Socialismo de mercado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El socialismo de mercado es un sistema económico donde los medios de producción están socializados, es decir que los medios de producción pueden ser de propiedad estatal y/o de propiedad social o cooperativa y, además, la producción está orienta por un mercado. Dependiendo del modelo de socialismo de mercado aplicado, la intervención del Estado en la economía puede variar desde una economía planificada descentralizada por medio del mercado como la que propone Oskar Lange hasta de libre mercado como propone Thomas Hodgskin o David Schweickart.

Dentro de este modelo, las empresas de propiedad colectiva o estatal son libres de la planificación excesiva, con la toma de decisiones sobre qué producir quedando en la gestión de las empresas individuales, lo que les permite funcionar de manera más autónoma, de una manera más descentralizada que en otros sistemas económicos socialistas. También existe mayor apertura al comercio internacional y a la entrada de empresas multinacionales.[cita requerida] La idea central es que el mercado no es un mecanismo exclusivo del capitalismo.

Orígenes y evolución del término[editar]

De acuerdo a Milonakis[1] A pesar que el origen del término como tal se encuentra en los Debate sobre el cálculo económico en el socialismo en la década de los 20 y 30 del siglo XX, su idea básica (la combinación del mercado con los aspiraciones del socialismo) se remontan a los orígenes del socialismo mismo, con la sugerencia de, por ejemplo, John Stuart Mill acerca de socialismo descentralizado o "cooperativo" y las propuestas de, por ejemplo, Proudhon, acerca de la "autogestión obrera" a través de la "asociación libre de productores".

Con posterioridad, esa aspiración encuentra cabida en el pensamiento de Eduard Bernstein lo que llevó a su incorporación en los partidos adherentes al socialismo democrático y otros que proponen una economía mixta, tales como los originados del sistema keynesiano.

Durante el debate mismo. Oskar Lange retoma el concepto desde un punto de vista que puede ser llamado neomarxista[2] En su famoso "Teoría económica del socialismo" (1937) Lange propuso el uso de mecanismos de mercado por parte de los planificadores centrales, específicamente, un sistema de ensayo y error para establecer precios y asignar recursos, etc.

Con posterioridad, una serie de desarrollos más o menos complejos o influyentes que, se puede alegar, repagarian ampliamente un análisis más profundo, dieron lugar a la aparición de tres modelos específicos de lo que puede ser visto como tentativas de concretar la visión socialista ya sea dentro de un sistema más general de mercado (por ejemplo, los kibutz en Israel) o del mercado dentro de un sistema más general socialista (por ejemplo, el socialismo autogestionario en la entonces república de Yugoslavia). De interés son los desarrollos que han tenido lugar en la República Popular China a partir de fines del siglo XX, y que son vistos específicamente como una implementación de un sistema socialista de mercado[3] más conocida, a fin de diferenciar, como Economía de Mercado Socialista.

Uno de los principales defensores del socialismo de mercado en la actualidad es el estadounidense David Schweickart.

Socialismo de mercado en las economías de los estados socialistas[editar]

El término también ha sido empleado para aludir a los intentos de la economía soviética para introducir elementos de mercado en un sistema económico. Más concretamente, sería el primer intento durante los años 20 de aplicar la Nueva Política Económica (NEP) en la URSS, pronto abandonada. Posteriormente, elementos del socialismo de mercado fueron introducidos en Hungría, Checoslovaquia y Yugoslavia (este último denominado socialismo autogestionario, que le permitió a Yugoslavia tener unas condiciones económicas relativamente mejores que los países del bloque comunista) en los años 70 y 80. Vietnam y Laos en la actualidad también se describen a sí mismos como sistemas de socialismo de mercado.

Históricamente, estos intentos de socialismo de mercado buscan retener el control del gobierno en los principios fundamentales de planificación, sobre áreas como la industria pesada, la energía y las infraestructuras, y a la vez descentralizan las decisiones a nivel local. Los sistemas de socialismo de mercado también permiten la propiedad privada de los medios de producción y en servicios, en ciertos sectores económicos secundarios, y bajo ciertos límites que varían según el país (en Yugoslavia podían existir empresas de hasta cinco trabajadores). El mercado se usa para determinar los precios en bienes de consumo y productos de agricultura, y los campesinos tiene permitido vender todos o parte de sus productos en un mercado libre, conservando todo o parte de los beneficios como incentivo para incrementar y asegurar la producción.

En su libro Against the market (Contra el mercado) el canadiense David McNally, un socialista partidario de la abolición del mercado, responsabilizó de la crisis y el colapso del modelo de socialismo de mercado no al control obrero sino a la persistencia del mercado.[4]

Sin embargo, desde el capitalismo-liberalismo se argumenta que los problemas económicos más profundos de la extinta Yugoslavia provenían de las regulaciones y la intervención inherentes al dirigismo de un Estado socialista.[5]

En cualquier caso, la experiencia china del socialismo de mercado es otra situación. El sistema introducido en la República Popular China por Deng Xiaoping a finales de los 70 han evolucionado a lo que muchos economistas fuera de China, denominan economía de mercado socialista. En China misma el sistema es llamado "Socialismo con características chinas", en general esta teoría sugiere que se debe intervenir de la manera que menos distorsione la economía en su conjunto, y ésta intervención es a través de incrementar o potenciar la propiedad social, sin atacar la privada, por ejemplo, creando empresas sociales donde las condiciones del mercado hayan demostrado la dificultad de crear o mantener empresas privadas y sin crear empresas públicas que sólo generen costos u otros déficits más serios que los de la empresa privada.

Otras teorías del socialismo de mercado[editar]

Desde un punto de vista socialista libertario, hay otra apreciación de lo que sería un socialismo de mercado. Algunos socialistas ricardianos del siglo XIX como Thomas Hodgskin fueron defensores radicales de la filosofía laissez faire ya que pensaban que en el entorno de un libre mercado estricto ausente de monopolios se acabaría con el predominio del capital sobre el trabajo, obteniendo así los trabajadores el producto completo de su labor.[6]

Esta interpretación fue continuada por teóricos anarcoindividualistas seguidores del mutualismo de Pierre-Joseph Proudhon como Benjamin Tucker llegando hasta la actualidad con Kevin Carson. También se podrían llegar a incluir dentro de esta corriente a Franz Oppenheimer o Silvio Gesell, desarrollador éste último de la idea de la libre economía.[7]

Notas y referencias[editar]

  1. "New Market Socialism: A case for rejuvenation or Inspired Alchemy".
  2. [1] Lange nunca se considero otra cosa que Marxista. Sin embargo, era critico de la teoria del valor de Marx, prefiriendo la vision de la escuela neoclásica de los precios. En consecuencia, es considerado uno de los pensadores que anteceden la escuela neomarxista
  3. "Lenin and the Market Economy", Lecture by Fuwa Tetsuzo (Japanese Communist Party Central Committee Chair)
  4. "Uno puede ver algunos de estos efectos en el caso de la economia yugoslava de los 1960s,1970s y 1980s. Yugoslavia era el estado estalinista que mas seriamente trato de coordinar los elementos de la participación de los trabajadores en la empresa con la regulación del mercado. Y los resultados fueron enteramente consistentes con el analisis que hemos presentado: tendencias inherentes hacia el desempleo (parcialmente alivaido por un tiempo por la emigracion), inflación, el aumento de la desigualdad social, y la concentracion y centralizacion del capital. El caso yugoslavo demuestra que la regulacion del mercado impone sus propios imperativos en la empresa independientemente de su estructura de propiedad o el grado de control obrero (que en el caso yugoslavo era a veces exagerado por algunos)." David McNally, Against the Market, 1993, p.182
  5. La 'escoba' del titoísmo: Cómo países en vías de desarrollo compensan los mercados laborales débiles, por Steven H. Hanke. Publicado en ElCato.org, el sitio web hispano del Cato Institute
  6. Historia del pensamiento económico heterodoxo, de Diego Guerrero: Antes de leer a Ricardo, Hodgskin había desarrollado una teoría que equivalía a una interpretación de los beneficios como un "robo legal". Sin embargo, como señala Hunt, poco después de leerlo, extrae una primera impresión que es contraria a Ricardo, a quien acusa de justificar "la situación política presente de la sociedad"; y esto lo lleva a oponer a la teoría del valor de Ricardo otra teoría que él deriva de Adam Smith. En realidad, Hodgskin no creía, a diferencia de Ricardo, que el trabajo incorporado en la producción de la mercancía determinara su valor en el capitalismo, sino que más bien se limitaba a identificar el precio con la suma de salarios, rentas y beneficios, tal y como había hecho antes A. Smith, sólo que, a diferencia de éste, Hodgskin creía que las leyes de la propiedad privada eran antinaturales e intrínsecamente injustas. Sin embargo, muchos autores piensan (erróneamente) que Hodgskin mantuvo una teoría laboral del valor (en la línea de Ricardo y de Marx) debido a que distinguió entre un precio "natural" y un precio "social" de una forma que ha sido frecuentemente mal interpretada. En efecto, Hodgskin escribió: "El precio necesario o natural significa la cantidad total de trabajo que la naturaleza exige del hombre para producir cualquier mercancía [...] La naturaleza exigía sólo trabajo en el pasado, demanda sólo trabajo en el presente, y requerirá sólo trabajo en el futuro. El trabajo fue originalmente, es ahora y será siempre el único poder de compra respecto a la naturaleza. Hay otra descripción del precio a la que llamaré social; es el precio natural aumentado por regulaciones sociales" (1827, pp. 219-220). Lo que no siempre se ha entendido es que el precio natural de Hodgskin —para el único que vale la cantidad de trabajo como regulador— es un precio normativo que sólo se daría, según él, si quedaran abolidas las leyes y el gobierno de la sociedad capitalista. Pero Hodgskin creía que el único precio positivamente existente era el precio social, cuya determinación sigue, según él, la teoría de Smith, y no la de Ricardo.
  7. Economía de mercado sin capitalismo, de Werner Onken: "La teoría del dinero y la tierra libres fue una reacción tanto al laissez faire del liberalismo clásico como a las ideas planificadoras del marxismo. No es ninguna tercera vía entre capitalismo y comunismo como habrían de imaginar más tarde teorías de convergencia o las llamadas "mixed economies", es decir, economías de mercado capitalistas manejadas en forma global por el estado. Se trató de una alternativa por encima de los sistemas económicos has­ta entonces realizados. Como ordenamiento compete caracterizarla como una "economía sin capitalismo". Por sí mismo desarrolló Gesell el pensamiento del reformador social francés Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865), quien ya a mediados del siglo diecinueve había cul­pado a la apropiación privada del suelo y al poder que el dinero extrae del interés, de que tras el fin del feudalismo no hubiese surgido una sociedad libre de dominaciones. Proud­hon juzgó robo la renta de la tierra y cáncer (por su maligno crecimiento desenfrenado) los intereses del dinero. Estos explotadores medios de ingresos dieron lugar al surgimiento de la gran burguesía como nueva clase dominante que convirtió tanto al estado como a la iglesia en instrumentos de dominación sobre la pequeña burguesía y sobre la clase trabaja­dora. Las ideas de Gesell están asociadas con el igualmente inspirado en Proudhon socialismo liber­tario del filósofo de la cultura Gustav Landauer (1870-1919), que a su vez in­fluyó fuerte­mente sobre Martin Buber (1878-1965). Paralelos de ideas pueden reconocerse también con el liberalismo social del médico y sociólogo Franz Oppenheimer (1861-1943) y con la terna social del fundador de la antroposofía, Rudolf Steiner (1861-1925)."

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]