Consagración de Rusia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
peregrinos rusos en el Santuario de Fátima en Portugal

La consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María por un acto específico del Papa y los obispos católicos fue ordenada por las apariciones marianas de Fátima en 1917 y posteriormente en junio de 1929, cuando la Virgen María se le apareció a la Hermana Lucía (una de las 3 personas que presenciaron las apariciones de Fátima) en la localidad española de Tuy con una visión de la Santísima Trinidad.[1]​ Según Lucía, la Virgen María le ordenó orar intensamente, y también hizo una serie de profecías y promesas, una de las cuales fue una indicación de que la consagración de Rusia marcaría el inicio de un periodo de paz en todo el mundo.

Debido a esto, los papas Pío XII en 1942, Juan Pablo II en 1984, Benedicto XVI en 2010 y Francisco en 2013 consagraron al mundo al Inmaculado Corazón. Además, Pío XII consagró específicamente a los "pueblos de Rusia" en 1952.[2]

Aunque la Hermana Lucía declaró que el acto de consagración de 1984 fue aceptado en el Cielo,[3]​ algunos sectores católicos (especialmente los tradicionalistas) cuestionan la legitimidad de dicho acto, en particular señalando el requerimiento durante el fenómeno en Tuy de que la consagración sea hecha por todos los obispos católicos del mundo, y no solo por el Papa.[2]

Objeciones de la Iglesia Ortodoxa Rusa[editar]

La Iglesia Ortodoxa Rusa a menudo considera los fenómenos de Fátima a la luz de la división con la Iglesia Católica, que ha estado sucediendo durante casi un milenio. Muchos eclesiásticos ven en la consagración de Rusia un intento de transferir a Rusia al catolicismo. Los católicos, a su vez, declaran que solo se trata del comunismo/ateísmo.

Los ortodoxos señalan 2 hechos: en primer lugar, en el momento de las apariciones de Fátima Rusia era un país profundamente cristiano con especial veneración por la Madre de Dios. En segundo lugar, el concepto asume la transición de la ortodoxia al catolicismo con el reconocimiento de la primacía del Papa.

En 1946, durante una reunión de jóvenes católicos en Fátima, una niña rusa, Natasha Derfelden, le preguntó a la Hermana Lucía cómo debía llevarse a cabo la conversión de Rusia. La Hermana Lucía informó que la consagración debía ser realizada por la Iglesia Ortodoxa y el "Rito Oriental".[4]​ Otra forma, descrita por el Cardenal Joseph Ratzinger (más tarde Papa Benedicto XVI), implica una conversión del corazón.[3]

Referencias[editar]

  1. Ramírez, Leopoldo (4 de enero de 2017). «La consagración de Rusia, Condición indispensable para la paz mundial». gloria.tv. Consultado el 15 de febrero de 2018. 
  2. a b Marshall, Taylor (14 de octubre de 2013). «Has Russia Been Consecrated by the Pope? Arguments from both sides» (en inglés). Consultado el 15 de febrero de 2018. 
  3. a b «El mensaje de Fátima». Ciudad del Vaticano: Congregación para la Doctrina de la Fe. 26 de junio de 2000. Consultado el 15 de febrero de 2018. 
  4. Haffert, John (1956). «Russia will be converted» (en inglés). Washington (Nueva Jersey): A.M.I. Consultado el 15 de febrero de 2018. 

Enlaces externos[editar]