Pierbattista Pizzaballa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Pierbattista Pizzaballa O.F.M.
Mons. Pierbattista Pizzaballa.jpg

Template-Patriarch (Latin Rite) - Primate.svg
Administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén
Actualmente en el cargo
Desde el 24 de junio de 2016
Predecesor Fouad Twal (Patriarca emérito)

Stemma Custodia di Terra Santa.jpg
167° Custodio de Tierra Santa
15 de mayo de 2004-20 de mayo de 2016
Predecesor Giovanni Battistelli
Sucesor Francesco Patton
Información religiosa
Ordenación diaconal 27 de enero de 1990
Ordenación sacerdotal 15 de septiembre de 1990 por Giacomo Biffi
Ordenación episcopal 10 de septiembre de 2016 por Leonardo Sandri
Información personal
Nacimiento 21 de abril de 1965 (54 años)
Cologno al Serio, ItaliaFlag of Italy.svg Italia
Stemma Pierbattista Pizzaballa.svg
Sufficit tibi gratia mea
(Te basta mi gracia)

Pierbattista Pizzaballa O.F.M. (Cologno al Serio, Italia, 21 de abril de 1965) es un obispo católico perteneciente a la orden franciscana. Fue nombrado administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén en Tierra Santa por el papa Francisco el 24 de junio de 2016 y se le concedió la dignidad de arzobispo asignándole la sede titular de Verbe. La ordenación arzobispal tuvo lugar el 10 de septiembre de 2016.[1][2]

Biografía[editar]

Sacerdote[editar]

Fray Pizzaballa pronunció sus votos perpetuos como fraile franciscano en 1989 y fue ordenado sacerdote el 15 de septiembre de 1990. Cursó su bachillerato en teología en el Pontificio Athenaeum Antonianum de Roma y en el Studium Biblicum Franciscanum de Jerusalén. Fue profesor de hebreo bíblico en la Facultad franciscana de ciencias bíblicas y arqueológicas de Jerusalén.

Custodio de Tierra Santa[editar]

En 1999 llegó a Jerusalén. De 2003 a 2008 fue vicario patriarcal, sirviendo especialmente a los fieles de habla hebrea. Fue custodio de Tierra Santa desde el 5 de mayo de 2004 hasta el 20 de mayo de 2016.[3]​ En 2011 fue nombrado guardián del convento de los Santos Simeón y Ana en Jerusalén.

Pierbattista Pizzaballa OFM, fue custodio de Tierra Santa entre 2004 y 2016.

Desde el nombramiento del padre Pierbattista Pizzaballa como custodio en 2004, la Custodia comenzó a subsanar la lejanía que aún subsistía respecto de la sociedad israelí, ya que hasta entonces la mayoría de los frailes no hablaban el idioma hebreo.[4]​ Pizzaballa domina el hebreo de forma fluida, después de haber asistido a cursos de hebreo en Jerusalén y a un programa de estudios en el departamento de Biblia en la Universidad Hebrea. Así, Pizzaballa prestó especial atención a la apertura de su comunidad a la sociedad en general, consciente del abismo cultural que separa ambas religiones.[4]​ Una de sus primeras iniciativas fue dar a los jóvenes religiosos la oportunidad de estudiar el idioma hebreo. Él animó los contactos con las instituciones israelíes con el fin de fomentar la cooperación en las áreas de turismo y peregrinación. Como ningún custodio antes que él, Pizzaballa ha tenido acceso a los ministros y altos funcionarios israelíes, desde el primer ministro al jefe de los Servicios de Seguridad General. Ha impartido una motivadora conferencia pública en idioma hebreo en la Universidad de Tel Aviv, reflexionando sobre la Iglesia católica y la Shoah.[4]​ Plenamente consciente de la necesidad de vincularse con la opinión pública israelí, acogió a grupos judíos en la escuela monasterio de San Salvador, la sede de la Orden Franciscana en Jerusalén. También comenzó a integrar a los empleados árabes de la Custodia de Tierra Santa en el marco del Estado israelí. La Custodia, como empleador y sus trabajadores que son en su mayoría árabes, pagan regularmente sus respectivas cuotas de seguros nacionales y también abonan según el plan de jubilación sancionado por el Estado de Israel. Las escuelas administradas por la Custodia también han entrado en el sistema educativo financiado por el Estado.[4]

Fray Pizzaballa se refirió a la Iglesia en Jerusalén en los siguientes términos:

No por casualidad la llamamos «Iglesia Madre», no sólo porque de ella nacieron las Iglesias esparcidas por el mundo, sino porque aún hoy custodia de forma única y especial el lugar que hace memoria de la muerte y resurrección de Cristo. En Jerusalén aún hoy se encuentran, juntas, si bien heridas en sus relaciones, todas las denominaciones cristianas. Todos, en definitiva, se encuentran aún hoy en la Ciudad Santa, que es un microcosmos de la vida de la Iglesia en el mundo. En este sentido la podemos definir «corazón palpitante», porque dona la vida a tantísimos creyentes en el mundo. En ella todavía hoy se concreta la profecía de Isaías, que habla de Jerusalén como la casa de oración para todas las gentes.[5]

Pierbattista Pizzaballa

Arzobispo[editar]

El 24 de junio de 2016 el papa Francisco aceptó la renuncia canónica del patriarca Mons. Fouad Twal y designó a Fray Pizzaballa arzobispo titular de Verbe y administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén.[2]

Referencias[editar]

  1. «Patriarchate of Jerusalem {Gerusalemme}» (en inglés). Catholic hierarchy. Consultado el 3 de julio de 2016. 
  2. a b «Fr. Pierbattista Pizzaballa OFM Nombrado Administrador Apostólico Jerusalén». OFM. 24 de junio de 2016. Consultado el 4 de julio de 2016. 
  3. «Los Custodios de Tierra Santa de 1937 a 2016». Custodia Terrae Sanctae. Jerusalén. 2016. 
  4. a b c d Cohen, Raymond (2010). «Israel and the Holy See Negotiate: A Case Study in Diplomacy across Religions». The Hague Journal of Diplomacy (Martinus Nijhoff Publishers) 5: 213-234. Consultado el 1 de enero de 2012. 
  5. Cutaia, Roberto (28 de marzo de 2013). «Casa para todas las gentes - Entrevista al Custodio de Tierra Santa padre Pierbattista Pizzaballa». L'Osservatore Romano (Ciudad del Vaticano).