Juan Yagüe

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Yagüe Blanco
Teniente Coronel (1936)
Capitán General (1943)
Años de servicio 1907 - 1952
Apodo El Carnicero de Badajoz
Lealtad Bandera de España Reino de España
Flag of Spain (1931 - 1939).svg República Española
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Bando sublevado
Unidad

Regulares Emblem of the Spanish Indigenous Regular Forces.svg

Legión Española Legion-esp.svg
Condecoraciones Medalla Militar Individual Medalla Militar Individual.PNG
Palma de Plata
Participó en

Nacimiento 1891
San Leonardo de Yagüe, Soria, España Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
Fallecimiento 21 de octubre de 1952
Burgos, Bandera de España España
Ocupación Ministro del Aire
Comandante Militar de Melilla
Capitán General de la VI Región Militar

Juan Yagüe Blanco (San Leonardo, Soria, 1891[1]Burgos, 21 de octubre de 1952)[2] fue un militar español, africanista legionario en la guerra de Marruecos, comandante de las tropas africanas durante la sublevación de Asturias en 1934. Militante falangista convencido y amigo de José Antonio Primo de Rivera, tuvo protagonismo en la sublevación del ejército contra la II República española, destacando durante la Guerra Civil Española al frente de la columna que ocupó Extremadura y también como jefe del Cuerpo de Ejército Marroquí en la Batalla del Ebro.

Tras la guerra, fue nombrado Ministro del Aire por Franco, y es considerado uno de los altos oficiales con más influencia en el ejército sublevado, así como uno de los hombres más cercanos a Franco. Fue Capitán General de la VI Región Militar, puesto desde el que consiguió la derrota definitiva del maquis. También ha sido considerado responsable de la masacre de Badajoz, perpetrada tras la toma de la ciudad por las tropas bajo su mando, por lo que recibió el apelativo popular de El carnicero de Badajoz.[3] [4] [5]

Formación[editar]

Hijo de un médico soriano de clase media, ingresó en la Academia de Infantería de Toledo en 1907, siendo Coronel director José Villalba Riquelme, en la misma promoción que los generales Francisco Franco y Emilio Esteban Infantes. En 1912 es ascendido a primer teniente después de cuatro años de destino en Burgos, y hasta marzo de 1914 no pasa a prestar sus servicios en el Regimiento de Infantería de Saboya número 6, de guarnición en Tetuan.[6] Combatió en la Guerra de Marruecos dentro de las fuerzas de la Legión. En 1934 participó, al mando de las tropas africanas, en la campaña de Asturias, contra la revolución de octubre de 1934, en principio este puesto lo ocupaba el teniente coronel López Bravo, pero Franco lo sustituyó cuando expresó alguna duda acerca de que las tropas fueran a disparar contra la población civil.[7]

Su nombre ha pasado a la historia de España como el de uno de los principales integrantes de la sublevación de 1936 contra el gobierno de la II República. Su misión en la rebelión era liderar las tropas africanas desde Ceuta, donde estaba destinado al mando de la Legión, a la espera de la incorporación de Franco.

Yagüe, amigo de José Antonio Primo de Rivera, era militante de Falange Española y su actuación política siempre fluctuó entre dicha ideología y la fidelidad a Franco. En momentos como el de la unificación con los carlistas de 1937, que generó algunos conflictos, siempre optó por el segundo.

Guerra Civil[editar]

En la Guerra Civil Española, participó en la sublevación de Ceuta y, una vez cruzado el estrecho de Gibraltar, en una difícil operación aérea, contribuyó a afianzar la rebelión en Sevilla. Dirigió después el avance nacional por Extremadura, donde desencadenó una feroz represión.

Toma de Badajoz[editar]

La batalla de Badajoz fue de las más cruentas. El 14 de agosto de 1936 el asalto de la legión abrió una brecha en las murallas que rodeaban la ciudad a la que según narra el historiador Paul Preston le siguió una matanza indiscriminada, la masacre de Badajoz, donde unas 4000 personas fueron ejecutadas. Según el biógrafo de Yagüe, en el paroxismo de la guerra, fue imposible diferenciar a pacíficos ciudadanos de milicianos de izquierdas.[8]

Entrevistado por el periodista estadounidense John T. Whitaker sobre tal respecto, su respuesta es harto conocida:

- Claro que los fusilamos. ¿Qué esperaba? ¿Suponía que iba a llevar 4.000 rojos conmigo mientras mi columna avanzaba contrarreloj? ¿Suponía que iba a dejarles sueltos a mi espalda y dejar que volvieran a edificar una Badajoz roja?.

Avance hacia Madrid[editar]

Ascendido a coronel, continúa el avance hacia Madrid a lo largo del Tajo. Es entonces cuando se produce la decisión de Franco de desviar el avance hacia la capital para liberar el Alcázar de Toledo, en donde resistía después de varios meses un grupo de sublevados al mando del coronel José Moscardó, liberación que tendría un enorme efecto propagandístico para la causa nacional. Tras manifestar su desacuerdo con tal decisión, Yagüe es sustituido al mando de las operaciones por José Enrique Varela. Pero si hay algo legendario, son sus desavenencias con Franco:

«...Discutieron por las operaciones. Por ejemplo, Yagüe decía que había que pasar del Alcázar de Toledo y entrar en Madrid. Que en la capital había que entrar por lo que es hoy Plaza de Castilla y no por la universitaria y predijo que le atacarían en el Ebro, como sucedió, algo que no creía Franco. De hecho fue él quien resistió el ataque hasta que recibió los refuerzos...»

Yagüe, el general falangista de Franco.

Decreto de Unificación[editar]

Durante el conflicto desencadenado por el Decreto de Unificación de 1937, que unió a la Falange con la Comunión Tradicionalista carlista en un único partido político, FET y de las JONS (Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista), y al que se opuso un sector de Falange liderado por Manuel Hedilla, permaneció fiel a Franco. Sin embargo, un año después, en Burgos, intercede en un discurso a favor de Hedilla y sus seguidores detenidos, por el cual le es impuesta una sanción disciplinaria.

Cuerpo de Ejército Marroquí[editar]

En julio de 1937 es nombrado jefe del I Cuerpo de Ejército Marroquí, al mando del cual entra en Barcelona en enero de 1939.

Discurso conciliador[editar]

El 19 de abril de 1938 pronuncia en Burgos un discurso conciliador que le supone el enésimo enfrentamiento con otros altos militares del ejército sublevado (de nuevo es apartado del mando):

"Para darle a la unificación calor humano, para que ésta sea sentida y bendecida en todos los lugares, hay que perdonar. Perdonar, sobre todo. En las cárceles hay, camaradas, miles y miles de hombres que sufren prisión. Y, ¿por qué? Por haber pertenecido a algún partido o a algún sindicato. Entre esos hombres hay muchos honrados y trabajadores, a los que con muy poco esfuerzo, con un poco de cariño, se les incorporaría al Movimiento. Hay que ser generosos, camaradas. Hay que tener el alma grande y saber perdonar. Nosotros somos fuertes y nos podemos permitir ese lujo. Yo pido a las autoridades que revisen expedientes y revisen penas. Que lean antecedentes y que vayan poniendo en libertad a esos hombres para que devuelvan a sus hogares el bienestar y la tranquilidad, para que podamos empezar a desterrar el odio, para que cuando venimos a predicar estas cosas grandes de nuestro credo no veamos ante el público sonrisas de escepticismo y acaso miradas de odio, porque tened en cuenta que en el hogar donde hay un preso sin que haya habido delito tiene que anidar el odio".

El mando más capaz[editar]

Juan Yagüe ha sido considerado por muchos como el mando más capaz de todos los que participaron en la guerra.[9] Sus planteamientos estratégicos eran extremadamente agresivos y en muchas ocasiones hizo gala de una inteligencia y creatividad sorprendentes. Está también considerado como uno de los precursores de la blitzkrieg o guerra relámpago, a la que darían fama pocos años después los ejércitos nazis. De hecho, el ritmo de avance de las cinco columnas de legionarios y regulares mandadas por Yagüe en su recorrido a través de Andalucía y Extremadura durante agosto de 1936, no había tenido equivalente en ninguna guerra hasta la fecha, y tan sólo se vio superado pocos años después, durante la Segunda Guerra Mundial, por las fuerzas acorazadas alemanas. En tan sólo cuatro semanas, Yagüe había avanzado 500 kilómetros, quedándose a 100 kilómetros de Madrid, aunque es preciso reseñar que las fuerzas a que se enfrentó eran solamente milicianos pobremente armados y mal organizados, no un ejército regular, mientras que él disponía de una tropa profesional perfectamente entrenada en la guerra colonial.

Un ejemplo claro de su heterodoxia es la táctica que empleaba para la toma de pequeñas localidades en las que se atrincheraban núcleos de resistencia armada. En lugar de ir penetrando en el pueblo desde las afueras, rompiendo los cercos hasta llegar al centro, lo que hacía era envíar sus legionarios en camiones a gran velocidad por las calles principales del lugar hasta llegar a la plaza central. Los soldados descendían entonces en tromba e iban avanzando rápidamente hacia las afueras en un movimiento anular, sembrando el desconcierto y el caos entre los ocupantes y aplastando cualquier oposición.

Tras la Guerra Civil[editar]

Monumento a Juan Yagüe en San Leonardo, que ha sido objeto de diversos ataques, en uno de los cuales fue decapitado, como puede observarse en la imagen.[4] Fue derribado en mayo de 2009.

Tras el final de la guerra es ascendido a general de división, y es nombrado por Franco, Ministro del Aire el 9 de agosto de 1939.[10] El 27 de junio de 1940 es destituido de su cargo por Franco y es confinado en su pueblo natal, San Leonardo, en Soria. El pretexto oficial fue el haber dicho al embajador de Estados Unidos que Inglaterra estaba derrotada y que lo tenía merecido. La realidad fue que Yagüe se había vuelto más explícito en sus críticas a Franco y oponiéndose a la política revanchista de Franco, estaba rehabilitando a oficiales de aviación republicanos, e incluso se había implicado en una trama para derrocar a Franco, que fue descubierta por el servicio secreto.[11]

«...Yagüe quería entrar en la Segunda Guerra Mundial con Alemania. Gracias a Dios no entramos. Creía que el Eje ganaría. Para eso se alió con los seguidores de Don Juan y con los nazis para derrocar a Franco y poner otra persona al frente de España. No salió porque los alemanes no se decidieron y al final pesó más España. A nadie le gustaba la idea de ser una especie de colonia de Alemania...»

Yagüe, el general falangista de Franco.

Rehabilitación[editar]

Dos años más tarde el 12 de noviembre de 1942 es rehabilitado por Franco que lo nombra comandante militar de Melilla y delegado del Gobierno en aquella plaza.[12] En julio de 1943 cesa por ser ascendido a teniente general y el 10 de octubre se hace cargo de la capitanía general de la VI Región Militar, con sede en Burgos,[13] y de la jefatura del Cuerpo de Ejército de Navarra.[14] Durante ese periodo burgalés realiza una intensa labor social,[15] creó la Ciudad Deportiva cívico-militar, la barriada de viviendas <<Juan Yagüe>>, y fue un impulsor de la "residencia sanitaria de las 300 camas".[16]

Durante esta etapa Juan de Borbón y Juan Yagüe mantuvieron una correspondencia secreta en la que Yagüe manifestó su malestar con Franco y apostaba por una restauración monárquica, por el camino de sustituir a Franco por un Consejo Real presidido por Agustín Muñoz Grandes

La primera fase de este plan puede ser: conseguir una buena base de partida; elegir el hombre inteligente y prestigioso que organice el movimiento y la propaganda, y vaya proporcionando a V.M. hombres para constituir un Consejo Real, en el que estén representados todos los sectores que deban tenerse en cuenta; y tomar contacto con Hitler.[17]

En octubre de 1944 como capitán general de esta región tuvo un papel importante en el rechazo de la invasión del Valle de Arán por repúblicanos españoles que habían combatido en la Resistencia francesa. Fallece en Burgos en 1952.

Según Paul Preston Yagüe estaba estrechamente relacionado con la Falange. Con todo, su falangismo era austero y radical. Era hostil a Serrano Súñer y algo despectivo hacia el general Franco. [18]

Reconocimientos[editar]

En 1953 es nombrado a título póstumo marqués de San Leonardo de Yagüe y se le concede la Palma de Planta de la Falange.[19] Su localidad natal, San Leonardo (Soria), fue llamada San Leonardo de Yagüe tras su muerte, y en la misma le fue erigido un monumento. Éste, y en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, fue retirado por operarios municipales el 14 de mayo de 2009.[20]

También el principal hospital de Burgos llevaba su nombre, hecho que generó gran controversia, al estar dedicada una institución sanitaria a un personaje tan cuestionado. La inauguración de un nuevo hospital en Burgos en 2011, conllevará el cierre progresivo de las antiguas instalaciones.[21]

Imputado por crímenes contra la humanidad y detención ilegal[editar]

Fue uno de los treinta y cinco altos cargos del franquismo imputado por la Audiencia Nacional en el sumario instruído por Baltasar Garzón, por los delitos de detención ilegal y crímenes contra la humanidad cometidos durante la Guerra civil española y en los primeros años del régimen, y que no fueron procesados al comprobarse su fallecimiento.[22] [23] [24]


Predecesor:
-
COA Spain under Franco 1938 1945 bureaucratic version.svg
Ministro del Aire

9 de agosto de 1939 - 27 de junio de 1940
Sucesor:
Juan Vigón

Obras literarias[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Los Generales de Franco. Página 102
  2. ABC Madrid, 22 de Octubre de 1952
  3. Spartacus Schoolnet: Biography Juan Yagüe
  4. a b El Plural:La Iglesia, sectores del PP y un ex militar golpista, unidos en el homenaje a “El Carnicero de Badajoz”
  5. Diario de Burgos «La Deportiva se queda sin su general» Consultado el 19 de junio de 2012
  6. Los Generales de Franco, página 103
  7. Paul Preston, "Franco Caudillo de España" ISBN 84-9759-477-0 página 134.
  8. Paul Preston, "Franco Caudillo de España" ISBN 84-9759-477-0 página 197.
  9. Antony Beevor, La Guerra Civil Española, Ed. Crítica, 2005
  10. Los Generales de Franco, página 109
  11. Paul Preston, "Franco Caudillo de España" ISBN 84-9759-477-0 página 404.
  12. Los Generales de Franco, página 110
  13. Paul Preston entiende que este nombramiento se hizo para compensar el nombramiento de un gran número de generales proaliados y promonárquicos con el de Yagüe que era declarado germanófilo
  14. Los Generales de Franco, página 110
  15. Los Generales de Franco. Página 110
  16. Diario de Burgos-Digital (jueves,18 de agosto de 2011). Hemeroteca. 120 Noticias de hace 120 años
  17. Las cartas secretas para echar a Franco
  18. Franco y sus generales, El País 21 de abril de 2008 [1]
  19. Los Generales de Franco, Página 111
  20. «El Ayuntamiento de San Leonardo retira el monumento al general Yagüe» (en español). Consultado el 14 de mayo de 2009. Noticia aparecida en el periódico El Mundo.
  21. El nuevo complejo hospitalario jubilará al ‘General Yagüe’ en otoño de 2010. Gente en Burgos 21-7-2009. Consultado el 20-12-2010
  22. Texto del auto de 16 de octubre de 2008
  23. Documento: Auto del juez Garzón en que se inhibe de investigar la causa del franquismo.
  24. El País: Garzón reparte la causa del franquismo.
  • Los Generales de Franco. Autor: Teresa Suero Roca.Editorial: Brugueras, S.A. Barcelona. Edición de 1975. ISBN 84-02-04518-9

Enlaces externos[editar]