Osteoporosis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Osteoporosis
L1 2 vertebral fracture.jpg
Radiografía dorso-lumbar lateral, mostrando múltiples fracturas vertebrales.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 M80-M82
CIE-9 733.0
CIAP-2 L95
OMIM 166710
DiseasesDB 9385
MedlinePlus 000360
eMedicine ped/1683 pmr/94 pmr/95
MeSH D010024
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

La osteoporosis es una patología que afecta a los huesos y está provocada por la disminución del tejido que lo forma, tanto de las proteínas que constituyen su matriz o estructura como de las sales minerales de calcio que contiene. Como consecuencia de ello, el hueso es menos resistente y más frágil de lo normal, tiene menos resistencia a las caídas y se rompe con relativa facilidad tras un traumatismo, produciéndose fracturas o microfracturas.[1] [2]

La OMS la define en mujeres como una densidad mineral ósea menor o igual de 2,5 desviación estándar por debajo de la masa ósea promedio de personas sanas de 20 años, medida por densitometría ósea. La densidad mineral de los huesos se mide mediante una prueba médica que se llama densitometría ósea.[3]

La osteoporosis no provoca síntomas y suele pasar desapercibida, motivo por el cual se la ha denominado "la epidemia silenciosa". Las manifestaciones clínicas de la osteoporosis aparecen como consecuencia de sus complicaciones: las fracturas. Sin embargo, existe el error extendido de considerar que la pérdida de masa ósea provoca dolores musculoesqueléticos.[4]

Esta afección se produce sobre todo en mujeres, amenorreicas o posmenopáusicas debido a la disminución de la producción de estrógenos por los ovarios y otras carencias hormonales. No obstante, hay un número considerable de causas de osteoporosis a cualquier edad que no suelen ser reconocidas ni valoradas, entre las que destacan la enfermedad celíaca, la gammapatía monoclonal de significado incierto, la insuficiencia renal, la diabetes mellitus y la acidosis tubular renal.[5] Otros factores que aumentan el riesgo de presentar osteoporosis son la deficiencia de calcio y vitamina D por malnutrición, el consumo de tabaco, alcohol y la vida sedentaria. La práctica de ejercicio físico y un aporte extra de calcio antes y después de la menopausia favorecen el mantenimiento óseo.

Clasificación[editar]

Según su etiología[editar]

Atendiendo a las causas que la producen, la osteoporosis puede clasificarse en primaria o involutiva y secundaria.[6]

Primaria o involutiva[editar]

Se trata del tipo más frecuente de osteoporosis. Este diagnóstico se establece cuando, tras evaluar al paciente, no se encuentra la causa que la provoca.[6]

A su vez, la osteoporosis primaria puede categorizarse como juvenil, postmenopáusica, relacionada con la edad e idiopática.[6]

Secundaria[editar]

Se diagnostica osteoporosis secundaria cuando la pérdida de masa ósea es causada por otra enfermedad o por el uso de fármacos en particular.[6]

Según la pérdida de masa ósea[editar]

Dependiendo de los resultados que se obtengan en la densitometría ósea, puede realizarse la siguiente clasificación:[7]

  • Normal. Cuando la densidad mineral ósea es superior a -1 desviación estándar en la escala T.
  • Osteopenia. Cuando la densidad mineral ósea se encuentra entre -1 y -2.5 desviación estándar en la escala T. La osteopenia no se incluye dentro de la osteoporosis y en general no precisa tratamiento con fármacos.
  • Osteoporosis. Si la densidad mineral ósea es inferior a -2.5 desviación estándar en la escala T .
  • Osteoporosis establecida. Cuando existe osteoporosis y ésta ha ocasionado una fractura.

La escala T hace referencia a la media de densidad ósea de la población sana del mismo sexo y 20 años de edad.

Epidemiología[editar]

Se estima que 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 12 hombres de más de 50 años sufren de osteoporosis. Y es responsable de millones de fracturas anualmente, en muchas de las cuales se involucran las vértebras lumbares.

Etiología[editar]

Los huesos están sometidos a un remodelado continuo mediante procesos de formación y reabsorción, también sirven como reservorio de calcio del organismo. A partir de los 35 años se inicia la pérdida de masa ósea. Múltiples enfermedades o hábitos de vida sedentarios pueden incrementar la pérdida de hueso ocasionando osteoporosis a una edad más precoz.

Los tres principales mecanismos que provocan la osteoporosis son:

  • Falta de masa ósea suficiente durante el proceso de crecimiento.
  • Reabsorción excesiva de hueso mediada por los osteoclastos.
  • Formación inadecuada de hueso nuevo por los osteoblastos durante el proceso continuo de renovación ósea.

La menopausia es la causa principal de osteoporosis en las mujeres, debido a la disminución de los niveles de estrógenos. La pérdida de estrógenos por la menopausia fisiológica o por la extirpación quirúrgica de los ovarios, ocasiona una rápida pérdida de hueso. Las mujeres, especialmente las caucásicas y asiáticas, tienen una menor masa ósea que los hombres. La pérdida de hueso ocasiona una menor resistencia del mismo, lo que conduce fácilmente a fracturas de la muñeca, columna y cadera.

No obstante, hay un número considerable de causas de osteoporosis a cualquier edad que no suelen ser reconocidas ni valoradas, pero que se pueden identificar si se somete al paciente a una evaluación apropiada. Entre ellas, las más comunes son la enfermedad celíaca sin reconocer ni diagnosticar, debido a que cursa frecuentemente sin síntomas digestivos o asintomática y con pruebas analíticas de anticuerpos negativas; la gammapatía monoclonal de significado incierto; la insuficiencia renal; la diabetes mellitus; y la acidosis tubular renal.[5]

Las causas de osteoporosis secundaria se pueden dividir en varios grupos: endocrinológicas, gastrointestinales, por medicamentos, debidas a amenorrea, por procesos tumorales malignos y otras.[8] [9]

Cuadro clínico[editar]

La osteoporosis no provoca síntomas. Por este motivo se la ha denominado la “epidemia silenciosa”.[4]

No obstante, está extendido el error de considerar que la pérdida de masa ósea provoca dolores musculoesqueléticos; con frecuencia, los pacientes son derivados al especialista por este motivo con la sospecha de osteoporosis, especialmente mujeres premenopáusicas o en los primeros años de la menopausia.[4]

Las principales manifestaciones clínicas de la osteoporosis se deben a sus complicaciones: las fracturas, que se producen principalmente en columna vertebral, muñeca y cadera. Son causadas por un traumatismo menor, como una simple caída. Por ello se denominan fracturas por fragilidad. Suelen clasificarse de modo general como vertebrales y no vertebrales. Producen los mismos síntomas que el resto de fracturas en la misma localización: se acompañan de dolor, impotencia funcional y deformidad.[4]

La fractura vertebral es la más prevalente. Puede ser consecuencia de un esfuerzo al cargar peso o agacharse, pero también puede no haber motivo aparente. Típicamente, provoca dolor agudo, que aumenta con los movimientos y disminuye con el reposo; la intensidad del dolor suele disminuir a partir de las 2-3 primeras semanas y desaparece al cabo de 2-3 meses. Sin embargo, cerca de dos tercios de las fracturas vertebrales no provocan síntomas y sólo pueden comprobarse mediante una radiografía de columna lumbar o dorsal. En algunos pacientes, como consecuencia de las alteraciones estructurales de la columna, puede desarrollarse una inestabilidad de la columna, con contracturas musculares y tensión ligamentosa, lo que puede provocar dolores crónicos.[4]

La fractura más grave es la de cadera, generalmente como consecuencia de una caída. Aunque no hay datos que lo confirmen, se ha extendido la creencia popular de que como consecuencia de una osteoporosis importante, el paciente se fractura la cadera estando de pie y que después se cae.[4]

Diagnóstico[editar]

La osteoporosis se diagnostica mediante una prueba denominada densitometría ósea, que mide la cantidad de masa ósea del esqueleto.[6]

Su medición se realiza habitualmente a nivel del esqueleto central (columna vertebral y/o cuello del fémur) mediante equipos de radiología concretos (densitometría radiológica dual- DXA). En el caso de que no pueda medirse el esqueleto central debido a la existencia de artrosis avanzada, fracturas o prótesis que invalidarían el resultado, la densitometría puede realizarse en dichos casos en el antebrazo, o en el talón con otros equipos (DXA de medida periférica o ultrasonometría cuantitativa).[6]

Para evaluar las posibles causas secundarias de osteoporosis, se realizan pruebas básicas y complementarias; estas últimas, en función de la sospecha clínica:[5]

Pruebas básicas
Pruebas complementarias

Tratamiento[editar]

El primer paso antes de recomendar un tratamiento es evaluar al paciente para determinar si se trata de una osteoporosis primaria o secundaria, con el fin de detectar las enfermedades que la provocan, algunas de las cuales suelen pasar desapercibidas.[5] Si se trata de manera adecuada la enfermedad causante y la baja densidad ósea para la edad persiste, el tratamiento dependerá de la dinámica de los huesos.[10]

Las pautas generales se basan en recomendar una cantidad adecuada de calcio en la dieta, la práctica de ejercicio físico y el empleo de medicamentos que contribuyan al mantenimiento o aumento de la masa ósea. Los principales fármacos que se utilizan son las sales de calcio solas o asociadas a vitamina D, bifosfonatos, ranelato de estroncio, raloxifeno, teriparatida, denosumab, calcitonina y tratamiento hormonal con estrógenos. Los bifosfonatos constituyen el grupo de fármacos más empleado, dentro de esta familia de medicamentos se encuentra el ácido alendrónico (alendronato), risedronato e ibandronato.[1]

Dieta, suplementos de calcio y vitamina D[editar]

El calcio es necesario para hacer posible el crecimiento óseo, la reparación ósea y mantener la fortaleza del hueso y es un aspecto del tratamiento de la osteoporosis. Las recomendaciones de ingesta de calcio varían dependiendo del país y de la edad; para individuos con alto riesgo de osteoporosis mayores de 50 años, la cantidad recomendada por las Agencias de Salud de EE. UU. es de 1.200 mg por día. Los suplementos cálcicos se pueden usar para incrementar la ingesta dietaria, y su absorción se optimiza tomando en varias y pequeñas (500 mg o menos) dosificaciones durante el día.[11] El rol del calcio en prevenir y tratar la osteoporosis no está claro — algunas poblaciones con extremadamente bajas ingestas de calcio tienen bajas tasas de fractura ósea, y otros con mucha ingesta de calcio a través tanto de leche como de sus derivados tienen mucha fractura de huesos. Otros factores, como la ingesta de proteínas, sal, vitamina D, ejercicio, exposición al sol, también influyen en la mineralización ósea, haciendo de la ingesta de calcio, un factor entre muchos en el desarrollo de la osteoporosis.[12] [13] [14]

Algunos estudios muestran que una gran ingesta de vitamina D reduce el número de fracturas,[15] sin embargo, otras investigaciones no han confirmado estas conclusiones, por lo que este aspecto del tratamiento es motivo de debate.[16]

El Dr. Thomas Colin Campbell, en su libro El estudio de China, aconseja consumir diversas clases de alimentos vegetarianos e integrales y evitar los de origen animal, incluidos los productos lácteos. Indica que el calcio se puede ingerir través de una amplia variedad de alimentos de origen vegetal, como judías y hortalizas de hoja. Si se prescinde de los hidratos de carbono refinados, como los cereales azucarados, el pan blanco, la pasta hecha con harina blanca y las golosinas, no se deberían tener problemas de deficiencia de calcio.[17]

Ejercicio físico[editar]

Múltiples estudios confirman que mantenerse en el peso ideal y realizar periódicamente ejercicio físico aeróbico o ejercicios de resistencia, pueden mantener o incrementar la densidad ósea (DO) en mujeres posmenopáusicas.[18] Muchos investigadores han evaluado que tipos de ejercicio son los más efectivos en mejorar la DO y otras mediciones de la calidad ósea, sin embargo los resultados varían. Un año de ejercicios regulares logra incrementar la densidad ósea y el momento de inercia de la tibia proximal[19] en mujeres normales potmenopáusicas. Caminatas, entrenamiento gimnástico, stepping, jumping, endurance, y ejercicios de fuerza, resultan en un significativo incremento de las densidades óseas de la segunda a la cuarta vértebras lumbares en mujeres osteopénicas posmenopáusicas.[20] [21] [22] [23] Otros beneficios del ejercicio físico incluyen mejoras en el equilibrio y reducción en el riesgo de caídas.[24]

Bifosfonatos[editar]

En osteoporosis confirmadas, este grupo de fármacos pertenecen a la primera línea de tratamiento y son las más utilizados y los que disponen de mayor experiencia de uso. Los más empleados son el ácido alendrónico 10 mg por día o 70 mg a la semana, ácido risedrónico 5 mg/día o 35 mg /semana, ácido ibandrónico 150 mg una vez al mes, o ácido zoledrónico 5 mg una vez al año por vía intravenosa.[25] La osteoporosis está provocada por la disminución del tejido que forma al hueso, tanto de las proteínas que constituyen su matriz o estructura como de las sales minerales de calcio que contiene. Como consecuencia de ello, el hueso es menos resistente y más frágil de lo normal.

Los bifosfonatos orales presentan una absorción relativamente baja, no debe ingerirse alimentos o líquidos en los 30 minutos siguientes a su administración. Pueden producir efectos secundarios como esofagitis y en raras ocasiones osteonecrosis del maxilar. El ácido zoledrónico que se administra una vez al año por vía intravenosa no presenta los problemas de intolerancia oral, pero causa con frecuencia como efecto secundario un cuadro postadministración de dolores articulares y fiebre que no reviste gravedad.[26] [27]

Teriparatida[editar]

La teriparatida es un análogo de la hormona paratiroidea humana que está constituido por una secuencia de 34 aminoácidos que corresponden al fragmento activo de la hormona natural. Es por lo tanto un medicamento formador de hueso nuevo y está indicado en el tratamiento de la osteoporosis.

Se utiliza principalmente en pacientes con osteoporosis establecida y antecedentes de fractura, con una masa ósea particularmente baja, o con varios factores de riesgo de fracturas. Se administra una inyección diaria de 20 microgramos por vía subcutánea. En algunos países únicamente está autorizada su utilización, si los bifosfonatos no han sido eficaces o están contraindicados. La teriparatida está contraindicada en diversas circunstancias, como el embarazo, la enfermedad de Paget, el hiperparatiroidismo y los tumores malignos que afectan al hueso.[28]

Ranelato de estroncio[editar]

El ranelato de estroncio oral es una alternativa de tratamiento oral. Es eficaz en la prevención de fractura vertebral pero no de la fractura de cadera.[29] Actúa estimulando la proliferación de osteoblastos e inhibiendo la proliferación de osteoclastos.

Se administra por vía oral a una dosis de 2 g diarios. No tiene los efectos secundarios de los bifosfonatos, pues no provoca síntomas gástricos ni esofágicos. Sin embargo, se ha comprobado que provoca un incremento en el riesgo de tromboembolismo venoso y puede ocasionar reacciones dermatológicas graves.[30] [31] Su uso aún no está autorizado en los Estados Unidos.

Reemplazo hormonal[editar]

  • Estrógenos. Aunque se sabe que el tratamiento con estrógenos es efectivo para detener la pérdida de contenido mineral del hueso en la mujer a partir de la menopausia, su administración como tratamiento de la osteoporosis no está recomendada en la actualidad, debido a la posibilidad de efectos secundarios graves y existir otras alternativas más seguras. Por ello la terapia estrogénica o terapia hormonal de la menopausia no se debe emplear para el tratamiento de la osteoporosis.[32] [33] [34]
  • Testosterona. En hombres hipogonadales, la administración de testosterona mejora la cantidad y calidad ósea, sin embargo no existen estudios sobre sus efectos en reducción de fracturas o en hombres con un nivel normal de testosterona.[35]

Raloxifeno[editar]

El raloxifeno es un modulador selectivo de los receptores estrogénicos. Los medicamentos de este grupo terapéutico se unen a los receptores estrogénicos de las células, simulando la actividad de los estrógenos en ciertos tejidos. El raloxifeno actúa sobre el hueso donde disminuye la reabsorción ósea de los osteoclastos y hace más improbable que se produzca una fractura vertebral, sin embargo no afecta a la incidencia de fractura de cadera.[36] [37]

Denosumab[editar]

El denosumab es un medicamento que pertenece al grupo de los anticuerpos monoclonales. En junio del 2010 su utilización fue aprobada en Estados Unidos por la FDA para ser empleado en el tratamiento de la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas con alto riesgo de fracturas. Su mecanismo de acción se basa en la unión a un receptor celular llamado RANKL, impidiendo su activación, lo que ocasiona una inhibición en la formación de osteoclastos y en su funcionalidad. Los osteoclastos son células que están implicadas en la pérdida de masa ósea y por la tanto favorecen la aparición de fracturas.[38] [39]

Pronóstico[editar]

Fracturas de cadera por 1.000 pacientes-años[40]
Categoría OMS 50-64 años > 64 años Total
Normal 5.3 9.4 6.6
Osteopenia 11.4 19.6 15.7
Osteoporosis 22.4 46.6 40.6

Los pacientes con osteoporosis tienen una tasa de mortalidad aumentada debido a la mayor probabilidad de que se produzcan fracturas. La mayor tasa de mortalidad asociada a la osteoporosis está relacionada con la fractura de cadera,[4] con una mortalidad aproximada del 13,5 % a los seis meses de producirse[41] y del 20-30 % durante el primer año,[4] lo que significa que el riesgo de muerte aumenta de 2 a 10 veces por encima de lo esperado en la población de similares características. Las causas de muerte son diversas y en numerosos casos no está relacionada directamente con la fractura.[4]

Las repercusiones de una fractura de cadera no se limitan a su tratamiento hospitalario, sino al deterioro de la calidad de vida por la discapacidad residual.[4] Pueden ocasionar disminución de la movilidad y el desarrollo de diversas complicaciones, como trombosis venosa profunda, tromboembolismo pulmonar y neumonía. Al menos el 13 % de las personas que la sufren necesitan ayuda permanente para poder desplazarse.[41]

Las fracturas vertebrales tienen menor impacto sobre la mortalidad que las de cadera, pero pueden dar lugar a deformidades y ocasionar dolor crónico difícil de controlar. Las fracturas vertebrales múltiples pueden conducir a grave lordosis y cifosis de la columna vertebral, y el consiguiente aumento de presión sobre los órganos internos puede disminuir la capacidad respiratoria.

Las fracturas osteoporóticas se asocian pues, en general, con una disminución de la calidad de vida.[42]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b ¿Que es la osteoporosis?. Sociedad Española de Reumatología. Consultado el 29 de diciembre de 2012.
  2. Dr. Martin Etchart. Capítulo 12. Anatomía Patológica Osteoarticular (artículo completo disponible en español). Pontificia Universidad Católica de Chile. Escuela de Medicina. Último acceso 25 de junio de 2008.
  3. WHO (1994). «Assessment of fracture risk and its application to screening for postmenopausal osteoporosis. Report of a WHO Study Group». World Health Organization technical report series 843: 1–129. PMID 7941614. 
  4. a b c d e f g h i j Del Pino Montes, J (2010). «Osteoporosis: Concepto e importancia. Cuadro clínico». Rev Osteoporos Metab Miner 2 (Supl 4): S15-S20. 
  5. a b c d Miller, PD (2012 Sep). «Unrecognized and unappreciated secondary causes of osteoporosis». Endocrinol Metab Clin North Am 41 (3): 613-28. doi:10.1016/j.ecl.2012.05.005. PMID 22877432. 
  6. a b c d e f Grupo de trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre Osteoporosis y Prevención de Fracturas por Fragilidad (2010). Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, ed. «Guía de Práctica Clínica sobre Osteoporosis y Prevención de Fracturas por Fragilidad. Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Agència d´Informació, Avaluació i Qualitat en Salut (AIAQS) de Cataluña; Guías de Práctica Clínica en el SNS: AATRM Nº 2007/02.». Consultado el 17 de julio de 2015. 
  7. M.T. Hermoso de Mendoza: Clasificación de la osteoporosis. Factores de riesgo. Clínica y diagnóstico diferencial. An. Sist. Sanit. Navar. 2003 vol. 26, suplemento 3. Consultado el 3 de enero de 2013.
  8. Vicente Giner Ruiz, José Sanfélix Genovés: Osteoporosis. Guía práctica de actuación en atención primaria, 2004. Consultado el 2 de enero de 2012
  9. World Health Organization Scientific Group on the Prevention and Management of Osteoporosis (2003). «Prevention and management of osteoporosis». World Health Organ Tech Rep Ser 921: 1-164, back cover. PMID 15293701. 
  10. DiMeglio, LA (Actualizado el 8 de octubre de 2013). Medscape, ed. «Pediatric Osteoporosis». Consultado el 19 de julio de 2015. 
  11. «Nutrition and Bone Health». NIAMS. 1 de noviembre de 2005. Consultado el 28 de enero de 2008. 
  12. «Calcium & Milk». Harvard School of Public Health. 2007. Consultado el 28 de enero de 2008. 
  13. Report of a Joint WHO/FAO/UNU Expert Consultation(2007) Protein and amino acid requirements in human nutrition, pp224-226. ISBN 978-92-4-120935-9
  14. Report of a Joint WHO/FAO/UNU Expert Consultation(2002), Human Vitamin and Mineral Requirements, pp. 166-167.
  15. Bischoff-Ferrari HA, Willett WC, Wong JB, Giovannucci E, Dietrich T, Dawson-Hughes B (2005). «Fracture prevention with vitamin D supplementation: a meta-analysis of randomized controlled trials». JAMA 293 (18): 2257–64. doi:10.1001/jama.293.18.2257. PMID 15886381. 
  16. Jackson RD, LaCroix AZ, Gass M, et al. (2006). «Calcium plus vitamin D supplementation and the risk of fractures». N. Engl. J. Med. 354 (7): 669–83. doi:10.1056/NEJMoa055218. PMID 16481635. 
  17. Campbell, T. Colin (2012). «10 Efectos de amplio alcance: enfermedades óseas, renales, oculares y cerebrales». El estudio de China. Thomas Campbell II. Dallas, TX: BenBella Books, Inc. pp. 186–187. ISBN 978-1-935618-81-2. 
  18. Bonaiuti D, Shea B, Iovine R, et al. (2002). «Exercise for preventing and treating osteoporosis in postmenopausal women». Cochrane database of systematic reviews (online) (3): CD000333. doi:10.1002/14651858.CD000333. PMID 12137611. 
  19. Cheng S, Sipilä S, Taaffe DR, Puolakka J, Suominen H (2002). «Change in bone mass distribution induced by hormone replacement therapy and high-impact physical exercise in post-menopausal women». Bone 31 (1): 126–35. doi:10.1016/S8756-3282(02)00794-9. PMID 12110425. 
  20. Chien MY, Wu YT, Hsu AT, Yang RS, Lai JS (2000). «Efficacy of a 24-week aerobic exercise program for osteopenic postmenopausal women». Calcif. Tissue Int. 67 (6): 443–8. doi:10.1007/s002230001180. PMID 11289692. 
  21. Iwamoto J, Takeda T, Ichimura S (2001). «Effect of exercise training and detraining on bone mineral density in postmenopausal women with osteoporosis». Journal of orthopaedic science : official journal of the Japanese Orthopaedic Association 6 (2): 128–32. doi:10.1007/s007760100059. PMID 11484097. 
  22. Kemmler W, Engelke K, Weineck J, Hensen J, Kalender WA (2003). «The Erlangen Fitness Osteoporosis Prevention Study: a controlled exercise trial in early postmenopausal women with low bone density-first-year results». Archives of physical medicine and rehabilitation 84 (5): 673–82. PMID 12736880. 
  23. Kerr D, Morton A, Dick I, Prince R (1996). «Exercise effects on bone mass in postmenopausal women are site-specific and load-dependent». J. Bone Miner. Res. 11 (2): 218–25. PMID 8822346. 
  24. Sinaki M, Brey RH, Hughes CA, Larson DR, Kaufman KR (2005). «Significant reduction in risk of falls and back pain in osteoporotic-kyphotic women through a Spinal Proprioceptive Extension Exercise Dynamic (SPEED) program». Mayo Clin Proc 80 (7): 849–55. doi:10.4065/80.7.849. PMID 16007888. 
  25. Lyles KW, Colón-Emeric CS, Magaziner JS, et al. (2007). «Zoledronic acid and clinical fractures and mortality after hip fracture». N Engl J Med 357: published online 17 de septiembre 2007. doi:10.1056/NEJMoa074941. PMID 17878149. 
  26. Purcell, P. Boyd, I (2005). «Bisphosphonates and osteonecrosis of the jaw». Medical Journal of Australia 182 (8): 417–418. 
  27. «6.6.2 Bisphosphonates». British National Formulary (54 edición). British Medical Association & Royal Pharmaceutical Society of Great Britain. septiembre de 2007. pp. p403. 
  28. Teriparatida. Ficha técnica de las características del producto. Agencia Europea del Medicamento. Consultado el 3 de enero de 2013.
  29. Meunier PJ, Roux C, Seeman E, et al. (2004). «The effects of strontium ranelate on the risk of vertebral fracture in women with postmenopausal osteoporosis». N. Engl. J. Med. 350 (5): 459–68. doi:10.1056/NEJMoa022436. PMID 14749454. 
  30. O'Donnell S, Cranney A, Wells GA, Adachi JD, Reginster JY (2006). «Strontium ranelate for preventing and treating postmenopausal osteoporosis». Cochrane database of systematic reviews (online) (4): CD005326. doi:10.1002/14651858.CD005326.pub3. PMID 17054253. 
  31. Carracedo-Martínez, Eduardo; Pía-Morandeira, Agustín: Impacto de una alerta sanitaria sobre la utilización de ranelato de estroncio. Gac Sanit. 2010;24:151-3. vol. 24 núm 02. Consultado el 1 de enero de 2013.
  32. Aguirre W.: Hormone replacement therapy at low doses and prevention of osteoporosis. Medwave:e3771 doi: 10.5867/medwave.2009.02.3771, publicado el 9 de febrero de 2009. Consultado el 2 de diciembre de 2012.
  33. Writing Group for the Women's Health Initiative Investigators (2002). «Risks and Benefits of Estrogen Plus Progestin in Healthy Postmenopausal Women: Principal Results From the Women's Health Initiative Randomized Controlled Trial». JAMA 288: 321–333. PMID 12117397. 
  34. By Heidi D. Nelson, Miranda Walker, Bernadette Zakher, Jennifer Mitchell: Menopausal Hormone Therapy for the Primary Prevention of Chronic Conditions. A Systematic Review to Update the U.S. Preventive Services Task Force Recommendations. U.S. Preventive Services Task Force, mayo de 2012. Consultado el 3 de enero de 2013.
  35. Ebeling PR (2008). «Clinical practice. Osteoporosis in men». N Engl J Med 358 (14): 1474–82. doi:10.1056/NEJMcp0707217. PMID 18385499. 
  36. Raloxifeno. Ficha técnica o resumen de característiscas del producto. Agencia europea del medicamento. Consultado el 2 de enero de 2013.
  37. Taranta A, Brama M, Teti A, et al. (febrero de 2002). «The selective estrogen receptor modulator raloxifene regulates osteoclast and osteoblast activity in vitro». Bone 30 (2): 368–76. doi:10.1016/S8756-3282(01)00685-8. PMID 11856644. 
  38. European Medicines Agency: Summary of Positive Opinion for Prolia. Publicado el 17/12/2009
  39. Raisz L (2005). «Pathogenesis of osteoporosis: concepts, conflicts, and prospects». J Clin Invest 115 (12): 3318–25. doi:10.1172/JCI27071. PMC 1297264. PMID 16322775. 
  40. Cranney A, Jamal SA, Tsang JF, Josse RG, Leslie WD (2007). «Low bone mineral density and fracture burden in postmenopausal women». CMAJ 177 (6): 575–80. doi:10.1503/cmaj.070234. PMC 1963365. PMID 17846439. 
  41. a b Hannan EL, Magaziner J, Wang JJ, et al. (2001). «Mortality and locomotion 6 months after hospitalization for hip fracture: risk factors and risk-adjusted hospital outcomes». JAMA 285 (21): 2736–42. doi:10.1001/jama.285.21.2736. PMID 11386929. 
  42. Brenneman SK, Barrett-Connor E, Sajjan S, Markson LE, Siris ES (2006). «Impact of recent fracture on health-related quality of life in postmenopausal women». J. Bone Miner. Res. 21 (6): 809–16. doi:10.1359/jbmr.060301. PMID 16753011. 

Enlaces externos[editar]