Socialismo con rostro humano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alexander Dubček fue uno de los principales impulsores del llamado "socialismo con rostro humano" en Checoslovaquia.

El socialismo de rostro humano (en checo, socialismus s lidskou tváří; en eslovaco, socializmus s ľudskou tvárou) fue el programa anunciado por Alexander Dubček y sus colaboradores cuando se convirtió en presidente del Partido Comunista de Checoslovaquia (KSČ) en enero de 1968. Era una reforma que implementaba ciertos grados de democratización y libertad política, pero que permitiría al KSČ seguir manteniendo el poder real.

Programa[editar]

El programa permitía aumentar la participación del pueblo en la política local y nacional bajo el paraguas del Partido Comunista de Checoslovaquia, mayor libertad de prensa y de cultura, y enfatizaba la necesidad de la iniciativa personal en los temas económicos. Los dirigentes del antiguo estilo fueron apartados de la vida pública.

El programa no tenía previsto legalizar partidos independientes o propietarios privados de compañías. La participación en el Bloque del Este no estaba cuestionada. Los acontecimientos provocados, especialmente por su rapidez, sorprendieron y consternaron a los dirigentes checoslovacos.

Supresión[editar]

Los acontecimientos provocados por la aplicación de este programa se conocen como la Primavera de Praga. El proceso de democratización y de liberación política se terminó la mañana del 21 de agosto de 1968, cuando unos 200.000 soldados y 5.000 carros de combate blindados del Pacto de Varsovia invadieron Checoslovaquia.

Las reformas iniciadas fueron eliminadas una a una y el país volvió al modelo centralizado con el KSČ como organizador de todos los aspectos políticos y económicos. La mayoría de las personas implicadas en el proyecto reformista perdieron su poder político y fueron perseguidos.

Las críticas desde Occidente fueron casi inexistentes, los escritores de izquierda, como Tariq Ali, argumentaron que esto se debía a que los Estados occidentales veían el socialismo humano y democrático de Checoslovaquia como un desarrollo hacia una tercera vía, una amenaza más grande al capitalismo que el comunismo de la Unión Soviética y sus aliados que, en gran medida, ya estaba muy desacreditado para la sociedad occidental en 1968.

Consecuencias[editar]

El único aspecto que sobrevivió fue el federalismo en el país, creando la República Socialista Checa y la República Socialista Eslovaca.

En 1987 Mijaíl Gorbachov reconoció que la perestroika le debía mucho al socialismo con rostro humano. Cuando le preguntaron por la diferencia entre la experiencia checoslovaca y la soviética, respondió: "19 años".

Véase también[editar]