Alemania Occidental

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bundesrepublik Deutschland
República Federal de Alemania

Flag of Germany (1946-1949).svg
Flag of Saar (1947–1956).svg

1949-1990

Flag of Germany.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Einigkeit und Recht und Freiheit (en alemán: «Unidad y justicia y libertad»)
Himno nacional: Das Lied der Deutschen
Ubicación de Alemania Occidental
Capital Bonn
Idioma oficial Alemán
Gobierno República parlamentaria
Presidente
 • 1949-1959 Theodor Heuss
 • 1984-1994 Richard von Weizsäcker
Canciller
 • 1949-1963 Konrad Adenauer
 • 1982-1990 Helmut Kohl
Legislatura Bundestag
Período histórico Guerra Fría
 • Formación 23 de mayo de 1949
 • Reunificación 3 de octubre de 1990
Superficie
 • 1989 248 717 km²
Población
 • 1989 est. 61 131 000 
     Densidad 245,8 hab./km²
Moneda Marco alemán
Miembro de: ONU, OTAN, UE, UEO, OCDE, CSCE
La cifra de población corresponde a una estimación del Book of the Year 1990 de la Encyclopædia Britannica. El anuario inmediatemente posterior de esa publicación, el de 1991, estimó un importante incremento a unos 62.650.000 hab para mediados de 1990 (cuando el Muro de Berlín ya había sido derribado, pero la nación alemana aún no se había formalmente reunificado). Por su parte, el último censo germano-occidental, realizado el 25 de mayo de 1987, había arrojado 61.077.042 habitantes.

La Alemania Occidental o Alemania del Oeste (en alemán: Westdeutschland, también escrito West-Deutschland) fue el nombre extraoficial con el cual fue conocida la República Federal de Alemania (RFA)[nota 1] desde su fundación, el 23 de mayo de 1949, hasta la reunificación alemana en octubre 1990.[1]

En los prolegómenos de la Guerra Fría, desde su nacimiento la Alemania occidental mantuvo una política de "una sola Alemania" a través de la Doctrina Hallstein, por la cual no reconocía la existencia de la República Democrática de Alemania (RDA) como estado independiente, ni tampoco a aquellos estados que reconocieran a la RDA (con excepción de la Unión Soviética). Fue a partir de 1969, con la nueva "Ostpolitik" enunciada por el canciller Willy Brandt, cuando la RFA abadonó esta posición y se produjo un reconocimiento mutuo de los dos estados alemanes. Esta situación de coexistencia de los dos países continuó hasta la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989. Un año más tarde se produjo la reunificación alemana. Paradójicamente, a pesar de hablarse de una "reunificación", lo cierto es que cuando este proceso tuvo lugar fue el estado germano-oriental el que desapareció y sus antiguos territorios pasaron a formar parte de la antigua Alemania occidental, que mantuvo su organización jurídico-política y es ésta la que ha prevalecido hasta la actualidad. El único cambio notable fue el traslado de la capital federal desde Bonn hasta el reunificado Berlín. A partir de 1990 y hasta la actualidad, el país es más conocido por el nombre de "Alemania" que por su nombre oficial.

Durante la época de la Guerra fría también se solía considerar a Berlín Occidental como parte de la RFA, pero políticamente estaba sometido a los acuerdos de Potsdam sobre partición y gobierno de los Aliados sobre Berlín, por lo que este territorio tenía un estatus especial.

Historia[editar]

Orígenes y fundación[editar]

Después de la Segunda Guerra Mundial, los líderes de los Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Soviética y Francia, organizaron una reunión en la Conferencia de Potsdam. Las conversaciones fueron enfocadas hacia futuros arreglos con Europa de la posguerra y acciones para ser hechas contra Japón en el Océano Pacífico. Las naciones llegaron a un acuerdo con partir Alemania en cuatro franceses de las zonas de ocupación en el sudoeste, británico en el noroeste, americano en el sur, y soviético en el este. En 1946, las tres primeras zonas fueron combinadas. Primero las zonas británicas y americanas fueron combinadas en el estado de Bizonia, entonces sólo los meses después, Bizonia y la zona francesa fueron combinados en Trizonia. En 1949, con el principio de la Guerra Fría, las dos zonas (Trizonia y la zona soviética) se hicieron conocidas como Alemania Occidental y Alemania Oriental.

A partir de 1949 la Alemania Occidental se convirtió en un país capitalista con una economía orientada hacia el "mercado social" (die Soziale Marktwirtschaft) y además contó con un gobierno parlamentario democrático. Pese a poseer un gobierno democrático, Alemania estaba fuertemente influenciada por los EEUU y su política exterior estaba íntimamente ligada a las líneas maestras marcadas por Washington. En la década de 1950, Alemania del Oeste vivió un llamado "milagro económico" (Wirtschaftswunder), y su economía creció fuertemente, sobre todo en las primeras décadas del período de la postguerra.

La Alemania occidental y Europa[editar]

Inicialmente la República Federal de Alemania y sus aliados de la OTAN no reconocieron al gobierno de la Alemania Oriental (la autoproclamada República Democrática Alemana, RDA) ni al de la entonces Polonia comunista, a partir de la denominada Doctrina Hallstein. Las relaciones entre los dos Estados alemanes fueron casi inexistentes hasta que el canciller Willy Brandt, de la República Federal de Alemania, lanzó un programa de acercamiento con el entonces Bloque del Este (a esta política se le llamó Ostpolitik) en la década de 1970. En el caso polaco, aquella falta de reconocimiento oficial –hasta 1970– por parte de la RFA no sólo se debía a causas ideológicas, sino a la limítrofe línea Oder-Neisse impuesta por los soviéticos después de la finalización de la Segunda Guerra Mundial.

Alemania Occidental fue declarada "totalmente soberana" el 5 de mayo de 1955, aunque con las antiguas tropas de ocupación que permanecen en tierra, debido a su alianza con Alemania Occidental después de que esta se afiliara a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) el 9 de mayo de 1955.

La Alemania Occidental se convirtió en uno de los principales focos de la Guerra Fría con su yuxtaposición a la Alemania Oriental, un miembro del posteriormente fundado Pacto de Varsovia. Este también fue el caso de la antigua capital, Berlín, también quedó dividida en dos ciudades: Berlín Este y Berlín Oeste. No obstante, Berlín occidental tenía la particularidad de que se encontraba completamente rodeado por el territorio de República Democrática Alemana.

El brote de guerra en Corea (junio de 1950) llevó a Estados Unidos a pedir el rearme de Alemania Occidental a fin de defender Europa Occidental de la amenaza soviética. Pero la memoria de la agresión alemana condujo otros estados europeos a buscar el control estricto sobre las nuevas Fuerzas armadas de la Alemania Occidental, la Bundeswehr. Los países vecinos de la RFA en la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) decidieron establecer una Comunidad de Defensa europea (European Defence Community o EDC), con un ejército integrado, marina y fuerza aérea, formada de las fuerzas armadas de sus Estados miembros. Los militares de Alemania Occidental serían sujetos de completar el control de EDC, pero los otros Estados miembros EDC (Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos) cooperarían en el EDC manteniendo el control independiente de sus propias fuerzas armadas.

Aunque el tratado EDC fue firmado (mayo de 1952), este proyecto nunca llegó a entrar en vigor. Los partidarios de De Gaulle en Francia lo rechazaron a causa de que este amenazaba la soberanía nacional, y cuando la Asamblea Nacional francesa rechazó ratificarlo (agosto de 1954), el tratado murió. Paradójicamente, los franceses habían matado una idea originalmente propuesta por ellos. Otros medios entonces tuvieron que ser encontrados para permitir el rearme de Alemania Occidental. En la respuesta, el Tratado de Bruselas fue modificado para incluir a la RFA, y formar la Unión de la Europa Occidental (WEU). Debía permitirse que Alemania Occidental se rearmara, y tuviera el control soberano completo de sus militares; el WEU regularía sin embargo el tamaño de las fuerzas armadas permitidas a cada uno de sus Estados miembros.

Los tres Aliados Occidentales retuvieron poderes de ocupación en Berlín y ciertas responsabilidades de Alemania en conjunto. Conforme a los nuevos arreglos, los Aliados colocaron tropas dentro de Alemania Occidental para la defensa de la OTAN, de acuerdo con acuerdos de estado de fuerzas y colocación. A excepción de 45,000 tropas francesas, las fuerzas Aliadas estaban bajo la orden de defensa conjunta de la OTAN. (Francia se retiró de la estructura de orden militar colectiva de la OTAN en 1966.)

Hacia el fin de la división[editar]

A mediados de la década de 1980, la perspectiva de una reunificación alemana fue vista, tanto por la Alemania Oriental como por la Occidental, como una esperanza lejana. Sin embargo, la esperanza de la reunificación se puso súbitamente al alcance de realizarse debido a los cambios políticos dentro de la Unión Soviética. El advenimiento del dirigente soviético Mijaíl Gorbachov en 1985 provocó olas de reforma que se propagaron por todo el Bloque del Este, ofreciendo una oportunidad para el cambio en la RDA.

En agosto de 1989, Hungría eliminó sus restricciones fronterizas con Austria y en septiembre más de 13.000 alemanes del Este cruzaron la nueva frontera abierta en la Cortina de Hierro. Manifestaciones de masas contra el gobierno de Alemania Oriental empezaron a finales de aquel mismo año, fomentadas según fuentes oficiales por fuerzas externas. Enfrentado al malestar civil de algunos sectores, el dirigente de Alemania Oriental Erich Honecker dimitió el 18 de octubre de 1989. Siguieron más dimisiones cuando la totalidad del gabinete de la Alemania Oriental renunció el 7 de noviembre. Las restricciones a viajar para los alemanes del Este fueron a continuación abolidas por el nuevo gobierno tan sólo dos días después, el 9 de noviembre, y mucha gente se dirigió inmediatamente al Muro de Berlín, donde los policías de fronteras abrieron los puntos de acceso y les permitieron atravesarlos. Envalentonados, muchos alemanes de ambos lados empezaron a derribar las propias secciones del Muro, encabezando uno de los más significativos hechos del siglo XX.

El 18 de marzo de 1990 tuvieron lugar en la RDA –hasta entonces gobernaba un Frente Popular– las primeras elecciones sin el monopolio de poder del SED, dando lugar a un gobierno cuyo mayor mandato fue negociar el final del mismo y de su Estado. El democristiano Lothar de Maizière fue nombrado y desde su acceso al poder, el proceso de reunificación se aceleró considerablemente.[2] Como uno de los ideólogos de la Alemania Oriental decía en 1989, "Polonia seguirá siendo Polonia, incluso si cae el comunismo, pero sin comunismo Alemania Oriental no tiene razón para existir".[cita requerida]

A iniciativa del primer ministro de la RDA, de Maizière, la RDA negoció con Alemania Occidental, el Reino Unido, Francia, Estados Unidos y la Unión Soviética las precondiciones para una –por entonces– eventual reunificación alemana. La URSS, a pesar de retractarse de su oposición inicial a la reunificación, planteó objeciones a que Alemania Oriental fuera incorporada a la alianza de la OTAN. Sin embargo, se alcanzó un acuerdo por el que se permitía a la Alemania reunificada seguir formando parte de la OTAN con la condición de que las tropas de la OTAN no podrían estacionarse en el territorio de la ex-RDA.

La reunificación[editar]

En paralelo a negociaciones multilaterales, las negociaciones bilaterales entre los gobiernos de los entonces ambos Estados alemanes condujeron a la firma el 18 de mayo de 1990 de un acuerdo para una etapa intermedia, una Unión Económica, Social y Monetaria, que entró en vigor el 1 de julio. El 23 de agosto, el Parlamento de la Alemania Oriental (Volkskammer) aprobó el acceso propuesto el 3 de octubre a la República Federal de Alemania. El Tratado de Unificación (Einigungsvertrag) se firmó el 31 de agosto por representantes de la RFA y de la RDA. El 12 de septiembre, el Tratado de Liquidación Final con relación a Alemania (Tratado del Dos más Cuatro) fue firmado y se restableció oficialmente la soberanía de ambos Estados alemanes. Analizando neutralmente las consecuencias de la reunificación, más bien podría decirse que la República Federal de Alemania anexó o absorbió a la RDA, pues tras la reunificación predominó la moneda, la ideología liberal, la política interna y exterior e incluso el nombre oficial (RFA) de la república occidental. La que sí se reunificó fue la nación alemana, la cual luego de su unificación inicial en 1871 había estado forzosamente dividida de nuevo durante el período de la denominada Guerra Fría, entre 1949 y 1990.

La ceremonia de reunificación alemana oficial el 3 de octubre de 1990 fue celebrada en el edificio del Reichstag, incluyendo al Canciller Helmut Kohl, el Presidente Richard von Weizsäcker, el ex Canciller Willy Brandt y otras muchas personalidades. Un día más tarde, el parlamento de la Alemania unida se reuniría en un acto simbólico en el edificio del Reichstag. Sin embargo, la cuestión sobre Berlín no se había decidido todavía. Sólo después de un acalorado debate, el Bundestag concluyó el 20 de junio de 1991, con una mayoría completamente delgada que la sede tanto del gobierno como del parlamento deberían volver a Berlín desde Bonn.

Política[editar]

En su sentido político, el término adquiere relevancia durante la segunda mitad del siglo XX, concretamente, haciendo referencia al Estado que se situó en la mitad oeste de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial, en la vertiente capitalista de la antigua Alemania, que más tarde, en 1990, se reunificaría con su mitad socialista, conocida como Alemania Oriental o República Democrática Alemana.

Economía[editar]

Un Volkswagen Beetle – símbolo del despegue económico alemán – en la cadena de producción, 1973.

La estructura económica determinó formas de vida distinta, en Alemania Occidental, el capitalismo que permitió que los alemanes occidentales gozaran del estado de bienestar de los 60 y de los avances tecnológicos que se producían allí, en países de Europa, en Estados Unidos o en Japón. La educación y el comercio más libre en comparación con Alemania Oriental, también los alemanes occidentales podían viajar sin restricciones sobre cualquier territorio siempre y cuando no traspasara los límites soviéticos del muro. Trabajo y desarrollo en todos los sectores de la economía. Mientras tanto en Alemania Oriental por estar bajo el socialismo de la URSS tenía muchas más limitaciones, pues el vestuario, la comida y los desplazamientos de cada habitante eran controlados y otorgados por el estado y sus representantes, la educación rígida en torno a los valores comunistas, el control férreo hacia los medios de comunicación y la represión del pensamiento, control de la información sobre los habitantes. Control total del comercio por parte del Estado, trabajo limitado en el sector agrícola o industrial, desarrollo económico solo sobre la gran industria, pero rezago o nulidad del desarrollo en el sector de servicios.

Deportes[editar]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Existe un matiz léxico importante a tener en cuenta con la cuestión de los términos oficiales. Desde el momento de su fundación, la Alemania occidental se proclamó continuadora legal del Reich, por lo que adoptó el nombre de "República Federal de Alemania". Sin embargo, la Alemania oriental proclamó la ruptura con el nazismo y el régimen anterior; además, sus líderes consideraban que no existía una sola Alemania, razón por la que denominaron al estado germano-oriental como "República Democrática Alemana" (RDA), utilizando sólo el adjetivo. La RFA por su parte buscaba remarcar que, pese a la existencia de dos estados alemanes, sólo existía una nación alemana. Algún tiempo después, el Tribunal Constitucional de Alemania adoptó esta doctrina como propia (Cotarelo, 1993).

Referencias[editar]

  1. Pilar Chávarri Sidera, Irene Delgado Sotillos (2013). Sistemas Políticos Contemporáneos, UNED: Madrid, pp. 191-193
  2. Peter E. Quint (1997). The Imperfect Union: Constitutional Structures of German Unification, Princetown University Press, pág. 21

Enlaces externos[editar]