Historia de Finlandia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Historia de Finlandia
El lago Ancylus (7.500-6.000 a. C.) se extendía desde el Ártico de Suecia y Finlandia hasta el actual sur del Báltico.[1]
La piedra rúnica Gs 13 documenta a un vikingo sueco de principios del siglo XI que murió en Finlandia.
Juan III de Suecia, el hijo mayor del segundo matrimonio del rey sueco Gustavo I Vasa, fue nombrado duque de Finlandia por su padre en 1556.[2]

La historia de Finlandia engloba el período comprendido desde la primera colonización humana en la prehistoria en la zona hasta la actualidad, aunque Finlandia como estado independiente no aparecerá hasta principios del siglo XX.[3]​ En 1808, el zar Alejandro I de Rusia, a quien la paz firmada con Napoleón Bonaparte en Tilsit había dejado las manos libres, invadió Finlandia: el Tratado de Fredrikshamn reconoció su anexión en 1809. El zar estableció el Gran Ducado de Finlandia nombrándose a sí mismo como Gran Duque y lo configuró añadiéndole los territorios conquistados en 1743 y 1809, así como parte de los territorios adquiridos en el tratado de 1721: las fronteras de Finlandia se encontraban próximas a la ciudad de San Petersburgo. No obstante, hasta finales del siglo XIX, el gran ducado gozaría de una autonomía real: tuvo su propia dieta parlamentaria, ejército, moneda, sellos de correo, etc., el sueco siguió siendo el idioma oficial.

Aunque la declaración de independencia de Finlandia fue adoptada por el Parlamento finlandés el 6 de diciembre de 1917, no fue sino hasta 1918 cuando fue reconocida por Rusia en el Tratado de Brest-Litovsk.[4]​ Después de haber experimentado una terrible guerra civil, los sectores conservadores, liderados por el general Mannerheim,[5]​ derrotaron a los grupos socialdemócratas y comunistas que habían proclamado la República Socialista de los Trabajadores de Finlandia, apoyados por los bolcheviques rusos.[6]

Después de la firma del Tratado de Brest-Litovsk, Alemania desembarcó tropas en Hanko y tomó Helsinki el 13 de abril de 1918.[7]​ El 16 de mayo se celebró la victoria de la «Finlandia Blanca», después de que los rusos soviéticos se retiraran de Finlandia. El 9 de octubre, el Senado finlandés eligió como Rey a Federico Carlos de Hesse-Kassel, un príncipe alemán, cuñado del Emperador Guillermo II. La derrota alemana y la abolición de la monarquía germana significó el fin del experimento monárquico en Finlandia. El Príncipe Federico nunca fue coronado rey,[8]​ ni siquiera llegó a visitar Finlandia,[8]​ y renunció el 14 de diciembre de 1918. De esta manera, Finlandia se convirtió en una República independiente, siendo su primer presidente Kaarlo Juho Ståhlberg.[5]

Entre 1918 y 1920, voluntarios fineses llevaron a cabo una serie de incursiones en territorio ruso, conocidas como Heimosodat, cuyo objetivo era la creación de la Gran Finlandia. Finalmente, se firmó el Tratado de Tartu con Rusia el 14 de octubre de 1920, donde se definieron las fronteras ruso-finesas. Finlandia desalojó algunas regiones en Carelia ocupadas por los voluntarios, a cambio recibió una salida al océano Ártico a través de Petsamo.[8]

La frontera de 1920 sufrió grandes modificaciones al acabar la Segunda Guerra Mundial. Tras sufrir un fallido intento de invasión soviética entre 1939 y 1940, en la Guerra de Invierno, Finlandia perdió el acceso al lago Ládoga. En 1941, participó junto a la Alemania nazi en la invasión de la Unión Soviética, específicamente en las regiones de Carelia y alrededor del Ládoga y Leningrado. Finlandia logró recuperar los territorios perdidos en 1940,[8][5]​ pero al revertirse el curso de la guerra en contra de Alemania, los fineses de nuevo tuvieron que redefinir sus fronteras con la Unión Soviética en 1944. En el Armisticio de Moscú, Finlandia realizó mayores concesiones territoriales[5]​ y perdió su salida al océano Ártico.[8]

Al acabar la guerra, los soviéticos actuaron con dureza sobre los territorios conquistados. Expulsaron a todos los fineses del istmo de Carelia para sustituirlos por rusos: Finlandia tuvo que acoger a más de 400 000 refugiados. Además, tuvo que pagar cuantiosas reparaciones de guerra hasta 1952. En 1945-1946, los soviéticos consiguieron que las Naciones Unidas acusaran y condenaran a todos los políticos finlandeses que estaban en el poder en junio de 1941. De un modo más general, la política exterior de Finlandia estuvo sometida a una vigilancia constante por parte de Moscú: a esta situación se la bautizó como «finlandización», una tutela que se efectuó sin que se instalara un gobierno comunista en Helsinki ni se produjera una adhesión al Pacto de Varsovia.

Tras la muerte de Iósif Stalin, la presión sobre Finlandia se relajó poco a poco: los soviéticos evacuaron la base de Porkkala en 1956; se autorizó a Finlandia a adherirse a la Asociación Europea de Libre Comercio en 1962. También fue un éxito la «línea Paasikivi-Kekkonen» —una sutil dosificación de estricta neutralidad y combinación muy medida que satisface a las exigencias soviéticas sin menoscabar la independencia finlandesa— que encarnan los presidentes Juho Kusti Paasikivi (1946-1956) y luego Urho Kekkonen (1956-1981). Reconocida como puente entre el bloque capitalista y el bloque comunista, Finlandia acogió en 1973 la Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa, cuya acta final se firmó el 31 de julio de 1975.

La disolución de la Unión Soviética en 1991 puso fin a lo que subsistía de la finlandización. En febrero de 1993, Finlandia inició negociaciones con vistas a su adhesión a la Unión Europea, que se produjo en 1994.[4]

Los primeros orígenes de los finlandeses[editar]

Lengua[editar]

El finés, así como otras lenguas fino-bálticas cercanamente emparentadas, y las lenguas sami —la lengua de la pequeña minoría indígena sami de Laponia— son lenguas del grupo ugrofinés de la familia urálica y son lenguas no indoeuropeas. Las lenguas más cercana al finés es claramente el estonio, con el que comparte una alta inteligibilidad.

Teorías[editar]

Los orígenes del pueblo finés y su lengua son un asunto de controversia revigorizada. Algunos eruditos establecidos afirman que "su hogar original" fue en lo que ahora es el centro-oeste de Siberia, desde donde se habrían expandido las lenguas urálicas. Otros han sugerido una gran "patria" entre el río Volga y Escandinavia. Algunas aproximaciones de especialidades previamente consideradas subordinadas a la cuestión, han producido puntos de vista divergentes al desafiar esta aceptada visión.

Los antepasados de los finlandeses llegaron a su actual territorio hace miles de años, en numerosas olas sucesivas de inmigrantes que vinieron del este, sur y oeste, estableciendo una cultura de cazadores-agricultores y empujando a los indígenas cazadores-recolectores saami hacia las remotas regiones norteñas.

Otra nueva hipótesis, formulada durante la década de 1990, dice que durante la Edad del Hielo, los ancestros de los finlandeses vivieron en una de las tres áreas habitables del sur de Europa, llamadas refugias. Las otras dos áreas habitables fueron hogar para las lenguas indoeuropea y vasca.

Según hipótesis teoría, los urálicos ugrofineses se repartieron por el norte, mientras se derretía el hielo. Poblaron el centro y norte de Europa, mientras que los antecesores de los vascos y otros pueblos habrían poblado el oeste. Más tarde, los hablantes de idiomas indoeuropeos les enseñaron la agricultura a sus vecinos cazadores-recolectores. Mientras los cazadores-recolectores ugrofineses y vascos aprendieron cómo cultivar la tierra, también aprendieron la cultura y el idioma de los cultivadores y así se convirtieron en indoeuropeos.

Estos nuevos indoeuropeos pronto tuvieron un crecimiento de población, merced a la agricultura, y se trasladaron a nuevas áreas e indoeuropeizaron a los cazadores-recolectores locales, y así sucesivamente. Así es como nacieron las lenguas célticas, germánicas y eslavas.

Los finlandeses no fueron indoeuropeizados, por su localización aislada, y esto explica por qué su idioma no está relacionado, pero sus genes podrían estar relacionados cercanamente con los indoeuropeos de la Europa Central. No obstante, esta teoría no es aceptada por la mayoría de los investigadores. No es fácilmente refutada con evidencia arqueológica, pero muchos científicos lingüistas la consideran imposible.

Investigación genética[editar]

La investigación genética indica que los finlandeses son los más relacionados con los hablantes de lenguas germánicas. Según una amplia investigación genética, comparten un gran número de similitudes genéticas con germanos de la costa del Mar del Norte. Es destacable también que la similitud está en los genes que solamente se heredan por vía femenina. Esto sugiere que tuvieron una ascendencia en común, probablemente en los mismos refugia de la última Edad del Hielo. Sin embargo, la similitud genética no prueba necesariamente que existió alguna vez un antecesor común.

Prehistoria[editar]

Hacha de la Edad de Piedra grabada con rostro humano hallada en Kiuruvesi.[9]

La evidencia arqueológica del Paleolítico, el poblamiento anterior a la Edad del Hielo en Finlandia, es un tema en debate. Después de la Edad del Hielo, la evidencia arqueológica de los primeros pobladores de Finlandia, que venían del sur y del este, pueden ser rastreadas hacia alrededor del 8500 a. C. La población de cazadores-recolectores del Mesolítico es conocida como la «cultura Suomusjärvi». Alrededor del 5300 a. C. aparecieron las «culturas del peine de cerámica», conocidas por su alfarería. Esto marca el comienzo del Neolítico para Finlandia, aunque la subsistencia aún estaba basada en la cacería y la pesca. Redes extensas de intercambio existieron entre Finlandia y el noreste europeo durante el V milenio a. C. Grandes cantidades de pedernal y ámbar fueron importados a Finlandia. Pinturas en las rocas, aparentemente relacionadas con sistemas de creencias de chamanes y tótems, existen especialmente en el este de Finlandia.

Se cree que la lengua proto-finesa se repartió por Finlandia en esta época, si no lo fue antes.

Después del 3200 a. C., los inmigrantes o la fuerte influencia cultural del sur del golfo de Finlandia se establecieron en el sur de este país. Esta cultura fue parte de las culturas europeas del Hacha de Guerra, las cuales han sido asociadas a menudo con el movimiento de hablantes indoeuropeos. La cultura del Hacha de Guerra o Cuerda Cerámica parece haber practicado también la agricultura y la crianza de animales en Finlandia. Más al interior, las sociedades estaban menos avanzadas. La lengua finesa tuvo un influjo de las lenguas bálticas indoeuropeas (y vice versa) aproximadamente en el período del 3500-1000 a. C. y las lenguas sami divergieron del finés estándar.

La Edad de Bronce comenzó en alguna época después del 1500 a. C., esta vez repartiéndose desde el oeste. Las regiones costeras de Finlandia fueron parte de la Cultura Nórdica del Bronce, mientras que en las regiones interiores, las influencias vinieron de las culturas del norte de Rusia que usaban el bronce. Después del 500 a. C., comenzó la Edad de Hierro. Hallazgos de hojas de hierro importadas y trabajos locales en hierro aparecen alrededor de la misma época.

Edad Antigua[editar]

Durante el siglo I, el comercio e intercambio con Escandinavia aumentó y se han encontrados algunos artefactos romanos de este período. Durante el primer milenio d. C., los grupos de población de Finlandia intercambiaban sus productos (mayormente pieles) con comerciantes escandinavos. Las influencias también vinieron del sur y del este. La sociedad fue estratificada: la existencia de entierros ricamente adornados, normalmente con armas, sugieren que una élite principal existió desde el siglo III en adelante. No obstante, una sociedad centralizada no evolucionó en Finlandia, ni siquiera durante la Era Vikinga.

Durante este tiempo, la población en Finlandia puede ser percibida en grupos diferentes: finlandeses, tavastianos, carelios y sami. Åland es absorbida por la cultura sueca, si no antes. Estos términos son usados en el sentido lingüístico, no para sugerir que el pueblo de la Era de Hierro habría usado o entendido etónimos modernos.

Faravid

Faravid fue un legendario rey de Kvenland, en algún lugar de la actual Finlandia, que se menciona exclusivamente en la saga de Egil Skallagrímson.[10]​ Según la saga, Faravid hizo una alianza con los vikingos noruegos para luchar contra las invasiones karelianas.[11]​ Es el primer presunto monarca finés que se menciona en la historia de aquel territorio y aparece por primera vez en las sagas nórdicas.[12]

La saga se desarrolla en un contexto del siglo IX, pero los historiadores lo consideran un tiempo prematuro para ser creíble, al menos en cuanto al ataque de Karelia se refiere. La saga fue escrita hacia el siglo XIII y posiblemente influenciada por otras fuentes, por lo que actualmente es imposible afirmar si el relato es verdadero o prestado de otro contexto histórico. El nombre Faravid no es finés, pero tampoco de origen germánico, lo que complica aún más la verdadera identificación del rey y su figura sujeta a especulaciones, por ejemplo que fuese una traducción de Kaukomieli («el gran anhelo») o Kaukamoinen («el gran viajero»).[13]

Edad Media[editar]

Una reconstrucción de un traje de Perniö del siglo XII.
Enfrentamientos entre suecos y rusos

Poco después de 1150, Erico el Santo, rey cristiano de Suecia, emprendió una cruzada en el suroeste de Finlandia: detrás llegaron los misioneros, y así nació la ciudad de Åbo. Durante la misma época, los rusos ortodoxos de Nóvgorod, que dominaban el comercio de pieles, penetraron en el territorio de la actual Carelia, donde consiguieron conversiones de los nativos y fundaron un obispado en Olonets.

Los primeros enfrentamientos entre suecos y rusos se iniciaron a comienzos del siglo XIII, culminando con la victoria del príncipe de Nóvgorod Aleksandr Yaroslávich (1240), en el río Nevá. Desde entonces el príncipe sería conocido como Alejandro Nevski. Sin embargo, la victoria del príncipe ortodoxo preocupó al Papa de Roma, que animó a los suecos a completar la conquista de Finlandia. Åbo se convirtió en la sede de un obispado dependiente del Arzobispo de Upsala, que la convirtió en capital.

En 1293 se fundó una nueva ciudad, Víborg. Sin embargo, no tardó en reanudarse la guerra contra los rusos. El objetivo principal era controlar el istmo de Carelia, que finalmente acabó siendo repartido por el Tratado de Nöteborg (1323), en el cual los suecos conservaron Víborg y sus alrededores; los rusos, las dos orillas del río Nevá y la costa del lago Ládoga. Esta frontera entre ambos países permaneció hasta el siglo XVI.

La conquista de Finlandia por el reino de Suecia, a diferencia del sistema establecido durante la misma época por la Orden Teutónica en Estonia y Livonia, no conllevó consigo la implantación de la servidumbre de las poblaciones autóctonas: se constituyó una nobleza finesa y los obispos de Åbo fueron elegidos entre los fineses.

A partir de 1347, se aplicó en Finlandia el derecho sueco, y unos años más tarde el país adquirió el rango de ducado, integrado en el reino de Suecia.

Edad Moderna[editar]

Mapa del Gran ducado de Finlandia en borde amarillo (1662).

En 1581 Juan III de Suecia adoptó el título de Gran Duque de Finlandia. Un canónigo finés de Åbo introdujo en 1527 la Reforma luterana en Finlandia. El obispo Mikael Agricola tradujo en 1548 el Nuevo Testamento al finés, convirtiéndose en el primer testimonio escrito de esta lengua, aunque la lengua oficial y de la sociedad culta siguió siendo el sueco. El uso del finés no sería implantado en la administración hasta 1739.

Desde mediados del siglo XVI, los reiterados ataques a Livonia por parte del zar Iván el Terrible obligaron a los suecos a reaccionar y se apoderaron de territorios en Estonia y en Ingria (entre Estonia y el lago Ládoga). El poderío sueco alcanzó entonces su apogeo y Finlandia conoció una relativa prosperidad: se crearon nuevos asentamientos, carreteras, servicios de correos, y se fundó una universidad en Åbo (Turku).

Con la Guerra del Norte (1700-1721) finalizó este período de estabilidad y prosperidad. El enfrentamiento entre el zar Pedro el Grande de Rusia y el rey Carlos XII de Suecia tuvo efectos catastróficos. Tras la derrota de este último en la batalla de Poltava en 1709, las tropas rusas invadieron Finlandia en 1710 y devastaron el país durante varios años: en la memoria colectiva de los finlandeses recibe el nombre de la «Gran Rabia».

Suecia-Finlandia[editar]

Por el Tratado de Nystad (1721), Rusia adquirió los territorios de Estonia, Livonia, Ingria y todo el istmo de Carelia: esta frontera se mantuvo con ligeras variaciones hasta la actualidad. En 1743 el Tratado de Åbo añadió una pequeña porción de Finlandia.

Batalla de Svensksund (1790)
Detalle del cuadro Batalla de Svensksund, del artista Johan Tietrich Schoultz, conservado en el Museo Nacional de Bellas Artes de Estocolmo.
La segunda batalla de Svensksund fue una batalla naval librada el 9 de julio de 1790 en Svensksund («rada sueca» en sueco), en el golfo de Finlandia, en la que se enfrentaron Suecia-Finlandia, al mando del rey Gustavo III, contra el Imperio ruso, dirigido por el comandante Charles von Nassau-Siegen. La batalla acabó en victoria sueca, que marcó el fin de la guerra ruso-sueca (1788-1790).
Conspiración de Anjala
La conspiración de Anjala (en sueco, Anjalaförbundet) de 1788 fue un complot de oficiales suecos descontentos con la guerra ruso-sueca de 1788-90 que negociaron con el imperio ruso de forma independiente. Declarar Finlandia un estado independiente era parte de la conspiración, a pesar de que sigue siendo discutido a día de hoy qué importancia relativa tenía entre los objetivos de los conjurados.

Edad Contemporánea[editar]

La Guerra finlandesa fue un conflicto que enfrentó a Rusia y Suecia desde el 21 de febrero de 1808 hasta el 17 de septiembre de 1809, y que cambió el destino político de Finlandia.

Como resultado de esta guerra, el tercio oriental de Suecia se convirtió en el territorio autónomo del Gran ducado de Finlandia, que en parte unió a los finlandeses con la Rusia imperial. Otro notable efecto fue la adopción por el Riksdag (el parlamento sueco) de una nueva Constitución y una nueva casa real, la de Bernadotte.
Frontera entre Finlandia y Suecia

Esta frontera se creó en 1809 gracias al Tratado de Fredrikshamn firmado entre el Reino de Suecia y el Imperio ruso para acabar con la Guerra Finlandesa. Según este tratado, Suecia renuncia al Gran Ducado de Finlandia que pasa a formar parte del Imperio ruso antes de convertirse en estado independiente bajo el nombre de República de Finlandia en 1917.

Durante el trazado de la frontera en 1809, ésta sólo estaba compuesta por dos secciones, ya que la isla de Kataja no era atravesada por ninguna frontera y estaba íntegramente unida a Suecia. Pero debido al rebote isostático que afecta a toda Escandinavia, la isla de Inakari, en ese momento suelo finlandés, se fue poco a poco juntando a la isla de Kataja formando una larga península que se encontraba atravesada de lado a lado por la frontera terrestre.

La dominación rusa[editar]

Después de 1800, la creciente presión demográfica dio como resultado un mayor número de agricultores pobres y trabajadores sin tierra y el empobrecimiento de los pequeños agricultores.[14]

Durante dicho período de autonomía, o sea Finlandia como Gran Ducado autónomo dependiente del Imperio ruso, la evolución política, cultural y social del país no dependió tanto de la forma de gobierno, sino de la benevolencia de cada uno de los zares rusos. En el transcurso del siglo XIX, Finlandia experimentó tanto períodos de desarrollo favorable como otros de opresión o rusificación de Finlandia por parte de los dignatarios rusos. En orden cronológico fueron cinco los zares que tuvieron la dignidad de gran duque de Finlandia:

  • Nicolás I, su hermano y sucesor, fue un zar más autoritario y, respecto al Gran Ducado de Finlandia, reinó sin convocar la Dieta, (parlamento basado en cuatro estados: noble, clerical, llano y campesino). Nicolás I controló la libertad de prensa, pero aparte de esto mantuvo su promesa de Gran Duque y no interfirió en los asuntos internos de Finlandia.
  • Alejandro III, hijo de Alejandro II, adoptó en su política interior una orientación conservadora y paneslavista, que tuvo sus repercusiones también en Finlandia en 1890, cuando promulgó el llamado Manifiesto Postal. Dicho manifiesto fue una violación directa de la Constitución de Finlandia y sometió el Servicio Postal de Finlandia al control directo de la administración rusa.[15]

Por lo que se refiere a los propios fineses, estos no se sentían apartados de los suecos, pero el traslado de la capital de Åbo a Helsingfors (Helsinki) en 1812 supuso una ruptura con la tradición. Sin embargo, el despertar de la conciencia nacional acabó a largo plazo por entrar en conflicto con el carácter autocrático del régimen zarista de Rusia, y la postura del gobierno central se endureció con el paso de los años. A instancias del gobernador Nikolái Bóbrikov (asesinado en 1904), el manifiesto del zar del 15 de febrero de 1899 suprimió el ejército finlandés e impuso el ruso como idioma de la administración. Tras la revolución rusa de 1905 se produjo cierta flexibilización: una nueva Constitución instituyó un Parlamento elegido por todos los ciudadanos, incluidas las mujeres. Pero el éxito de los socialistas en las elecciones de 1907 provocó que se intensificaran la represión y la rusificación.

La lengua finesa atravesó un período de esplendor literario, en particular con la aparición a partir de 1835 del Kalevala de Elias Lönnrot, un extenso poema épico inspirado en cantos populares. Por su parte, las autoridades rusas estimularon el uso del finés para contrarrestar la influencia cultural sueca: reformaron la enseñanza para favorecerlo y reconocieron el finés como segundo idioma oficial.

En 1827, tuvo lugar el Gran Incendio de Turku que hizo que Turku perdiera aún más la importancia que tenía.

Rusificación de Finlandia
La rusificación de Finlandia (1899-1905 y 1908-1917, denominada sortokaudet/sortovuodety en finés y förtrycksperioderna en sueco) fue la política oficial llevada a cabo por el Imperio ruso con el objetivo de limitar el estatus especial del que gozaba el Gran Ducado de Finlandia y terminar con su autonomía política, integrándola plenamente en el ámbito político, militar y cultural en el Imperio ruso. Formó parte de la política más amplia de rusificación perseguida por los gobiernos rusos a finales del siglo XIX y principios del XX que trataron de abolir la autonomía cultural y administrativa de las minorías no rusas dentro de su imperio. Las dos campañas de rusificación provocaron una resistencia de la población finlandesa, que se inició a partir de las peticiones efectuadas y la escalada de huelgas, y continuó con movimientos de resistencia pasiva (incluyendo el rechazo al reclutamiento) y también eventualmente actuaciones de resistencia activa. El rechazo a la rusificación en Finlandia fue uno de los principales factores que en última instancia condujo a la declaración de independencia de Finlandia en 1917.
Declaración de independencia
La declaración de independencia de Finlandia (finés: Suomen itsenäistyminen; sueco: Finlands självständighetsförklaring) fue adoptada por el Parlamento de Finlandia el 6 de diciembre de 1917. Con ella, Finlandia se declara, entre los pueblos y como república soberana, como una nación independiente que deja de ser el Gran Ducado de Finlandia, anteriormente conectado al Imperio Ruso.

Guerra civil finlandesa[editar]

Después de intentar ocupar Finlandia en 1940, la Unión Soviética se conformó con ocupar, en 1944, los territorios señalados en el mapa.

La guerra civil finlandesa o guerra civil finesa (del 27 de enero al 15 de mayo de 1918) fue parte del caos social y nacionalista ocasionado en Europa en las postrimerías de la Primera Guerra Mundial. De un lado se encontraban las fuerzas bolcheviques dirigidas por la delegación popular de Finlandia, comúnmente conocidos como «rojos» (punaiset). Del otro lado se encontraban las fuerzas del senado, controladas desde el otoño anterior por los conservadores —quienes pretendían mantener el statu quo; es decir, conservar la independencia y la monarquía constitucional sin parlamentarismo—, popularmente conocidos como «blancos» (valkoiset). Los rojos recibieron la ayuda de la Rusia bolchevique, mientras que los blancos fueron apoyados militarmente por el Segundo Imperio alemán.

Los finlandeses tienen muchos nombres para este conflicto: vapaussota ('guerra de la libertad'), kansalaissota o sisällissota ('guerra civil'), luokkasota ('guerra de clases'), punakapina ('Rebelión roja'), torpparikapina ('Rebelión de los minifundistas'), veljessota ('guerra entre hermanos') e incluso vallankumous ('Revolución'). Los historiadores actuales señalan que todos estos nombres diferentes son igual de válidos, aunque difieren en sus cargas propagandísticas.

Las revoluciones de febrero y octubre de 1917 precipitaron la derrota y total colapso del Imperio ruso, cuya caída repercutió en la ruptura de la sociedad finlandesa. Los socialdemócratas y los conservadores compitieron por el liderazgo del Estado finlandés, que basculó de la izquierda a la derecha en 1917. Ambos grupos colaboraron con las fuerzas políticas correspondientes en Rusia, ahondando en la brecha nacional abierta.[16]

Puesto que Finlandia no disponía de ejército o policía definidos después de marzo de 1917, ambos bandos comenzaron a reclutar sus propios grupos de seguridad, lo que llevó al surgimiento de dos tropas independientes, la Guardia Blanca y la Guardia Roja. Entre los finlandeses se extendió una atmósfera de tensión política y miedo, hasta que en enero de 1918 la espiral de violencia condujo al estallido de la contienda.

Los blancos resultaron victoriosos en la consiguiente guerra, y pasaron desde la esfera de influencia rusa a la alemana. El senado conservador intentó establecer una monarquía finlandesa, con un rey alemán: el príncipe Federico Carlos de Hesse-Kassel, pero, tras la derrota alemana en la Gran Guerra, Finlandia emergió como una república democrática independiente.[17]

La guerra civil sigue siendo el evento más controvertido y emocional en la historia de la Finlandia moderna, y han existido disputas sobre el nombre que debía darse al conflicto.[18]​ Aproximadamente 37 000 personas murieron durante el conflicto, lo que incluye tanto bajas en el frente como muertes causadas por campañas de terror político y un alto índice de mortandad en los campos de prisioneros. Desarticuló la economía finlandesa y dividió el aparato político y la nación finlandesa durante muchos años. El país se cohesionó lentamente gracias a compromisos por parte de los partidos políticos moderados y concesiones desde la izquierda y la derecha.[19]

Heimosodat[editar]

El término Heimosodat en la historiografía finlandesa , en sueco: frändefolkskrigen (en alemán: Kriege verwandter Völker)[20]​, se ha traducido literalmente al español como "Guerras de naciones afines", "Guerras por pueblos afines" o "Guerras de parentesco", específicamente de parentesco finlandés. A veces se traduce erróneamente como "guerras tribales". Se refiere a conflictos en territorios habitados por otros finlandeses bálticos, a menudo en Rusia o en las fronteras de Rusia. Los voluntarios finlandeses participaron en estos conflictos para afirmar el control finlandés sobre las áreas habitadas por finlandeses bálticos emparentados o para ayudarlos a obtener su independencia. Muchos de los soldados voluntarios se inspiraron en la idea de la Gran Finlandia. Algunos de los conflictos fueron incursiones de Finlandia y algunos fueron levantamientos locales, donde los voluntarios querían ayudar a la gente en su lucha por la independencia o anexar las áreas a Finlandia.

Rebelión de Mäntsälä[editar]

La rebelión de Mäntsälä (en finés, Mäntsälän kapina) fue un golpe de Estado fallido, perpetrado por el Movimiento Lapua y militares de la Guardia Blanca para derrocar al gobierno finlandés.[21]​ El conflicto duró desde el 27 de febrero hasta el 2 de marzo de 1932.

Segunda Guerra Mundial[editar]

Banderas finlandesas a media asta tras la publicación de los términos del tratado de paz de la Guerra de Invierno.

Finlandia participó en la Segunda Guerra Mundial, primero luchando contra las potencias aliadas, principalmente contra la Unión Soviética, como un país colaborador del eje, y luego de ser derrotada por la Unión Soviética fue obligada a luchar contra la Alemania nazi. Como las relaciones con la Unión Soviética cambiaron durante la guerra, Finlandia se colocó en la situación inusual de estar a favor, y luego en contra y luego a favor de los intereses generales de las potencias aliadas, de manera que a diferencia de la España franquista que se mantuvo no beligerante y neutral durante todo el conflicto, Finlandia sí peleó la mayoría del conflicto como aliado de la Alemania nazi, hasta que fueron vencidos por los soviéticos.

Los dos primeros conflictos principales fueron la Guerra de Invierno defensiva contra una invasión de la Unión Soviética en 1939–1940, seguida de la Guerra de Continuación, su más largo periodo en la guerra, en la que estuvo junto a las Potencias del Eje contra los aliados, entre 1941–1944. El tercer conflicto, la guerra de Laponia contra Alemania en 1944–1945, siguió a la firma de un acuerdo de armisticio con las potencias aliadas, que estipulaba la rendición de Finlandia y su colaboración en la expulsión de las fuerzas nazis alemanas del territorio finlandés.

Al final de las hostilidades, Finlandia logró mantener su separación de la URSS, pero tuvo que ceder casi el 10% de su territorio, incluida su segunda ciudad más grande, Viipuri, y por su amplia colaboración con los nazis, también debía pagar una gran cantidad de reparaciones de guerra a la Unión Soviética. Como resultado de esta pérdida territorial, todos los habitantes de Carelia del Sur abandonaron sus hogares y se mudaron a áreas que permanecían dentro de las fronteras de Finlandia.

El final de la Segunda guerra mundial y la postguerra[editar]

Tratado fino-Soviético
Se conoce como doctrina Paasikivi-Kekkonen a una doctrina de política exterior establecida por el presidente finlandés Juho Kusti Paasikivi y continuada por su sucesor Urho Kekkonen, dirigida a la supervivencia de Finlandia como un país independiente soberano, democrático y capitalista en las proximidades de la Unión Soviética.
.

Desde la firma del tratado, signado el 6 de abril de 1948, los soviéticos podrían entrar en territorio de Finlandia con el fin de detener cualquier agresión proveniente de sus enemigos, las naciones de Occidente o potencias aliadas de sus posibles ataques a la la unión. El pacto conminaba a los finlandeses a detener cualquier clase de ataque, a la vez que garantizaba la independencia política de Finlandia de las líneas de gobierno de la Unión Soviética. Este tratado aseguraba la supervivencia de Finlandia mediante su democracia liberal a pesar de su muy cercana proximidad a dos regiones soviéticas estratégicas, la Península de Kola y la antigua capital, Leningrado.

Debido al incierto estado de las relaciones fino–soviéticas en los años posteriores a la guerra fino-soviética, y a la precisa interpretación dada a los textos del tratado, Finlandia siguió la decisión de otras naciones adscritas al Pacto de Varsovia de no participar en los planes de ayuda occidental. Como resultado, en la transición posterior al periodo postconflicto Finlandia sufrió prolongadas dificultades económicas en comparación con la situación económica de otras naciones europeas igualmente capitalistas, tras lo cual se hizo muy dependiente de la Unión Soviética en lo económico.

En general, Finlandia mantenía sus relaciones con los poderes occidentales distantes de sus asuntos militares "oficialmente" (incluida la propuesta de una Unión de Defensa de Escandinavia) y su asociación a la OTAN en particular. Con su manifiesto rechazo a darle apoyo formal a occidente, se buscó disminuir la tensión con la URSS para que no la involucrase en una posible afiliación al Pacto de Varsovia. Sin embargo, se practicaban ejercicios militares en conjunto con el ejército soviético; en previsión de posibles ataques de occidente, así como cualquier otra clase de cooperación militar era mantenida al mínimo, a pesar de los ocasionales avances soviéticos.

A pesar de la línea política general del gobierno finlandés, se supo que hubo muchas actividades y planes secretos de cooperación con las naciones occidentales. Esta clase de estrategias fueron impulsadas por movimientos políticos finlandeses como el Partido Socialdemócrata de Finlandia, quienes aceptando financiación proveniente de la CIA, buscaron evidencia de actividad sísmica proveniente de pruebas nucleares. Así mismo, naciones del bloque oriental condujeron operaciones de espionaje en Finlandia, como por ejemplo la Stasi germano-oriental; que tuvo a varios agentes en territorio finlandés.
Finlandización

El término de finlandización (en alemán, Finnlandisierung; en inglés Finlandization; en finés suomettuminen; en sueco finlandisering) fue acuñado por los medios de comunicación occidentales durante la guerra fría para describir la política de neutralidad exterior ejercida por Finlandia.

En opinión de dichos medios y los ámbitos de la política internacional que propagaban este término, ese país nórdico, aun estando situado al oeste de la telón de acero, evitaba la toma de postura en los asuntos que pudieran irritar a la Unión Soviética, lo cual, en la práctica, tuvo como consecuencia la reducción de la soberanía política del país. Según esta interpretación, Finlandia (y en menor medida Austria) pertenecía, en muchos casos, al ámbito de la influencia soviética, a pesar de conservar su sistema de democracia occidental y no mantener estacionadas en su suelo a fuerzas soviéticas como los países al este del telón de acero.

Los primeros en emplear este término fueron los políticos alemanes que tenían miedo de que el desequilibrio de las fuerzas a favor del Pacto de Varsovia permitiera a la Unión Soviética ejercer una tutela sobre la República Federal de Alemania al estilo finlandés. El concepto fue recuperado por la OTAN, para justificar una mayor presencia militar estadounidense en Alemania y el despliegue de los misiles Pershing en este país.
Cai-Göran Alexander Stubb (Helsinki, 1 de abril de 1968) es un político finlandés y ministro de economía de Finlandia desde mayo de 2015 hasta junio de 2016. Fue primer ministro de Finlandia de 2014 hasta 2015, Ministro de Relaciones Exteriores de 2008[22]​ hasta 2011 y ministro de comercio exterior de Finlandia de 2011 a 2014. De 2004 a 2008 fue miembro del Parlamento Europeo con el Partido Popular Europeo (PPE ) y profesor en el Colegio de Europa.[23]​ En junio de 2014 fue elegido líder de Coalición Nacional.

Finlandia en la Unión Europea[editar]

Con la entrada en vigor el 1 de enero de 1993 del Tratado de la Unión Europea (que se había firmado en la ciudad neerlandesa de Maastricht en 1992) se creó la actual "Unión Europea" que sustituía y agrupaba a la Comunidad Europea anterior. Se estableció también el mercado único y se hicieron realidad sus cuatro libertades: la libre circulación de mercancías, servicios, personas y capitales.[24]

Dos años después se produjo la primera ampliación de la ya Unión Europea, que sería la quinta de la historia (teniendo en cuenta la incorporación de Alemania Occidental a Alemania): el 1 de enero de 1995 se integraron Austria, Finlandia y Suecia, por lo que la Unión contaba ya con quince miembros, conocida como "La Europa de los quince".[24][25][26]
El referéndum consultivo sobre la adhesión de Finlandia a la Unión Europea se celebró el 16 de octubre de 1994.[27]​ El 56,9% de los votantes aprobó la propuesta, con una participación del 70,8%.[28]​ Debido a que tiene su propia jurisdicción, se celebró un referéndum por separado en las Islas Åland un mes después, y también fue aprobado.[29]
Cuestión de Carelia
La Cuestión de Carelia (en finlandés: Karjala-kysymys) es una controversia política en Finlandia sobre la posibilidad y conveniencia de recuperar la soberanía perdida sobre la región de Carelia (en finés, Karjala) y otros territorios cedidos a la extinta Unión Soviética después de la Guerra de Continuación (1941-1944), aunque a veces se incluye también en la discusión la idea de recobrar territorios como Petsamo (situado a orillas del océano Ártico) y otros más que Finlandia debió entregar a la URSS tiempo antes, tras la Guerra de Invierno (1939-1940). El debate público ha sido bastante visible en medios de comunicación, aunque ningún partido político finlandés ha expresado públicamente su apoyo a la idea de recuperar los territorios cedidos de Carelia.
Gobierno actual
El actual Gobierno de Marin es el 76.º Gobierno de Finlandia, el cual asumió el 10 de diciembre de 2019. Consta de 19 ministros y 5 partidos: Partido Socialdemócrata, el Partido del Centro, la Liga Verde, la Alianza de la Izquierda y el Partido Popular Sueco.[30]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Origin of Baltic Sea». Encyclopædia Britannica (en inglés). Consultado el 31 de marzo de 2021. 
  2. «John III». Encyclopædia Britannica (en inglés). Consultado el 31 de marzo de 2021. 
  3. «Historia de Finlandia». Lonely Planet. 2017. Consultado el 31 de marzo de 2021. 
  4. a b End of an Era. Revista TIME. Consultado el 26 de enero de 2008.
  5. a b c d Timeline: Finland. BBC News. Consultado el 26 de enero de 2008.
  6. Carl Gustaf Mannerheim. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última). Brittanica Online. Consultado el 26 de enero de 2008.
  7. 1918 and Russia. Macrohistory & world report. Consultado el 26 de enero de 2008
  8. a b c d e Chronology of Finnish history. Virtual Finland. Consultado el 26 de enero de 2008
  9. «KM 11708 Kiuruveden kirves; Esinekuva». Finna (en finés). 
  10. Thomas DuBois (1999), Nordic Religions in the Viking Age, University of Pennsylvania Press, ISBN 0812217144 p. 25.
  11. Rev. W. C. Green, The Story of Egil Skallagrimsson: An Icelandic Family History of the Ninth and Tenth Centuries, Library of Alexandria, ISBN 1465577882 cap. XIV.
  12. James Proctor, Lapland/2, Bradt Travel Guides, 2012, ISBN 1841623652 p. 9.
  13. Martti Haavio, Väinämöinen: Eternal Sage, W. Söderström, 1952, FF communications, Folklore Fellows, ISSN 0014-5815 p. 190.
  14. Antti Kujala, The Crown, the Nobility and the Peasants 1630–1713: Tax, Rent and Relations of Power (Helsinki: Suomalaisen kirjallisuuden seura, 2003)
  15. Jussila, Osmo, et al. From Grand Duchy to a Modern State: A Political History of Finland Since 1809 (Hurst & Co. 1999).
  16. Upton, 1980, pp. 109–114, 195–263, Alapuro, 1988, pp. 185–196, Haapala, 1995, pp. 11–13, 152–156
  17. Upton, 1980, pp. 434-435, Ylikangas, 1986, pp. 163-172, Manninen, T. 1992 en; Manninen, O. ed., parte I, pp. 346-395 y pp. 398-433, Haapala, 1995, pp. 223-225, 237-243, Vares, 1998, pp. 56-137, Jussila, 2007, pp. 264-291
  18. La guerra civil finlandesa ha sido bautizada como Guerra por la libertad, Guerra de hermanos, Guerra de clases, Rebelión roja y Revolución finlandesa. Haapala 1993 , Manninen, 1993, Ylikangas, 1993b, Lackman, 2000
  19. Haapala, 1995, pp. 241-256
  20. Zägel, Jörg; Reiner Steinweg (2007). Vergangenheitsdiskurse in der Ostseeregion (en alemán). LIT Verlag Berlin-Hamburg-Münster. ISBN 978-3-8258-0202-8.
  21. Historia de Finlandia Archivado el 7 de junio de 2007 en Wayback Machine. Biblioteca Nacional del Perú
  22. «Stubb Calls for Bold and Active Foreign Policy». Yle news. Consultado el 19 de mayo de 2008. 
  23. «Alexander STUBB». Parlamento Europeo. Consultado el 19 de mayo de 2008. 
  24. a b EUROPA. «Europa sin fronteras». Consultado el 19 de agosto de 2012. 
  25. Paloma Corredor. «Así nació la “Europa de los Quince”». Archivado desde el original el 29 de junio de 2012. Consultado el 19 de agosto de 2012. 
  26. «La Europa de los 15». El País. 2 de enero de 1995. Consultado el 19 de agosto de 2012. 
  27. Nohlen, Dieter & Stöver, Philip (2010). «Finland». Elections in Europe (en inglés) (1a edición). Baden-Baden: Nomos. p. 606. ISBN 978-3-8329-5609-7. doi:10.5771/9783845223414-I. 
  28. Nohlen, Dieter & Stöver, Philip (2010). «Finland». Elections in Europe (en inglés) (1a edición). Baden-Baden: Nomos. p. 613. ISBN 978-3-8329-5609-7. doi:10.5771/9783845223414-I. 
  29. Müller, Beat. «Åland-Inseln (Finnland), 20. November 1994 : Beitritt zur Europäischen Union» [Islas Åland (Finlandia), 20 de noviembre de 1994: adhesión a la Unión Europea]. sudd.ch (en alemán). Database and Search Engine for Direct Democracy. 
  30. «Government of Prime Minister Marin appointed». valtioneuvosto.fi (en inglés). Gobierno Finlandés.