Inmaculado Corazón de María

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Inmaculado Corazón de María
Blessed Virgin Mary.jpg
Representación del Inmaculado Corazón de María.
Venerada en Iglesia católica
Festividad Día posterior al Sagrado Corazón de Jesús, que se celebra en junio[1]
Patrona de Perú

El Inmaculado Corazón de María es una devoción católica usada para referirse a la vida interior de la Bienaventurada Virgen María, sus gozos y tristezas, sus virtudes y su perfección y, sobre todo, su amor de mujer Inmaculada por Dios Padre, su amor maternal por Jesús y por los hombres.[2]

El corazón de María es mencionado específicamente en la Biblia.[3]

Esta devoción es mencionada por san Gregorio Taumaturgo, Padre de la Iglesia del siglo III, por Teodoto de Ancira, del siglo V, y por el teólogo benedictino Ruperto de Deutz, del siglo XII.[4]

En el siglo XVII, el sacerdote francés san Juan Eudes escribió las primeras obras sobre el Corazón de María. A mediados del siglo XVII fundó la Congregación de Jesús y María para religiosos, la Orden de Nuestra Señora de la Caridad del Refugio para religiosas la Sociedad del Corazón de María Admirable para seglares.

San Antonio María Claret fundó en 1859 la Congregación de Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María en España.[5]Teófilo Verbist fundó en 1862 la Congregación del Inmaculado Corazón de María en Bélgica.[6]

En 1917, en las apariciones de apariciones de Fátima, la Virgen María le habló a una pastora, Lucía, para la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María y la difusión de esta devoción y del rezo del rosario para solucionar los graves problemas a los que se enfrentaba el mundo.[7]

Alejandrina de Balazar tuvo una serie de revelaciones privadas de Cristo, por las cuales pidió la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María entre 1936 y 1941. El venerable Pío XII realizó la consagración con un mensaje de radio transmitido a Fátima el 31 de octubre de 1942, lo cual fue renovado el 8 de diciembre de ese mismo año en la Basílica de San Pedro de Roma.[8]​ Tras el atentado contra san Juan Pablo II, que aparentemente estaba profetizado por las apariciones de Fátima, el papa volvió a consagrar al mundo al Inmaculado Corazón el 25 de marzo de 1984, en un acto en al que estuvieron convocados todos los obispos del mundo.[9]

Origen[editar]

Referirse a los sentimientos de Dios y los hombres como sus corazones es habitual en el Antiguo y el Nuevo Testamento.[10]​ Dios dijo, por medio del profeta Ezequiel:[11][12]

Os daré un corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos y los pongáis por obra.
Libro de Ezequiel. Capítulo 36, versículos 26-27

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús[13]​ y al Inmaculado Corazón de María están muy extendidas en el catolicismo.

Después del Nacimiento de Cristo, los pastores adoraron al Niño en el portal de Belén. Entonces la Biblia dice que "María atesoraba todas estas cosas, meditándolas en su corazón".[14]​ Posteriormente, tras la presentación de Jesús, el primogénito (y unigénito) varón, en el Templo de Jerusalén,[15]​ un anciano llamado Simeón reconoció al niño, dijo que era la Salvación y profetizó la Pasión de Cristo a la Virgen María diciendo "una espada te atravesará el alma a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones"[16][17]​ (Lucas 2:35). Por eso, este corazón se representa a menudo con un puñal o con siete,[18]​ ya que es el número bíblico de la plenitud[19]​ y también está en la devoción de los siete dolores de la Virgen María.

Cuando encontraron a Jesús en el Templo de Jerusalén entre los doctores de la Ley la Biblia dice "su madre atesoraba todas estas cosas en su corazón" (Lucas 2:51),[20]​ de forma similar a Lucas 2:19.[21]

La devoción al corazón de María es mencionada por san Gregorio Taumaturgo, Padre de la Iglesia del siglo III, por Teodoto de Ancira, del siglo V, y por el teólogo benedictino Ruperto de Deutz, del siglo XII.[22]

En el siglo IV, san Agustín de Hipona contribuyó a la argumentación teológica de que María fue una mujer concebida sin el pecado original, es decir, Inmaculada. Fue preservada del pecado original por Dios para concebir al hombre que no tuvo pecado alguno, Jesús.[23]​ La Inmaculada Concepción de María fue establecida como dogma por el papa beato Pío IX con la bula Ineffabilis Deus del 8 de diciembre de 1854.[24]​ San Juan Pablo II usó la frase de la piedad medieval Caro Christi, caro Marieae para explicar que "la carne de Cristo en la Eucaristía es, sacramentalmente, la carne asumida de la Virgen María".[25]

San Juan Eudes.

El sacerdote francés san Juan Eudes fue un gran difusor de la devoción a los Sagrados Corazones. Estuvo en el Oratorio de Jesús. A mediados del siglo XVII fundó la Congregación de Jesús y María para religiosos, la Orden de Nuestra Señora de la Caridad del Refugio para religiosas y la Sociedad del Corazón de María Admirable para seglares. Escribió muchas obras religiosas.[26]

En 1648 publicó una obra titulada «Devoción al Santísimo Corazón y al Santísimo Nombre de la Bienaventurada Virgen María» («Devotion au très saint coeur et très saint nom de la bienheureuse Vierge Marie») que incluye un oficio, una misa y meditaciones para una octava al Corazón de María. Su segunda edición, de 1650, incluyó el primer tratado sobre el Corazón de María. Hubo otra edición en 1663, con nuevas aportaciones.[27]

En 1681 se publicó su obra «El corazón admirable de la Sacratísima Madre de Dios o la devoción del Santísimo Corazón de la Bienaventurada Virgen María» («Le coeur admirable de la tres-sacrée mere de Dieu, ou La devotion du tres-saint coeur de la bien-heureuse Vierge Marie»).[28][26]

San Juan Eudes escribió el primer oficio litúrgico en honor del Sagrado Corazón de Jesús. La fiesta del Sagrado Corazón de Jesús se celebró por primera vez, con el beneplácito de muchos obispos de Francia, el 20 de octubre de 1672.[29]

En 1909 san Pío X lo llamó "padre, doctor y apóstol de los cultos litúrgicos a los Sagrados Corazones de Jesús y María".[30]

Siglo XIX[editar]

Basílica de Nuestra Señora de las Victorias de París.
Escapulario verde, a la izquierda un lado y a la derecha el otro.

En 1832 el sacerdote Carlos Eléonor des Genettes pasó a ser párroco en la Iglesia de Nuestra Señora de la Victorias de París, que tenía muy pocos feligreses. El 3 de diciembre de 1836, mientras celebraba la Santa Misa, recibió la revelación divina de consagrar la parroquia al "Santísimo e Inmaculado Corazón de María". En ocho días, Genettes escribió los estatutos para una asociación de fieles del Inmaculado Corazón y logró la aprobación del arzobispo de París. Con esta cofradía, aumentaron las conversiones, incluyendo la del antiguo ministro Étienne de Joly, que se había apartado de la fe.[31]​ En 1927 obtuvo el rango de basílica menor.[32]

El 28 de enero de 1840, fiesta de la Natividad de la Virgen, la Virgen se apareció a sor Justina Bisqueyburu, de la Compañía de Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, en su convento de París y le entregó un escapulario de color verde con el Inmaculado Corazón para obtener gracias y vencer las tentaciones del demonio. Pío IX autorizó su uso.[33]

San Antonio María Claret.

El español san Antonio María Claret siempre fue muy devoto de la Virgen María desde su infancia en Sallet. En 1831 se unió a la Real y Antigua Congregación del Sagrado y Amantísimo Corazón de Jesús y a la nuevamente erigida al Sagrado Corazón de María de Manresa. Estuvo en el noviciado de los jesuitas de Roma entre 1839 y 1840.[34]

El general de la Compañía de Jesús, Juan Roothaan, era un gran devoto del Corazón de María y, en 1848, mandó unas cartas sobre esta devoción a la casa profesa, el colegio y el noviciado de los jesuitas en Roma.[34]

En 1847 se publicó en España la obra «La Archicofradía del Santísimo e Inmaculado Corazón de la Madre de Dios para la conversión de los pecadores», del sacerdote y teólogo Cosme Damián y Laraudo.[35]

En 1845 se fundó en Badalona una Archicofradía del Inmaculado Corazón.[34]

En junio de 1846 Claret predicó una gran misión en Lérida y estableció en la Iglesia del Santo Hospital la Archicofradía del Inmaculado Corazón de María.[34]

Conocedor de las conversiones en la Archicofradía de París y de la obra de Cosme Damián y Laraudo, en 1847 empezó a escribir sobre el Corazón de María.[34]​ Ese año, predicó una conocida novena al Corazón de María en la Catedral de Vic y se divulgaron textos sobre esta devoción. A raíz de esto se fundó otra Archicofradía del Inmaculado Corazón en la Iglesia de Santo Domingo, que en pocos meses tenía ya 20 000 miembros.[34]​ En 1847 se fundó otra en Tarragona y en 1848 otra en Barcelona.[34]

Entre 1848 y 1849 fue de misionero por las Islas Canarias, predicando sobre el Inmaculado Corazón. Tras su visita, se fundaron archicofradías con esta devoción por todas las islas.[34]

En 1848 Antonio María Claret fundó, junto con José Caixal, la editorial católica Librería Religiosa en Barcelona, que imprimió cientos de obras en Barcelona y Madrid.[36]

El 16 de julio de 1849 fundó en Vich la Congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María.

Claret fue arzobispo de Santiago de Cuba desde 1850. En 1853 consagró su diócesis al Inmaculado Corazón y procedió a la fundación de estas cofradías en todas las parroquias.[34]​ En 1859 regresó a España, donde fue confesor de Isabel II en Madrid. Claret aprovechó esta posición y, como Isabel II era una devota católica, le pidió a la reina que mediase ante el papa por este asunto.[34]​ Siendo papa Pío IX, la Sagrada Congregación de Ritos de la Santa Sede aprobó el decreto Regni Hispaniarum del 26 de junio de 1862, por el que se establecía la festividad del Inmaculado Corazón en España, con su correspondiente misa y oficio litúrgico, el domingo posterior a la octava de la Asunción.[34][37]

Claret escribió casi una docena de obras sobre el Inmaculado Corazón, además de tratar el tema en obras sobre otros asuntos.[34]

En 1861 el sacerdote Teófilo Verbist fundó la Congregación del Inmaculado Corazón de María en el barrio de Scheut de Bruselas, Bélgica, el 28 de noviembre de 1862. En 1862 fue a Roma. En 1863 se fue de misionero a China.[38]

Fátima[editar]

Primera imagen de la Virgen de Fátima en su santuario, realizada según la descripción de los pastores.
Imagen de la Virgen de Fátima con su Inmaculado Corazón, en una iglesia de Alemania.

La Primera Guerra Mundial tuvo lugar entre 1914 y 1918. En esta participó Portugal. Entonces este país tenía un gobierno laicista. En febrero de 1917 tuvo lugar una revolución en Rusia, que desembocó en octubre de ese mismo año en el primer gobierno comunista de la historia. El 13 de mayo de 1917 la Virgen María se apareció a tres pastores, Lucía, Francisco y Jacinta, en Fátima. El 13 de junio se apareció por segunda vez y le dijo a sor Lucía que ella propagaría por el mundo la devoción al Inmaculado Corazón. El 13 de julio de 1917 se apareció por tercera vez, les mostró una visión del Infierno y les dijo que quería salvar a las almas con la oración y la devoción al Inmaculado Corazón.[39]

La Virgen María fue a aparecerse de nuevo el 13 de agosto, pero los niños no pudieron acudir porque el alcalde los tenía presos para evitar que se propagase esa devoción.[39]​ Se apareció por cuarta vez a los niños el 19 de agosto.[39]

Se volvió a aparecer el 13 de septiembre. El 13 de octubre la Virgen volvió a decir que se rezase el rosario. Sus últimas palabras en las apariciones de 1917 fueron: "No ofendan más a Dios, que ya está muy ofendido" y luego se produjo el Milagro del Sol.[39]

En 1925 Lucía, se hizo monja dorotea en Galicia, España. En 1941, por encargo del obispo, escribió sus memorias. Según estas, el 13 de julio de 1917 la Virgen María le dijo:[40]

Visteis el infierno a donde van las almas de los pobres pecadores; para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si se hace lo que os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra pronto terminará. Pero si no dejaren de ofender a Dios, en el pontificado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre y de las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los Primeros Sábados. Si se atienden mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados y el Santo Padre tendrá mucho que sufrir varias naciones serán aniquiladas. Por fin mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz.

La frase sobre la señal en el cielo se ha relacionado con una aurora boreal que pudo presenciarse en toda Europa, el norte de África,[41]​ Norteamérica y Australia la noche entre el 25 y el 26 de enero de 1938, un año antes de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

La susodicha Sagrada Comunión de los Primeros Sábados consiste en confesarse, comulgar cada primer sábado de mes durante cinco meses (para reparar cinco tipos de blasfemias), rezar el rosario y meditar en sus misterios.[42]

En 1941 también escribió que Jacinta le había dicho hacia 1920:[43]

A mí me queda poco tiempo para ir al Cielo, pero tú te vas a quedar aquí abajo para dar a conocer al mundo que Nuestro Señor desea que se establezca en el mundo la devoción al Corazón Inmaculado de María. Diles a todos que pidan esta gracia por medio de ella y que el Corazón de Jesús desea ser venerado juntamente con el Corazón de su Madre. Insísteles en que pidan la paz por medio del Inmaculado Corazón de María, pues el Señor ha puesto en sus manos la paz del mundo.

En 1948 regresó a Portugal e ingresó en el Convento de Santa Teresa, de carmelitas descalzas, en Coímbra.

El sacerdote Agustín Fuentes entrevistó a sor Lucía de Fátima en el convento de Coímbra el 26 de diciembre de 1956. Cuando regresó a México dio una conferencia en la que relató lo que le había dicho sor Lucía. Según Fuentes, en esta entrevista ella se mostró desanimada, dijo que el demonio estaba librando una batalla decisiva contra la Virgen y que el rezo del Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María eran los últimos remedios que Dios iba a dar al mundo y que, por consiguiente, ya no iba a haber otros.[44][45]

Consagración del mundo[editar]

La beata Alejandrina de Balazar fue la gran mensajera de Jesús a la petición de la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María hecha por el papa Pío XII.

En primer lugar, el mundo fue consagrado al Sagrado Corazón de Jesús por el papa san León XIII el 25 de mayo de 1899.[46]

La beata Alejandrina de Balazar fue una mística portuguesa. En 1935 tuvo una visión de Cristo, que le dijo que pidiera al papa, a través de su director espiritual, la consagración del mundo al Inmaculado Corazón. Su director espiritual, el jesuita Mariano Pinho, que hizo la petición en 1936 a través del cardenal Pacelli (futuro Pío XII). Esta súplica fue reiterada varias veces por Mariano Pinho hasta 1941. El Vaticano examinó el caso en tres ocasiones, hablando con el arzobispo de su archidiócesis.[47]

El 31 de octubre de 1942 el papa Pío XII consagró el mundo al Inmaculado Corazón de María con un mensaje de radio a Fátima. En el mensaje se decía lo siguiente:[48]

Finalmente, como el Corazón de su Jesús, la Iglesia y toda la raza humana fueron consagradas, de modo que al depositar todas sus esperanzas en Él, serían una señal y promesa de victoria y salvación, así desde este día estaremos perpetuamente consagrados a ti y a tu Inmaculado Corazón, oh Madre nuestra y Reina del mundo: para que tu amor y tu patrocinio puedan acelerar el triunfo del Reino de Dios y de todas las generaciones. los seres humanos, pacificados entre ellos y con Dios, os proclaman benditos; y contigo cantan, desde un polo al otro de la tierra, el eterno Magníficat de gloria, amor, gratitud al Corazón de Jesús, donde solo se puede encontrar la Verdad, la Vida y la Paz.

Este acto de consagración fue renovado en la Basílica de San Pedro de Roma el 8 de diciembre del mismo año.

El 7 de julio de 1952 Pío XII consagró a los rusos al Inmaculado Corazón.[49]

En 1953 falleció Stalin, que había llevado a cabo una política de represión extrema. Fue sucedido por Nikita Jrushchov, que llevó a cabo una política de mayor libertad política y religiosa, conocida como Deshielo de Jrushchov.[50]

Entre 1962 y 1965 tuvo lugar el Concilio Vaticano II. El 21 de noviembre de 1964 terminó la tercera sesión con la aprobación, por parte de san Pablo VI, del documento Lumen gentium, que en el capítulo 8 habla de «La Santísima Virgen María, Madre de Dios, en el misterio de Cristo y de la Iglesia».[51]​ Esa tarde, Pablo VI llevó a cabo un acto religioso en la Basílica de Santa María la Mayor de Roma, en el cual volvió a consagrar al mundo al Inmaculado Corazón.

El 13 de mayo de 1981, el mismo día que la Virgen María se apareció por primera vez a los pastores de Fátima, tuvo lugar un atentado contra Juan Pablo II. Tras esto, el papa pidió una parte del mensaje de Fátima, no publicada entonces, que consideró que profetizaba lo que había ocurrido. Por esto, organizó un nuevo acto de consagración del mundo al Inmaculado Corazón el 7 de junio de 1981 en la Basílica de Santa María la Mayor de Roma. El papa no pudo asistir porque se estaba recuperando del atentado, pero envió su discurso. Luego viajó a Fátima, donde repitió la consagración el 13 de mayo de 1982.[52]​ El 16 de octubre de 1983 volvió a realizar la consagración en la Plaza de San Pedro,[53]​ en presencia de varios obispos.[9]

El 25 de marzo de 1984 el papa hizo traer la imagen de la Virgen de Fátima del santuario, realizada conforme a la descripción de los pastores, a la Plaza de San Pedro, la puso junto al altar más solemne y realizó un nuevo acto de consagración al que estuvieron convocados todos los obispos del mundo.[9]

Tanto el 1983 como en 1984 el papa le dijo a la Virgen en la consagración que librase al mundo de la guerra nuclear y de cualquier otro tipo de guerra.[53][54]

El 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, de 1984 los Estados Unidos y la Unión Soviética el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio, que limitaba el potencial nuclear de ambos países.

El 2 de mayo de 1984 Ronald Reagan, presbiteriano, se reunió con Juan Pablo II en Alaska.[55]​ El 9 de mayo de 1985 el presidente Ronald Reagan dijo en el Parlamento de Portugal:[56]

Cuando conocí al papa Juan Pablo II el año pasado en Alaska, le di las gracias por su vida y su apostolado. Y me atreví a sugerirle que el ejemplo de hombres como él mismo y la oración de personas sencillas en cualquier lugar, personas sencillas como los niños de Fátima tienen más poder que todos los grandes ejércitos y gobernantes del mundo

La Unión Soviética cayó en 1991 y Rusia dejó de ser comunista. En la actualidad, sabemos que la Unión Soviética tenía planes para invadir Europa Occidental y que esos planes no se llevaron a cabo.[57]

El 13 de octubre de 2013, en la Jornada Mariana, dentro del Año de la Fe, la Virgen de Fátima del santuario fue llevada a la Plaza de San Pedro. En la homilía de una misa, el papa Francisco volvió a realizar una consagración al Inmaculado Corazón de María.[58]

Festividad[editar]

Relieve del Inmaculado Corazón de María.

San Juan Eudes que compuso una misa en honor del corazón de María y la celebró el 20 de octubre de 1643 o 1644 en el Seminario de Caen junto con sus discípulos. El 8 de febrero de 1648, se celebró en la Catedral de Autun después de que el obispo diocesano aprobase el oficio y la misa.[1]

El 22 de marzo de 1799 Pío VI concedió esta festividad a la ciudad de Palermo. El 31 de agosto de 1805 Pío VII aprobó extender esta festividad a las diócesis que lo pidieren, pero con el formulario de la misa de la Virgen de las Nieves (5 de agosto). El 21 de julio de 1855, Pío IX aprobó la festividad del Purísimo Corazón de María con oficio y misa propia y concedió que pudiera celebrarse en las diócesis que lo solicitasen.[1]

Gracias a san Antonio María Claret, siendo papa Pío IX, la Sagrada Congregación de Ritos de la Santa Sede aprobó el decreto Regni Hispaniarum del 26 de junio de 1862, por el que se establecía la festividad del Inmaculado Corazón en España, con su correspondiente misa y oficio litúrgico, el domingo posterior a la octava de la Asunción.[34]

En el Misal Romano de 1914, san Pío X incluyó la misma del Inmaculado Corazón, para la celebración de aquellos que lo solicitasen.[1]

El 4 de mayo de 1944, con el decreto Cultus liturgicus, con Pío XII, la Sagrada Congregación de Ritos extendió a toda la Iglesia latina la fiesta litúrgica del Inmaculado Corazón de María y asignó como día propio el 22 de agosto.[59][60]

El Misal Romano posterior al Vaticano II, de 1969, trasladó la fiesta del Inmaculado Corazón al día posterior al Sagrado Corazón de Jesús, que se celebra en junio.[1]

Lugares consagrados[editar]

Además de la consagración del mundo, han tenido lugar consagraciones de ciudades, diócesis y naciones al Inmaculado Corazón en numerosos lugares del mundo.

Consagración personal[editar]

Juan Pablo II, escogido papa en 1978, tuvo como lema de su pontificado la frase en latín Totus tuus (todo tuyo), dedicado a la Virgen María.[61]

La oración de consagración al Inmaculado Corazón de María de san Luis María Grignion de Montfort dice así en latín:[62]

Totus tuus ego sum, et omnia mea tua sunt. Accipio te in mea omnia. Praebe mihi cor tuum, Maria.

En español significa:

Todo tuyo soy, y todo lo mío es tuyo. En todo lo mío te acojo. Dame tu corazón, María.

Referencias[editar]

  1. a b c d e Francisco María Fernández Jiménez (2017). «El misterio del Corazón Inmaculado de María». Toletana (37). pp. 1-39. 
  2. Bainvel, Jean. "Devotion to the Immaculate Heart of Mary". The Catholic Encyclopedia. Vol. 7. Nueva York: Robert Appleton Company, 1910. 20 de diciembre de 2012
  3. Evangelio según san Lucas, capítulo 2, versículos 19 y 51
  4. Hugo Rahner (2002). María y la Iglesia. Madrid: Ediciones Cristianas. p. 138. ISBN 84-7057-463-9. 
  5. Forlin Parrucco, Marcella (2000). «Cosme y Damián». Leonardi, C.; Riccardi, A.; Zarri, G., eds. Diccionario de los Santos I. Madrid: San Pablo. p. 245. ISBN 84-285-2258-8. 
  6. IOANNES PP. XXIII (1962). «EPISTULA AD OTMARUM DEGRIJSE, CONGREGATIONIS IMMACULATI CORDIS MARIAE MODERATOREM GENERALEM, PRIMO SAECULO VOLVENTE EX QUO EADEM CONGREGATIO CONDITA EST». Vaticano. Consultado el 2 de enero de 2020. 
  7. Jesús Martí Ballester. «El Inmaculado Corazón de María». Catholic.net. Consultado el 2 de enero de 2020. 
  8. Adrian Ferreira (2016). Beata Alejandrina y la Justicia Divina. Uncatolico. p. 20. ISBN 978-1537302621. 
  9. a b c Wilhelm Hünermann (2004) [1992]. Fátima: su historia maravillosa. Palabra. p. 276. ISBN 84-8239-465-7. 
  10. «Corazón en las Sagradas Escrituras». Corazones. Consultado el 3 de enero de 2020. 
  11. «Ezekiel 36:26». Bible Hub. Consultado el 3 de enero de 2020. 
  12. «Ezekiel 36:27». Bible Hub. Consultado el 3 de enero de 2020. 
  13. «Devocionario del Sagrado Corazón». Paulinas. 2002. ISBN 980-207-584-1. 
  14. «https://biblehub.com/text/luke/2-19.htm». Bible Hub. 
  15. «La Circuncisión y la Presentación en el templo (Jornada 12)». Vid. Obras de la Congregación Mariana. Consultado el 3 de enero de 2020. 
  16. «Luke 2:35». Bible Hub. Consultado el 3 de enero de 2020. 
  17. Joseph A. Fitzmyer (1987) [1981]. El Evangelio según Lucas. Capítulos 1-8,21 II. Madrid: Ediciones Cristiandad. p. 261. ISBN 84-7057-408-6. 
  18. Enrique Alcalá Ortiz (1994). Soledad en todos: historia de la Real Cofradía del Santo Entierro de Cristo y María Santísima de la Soledad Coronada (1594-1994). p. 270. ISBN 978-84-920181-0-9. 
  19. Jamieson-Fausett Brown, A. R. Fausset y David Brown. Comentario Exegetico y Explicativo de la Biblia. p. 569. 
  20. «Luke 2:51». Bible Hub. Consultado el 3 de enero de 2020. 
  21. Fitzmyer, 1987, pp. 290-291.
  22. Hugo Rahner (2002). María y la Iglesia. Madrid: Ediciones Cristianas. p. 138. ISBN 84-7057-463-9. 
  23. «JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL. Miércoles 5 de junio de 1996. María Inmaculada, redimida por preservación». Vaticano. Consultado el 3 de enero de 2020. 
  24. Juan Luis Bastero de Eleizalde (2004). «La Inmaculada en los siglos XIX y XX». Anuario de historia de la Iglesia (13): 79-104. ISSN 1133-0104. 
  25. José A. Martínez Puche, O. P. (ed.). «Quinto Misterio. La institución de la Eucaristía. Del discurso en Sevilla del 13 de junio de 1993». El rosario de Juan Pablo II. Los 20 misterios comentados por el papa (12ª edición). pp. 24-25. 
  26. a b Parruco et al., 2000, pp. 1356-1357.
  27. Paul-Marie Mba (2017). La théologie du Coeur de Marie chez saint Jean Eudes. Cerf. ISBN 2204115851. 
  28. Eneko Ortega Mentxaka (2017). «Culto e iconografía de los Corazones de Jesús y María en el ámbito jesuítico vasco-navarro». Ars bilduma (7): 89-108. 
  29. «CARTA ENCÍCLICA HAURIETIS AQUAS DE SU SANTIDAD PÍO XII SOBRE EL CULTO AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS». Vaticano. 15 de mayo de 1956. Consultado el 3 de enero de 2020. 
  30. A. J. M. Mausolfe y J. K. Mausolfe (2008). Saint Companions for Each Day. Bandra: St. Pauls. p. 308. ISBN 81-7109-092-3. 
  31. Claude Guillet (2014). La Rumeur de Dieu - Apparitions, prophéties et miracles sous la Restauration. Imago. 
  32. Site de la basilique
  33. «El Escapulario Verde». Hijas de la Caridad. Consultado el 3 de enero de 2020. 
  34. a b c d e f g h i j k l m Domiciano Fernández C. M. F. El Corazón de María en la vida y obras de san Antonio María Claret (1807-1870). Seglares Claretianos. Consultado el 3 de enero de 2020. 
  35. La Archicofradía del Santísimo e Inmaculado Corazón de la Madre de Dios para la conversión de los pecadores. Bilbao. 1847. 
  36. Solange Hibbs-Lissorgues (2005). «El padre Antonio María Claret (1807-1870): un pionero de las bibliotecas populares en el siglo XIX». Prensa, impresos, lectura en el mundo hispánico contemporáneo: homenaje a Jean-François Botrel. pp. 209-222. ISBN 2-86781-375-1. 
  37. Officia propria Sanctorum Ecclesiae Cathedralis et Dioecesis. 26 de junio de 1862. 
  38. La Congrégation du Coeur Immaculé de Marie. Leuven University Press. 1986. 
  39. a b c d «Virgen de Fátima (1917)». EWTN. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  40. Socci, 2012.
  41. David R. Petriello (2018). «Tide of War: The Impact of Weather on Warfare». Skyhorse Publishing. ISBN 978-1-5107-2819-6. 
  42. «La devoción de los Cinco Primeros Sábados». Catholic.net. Consultado el 4 de enero de 2020. 
  43. Paul de Marco (2015). Paul de Marco, ed. The Message of Fatima. ISBN 978-1-326-24090-5. 
  44. «Silenciando a los mensajeros: El Padre Fuentes (1959 - 1965)». Fátima.org. Consultado el 2 de enero de 2020. 
  45. Antonio Socci (2012). «El cuarto secreto de Fátima». La Esfera de los Libros. 
  46. «LITTERAE ENCYCLICAE SSMI. D. N. LEONIS PAPAE XIII ANNUM SACRUM* DE HOMINIBUS SACRATISSIMO CORDI IESU DEVOVENDIS». Vaticano. 25 de mayo de 1899. 
  47. «Alejandrina María da Costa». Vaticano. Consultado el 5 de enero de 2020. 
  48. «RADIOMENSAGEM DO PAPA PIO XII AOS FIÉIS PORTUGUESES POR OCASIÃO DA CONSAGRAÇÃO DA IGREJA E DO GÉNERO HUMANO AO CORAÇÃO IMACULADO DE MARIA». Vaticano. Sábado 31 de octubre de 1942. Consultado el 6 de enero de 2020. 
  49. Buela, 2011.
  50. George Weigel (2014). Juan Pablo II. Planeta. ISBN 8408127551. 
  51. «PABLO OBISPO SIERVO DE LOS SIERVOS DE DIOS JUNTAMENTE CON LOS PADRES DEL CONCILIO PARA PERPETUO RECUERDO. CONSTITUCIÓN DOGMÁTICA SOBRE LA IGLESIA LUMEN GENTIUM». Vaticano. 21 de noviembre de 1964. Consultado el 5 de enero de 2020. 
  52. «CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE EL MENSAJE DE FÁTIMA». Vaticano. 13 de mayo de 1982. Consultado el 5 de enero de 2020. 
  53. a b «JUAN PABLO II. ÁNGELUS. Consagración del mundo al Corazón Inmaculado de María». Vaticano. Domingo 16 de octubre de 1983. Consultado el 5 de enero de 2020. 
  54. Carlos Miguel Buela (2011). Juan Pablo Magno. IVE Press. ISBN 978-1-933871-90-5. 
  55. Francis Rooney (2013). The Global Vatican. Lanham, Boulder, Nueva York, Toronto y Plymouth: A Shed & Ward Book. Roman & Littlefield. ISBN 978-1-4422-2362-2. 
  56. «¿Quieres saber que dijo Ronald Reagan en Fátima sobre los pastorcitos y Juan Pablo II?». Actuall. 17 de octubre de 2017. 
  57. Documental «Fátima, el último misterio» (2017) de Andrés Garrigó y Pablo Moreno
  58. «SANTA MISA PARA LA JORNADA MARIANA CON OCASIÓN DEL AÑO DE LA FE. HOMILÍA DEL SANTO PADRE FRANCISCO». Vaticano. 13 de octubre de 2013. Consultado el 5 de enero de 2020. 
  59. «Acta SS. Congregationum. Sacra Congregatio Rituu. I. OFFICIUM ET MISSA PRO FESTO IMMACOLATI CORDIS BEATAE MARIAE VIRGINIS». ACTA APOSTOLICAE SEDIS: 44-52. 
  60. «Missæ pro aliquibus locis». Missale Romanum ex decreto Sacrosancti Concilii Tridentini restitutum Summorum Pontificum cura recognitum. (en (en latín)) (editio prima iuxta typicam edición). Turonibus: Sumptibus et typis Mame. 2 februarii 1962. «Festa Maii. Die 22 augusti: Immaculati Cordis B. Mariæ Virginis». 
  61. Edward Looney (2017). A Heart Like Mary's: 31 Daily Meditations to Help You Live and Love as She Does. Notre Dame (Indiana): Ave Maria Press. ISBN 13978-1-59471-783-3. 
  62. Buela, 2014.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Este artículo incorpora material de Tengo sed de ti.org, que mediante una autorización permitió agregar contenido e imágenes y publicarlos bajo licencia GFDL.