Concilio de Jerusalén

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Concilio de Jerusalén
Datos
Fecha c. 50
Autoridades
Obispo Jacobo el Justo
Temas
Principal Controversia de la circuncisión
Secundario Judaizantes
Resolución
Documentos Nuevo Testamento (Hechos 15 y Gálatas 2)
Ámbito
Aceptado por
[editar datos en Wikidata]
Jacobo el Justo, cuyo juicio fue aprobado en el Decreto Apostólico de Hechos 15:19-29, c. 50 d. C.: «(...) yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios, sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre (...)».

Concilio de Jerusalén (o Conferencia Apostólica) es un nombre aplicado por los historiadores y teólogos a un concilio cristiano de la era apostólica, que se celebró en Jerusalén y es fechado a alrededor del año 50 d. C. Es único entre los antiguos consejos pre-ecuménicos, por lo cual es considerado por los católicos y ortodoxos como un prototipo y precursor de los Concilios Ecuménicos posteriores y una parte clave de la ética cristiana. El Concilio decidió que los gentiles convertidos al cristianismo no estaban obligados a mantener la mayor parte de la Ley de Moisés, incluyendo las normas relativas a la circuncisión de los varones. El Concilio hizo, sin embargo, conservar las prohibiciones de comer sangre, la carne que contiene la sangre, la carne de los animales muertos no adecuadamente, y sobre la fornicación y la idolatría; lo que a veces referido como el Decreto Apostólico o Cuadrilateral de Jerusalén. Las descripciones del concilio se encuentran en Hechos de los Apóstoles capítulo 15 (en dos formas diferentes, las versiones alejandrina y occidental) y posiblemente también en la carta de Pablo a los Gálatas capítulo 2.[1] Algunos eruditos discuten que Gálatas 2 trata sobre el Concilio de Jerusalén (en particular porque Gálatas 2 describe una reunión privada), mientras que otros estudiosos cuestionan la fiabilidad histórica de los Hechos de los Apóstoles.

Antecedentes históricos[editar]

El Concilio de Jerusalén se suele fecharse en torno al año 50 d. C., unos veinte años después de la crucifixión de Jesús, que se fecha entre el 26 y el 36 d. C. Hechos 15 y Gálatas 2, ambos sugieren que la reunión fue llamada para debatir si los gentiles varones que se estaban convirtiendo en seguidores de Jesús estaban obligados a circuncidarse (presumiblemente de acuerdo con Génesis 17:14, una ley de Dios que, según Génesis 17:13-19, Dios dijo que sería eterna). Sin embargo, la circuncisión era considerada repulsiva durante el período de helenización del Mediterráneo Oriental.[2]

En ese momento, la mayoría de los seguidores de Jesús (que los historiadores se refieren como judeocristianos) eran judíos de nacimiento, e incluso conversos, que consideraban al cristianismo primitivo como parte del judaísmo. Según Alister McGrath, los cristianos judíos afirmaron todos los aspectos del entonces contemporáneo judaísmo del Segundo Templo con la adición de la creencia de que Jesús era el Mesías.[3] A menos que los varones fueron circuncidados, no podían ser del pueblo de Dios. La reunión fue convocada para decidir si la circuncisión para los gentiles conversos era requisito para ser miembro de la comunidad ya que ciertas personas estaban enseñando que «Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos».[4]

La circuncisión como mandato es asociada con Abraham, pero se cita como «[e]l rito de Moisés» porque Moisés es considerado el dador tradicional de la ley en su conjunto. El mandato de la circuncisión se hizo más oficial y obligatorio en la Ley del Pacto Mosaico. En Juan 7:22 se informan las palabras de Jesús sobre que Moisés dio la circuncisión a las personas.

Temas y resultados[editar]

El propósito de la reunión, según Hechos, era resolver un desacuerdo en Antioquía, que tenía implicaciones más amplias que simplemente la circuncisión, ya que la circuncisión es la señal «eterna» del Pacto de Abraham (Génesis 17:9-14). Algunos de los fariseos que se habían convertido en creyentes insistieron que «es necesario circuncidarlos, y mandarles [a los creyentes] que guarden la ley de Moisés» (Hechos 15:5), aunque el Unvarnished New Testament traduce: «Tienen que ser circuncidados; tenemos que proclamar y guardar la ley de Moisés».[5] El principal problema que se abordó estaba relacionado con el requisito de la circuncisión, como el autor de los Hechos se refiere, pero otros asuntos importantes surgieron también, como el Decreto Apostólico indica. La disputa fue entre aquellos, como los seguidores de los «Pilares de la Iglesia», liderados por Jacobo, que creían, tras su interpretación de la Gran Comisión, que la iglesia debía observar la Torá, es decir, las reglas del judaísmo tradicional;[nota 1] los del apóstol Pablo, que creían que no había tal necesidad.

En el Concilio, siguiendo el consejo ofrecido por Simón Pedro (Hechos 15:7-11), el apóstol Jacobo presentó una propuesta, que fue aceptada por la Iglesia y conocida como el Decreto Apostólico:

Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios, sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre. Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo.

Hechos 15:23-29 establece el contenido de la carta por escrito de conformidad con la propuesta de Jacobo.

La versión occidental de los Hechos añade la forma negativa de la Regla de Oro: «cualquier cosa que vosotros no habríais hecho a vosotros mismos, no lo hagas a otro».

Este determinadas cuestiones más amplias que la de la circuncisión, particularmente cuestiones alimenticias, pero también la fornicación, la idolatría y la sangre, y también la aplicación de la ley bíblica a los no judíos. Los Apóstoles y los ancianos declararon en el Concilio: «Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien» (Hechos 15:28-29). Este Decreto Apostólico fue considerado vinculante para todas las otras congregaciones cristianas locales en otras regiones.[6]

El escritor de los Hechos relata una reafirmación por Jacobo y los ancianos de Jerusalén de los contenidos de la carta con motivo de la última visita de Pablo a Jerusalén, inmediatamente antes de la detención de Pablo en el templo, relatando: «Cuando llegamos a Jerusalén, los hermanos nos recibieron con gozo. Y al día siguiente Pablo entró con nosotros a ver a Jacobo, y se hallaban reunidos todos los ancianos». Los ancianos entonces procedieron a notificar a Pablo de lo que parece haber sido una preocupación común entre los creyentes judíos, que él estaba enseñando a los judíos de la diáspora convertidos al cristianismo «a apostatar de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos, ni observen las costumbres». Recuerdan a la asamblea, diciendo «en cuanto a los gentiles que han creído, nosotros les hemos escrito determinando que no guarden nada de esto; solamente que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación». En opinión de algunos estudiosos, el recordatorio de Santiago y los ancianos aquí es una expresión de la preocupación de que Pablo no estaba enseñando plenamente la decisión de la carta del Concilio de Jerusalén a los gentiles,[7] sobre todo en lo que se refiere a la carne kosher no estrangulada,[8] que contrasta con el asesoramiento de Pablo a los gentiles en Corinto, «de todo lo que se vende en la carnicería, comed» (1 Corintios 10:25).[9]

Historicidad[editar]

La descripción del Concilio Apostólico en Hechos 15, considerado como el mismo evento descrito en Gálatas 2,[10] para algunos estudiosos es contradictoria al registro de Gálatas.[11] La historicidad del relato de Lucas ha sido cuestionada,[12] [13] [14] y fue rechazada por completo por algunos estudiosos a mediados y finales del siglo XX.[15] Sin embargo, la erudición más reciente se inclina hacia el tratamiento del Concilio de Jerusalén y sus resoluciones como un acontecimiento histórico,[16] aunque esto a veces se expresa con cautela.[17] Bruce Metzger, en su Textual Commentary on the Greek New Testament, incluye un resumen de la investigación actual sobre el tema de alrededor de 1994:

En conclusión, por lo tanto, parece que la solución menos satisfactoria de los elementos textuales complicados y los problemas exegéticos del Decreto Apostólico es considerar el decreto cuadrilateral como original (alimentos ofrecidos a los ídolos, carne estrangulada, comer sangre, y la falta de castidad, ya sea ritual o moral), y para explicar las dos formas del decreto triple de alguna manera tales como las sugeridas anteriormente. Existe una extensa literatura sobre el texto y la exégesis del Decreto Apostólico. [...] Según Jacques Dupont, la erudición actual de es prácticamente unánime en considerar el texto 'oriental' del decreto como el único texto auténtico (de cuatro elementos) y en la interpretación de sus prescripciones en un sentido no ético, sino ritual. [Les problèmes du Livre des Actes d'après les travaux récents (Louvain, 1950), p. 70].

Interpretación de la decisión del Concilio[editar]

El Decreto Apostólico de Jacobo fue que la mayoría de la ley mosaica, incluyendo el requisito de la circuncisión de los varones, no era obligatorio para los gentiles conversos, posiblemente con el fin de hacer más fácil para que se unan al movimiento. Sin embargo, el Concilio hizo mantener las prohibiciones contra los gentiles convertidos como el consumo de la carne con sangre, o la carne de los animales muertos no correctamente. También conserva las prohibiciones contra la «fornicación» y la «adoración de ídolos». En efecto, la Iglesia de Jerusalén creó un enfoque flexible que algunos acusan de ser un doble estándar: uno para los cristianos judíos y otro para los conversos gentiles (por paralelo del judaísmo). El Decreto puede ser un importante acto de la diferenciación de la Iglesia desde sus raíces judías, dependiendo de cuando la ley judía noájida fue desarrollada. Alrededor del mismo período de tiempo, las autoridades del judaísmo rabínico hicieron su requerimiento de la circuncisión aún más estricto. La decisión creó una categoría de personas que eran miembros de la comunidad cristiana (que todavía se consideraba a sí misma como parte de la comunidad judía), que, en determinadas situaciones, serían inadmisibles para la comunidad judía más amplia, porque eran incircuncisos, además de otras objeciones relativas a las 613 mitzvot. Por otro lado, algunos en la Iglesia primitiva no tardaron mucho para decidir que los requisitos de la Torá no eran necesarios para judíos conversos tampoco (como el Evangelio de los hebreos y el Diálogo de Justino Mártir con Trifón y el marcionismo; Pablo también afirma repetidamente que los judíos como los gentiles son uno en Cristo, lo que puede ser interpretado como diciendo que no se distinguen de cualquier manera, incluida su relación con la ley mosaica).

La determinación de lo que siguió depende de cómo se cree fiable los distintos textos existentes. Algunos estudiosos han tomado un punto de vista muy escéptico de la exactitud de los Hechos. Por otra parte, Pablo parece haber rechazado «estar atado a los patrones particulares de comportamiento y la práctica». Por ejemplo, véase 1 Corintios 9:20-23. Él no se involucra en una disputa con los Corintios que aparentemente se sienten total libertad para comer lo sacrificado a los ídolos, no apela o incluso menciona el concilio de Jerusalén. Más bien intenta persuadirlos apelando a los cuidados que deben tener para otros creyentes que podrían no sentirse tan libres.

Desde su posición de dominación, debido en parte a su liderazgo de Jacobo, la Iglesia de Jerusalén sufrió la primera persecución y eventual caída, pero nunca la eliminación total (véase por ejemplo el Patriarca Ortodoxo de Jerusalén, Jerusalén en el cristianismo y Pentarquía). La cuestión de la relación con los los judíos y los cristianos judíos continuó durante algún tiempo, de hecho, todavía es objeto de debate hoy.

Interpretación moderna[editar]

El artículo de la Enciclopedia Judía, «New Testament — Spirit of Jewish Proselytism in Christianity», afirma:

Porque grande como fue el éxito de Bernabé y Pablo en el mundo pagano, las autoridades de Jerusalén insistían en la circuncisión como condición de admisión de miembros en la iglesia, hasta que, por iniciativa de Pedro y de Jacobo, la cabeza de la iglesia de Jerusalén, se acordó que la aceptación de las Leyes de Noé (es decir, en relación con la evitación de la idolatría, la fornicación, y el consumo de carne cortada de un animal vivo) debía exigirse de los paganos deseosos de entrar en la Iglesia.

Asimismo, en el artículo Gentiles: Gentiles May Not Be Taught the Torah, afirma:

R. Emden, en una apología notable del cristianismo que figura en el apéndice de Seder Olam, da su opinión de que la intención original de Jesús, y en especial de Pablo, era convertir sólo a los gentiles a las siete leyes morales de Noé y dejar que los judíos siguieran la ley mosaica, lo que explica las aparentes contradicciones en el Nuevo Testamento respecto a las leyes de Moisés y el sábado.

El artículo «Judaizantes» de la Enciclopedia Católica afirma:

Pablo, en cambio, no sólo no se opuso a la observancia de la ley mosaica, siempre y cuando no interfiera con la libertad de los gentiles, pero se ajustaba a sus prescripciones cuando la ocasión lo requería (1 Corintios 9:20). De esta manera él poco después de circuncidó a Timoteo (Hechos 16:1-3), y él estaba en el mismo acto de observar el ritual mosaico cuando fue arrestado en Jerusalén (Hechos 21:26 ss.)

Joseph Fitzmyer niega que el Decreto Apostólico se basa en la Ley Noájida (Génesis 9) y en su lugar propone Levítico 17-18 como base. También sostiene que la decisión fue entiende como un compromiso práctico para ayudar a los cristianos judíos y gentiles a llevarse bien, no una afirmación teológica destinada a atar a los cristianos de todos los tiempos.

De acuerdo con el obispo católico del siglo XIX Karl Josef von Hefele, el Decreto Apostólico del Concilio de Jerusalén «ha sido obsoleto desde hace siglos en Occidente», aunque todavía es reconocido y observado por la Iglesia Ortodoxa Griega. Los hiperdispensacionalistas de Hechos 28, como el anglicana E.W. Bullinger en el siglo XX, serían otro ejemplo de un grupo que cree que el decreto (y todo lo anterior a Hechos 28) debe dejar de cumplirse.

Según Raíces Hebreas (grupo judeocristiano actual): «La cuestión principal del llamado Concilio de Jerusalén no era ‹¿Cómo deben comportarse los gentiles?›. La pregunta era ‹¿Qué necesitan hacer los gentiles para ser salvos?›. [...] En el momento del Concilio de Jerusalén, el Nuevo Testamento no estaba escrito. Pablo instruye a Timoteo (2 Timoteo 2:15, 3:15-16) a estudiar la Palabra de la Escritura. La única Escritura disponible en ese momento era el Antiguo Testamento. ¿Debemos concluir que es permisible para los creyentes gentiles a codiciar, robar, deshonrar a sus padres, y participar en el ocultismo, pues ninguno de los mandamientos que prohíben estas cosas se especifican [en Hechos 15]? Obviamente las palabras de Jacobo no pueden decir que ninguno de los mandamientos de la Torá son válidos salvo estas cuatro cosas, por los escritores de las epístolas del Nuevo Testamento, al escribir años más tarde, constantemente citan de la Torá para instruir a los creyentes gentiles. La confusión empieza a aclararse cuando el resto de la declaración de Jacobo se lee: ‹Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo› (Hechos 15:21). En otras palabras, esto es similar a lo que uno oye de telepredicadores de hoy (parafraseado): Ir a una iglesia creyente en la Biblia para escuchar la Palabra de Dios después de que se acepta a Jesucristo como Salvador».

La circunsición[editar]

La mayoría de los cristianos consideran la circuncisión es solamente un ritual opcional, pero el judaísmo ortodoxo considera que es una de las obligatorias 613 mitzvot, siguiendo Génesis 17:10-27, y la ley del pacto (o señal eterna) por el cual los hombres firmaron el pacto con Dios, en la sangre, y por lo tanto se convirtió en un pueblo de Dios, sujeto a su protección o maldición. Esto, de acuerdo a la Torá, fue la forma en que Abraham firmó el pacto con Dios y con ello comenzó el judaísmo. En el siglo I, no existía la anestesia moderna y los antibióticos, y las tasas de mortalidad eran altas de las operaciones médicas, incluso menores.[cita requerida] Exigir un varón adulto gentil ser circuncidado para llegar a ser un seguidor de Jesús, no solamente pudo haber sido aterrador, sino también mortal. Esta es la razón por la cual este Concilio fue llamado por el hermano de Jesús, Jacobo, quien, según Gálatas 2:10, concluyó que Pablo no tendría que exigir a sus hombres a ser circuncidados, y de acuerdo con el relato de Lucas en Hechos 15:13-21, Jacobo no sólo permitió a los hombres no circuncidados permanecer en el grupo, sino que dijo en el cierre del Concilio (Hechos 15:19): «Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios».

Como para el judaísmo ortodoxo de hoy, los rabinos no creen que los gentiles deben ser circuncidados, a menos que deseen convertirse al judaísmo, lo que es desaconsejado. En cambio, los gentiles sólo tienen que seguir las Siete Leyes de Noé para tener la seguridad de un lugar en el Mundo Venidero.

Referencias[editar]

  1. Sobre si Gálatas 2:1-10 es un registro del Concilio de Jerusalén o un evento diferente no existe un acuerdo. Pablo escribe de poner su evangelio antes que los demás «en privado», no como en un Concilio. Se ha argumentado que Gálatas fue escrito cuando Pablo estaba en camino al Consejo. Raymond E. Brown, en su Introduction to the New Testament, argumenta que ellos (Hechos 15 y Gálatas 2) son el mismo evento pero cada uno desde un punto de vista diferente con su propio sesgo.
  2. Jewish Encyclopedia: Circumcision: In Apocryphal and Rabbinical Literature: «Contact with Grecian life, especially at the games of the arena [which involved nudity], made this distinction obnoxious to the Hellenists, or antinationalists; and the consequence was their attempt to appear like the Greeks by epispasm (‹making themselves foreskins›; I Macc. i. 15; Josephus, ‹Ant›. xii. 5, § 1; Assumptio Mosis, viii.; I Cor. vii. 18; , Tosef., Shab. xv. 9; Yeb. 72a, b; Yer. Peah i. 16b; Yeb. viii. 9a). All the more did the law-observing Jews defy the edict of Antiochus Epiphanes prohibiting circumcision (I Macc. i. 48, 60; ii. 46); and the Jewish women showed their loyalty to the Law, even at the risk of their lives, by themselves circumcising their sons»; Hodges, Frederick, M. (2001). «The Ideal Prepuce in Ancient Greece and Rome: Male Genital Aesthetics and Their Relation to Lipodermos, Circumcision, Foreskin Restoration, and the Kynodesme» (PDF). The Bulletin of the History of Medicine 75 (Fall 2001): 375–405. doi:10.1353/bhm.2001.0119. PMID 11568485. 
  3. McGrath, Alister E., Christianity: An Introduction. Blackwell Publishing (2006). ISBN 1-4051-0899-1. p. 174: «In effect, they [Jewish Christians] seemed to regard Christianity as an affirmation of every aspect of contemporary Judaism, with the addition of one extra belief — that Jesus was the Messiah».
  4. Hechos 15:1-2
  5. Andy Gaus (1991). Unvarnished New Testament. Phanes Press.
  6. Apostolic Presbyterianism - William Cunningham y Reg Barrow.
  7. Robert McQueen Grant. Augustus to Constantine: the rise and triumph of Christianity in the Roman World. Louisville: Westminster John Knox, 2004. p.iv. «According to Acts 21:25, the elders at Jerusalem were still concerned with observance of them when Paul last».
  8. Paul Barnett. Jesus & the Rise of Early Christianity: A History of New Testament. p. 292. «He chided Paul later for his failure to require the Gentiles to observe the decree (Acts 21:25). Paul delivered the letter from the Jerusalem meeting expressing James's decree, but only to churches in Syria, Cilicia and Galatia ....Paul did not impose the food requirements for the kosher-killed meat and against the idol-sacrificed meat upon the Corinthians».
  9. Gordon D. Fee (1987). The First Epistle to the Corinthians. p. 480. «Paul's ‹rule› for everyday life in Corinth is a simple one: ‹Eat anything sold in the meat market›».
  10. Paget, «Jewish Christianity». En Horbury, et al. (2008). The Cambridge History of Judaism: The Early Roman Period, volumen 3, p. 744. Cambridge University Press. «In spite of the presence of discrepancies between these two accounts, most scholars agree that they do in fact refer to the same event».
  11. Paget, «Jewish Christianity». En Horbury, et al. (2008). The Cambridge History of Judaism: The Early Roman Period, volumen 3, p. 744. Cambridge University Press. «Paul's account of the Jerusalem Council in Galatians 2 and the account of it recorded in Acts have been considered by some scholars as being in open contradiction».
  12. "There is a very strong case against the historicity of Luke's account of the Apostolic Council", Esler, "Community and Gospel in Luke-Acts: The Social and Political Motivations of Lucan Theology", p. 97 (1989). Cambridge University Press.
  13. "The historicity of Luke's account in Acts 15 has been questioned on a number of grounds.", Paget, "Jewish Christianity", in Horbury, et al., "The Cambridge History of Judaism: The Early Roman Period", volume 3, p. 744 (2008). Cambridge University Press.
  14. "However, numerous scholars have challenged the historicity of the Jerusalem Council as related by Acts, Paul's presence there in the manner that Luke describes, the issue of idol-food being thrust on Paul's Gentile mission, and the historical reliability of Acts in general.", Fotopolous, "Food Offered to Idols in Roman Corinth: a socio-rhetorical reconsideration", pp. 181-182 (2003). Mohr Siebeck.
  15. "Sahlin rejects the historicity of Acts completely (Der Messias und das Gottesvolk [1945]). Haenchen's view is that the Apostolic Council "is an imaginary construction answering to no historical reality" (The Acts of the Apostles [Engtr 1971], p. 463). Dibelius' view (Studies in the Acts of the Apostles [Engtr 1956], pp. 93–101) is that Luke's treatment is literary-theological and can make no claim to historical worth.", Mounce, "Apostolic Council", in Bromiley (ed.) "The International Standard Bible Encyclopedia", volume 1, p. 200 (rev. ed. 2001). Wm. B. Eerdmans.
  16. "There is an increasing trend among scholars toward considering the Jerusalem Council as historical event. An overwhelming majority identifies the reference to the Jerusalem Council in Acts 15 with Paul's account in Gal. 2.1-10, and this accord is not just limited to the historicity of the gathering alone but extends also to the authenticity of the arguments deriving from the Jerusalem church itself.", Philip, "The Origins of Pauline Pneumatology: the Eschatological Bestowal of the Spirit", Wissenschaftliche Untersuchungen zum Neuen Testament 2, Reihe, p. 205 (2005). Mohr Siebeck.
  17. "The present writer accepts its basic historicity, i.e. that there was an event at Jerusalem concerning the matter of the entry of the Gentiles into the Christian community, but would be circumspect about going much further than that. For a robust defence of its historicity, see Bauckham, "James", and the relevant literature cited there.", Paget, "Jewish Christianity", in Horbury, et al., "The Cambridge History of Judaism: The Early Roman Period", volume 3, p. 744 (2008). Cambridge University Press.

Notas[editar]