María del Divino Corazón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Beata María del Divino Corazón (Droste zu Vischering)
Maria Droste zu Vischering Münster.jpg
Retrato de la Beata María del Divino Corazón, condesa Droste zü Vischering y Madre superiora del Convento de las Hermanas del Buen Pastor de Oporto, en Portugal.
Beata y Mensajera del Corazón de Jesús
Nombre María Droste zu Vischering
Nacimiento 8 de septiembre de 1863
Münster, Alemania
Padres Conde Clemente Droste zu Vischering
Condesa Helena von Galen
Fallecimiento 8 de junio de 1899
(35 años)
Oporto, Portugal
Venerada en Iglesia católica
Beatificación 1 de noviembre de 1975
por el Papa Pablo VI
Canonización En trámite
Principal Santuario Iglesia Sagrado Corazón de Jesús (junto al Convento del Buen Pastor) en Ermesinde, Portugal
Órdenes Congregación del Buen Pastor
Festividad 8 de junio
Atributos Sagrado Corazón de Jesús
Patronazgo Sacerdotes católicos y las vocaciones sacerdotales
[editar datos en Wikidata]

La Beata María del Divino Corazón (Münster, Alemania, 8 de septiembre de 1863 – Oporto, Portugal, 8 de junio 1899), nacida María Droste zu Vischering, fue una personalidad de la alta nobleza alemana, religiosa de la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor y madre superiora del Convento del Buen Pastor de Oporto, conocida por haber influido en el papa León XIII para que escribiera su encíclica Annum sacrum del 25 de mayo de 1899 y consagrara todo el mundo al Sagrado Corazón de Jesús.[1]

Biografía[editar]

El palacio Erbdrostenhof (Münster).

Nacimiento[editar]

María Anna Johanna Franziska Theresia Antonia Huberta Droste zu Vischering nació con su hermano mellizo Max, el 8 de septiembre de 1863, Solemnidad de la Natividad de Nuestra Señora, en el Palacio Erbdrostenhof, en Münster, una ciudad situada en la región de Westfalia, en la Alemania, hija de una de las familias más nobles que se distinguió por su fidelidad a la Iglesia católica durante la persecución del Kulturkampf - sus padres fueron el conde Clemente Heidenreich Franz Droste zu Vischering y la condesa Helena von Galen.

De salud muy frágil, María Droste zu Vischering fue bautizada inmediatamente después de su nacimiento; años más tarde, su madre le dijo que, en el día del nacimiento de sus dos hijos, experimentó un gran consuelo y alegría tan grande como nunca en toda su vida.

El castillo de Darfeld (Münster).

Primeros años[editar]

María Droste zu Vischering pasó su infancia con su familia en Castillo de Darfeld, uno de los más bellos de la región de Münster, y fue una niña llena de vida: le gustaba correr en los interminables pasillos del castillo, saltar sobre los arbustos y arrojarse en la hierba mojada del jardín, montar a caballo, hacer patinaje sobre hielo y luchar para ser la primera en cualquier juego con los hermanos. Desde muy temprana edad se sintió atraída por el Sagrado Corazón de Jesús. Para María Droste zu Vischering, la devoción al Corazón de Cristo siempre se fusionó con la devoción al Santísimo Sacramento, como ella misma dijo: "Nunca pude separar la devoción al Corazón de Jesús de la devoción al Santísimo Sacramento y nunca seré capaz de explicar cómo y cuánto el Sagrado Corazón de Jesús se dignó favorecer a mí en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía".

Maria Droste zu Vischering con 15 años de edad (1878).

El 25 de abril de 1875, María Droste zu Vischering hizo, con su hermano mellizo Max, su Primera Comunión: "Esperé en ese día la gracia de la vocación religiosa, pero en vano...". Según ella, recibió esa gracia el 8 de julio del mismo año, pero sólo después de la recepción de la Confirmación.

En 1878, sin embargo, María Droste zu Vischering escuchó un sermón sobre el pasaje bíblico que dice: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma" y reaccionó de la siguiente manera: "En ese momento pensé: ¡Tengo que llegar a ser religiosa! Hubiera preferido que mis oídos no lo hubieran escuchado, pero es imposible resistirse a la voz de Dios".

Durante la primavera de 1879, en los caminos de su devoción al Corazón de Cristo y después de una primera experiencia de vida religiosa celebrada en el Internado de las Hermanas del Sagrado Corazón en Riedenburg, María Droste zu Vischering llegó a una conclusión: "[...] Empecé a entender que sin espíritu de sacrificio el amor al Corazón de Jesús es sólo una ilusión".

Vida religiosa[editar]

Retrato de Sor María del Divino Corazón Droste zu Vischering como Madre Superiora del Convento del Buen Pastor de Paranhos, Oporto, Portugal (1894).

En el año 1883, en la capilla del Castillo de Darfeld, María Droste zu Vischering manifestó haber oído en su interior una frase de Jesús: "Tú serás la esposa de Mi Corazón". El 5 de agosto de ese mismo año, mientras celebraba las Bodas de Plata del matrimonio de sus padres, María expresó su deseo definitivo de convertirse en religiosa y no duró mucho para que esto fuese una realidad.

En 1888, visitó con su madre el Hospital de Darfeld y allí encontró a una niña que había dado escándalo. María, superando su timidez y el disgusto de la madre, se acercó a la niña caída en desgracia. Se podría decir que esto fue su primer contacto con el carisma de las Hermanas del Buen Pastor. En la Iglesia Parroquial, poco tiempo después, manifestó haber percibido la voz de Jesús diciéndole: "Tienes que entrar en el Convento del Buen Pastor". María decidió entonces entrar en el noviciado del Convento del Buen Pastor de Münster.

Después de haber recibido el hábito blanco de la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor - en el mismo día y en la misma hora que, en Francia, en el Carmelo de Lisieux, Teresa de Lisieux recibió el hábito religioso marrón (años más tarde se la conoció como santa Teresita del Niño Jesús), María Droste zu Vischering también recibió el nombre que se convertiría para ella en un programa de vida: hermana María del Divino Corazón.

Sor María del Divino Corazón pasó sólo cinco años en Münster, pues la obediencia la llamó a una misión especial en Portugal para donde fue enviada inicialmente como asistente de la madre superiora del Convento del Buen Pastor de Lisboa. Entre los meses de febrero y mayo de 1894 permaneció en la capital portuguesa, pero pronto fue designada en su puesto definitivo como madre superiora del Convento de las Hermanas del Buen Pastor de Oporto.

Restauradora de la disciplina religiosa y muy exigente en la formación de sus hijas religiosas, sor María del Divino Corazón fue objeto de numerosos malentendidos por parte de la comunidad que se había acostumbrado a vivir entregada solamente a sí misma. La principal atención de la madre superiora, sin embargo, fue siempre para las jóvenes internas, prefiriendo las más pobres y desafortunadas.

Consagración del Mundo al Sagrado Corazón de Jesús[editar]

Pintura que representa a sor María del Divino Corazón, en la iglesia Sacro Cuore e San Giacomo di Carignano, en la arquidiócesis de Génova.

Entre 1897 y 1898, la madre María del Divino Corazón, de acuerdo con las peticiones que según sus palabras le reveló el mismo Jesús por medio de locuciones interiores, escribió al papa León XIII a pedir la consagración del género humano al Sagrado Corazón de Jesús. León XIII no sólo accedió a la petición, escribiendo su encíclica Annum sacrum del 25 de mayo de 1899 y consagrando todo el mundo al Sagrado Corazón,[1] sino que además dijo que ese fue el mayor acto de su pontificado.

Muerte e incorruptibilidad[editar]

Fallecimiento de sor María del Divino Corazón, condesa Droste zu Vischering, en el Convento del Buen Pastor de Oporto (1899).
La tumba-relicario con el cuerpo incorrupto de la Beata Sor María del Divino Corazón en la Iglesia del Corazón de Jesús, en Ermesinde.

Sor María del Divino Corazón murió en Oporto el 8 de junio de 1899 después de haber sufrido una parálisis durante tres años. Su cuerpo fue encontrado incorrupto cuando su exhumación y está actualmente expuesto a la veneración pública en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Ermesinde, Portugal, cerca del Convento de las Hermanas del Buen Pastor de la misma localidad. También hay reliquias extraídas de su cuerpo y que están expuestas a la veneración en el Convento de las Hermanas del Buen Pastor de Oporto, Portugal, y en la Capilla de los Confidentes de Jesús situada en el Santuario Nacional de Cristo Rey en Almada, cerca de Lisboa, Portugal.

Decretos papales[editar]

En 1964, Sor María del Divino Corazón, condesa Droste zu Vischering, recibió oficialmente el título de Venerable por la Congregación para las Causas de los Santos.

El 1 de noviembre de 1975, solemnidad de Todos los Santos, fue beatificada por el Papa Paulo VI, justamente al cumplirse el tercer centenario de las revelaciones del Corazón de Jesús a Santa Margarita María Alacoque, al lado de la cual se distingue como apóstol de la misericordia del Corazón de Cristo.

En la actualidad, el Doctor Waldery Hilgeman es el postulador de la causa de canonización que está en curso.

Promesas del Sagrado Corazón de Jesús[editar]

En sus revelaciones a Sor María del Divino Corazón Droste zu Vischering, Jesús le hizo dos grandes y prodigiosas promesas:

Promesa de obtener gracias a través de Sor María del Divino Corazón[editar]

«Queda sabiendo, Mí hija, que, de la caridad de Mi corazón, quiero bajar torrentes de gracias a través de tú corazón para dentro de los corazones de los demás. Esta es la razón por la que todos recurrirán con confianza a usted; no son tus cualidades, pero Yo mismo la causa de todo eso. Ninguna persona que se encuentre contigo va partir sin que sea de cualquier manera reconfortado, aliviado o santificado, o sin haber recibido alguna gracia, ni siquiera el pecador más empedernido... por lo que sólo depende del mismo se aprovechar de esta gracia.»[2]

Promesa de obtener gracias en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús[editar]

«Hace mucho tiempo, como ustedes lo saben, que es mi deseo construir sobre el terreno del Buen Pastor una Iglesia. Indecisa acerca de la invocación de la misma, oré y consulté mucha gente pero sin llegar a ninguna conclusión. El primer viernes de este mes, yo pedí al Señor alguna luz sobre este tema. Después de la Santa Comunión, Él me dijo: "- Yo quiero que la Iglesia sea consagrada a Mi Corazón. Debes erigir aquí un lugar de reparación; por Mi parte, será un lugar de gracias. Distribuiré copiosamente gracias a todos los habitantes de esta casa [el Convento], a los que en ella viven, a los que en ella vivirán y incluso a las personas de sus relaciones". Después Él me dijo que quería esta Iglesia, sobre todo, como un lugar de reparación por los sacrilegios y para obtener gracias para el clero.»[3]

Bibliografía[editar]

  • Abbé Louis Chasle; Soeur Marie du Divin Coeur, née Droste zu Vischering, religieuse du Bon Pasteur (1863-1899). Paris: Gabriel Beauchesne & Cie. 1905.
  • Maria Droste zu Vischering, uma documentação – una documentación – una documentazione. Roma: Congregación de las Hermanas del Buen Pastor, 1975.
  • Antonio Ricciardi; Più nobile per Carità: Beata Maria Droste zu Vischering (1863-1899), 261 pp., Edizioni Agiografiche, (1975).
  • Joaquim Abranches; Beata Maria do Divino Coração, Mensageiro do Coração de Jesus, Braga, (1970).

Referencias[editar]

  1. a b Aubert, Roger (1984). «Parte I: La Iglesia católica desde la crisis de 1848 hasta la Primera Guerra Mundial». En Aubert, R.; Bruls, J.; Crunican, P.E.; Tracy Ellis, J.; Hajjar, J.; Pike, F.B. Nueva historia de la Iglesia. 5: La Iglesia en el mundo moderno (1848 al Vaticano II). Madrid: Ediciones Cristiandad. p. 125. ISBN 84-7057-223-7. Consultado el 17 de diciembre de 2015.  El libro describe como, a partir del pontificado de Pío IX se extendió la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, y se llegó a consagrar a los individuos, a las familias, a algunas congregaciones religiosas y diócesis al Sagrado Corazón. Se inició además la solemne consagración de algunos Estados, comenzando por Bélgica (1869) y siguiendo por Francia y Ecuador (1873), pero la idea de realizar una consagración solemne de todo el universo no se concretó. «La idea, lanzada de nuevo en 1898 por una religiosa alemana superiora del Buen Pastor de Oporto, María del Divino Corazón Droste zu Vischering, llevó a la encíclica Annum Sacrum del 25 de mayo de 1899 —primera encíclica consagrada exclusivamente al culto de Sagrado Corazón y en la que se fijan las bases teológicas del mismo, destacando su aspecto de reparación— y al acto solemne en el que León XIII leyó la consagración en la noche del 31 de diciembre, al alborear el nuevo siglo.»
  2. Carta de Sor María del Divino Corazón - 23 de junio de 1897 en Autobiografía de la Beata María del Divino Corazón, Religiosa del Buen Pastor. Lisboa: Edición de la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor, 1993
  3. Carta de Sor María del Divino Corazón - 13 de agosto de 1897 en Autobiografía de la Beata María del Divino Corazón, Religiosa del Buen Pastor. Lisboa: Edición de la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor, 1993

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]