Inmaculada Concepción

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Inmaculada Concepción de María
Bartolomé Esteban Perez Murillo 021.jpg
La Inmaculada del Escorial, por Murillo
Venerada en Iglesia católica
Festividad 8 de diciembre
Patrona de
Imagen de la Inmaculada Concepción en Palencia, España.
la Inmaculada Concepción por Peter Paul Rubens en el Museo del Prado.

El dogma de la Inmaculada Concepción, también conocido como Purísima Concepción, es una creencia del catolicismo que sostiene que María, madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado.

No debe confundirse esta doctrina con la de la maternidad virginal de María, que sostiene que Jesús fue concebido sin intervención de varón y que María permaneció virgen antes, durante y después del embarazo.

Al desarrollar la doctrina de la Inmaculada Concepción, la Iglesia Católica contempla la posición especial de María por ser madre de Cristo, y sostiene que Dios preservó a María libre de todo pecado y, aún más, libre de toda mancha o efecto del pecado original, que había de transmitirse a todos los hombres por ser descendientes de Adán y Eva, en atención a que iba a ser la madre de Jesús, que es también Dios. La doctrina reafirma con la expresión "llena eres de gracia" (Gratia Plena) contenida en el saludo del arcángel Gabriel (Lc. 1,28), y recogida en la oración del Ave María, este aspecto de ser libre de pecado por la gracia de Dios.

Definición dogmática[editar]

La definición del dogma, contenida en la bula Ineffabilis Deus, de 8 de diciembre de 1854, dice lo siguiente:

...Para honra de la Santísima Trinidad, para la alegría de la Iglesia católica, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con la de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra: Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles. Por lo cual, si alguno tuviere la temeridad, lo cual Dios no permita, de dudar en su corazón lo que por Nos ha sido definido, sepa y entienda que su propio juicio lo condena, que su fe ha naufragado y que ha caído de la unidad de la Iglesia y que si además osaren manifestar de palabra o por escrito o de otra cualquiera manera externa lo que sintieren en su corazón, por lo mismo quedan sujetos a las penas establecidas por el derecho

" Bula Ineffabilis Deus"'[1]

El historiador y catedrático francés Louis Baunard narra lo siguiente:

Pío IX, contemplando el mar agitado de Gaeta, escuchó y meditó las palabras del cardenal Luigi Lambruschini: 'Beatísimo Padre, Usted no podrá curar el mundo sino con la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción. Sólo esta definición dogmática podrá restablecer el sentido de las verdades cristianas y retraer las inteligencias de las sendas del naturalismo en las que se pierden'.[cita requerida]

El historiador Francesco Guglieta, experto en la vida de Pío IX, señala que el tema del naturalismo, que despreciaba toda verdad sobrenatural, podría considerarse como la cuestión de fondo que impulsó al Papa a la proclamación del dogma: La afirmación de la Concepción Inmaculada de la Virgen ponía sólidas bases para afirmar y consolidar la certeza de la primacía de la Gracia y de la obra de la Providencia en la vida de los hombres. Guglieta señala que Pío IX, pese a su entusiasmo, acogió la idea de realizar una consulta con el episcopado mundial, que expresó su parecer positivo, y llevó finalmente a la proclamación del dogma.[cita requerida]

Protestantismo[editar]

La doctrina de la Inmaculada Concepción no es aceptada por los miembros de las iglesias protestantes. Los protestantes rechazan la doctrina ya que no consideran que el desarrollo dogmático de la teología sea un referente de autoridad y que la mariología en general, incluida la doctrina de la Inmaculada Concepción, no se enseña en la Biblia.

Los protestantes argumentan que si Jesús necesitó de un vientre sin pecado para nacer sin pecado, también Dios tuvo que haber intervenido en la concepción de la madre de María, en su abuela, y así sucesivamente a lo largo del tiempo. La respuesta del catolicismo es que sólo María tenía que mantenerse libre de pecado pues ella iba a concebir directamente a Cristo, mientras que sus ancestros no. Es decir, que Cristo sí necesitó de un vientre sin pecado, pero María no.

Otro argumento sostenido por los protestantes proviene de los evangelios de Marcos 10:18 y Lucas 18:9. Cuando Jesús es nombrado como Buen pastor (NIV Mc 10:17), replica "Nadie es bueno - excepto Dios". Señalan que con esta frase Cristo enseña que nadie está sin pecado, dejando margen para la conclusión de que él es Dios encarnado. Los católicos señalan que la Biblia entera, y no una frase o sentencia aislada manifiesta la verdadera doctrina de Jesucristo.

Otro argumento en contra de la creencia en la Inmaculada Concepción aparece en la primera epístola de San Juan 1: 8 "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros".

Sin embargo, el iniciador del movimiento protestante, Martín Lutero, dijo:

Es dulce y piadoso creer que la infusión del alma de María se efectuó sin pecado original, de modo que en la mismísima infusión de su alma ella fue también purificada del pecado original y adornada con los dones de Dios, recibiendo un alma pura infundida por Dios; de modo que, desde el primer momento que ella comenzó a vivir fue libre de todo pecado.

Sermón: "Sobre el día de la Concepción de la Madre de Dios", 1527.

Patronazgo[editar]

España[editar]

En el XI Concilio de Toledo el rey visigodo Wamba ya era titulado «Defensor de la Purísima Concepción de María», abriendo una línea de fieles devotos entre los reyes hispanos. Monarcas como Fernando III el Santo, Jaime I el Conquistador, el emperador Carlos I o su hijo Felipe II fueron fieles devotos de la Inmaculada y portaron su estandarte en sus campañas militares.

El rey Carlos III, muy afecto a esta advocación mariana, creó una orden en su nombre (la Orden de Carlos III) y la declaró patrona de sus estados.

Desde el siglo XIV existen en España referencias de cofradías creadas en honor a la Inmaculada. La más antigua, en Gerona, data de 1330. En el siglo XVI se revitalizará este fervor con un ingente número de cofradías constituidas bajo la advocación de la Pura y Limpia Concepción de María, hermandades consagradas a las labores caritativas y la asistencia social. Los franciscanos fueron muy fieles a la creencia en la Inmaculada, y contribuyeron a su arraigo y extensión por todo el mundo.

La fiesta de la Inmaculada fue fiesta de guardar en todos los reinos de su Majestad Católica, es decir, en todo el Imperio español, desde 1644; se declaró fiesta de guardar en toda la Iglesia desde 1708 por orden del papa Clemente XI.

España celebra a la Inmaculada como patrona y protectora desde 1644,[2] siendo el 8 de diciembre fiesta de carácter nacional. Durante la celebración de dicha festividad, los sacerdotes españoles tienen el privilegio de vestir casulla azul. Este privilegio fue otorgado por la Santa Sede en 1864, como agradecimiento a la defensa del dogma de la Inmaculada Concepción que hizo España.

  • El voto a la Inmaculada Concepción se hizo por primera vez en España en el pueblo de Villalpando (Zamora), el 1 de noviembre de 1466, en la iglesia de San Nicolás, seguido por la entonces Villa de Alcázar de San Juan, renovando el voto cada año. Lo hicieron 13 pueblos (Villalpando, Quintanilla del Monte, Cotanes del Monte, Villamayor de Campos, Tapioles, Cañizo, Villar de Fallaves, Villardiga, Prado, Quintanilla del Olmo, San Martín de Valderaudey, Villanueva del Campo, Cerecinos de Campos). Dos manuscritos, uno en pergamino y otro en papel, los dos de 1527, conservan los textos del Voto y de las dos primeras refrendaciones. Éste fue impreso por primera vez en 1668 por F. López de Arrieta, presbítero villalpandino, en León.[3] Las 6 refrendaciones o renovaciones del Voto (1498, 1527, 1904, 1940, 1954 y 1967) se han hecho en la plaza mayor de Villalpando como actos solemnes notariales. Los 5 “notarios de la Purísima” han sido Diego Fernández de Villalpando (1466), Alonso Pérez de Encalada (1498, 1527), Manuel Salas Fernández (1904), Eloy Gómez Silió (1940) y Luis Delgado González (1954 y 1967).
  • Puente Genil (Córdoba) fue el primer pueblo de Andalucía en hacer fiesta en honor a la Purísima Concepción. El 26 de octubre de 1617 el Cabildo acuerda hacer una fiesta solemne en defensa inmaculista, pero de manera concreta hizo Voto oficial el 8 de mayo de 1650. En ese año, lo mismo que ocurriera en otras localidades de Andalucía en esta centuria, la población de la antigua Puente de Don Gonzalo sufrió las consecuencias de una epidemia de cólera que asoló la Villa causando numerosas muertes en el vecindario. Aquellos vecinos, angustiados por tal azote y asidos a una gran fe decidieron encomendarse con súplicas y oraciones a la protección de Nuestra Señora la Santísima Madre de Dios, para que por su divina intervención los librara de la contagiosa enfermedad, siendo por ello por lo que prometieron guardar, cumplir y ejecutar siempre el Voto con el que la aclamaron por Patrona y que fidelísimamente viene cumpliéndose anualmente hasta la actualidad. A través del cual se promete festejar el día de su onomástica, el 8 de diciembre, con la renovación del Voto y la celebración de la solemne procesión de la Imagen hasta su santuario. Es la única población que de manera ininterrumpida ha renovado dicho Voto , y ni las guerras ni modismos han conseguido extinguirlo. Fue una iniciativa oficial del Ayuntamiento, una propuesta institucional y no particular como ocurría en otras ciudades, pues cofradías hacían su voto de defensa y, o bien se han extinguido o bien se han renovado esporádicamente y de manera individual. Su iconografía es un tanto peculiar dado que tiene en sus manos al Niño Jesús.
  • El primer templo dedicado a la Inmaculada Concepción en España fue el Monasterio de San Jerónimo en Granada.
  • Los Colegios Oficiales de Farmacéuticos y las Facultades de Farmacia, también la tienen como patrona.

CANARIAS

CASTILLA - LA MANCHA

  • Horcajo de Santiago, (Cuenca) celebra sus fiestas del Vitor en honor a la Inmaculada Concepción, durante los días 7 y 8 de diciembre; declaradas de Interés turístico regional.
  • Con el título de María Santísima de la Concepción recibe especial veneración en Puebla del Salvador, donde la tradición señala que el Venerable Fray Bartolomé Jiménez fundase su Hermandad en el año 1600.
  • Es patrona del municipio de Arenales de San Gregorio (Ciudad Real). El día 8 de diciembre se celebra la solemne misa y las tradicionales hogueras en honor a la patrona. A pesar de ser este día la solemnidad propiamente dicha, se celebra con mayor importancia el "Día de la Virgen" que suele recaer el sábado más próximo al 9 de mayo, con motivo de la Feria y Fiestas en honor de San Gregorio Nacianceno y la Inmaculada Concepción, ambos patrones de la localidad.

CASTILLA Y LEÓN

  • Es patrona de Nava del Rey (provincia de Valladolid) desde el año 1745, celebrándose desde entonces un novenario en su honor. Con este motivo, la Virgen desciende procesionalmente el 30 de noviembre desde su ermita hasta la parroquia de los Santos Juanes, donde se celebra la novena. Después de los actos litúrgicos, el 8 de diciembre la imagen retorna a su ermita aclamada por los fieles. Ambas procesiones se conocen como la fiesta de Los Pegotes', nombre que reciben las antorchas con las que se ilumina el recorrido. Entre otras particularidades, las procesiones se celebran por la noche con el recorrido iluminado por hogueras; además la Virgen va dentro de un coche de caballos tirado por mulas. La fiesta está declarada de Interés turístico regional.

EXTREMADURA

  • Patrona del pueblo de Torrejoncillo (Cáceres), que cada 30 de noviembre prepara su trono en el retablo de la iglesia; el día 7, a las 10 de la noche sale La Encamisá (declarada Fiesta de interés turístico nacional), que consiste en un jinete portando el estandarte de la Inmaculada Concepción, seguido de dos centenares de jinetes encamisados con sábanas blancas, todos ellos vitoreados por la multitud.
  • Patrona del municipio de Torremejía (Provincia de Badajoz) y titular de su iglesia parroquial

ANDALUCÍA

  • Patrona de las Nuevas poblaciones que fundó el rey Carlos III, la Carlota, Fuente Palmera.
  • En la ciudad de La Línea de la Concepción (Cádiz) lleva el nombre de Concepción en honor de su patrona, a su vez la ciudad posee el Santuario de la Inmaculada Concepción edificada en el siglo XIX. El día de la patrona se procesiona la imagen por las calles de la ciudad.
  • Es patrona de la pedanía ilicitana de Torrellano, en la cual se celebran en su honor las fiestas más importantes en las que tiene lugar una solemne procesión de la imagen de la patrona por todas las calles de la pedanía.
  • Es la patrona de las diócesis de Huelva y Asidonia-Jerez.
  • Patrona del muncipio almeriense perteneciente a la comarca de La Alpujarra, Alhama de Almería (Almería).
  • Es patrona del municipio de Villanueva del Ariscal (Sevilla), cuya bandera reproduce la concepcionista.

MURCIA

COMUNIDAD VALENCIANA

  • Patrona del municipio de Segart (Valencia), y titular de su iglesia parroquial.
  • Patrona de la pedanía de La Punta (Valencia), y titular de su iglesia parroquial.
  • Es la patrona de Torrevieja (Alicante).

Otras naciones[editar]

  • Argentina. El 8 de diciembre es feriado nacional; ademas de ser patrona en numerosas Diócesis, Ciudades y Pueblos del país.
  • Brasil. El 8 de diciembre es feriado en varias ciudades brasileñas, como Angra dos Reis, Dourados, Itapura, Bragança Paulista, Jacareí y Mogi Guaçu (patrona de la ciudad), Recife, Salvador, João Pessoa, Campina Grande, Nuevo Mundo, Belo Horizonte, Contagem, Conceição dos Ouros, Divinópolis, Porto Franco, Campos dos Goytacazes, Port Colborne, y así sucesivamente.
  • Corea del Sur y Japón, el Papa Juan Pablo II la proclama patrona en 1998.
  • Chile. El 8 de diciembre es feriado nacional, y en la víspera de ese día cada año miles de peregrinos se trasladan mayoritariamente a pie o en bicicleta al Santuario de Lo Vásquez, ubicado en la Ruta 68 (en la que se interrumpe el tránsito de vehículos motorizados), a 85 km de Santiago y 34 km de Valparaíso.
  • Colombia. Se trata de un festivo nacional en cuya víspera o madrugada los católicos, niños y adultos, se reúnen en familia o entre amigos para encender velas y faroles en las aceras de las calles en honor de la Virgen María, fiesta conocida también como el Día de las Velitas, la cual tradicionalmente da inicio a la época navideña.
  • Dos Sicilias. Fiesta nacional, siendo la Virgen de la Inmaculada Concepción protectora de su ejército.[5]
  • Estados Unidos de América. En 1792, el obispo de Baltimore, John Carroll, consagró a la recién nacida nación de los Estados Unidos a la protección de la Inmaculada Concepción. En 1847, el papa Pío IX formalizó dicho patronazo.
  • Filipinas. En 8 Febrero 1579, el Papa Gregorio XIII consagró a la recién nacida nación de las islas Filipinas a la protección de la Inmaculada Concepción. En Septiembre 1942, el papa Pío XII formalizó dicho patronazo en Bulla Papal Impositi Nobis via la Acta Apostolica Sedis con Santa Rosa de Lima y Santa Potenciana (la Romana Martir) es patronadas segundarias.
  • México.La Catedral metropolitana de la ciudad de México está consagrada a la Inmaculada Concepción de María. La localidad de Celaya, Guanajuato, desde su fundación se amparó a esta advocación siendo traída desde Salamanca una imagen que es considerada aún en la actualidad como la más bella de la provincia franciscana de San Pedro y San Pablo. En el estado de Tamaulipas La Catedral de Tampico, está dedicada a la Inmaculada Concepción. En el estado de Veracruz, la ciudad de Cosamaloapan en la Cuenca del Papaloapan, tiene como santa patrona a la imagen de la "Nuestra Señora de Cosamaloapan", perteneciente a la advocación de la Inmaculada Concepción, figura tallada en madera que según la tradición llegó al pueblo flotando en las aguas del río en el año 1546. En la ciudad de Chignahuapan en el estado de Puebla se erige la Basílica de la Inmaculada Concepción, donde se tiene en el altar una imagen de 14 metros de altura tallada en madera, la cual esta registrada como la más grande del mundo.[cita requerida]. En el municipio de Mazatán (Chiapas), se celebra a la virgen bajo el nombre de Virgen Margarita Concepción, del 29 de noviembre al 8 de diciembre de cada año. Actualmente es Reina de la Diócesis de Tapachula. El municipio de Santa Catarina Juquila en el estado de Oaxaca celebra a la virgencita de la Inmaculada concepcion el 8 de Diciembre, donde se le conoce como La Virgen de Juquila. Millones de personas visitan este santuario cada año.
  • Nicaragua. A partir de finales del siglo XVIII comenzó en la ciudad de León la fiesta de "La gritería" la noche del 7 de diciembre de cada año, víspera de su festividad. Los cristianos volcados en las calles de la ciudad visitan los altares preparados en las salas y porches de las casas y al grito de júbilo "¿Quién causa tanta alegría? ¡La Concepción de María!" se reparten dulces típicos. Esta fiesta nacional se hace desde entonces hasta hoy. El 8 de diciembre es feriado nacional.
  • Panamá. El 19 de diciembre de 1988 con la Bula "Ad Perpetuam Rei Memoriam" del papa Juan Pablo II, se crea la diócesis de Colón-Kuna Yala, Panamá en la costa del Caribe. Además es la patrona de la diócesis de Coclé y venerada en la Basílica Menor Santiago Apóstol de Natá de los Caballeros. Es día feriado nacional y oficialmente Día de la Madre.
  • Paraguay. El 8 de diciembre es feriado nacional. La Inmaculada Concepción es venerada bajo la advocación de "Virgen de Caacupé". Ese dia y en los previos, miles de personas peregrinan a la ciudad de Caacupé, situada entre las serranías de la Cordillera de los Altos, a unos 54 km al este de la capital paraguaya.
  • Perú. El 8 de diciembre es feriado nacional. A su vez en varias regiones incluso Ancash y Huayao, se celebra este día, cantando y bailando la tradicional danza Carrera de Cintas, en la cual los ancashinos celebran a la Virgen.
  • Portugal Nossa Senhora da Conceição es patrona de Portugal, siendo festivo ese día.
  • Guatemala. Los rezados dedicados a esta advocación inician desde finales de noviembre y culminan en enero. En época antigua las calles eran iluminadas con fogatas para el paso de la procesión que hacía su recorrido durante la noche. Posteriormente a la quema de las fogatas se le llamó la Quema del Diablo, tradición para purificar lo material previo a la fiesta de la Inmaculada Concepción y da inicio a las festividades populares de Navidad en el país. El día de la festividad, 8 de diciembre, denominado "Día Clásico de Guatemala" y actualmente Patrimonio Cultural Intangible de la Nación, sale el rezado con la Virgen de los Reyes, la Inmaculada Concepción. Esta talla, proveniente de Sevilla, España. Posteriormente fue intervenida por Huberto Solís. Guatemala se consagróa esta devoción.

Iconografía[editar]

El Fuego y la Inmaculada Concepción[editar]

El fuego, desde el inicio de los tiempos, ha despertado en los hombres un sentimiento muy especial: salir de la oscuridad para entrar a la luz, a la verdad y a la vida eterna.

La tradición de asociarle a la Inmaculada Concepción el encendido de las velitas tiene su propia historia (aunque la historia del fuego se remonte a tiempos antiquísimos, no se tratará aquí más que lo concerniente a su utilización en general en el Cristianismo y en particular en la veneración de la Inmaculada Concepción).

Las primeras menciones al uso de velas o cirios se halla entre los etruscos, (s. xv a.c., civilización que influyó en los romanos), quienes al parecer las fabricaban de cera, sebo o pez, con mecha de fibras vegetales como el papiro o el junco. Fue costumbre posterior en la Roma pagana alumbrar los santuarios en sus ceremonias, con velas de cera, como ocurría en las llamadas fiestas de Saturno o saturnalias.

Sin embargo, en la primera centuria de vida del Cristianismo nada sugiere en torno al uso de las velas, excepto el uso que hubo de dársele a éstas en el tiempo de la persecución. Mientras los cristianos se refugiaron en sitios oscuros y subterráneos, la necesidad de encender cirios para celebrar los santos misterios se convirtió en una obligatoriedad: “Los cristianos celebraban al principio sus misterios en casas retiradas y en cuevas durante la noche; y de esto provino que les llamaran lucifugaces...” (Voltaire 1981:184).

Terminada la persecución, podríamos decir que pudo haberse iniciado tímida y lentamente a consolidar esta tradición en los siglos posteriores, que luego fue evolucionando. A partir del siglo XII empiezan a aparecer las velas colocadas en los altares de ciertas iglesias, hasta que la costumbre enraizó y se propagó definitivamente en los siglos XV y XVI, que es precisamente la época en que América es invadida y colonizada.

Los hombres prehispánicos tenían sus propias creencias y prácticas religiosas, pero bastó mucho menos que un siglo para que las costumbres y la cultura de aquellos aborígenes se hubiera trastornado ostensiblemente. España se hallaba en plena fiebre de conquistas, y atravesaba además una época de gran convulsión religiosa, aquella provocada por Lutero en 1519, la cual había desencadenado ese letal movimiento de la contrarreforma, de modo que ésta emigró también con los españoles y marcó con huellas profundas la experiencia religiosa andina.

Acciones tales como instaurar Tribunales de Santa Inquisición para indios, iniciar un “movimiento de extirpación de idolatrías”, expropiación de las tierras de los indios por el derecho que así les concedía una bula papal, y otras vejaciones (Bonilla, comp. 1992), indudablemente terminarían por cercenar las costumbres y creencias de los nativos, a la par que estos se irían adaptando a los hábitos de los colonizadores en un largo camino de mestizaje. Y es en un panorama como éste que empezará en América la costumbre de celebrar el día de la “Inmaculada Concepción”, y lo que otrora se hiciera con identidad americana, vino a convertirse en un sincretismo religioso por lo que las fiestas del hombre prehispánico se reemplazaron por las tradicionales españolas. Caso concreto fue la antigua fiesta del Inti raymi (fiesta del sol) que los incas celebraban por la misma época de la solemnidad del Corpus Christi.

Ahora bien, las fiestas ayudaron sobre todo al nativo para que aprendiera a integrarse en el nuevo estilo de vida, y el elemento lúdico que sobresalía en toda fiesta era la luz, así que las luminarias fueron como la parte visible del júbilo en los villorrios, que en medio de la noche y de la algazara adquiría otras connotaciones. Entre las clases de fiestas que se celebraban, estaban las “repentinas” que consistían en una representación del poder español (una carroza llevaba el retrato del rey entre aclamaciones y vivas). Las “solemnes” correspondían al calendario católico y en esas estaban incluidas todas las fiestas patronales, Semana Santa y Corpus; además, las “patrióticas”.

Algunos registros históricos testimonian lo anterior con formidable detalle. Uno de ellos cuenta cómo fue la llegada del virrey al pueblo limeño, en el año 1556: “...se regocijen cuanto sea posible, y así mandaron que se pregone luego en las plazas y calles de esta ciudad, que la primera noche todos los vecinos y moradores de esta ciudad pongan a primera noche luminarias en lo alto de sus casas y hagan fuegos a sus puertas...”(Libros...Lima, tomo 10,p.128 citado en López 1992:66).

Y una de las más significativas es la celebrada en Puerto Rico en 1747 y que se refiere a la exaltación al trono de Fernando VI: “Todos demostraron, su alegría con muchas luminarias, que pusieron en ventanas, balcones y calles. La real Fortaleza (morada del gobernador) estaba adornada con cuarenta hachas y más de doscientas velas, tan simétricamente en balcones, corredores y azoteas, que todos querían ver su hermosura, obligados de su extraordinario y abundante adorno, y en la misma conformidad se adornó todos los días que duraron las fiestas, haciéndolo lo mismo el vecindario...” (Boletín...Puerto Rico, Relación Verídica...,p.165 citado en López 1992:67).

Estas evidencias del uso temprano de las velas en tiempo de la colonia, sugieren que su utilización tenía más un sentido desde lo folklórico y festivo que desde lo religioso y simbólico. De este modo arribamos entonces al momento en que se introduce en Colombia, la celebración de la solemnidad de la Inmaculada Concepción: “La fiesta que hoy inicia el período navideño, la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre, se impuso en la América Española por cédula real en 1760, aunque dicha cédula llegó al Cauca en marzo de 1762” (Miñana 1997:23)

Y es Popayán la ciudad que se lleva el honor de acoger, en primer lugar, esta orden que vino por conducto del papa Clemente, quien decretó: “...que la Inmaculada Concepción fuera tenida, reconocida y reverenciada como principal y universal patrona de las Españas(...) se estableció la costumbre de iluminar la ciudad la noche del 7 de diciembre, en lo que obraba orden infaltable del teniente gobernador o del alcalde” (Arboleda 1956:310).

Himno[editar]

Patrona augusta de España, purisima concepción, escucha nuestras súplicas protege a tu nación.

Un apóstol quiso a España bautizar y la Virgen fue madrina en el pilar. Desde entonces con materno corazón, vela siempre por la ibérica nación.

La morisma cual torrente sin vallar nuestra patria y religión quiso arrollar; y aquel dia aciago Covadonga fue el supremo baluarte de la fe.

Patrona augusta de España, purisima concepción, escucha nuestras súplicas protege a tu nación.

Pilar de nuestra fe, clave de nuestra historia, prenda de nuestra gloria y bienestar, por ti, por ti esperamus siempre, siempre triunfar, siempre vivir en paz.


Letra y musica: Ramón G. Barrón

Véase también[editar]

Referencias y notas[editar]

  1. “de 8 de diciembre de 1854 - Pío IX PP.”
  2. Carta de Carlos III y bula de Clemente XIII.
  3. La edición crítica de dicho texto se encuentra en el libro “El Voto Inmaculista de Villalpando” de A.Tomás Osorio Burón
  4. La Inmaculada Concepción de La Laguna, Alcaldesa y Patrona de la Cruz Roja Española
  5. Ressa, Giuseppe(2003) Il sud e l'unità (en italiano) pág. 115.

Enlaces externos[editar]