José Sanjurjo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
José Sanjurjo Sacanell
JoséSanjurjo.jpg
Teniente general
Años de servicio 18961932
Apodo El León del Rif
Lealtad Bandera de España Reino de España
Bandera de España República Española
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg Bando sublevado
Servicio/rama Regulares-et.svg Regulares
Escudo del Ejército de Tierra.svg Ejército de Tierra
Participó en

Nacimiento 28 de marzo de 1872
Pamplona, Bandera de España España
Fallecimiento 20 de julio de 1936
Estoril, Bandera de Portugal Portugal

José Sanjurjo Sacanell (Pamplona, 28 de marzo de 1872 - Estoril, Portugal, 20 de julio de 1936) fue un destacado militar español durante el primer tercio del siglo XX. El rey Alfonso XIII le concedió el título de Marqués del Rif por su amplia participación durante la Guerra del Rif, en especial durante el Desembarco de Alhucemas.

Ocupó importantes puestos durante la monarquía alfonsina, en la Dictadura de Primo de Rivera y durante los primeros tiempos de la Segunda República. Sin embargo, no tardó mucho en distanciarse del nuevo régimen republicano y protagonizó un fallido golpe de estado en agosto de 1932, la popularmente conocida como Sanjurjada. Tras ser detenido y encarcelado, finalmente le fue conmutada la pena de muerte y durante los gobiernos del Bienio negro logró la excarcelación, exiliándose en el vecino Portugal. En 1936 fue uno de los militares implicados en el Golpe de Estado de julio de 1936, y estaba previsto que fuera el Comandante en jefe del Bando sublevado al inicio de la rebelión. El 20 de julio, cuando iba a tomar el avión para trasladarse a la zona sublevada y tomar el mando, sufrió un accidente durante el despegue de la avioneta y falleció.

Biografía[editar]

Carrera militar[editar]

Inicia su carrera como teniente en Cuba, donde asciende a capitán. Tras el final de la guerra de Cuba vuelve a España y participa en varias campañas en Marruecos (1909). Con el empleo de comandante de regulares fue premiado por su acción en el combate de Beni Zaiem (Tetuán) el 1 de febrero de 1914. En la reconquista del territorio perdido en Melilla después del desastre de Annual (1921), alcanzó el grado de general de división. De hecho, en diciembre de 1921 fue nombrado comandante general de Melilla para para hacerse cargo de la situación.[1] En 1922, estando al frente de la comandancia militar de Larache,[2] investigó los casos de corrupción en la Intendencia e Intervención militar. Cuando en septiembre de 1923 se produce el golpe militar de Primo de Rivera, Sanjurjo en ese momento era gobernador militar de Zaragoza y apoya sin reservas la sublevación y la posterior Dictadura que aquél instaura.[cita requerida]

En 1925, el dictador le nombra jefe de operaciones del Desembarco de Alhucemas,[3] donde el Ejército expedicionario bajo su mando consigue una importante victoria , y antes de acabar el año es nombrado Alto Comisario de España en Marruecos, convirtiéndose así en la máxima autoridad del Marruecos español.[4] En 1927, al finalizar la contienda, el rey Alfonso XIII le concedió el título de Marqués del Rif.[5] Ese mismo año también nombrado jefe superior de todas las fuerzas militares en Marruecos.[6]

En 1928 es nombrado Director General de la Guardia Civil, puesto que también simultanea con el de Alto Comisario en Marruecos. En 1931 el rey Alfonso XIII le concederá la Gran Cruz de Carlos III. Tras la caída de la dictadura Primo de Rivera en enero de 1930,[7] el rey lo remplazó por el general Dámaso Berenguer para que tutelara una vuelta al orden constitucional anterior a 1923.[8] Este hecho contrarió enormemente a Sanjurjo, que se consideraba mejor preparado para el cargo.[9] Sin embargo, el Gobierno Berenguer fracasó estrepitosamente en sus propósitos, y pronto quedó patente la nueva situación.[8]

Segunda República[editar]

A pesar de las anteriores muestras de confianza por parte de Alfonso XIII, las elecciones del 12 de abril de 1931 significaron la victoria de las candidaturas republicanas y socialistas en las principales ciudades y centros urbanos, incluidas Madrid y Barcelona. La población se lanzó a la calle a celebrar el éxito, dejando patente la soledad del rey y sus partidarios. Preguntado por el gobierno del Almirante Aznar si éste podía contar con el apoyo de la Guardia Civil y el suyo propio, Sanjurjo afirmó que no podía garantizarlo y se inhibió.[10] Poco después Alfonso XIII abandonaba el poder y oficialmente era proclamada la Segunda República.[8] Esta acción consolidó la llegada del nuevo régimen republicano y por ello fue confirmado en el cargo de Director General de la Guardia Civil por las nuevas autoridades. Este cambio en las fidelidades de Sanjurjo parece estar motivado por el rencor que le causó el abandono de Primo de Rivera por parte del rey tras la caída de la Dictadura en 1930.[3] El nuevo gobierno confirmó su confianza en Sanjurjo cuando le nombró nuevamente, y por breve tiempo, Alto Comisario Español en Marruecos.[11]

No obstante, su desagrado con el nuevo régimen empezó bien pronto: las reformas militares de Manuel Azaña no gustan a Sanjurjo, especialmente la reducción de efectivos del ejército y el nombramiento de López Ferrer, un civil, como Alto Comisario en Marruecos, por lo que muestra su desagrado. A finales de 1931 se producen los sucesos de Castilblanco, (Badajoz), donde mueren cuatro guardias civiles a manos de manifestantes. Poco después, en Arnedo (La Rioja), mueren cinco civiles al disparar la Guardia Civil contra una concentración de trabajadores en los denominados sucesos de Arnedo. Al iniciarse las investigaciones de ambos sucesos, Sanjurjo muestra su disconformidad,[12] lo que junto con sus críticas a las reformas militares hace que sea sustituido al frente de la Guardia Civil por el general Miguel Cabanellas, pasando él a la Dirección de Carabineros.[13] Esta creciente confrontación con el gobierno por las reformas militares de Azaña junto con el proyecto de estatuto de autonomía para Cataluña le llevan a preparar con algunos carlistas seguidores de Manuel Fal Conde y el conde de Rodezno, así como otros oficiales militares, una rebelión en Sevilla el 10 de agosto de 1932.[14] El bando militar del general Sanjurjo rezaba:[15]

Queda declarado el estado de guerra en toda la región andaluza, con las consecuencias que dicho estado lleva consigo. Como Capitán General de Andalucía, asumo el mando concentrado en mi autoridad de todos los poderes. Así como Dios me permitió llevar al Ejército español a la Victoria en los campos africanos, ahorrando el derramamiento de sangre moza, confío en que también hoy me será permitido, con mi actitud, llevar la tranquilidad a muchos hogares humildes, y la paz a todos los Espíritus.

¡Viva España Única e inmortal!

La rebelión, conocida como la Sanjurjada, inicialmente tuvo éxito en Sevilla, donde logró hacerse con el control de la situación, pero fracasó absolutamente en Madrid, donde el gobierno pudo controlarla y reprimirla fácilmente.[12] [16] Posteriormente también en la capital andaluza tuvo problemas y, tras una huelga general se le escapó el control de la situación, terminó por desistir e intentó huir a Portugal, aunque fue detenido en Ayamonte (Huelva) junto con un hijo suyo cuando intentaba alcanzar la frontera.[16]

Sanjurjo con otros oficiales siendo juzgado en el tribunal en 1932.

Sanjurjo, como cabecilla de la fracasada sublevación, fue juzgado y condenado a muerte, aunque el gobierno republicano no quiso repetir la actuación de la Dictadura con los sublevados de Jaca, por lo que la condena a muerte le fue conmutada por la de cadena perpetua.[17] En un primer momento fue ingresado en el Penal de El Dueso, pero posteriormente es trasladado a la Prisión Militar del Castillo de Santa Catalina de Cádiz, donde recibe informaciones de una posible Amnistía (que finalmente obtendrá).[12]

Cuando, tras las elecciones de noviembre de 1933 que dieron el triunfo a la coalición radical-cedista, se formó el nuevo gobierno presidido por Lerroux, este propone la concesión de una amnistía tanto a Sanjurjo como al resto de militares implicados en la sublevación. El Presidente de la república, Alcalá-Zamora, se resiste a la firma del decreto y aunque finalmente lo acepta el último día del plazo legal, fuerza una modificación del mismo que impedía el retorno de Sanjurjo al ejército. Estas dilaciones y la modificación del decreto provocan una crisis de gobierno que hace dimitir a Lerroux, quien es sustituido por Ricardo Samper. En esta situación, Sanjurjo marchó al exilio en Estoril (Portugal), donde permanecerá un tiempo como uno de los conspiradores contra el régimen republicano.[12]

Conspiración y Guerra Civil[editar]

Desde mediados de marzo de 1936, en determinados ambientes políticos y militares, empezó a fraguarse la idea de derribar al recién elegido gobierno del Frente Popular mediante un golpe de Estado. En un principio, la fecha fijada iba a ser el 20 de abril y el estilo del golpe muy similar al que dio el general Pavía en 1874, pero el ejecutivo desbarató la conspiración y ésta tuvo que desplazarse de Madrid. El general Emilio Mola asumió entonces la dirección del complot, orientándolo hacia un modelo similar al que protagonizó Riego en 1820 o el reciente de Primo de Rivera (1923).[18]

En el organigrama de los sublevados estaba previsto, desde el principio, que Sanjurjo asumiera la Jefatura de la sublevación, ya que era considerado como el general de más prestigio y como un líder aceptable para las distintas tendencias ideológicas que participaban en el golpe. Estos planes se concretarían en la sublevación que se inicia en el norte de Marruecos la tarde del 17 de julio de 1936, que debía hacerse con el control del país de forma rápida. No obstante, los planes no salieron según lo planeado: al no conseguir triunfar de forma inmediata en toda España, esta sublevación inicial daría origen a una Guerra Civil.

Accidente de aviación[editar]

El 20 de julio, el aviador Juan Antonio Ansaldo va a Estoril a recogerle con su avioneta para trasladarle a Burgos, donde asumiría el mando del Golpe de Estado.[19] Sin embargo, el aparato se estrella a los pocos momentos del despegue y termina envuelto en llamas al impactar contra una valla de piedra en la actual rua de Santa Cruz, en la pedanía de Areia (Cascais), donde sus compañeros de armas erigieron años después un sencillo monolito conmemorativo. Sanjurjo muere y el piloto, que logró sobrevivir con heridas leves, atribuirá el siniestro al exceso de equipaje del general.[19]

Su muerte y los fracasos de Goded y Fanjul (arrestados y, más tarde, fusilados) obligaron a reorganizar los planes de los golpistas. Mola, el Director, se trasladó el 21 de julio desde el norte hasta Zaragoza, donde se reunió con el general Cabanellas y le invitó a presidir la Junta de Defensa Nacional, que se formó en Burgos tres días después.[20]

Condecoraciones[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]


Predecesor:
Miguel Primo de Rivera
Escudo de España 1874-1931.svg
Alto Comisario Español en Marruecos
3 de noviembre de 1925 - 4 de noviembre 1928
Sucesor:
Francisco Gómez-Jordana Sousa
Predecesor:
Miguel Primo de Rivera
Escudo de España 1874-1931.svg
Jefe superior de las Fuerzas Militares en Marruecos
4 de octubre de 1927 - 4 de noviembre de 1928
Sucesor:
Francisco Gómez-Jordana Sousa
Predecesor:
Ricardo Burguete Lana
Monogram of the Spanish Civil Guard.svg
Director general de la Guardia Civil
4 de noviembre de 1928 - 5 de febrero de 1932
Sucesor:
Miguel Cabanellas Ferrer
Predecesor:
Francisco Gómez-Jordana Sousa
Escudo de la Segunda República Española.svg
Alto Comisario Español en Marruecos
23 de abril - 6 de junio de 1931
Sucesor:
Luciano López Ferrer
Predecesor:
Antonio Vallejo Vila
Escudo de la Segunda República Española.svg
Director general de Carabineros
5 de febrero - 11 de agosto de 1932
Sucesor:
Gonzalo Queipo de Llano