Libertarismo de izquierda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Algunos referentes ideológicos del libertarismo de izquierda.

El libertarismo de izquierda (del inglés left-libertarianism, traducido al español en ocasiones como liberalismo libertario de izquierda) es una filosofía política libertaria de mercado que se identifica con características de la izquierda política moderna como la justicia social, el anticorporativismo, el antiimperialismo, oposición a intolerancia cultural (xenofobia, racismo, sexismo, homofobia, transfobia), conservación del ambiente, oposición a la explotación de clases y socavar la pobreza estructural.[1] [2] [3]

El libertarismo de izquierda está representado por distintas corrientes como el mutualismo, el georgismo, el rothbardismo de izquierda, el agorismo, el anarquismo individualista bostoniano, socialismo ricardiano y otras corrientes.[4]

Aunque algunos libertarios de izquierda consideran que apoyan un socialismo laissez faire[5] y otros consideran que apoyan un capitalismo laissez faire,[6] ambos defienden una economía de mercado que defiende a los oprimidos.[7]

Dentro de la terminología izquierdista libertaria de mercado, a veces se prefiere el término «mercado liberado» (del inglés freed market, acuñado por William Gillis),[8] para diferenciarlo de quienes utilizan la terminología del libre mercado para defender los privilegios capitalistas corporativistas.[9] Incluso, peyorativamente algunos libertarios de izquierda usan el término «libertario vulgar» (acuñado por el mutualista Kevin Carson, en referencia a la economía política vulgar acuñada por Karl Marx)[10] para referirse a estos apologistas de corporaciones a través de mercados libres, cooptación que Carson considera «absolutamente perversa» porque el libertarismo de libre mercado es «una doctrina que tuvo sus orígenes como un ataque contra el privilegio económico de los terratenientes y comerciantes».[4]

El libertarismo de izquierda igualmente busca recuperar el viejo sentido de izquierdista como opositor al orden establecido, corregir la desviación de derecha del liberalismo/libertarismo por su alianza con el conservadurismo y guiar a la izquierda política actual para utilizar medios voluntarios y cooperativos y descartar los autoritarios.[11]

Orígenes e ideología[editar]

Hay formas distintas de libertarismo de izquierda.

Rothbardismo de izquierda[editar]

Murray Rothbard en sus años de juventud.
Herbert Marcuse es considerado el padre de la Nueva Izquierda.[12]

Tiene su origen en las secciones del Partido Libertario seguidoras de Murray Rothbard. El rothbardismo de izquierda (Left-Rothbardianism)[13] [14] es un tipo de anarcocapitalismo particularmente notorio por su énfasis en la cercanía a la izquierda política en temas o socioculturales o de activismo político,[15] pues intenta tomar la senda de la antigua alianza del anarcocapitalismo con la Nueva Izquierda de los años 60,[16] o de periódicos posteriores como Left and Right.[17]

Entre la década de 1970 y 1980 esta tendencia fue denominada New Libertarianism. Sin embargo en su teoría económica y legal siguen siendo anarcocapitalistas, generalmente de tradición económica austríaca, y sobre la base de los derechos de propiedad lockeanos.[18] Esta clasificación de un libertarismo siendo de izquierda en contraste con alguno de derecha no es aceptada por la corriente principal del libertarismo (ver: Gráfico de Nolan).

Rothbard en Confesiones de un liberal de derecha describe su acercamiento con la Nueva Izquierda empezando así:

Hace veinte años, yo era un republicano de extrema derecha, un joven y solitario “neandertal” (como solían llamarnos los liberales [progresistas]) que creía, como decía mordazmente un amigo, que “el senador Taft se había vendido a los socialistas”. Hoy es más probable que se me califique como extremista de izquierdas, ya que estoy a favor de una retirada inmediata de Vietnam, denuncio el imperialismo de EEUU, defiendo el Black Power y me acabo a afiliar al nuevo Partido de la Paz y la Libertad. ¡Y aún así mis opiniones políticas básicas no han cambiado lo más mínimo en estas dos décadas!

Confesiones de un liberal de derecha (1968)[19]

De acuedo con el mutualista Víctor Logos, «Rothbard no fue un liberal vulgar, sino –sobre todo en la década de 1960- un intelectual progresista que se opuso a la guerra de Vietnam, a las patentes, al estatismo corporativo, a las leyes contra el aborto, a la discriminación racial, a los latifundios (sobre todo en el Tercer Mundo), y a las privatizaciones que acababan en manos de los amigos del gobierno».[20] Por su parte, Sheldon Richman de manera similar comenta sobre Rothbard que «su radicalismo de izquierda fue claro en su interés por la descentralización y la democracia participativa, la reforma agraria campesina en el feudal Tercer Mundo, el “poder negro”, y la ocupación por los trabajadores de las corporaciones estadounidenses, cuyos beneficios procedían principalmente de contratos con el gobierno».[8]

Para el filósofo argentino Luis Diego Fernández «si el libertarismo viene a ser el discurso contracultural del liberalismo conservador, la New Left operó de igual manera con el socialismo totalitario. Ambas corrientes vinieron a renovar y sacar lo reaccionario de las estructuras liberales y socialistas paquidérmicas y puritanas. Ambos vinieron a colar y traficar el deseo en el marco de sus ideologías. Fueron fibras anarquizantes en esos discursos. Es claro: así como el libertarismo fue la contracultura liberal, la New Left fue la contracultura socialista». Igualmente dice que el libertarismo y la Nueva Izquierda tiene una raíz anarcoindividualista: «el deseo emancipado de la normalización puritana en el caso nietzscheano, así como el mercado emancipado del estatismo corporativo en el caso tuckeriano. Son lenguajes distintos pero que habitan el mismo país: los franceses hablarán el lenguaje del cuerpo y el deseo, los estadounidenses el lenguaje de la razón y el mercado. Pero los hombres no somos solo deseo ni solo razón, somos ambos y simultáneos».[21]

Agorismo[editar]

Samuel Edward Konkin III, fundador del agorismo.

Es una forma revolucionaria de anarquismo de mercado fundada por el rothbardiano de izquierda Samuel Edward Konkin III para combatir al Estado a través de la contraeconomía: acción directa por mercados negros y grises. Aunque acepta no rechaza el trabajo asalariado, el agorismo no considera los salarios como forma de una sociedad liberaria realizada ya que busca actividades de contratistas independientes. Konkin dijo sobre el salario:

Y el beneficio histórico del trabajo asalariado puede haber sido tan grande como la invención del pañal, pero ¿seguramente aprender a ir al baño (en este caso, empredurismo) no es incluso un avance más significativo?

Respuesta a Rothbard[22]

Mutualismo[editar]

El mutualismo es una forma de socialismo de libre mercado cuyos ideales más altos son la libertad y la reciprocidad y que utiliza el libre mercado herramienta para abolir el capitalismo, dando lugar a «empresas más descentralizadas y participativas, con más autónomos, cooperativas y emprendedores».[23] El mutualismo no está opuesto al dinero ni al intercambio y ve el mercado como un concepto profundamente humanizador y liberador.[24]

Corrientes del mutualismo[editar]

Mutualismo clásico[editar]
Josiah Warren.

Tiene orígenes intelectuales en Pierre-Joseph Proudhon en Francia y en Josiah Warren en Estados Unidos,[24] aunque existiendo notables precursores como Thomas Hodgskin en Inglaterra, que de manera independiente desarrollaron críticas contra el capitalismo como a vías más comunistas. Tomaron la teoría laboral del valor para oponerse a la renta, el lucro y el interés. Proudhon estuvo en contra de la propiedad lockeana de la tierra considerándola un robo, y propuso la posesión por ocupación y uso.[25] Por su parte, Hodgskin defendió la teoría lockeana para diferenciar la propiedad natural basada en el trabajo y la propiedad artificial basada en el privilegio estatal.[26]

En Estados Unidos Benjamin Tucker introdujo las ideas de Proudhon a través del círculo de Liberty. Tucker legó al mutualismo el análisis de los cuatro grandes monopolios: propiedad de la tierra, banca, patentes y tarifas, sobre los que se mantiene el capitalismo y los cuales el mutualismo propone abolir.[25]

Geomutualismo[editar]

Es la propuesta del estadounidense Henry George. Tuvo gran inspiración proudhoniana en el tema del monopolio de la tierra y propuso un impuesto único sobre ella para compensarla.[25]

Mutualismo geseliano[editar]

El alemán Silvio Gesell desarrolló la «libre economía» en 1916, criticando el interés y la propiedad lockeana de la tierra y proponiendo la «libre tierra» que solo quedaría en usufructo. Vio como problema la acumulación de dinero ya que para él podía distorsionar las leyes del mercado, así que propuso el «dinero oxidable».[25]

Mutualismo austriaco[editar]

De acuerdo con Víctor Logos, con la publicación en 2004 Estudios sobre la economía política mutualista de Kevin Carson se inicia el mutualismo austriaco, donde se incorporan ideas de la Escuela austriaca de economía al mutualismo. Carson también incopora otro monopolio a los cuatro monopolios de Tucker: subsidios al transporte.[25]

Libertarismo de izquierda académico[editar]

El segundo grupo incluye a filósofos políticos tales como Peter Vallentyne, Hillel Steiner, Philippe Van Parijs y Michael Otsuka, quienes utilizan la filosofía analítica en su análisis; por esta razón, puede ser llamado "libertarismo de izquierda académico".[27] En este caso se le dice de izquierdas porque aboga por la propiedad común de los recursos naturales y por la compensación pecuniaria por el uso de dichos recursos. Estos autores incluyen a personajes como Hugo Grotius, Thomas Jefferson, Thomas Spence, Thomas Paine, John Stuart Mill, Herbert Spencer y Henry George en la tradición libertaria de izquierda.[28]

Estos filósofos políticos ingleses y americanos desarrollan teorías que aceptan la validez y la necesidad de algunos programas de asistencia social. Dichas políticas pretenden establecer cierta igualdad de oportunidades de los individuos en el punto de partida, pero sin compensar las desigualdades que son producto de diferentes niveles de esfuerzo.

Teoría[editar]

Visión del espectro político[editar]

El liberal Frédéric Bastiat fue considerado izquierdista en su época.

El libertarismo de izquierda toma su visión del espectro político inspirándose en el surgido en la Asamblea Nacional francesa donde a la izquierda se sentaban quienes estaban opuestos al orden establecido, mientras que a la derecha se sentaban los que querían conservar ese orden. En este sentido el economista liberal Frédéric Bastiat se sentó en el lado izquierdo junto a una variedad de socialistas como el mutualista Pierre-Joseph Proudhon.[8]

Rothbard en su Izquierda y Derecha: las perspectivas de la libertad recuerda que el liberalismo era un movimiento de izquierda, donde su enemigo original era el conservadurismo, no el socialismo. Describe igualmente dos alas de socialismo: una de izquierda que es libertaria y otra de derecha que es autoritaria y crea un nuevo orden. Rothbard creía que el socialismo de Estado era un movimiento a mitad de camino donde tenía fines liberales por medios conservadores.

Llegado el siglo XX el socialismo pasó en gran parte a la derecha «abandonando por completo los antiguos fines libertarios y los ideales de revolución y de abolición del Estado, y se convirtieron en acogedores conservadores, permanentemente reconciliados con el Estado, el statu quo». El liberalismo terminó aliándose con los sectores conservadores, causado por una «corrupción» —dice Rothbard— gracias al éxito parcial de la Revolución liberal en Occidente, «abandonando progresivamente su fervor radical y sus metas liberales, y terminaron por quedarse satisfechos con la mera defensa de su insípido y defectuoso statu quo».[29]

En este sentido, el rothbardiano de izquierda Karl Hess señaló en su libro Dear America lo siguiente:

Mi visión de la política es que se mueve en una línea recta en vez de moverse en un círculo. La línea recta se extiende desde el extremo derecho donde (históricamente) encontramos la monarquía, las dictaduras absolutas, y otras formas de gobierno autoritario. En el extremo derecho, la ley y el orden significan la ley del gobernante y el orden que sirve a los intereses del gobernante el cual, por lo general equivale al zumbido de los trabajadores, la sumisión de los estudiantes, la lealtad de los mayores, ya sea intimidados o totalmente adoctrinados y entrenados en esa lealtad. Tanto Joseph Stalin como Adolf Hitler presidieron regímenes de derecha, políticamente, a pesar de las trampas socialistas con que ambos adornaron sus regímenes… La extrema izquierda, mientras más alejada esté de la derecha, representa, lógicamente, la tendencia opuesta y, de hecho, así ha sido a todo lo largo de la historia. La izquierda es el lado de la política y de la economía que se opone a la concentración del poder y de la riqueza y, por el contrario, aboga y trabaja por distribuir el poder en el máximo número de manos

Dear America[30]

Política cultural[editar]

Uno de los símbolos del movimiento feminista.

El libertarismo de izquierda muestra marcadamente más simpatía que la corriente principal de libertarismo o el paleolibertarismo hacia diversos movimientos culturales que desafían las relaciones no gubernamentales de poder. Por ejemplo, libertarios de izquierda como Roderick Long y Charles W. Johnson han llamado a una recuperación de la alianza del siglo XIX del liberalismo radical y el feminismo.[31]

Mientra se adoptan puntos de vista de la corriente principal de libertarismo como la oposición a la prohibición de drogas, control de armas, violaciónes de las libertades civiles y la guerra, los libertarios izquierda tienden a tomar posturas más claramente izquierdistas que otros autoidentificados libertarios en temas tan diversos como el feminismo, género y sexualidad, la clase, la inmigración, y el ambientalismo.

Teoría de clases[editar]

La teoría de clases libertaria está basada en la relación del individuo con el Estado. Se considera que hay dos clases sociales opuestas: los que se benefician por la existencia del Estado y los que pierden.[32] Los sectores opresores están formados por políticos, funcionarios, empresarios subvencionados y protegidos y todos quienes se beneficien de la coerción y el expolio estatal. Los sectores oprimidos son el resto, quienes viven de lo que producen y no se aprovechan del prójimo.[33]

Teoría de la propiedad[editar]

Existen tres teorías básicas de justicia sobre la propiedad en el libertarismo que están basadas en la mezcla con el trabajo y que «están de acuerdo en que la única forma legítima de adquirir tierra sin dueño es por apropiación original directa, ocupación personal y alteración» pero «difieren considerablemente en sus reglas para la transferencia y el abandono»:

  • Lockeana: al mezclar con el trabajo se pasa a ser propietario permanente incluso si se habla de tierra.
  • Proudhoniana: a diferencia de la lockeana, no puede haber propiedad de la tierra porque se considera que es patrimonio común y ya estaba antes de la existencia de cada persona. Para Proudhon esta apropiación significa un robo. Solo puede haber posesión usufructuaria por uso y ocupación.
  • Georgista: al igual que la proudhoniana, la tierra está basada en el uso y la ocupación por ser patrimonio común, pero la propiedad está en manos del Estado quien en el modelo georgista utilizaría la política de impuesto único sobre la tierra.[34]

Privatización y mutualización[editar]

Privatización rothbardiana[editar]

El rothbardiano de izquierda Karl Hess critica en su ensayo ¿Dónde están los detalles? algunos tipos de propiedad privada de la siguiente manera:

Debido a que muchos de sus integrantes [del libertarismo] han venido de la derecha, sigue habiendo sobre él por lo menos un aura o, tal vez, una miasma defensiva, como si de verdad sus intereses centrales fueran, por ejemplo, la defensa de la “propiedad privada”. La verdad, cierto es que el libertarismo quiere impulsar los principios de la propiedad, pero de ninguna manera quiere defender, a diestra y siniestra, todos los bienes que ahora se llaman privados. Gran parte de la propiedad es robada. Gran parte es de título dudoso. Todo esto está profundamente entrelazado con un inmoral y coercitivo sistema estatal que ha condonado, construido sobre, y se ha beneficiado de la esclavitud, se ha expandido y explotado a través de una brutal y agresiva política exterior colonial e imperial, y sigue manteniendo a la gente más o menos en una relación siervo-amo por las concentraciones de poder político-económico

¿Dónde están los detalles?[35]

Rothbard en su Confiscación y el principio de homestead declara una serie de principios para la desocialización de la propiedad. Afirma que el socialismo autogestionario de la Yugoslavia de Josip Broz Tito ha aplicado el principio del homestead: «¡las fábricas de propiedad estatal a los trabajadores que trabajan en ellas!». Haciendo a los trabajadores propietarios virtuales de tales empresas. Dice que el principio básico de desocialización «en los países comunistas debería ser: tierra a los campesinos y las fábricas a los obreros, consiguiendo de este modo la propiedad fuera de las manos del Estado en manos privadas por el principio de homestead».

Recuerda que el principio del homestead «significa que la forma en que la propiedad sin dueño se convierte en propiedad privada es por el principio de que esta propiedad justamente pertenece a la persona que encuentra, ocupa, y lo transforma con su trabajo. Esto es claro en el caso de la pionera y la tierra virgen. Pero ¿qué pasa con el caso de los bienes robados?». En respuesta a esto da un ejemplo:

Supongamos, por ejemplo, que A roba el caballo de B. Entonces C viene y toma el caballo de A. ¿Puede C ser llamado un ladrón? Por supuesto que no, ya que no podemos llamar a un hombre un criminal para robar bienes de un ladrón. Por el contrario, C está realizando un acto virtuoso de confiscación, porque él está privando ladrón A de los frutos de su crimen de agresión, y él está regresando al menos el caballo al sector "privado" inocente y sacándolo del sector "criminal". C ha hecho un acto noble y debe ser aplaudido. Por supuesto, sería aún mejor si regresaba al caballo a B, la víctima original. Pero incluso si no lo hace, el caballo está mucho más justamente en las manos de C que si se encuentra en las manos de A, el ladrón y criminal

Confiscation and the Homestead Principle[36]

Luego, Rothbard afirma que el Estado es una banda criminal que vive de un robo llamado «impuestos» y que toda propiedad en manos de ladrones «debería ser liberada lo más rápidamente posible» por cualquier persona o grupo, «realizando un acto virtuoso y un servicio de señal a la causa de la libertad». Plantea que donde la víctima no pueda ser reconocida como el caso de los impuestos o el desconocimiento del propietario original o sus herederos, la propiedad sería confiscada por el principio de homestead. En el caso de universidades estatales, habla de propiedad estudiantil y/o de la facultad, pero recuerda que los estudiantes tienen una reclamación previa por pagar para mantener la universidad en lugar de la facultad que funcionan como plenos funcionarios públicos. Lo mismo ocurre con las universidades nominalmente "privadas" donde el lobby con el Estado hace potencialmente el uso del principio del homestead. Y las corporaciones donde su propiedad "privada" se basa en el robo estatal puede igualmente ser tomadas por el principio de homestead.[36]

Mutualización[editar]

Es la estrategia de devolver a las comunidades los bienes del Estado, donde, por ejemplo, los «hospitales “públicos” y municipales deberían ser hechos públicos de verdad y organizados bajo una base cooperativa, con los encargados de la administración directamente responsables ante quienes los usan», sin financiar la «burocracia parásita centralizada, que no tiene incentivos para ahorrar».[37]

Banca mutualista y banca hayekiana[editar]

La banca mutualista es uno de los ideales básicos del mutualismo que consiste en una estrategia para que los trabajadores puedan obtener capital y emanciparse de los capitalistas a través de crédito barato.

Desde el mutualismo se ve que gracias a la protección estatal, los banqueros y capitalistas pueden monopolizar el mercado del crédito y de la emisión de dinero logrando elevar artificialmente las tasas de interés. Si se hace a la banca libre, la competencia haría reducir la tasa de interés hasta prácticamente 0, eliminando el privilegio de los grandes bancos. Sin embargo, el concepto de preferencia temporal de Böhm-Bawerk explica que la tasa de interés no desaparecerá por la diferente valoración entre bienes presentes y futuros.

Friedrich Hayek, economista austrico propulsor de la banca libre.

Por su parte el economista austriaco Friedrich Hayek propuso en su libro La desnacionalización del dinero (1976) la eliminación de los bancos centrales y la moneda estatal y la creación de nuevos bancos que emitieran su propio dinero respaldado en diversos bienes.

Los bancos competirían entre sí para ganar la confianza del público, donde se elegiría una moneda estable tanto para el intercambio como para el ahorro: si se emite más crédito de lo que se tiene respaldado en depósitos, aumentará su cantidad de billetes y la divisa se depreciará provocando desconfianza y colocándolos al riesgo de quebrar; pero si concede menos crédito de lo que está depositado sufrirá pérdidas y se sobrevalorizará la divisa. Esto hará que los bancos busquen equilibrar sus balances evitando ciclos económicos.

A pesar de ciertas diferencias teóricas e históricas tanto mutualistas como hayekianos estarían de acuerdo en términos prácticos, afirma Horacio Langlois.[38]

Institutos y sitios web libertarios de izquierda[editar]

  • Alliance of the Libertarian Left
  • Center for a Stateless Society
  • Mutualismo.org
  • Mutualist.org
  • Mercadopopular.org

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Chartier, Gary (5 de noviembre de 2012). «The Distinctiveness of Left-Libertarianism». C4SS. Consultado el 9 de febrero de 2015. 
  2. Carson, Kevin (12 de septiembre de 2012). «¿Quién se Apropia del Beneficio? El Libre Mercado como Comunismo Integral». Center for a Stateless Society. Consultado el 8 de septiembre de 2014. 
  3. Langlois, Horacio (28 de febrero de 2008). «El libre mercado como medio de emancipación de los trabajadores». Economía Anarquista. Consultado el 8 de septiembre de 2014. 
  4. a b Carson, Kevin (15 de junio de 2014). «¿Qué es el libertarismo de izquierda?». Center for a Stateless Society. Consultado el 8 de septiembre de 2014. 
  5. Tuttle, James (5 de septiembre de 2014). «The Benjamin R. Tucker Distinguished Research Scholar in Anarchist Economic Theory» (en inglés). C4SS. Consultado el 9 de febrero de 2015. 
  6. Hess, Karl (Marzo de 1969). «The Death of Politics» (en inglés). Playboy. Consultado el 9 de febrero de 2015. 
  7. Hess, Karl (1975). Dear America. New York: Morrow. ISBN 9780688028985. «Ya no podemos cegarnos al hecho de que el poder económico concentrado se ha vuelto tan imprudente y despiadado y coercitivo como el poder político concentrado. Ya no podemos atacar subsidios para los pobres mientras se apoya incluso mayores subsidios para los ricos. No podemos hablar de libertad individual y comunidades libres, autosuficiencia y autorresponsabilidad, mientras se homenajea la línea de montaje, se promueve la demolición urbana, y se hace fetichismo de mercancías. No podemos hablar de trabajo honesto mientras las personas trabajadoras honestas son alienadas por el trabajo y son tratadas como meras extensiones de sus máquinas. No podemos atacar los abusos de los líderes sindicales arrogantes y burocráticos sin atacar los abusos de los líderes de negocios e industriales arrogantes y burocráticos. No podemos hablar de una dulce tierra de libertad cuando la misma tierra se agrió por la codicia de los que vuelven el paisaje en bienes raíces, quienes convierten ríos en cloacas abiertas, que no ven en cada ser viviente nada sino un dólar en el proceso». 
  8. a b c Richman, Sheldon (26 de diciembre de 2011). «La izquierda libertaria». Instituto Mises Hispano. Consultado el 8 de septiembre de 2014. 
  9. Gillis, William (2007). «The Freed Market». Panarchy. Consultado el 8 de septiembre de 2014. 
  10. Carson, Kevin (11 de enero de 2005). «Vulgar Libertarianism Watch, Part 1» (en inglés). Mutualist Blog. Consultado el 9 de febrero de 2015. 
  11. Strekal, Alex. «What is Left-Libertarianism?». Policentric Order. Consultado el 7 de marzo de 2015. 
  12. Douglas Kellner
  13. Para el uso del término véase: Left-rothbardianism. Brad Spangler.
  14. Izquierda y derecha rothbardiana (en inglés), por BK Marcus: "Rothbard no utilizó los términos izquierda y derecha en el habitual sentido bidimensional. Así, la izquierda es radical o progresista y la derecha es conservadora o reaccionaria, pero esta división luego había que aplicar políticas de distinciones en otras dimensiones. En un momento en que los llamados progresistas sumen a la sociedad americana como vanguardia visible del estatismo, Rothbard fue orgullosamente parte de la Old Right -la resistencia reaccionaria-. Pero en el liberalismo burgués, fue de izquierda: libertario radical. El vio al liberalismo burgués a sí mismo como parte de una mayor división en la historia entre las fuerzas progresistas de la libertad y las fuerzas reaccionarias del estatismo. Esto también lo puso sobre la izquierda."
  15. Según Samuel Konkin en su New Libertarian Manifesto: "Un libertario de izquierda es aquel activista, organización o tendencia que se opone al parlamentarismo (política electoral), defiende la contraeconomía, y prefiere alianzas con tendencias radicales y revolucionarias antes que con aquellas conservadoras."
  16. Según Larry Gambone en El verdadero rostro del populismo: "La Nueva Izquierda Americana más temprana (1960-65), se vio como un movimiento de clase media que buscaba animar a la "democracia participativa", el control del pueblo en los asuntos locales y unos derechos cívicos y democráticos. Sus objetivos eran de naturaleza fundamentalmente ética, provenientes no del marxismo sino del libertarismo. Sus influencias incluían al anarquista Paul Goodman, al libertario Albert Camus y Gandhi. [...] Estos aspectos fueron lo suficientemente potentes como para animar a muchos militantes del sector de la Vieja Derecha a unir sus fuerzas con la Nueva Izquierda. Puesto que la Vieja Derecha era una descendiente directa del populismo de inicios del siglo XX y del individualismo, esta evolución no sorprendió del todo. Los puntos en común entre ambos grupos eran: la maximización de la libertad y de la descentralización, un gusto por el "revisionismo" histórico y una oposición a la guerra, al liberalismo corporativista, al "big business" y al estatismo. Importantes "viejos derechistas-nuevos izquierdistas" incluyeron al economista Murray Rothbard, al escritor Karl Hess y a David Friedman, el hijo de Milton Friedman. Esta síntesis saltó por los aires cuando la Nueva Izquierda se volvió estalinista."
  17. Rothbard's "Left and Right": Forty Years Later, por Roderick Long
  18. Libertarismo: ¿de izquierda o de derecha?, por Sheldon Richman
  19. Rothbard, Murray (15 de junio de 1968). «Confesiones de un liberal de derecha». Ramparts. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  20. Logos, Víctor (23 de agosto de 2009). «Murray Rothbard como libertario de izquierdas». Mutualismo.org. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  21. Fernández, Luis Diego (10 de mayo de 2014). «Izquierda libertaria y New Left: un diálogo». Mutualismo.org. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  22. «Reply to Rothbard». 1 de mayo de 1981. Consultado el 7 de marzo de 2015. 
  23. «¿Qué es el mutualismo?». Mutualismo.org. Consultado el 7 de marzo de 2015. 
  24. a b Carson, Kevin. «INTRODUCTION» (en inglés). Mutualist.org. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  25. a b c d e Jaura, Alberto (12 de febrero de 2011). «Las corrientes del mutualismo». Mutualismo.org. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  26. Richman, Sheldon (17 de agosto de 2007). «The Natural Right of Property». Foundation for Economic Education. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  27. Destacan de este línea política los libros de Peter Vallentyne, The Origins of Left-Libertarianism: An Anthology of Historical Writings; de Hillel Steiner, profesor de la filosofía política en la Universidad de Manchester, An Essay on Rights; y de Michael Otsuka, Libertarianism Without Inequality.
  28. The Origins of Left-Libertarianism: An Anthology of Historical Writings Palgrave MacMillan 2001 ISBN 0-312-23591-7
  29. Rothbard, Murray. «Izquierda y Derecha: las perspectivas de la libertad». Mises Hispano. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  30. Richman, Sheldon. «Libertarismo: ¿de izquierda o de derecha?». Mises Hispano. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  31. Long, Roderick; Johnson, Charles (1 de mayo de 2005). «Libertarian Feminism: Can This Marriage Be Saved?» (en inglés). Molinari Society. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  32. Conger, Wally. «Libertarian Class Analysis» (en inglés). Center for a Staless Society. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  33. «P-Lib RADICAL CAUCUS». 3 de enero de 2010. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  34. Carson, Kevin. «Tucker's Big Four: Absentee Landlordism» (en inglés). Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  35. Hess, Karl. «¿Dónde están los detalles?». Mises Hispano. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  36. a b Rothbard, Murray. «Confiscation and the Homestead Principle» (en inglés). Left-Liberty.net. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  37. Carson, Kevin. «Descentralización y mutualización de los servicios “públicos”». mutualismo.org. Consultado el 8 de marzo de 2015. 
  38. Langlois, Horacio (3 de julio de 2015). «La banca mutualista y la crítica austriaca». Economía anarquista. Consultado el 9 de marzo de 2015.