Dogma

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un dogma es, una proposición que se asienta por firme y cierta y como principio innegable de una ciencia. Sin embargo, su sentido más común es el de una doctrina sostenida por una religión u otra organización de autoridad y que no admite réplica; es decir, es una creencia individual o colectiva no sujeta a prueba de veracidad, cuyo contenido puede ser religioso, filosófico, social, etc., impulsado por una utilidad práctica. La enseñanza de un dogmatismo o de doctrinas, principios o creencias de carácter dogmático se conoce como adoctrinamiento.

En su origen (del latín dogma, y este del griego δόγμα) el término podía significar una norma o decreto emitido por una autoridad, o una opinión característica de una escuela filosófica. Con el crecimiento de la autoridad de la Iglesia Católica, la palabra adquirió el que ahora es su significado más usual, dogma teológico o dogma de fe, del que derivan -por analogía- el resto de los usos habituales[cita requerida]. De donde surge la tercera acepción del DRAE: el dogma es, pues, el «fundamento o puntos capitales de todo sistema, ciencia, doctrina o religión».[1]
Téngase presente que en las definiciones del DRAE el significado de la palabra ciencia es tan extenso, que abarca incluso a las ciencias ocultas, como la astrología y la alquimia. [cita requerida].

Dogmas en la religión[editar]

Dogmas en la religión; son caracterizadas por una ideología a la cual siguen sus creyentes. En otras palabras, dogmas es un conjunto de creencias en la religión, en principio son irrefutables sin estar sujetas a opinión. No obstante, estos dogmas son objeto de estudio y ampliamente cuestionables dentro de otras ciencias exógenas a la religión, excluyendo la teología si la entendemos como un estudio de la religión desde dentro o endógeno.

Judaísmo[editar]

En el judaísmo, fue Saadia Gaon quien por primera vez sistematizó la fundamentación de las verdades, o dogmas, de la tradición, estableciendo a la vez la racionalidad del judaísmo y la prioridad de la tradición sobre la razón filosófica y la investigación. Su obra Emunot ve deot (‘Creencias y doctrinas’) fue titulada originalmente Libro de los artículos de fe y las doctrinas dogmáticas.

Los elementos fundamentales del judaísmo son la creencia en un solo Dios y en la elección de Israel para guiar al mundo.

El Estado de consagración a Dios se manifiesta por los objetos que se utilizan en la plegaria: el talit, que es un manto con flecos, que señala que el fiel, es decir una persona que cree en algo, está revestido de dicha consagración. Los tefilin, pequeñas cajas de cuero que se atan en la frente. Además, estas cajas, contienen unos manuscritos de pergamino de determinados pasajes de la escritura.

Cristianismo[editar]

Cristianismo ortodoxo[editar]

Para la mayoría del cristianismo oriental los dogmas están contenidos en el Símbolo Niceno y los cánones de los primeros siete Concilios Ecuménicos. Desde el séptimo, el Concilio de Nicea II, no consideran que haya sido posible un concilio genuinamente ecuménico, ya que fue a partir de él que las Iglesias de Oriente y la Romana comenzaran a separarse, consecuencia de lo cual se dio el llamado Cisma de Oriente, cuando las primeras consideraron que Roma se había apartado de lo que éstas consideraban el cristianismo "ortodoxo" (de ahí el nombre con el que se conoce comúnmente a estas Iglesias). Sin embargo, la doctrina ortodoxa no dista demasiado de la occidental, con ciertos matices. Por ejemplo, los ortodoxos no consideran que María haya sido concebida sin el pecado original (el dogma católico de la Inmaculada Concepción), sino que se le quitó el pecado al momento de la aceptación de llevar en su vientre al Hijo de Dios (el fiat: "hágase en mí").

Obviamente, la gran diferencia dogmática con Occidente es la de que la Iglesia Ortodoxa niega la Supremacía Papal, y en consecuencia la Infalibilidad papal. En contraposición, los ortodoxos tienen un patriarca en cada Iglesia, siendo el principal el Patriarca de Constantinopla o Patriarca Ecuménico, llamado primus inter pares (primero entre iguales); y consideran infalible a la Iglesia en su conjunto, sin primacía de ningún miembro (ni siquiera el Patriarca de Constantinopla). En consecuencia, tampoco ha sido posible una nueva declaración absolutamente definitiva del dogma ortodoxo,[2] pues no la han considerado necesaria, siguiendo a San Vicente de Lerins: "Aceptamos y creemos que la Iglesia creyó siempre, en cualquier lugar y por todos sin ningún cambio".[3] De todas formas, consideran de carácter normativo fundamental, además de los Concilios Ecuménicos antes mencionados, los Concilios Locales, los Escritos de los Santos Padres, el Testimonio de la Tradición Litúrgica e Iconográfica y el consenso universal de doctrinas y prácticas.

Catolicismo[editar]

En la doctrina católica, un dogma es una verdad revelada definida por la Iglesia Católica. La entiende como una verdad perteneciente al campo de la fe o de la moral, revelada por Dios y transmitida desde los Apóstoles a través de la Escritura o de la Tradición, y propuesta por la Iglesia para su aceptación por parte de los fieles.

El Magisterio de la Iglesia ejerce plenamente la autoridad que tiene de Cristo cuando define dogmas, es decir, cuando propone, de una forma que obliga al pueblo cristiano a una adhesión irrevocable de fe, verdades contenidas en la Revelación divina o también cuando propone de manera definitiva verdades que tienen con ellas un vínculo necesario.[4]

La Iglesia Católica tiene una posición muy clara con respecto al dogma, y es que las verdades divinas siempre han existido, sólo que cuando se tiene una duda, o una desviación doctrinal, es necesario reafirmar dicha verdad por medio de un dogma. Por ejemplo: desde el inicio del cristianismo se reconoció a Jesucristo como hijo de Dios; ahora bien, cuando se dio la desviación doctrinal de Arrio sobre la naturaleza divina de Jesucristo, fue necesario hacer un artículo de fe, que determinara y zanjara esta situación, de manera que ya no habría dudas, sino que se determinara como una verdad; esto ocurrió en el Concilio de Nicea (año 325).

Es importante señalar que ciertas reglas u orientaciones que la Iglesia Católica dicta, por ejemplo el propio Papa en forma de encíclica o los obispos locales, no devienen en obligatoriedad ni se consideran dogmas. Las revelaciones privadas tampoco constituyen dogmas. Las verdades reveladas no adquieren su carácter formal de dogmas hasta que son definidas o propuestas por la Iglesia luego del debido estudio. En tiempos recientes se ha sentido cierta hostilidad hacia la religión dogmática, considerada como un cuerpo de verdades definidas arbitrariamente por la Iglesia; más aún cuando se suele considerar que es el Papa quien las define por su cuenta. Es por esto que la teoría del dogma católico presupone la aceptación de la doctrina de la infalibilidad del oficio de enseñar (Magisterio) de la Iglesia Católica y del Pontífice Romano.

Protestantismo[editar]

En la teología protestante se distinguen frecuentemente verdades fundamentales, sin aceptar las cuales no sería posible confesarse cristiano, esencialmente las declaradas en el Credo de los Apóstoles, y otras doctrinas, cuya aceptación sería optativa en la medida en que cada cristiano puede juzgar los dogmas escriturales según su libre examen. Sin embargo, dependiendo de las distintas denominaciones (luteranismo, calvinismo, episcopalianismo, etc.), existen distintas verdades fundamentales dentro de las distintas Iglesias.

Islam[editar]

En el islam, los dogmas están contenidos en el Aqidah, término equivalente a credo. Consiste en una serie de artículos de fe que aparecen claramente definidos en el Corán, y sobre la verdad de los cuales las distintas tendencias doctrinales se muestran de acuerdo, aunque con diferencias en cuanto a su desarrollo e implicaciones.

La religión musulmana se apoya en cinco pilares fundamentales:

  • La profesión de fe: no hay más dios que Alá, y Mahoma es su profeta.
  • La oración: celebrada en comunidad o individualmente, cinco veces al día en dirección a La Meca con previa purificación (wudu).
  • La limosna: recaudada como un impuesto calculado estrictamente en función de los beneficios anuales de cada persona y de los que de él dependen. Se destina al beneficio de los musulmanes menos favorecidos.
  • El ayuno: durante el mes de Ramadán, no se debe ingerir alimento ni bebida y abstenerse de toda práctica sexual durante las horas de sol.
  • La peregrinación a La Meca: al menos una vez en la vida si se tienen medios que lo permitan.

Aparte de estos pilares del islam, existen una serie de normas que regulan la vida de los musulmanes.

  1. El gobierno es teocrático, todas las leyes están supeditadas al Corán, que hace las veces de constitución.
  2. Están prohibidos el alcohol y la carne de cerdo por considerarse impuros y perjudiciales.
  3. Hombres y mujeres son iguales, pero al tener los hombres más responsabilidades, ya que tienen que mantener económicamente a la familia, también tienen más derechos; un hijo, por ejemplo, hereda el doble que una hija.
  4. Un hombre tiene derecho a tener hasta cuatro esposas, pero siempre con consentimiento de las anteriores, y siempre y cuando pueda hacerse cargo de todas por igual.

Hinduismo[editar]

El sistema de castas y el culto son dos aspectos muy importantes del hinduismo.

Los hindúes creen en la reencarnación (samsara), es decir, que ellos regresan a la vida otra vez como animales o como personas. También creen en el karma. Karma significa que el comportamiento en la vida anterior afecta el lugar de las personas en esta vida, y lo que hacen en esta vida determinará su lugar en la venidera. Si guardan las leyes de su casta, creen que nacerán de nuevo en una casta más alta. Creen que finalmente cesarán de vivir como personas para alcanzar el nirvana (convertirse en parte del dios Brahman, que no debe ser confundido con el dios Brahmá, de cuatro cabezas). Los renacimientos pueden continuar de manera interminable, ya que los hindúes nunca pueden estar seguros de haber hecho todo correctamente.

La mayoría de los hindúes son vegetarianos. Creen que los animales y los insectos tienen almas, y por lo tanto no comen carne ni quitan la vida si lo pueden evitar. Piensan que la vaca es especialmente sagrada, y por ello se les permite vagar libremente por las calles.

Budismo[editar]

Aunque el budismo no tiene dogmas que trate de imponer, tres conceptos importantes para entender el budismo son samsara, karma y nirvana, traídos del hinduismo por Buda, su fundador. Creen en la iluminación propia y de los demás; iluminación de los seres sensibles. Debido a esto y de acuerdo a quienes lo practican, el budismo más que una religión es una filosofía, a pesar de tener esta una sede (El Tíbet), órganos reguladores de conceptos tales como «Sanación», «Reiki», entre otros, oficinas institucionales en diversos países, además contar con un sumo patrono, el Dalai Lama.[5]

Los budistas no buscan convencer a otras personas para que adopten su religión, pero sí ponen sus enseñanzas a la disposición de quien esté interesado. La gente tiene la libertad de conocer poco o mucho acerca del budismo. Muchas personas toman las prácticas de la meditación o la filosofía de vida del budismo con la intención de mejorar sus vidas, sin practicar el budismo como religión. Por todo esto, quienes lo practican y enseñan, tienden a considerar al dogma como un concepto inexistente en el budismo. Sin embargo, son explícitos en brindar enseñanzas que, de no ser acatadas, resultarían en la inhabilidad de "trascender". Esto, por definición, resulta en un dogma.

Dogmas sociales, económicos y científicos[editar]

Debido al uso más extendido del vocablo dogma, y por extensión, el término dogmatismo designa la tendencia a erigir fórmulas que expresan conocimientos de carácter científico o social en verdades indiscutibles, al margen del estudio, de la crítica y del debate. El término "dogmático" conlleva en su significado que dicha creencia es llevada de forma acrítica y conformista, y tiene connotaciones negativas. Sin embargo, cabe recordar que no todo dogma implica dogmatismo, y que existen dogmas que se toman en sentido positivo en todos los aspectos del conocimiento; es lo que Thomas Kuhn llamaba paradigmas. Los paradigmas se sostienen en axiomas que construyen una teoría científica que puede ser rebatida y 'falsada' o confirmada. En este sentido, muchas creencias no religiosas son descritas como dogmas en campos como la ciencia, la política, la economía, la filosofía y los temas sociales. El término dogma tiene un uso peyorativo cuando se quiere hacer ver que una tesis no tiene fundamento real, y se la califica de dogmática.[cita requerida]

Dogma económico capitalista[editar]

Para autores como Walter Benjamin (en su artículo Capitalismo como religión), Max Weber (véase su obra La ética protestante y el espíritu del capitalismo), Giorgio Agamben y Vicenç Navarro, entre otros, el capitalismo y su expresión más contemporánea, el neoliberalismo, tendrían en su esencia un carácter religioso: necesidad de culto y fe y aparición de una dogmática propia que sostenga el culto.[6] [7] [8] [9]

Referencias[editar]

Véase también[editar]