Ofensiva final

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ofensiva final de la Guerra Civil Española
Guerra Civil Española
España Marzo 1939.PNG
Mapa de España en marzo de 1939, con la zona (en color rojo) que todavía resistía a las tropas franquistas.
Fecha 26 de marzo1 de abril de 1939
Lugar Provincias de Madrid, Guadalajara, Cuenca, Ciudad Real, Jaén, Albacete, Alicante, Almería, Murcia, y Valencia. Sectores de las provincias de Toledo, Córdoba y Granada.
Resultado Victoria decisiva franquista: Fin de las hostilidades; Francisco Franco se hace con el control de toda España.
Cambios territoriales El territorio republicano es anexionado por la España franquista.
Beligerantes
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Consejo Nacional de Defensa Flag of Spain (1938 - 1945).svg España franquista
Flag of German Reich (1935–1945).svg Alemania Nazi
Flag of Italy (1861-1946).svg Reino de Italia
Comandantes
Flag of Spain (1931 - 1939).svg José Miaja
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Segismundo Casado
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Manuel Matallana Rendición
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Adolfo Prada Rendición
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Leopoldo Menéndez
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Antonio Escobar Rendición
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Cipriano Mera Sanz
Flag of Spain (1931 - 1939).svg Antonio Camacho Rendición
Flag of Spain (1938 - 1945).svg Francisco Franco
Flag of Spain (1938 - 1945).svg Andrés Saliquet
Flag of Spain (1938 - 1945).svg Eugenio Espinosa de los Monteros
Flag of Spain (1938 - 1945).svg Juan Yagüe
Flag of Spain (1938 - 1945).svg Rafael García Valiño
Flag of Spain (1938 - 1945).svg Antonio Aranda
Flag of Spain (1938 - 1945).svg Luis Orgaz Yoldi
Flag of Spain (1938 - 1945).svg Queipo de Llano
Flag of Italy (1861-1946).svg Gastone Gambara
Fuerzas en combate
Ejército Popular Regular[1]
• 400.000 hombres
• 580 piezas de artillería
• 250 carros de combate
Fuerzas Aéreas de
la República Española
• 150 aviones[2]
Armada Republicana
• Unidades menores[3]
Ejército Franquista
• 700.000 hombres
• 2.000 piezas de artillería
• 650 blindados y
carros de combate
Corpo Truppe Volontarie
• 12.000 hombres
Aviación Legionaria
• 120 aviones
Legión Cóndor
• 70 aviones
Aviación nacional
• 400 aviones[4]
Armada Nacional
• 3 Cruceros
• 5 destructores
• 2 submarinos
Bajas
Rendición incondicional Mínimas

La Ofensiva Final de la Guerra Civil Española fue la última operación bélica ejecutada por los mandos militares del bando sublevado contra la Segunda República Española a finales del mes de marzo de 1939, aprovechando la muy debilitada situación del bando republicano tras la severa derrota sufrida en la Ofensiva de Cataluña y el triunfo del golpe de Estado del coronel Casado, que puso fin a la política de resistencia que hasta entonces había mantenido el gobierno de Juan Negrín.

Antecedentes[editar]

El golpe de Casado[editar]

El golpe de Estado se inició el 5 de marzo de 1939 y fue encabezado por el coronel Segismundo Casado, jefe del Ejército del Centro, y apoyado por todas las fuerzas políticas de la zona republicana que abogaban por poner fin a la guerra civil ya que la consideraban completamente perdida, y entre las que se encontraban los socialistas "antinegrinistas" encabezados en Madrid por Julián Besteiro, los anarquistas y los republicanos de izquierda. El golpe "casadista" derribó al gobierno republicano del socialista Juan Negrín que defendía continuar resistiendo a pesar de que tras la caída de Cataluña a principios de febrero de 1939 la situación de la República era desesperada. El golpe triunfó tras desencadenarse en Madrid una guerra civil dentro de la guerra civil entre las fuerzas "casadistas" y los comunistas que eran los únicos que apoyaban ya (junto con un pequeño sector del PSOE) la política de resistencia de Negrín. Se formó entonces un Consejo Nacional de Defensa que inició las conversaciones con el bando sublevado pero el "Generalísmo" Franco, como ya había reiterado en numerosas ocasiones, sólo aceptó la rendición incondicional del Ejército Popular Republicano.[5]

Contactos con Franco[editar]

El 12 de marzo el Consejo Nacional de Defensa condenó a muerte a uno de los militares de filiación comunista que se habían opuesto al golpe y dictó medidas urgentes para eliminar la "influencia comunista" en el ejército (abolición de los comisarios políticos, supresión de la estrella roja en el uniforme militar, supresión del puño cerrado como saludo militar, etc.). De inmediato el Consejo intentó llegar a un acuerdo con el gobierno de Burgos para lograr una "paz honrosa", pero el bando sublevado insistía desde febrero en que sólo se admitiría la rendición incondicional de la República.

Además, el 8 de febrero el "Generalísmo" Franco había dictado en Burgos la Ley de Responsabilidades Políticas donde se condenaba de antemano (y de modo retroactivo) a prácticamente todo individuo que hubiera apoyado activamente a la Segunda República Española desde el 1 de octubre de 1934, como civil o militar, sin importar su cargo, partido, o jerarquía. Al conocerse el contenido de esta Ley en la zona republicana creció el miedo a las represalias, pues la norma daba a Franco un poder absoluto y discrecional para ejercer la represión política contra cualquier persona que hubiera prestado servicios a la República, sin importar su filiación política.

El 19 de marzo, Franco aceptó recibir a los enviados republicanos y, en efecto, Casado envió el día 23 unos emisarios a Burgos, el teniente coronel Garijo y el comandante Ortega, para negociar directamente con el autodenominado bando nacional; el Consejo Nacional de Defensa esperaba al menos que, si Franco no aceptaba condiciones de paz, por lo menos garantizara la ausencia de represalias.

No obstante, desde que Gran Bretaña y Francia ya habían reconocido al régimen de Franco, y tras la aplastante victoria de la Ofensiva de Cataluña, se reforzaban las ansias del bando nacional para exigir una capitulación sin condiciones a la República, más aún sabiendo que ésta se reconocía vencida e incapaz de resistir más tiempo. Esto evitaba un compromiso "entre militares" de última hora (similar al Abrazo de Vergara) que legitimara después a los republicanos para formar oposición y entorpeciera la autoridad absoluta del nuevo Caudillo.

Ese mismo día 23 se realizaron las conversaciones, donde los enviados de Franco reiteraron que sólo sería aceptada la rendición sin condiciones de las tropas republicanas, agregando que en un plazo de dos días la aviación de la República debería ser entregada a los nacionales, y que el 27 de marzo se decretaría un alto al fuego en todos los frentes para que las tropas nacionalistas avanzaran: ante ello las fuerzas republicanas sólo deberían rendirse y entregar sus armas. Sobre las temidas represalias, Franco tan sólo ofrecía una vaga promesa verbal de justicia a quienes no hubieran cometido crímenes, sin dar más explicaciones. Tampoco se aceptó la petición de Casado para ejecutar una "rendición por zonas" con el fin de dar tiempo a los refugiados republicanos que desearan salir de España.

Los emisarios de Casado pidieron un total de veinticinco días para cumplir las exigencias, pero ello les fue negado: solo se les permitió redactar un documento que fijase un modo pacífico de proceder a la rendición, pues las tropas nacionalistas simplemente avanzarían en ofensiva cuando venciera el plazo fijado por Franco. Finalmente, el 25 de marzo los emisarios de Franco protestaron porque la aviación republicana no se había entregado aún, acusando a Casado de no controlar sus tropas y no estar por tanto en condiciones de negociar y dando por terminada toda negociación. Los emisarios republicanos volvieron a Madrid en la mañana del 26 para apurar la entrega de la aviación pero ya era tarde. En la madrugada del 27 de marzo Franco no esperó más y ordenó a sus tropas lanzar la ofensiva.

Desarrollo de las operaciones[editar]

Avance franquista[editar]

Sólo unas horas después de que se dieran por finalizadas las "negociaciones" con los dos representantes del Consejo Nacional de Defensa en el aeródromo de Gamonal, el "Generalísimo" Franco dio la orden de que se iniciara la ofensiva "nacional" en todos los frentes. Las primeras operaciones tuvieron lugar en el Frente Sur donde el mismo 26 de marzo el el Cuerpo de Ejército Marroquí, al mando del general Yagüe, y el Cuerpo de Ejército de Andalucía, al mando del general Muñoz Castellanos), avanzaron hacia Pozoblanco-Peñarroya (Córdoba) y Ocaña (Toledo) encontrando muy poca resistencia ya que muchas de las posiciones republicanas ya habían sido abandonadas y en seguida los Ejércitos republicanos de Extremadura y de Andalucía depusieron las armas y los pueblos se llenaban de banderas blancas ante la inminente llegada de las tropas "nacionales". El día 29 el Cuerpo Marroquí de Yagüe ya había alcanzado Ciudad Real y Puertollano; el Cuerpo de Ejército de Andalucía tomaba Bailén y Linares, mientras el Cuerpo de Ejército de Córdoba, mandado por el general Borbón, entraba en Jaén, y el de Granada comenzaba el avance por el litoral en dirección a Almería.[6]

En el frente del Centro, los cuerpos de ejército de Toledo, Maestrazgo, Navarra y CLI avanzaron desde Talavera de la Reina, Polán y Toledo hacia el sur, y en el frente de Levante, los cuerpos de ejército de Urgel y de Aragón lo hicieron desde Torre del Burgo, Masegoso y Cifuentes hacia Madrid y Valencia. Los atacantes no encontraron resistencia. Las líneas de los frentes republicanos se desintegraron el 28 de marzo en un proceso espontáneo. Algunos soldados se abrazaban entre sí aliviados por el fin de la guerra.


La ofensiva del Ejército del Centro iniciada el día 26 tampoco encontró resistencia porque en los frentes de Madrid los republicanos habían empezado a abandonar las trincheras, especialmente después de que fueran transmitidas por radio las famosas "Concesiones del Generalísimo" que prometían "benevolencia" para los militares que favorecieran la terminación de la lucha. "Los soldados iban llegando al interior de la ciudad, cogían el metro en Cuatro Caminos y se iban a sus casas o se trasladaban al otro lado de Madrid, a Vallecas, para emprender camino hacia el Mediterráneo".[7] Y en algunos lugares del frente se produjeron confraternizaciones entre soldados de los dos bandos que festejando que, según ellos, la guerra había acabado, y en otros sitios los soldados republicanos se pasaban al bando nacional.[8]

Donde los "nacionales" encontraron mayor resistencia fue en el frente de Levante debido a que era por Valencia por donde estaban saliendo las personalidades republicanas y había que darles tiempo. Fue el caso del Cuerpo de Ejército de Aragón, dirigido por el general Rafael García Valiño, que marchaba hacia Valencia el 28 de marzo, pues en esta ciudad aún se concentraban tropas republicanas deseosas de proteger a los refugiados del bando republicano que proyectaban abandonar España desde el puerto valenciano. Cuando estos refugiados fueron convencidos de dirigirse hacia Alicante en la tarde del día 28, las tropas republicanas cesaron su resistencia y abandonaron Valencia a la quinta columna franquista en las horas siguientes.

Así el día 29 Valencia y Alicante ya estaban prácticamente en manos de sus respectivas quinta columnas, sin que todavía hubieran llegado las tropas "nacionales", mientras que el Cuerpo de Ejército de Galicia, al mando del general Aranda, ocupaba Sagunto y el Cuerpo de Ejército de Castilla, entraba en Segorbe. Al día siguiente los italianos de la División Littorio ocupaban Almansa, Villena y Elda, y entraban en Alicante. Ese mismo día 30 la División 83 al mando del general Martín Alonso entraba triunfalmente en Valencia. El 31 de marzo, la 4ª División del Cuerpo de Ejército de Navarra, mandada por el general Alonso Vega ocupaba Murcia y Cartagena.[7]

A los soldados republicanos que iban siendo cercados por las tropas franquistas en el frente se les ordenó que fueran dejando sus armas en montones antes de conducirles a las plazas de toros o a los campos de alambradas al aire libre. Los que estaban en las líneas posteriores tiraron sus fusiles antes de que llegaran los nacionales y se marcharon a sus casas. A lo largo del día 27 los "nacionales" capturaron 30.000 prisioneros en la primera línea del frente, y todas las localidades que pudieron. Al saber de esta situación, en retaguardia el Ejército Popular Republicano se autodesmovilizaba en todo el frente: divisiones y regimientos se disolvían de inmediato al saber de la cercanía de los franquistas, en tanto los soldados abandonaban posiciones y armas para volver a sus casas.

Los sublevados entran en Madrid[editar]

Mientras se producía el desmoronamiento del frente la quinta columna de Madrid se hizo con el control de la ciudad en la madrugada del 26 al 27 de marzo, "realizando todas aquellas operaciones necesarias para evitar en caso preciso una resistencia que ocasionaría víctimas, y, sobre todo actuaciones a la desesperada". A primera hora de la mañana del día 27 un enviado del Consejo Nacional de Defensa, el coronel Adolfo Prada Vaquero, se entrevistó con el coronel Losas del ejército franquista desplegado en la Ciudad Universitaria y ambos acordaron que la rendición republicana se produciría a las 13 horas del día siguiente 28 de marzo. Esa mañana empezaron a aparecer en Madrid colgaduras y banderas rojigualdas y mucha gente se estaba echando a la calle llena de entusiasmo para recibir a la tropas "nacionales". Tras la firma de la rendición en el edificio del Hospital Clínico de la Ciudad Universitaria las tropas "nacionales" ocuparon la ciudad en las horas siguientes sin encontrar ningún tipo de oposición.[8] Durante la tarde y la noche anterior muchos soldados republicanos del frente madrileño se reunían a confraternizar con sus pares nacionales en tierra de nadie, mientras otros soldados republicanos domiciliados en Madrid terminaban de abandonar sus posiciones y volvían a sus casas. Para esas horas sólo los estados mayores del Ejército Popular Republicano permanecían en sus posiciones, sin poder evitar la disolución de sus unidades, mientras los mandos franquistas se limitaban a organizar su entrada pacífica en Madrid junto con la quinta columna, procurando evitar destrucciones o defensas desesperadas, y negándose a requerir que los soldados republicanos volvieran a sus trincheras. En la noche del 27, el Consejo Nacional de Defensa emitía en radio su último comunicado, pidiendo a los madrileños "calma, orden y acatamiento de la autoridad".

Cuando el 28 los "nacionales" entraron en Madrid sin encontrar resistencia ocuparon todos los edificios públicos. En cuanto los mandos franquistas entraron a la ciudad arrestaron a Julián Besteiro, quien había decidido compartir la suerte de los civiles madrileños y no huir al extranjero como el resto de miembros del Consejo Nacional de Defensa.

"Madrid no fue tomada, se entregó sin resistencia, terminando así 32 meses de terrible guerra, por unos y otros, que ahora deseaban que cesase el derramamiento de sangre. La victoria proporcionaba la paz, o quizá la paz suponía el precio de la victoria". [8]

La entrega de la aviación republicana[editar]

Tras la huida de Casado y la salida del coronel Camacho, Jefe de la Aviación de la zona centro-sur, fue el coronel Manuel Cascón Briega quien permaneció en su puesto para hacer entrega de los aviones republicanos a los "nacionales" en Albacete, cumpliendo así una de las 10 normas para la rendición que habían impuesto los representantes de Franco a los enviados de Casado en las "negociaciones" del aeródromo de Gamonal, cercano a Burgos. Cascón tuvo la posibilidad de huir pero se quedó porque no podía abandonar a sus hombres y dejarlos en la estacada. También confió en las promesas del "Generalísmo" Franco de que no habría represalias para aquellos militares profesionales que, como él, no hubieran pertenecido a ningún partido político y se habían limitado a cumplir órdenes. Por ello ordenó que nadie se moviese de su puesto, ni destruyese material de ninguna clase.[9]

Las primeras tropas de los vencedores en llegar a la base de Albacete fueron italianos que se comportaron con corrección, pero después apareció el comandante "nacional" de Aviación, Gerardo Fernández Pérez, que, después de humillar al coronel Cascón, reunió a todos los jefes y oficiales del Estado Mayor de la aviación republicana y les dijo:[10]

¿Qué se han creído Vds.? ¿Que han perdido unas elecciones? ¡Nada de eso! ¡Han perdido una guerra con todas sus consecuencias! Y no piensen en la cárcel, pues luego vienen los indultos. ¡Piensen que serán condenados a muerte y fusilados!

Los jefes y oficiales fueron trasladados a Valencia donde fueron juzgados por procedimiento sumarísimo por el Consejo de Guerra Permanente de Aviación acusados del "delito de rebelión" militar", aplicándoles la "monstruosa ficción jurídica de que en el mismo momento de la sublevación del 18 de julio de 1936 el poder legítimo había pasado a los sublevados".[11] El consejo de guerra contra Cascón se celebró el 20 de julio de 1939 y durante la sesión cuando el fiscal se refirió a él como "coronel de la Aviación roja" Cascón le replicó: "De ninguna manera. Soy coronel de la Aviación republicana". Y cuando le acusó de rebelión protestó: "Yo no me rebelé nunca. Quienes os habéis rebelado habéis sido vosotros". Cascón, como otros compañeros suyos, fue condenado a muerte el mismo día 20 de julio y ejecutado en Paterna el 3 de agosto.[12]

La entrega de la flota republicana a Franco[editar]

Al estallar la sublevación "profranquista" de la base naval de Cartagena en la noche de 4 de marzo de 1939, la flota republicana al mando del almirante Miguel Buiza se hizo a la mar ante las amenazas de los sublevados de que sería bombardeada por las baterías de costa. Aunque la sublevación comenzaba a ser dominada por las tropas leales republicanas, Buiza, indeciso al principio, ordenó finalmente dirigir la flota a un puerto francés, concretamente a Bizerta en el Protectorado de Túnez, lo que significaba la entrega de la flota a Franco dado que París acababa de reconocer al gobierno de Burgos como el único legal de España y por lo tanto la flota era de su propiedad. Así al principio de la tarde del martes 7, cuando la sublevación "pronacionalista" de Cartagena hacía horas que había sido completamente sofocada, la flota republicana, bajo control francés, fondeaba en la bahía tunecina de Bizerta. Nada más llegar las autoridades francesas les dijeron que los barcos serían entregados inmediatamente a Franco.[13]

Como manifestó un alférez de navío "profranquista" el objetivo de la sublevación de Cartagena había sido "hacer salir a la Flota" y eso se había conseguido:[14]

Nosotros habíamos recibido una consigna de Franco: hacer salir a la Flota. Desde el momento en que se había ido, aunque el movimiento [en la base naval] sea sofocado, no nos importa. Hemos logrado lo que nos proponíamos; dejar a la República sin su último baluarte de resistencia

Al día siguiente de la arribada a Bizerta se solicitó a las autoridades francesas del Protectorado de Túnez el asilo político por parte de los marineros, y quedaron internados los buques bajo la custodia de unos pocos tripulantes españoles por buque. El resto de la dotación fue conducida a un campo de concentración en la localidad de Meheri Zabbens.[15] [16]

El 30 de marzo de 1939 marinos "nacionales" al mando del contraalmirante Moreno tomaron posesión de la escuadra en nombre del "Generalísimo" Franco. Así describe en su informe Francisco Galán ese momento:[17]

Del lado republicano acudieron los señores Barveiro, Núñez y Calderón quienes solicitaron del contraalmirante Moreno informarse de las posibilidades existentes de regresar a España. El contraalmirante les dijo que ignoraba cuál había sido el comportamiento de cada uno de ellos. Entonces hablaron de la conducta de la Flota en general. Explicaron que gracias a ellos no se había vigilado el Estrecho en los primeros días de la sublevación, apoyándose en la acción perniciosa holgazana de los comités; que en la primera época lanzaron con éxito la consigna de no navegar más que de noche, que se han dejado arrebatar muchos convoyes y hundido el Santo Tomé, que el día del Baleares fue forzado el ataque al citado barco, que por segunda vez se situó a 2.000 metros de nuestros torpederos; que la desmoralización sufrida a los barcos que acompañaban al Baleares por ser éste el buque almirante no fue aprovechada... Que habían colaborado con Casado contra Negrín y una vez en el mar contra Casado; que habían conservado los barcos entregándoselos en las mejores condiciones al "Generalísmo". El contraalmirante Moreno les afeó el que a los torpedos que hundieron el Baleares no les hubiesen quitado las puntas de combate y les dijo que confiaran siempre en la "magnanimidad" del "caudillo", pero que de ningún modo soñasen con eludir la acción judicial

Antes de partir hacia España las autoridades francesas realizaron un plebiscito para completar las dotaciones. "De un total de 4.000 hombres, 2.350 decidieron volver a España, entre ellos casi todo el Estado Mayor de la Flota, muchos oficiales y un gran número de maquinistas".[18] Los que volvieron a España fueron objeto de depuración pero fue relativamente suave y sin comparación con la que sufrió la Aviación. Entre los que optaron por el exilio estaba el almirante Buiza que ingresó en la Legión Extranjera Francesa, "por pundonor o por vergüenza".[19]

Los últimos bombardeos[editar]

Después del golpe de Casado Alicante y su puerto fueron atacados los días 6, 9 y 25 de marzo; el puerto de Valencia los días 7, 11, 14, 18, 20, 21 y 22 de marzo; Gandía y su puerto los días 6, 9 y 25 de marzo; Torrevieja y Santa Pola el 6 de marzo. En el interior, Guadalajara fue bombardeada desde el aire los días 11, 16, 18 y 22 de marzo.[20]

Durante la segunda quincena del mes de marzo los bombardeos fueron muy esporádicos. Según los partes de guerra republicanos entre el 21 y el 25 de marzo fueron bombardeados Valencia, Aranjuez, Ocaña, Alcalá de Henares y Alicante. Esta última ciudad fue bombardeada el 25 de marzo, siendo el último bombardeo que consta en los partes de guerra republicanos.[21] El último bombardeo de la Guerra Civil Española fue el que efectuaron el 28 de marzo cinco Savoia-Marchetti S.M.79 que descargaron veinte bombas de 250 kg. sobre el puerto de Gandía.[22]

La tragedia de los refugiados republicanos que intentaban salir de España[editar]

No se conoce que el gobierno de Negrín hubiera elaborado un plan de evacuación antes de su marcha forzada al exilio a causa del golpe de Casado, sin embargo, a lo largo del mes de febrero de 1939 el embajador republicano en Londres, Pablo de Azcárate, por indicación del ministro de Estado, Julio Álvarez del Vayo, hizo numerosas gestiones ante el Foreign Office para que presionara al "Generalísmo" Franco para que éste no ejerciera represalias sobre los vencidos y dejara salir libremente a todos aquellos republicanos que quisieran hacerlo, sin ninguna clase de cortapisas. Acárate también solicitó que la Armada británica protegiera a los barcos que llevaran a los refugiados al exilio.[23]

Además parece que tras conocer la situación militar de la zona Centro-Sur poco después de su regreso a España, Negrín cambió la idea de la resistencia ultranza que hasta entonces había defendido por la de una resistencia escalonada que tuviera como apoyo territorial la costa levantina y a la flota como medio y protección para una evacuación organizada de los republicanos más comprometidos. El problema fue que ese plan se vino abajo desde el momento en que la flota de guerra republicana se hizo a la mar el 5 de marzo y desertó.[24] "Igualmente falló la otra opción en la que Negrín tenía depositada su confianza: los barcos de la Mid-Atlantic, compañía británica encargada del transporte de los suministros republicanos, que por por problemas de incumplimientos financieros se negó, a última hora, a participar en la evacuación. Incluso algunos de sus barcos zarparon vacíos de los puertos levantinos en los últimos días de la guerra".[24]

El que no hizo prácticamente nada en el tema de la evacuación fue el Consejo Nacional de Defensa que creyó que las "Concesiones del Generalísmo" eran suficientes para garantizar la salida del país de los republicanos que quisieran hacerlo (las Juntas de evacuación que el 17 de marzo el Consejo dispuso que se formaran en los principales núcleos de población, en la práctica nunca llegaron a constituirse). "Así se crearon unas falsas expectativas que incluso llegaron a valorar el abandono del país como algo innecesario. Un optimismo con escasos fundamentos [como lo demostraba la recién promulgada por Franco Ley de Responsabilidades Políticas ] que fue continuamente alimentado por la prensa de signo casadista... Una ciega confianza se apoderó de los restos de la España republicana. Salvo en el entorno comunista, la creencia en una paz digna y sin represalias atenazó las voluntades y paralizó la acción. Redujo el tema de la evacuación a una fácil operación logística que contaría con la indudable aprobación de los vencedores y el concurso de la marina británica, y que sólo afectaría a un reducido número de personas especialmente comprometidas, o que ideológicamente se sintieran incompatibles con los valores y las ideas del Nuevo Estado".[25] La única gestión conocida que hizo el Consejo Nacional de Defensa fue pedir al diputado británico A. Salter para que presionara a las autoridades británicas para que ayudaran en la evacuación de unos 10.000 republicanos de Madrid. Salter trasladó la petición a Lord Halifax, secretario del Foreign Office, quien le respondió quince días después reiterándoles la postura oficial del gobierno británico: que este no intervendría sin el consentimiento del gobierno de Burgos (y éste no iba a darlo).[26]

Los únicos que organizaron un plan de evacuación fueron los comunistas que no se fiaban en absoluto de las promesas de "benevolencia" del "Generalísmo" Franco y que además temían ser utilizados como moneda de cambio en las "negociaciones" entre casadistas y franquistas. Ya desde el 6 de marzo, el mismo día en que la dirección del PCE abandonó España, la "troika" que permaneció en España (Palmiro Togliatti, Pedro Checa y Fernando Claudín) preparó la evacuación de los cuadros más significativos a escala provincial y local y el paso a la clandestinidad de otros. Así hacia el 25 de marzo, dos días antes de que se produjera el gran éxodo republicano hacia los puertos de Levante, la evacuación organizada por los comunistas (y el pase a la clandestinidad) ya está muy adelantada, aunque el desplome final de los frentes también les afectó y muchos militantes, sobre todo mandos militares, también se vieron atrapados.[24]

Al no haber preparado el Consejo de Defensa Nacional ningún plan de evacuación, excepto para sus miembros y sus familias (que se consumaría con la salida de Casado bajo protección británica por el puerto de Gandía el 1 de abril), cuando cundió el pánico en la zona Centro-Sur al iniciarse el 26 de marzo la ofensiva final de los "nacionales", el éxodo de miles de personas hacia los puertos del Mediterráneo se hizo en las peores condiciones posibles. "Varios millares de personas efectuaron un dramático periplo hasta Valencia, y desde allí a Alicante, en un alud desorganizado que topó con la terrible realidad de la ausencia de medios para abandonar el país, salvo para Casado y su entorno...".[27] El número exacto de refugiados que llenaron los muelles de los puertos de Levante es objeto de discusión y oscila entre los 6.000, que fue la cifra que dio la Comisión Internacional para la ayuda a la España republicana, y los 15.000 que cita el historiador Manuel Tuñón de Lara que formaba parte del grupo de refugiados que intentaban salir de España.[7]

Británicos y franceses tampoco intervinieron en ayuda de los miles de refugiados que se agolpaban en los puertos del Mediterráneo a pesar de que había sectores importantes en Gran Bretaña y en Francia que pedían la intervención humanitaria de las respectivas marinas de guerra para proteger los barcos en que pudieran embarcar los refugiados. Pero ambos gobiernos explicaron que para actuar necesitaban la autorización expresa del "Generalísimo" Franco (actuar sin ella podría ser considerado como acto hostil) y éste nunca la dio. El 8 de marzo el primer ministro británico Neville Chamberlain hizo pública la postura de su gobierno ante la Cámara de los Comunes:[28]

El gobierno de S.M. no está preparado para actuar sin la concurrencia del gobierno español [que el de Burgos tras su reconocimiento el 27 de febrero], pero en el caso de que se alcanzara un acuerdo entre este último y alguna autoridad responsable del lado republicano para la salvaguarda de la evacuación de refugiados, prisioneros y demás, el gobierno de S.M. estaría dispuesto a apoyar la ejecución del acuerdo si así se lo solicitasen y si el gobierno estuviera convencido de que este apoyo respondía a razones humanitarias

La única ayuda internacional que recibieron los refugiados republicanos provino de una delegación del Comité Internacional para la ayuda a la España republicana (cuya sede estaba en París y que se había formado con el apoyo de las izquierdas europeas, singularmente el Partido Comunista Francés y el Partido Laborista británico) que desembarcó en Valencia el 27 de marzo para organizar una evacuación a través de la compañía naviera France Navigation propiedad del partido comunista francés, algunos de cuyos barcos en esos momentos ya se dirigían hacia los puertos del Levante español.[29] La noticia de que esos barcos atracarían en Alicante hizo que la multitud que se agolpaba en Valencia se desplazara a aquella ciudad pero allí se encontraron con que la marina "nacional" había bloqueado el puerto y no dejaba pasar a los barcos franceses. Los miembros de la delegación del Comité Internacional intentaron convencer a los cónsules británicos para que presionaran a su gobierno para que interviniera la Royal Navy pero el Foreign Office mantuvo su postura oficial de que necesitaba el consentimiento de Franco, y éste no lo dio. También contactaron con el cónsul francés para que el gobierno francés enviara barcos de guerra que protegieran a los barcos de la France Navigation pero tampoco obtuvieron respuesta.[30]

Comunicado emitido por el Cuartel General del Generalísimo anunciando el fin de la guerra.

A últimas horas de la tarde del día 30 de marzo de 1939 llegaban a Alicante, ya controlado por la quinta columna local, las tropas italianas de la División Littorio, al mando del general Gaetano Gambara, quien al llegar al puerto adoptó una actitud prudente y se entrevistó con algunos dirigentes militares y políticos republicanos. "El día 31 se consumó la tragedia, ya suficientemente prevista. A primeras horas de la tarde amarraban en el muelle de Poniente el Canarias y el minador Vulcano. De ellos descendieron fuerzas pertenecientes a los batallones 122 y 123 del Cuerpo de Ejército de Galicia. Prontamente reemplazaron a las tropas italianas de Gambara que cubrían la vigilancia del puerto. A las seis de la tarde comenzó la salida de los millares de refugiados. A las diez de la noche se suspendió la operación. Para los dos mil republicanos que quedaban todavía en los muelles fue su última noche en libertad en precario, salpicada de suicidios. A la mañana del día siguiente concluyó la evacuación. A todos les esperaba el Campo de los Almendros, inmortalizado por Max Aub. Del puerto de Alicante nadie pudo ser evacuado entre el 29 y el 31 de marzo".[31]

Así pues, "el final de la guerra acarreó tragedias masivas como el éxodo de combatientes y población hacia Francia o la captura en masa en el propio puerto de Alicante de quienes pretendían salir en barcos que los vencedores no dejaban llegar a puerto. Los campos de internamiento o los pelotones de ejecución esperaban a todos ellos. Las derivaciones de la guerra civil tardarían muchos años en disiparse”.[32] Todo el territorio español se hallaba en manos del régimen de Franco al anochecer del día 31 de marzo de 1939. Los vencedores anunciarían el fin de la guerra oficialmente en Burgos al día siguiente.

Referencias[editar]

Notas al pie[editar]

  1. Estaba compuesto a su vez por 4 ejércitos de campo: El del Centro, el de Levante, el de Extremadura y el del Sur.
  2. Hugh Thomas, pág. 955
  3. El grueso de la flota republicana había huido al Norte de África, donde se entregó a las autoridades francesas, que internó a las tripulaciones y navíos. Por tanto, en la España republicana quedaron solo unidades menores y buques averiados.
  4. Hugh Thomas, pág. 955
  5. Bahamonde, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). Así terminó la Guerra de España. Madrid: Marcial Pons. ISBN 84-95379-00-7. 
  6. Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). pp. 487–488.  Falta el |título= (ayuda)
  7. a b c Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). p. 490.  Falta el |título= (ayuda)
  8. a b c Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). pp. 491–494.  Falta el |título= (ayuda)
  9. Viñas, Ángel; Hernández Sánchez, Fernando (2009). pp. 290; 292.  Falta el |título= (ayuda)
  10. Viñas, Ángel; Hernández Sánchez, Fernando (2009). p. 291.  Falta el |título= (ayuda)
  11. Viñas, Ángel; Hernández Sánchez, Fernando (2009). pp. 291–292.  Falta el |título= (ayuda)
  12. Viñas, Ángel; Hernández Sánchez, Fernando (2009). pp. 292–293.  Falta el |título= (ayuda)
  13. Bahamonde, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). pp. 434–437.  Falta el |título= (ayuda)
  14. Viñas, Ángel; Hernández Sánchez, Fernando (2009). p. 278.  Falta el |título= (ayuda)
  15. (Alonso, 2006, p. 194)
  16. La hija de un oficial republicano reúne la historia de un millar de marinos exiliados
  17. Bahamonde, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). pp. 437–438.  Falta el |título= (ayuda)
  18. Bahamonde, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). p. 438.  Falta el |título= (ayuda)
  19. Viñas, Ángel; Hernández Sánchez, Fernando (2009). p. 284.  Falta el |título= (ayuda)
  20. Solé i Sabaté, Josep María; Villarroya, Joan (2003). pp. 248–249.  Falta el |título= (ayuda)
  21. Solé i Sabaté, Josep María; Villarroya, Joan (2003). p. 251.  Falta el |título= (ayuda)
  22. Solé i Sabaté, Josep María; Villarroya, Joan (2003). p. 250.  Falta el |título= (ayuda)
  23. Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). pp. 440–441.  Falta el |título= (ayuda)
  24. a b c Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). p. 443.  Falta el |título= (ayuda)
  25. Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). pp. 444–445.  Falta el |título= (ayuda)
  26. Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). pp. 471–472.  Falta el |título= (ayuda)
  27. Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). p. 445.  Falta el |título= (ayuda)
  28. Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). pp. 463–467.  Falta el |título= (ayuda)
  29. Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). p. 471.  Falta el |título= (ayuda)
  30. Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). pp. 495–496.  Falta el |título= (ayuda)
  31. Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (1999). pp. 496–499.  Falta el |título= (ayuda)
  32. Aróstegui, Julio (1997). p. 12.  Falta el |título= (ayuda)

Bibliografía[editar]

  • Thomas, Hugh (1967). La Guerra Civil Española. París : Ruedo Ibérico. 
  • Ramón Salas Larrazábal, Historia del Ejército Popular de la República. La Esfera de los Libros S.L. ISBN 84-9734-465-0
  • Beevor, Antony (2005). La Guerra Civil Española. Barcelona: Crítica. ISBN 8484326653 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  • Bahamonde Magro, Ángel; Cervera Gil, Javier (2000). Así terminó la Guerra de España. Madrid: Marcial Pons, Ediciones de Historia. ISBN ISBN(13): 9788495379092 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  • Viñas, Ángel; Hernández Sánchez, Fernando (2009). El desplome de la República. Barcelona. ISBN 978-84-9892-108-3 (Ed. rústica 2010) |isbn= incorrecto (ayuda). 
  • Solé i Sabaté, Josep María; Villarroya, Joan (2003). España en llamas. La guerra civil desde el aire. Madrid: Temas de Hoy. ISBN 84-8460-302-4.