despectivamente como "el hijo de Manholas". Dándose cuenta de su falta de vocación religiosa e involucrado en el agitado ambiente político que surge en Portugal a raíz del asesinato del rey Carlos I, se mudó a Coímbra para estudiar Derecho (1910). En 1914 obtuvo el título de bachiller en Derecho y en 1916 asistente de Ciencias Económicas. Asumió la regencia de la cátedra de Economía Política y Finanzas en 1917 por invitación del profesor José Alberto dos Reis, antes de doctorarse en 1918.

Durante este período en Coímbra materializa su inclinación por la política en el Centro Académico de la Democracia Cristiana, donde traba algunas amistades, como la del que será después Cardenal Patriarca de Lisboa, Manuel Gonçalves Cerejeira, con quien compartió alojamiento en la "República dos Grilos" en Coimbra ('"república"' es el nombre informal que se da a las residencias o albergues estudiantiles). Combate el anticlericalismo de la Primera República con artículos de opinión que escribe para periódicos católicos. Acompaña a Cerejeira en palestras y debates. Estudia a Maurras, Le Play y las encíclicas sociales de León XIII y va así consolidando su pensamiento y desarrollándolo en sus artículos. Sus opiniones y contactos en el Centro Académico de la Democracia Cristiana le llevarán en 1921 a presentarse como diputado al Parlamento por la ciudad norteña de Guimarães. Tras ser elegido, y sin encontrar en ello motivación alguna, regresó a la Universidad pasados exactamente dos días, tal como había prometido a sus amigos. Se mantiene en su cátedra hasta 1926, escribiendo y dando conferencias.

Llegada al poder[editar]

Estandarte de la Unión Nacional

Con la crisis económica y la agitación política de la I República (que se prolongó incluso después de la Revolución Portuguesa de 1926), la dictadura militar llama a Salazar en junio de 1926 para asumir la cartera de Ministro de Finanzas. Salazar había exigido manos libres para decidir en los asuntos de su negociado; de lo contrario, prometió dejar la cartera y volverse "en el primer tren que saliese para Coimbra". Así fue. Pasados trece días Salazar renuncia al cargo por no habérsele satisfecho las condiciones que consideraba indispensables para su ejercicio y vuelve a su cátedra en la Universidad de Coímbra

En 1928, tras la elección del presidente António Carmona y en vista del fracaso de su antecesor en conseguir un abultado préstamo externo con vistas al equilibrio de las cuentas públicas, Salazar vuelve a asumir la cartera. De inmediato Oliveira Salazar exigió controlar los gastos e ingresos de todos los ministerios. Satisfecha la exigencia, impuso una fuerte austeridad y riguroso control de las cuentas, consiguiendo un superávit en las finanzas públicas tras el ejercicio económico de 1928-29, y esforzándose en mantener un presupuesto equilibrado, al extremo de recortar severamente los gastos del Estado. "Sé muy bien lo que quiero y a dónde voy" declaró en su toma de posesión.

En la prensa favorable a Salazar, sería muchas veces retratado como salvador de la patria debido a que, tras muchos años de dificultades, la economía portuguesa no sufría de déficit presupuestario desde 1928. Este hecho, considerado una proeza, hizo ganar a Salazar un gran prestigio entre las corrientes de la derecha republicana, de los monárquicos y de los católicos.

Posteriormente, la propaganda y la manipulación política se utilizaron para consolidar su poder, mientras Salazar amenazaba nuevamente con su renuncia en caso de que la derecha portuguesa sugiriese limitar sus poderes. Para esas fechas, la economía portuguesa había dejado atrás el déficit y los gravosos empréstitos contratados en el extranjero, y las fuerzas armadas y la élite financiera apoyaban a Salazar, temiendo sufrir nuevamente el caos financiero de la Primera República Portuguesa. Incluso el Presidente de la República, el general Carmona, consultaba a Salazar antes de cada remodelación ministerial.

Mientras la oposición democrática se desvanecía en sucesivas pugnas internas sin éxito, se procuraba dar rumbo a la Revolución Nacional impuesta por la dictadura militar surgida desde 1926. Salazar, rechazando el regreso al parlamentarismo de la República, proporciona la solución: crea la Unión Nacional, un movimiento político nacional (en la práctica un partido único) aglutinador de todos cuantos quisieran servir a la patria.

En 1932, tras la dimisión de varios Primeros Ministros y ya con una consolidada figura en el gobierno, Salazar asume el cargo de Primer Ministro de Portugal. Ese año se lanza el proyecto para crear una nueva Constitución, y Salazar llamaría a un grupo de notorios profesores universitarios para crearla, modelando un texto fuertemente autoritario y centrado en los poderes del Primer Ministro. En 1933 luego de someter a plebiscito la Constitución, ésta se aprueba y entra en vigor, naciendo así el Estado Novo y también el Salazarismo.

Gobierno y Estado Novo[editar]

El hombre de Estado más completo, el más digno de respeto que he conocido es Salazar. Lo considero una personalidad extraordinaria por su inteligencia, su sentido político, su humanidad... Su único defecto es probablemente la modestia.

Francisco Franco, entrevista, 13 de enero de 1958, Le Figaro

Con la Constitución de 1933, Salazar instituyó y consolidó el Estado Novo, un régimen nacionalista corporativo con amplios poderes conferidos al ejecutivo en el control del Estado. La cuestión del tipo de régimen (monarquía o república) es sutilmente dejada de lado, mientras los cargos de poder eran distribuidos entre las dos corrientes. El régimen adopta una forma muy leve de fascismo basado en el de Benito Mussolini (por esto muchos ni siquiera lo consideran fascista) y afirma los valores nacionales y su defensa, sacrificando la libertad individual en beneficio de lo que se consideraba el interés superior de la Nación.

La guerra civil española[editar]

Salazar defendía la estabilidad de la vida nacional y temía que la turbulenta situación de España pudiese afectar a Portugal. Intensificó la censura y la acción de la policía política PIDE, Policía Internacional y de Defensa del Estado. Portugal proporcionó al bando sublevado un importante apoyo logístico, permitiendo, por ejemplo, la comunicación entre los ejércitos sublevados del norte y del sur cuando aún no podían establecer contacto por tierra, concediendo libre tránsito a suministros militares destinados al bando nacional, repatriando a refugiados republicanos, y aportando una modesta cantidad de combatientes (los "Viriatos") y armamento para los franquistas.

Tras la llegada del general Francisco Franco al poder, Salazar se ocupó de mantener buenas relaciones diplomáticas con la España franquista, si bien durante la Segunda Guerra Mundial temió por unos meses que Franco, con el apoyo del Tercer Reich, intentara invadir Portugal y anexionarlo a España. A partir de 1945, las relaciones hispano-portuguesas se mantuvieron en un buen nivel, aunque marcadas por la mutua desconfianza personal existente entre los mandatarios de ambos países. A despecho de lo que muchos creen, y de lo que los dos gobernantes declararon a la prensa en innumerables ocasiones, Franco y Salazar no se tenían ninguna simpatía. Franco consideraba al portugués taimado y poco claro; Salazar despreciaba en Franco al espadón sin cultura. A título de curiosidad, las entrevistas entre ambos se celebraban en portugués; Franco se defendía con el gallego lo suficiente como para conversar con su homólogo lusitano.

Salazar y la monarquía[editar]

Salazar alimentó él mismo el mito de su "ideal monarquista" al inicio de su gobierno con el fin de obtener el apoyo del sector integrista portugués para el Estado Novo. Pero esto no pasó de ser un juego político del mismo Salazar. Su antimonarquismo ya se había demostrado durante su militancia en el Centro católico, cuando en un congreso en 1922 llamó al centro a aceptar la república sin pensamientos reservados, es decir, aceptar la nueva forma del estado y renunciar a una restauración monárquica. Esto provocó la marcha de varios católicos monárquicos del centro.

Tras la derrota de la monarquía del norte un centenar de oficiales fueron expulsados del ejército portugués, pero el gobierno de António Maria da Silva propuso su restitución. Esto se paralizaría con el golpe de estado que dio origen a la Ditadura Nacional. Salazar diría en un discurso en 1928 que el debate acerca de la forma del estado (monarquía o república) era la última de las prioridades del país. En 1930 el teniente coronel Adriano Strecht de Vasconcelos entrega al presidente de la república Óscar Carmona un documento titulado A Situação Jurídica dos militares afastados do serviço do Exército em 1919 (en español La situación jurídica de los militares apartados del servicio militar en 1919) donde pedía justicia para los afectados. Salazar lo rechazó, impidiendo la restitución de los ex oficiales monárquicos en el ejército.

Tras la muerte de Manuel II en 1932, Salazar empezó la destrucción total del mito de la monarquía, cuando su gobierno se adueña de las antiguas propiedades de la dinastía de Braganza creando la Fundação da Casa de Bragança (Fundación Casa de Braganza).

Veinte años después, en 1951 Salazar dio un discurso en el congreso de la Unión Nacional, en el que dejaba en claro su desprecio por la monarquía, destruyendo las esperanzas sobre una posibilidad de restauración.

El concordato[editar]

La cuestión de la indemnización de la Iglesia Católica por la nacionalización de sus bienes durante la I República es descartada por Salazar. A pesar de su acción en el Centro Católico y de ser él mismo profundamente católico, la separación de poderes entre el Estado y la Iglesia es un propósito firme del salazarismo. La definición de las relaciones entre el Estado portugués y la Iglesia Católica se oficializaría en 1940 por medio de un concordato. La separación Iglesia-Estado supuso el distanciamiento de quien había sido su amigo, el cardenal Cerejeira, al ocupar éste la sede episcopal lisboeta.

La Segunda Guerra Mundial y relaciones exteriores[editar]

Primer Ministro António de Oliveira Salazar por André Koehne.

Salazar asume la cartera de Asuntos Exteriores desde la Guerra Civil Española, donde no oculta su simpatía hacia el bando nacional. Con la II Guerra Mundial el propósito del gobierno de Salazar es mantener la neutralidad. Próximo ideológicamente al Eje, el régimen portugués se escuda en eso y también en la alianza con Gran Bretaña para mantener una política de neutralidad, en un esfuerzo de evitar pleitos contra cualquiera de los dos bandos beligerantes.

Primeramente, una intensa actividad diplomática hacia Franco intenta evitar que España se alíe a Alemania e Italia, en el previsible caso de que los países del Eje con España verían la ocupación de Portugal como medio de controlar el Atlántico y cerrar el Mediterráneo, lo que desviaría el centro de gravedad de la guerra hacia la Península Ibérica. Con España se celebra el Pacto Ibérico (1942) logrando ambos países quedar fuera de la guerra.

Salazar no toleró desvíos de los diplomáticos portugueses que arriesgaran su política externa. Cuando el cónsul portugués en Burdeos, Aristides de Sousa Mendes concedió una gran cantidad de visados a refugiados (incluyendo algunos judíos) que trataban de escapar de los nazis, ignorando las instrucciones del Ministerio de Asuntos Exteriores, Salazar fue implacable y lo destituyó. Otorgar solamente visados de transito y en que los demás casos los cónsules y diplomáticos deberían pedir una autorización previa al Ministerio de Asuntos Exteriores.[1]

Salazar fue y sigue siendo injustamente acusado de haber expulsado ignominiosamente a Aristides de Sousa Mendes del servicio público y haberlo privado de sus libertades civiles, quedando reducido a una notoria pobreza, siendo asistido de caridad por la comunidad judía de Lisboa, hasta su fallecimiento en 1954. Pero en realidad Aristides de Sousa Mendes no fue expulsado[2] y siguió recibiendo su sueldo de Cónsul, durante 14 años, hasta el día de su fallecimiento.[3] [4] [5] [6]

El papel de las Azores[editar]

En 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, los Aliados intentan utilizar las Azores como base de apoyo para sus fuerzas aéreas. El gobierno de Portugal, sin medios para oponerse a esta exigencia, cedió a la presión aliada. Salazar negoció como contrapartida el suministro de armamento, temiendo un posible ataque de una Alemania debilitada pero aún fuerte, usando el territorio de España como vía de tránsito. Salazar pidió también la garantía de que la provincia ultramarina portuguesa de Timor Oriental (invadida y ocupada por tropas japonesas en marzo de 1942) sería restituida a su metrópoli una vez acabada la contienda mundial.

Aunque Portugal había declarado su neutralidad desde 1939 y mantenía embajadas en los países del Eje y de los aliados, Salazar trató de mantener una posición de simpatía con la Italia Fascista y el Tercer Reich pero reconociendo a la vez que la situación geográfica de Portugal hacía a su país más proclive a sufrir un ataque de británicos o estadounidenses. Con los canales diplomáticos y comerciales abiertos con ambos bandos beligerantes, la balanza comercial portuguesa mantuvo saldo positivo durante buena parte del conflicto.

Las sedes diplomáticas de Gran Bretaña y Estados Unidos coexistían en Lisboa con las de la Italia Fascista y la Alemania nazi, pero Salazar dio instrucciones para que los agentes diplomáticos de esos países ejecutasen sus funciones (que incluían el espionaje) sin interferencia del gobierno lusitano, bajo la condición que los agentes extranjeros no se implicaran en cuestiones políticas de Portugal. Esto no impidió que el 2 de mayo de 1945 Salazar enviase a Alemania un mensaje oficial de condolencias por la muerte de Adolf Hitler, siendo uno de los dos únicos telegramas de pésame que un gobierno extranjero remitió por ese hecho (el otro vino de Irlanda, gobernada por Éamon de Valera).

La posguerra[editar]

Los servicios prestados por Portugal a la causa aliada en la Segunda Guerra Mundial permitieron que el régimen intentase forzar un acercamiento hacia Gran Bretaña y los Estados Unidos, considerando que Portugal, pese a sus simpatías profascistas, jamás había apoyado activamente el esfuerzo de guerra del Eje y no había por tanto razones para marginarlo de la misma manera que la España franquista (que también se mantuvo neutral pero que se había ganado la condena de los vencedores tras patrocinar el envío de la División Azul contra la URSS).

António Salazar (al centro) visita la maqueta del puente Santa María de Coímbra, década de 1950

Oliveira Salazar trató de explotar al máximo su otorgamiento de las bases aéreas en las islas Azores, apoyado por el hecho que su Estado Novo no había tenido líderes políticos abiertamente pronazis durante la guerra (a diferencia de la Falange española). Tras 1948 los esfuerzos de Oliveira Salazar lograron mayor ímpetu cuando las crisis entre los EE. UU. y la URSS (como el Bloqueo de Berlín) dieron nacimiento a la Guerra Fría, donde Salazar podía mostrar el ferviente anticomunismo de su régimen como credencial para ganar el apoyo político de los Estados Unidos. De hecho, Salazar combinó su anticomunismo con su apoyo a los Aliados en 1943 para lograr que Portugal fuese invitada a unirse a la OTAN en 1949, pese a ser el único miembro de esta alianza que jamás había roto relaciones con la Alemania nazi.

El anticomunismo de Salazar sirvió para sostener la economía portuguesa en función a los mercados de Estados Unidos y Europa Occidental, aunque la escasez de materias primas valiosas en Portugal, así como la poca extensión y población del territorio, impidieron que los capitales extranjeros iniciaran una efectiva industrialización del país. Peor aún, durante la década de 1950 Salazar mostró una fe inquebrantable en sostener la autarquía económica de Portugal hasta donde fuese posible, lo cual mantuvo al país como un exportador neto de materias primas de bajo precio (alcornoques, pesca o productos frutales).

Ante la depresión económica de Portugal, en contraste con el crecimiento económico de Europa Occidental, una enorme cantidad de portugueses emigraron desde inicios de la década de 1960, predominantemente hacia Francia o Bélgica en busca de mejores condiciones de vida, trabajando como obreros. Otros menos migraron hacia Brasil. El temor al reclutamiento masivo de tropas para la guerra colonial en África aumentó el volumen de la emigración portuguesa, al punto que hacia 1974 casi 500 000 emigrantes lusos vivían en los barrios obreros de Francia.

Guerra colonial en ultramar[editar]

Defensor de una política colonialista que veía a Portugal aún como un imperio ultramarino, Salazar apostó por la guerra colonial cuando los movimientos independentistas de Guinea, Angola, y Mozambique pretendieron escindirse de Portugal. Esta política fue rechazada por la mayoría de los países del mundo, máxime en un contexto de independencia colonial donde otras naciones europeas como Gran Bretaña o Francia, e incluso otras dictaduras ideológicamente cercanas a Portugal como la España franquista, ya habían aceptado la imposibilidad práctica de sostener remotos imperios coloniales.

Además, la posición de Salazar para mantener a toda costa el imperio colonial portugués carecía de apoyos en la OTAN (de la cual formaba parte Portugal) y era frontalmente rechazada por los Estados Unidos (aliado económico del régimen). Salazar, en su nacionalismo exacerbado, consideraba que la posesión de extensas colonias era la única opción para que Portugal pudiera jugar un importante papel en la escena internacional y asegurarse la prosperidad económica así como afianzar su identidad patria, consciente que la metrópoli tenía poca extensión, poca población, y escasos recursos naturales de gran valor, lo cual la condenaría a ser "nación de segunda fila en el concierto europeo" si perdía sus colonias.

Ante el visible rechazo al tardío imperialismo de Portugal, Salazar se vio obligado a estimular una política de aislacionismo internacional respecto a la descolonización bajo el lema "orgullosamente solos" (orgulhosamente sós, en portugués). Salazar rechazó incluso la incorporación de Goa dentro de la India, y después que el gobierno indio tomara militarmente Goa en diciembre de 1961 el régimen de Lisboa insistió en considerar a Goa provincia ultramarina nombrando "gobernadores" o emitiendo sellos postales para dicho territorio.

La oposición al régimen[editar]

El autoritarismo de Salazar le llevó a tomar una posición contraria al sindicalismo libre. Esta postura, que debilitaba las demandas del movimiento obrero, fue contestada por una parte de la población, que se rebeló. Las fuerzas de seguridad reprimieron duramente dichas protestas públicas, siendo habitual que la Guardia Nacional Republicana (GNR) causara muchos heridos y muertos. Una de aquellas víctimas sería la joven Catarina Eufémia, que se convertiría en la personificación de la resistencia antisalazarista.

Mientras tanto, los movimientos comunistas y socialistas, aunque proscritos, siguieron en su resistencia al régimen de Salazar. Los enormes gastos de la guerra colonial en la década de 1960 incluso causaron la pérdida del apoyo de militantes de derecha, que lamentaban el atraso económico de Portugal en comparación a los países de Europa Occidental (e incluso respecto a España) mientras los gastos fiscales laboriosamente ganados eran gastados mayoritariamente en una guerra colonial.

Para acallar las voces de oposición, el régimen de Oliveira Salazar recurrió a la PIDE o "Policía internacional e de defesa do Estado" para la represión política, al mismo tiempo que lograba infiltrar a la PIDE en casi todos los sectores y grupos de la sociedad portuguesa, desde las fuerzas armadas hasta los sindicatos, pasando por la Iglesia Católica local y la militancia del Partido Comunista Portugués.

Obras[editar]

Con un gobierno transformado en el régimen más longevo de Europa Occidental, Salazar dejó varias obras públicas tales como el Puente Salazar (ahora Puente 25 de abril), el Mirador-Monumento a Cristo-Rei, que demuestra su alianza con el catolicismo conservador de Portugal, el Estadio Nacional de Portugal, el Aeropuerto de Lisboa, el Instituto Nacional de Estadística de Portugal, autopistas y otras. Sin embargo, su obstinación en mantener las colonias aisló a Portugal y retrasó su crecimiento durante décadas debido al alto costo económico y social que significaba para una economía débil y precaria como la de Portugal el sostener la guerra colonial tanto en África como en Asia y sus respectivos gobiernos coloniales.

Retirada del poder[editar]

El principio del fin de Salazar comenzó el 3 de agosto de 1968, cuando tenia ya 79 años. Durante sus vacaciones en el Forte de Santo António, en Estoril. Salazar se preparaba para ser tratado por su pedicuro cuando se dejó caer en una silla de lona. La silla cedió y Salazar cayó violentamente, llevando un fuerte golpe en la cabeza. Otras fuentes indican que el golpe lo recibió en su bañera. Lo cierto es que el accidente quedó oculto por orden del propio Salazar, quien tras levantarse, se negó a recibir atención médica, exigiendo secreto a los presentes. El Primer Ministro regresa a Lisboa. Quince días después, Salazar admite estar enfermo y el 6 de septiembre es trasladado de urgencia en un coche desde su residencia en São Bento, Lisboa, al Hospital de São José, donde se le opera de urgencia.

El 27 de septiembre, el presidente Américo Tomás llama al profesor Marcelo Caetano para que sustituya al profesor Salazar, incapacitado para las tareas de gobierno. Nadie, sin embargo, se atrevió a notificárselo a Salazar. De hecho, hasta su fallecimiento en 1970 quienes trataban diariamente con él le hacían creer que todavía gobernaba el país, incluso después de haber asumido el gobierno el profesor Caetano.

Vida personal[editar]

Del doctor Salazar, soltero, se dice que mantuvo varias relaciones amorosas con mujeres mucho más jóvenes que él. A lo largo de su vida fue atendido por Dª Maria de Jesús, su ama de llaves. Morigerado de costumbres, rayano a veces en la sordidez, usaba unas fuertes botas que le acarrearon ese apodo entre el pueblo. Hombre frío y distante, casi no mantuvo tratos con sus hermanas, únicas familiares directas que vivían cuando accedió al poder, y sólo manifestaba cordialidad con algunos íntimos, como su ahijada. Hay algunas escasas imágenes en las que se le ve sonriente en su compañía. Sólo aceptaba regalos en forma de flores o libros.

No hay un gran anecdotario personal en torno a su figura; ni siquiera compartía la afición de sus compatriotas por el fado o el fútbol (el fado lo calificaba de deprimente e inmoral) lo que no le impidió fomentar ambos espectáculos, hasta el punto de que su régimen era llamado "el de las tres F: fado, fútbol y Fátima". Se le dio sepultura en la parroquia de Vimieiro, en Santa Comba Dão, en una modesta tumba donde descansa con sus padres.


Predecesor:
Domingos da Costa e Oliveira
Flag of Portuguese Prime-Minister.svg
Primer ministro de Portugal

1932 - 1968
Sucesor:
Marcelo Caetano
Predecesor:
Óscar Carmona
Flag of the President of Portugal.svg
Presidente de la República Portuguesa
Interino

1951
Sucesor:
Francisco Craveiro Lopes

Algunas cuestiones relacionadas con Salazar[editar]

  • Por un Decreto de 1937, obligó a usar el llamado teclado nacional o teclado HCESAR en las máquinas de escribir que se vendieran en la nación. Este teclado, llamado así por la secuencia de sus letras de la primera fila, suplió al AZERTY francés por permitir una redacción dactilográfica más rápida en textos portugueses. Así, las máquinas de escribir HCESAR eran obligatorias en las dependencias públicas y entre 1938 y 1974 eran las más habituales en los comercios portugueses. Desde 1974, las máquinas HCESAR se han convertido en curiosas piezas de coleccionista.
  • JK Rowling, la escritora británica de la famosa saga Harry Potter residió en Porto, Portugal, donde trabajó como profesora de inglés en 1993 y donde concibió una hija con un novio portugués. Da esto, se basó en el apellido del dictador para crear el personaje de Salazar Slytherin.
  • La figura del profesor Salazar ganó una votación popular para elegir a los «grandes portugueses» promovida por el canal Radio y Televisión de Portugal (RTP).[7] No obstante, algunos periodistas e intelectuales portugueses dudaron de los resultados de la votación, que podrían haber sido manipulados desde la RTP.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Spared Lives, The Action of Three Portuguese Diplomats in World War II – Documentary e-book edited by the Raoul Wallenberg Foundation
  2. "Anuário diplomático e consular português" 1954
  3. Cadastro do pessoal do Ministério dos Negócios Estrangeiros - http://badigital.sgmf.pt/Arquivo-DGCP--07---005---003/1/
  4. Afonso, Rui - Um Homem Bom, Aristides de Sousa Mendes, O "Wallenberg" Portugues, Ed Caminho, 1995, pp 257
  5. And Who Is My Neighbor? A World War II Hero of Conscience for Portugal Douglas Wheeler Luso-Brazilian Review Vol. 26, No. 1 (Summer, 1989),
  6. Fernandes, Embajador Carlos "O Cônsul Aristides Sousa Mendes - a Verdade e a Mentira" - ISBN 9789892038803.
  7. Radio Televisión Portuguesa (RTP) (s/f). «Os Grandes Portugueses» (en portugués) (PHP). www.rtp.pt. Consultado el 23 de febrero de 2012.