Reunificación alemana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa de la división en Alemania Occidental y Alemania Oriental. Berlín Occidental, en amarillo arriba a la derecha.

El término reunificación alemana se refiere a los cambios políticos y sociales acontecidos durante 1989 y 1990 en Alemania, que concluyeron en la adhesión de la antigua República Democrática Alemana (RDA) bajo la jurisdicción de la República Federal de Alemania (RFA). El proceso dio como resultado una sola Alemania. Este período histórico también se conoce como unificación alemana o unidad alemana.

Las reformas políticas y económicas impulsadas por el secretario general de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, y la transición democrática en otros países de Europa Oriental tuvieron como consecuencia indirecta el éxodo migratorio hacia la RFA a través de Checoslovaquia y Hungría, y la posterior inestabilidad social en la RDA. Estos eventos forzaron la dimisión del Politburó del Partido Socialista Unificado de Alemania (PSUA), que luego fue ilegalizado. También propiciaron la apertura de las fronteras entre las Alemanias, lo que desencadenó la caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989.

Los prerrequisitos internos de la reunificación los estipuló el Programa de los Diez Puntos, que perseguía la democratización y la estabilidad económica en Alemania Oriental. El convenio entre los representantes de los partidos de oposición y el gobierno de la RDA concluyeron tras la celebración de las primeras elecciones democráticas y pluripartidistas el 18 de marzo de 1990. El Tratado de la Unión Monetaria, Económica y Social el 1 de julio fue aprobado luego de convenir con los gobiernos de la RDA, la RFA y el Bundesbank (banco central de la RFA).

Tras una serie de acuerdos, cumbres y visitas oficiales, y el reconocimiento de la frontera germano-polaca en la línea Oder-Neisse, los gobiernos de los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y la Unión Soviética firmaron el Tratado Dos más Cuatro, que falló a favor de la reunificación. También convalidó el Tratado de Unificación, instrumento legal que autorizó la adhesión de la RDA en la RFA según la Ley Fundamental de Alemania el 3 de octubre de 1990. Desde 1991, esa fecha se celebra el Día de la Unidad Alemana .

Denominación[editar]

Las consecuencias de los cambios sociopolíticos de 1990 se llaman «reunificación» porque condujeron a la adhesión de dos Estados nacionales que previamente formaban parte del Reich Alemán,[1] que surgió de la unión entre Prusia y el resto de los territorios alemanes (excluyendo Austria) en 1871.[2] Sin embargo, como la RFA fue su Estado sucesor legal inmediato, el término «reunificación» podría interpretarse como la reinstauración del Estado alemán previo y con soberanía efectiva sobre los territorios del Reich demarcados por las fronteras vigentes en 1937 (previo a la anexión de los Sudetes y Austria). Por eso, se ha preferido por el contrario emplear el término «unificación».[1] [3] [4]

El ministro de Relaciones Exteriores de la RFA, Hans-Dietrich Genscher, se refirió a la reunificación como la «unidad alemana» durante sus discursos y misiones diplomáticas.[4] El canciller, Helmut Kohl, anunció su Programa de los Diez Puntos el 28 de noviembre de 1989 sin mencionar explícitamente la palabra reunificación. En cambio, proclamó la creación de estructuras confederativas entre ambos Estados alemanes y fijó como fin último la unidad alemana.[5]

En los países germanoparlantes es usual referirse a este período histórico como Die Wende, cuando en realidad este se refiere a los movimientos sociales que pedían la democratización del gobierno de la RDA. Sin embargo, la acuñación de este término se debe a Egon Krenz, quien alegó que su elección como secretario general del Comité Central del Partido Socialista Unido de Alemania demostraba la disposición del régimen a aceptar cambios.[6]

Contexto[editar]

Partición de Alemania[editar]

Las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial en la Conferencia de Yalta y de Potsdam acordaron la división del territorio alemán en cuatro zonas de ocupación. Las tres del oeste estaban bajo jurisdicción estadounidense, británica y francesa. La del este, bajo el control soviético. Las primeras constituirían en 1949 a la RFA, y la otra la RDA.[7] La capital, Berlín, también fue dividida en cuatro zonas de ocupación.

Mapa con las zonas de ocupación alemanas. En color claro, el Sarre (a la izquierda) y los territorios de Prusia Oriental cedidos a Polonia y la Unión Soviética (a la derecha).

Durante el mismo periodo se demarcó la frontera con Polonia en la línea Oder-Neisse, así llamada por seguir los ríos Oder y Neisse. También se determinó la escisión del Sarre, que fue un protectorado francés hasta la firma del Tratado de Luxemburgo en 1956[8] y se dispuso la cesión de varios territorios alemanes. Las islas Helgoland pasaron al Reino Unido. Alta y Baja Silesia, Neumark, Pomerania Central y el sur de Prusia Oriental a Polonia. El norte de esta provincia, a la Unión Soviética.[9]

El 10 de marzo de 1952, Iósif Stalin propuso un plan de reunificación según términos muy similares a los que se adoptaron al poco tiempo en Austria. La Nota de Stalin proponía la creación de una Alemania neutral, desmilitarizada y delimitada su frontera oriental por la línea Oder-Neisse.[10]

El canciller Konrad Adenauer anunció sin embargo que prefería la integración de la RFA a Europa Occidental. Además, los gobiernos de Francia, Reino Unido y Estados Unidos condicionaron la propuesta a que se efectuaran elecciones libres en la «zona de administración soviética». También, a que se concretara la delimitación de las fronteras del futuro Estado alemán y se firmara un tratado de paz entre los gobiernos de la RFA y la RDA con las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial.[11]

En un principio, ni la RFA ni sus aliados de la Otan reconocieron a la RDA ni a la República Popular de Polonia, de acuerdo a la estrategia de política exterior conocida como Doctrina Hallstein.[12] A principios de la década de 1970, el canciller de la RFA, Willy Brandt, promovió por el contrario una política de distensión, conocida como Ostpolitik, con los países de la Europa del Este, especialmente con la RDA. Esta consiguió el establecimiento de relaciones diplomáticas, que no acabaron sin embargo con la división, pues eso implicaba alterar el equilibrio de poder impuesto por los bloques capitalista y comunista durante la Guerra Fría.[13]

Política de Alemania Oriental[editar]

Administración y seguridad del Estado[editar]

El Partido Socialista Unido de Alemania (PSUA), según el artículo 1 de su Constitución, respaldaba la supremacía de dicho partido sobre los demás y su rol como «partido del Estado».[nota 1] Su ideología, el marxismo-leninismo, influía en todos los aspectos de la sociedad, especialmente la educación, con lo que consolidó la formación de una identidad socialista entre sus ciudadanos. [15]

La sublevación de 1953 llevó a los líderes del SED a la reorganización y aumento de los efectivos de la Stasi por no haber neutralzado las huelgas laborales que ocurrían desde el año anterior. También la coordinación entre esa entidad, la Volkspolizei y el Nationale Volksarmee. La estabilidad política y social en Alemania Oriental se alcanzó en efecto mediante la vigilancia y coerción de los ciudadanos.[16]

Política económica[editar]

La RDA era una economía centralmente planificada, que dependía de sus empresas nacionalizadas.[17] La política de la «Construcción del socialismo», implementada en 1950, priorizó las inversiones para la producción de maquinaria industrial. El 28 de mayo de 1953, se decretó un aumento de la jornada laboral sin aumento salarial, que motivó la sublevación de 1953. Aunque las fuerzas de seguridad del gobierno y el Ejército Rojo la neutralizaran, el gobierno aceptó las peticiones iniciales de los trabajadores y se aumentaron los salarios sin modificar la jornada. Eso limitó la productividad de sus empresas a largo plazo.[18]

Durante la crisis petrolera de 1973, los países del bloque socialista (en particular, la Unión Soviética) se beneficiaron con el aumento del precio del petróleo. Este superávit permitió invertir en bienes de consumo, maquinaria y materia prima para fomentar el aumento de la productividad y de la competitividad de las empresas de la RDA. La exportación de mercancías a los países occidentales y a otros países de Europa Oriental habrían solventado la escasez de divisas que impedían la cancelación de la deuda interna contraída durante la modernización del sector industrial de la RDA en la década de 1960.

Sin embargo, en esa década la producción de petróleo en la Unión Soviética había disminuido, así como sus exportaciones de materia prima a la RDA, lo que afectó la estabilidad de su economía.[19] Un préstamo concedido por un grupo de instituciones bancarias bávaras durante el gobierno de Franz Josef Strauss subsanó en parte la carencia de divisas.[20]

Política demográfica[editar]

La escasez de mano de obra y el progresivo deterioro de la situación económica en la RDA motivaron la clausura de la frontera interalemana en 1952, las restricciones a la libertad de circulación entre la RFA y la RDA desde 1957 y[21] finalmente la construcción del Muro de Berlín en 1961. Esas medidas frenaron significativamente el flujo migratorio hacia la RFA. La oposición al gobierno, el rechazo a la ideología socialista, la centralización de la economía y las políticas de planificación familiar, entre otras razones, causaron la sangría demográfica entre la población.[22] Algunas de las restricciones fueron levantadas entre 1964 y 1972.[23]

Estas restricciones impuestas por el gobierno la RDA, la persecución de los «fugitivos de la República» (en alemán: Republikflüchtinge) y la inexistencia de garantías legales hacia los expatriados al regresar al país fueron criticadas por sectores opositores.[24] Desde la construcción del Muro, solo era posible dirigirse hacia la RFA obteniendo un visado, exigiendo el derecho a la reagrupación familiar o como prisionero político deportado, previo pago de un rescate por parte del gobierno germano occidental.[25]

La única vez que se efectuaron comicios electorales fue durante las elecciones locales del 7 de mayo de 1989. Su resultado fue una mayoría absoluta (98,8%) a favor del PSUA, pero por medio de un fraude electoral.[26]

Crisis política en Alemania Oriental[editar]

Las políticas de reestructuración y transparencia, promovidas por el secretario general de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, supusieron la restauración de la soberanía plena para los países miembros del Pacto de Varsovia y el reemplazo de la Doctrina Brézhnev. Eso afectó severamente la estabilidad del régimen socialista en la RDA, debido a que Gorbachov prohibió cualquier tipo de intervención (incluyendo la militar) en la política interior de los miembros del Pacto, entre los cuales se encontraba la RDA.[27]

Entre los antecedentes más inmediatos que vaticinaban reformas políticas en Europa Oriental podrían citarse los Acuerdos de la Mesa Redonda entre representantes del gobierno polaco y el sindicato Solidarność en 1989[28] y la renuncia de János Kádár como secretario general del Partido Socialista Obrero Húngaro en 1988. El gobierno húngaro convino con los opositores al régimen en abril de 1989 el establecimiento de un sistema pluripartidista y la realización de las elecciones presidenciales en 1990.[29]

Revolución pacífica[editar]

Desfile conmemorando los cuarenta años de la fundación de la RDA.

Pese a las cambios políticos y económicos acontecidos en la Unión Soviética, Polonia y Hungría, el secretario general del PSUA, Erich Honecker, rechazó cualquier intento de aplicar reformas liberalizadoras, aunque estas fueran moderadas. Igualmente, el gobierno reprimió las protestas que simpatizaran con las acciones del gobierno soviético.

La ineficiencia estatal fomentó la proliferación de manifestaciones en favor de la reivindicación de las libertades políticas e individuales, así como del respeto y cumplimiento de la dignidad humana, del Estado de Derecho establecido en la RDA, del pluralismo político, de la objeción de conciencia y de la protección del medio ambiente.[30]

La creación de un Estado democrático en la RDA y la libertad de circulación fueron los objetivos de las protestas semanales conocidas como las «Manifestaciones del Lunes». Estas se caracterizaron por la poca o nula represión ejercida por la Volkspolizei y la Stasi en contra de los participantes.

La primera ocurrió el 4 de septiembre de 1989 en la iglesia de San Nicolás en Leipzig, con 1.000 participantes.[31] En los últimos meses de 1989, se presenciaron manifestaciones en las ciudades de Dresde, Halle, Karl-Marx-Stadt (actualmente Chemnitz), Magdeburgo, Plauen, Potsdam, Rostock y Schwerin, aunque con menor participación y sin periodicidad.[32]

A pesar del descontento general, el gobierno conmemoró el 7 de octubre de 1989 el cuadragésimo aniversario de la fundación del país. Mientras los desfiles militares tenían lugar en Berlín, la represión de la Volkspolizei dispersó varias manifestaciones que pretendían obstruir la circulación de los desfiles.[33]

Posterior a la celebración, la dirección del Comité Central del PSUA sufrió un debilitamiento debido a conflictos internos, que derivaron en la aparición de fracciones de políticos moderados y de línea dura.[34] El consenso del Comité Central forzó la dimisión de Honecker el 18 de octubre de 1989 como secretario general de la RDA y del propio Comité Central, e invistió a Egon Krenz con esos cargos.[35]

Las protestas del 30 de octubre y 6 de noviembre de 1989 contaron con una presencia de entre 320.000 y 500.000 personas respectivamente. Fueron las de mayor participación entre las Manifestaciones del Lunes. Las mayores concentraciones fueron Leipzig, Dresde, Halle y Karl-Marx-Stadt. Junto con la de Alexanderplatz del 4 de noviembre, estas precipitaron la renuncia de nueve miembros el 8 de noviembre de 1989.[36] Ese mismo día, el gobierno de la RDA aceptó una convocatoria de elecciones libres y legalizó el partido opositor Nuevo Foro.[37]

Apertura de las fronteras[editar]

La caída del Muro de Berlín fue uno de los sucesos más significativos que revelaron los cambios en la RDA.

El 2 de mayo de 1989, el primer ministro húngaro, Miklós Németh, ordenó el desmantelamiento de los controles fronterizos entre Hungría y Austria. Así, muchos ciudadanos de la RDA pudieron desplazarse a Austria buscando una alternativa para viajar hacia el oeste de Europa, y en particular hacia la RFA.[29] A esto le siguió la apertura definitiva de las fronteras entre Austria y Hungría para los germano orientales, sin solicitar documentos de viaje.[38]

Esta señal se encuentra en las vías de Alemania divididas durante la Guerra Fría. El texto dice: "Aquí, Alemania y Europa estuvieron divididas hasta el 10 de diciembre de 1989 a las 10:15 a. m.". La fecha y la hora varían según el momento de apertura del tramo.

Al mismo tiempo, muchas personas se congregaron en la Representación Permanente de la RFA de Berlín Este y sus embajadas entre agosto y septiembre de 1989 en Budapest, Praga y Varsovia para solicitar autorizaciones de viaje hacia la RFA. Estas suspendieron inmediatamente sus servicios debido al exceso de peticiones.[39]

Para evitar un éxodo migratorio hacia Hungría, el gobierno oriental de la RDA cerró los pasos fronterizos hacia Checoslovaquia desde el 3 de octubre de 1989.[38] La anulación de dicha ordenanza el 1 de noviembre generó una nueva oleada de emigrantes hacia Checoslovaquia y Hungría, algunos de los cuales se movilizaron dos días después hacia la embajada de la RFA en Praga.[40]

En la tarde del 9 de noviembre de 1989, el portavoz del Comité Central, Günter Schabowski, concedió una conferencia de prensa para anunciar la derogación de las limitaciones impuestas a los permisos de viaje, así como la autorización para cruzar los pasos fronterizos entre las Alemanias.[41] [42]

Tras la concesión de permisos de viaje y la apertura de los pasos de la frontera interalemana, miles de personas se dirigieron hacia los cruces fronterizos, incluyendo los del Muro. Los guardias se mostraron renuentes ante la eventual apertura del paso de Bornholmer Straße hacia Berlín Occidental; declinaron luego, ante la multitud creciente de personas tanto a pie como en coche que solicitaban cruzar la frontera.[43]

Entre el 9 y 10 de noviembre, una multitud de berlineses (tanto del sector occidental como del oriental) acudieron a la Puerta de Brandeburgo para encaramarse sobre el muro. Otros decidieron derribarlo con martillos y cinceles.[44] [45] Tras los sucesos ocurridos en Berlín, el canciller de la RFA, Helmut Kohl, suspendió una visita oficial en Varsovia para pronunciar un discurso en el ayuntamiento de Schöneberg en Berlín, el 10 de noviembre.[46]

Proceso de reunificación[editar]

Transición democrática en la RDA[editar]

Apertura de la Puerta de Brandeburgo el 22 de diciembre de 1989. De izquierda a derecha están el presidente del Consejo de Ministros de la RDA, Hans Modrow, el canciller de la RFA, Helmut Kohl, el alcalde de Berlín Oeste, Walter Momper, y, en segundo plano entre Kohl y Momper, el alcalde mayor de Berlín Este, Erhard Krack.

El 13 de noviembre de 1989, Hans Modrow fue elegido presidente del Consejo de Ministros tras la renuncia de Willi Stoph cinco días antes.[47] El 17 de noviembre, Modrow planteó un tratado comunitario con la RFA para garantizar la estabilidad económica de la RDA y evitar una eventual unificación. Sin embargo, esta motivó una contramedida de Kohl.[48]

El 28 de noviembre, este comunicó un plan al Bundestag (parlamento de la RFA) conocido como el Programa de los Diez Puntos para facilitar tanto la transición democrática en la RDA como la unificación.[49] Esta iniciativa mejoró la imagen pública del gobierno de Kohl de cara a las elecciones federales de 1990 y reforzó su liderazgo dentro de su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU).[50]

En particular, el tercer y el quinto puntos del programa eran vinculantes a la transición política que se consumó durante 1990 en la RDA. El tercer punto decía que el Estado de la RFA cooperaría ampliamente en la integración entre ambas Alemanias si algún cambio se llevaba a cabo en el sistema político y económico de la RDA. A su vez, proponía la disolución del PSUA dado el abuso de autoridad ejercido por los integrantes del mismo y la amnistía de los presos políticos.

El quinto punto planteaba como prerrequisito para la creación de estructuras políticas y económicas confederativas que el gobierno de RDA fuera elegido democráticamente, incluyendo a la comisión parlamentaria de la Volkskammer, y estipulaba que la RFA concertaría con este la reunificación.[5]

Acuerdos de la mesa redonda[editar]

La creación de la mesa redonda central de negociaciones fue anunciada por los representantes del partido Democracia Ahora en vista del éxito de los acuerdos de la Mesa Redonda en Polonia y Hungría. [51] Desde el 7 de diciembre de 1989 hasta el 12 de marzo de 1990, se organizaron dieciséis rondas de negociaciones en el Palacio de Schönhausen. En estas participaron quince representantes de siete partidos de oposición y varios del Frente Nacional de Alemania Democrática, con los delegados de la Iglesia Protestante de la RDA como mediadores.[52]

Los miembros de la mesa redonda pretendían solventar la crisis social en la RDA, pero no se atribuyeron responsabilidades gubernamentales ni parlamentarias. Exigían la redacción de una nueva Constitución, que se celebraran elecciones libres y democráticas, y que se diera a conocer al público la situación económica, financiera y ecológica nacional.[53]

Durante las negociaciones no hubo consenso entre los líderes opositores y el gobierno de la RDA sobre la implantación de un nuevo régimen. Sin embargo, el gobierno de Modrow convino con los dirigentes opositores la participación de los partidos de oposición a las elecciones legislativas de 1990 para construir un «gobierno de responsabilidad nacional» capaz de estabilizar la situación política y social de la RDA. La celebración de las elecciones se fijó para el 18 de marzo de 1990.[54]

La disolución de la Stasi fue otro logro de los representantes de la oposición en la mesa redonda. Su clausura, bajo mandato del gobierno de Modrow en enero de 1990, se aceleró por el allanamiento de su sede central en Berlín.[55]

Cambios en el gobierno de la RDA[editar]

Resultados de las elecciones legislativas de 1990.[56]
Partido o coalición Porcentaje de votos
Alianza por Alemania 48,1
Partido Socialdemócrata 21,8
Partido del Socialismo Democrático 16,3
Asociación de Demócratas Libres 5,3
Alianza 90 2,9
Partido Democrático Campesino 2,2
Verdes / Mujeres Independientes 2,0
Otros partidos 1,4

El 1 de diciembre de 1989, los diputados de la Volkskammer abolieron el artículo 1 de la Constitución de la RDA, el cual decretaba la hegemonía del PSUA del Frente Nacional de Alemania Democrática.[57] Esta sentencia precipitó la renuncia del Politburó el 3 de diciembre y tres días después, la del secretario general del PSUA, Egon Krenz.[58]

Tras la renuncia de Krenz, Manfred Gerlach (del Partido Liberal Democrático) lo sustituyó como presidente del Consejo de Estado[59] y el PSUA cambió su nombre a Partido del Socialismo Democrático (en un principio, bajo las siglas PDS-SED) bajo la dirección de Gregor Gysi a mediados de diciembre de 1989. Esta renovación pretendía desligar su imagen del totalitarismo del gobierno bajo su liderazgo, con vistas a las elecciones legislativas de 1990.[60]

Durante el gobierno de Modrow, se presentaron varias coaliciones de oposición a las elecciones, todas de fundación reciente: Alianza por Alemania (fundada el 5 de febrero, constituida por los partidos Unión Demócrata Cristiana de la RDA, Despertar Democrático y Unión Social Alemana), Asociación de Demócratas Libres (fundada el 12 de febrero, constituida por los partidos Liberal Democrático, Partido Foral Alemán y Liberaldemócrata), Alianza 90 (fundada el 7 de febrero, constituida por los partidos Foro Nuevo, Democracia Ahora e Iniciativa por la Paz y los Derechos Humanos) y la coalición de los Verdes y de la Unión de Mujeres Independientes.[61] Los comicios del 18 de marzo los ganó la coalición Alianza por Alemania, que obtuvo el 40,9% de los votos.[56]

El 5 de abril de 1990, Sabine Bergmann-Pohl, la candidata por la Unión Demócrata Cristiana de la RDA, fue elegida presidenta de la Volkskammer.[62] Una semana después, Lothar de Maizière, también candidato por dicho partido, fue elegido por los diputados de la Volkskammer como presidente del Consejo de Ministros de la RDA, con una mayoría de 265 votos a favor.[63]

La elección de De Maizière facilitó significativamente las negociaciones con el gobierno de la RFA y agilizaron el proceso de reunificación. Durante su gestión, la Volkskammer decretó 164 estatutos y 93 resoluciones desde el 5 de abril hasta el 2 de octubre de 1990. Algunas se conservaron como parte del marco jurídico del Tratado de Unificación.[64]

Transición económica en la RDA[editar]

El 8 de noviembre de 1989, Kohl propuso una ayuda económica al gobierno de la RDA para mejorar la situación de sus habitantes y disminuir la inmigración a la RFA.[65] Así, propuso en su Programa de los Diez Puntos que una economía de mercado sustituyera la economía planificada asentada en la RDA.[5]

El flujo migratorio hacia la RFA había limitado la productividad de las empresas de la RDA por la inasistencia de trabajadores, lo que perjudicó severamente la situación económica y aceleró el riesgo de insolvencia. Aún calculando a la baja, el Bundesbank estimaba que su productividad promedio era de un tercio de las de la RFA, aun sin tomar en cuenta las consecuencias de las migraciones.[66] En enero de 1990, unas 2.000 personas fueron reasentadas diariamente en la RFA.[67]

El presidente del Consejo de Ministros de la RDA, Lothar de Maizière, tras ser elegido en las elecciones legislativas de 1990, difundió algunos hechos que reflejaban la situación económica:[68]

En Alemania Occidental, entre el 47 % y el 53 % de su producto interno bruto (PIB) se destina a los presupuestos nacionales e inversiones, respectivamente; mientras que en la RDA el 85 % de nuestro PIB se destina para el consumo interno y sólo el 15 % para las inversiones. Apenas se asignan partidas de capital para las reparaciones de nuestros activos tangibles ni financiación para su renovación. Toda la infraestructura de este país, incluyendo viviendas, se encuentran en un estado descuidado y anticuado.

Tratado sobre la Unión Monetaria, Económica y Social[editar]

El 19 de enero de 1990, la portavoz del Partido Socialdemócrata de la RFA Ingrid Matthäus Maier concibió la posible implantación de una unión monetaria efectiva con el fin ulterior de asimilar la económica de la RDA a la de la del lado occidental.[69] Tras la caída del Muro, Kohl propuso una moneda única en ambas Alemanias, pero la Cancillería Federal vio con escepticismo la medida pues dudaba de su factibilidad. Modrow sí lo secundó, aunque añadió que precisaba que la economía germano oriental fuera antes estabilizada.[70] El 15 de febrero de 1990, Kohl expuso su apoyo a los diputados del Bundestag sobre la unión monetaria alemana:[71]

Enviamos una señal de aliento y esperanza al pueblo de la RDA desde la RFA, ofreciéndoles nuestro activo económico más valioso, el marco alemán, con el fin de delimitar las condiciones iniciales para mejorar la situación económica y los niveles de vida en la RDA.

Poco después, el 6 de marzo, Kohl declaró que desde entonces comenzaron las negociaciones con el gobierno de la RDA en relación a la unión monetaria.[72] La finalidad de crear una tasa de cambio a razón 1:1 [nota 2] entre los marcos alemanes y los de la RDA se resumía en tres premisas. La primera, mantener la competitividad de las empresas públicas de la RDA por medio del aumento salarial que generaría la modificación de la tasa de cambio. La segunda, aumentar la liquidez de sus activos. Y la tercera, establecer una tasa de cambio adecuada para la convertibilidad de los ahorros de los ciudadanos de la RDA a marcos alemanes.[73]

La baja productividad en las empresas de la RDA había debilitado su economía, lo que dificultó las expectativas del Bundesbank y del Ministerio de Finanzas de Alemania para establecer una tasa de cambio 1:1. El 29 de marzo, la junta directiva del Bundesbank introdujo una devaluación en la tasa de cambio del marco alemán y los marcos de la RDA, a razón de 1:2. Esta medida tenía el propósito de estimular la utilización de los marcos de la RDA circulantes en detrimento de los marcos alemanes para evitar un riesgo de inflación en la RFA.[74] [75] Pese a la regulación, aún no existía una convertibilidad fija entre ambas monedas, lo que hizo fluctuar las tasas de cambio entre 1:6 y 1:9,[75] pero manteniéndose el tipo de cambio aplicado a las compañías de la RDA para el pago de las deudas y los salarios estable, en una relación de 1:2 de acuerdo a la revalorización impuesta por el Bundesbank.[76]

El ministro de Economía, Helmut Haussmann, y los representantes del Bundesbank arguyeron favorablemente por una tasa de cambio 1:2, que pese a reducir los salarios a la mitad en la RDA, favorecería la competitividad de las compañías germano orientales y el interés de inversores extranjeros.[77] El presidente del Bundesbank Karl Otto Pöhl opinó que una menor tasa de cambio para la conversión de los marcos de la RDA ofrecería mejores oportunidades para que sus empresas públicas evitaran la insolvencia. De lo contrario, se revalorizarían sus gastos operativos (en particular, los salarios de los empleados) y sus deudas. La conversión a una tasa de cambio fija 1:1 se consideraba una medida arriesgada, ya que provocaría un aumento de la inflación por exceso de liquidez.[78] [79]

La decisión tomada por el Bundesbank contrariaba las iniciativas promovidas por los partidos políticos participantes en las elecciones legislativas de 1990, lo que generó manifestaciones en la RDA. La devaluación impuesta por el Bundesbank había reducido a la mitad los salarios con respecto a los vigentes en 1988 (una media de 854 marcos de la RDA). Un salario de 427 marcos de la RFA equivalía apenas a la quinta parte de un sueldo medio en Alemania Occidental.[78] Además, el presidente del Bundesbank no había sido informado de la declaración de Kohl. El criterio del gobierno de la RFA fue finalmente acatada por el Bundesbank, aunque en contra del criterio de sus economistas.[72]

Cola de clientes esperando en una caja de ahorros en Gera el 1 de julio de 1990 para retirar dinero de sus cuentas de ahorro tras ser convertidos a marcos alemanes.

El defensor más favorable a la implementación de la tasa de cambio 1:1 entre las monedas de ambas Alemanias fue el ministro del Trabajo, Norbert Blüm, quien afirmó que «un tipo de cambio inferior a 1:1 crearía una agitación social intensa y desestabilización política».[80] [76] La modificación de la tasa de cambio se convirtió en la consigna política de Markus Meckel (líder del partido socialdemócrata de la RDA), así como una problemática de importancia máxima en la Alemania Oriental para el gobierno de De Maizière.[81]

Pese a los inconvenientes señalados respecto a la convertibilidad de ambas monedas, una serie de acuerdos entre los gobiernos de la RDA y la RFA liderados por De Maizière y Kohl concluyeron en la firma del tratado para la Unión Económica, Monetaria y Social el 18 de mayo de 1990.[82] Pese al desarrollo de las negociaciones del tratado, tanto políticos como economistas de la RDA advirtieron que una unión monetaria efectuada apresuradamente no sería viable sin la protección de su comercio exterior.[83]

El 1 de julio de 1990 entró en vigor dicho tratado, con lo que se intridujo el marco alemán como moneda de curso legal en la RDA. Ese mismo día, Kohl dijo en un discurso que promovería el desarrollo económico de la RDA.[82] Los compromisos adquiridos por el gobierno de Alemania Occidental por medio del tratado fueron:[84]

  • Se mantuvo el pago de los salarios y pensiones en una tasa de cambio 1:1.
  • Se estableció un baremo para el retiro de ahorros de acuerdo a la edad del usuario a una tasa 1:1: hasta 2.000 marcos alemanes para menores de 15 años, hasta 4.000 para personas de 15 a 60 años y hasta 6.000 para mayores de 60. Se aplicó una tasa de cambio 1:2 para cualquier retiro adicional, compensaciones financieras, cancelación de deudas y préstamos hipotecarios.[85]
  • Adopción de una economía de mercado en la RDA, basada en la propiedad privada.
  • Introducción de un marco legal económico basado en las leyes de la RFA.
  • Con la introducción del Estado de bienestar en la RDA, se ha garantizado el derecho de los trabajadores a un seguro médico y uno por desempleo, la participación en gremios colectivos y en las decisiones corporativas de las empresas.

Privatización del sector público en la RDA[editar]

Una problemática en la reunificación fue el cambio del sistema económico centralizado de la RDA por una economía de mercado. Con tal fin, se planteó la administración de las empresas públicas de la RDA por parte de un holding o una agencia fiduciaria.[86] La constitución de dicha institución, la Treuhandanstalt (THA), provino de una iniciativa planteada en la mesa redonda el 12 de febrero de 1990 por Wolfgang Ullmann, representante del grupo de activistas sociales Democracia Ahora.[87]

El Consejo de Ministros de la RDA aprobó la creación de la THA el 1 de marzo de 1990 y luego la Volkskammer aprobó su marco legalmediante la Treuhandgesetz (Ley de fideicomiso) el 17 de junio del mismo año.[88] Ya para el 31 de diciembre de 1990, la THA administraba las finanzas de 8.810 empresas públicas, que empleaban a cuatro millones de trabajadores.[89]

Desde su creación hasta su disolución en 1994, la THA administró los bienes de 12.354 empresas, de las cuales 7.853 habían sido privatizadas o municipalizadas. Cerca de 2.700 fueron adquiridas por sus respectivos directivos por la modalidad management buyout. Otras 1.600 no pudieron ser privatizadas, por lo que su administración fue devuelta a sus respectivas juntas directivas. La THA clausuró 3.713 de ellas.[90] Desde su creación, la THA fomentó la concreción de adquisiciones por consorcios de la RFA e inclusive extranjeros pertenecientes a la misma industria. El 74% de las sociedades privatizadas fueron adquiridas por compañías germano occidentales.[86]

El proceso de privatización supuso el desmantelamiento del tejido industrial y productivo de la RDA, en un proceso en el que se generalizó que empresas del oeste adquirieran a competidoras suyas con el objetivo de liquidarlas, con ventas tras tasaciones inferiores a su valor real. Así, la RDA pasó de tener pleno empleo a una tasa del 30 % en pocos años.[91]

Política exterior de Alemania Occidental[editar]

La primera mención respecto al futuro desarrollo de una confederación o una reunificación alemana tuvo lugar el 21 de noviembre de 1989 en Bonn durante la visita oficial del consultor en Asuntos Internacionales del Partido Comunista soviético Nikolai Portugalov a Horst Teltschik, asesor principal de Kohl. Al término de esta reunión, ambos planificaron una propuesta de reunificación, que llevó al Programa de los Diez Puntos.[92] [93] Aunque Kohl no la consideró como un cronograma al momento de presentarla ante el Bundestag, hizo que los gobiernos de varios países europeos se tomaran en serio la reunificación, en particular porque esta iniciativa del gobierno de la RFA fue decidida sin consultar con los países de la Otan.[94]

Oposición[editar]

El Pacto de Varsovia disponía de una numerosa presencia militar soviética estimada en 370.000 individuos estacionada en la RDA tras previo acuerdo entre los gobiernos soviético y germano oriental. La retirada de las tropas soviéticas de la RDA arriesgaría la seguridad nacional de los restantes países del Pacto de Varsovia tras el ingreso de una Alemania reunificada a la Otan.[94] Esta circunstancia condicionó la postura de la Unión Soviética respecto a la reunificación al retardar la aplicación del Programa de los Diez Puntos por parte del gobierno de la RFA y favoreciendo la implementación de un marco confederativo entre ambos Estados alemanes, propuesta por Hans Modrow en noviembre de 1989.[95]

El 13 de noviembre de 1989, la primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher, comunicó que era prioritario garantizar un Estado democrático y económicamente estable en la RDA antes de planificar la reunificación. [96] La reunificación entre ambos países fue cuestionada por el gobierno británico, inquieto ante una predominancia alemana en la política exterior europea, motivada por su mayor potencial económico, así como por sus desarrolladas relaciones bilaterales con otros países europeos y los Estados Unidos. Además, se lo consideraba un país capaz de desestabilizar la construcción de una política común europea.[97]

El gobierno británico recelaba de varias de las proposiciones del gobierno soviético, entre ellas la instauración de un orden geopolítico pacífico y paneuropeo; por medio de la disolución de la Otan y del Pacto de Varsovia, la neutralización y desocupación militar de Alemania y la pertenencia de esta y la Unión Soviética en la Otan.[94] En cambio, la postura del presidente francés François Mitterrand se mostró conciliadora ante la libre determinación del pueblo alemán ante la reunificación de sus países, aunque mediada por un diálogo con la Unión Soviética y las potencias occidentales.[98]

El 6 de diciembre, Mitterrand se reunió con Gorbachov en Kiev. Ambos coincidieron en que el proceso de reunificación debía retardarse porque ante los cambios ocurridos en la RDA, se temía la eventual deposición de Gorbachov como secretario general por no intervenir decididamente en este asunto. Esta situación comprometida motivó a Mitterrand dialogar con Kohl, quien afirmó que la reunificación alemana «no estaba a la orden del día y tardaría varios años».[99] [93]

El 8 de diciembre, en la cumbre de la Comunidad Económica Europea en Estrasburgo, los representantes de cada país (con excepción de España) exigieron una declaración oficial sobre el reconocimiento de la frontera occidental polaca por parte de la RFA, a lo cual Kohl se mostró reacio. En un encuentro privado entre Thatcher y la comitiva del presidente Mitterrand luego de la cumbre, aquella mostró a los presentes varios mapas de la Gran Alemania exponiendo la amenaza que supondría una Alemania unificada a sus países vecinos al vaticinar potenciales reclamaciones territoriales a Polonia y Checoslovaquia.[99] [93]

Precisamente la postura más contraria a la reunificación alemana fue la del gobierno de Thatcher, quien concretó la postura oficial del gobierno británico frente a la reunificación durante una llamada telefónica al presidente estadounidense George Bush el 22 de febrero de 1990:[100]

Alemania se convertirá en el Japón de Europa, pero peor —en referencia a una eventual supremacía alemana en Europa—. El presidente francés está de acuerdo conmigo respecto a que los alemanes pacíficamente lograrán lo que Hitler no alcanzó en la Guerra. Señor presidente, sugiero la permanencia indefinida de las tropas soviéticas en Alemania; ello nos permitiría mejorar nuestras relaciones con Gorbachov y a la vez controlaremos a los alemanes.

La oposición del gobierno británico al proceso de reunificación quedó relegada a un segundo plano después de las negociaciones bilaterales entre el gobierno de Alemania Occidental y los Estados Unidos, aunque en parte se debió a las repetidas negativas provenientes de diversas personalidades del gobierno británico, entre ellos la primera ministra Margaret Thatcher y los ministros Douglas Hurd y Nicholas Ridley.[101] [nota 3]

Otros jefes de Gobierno se manifestaron en contra de la reunificación, como el primer ministro de Italia Giulio Andreotti y el de los Países Bajos Ruud Lubbers. El primero manifestó temores ante un resurgimiento del pangermanismo y el segundo cuestionó el derecho de autodeterminación del pueblo alemán.[102] El único mandatario de Europa Occidental que apoyó incondicionalmente el proceso de reunificación fue el presidente de España, Felipe González, luego de enterarse del triunfo de la Unión Demócrata Cristiana en las elecciones legislativas de 1990.[103]

Marco de negociaciones[editar]

El 2 de febrero de 1990, el Departamento de Estado estadounidense aprobó la organización de una mesa de negociaciones entre la RFA, la RDA y las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial (Estados Unidos, Reino Unido, Francia y la Unión Soviética), en las que se hubo establecido las condiciones bajo las cuales se coordinaría el proceso de reunificación entre ambos Estados alemanes. El autor de esta propuesta fue el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Hans-Dietrich Genscher.[104]

En la reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la Otan y el Pacto de Varsovia el 13 de febrero en Ottawa, se formalizó el mecanismo de negociaciones propuesto por Genscher denominado Conversaciones Dos más Cuatro, las cuales fueron realizadas en Bonn (5 de mayo), Berlín Este (22 de junio) y París (17 de julio). Los representantes de Italia y los Países Bajos exigieron su participación en las negociaciones, a lo que Genscher respondió: «¡Ustedes no son parte del juego!». Con ésta frase, les hizo entender que esta era una problemática concerniente a los gobiernos de las Alemanias y las cuatro potencias vencedoras de la anterior guerra.[105] A partir de ese día podían entablarse las conversaciones entre los ministros de Relaciones Exteriores de los países involucrados, aunque estas se retrasaron hasta el 14 de abril de 1990, día en que Markus Meckel fuera elegido como Ministro de Relaciones Exteriores de la RDA.[106]

Firma de acuerdos bilaterales por el presidente estadounidense, George H. Bush, y el secretario general soviético, Mijaíl Gorbachov, el 12 de junio de 1990.

La visita de Kohl al presidente estadounidense Bush en Camp David el 24 de febrero fue primordial para coordinar los objetivos y asuntos pendientes de discusión en las Conversaciones Dos más Cuatro, en presencia de representantes de la RFA. La postura del gobierno estadounidense bajo la gestión del presidente Bush secundaba la unidad, aseverando que una Alemania reunificada debía pertenecer a la Otan porque la RFA era uno de sus estados miembros.[92]

El Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos elaboró una lista de los asuntos pendientes de discusión. Entre ellos, la administración política de Berlín, el reconocimiento de las fronteras de Polonia, la permanencia de tropas soviéticas en la RDA y la producción de armas de destrucción masiva. La pertenencia de Alemania a la Otan y la reducción de personal activo en la Bundeswehr (fuerzas armadas de la RFA) no fue deliberada dentro de las Conversaciones Dos más Cuatro.[94]

El 31 de mayo durante la visita de Gorbachov en la cumbre de Washington, se acordó que los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Soviética aceptaban la reunificación de Alemania y su ingreso a la Otan, reconociendo así la soberanía del Estado alemán, derecho garantizado por la Declaración de Helsinki. En la visita de Kohl y su ministro de Relaciones Exteriores Genscher el 16 de julio en el pabellón de caza de Gorbachov en el Cáucaso, este reafirmó la decisión tomada en la cumbre de Washington en presencia del canciller, con la condición de que el gobierno alemán cancelara los compromisos económicos de la RDA, se encargara del desalojo de los soldados soviéticos estacionados en territorio oriental y otorgara un préstamo de cinco millones de marcos a la Unión Soviética.[94] [107] Ya el 10 de febrero, durante una visita oficial del canciller Kohl a Moscú, Gorbachov aceptó en su presencia el derecho de la reunificación por parte de ambos Estados alemanes.[108]

Desde 1945, la soberanía alemana había sido entregada a las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial. La soberanía de la RFA había sido cedida mediante la Conferencia de Londres en 1954. Hasta 1990, las potencias occidentales (Estados Unidos, Reino Unido y Francia) renovaban el derecho de gestionar la soberanía de la RFA.[109]

Litigio fronterizo germano-polaco[editar]

La frontera occidental polaca había sido reconocida de iure en 1950 por la RDA en el Tratado de Zgorzelec y de facto en 1970 por la RFA en el Tratado de Moscú. La revisión y posterior resolución de la disputa fronteriza germano-polaca tendría validez en participación de una Alemania unificada y soberana.[110]

Debido a la falta de compromiso inicial del gobierno de Kohl en el reconocimiento de las fronteras, el gobierno polaco mantuvo una postura contraria a la reunificación durante las negociaciones del proceso de reunificación. El ministro de Relaciones Exteriores de Polonia Krzysztof Skubiszewski en la cumbre de Ottawa, propuso debatir la garantía de la seguridad nacional de los países vecinos de Alemania. El 16 de febrero, su homólogo alemán Hans-Dietrich Genscher sugirió que una resolución conjunta de ambos parlamentos alemanes (el Bundestag y la Volkskammer) definiría la postura alemana frente al litigio fronterizo polaco. El 19 de abril de 1990, durante la visita oficial de la RDA en Varsovia, Markus Meckel secundó la postura de Genscher y el presidente Lothar de Maizière legitimó el derecho a la reunificación avalado en la Ley Fundamental de Alemania (Constitución de Alemania Occidental).[111]

La visita oficial del presidente polaco, Wojciech Jaruzelski, y del primer ministro, Tadeusz Mazowiecki, el 10 de marzo de 1990 habría inclinado la postura del presidente francés Mitterrand en contra de la reunificación si el gobierno de la RFA no hubiera reconocido la frontera. El gobierno polaco exigió la inclusión de representantes polacos en las Conversaciones Dos más Cuatro, a lo que la RFA se negó rotundamente. Sin embargo, sí aceptó la discusión de las fronteras de Polonia porque durante la visita de Kohl a Camp David se había acordado de antemano qué asuntos se discutirían.[112]

En mayo de 1990, se reunieron representantes del gobierno de la RDA, la RFA y Polonia en tres ocasiones para examinar cada uno de los artículos del tratado fronterizo, antes de aprobar el esbozo planteado por el gobierno polaco el 27 de abril. El 5 de mayo, durante una de las Conversaciones Dos más Cuatro, los representantes soviéticos y polacos discutieron una vez más sobre el establecimiento de las fronteras definitivas entre Polonia y Alemania en la línea Oder-Neisse.[111]

El consentimiento a la firma del Tratado Fronterizo Germanopolaco fue ratificado tras una resolución aprobada en el Bundestag el 21 de junio.[113] El 14 de noviembre por medio de dicho tratado, ambas partes declararon inviolable la línea Oder-Neisse y se comprometieron a no reivindicar ninguna clase de reclamaciones territoriales.[114]

Firma del Tratado Dos más Cuatro[editar]

Las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial acordaron el 12 de septiembre de 1990 la firma del Tratado Dos más Cuatro en Moscú, luego de las tres reuniones previas en Bonn, Berlín Este y París.[115] El 2 de octubre aclararon que los derechos y responsabilidades contraídos por el Estado alemán entrarían en vigor al mismo tiempo que el Tratado de Unificación.[116] Las consecuencias finales del tratado fueron:[117]

  • La jurisdicción de la Alemania unificada, a partir de la entrada en vigor del tratado, abarca el territorio de las otrora RFA y RDA, incluyendo las cuatro zonas de ocupación en Berlín.
  • La ocupación cuatripartita en Berlín expiró al entrar en vigor el tratado.
  • Las fronteras existentes de la Alemania unificada son definitivas. El Estado alemán no puede reclamar territorios al este de la línea Oder-Neisse, ni aquellos perdidos al término de la Segunda Guerra Mundial.
  • El Estado alemán renunció a la posesión de armas de destrucción masiva.
  • La Bundeswehr redujo sus efectivos en un 26 %, de 500.000 a 370.000.
  • Las tropas soviéticas instaladas en la antigua RDA se retiraron pacíficamente en agosto de 1994, cuatro meses antes de la fecha límite.
  • En el territorio de la antigua RDA no pueden almacenarse armas de destrucción masiva ni puede ser ocupada por ejércitos extranjeros.
  • La restitución de la soberanía al Estado alemán por parte de las cuatro potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial.
  • Se permitió a los gobiernos de la RFA y la RDA reunificarse de acuerdo al preámbulo y al artículo 23 de la Ley Fundamental de Alemania.

Los compromisos adquiridos y documentos legales firmados por el gobierno de la RFA con el parlamento de la RDA fue también reconocida a nivel internacional tras la firma del Tratado Dos más Cuatro, que también permitió el ejercicio de la soberanía del Estado alemán sobre Alemania como un todo.[118] [nota 4]

Tratado de Unificación[editar]

Facsímiles del Tratado de Unificación.

Legitimación[editar]

Al término de la Segunda Guerra Mundial, Alemania existía aún como Estado, aunque completamente inhabilitado para ejercer funciones como tal. Mientras tanto, la soberanía del territorio alemán la ejercía el Control de Consejo Aliado.

La creación de la RFA el 23 de mayo de 1949 mediante la Ley Fundamental significó una reorganización del Estado alemán dentro de su derecho constitucional, con una potestad y soberanía similar al Reich Alemán, el Estado antecesor inmediato de la RFA. El canciller de la RFA Konrad Adenauer declaró a finales de 1949 que su gobierno proclamó la continuidad del Estado alemán por medio de la existencia de la RFA.[1] La situación legal de la RFA como Estado sucesor por Adenauer fue ratificada por el Tribunal Constitucional de Alemania.[120]

Berlín había permanecido dividida en cuatro zonas de ocupación. Al este de la ciudad, se estableció la capital de la RDA.[121] Pero las potencias occidentales (Estados Unidos, Reino Unido y Francia) no reconocieron su legitimidad como capital y como parte constituyente del territorio de la RDA, pues la ciudad en su totalidad estaba bajo la jurisdicción de las naciones participantes de la Conferencia de Potsdam y Francia.[122] El Tratado de Unificación, en sus artículos 1 y 2, decretó la unión de los veintitrés distritos de Berlín (Este y Oeste), así como el establecimiento de la capital de la Alemania unificada en esta ciudad.[123]

La Ley Fundamental ofrecía una solución legal ante una eventual reunificación, ya que en su artículo 23 se contemplaba el ingreso futuro de «otras regiones de Alemania».[124] Para que el proceso legal de la reunificación alemana tuviera vigencia, el 23 de agosto de 1990, la Volkskammer aprobó la creación de una nueva nación alemana unificada según lo establecido en el artículo 23 de la Ley Fundamental, permitiendo así la anexión de las catorce regiones administrativas de la RDA y su capital, Berlín Este, por parte de la RFA.[125] Esta moción fue aprobada por 294 votos a favor (62 en contra); entrando en vigor a partir del 3 de octubre de 1990.[126]

El 31 de agosto, el Consejo de Ministros de la RDA y el Gobierno federal de Alemania aprobaron y firmaron el «Acuerdo para la reunificación de Alemania», en el cual pactaron los compromisos de los gobiernos de ambos países durante el proceso de reunificación. En la tarde del mismo día, los negociadores del acuerdo Wolfgang Schäuble (RFA) y Günther Krause (RDA) ratificaron dicho acuerdo en el Kronprinzpalais en Berlín Este.[127] [128]

Ambas partes firmaron en Bonn el 18 de septiembre, otro documento llamado «Acuerdo para la realización e interpretación del Tratado de Unificación», que añadía más compromisos al gobierno de la RFA. Estos incluyeron compensar las pérdidas materiales de las víctimas de la Alemania Nazi y de la RDA, la preservación de los archivos de la Stasi y el cumplimiento y supervisión de las funciones de los ministerios de la Alemania reunificada.[129] [130]

La preservación de los documentos de la Stasi la motivó la destrucción de expedientes policiales por parte de sus propios funcionarios, práctica erradicada tras el allanamiento de su sede en Berlín. La aplicación del artículo 14 de la Ley Fundamental llevó al gobierno alemán defender reclamaciones de propiedad por parte de aquellos ciudadanos que habían sido expropiados por el gobierno de la RDA entre 1949 y 1989.[131]

El 20 de septiembre de 1990, la Volkskammer aprobó la aplicación del Tratado de Unificación por 299 votos a favor y 81 en contra.[132] El mismo día, el Bundestag hizo otro tanto con 442 votos a favor y 50 en contra. Al día siguiente, el Bundesrat lo aprobó por unanimidad.[133] El 29 de septiembre de 1990 se modificó el preámbulo y el artículo 146 de la Ley Fundamental para señalar que la reunificación del país había finalizado. El artículo 23 fue retirado. En 1992 lo sustituyó uno referente a la Unión Europea.[124]

Las siguientes son las cláusulas que debía aprobar el gobierno de la RDA para unificarse con la RFA, de acuerdo al artículo 23 de su Ley Fundamental, vigentes a partir del 3 de octubre de 1990:[123]

  • La Ley Fundamental entra en vigor en los nuevos estados de Brandeburgo, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Sajonia, Sajonia-Anhalt, Turingia y el este de Berlín. Tras concluir la adhesión de la RDA a la RFA, estos «estados federados» fueron creados mediante una reorganización político-administrativa aprobada por la Volkskammer durante la sesión del 22 de julio de 1990.[134]
  • Berlín es la capital de la República Federal de Alemania.
  • La Ley Fundamental es actualizada cada dos años desde la entrada en vigor de la reunificación.
  • La Volkskammer envió 144 de sus diputados al Bundestag, en representación de los estados federados orientales.[135]
  • Preservación de los archivos de la Stasi.[136] Los archivos fueron trasladados a la sede de los Archivos federales de Alemania y luego a la Federación Comisionada de los archivos de la Stasi en 1991.

Legalmente, la reunificación alemana no constituyó una unión confederativa sino la reintegración de Alemania Oriental bajo la jurisdicción de Alemania Occidental. La unión confederativa de dos Estados alemanes hubiera requerido la creación de una nueva Constitución, en vista que la Ley Fundamental de Alemania habría perdido validez en virtud de su artículo 146. [1] [124]

Entrada en vigor[editar]

Izado de la bandera durante las celebraciones en el edificio del Reichstag.

El 3 de octubre a la medianoche se proclamó frente al Reichstag la reunificación bajo el tañido de la Campana de la Libertad, el izado de la bandera nacional, el canto del himno nacional y la posterior lectura del artículo 23 de la Ley Fundamental por el presidente de Alemania Richard von Weizsäcker.[137] Luego siguió una exhibición de fuegos artificiales en todas las ciudades de Alemania.[138]

El Tratado entró en vigor este día porque era la fecha más temprana posible para la conclusión de la reunificación. El Gobierno Federal de Alemania quería informarse sobre las resoluciones emitidas por la Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa para ministros de Relaciones Exteriores acerca del desenlace del Tratado Dos más Cuatro, celebrada el 2 de octubre de 1990.[139]

En 1949, Bonn se declaró capital provisional de la RFA. Las deliberaciones del Bundestag tuvieron como consecuencia la aprobación de la «Resolución sobre la ciudad capital» el 20 de junio de 1991,[140] en el cual se ordenó que las sedes del Parlamento (tanto la cámara baja como la alta) y el Gobierno Federal debe establecer su sede en Berlín. Los ministerios situaron sus oficinas tanto en Berlín como en Bonn, pero con su sede central en alguna de las dos ciudades.[141]

El Tratado de Unificación decretó el 3 de octubre como Día de la Unidad Alemana.[123] Antes de la reunificación, se celebraba el 17 de junio, en conmemoración de la sublevación de 1953 en la RDA.[142]

Consecuencias[editar]

Económicas[editar]

En el corto plazo, la convertibilidad de ambas monedas se presentaba ventajoso en la RDA, pues era posible adquirir productos hechos en la RFA por un menor precio.[143] A principios de 1990, la tasa de cambio podía ser superior a 1:6 entre ambas divisas. Pese a que la tasa de cambio entre ambas monedas no seguía una relación 1:1, el marco de la RDA, al menos en términos de paridad de poder adquisitivo con respecto al marco alemán era similar.[73] Sin embargo, al aplicar una tasa de cambio 1:1 entre ambas monedas, una canasta básica ajustada a los precios de la RFA reducía a un cuarto el poder adquisitivo del salario promedio de un trabajador en la RDA con respecto al previo a la reunificación.[73]

Al implementar una paridad de salarios en las empresas de la RDA se partió de que mantener los salarios bajos prolongaría el flujo migratorio hacia la RFA. Uno de los errores fue considerar que el recíproco de dicha premisa era verdadero, pues el aumento de los salarios no previno la migración a largo plazo. En cambio, aumentaron notablemente los gastos operativos y se revalorizaron las deudas de las empresas sin mejorar significativamente la productividad de estas.

Finalmente, muchas empresas se declararon insolventes al no poder cancelar sus deudas.[73] Como su productividad promedio era de un tercio con respecto a la RFA, se infiere que se necesitaban tres veces más recursos para la producción de una serie de artículos. Era posible evitar una oleada generalizada de empresas insolventes y despidos por medio de aumentos de sueldo graduales manteniendo la tasa de cambio 1:2 o implementando un área de libre comercio entre la RDA y la RFA, en vez de una unión monetaria.[77]

Por otra parte, se esperaba que las privatizaciones acometidas por la Treuhandanstalt (THA) minimizarían la pérdida de puestos de trabajo y devolverían la administración de las empresas públicas de la RDA a sus propietarios legítimos (muchas de estas empresas habían sido expropiadas por el gobierno germano oriental). Estas compañías constituían el 30 % del sector empresarial de la RDA, mientras que el restante 70 % correspondía a aquellas que fueron expropiadas por la Unión Soviética en 1948 y que pasaron a control estatal cuando se estableció la RDA en 1949. Sin embargo, estas no fueron sometidas a restituciones.[86]

Transferencias brutas para los nuevos estados
federados de la antigua RDA, desde 1991 hasta 1995.[144]
Procedencia Monto (en miles de millones
de marcos alemanes)
Capital público de la RFA 570
Fondos para la Unidad Alemana 75
Asistencia familiar y domiciliaria 27
Subsidios por desempleo y pensiones 140
Beneficios brutos recibidos para
el desarrollo de la seguridad social,
seguro de desempleo e inversiones
812
Impuestos -197
Transferencias netas 615

El desmantelamiento del sector público de la RDA por parte de la THA fue eficiente al saldar contratos con sociedades de la RFA del mismo sector económico.[86] Pero eso no evitó la pérdida de empleos generada por despidos generalizados o por la quiebra de las empresas públicas de la RDA.[145] Para 1992, el desempleo alcanzó el 15 % de la población activa de la RDA, lo cual significó la peor cifra de paro desde la Gran Depresión.[146]

Lo más cuestionable de las operaciones de la THA fue la subestimación del capital humano despedido en el fragor de las negociaciones y que su financiación dependía del capital público de la RFA.[146] Desde su creación en junio de 1990 hasta diciembre de 1994, cuando la THA cesó sus operaciones, los contratos liquidados por esta agencia amasaron una deuda de 260 a 270 mil millones de marcos alemanes.[90]

El efecto combinado de la unión monetaria y las privatizaciones de la THA provocó un desmesurado aumento de la deuda pública de la RFA, pues ahora el Estado alemán debía subvencionar el desarrollo de la seguridad social en la RDA, asegurar las prestaciones sociales de los desempleados, y asunir la renovación de la infraestructura y las vías de transporte de los cinco nuevos estados.[147]

Reconstrucción de Potsdamer Platz, en el centro de Berlín. Las inversiones del Estado alemán en infraestructura fueron ingentes tras la reunificación.

Los estados occidentales transfirieron capitales a los de la antigua RDA para financiar las jubilaciones anticipadas a todos los trabajadores de 55 a 65 años y las compensaciones monetarias para las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, estimadas en 85,300 mil millones y 4,3 billones de marcos alemanes, respectivamente.[144]

Para aminorar los costos que implicó el desarrollo de la antigua RDA, se implantó en 1991 un nuevo impuesto denominado «Recargo de Solidaridad». Este gravaba en un 3,75 % el impuesto sobre la renta, las ganancias de capital y los impuestos de sociedades. En 1995, este recargo fue elevado al 7,5 %; y desde 1998 se ha mantenido en un 5,5 %.[148]

En la década de 1990, también se elevaron los impuestos sobre los combustibles fósiles, el tabaco y la seguros. Los gravámenes establecidos aumentaron del 0,28 % al 0,45 % y del 0,23 % al 0,3 % (para la gasolina y el gasóleo, respectivamente).[149] Del 3,1 % al 4,2 % para los productos derivados del tabaco.[150] Y del 7 % al 15 % para los precios de los contratos de seguro.[151]

Sociales[editar]

El aislamiento de la RFA de la RDA durante la Guerra Fría, sobre todo tras la construcción del Muro en 1961, fomentó la divergencia entre ambas idiosincrasias.[152] La unidad alemana se centró en el establecimiento de una economía de mercado en lugar de una planificada y la abolición del sistema político anterior,[153] como parte del Programa de los Diez Puntos. Sin embargo, la reintegración de ambos colectivos alemanes se ha obstaculizado.

Identidad nacional de los alemanes orientales[editar]

Una estatua dedicada al Ampelmann en el distrito Mitte, Berlín.

Los alemanes occidentales, al favorecer los modelos económicos y políticos aplicados en los países del primer mundo, mantenían una imagen negativa de la RDA. En particular, criticaban la carencia de libertades individuales y la economía de escasez. Sin embargo, los ciudadanos de la RFA mostraban simpatía hacia los habitantes de la RDA, considerándolos en muchos aspectos similares. Esa percepción se tomó en cuenta en el proceso de reunificación, contrastando con las diferencias que manifestarían luego unos respecto de los otros.[154]

La identificación en la RDA de la identidad nacional alemana existía antes de los eventos de 1989.[155] Desde entonces, el sentido de identidad nacional ha aumentado debido al fin de la dicotomía entre ambas sociedades.[156] Los alemanes orientales manifiestan una marcada identidad nacional ante a los extranjeros, sin importar demasiado la región a la que pertenecen. En algunos casos, se identifican también como europeos o ciudadanos del mundo. En este contexto, la identidad nacional se refiere al sentido de pertenencia a una nación, sin que exista afinidad alguna con ideologías nacionalistas o de extrema derecha.[155]

El progresivo asentamiento de las condiciones de vida de la RFA en la RDA fue una de las prioridades de la reunificación. Se estableció así la identidad social germano occidental como un grupo de referencia al que los ciudadanos de la RDA debían asimilarse.[152] Sin embargo, los ossis se reconocen como «ciudadanos de segunda clase» debido al desempleo en el este de Alemania, la inferioridad de los salarios con respecto al oeste, el menosprecio de los logros de su Estado en seguridad social, educación y deportes y que el proceso de reunificación velaba por los intereses de la economía y del bienestar de los estados federados occidentales. Lo anterior generó que los alemanes orientales enfatizaran y preservaran su propia identidad nacional frente a los alemanes occidentales.[156]

El entendimiento entre ambas identidades sociales se encauzaría por medio del diálogo. Pero la separación y el enfrentamiento ideológico a las que se vieron sometidas y el enfoque del proceso de reunificación ha ocasionado que la conciliación entre ambos colectivos se prolongue.[157]

Desde la década de 1990, los alemanes orientales se mostraron nostálgicos por el estilo de vida en la RDA, lo que derivó en un sentimiento colectivo marginal conocido como Ostalgie.[158] Este comportamiento se atribuye a la escasa identificación con los valores implantados por Alemania Occidental y, en menor medida, por el desempleo, la disminución del desarrollo económico en los estados federados del este de Alemania y las falsas expectativas sobre la implantación de un estado de bienestar similar al de la antigua RFA.[143] [157] Sin embargo, también es vinculante a la poca identificación que existe entre un amplio sector de los alemanes orientales con respecto a la sociedad occidental.[159]

La creciente identificación de los alemanes orientales con su propia identidad nacional ha resultado positiva para la difusión de algunos productos que se comercializaban en la RDA (como la Vita Cola) y de íconos culturales como el programa de televisión infantil Sandmännchen y los Ampelmännchen.[157]

Aumento de la xenofobia en la antigua RDA[editar]

Seguidores del partido nacionalista NPD en Múnich.

Tras la reunificación, se han registrado en las áreas de la ex RDA y especialmente entre los jóvenes brotes xenófobos, que no solo han acarreado discriminación hacia los inmigrantes sino también más agresiones en su contra que en el resto del país.[160]

A principios de la década de 1990, un amplio sector de la población de los estados federados orientales opinaba que el Estado alemán debía solventar efectivamente las dificultades que afectaban a los alemanes orientales (tales como el elevado porcentaje de desocupados y el incremento del costo de vida con respecto al oeste de Alemania) antes de permitir el establecimiento de inmigrantes en el este de Alemania. Se les acusaba de «vivir a expensas del Estado», «generar una escasez de viviendas» y «arrebatar los empleos a los alemanes».[161]

De este modo, el arraigo de las conductas xenófobas en la RDA provenía en parte de su sensible situación económica. En particular, la progresiva disminución de los subsidios estatales y el lento crecimiento determinó una alta tasa de desempleo.[162] [163]

A su vez, el adoctrinamiento del individuo por medio de la educación y la propaganda y la preservación de una sociedad homogénea fueron claves para la consolidación del socialismo en la RDA. La formación de cada individuo era competencia del Estado. Esta implicaba la adaptación a una sociedad socialista, que se conseguía impidiendo el desarrollo de una personalidad individual y fomentando la disciplina, sumisión y el sentido de pertenencia de un individuo a una colectividad uniforme y homogénea (basada en el ideal marxista de la sociedad sin clases) desde la infancia.[164]

Así, la presencia de extranjeros alteraba el orden y la homogeneidad sociales.[165] En consecuencia, el establecimiento de inmigrantes, en su mayoría provenientes de otros países socialistas, estaba restringido por el Estado. La convivencia en una sociedad homogénea hizo que los alemanes orientales fueran poco receptivos a la presencia de extranjeros, lo cual explica la aparición de actitudes xenofóbas hacia ellos.[166]

Sin embargo, el rechazo al extranjero está correlacionado a la falta de educación. En general, el acceso a niveles educativos superiores permite una mejor formación, suprimiendo prejuicios contra los inmigrantes y minorías. Al mismo tiempo evita que el individuo compita con los inmigrantes por empleos poco remunerados o por subsidios del Estado.[162]

El papel de la mujer[editar]

El reencuentro de ambas sociedades puso de relieve el mayor protagonismo de la mujer en las familias se la RDA. Dado que los ideólogos marxistas afirmaban que el patriarcado era propia de las economías capitalistas y que no era posible la fundación de una sociedad socialista sin la participación de la mujer, el PSUA favoreció su inserción social.

Desde la década de 1950, se facilitó su acceso a la educación y al mercado laboral, y se ofrecieron subvenciones por maternidad.[167] El trabajo daba a las mujeres en la RDA cierta independencia económica y solventaba las necesidades de sus familias. En la RFA, las mujeres (en particular, las feministas) opinaban sin embargo que el Estado germano oriental permitía la doble explotación de las trabajadoras, puesto que también tenían que atender los quehaceres de sus hogares.[168]

A principios de la década de 1990, las mujeres de la RDA se vieron afectadas porque la formación y experiencia laboral anterior no cumplían con las exigencias de los puestos de trabajo análogos en las empresas germano occidentales (ya para entonces, los consorcios de la RFA habían adquirido el 70 % de las empresas germano orientales). En el mercado laboral de Alemania Occidental, la demanda de personal femenino se restringía al comercio minorista y a la hostelería. Eso contribuyó al desempleo de la población femenina activa de la antigua RDA, pues en su mayoría habían adquirido experiencia laboral en el sector industrial.

El personal femenino con edades de entre 50 y 60 años fue despedido o jubilado forzosamente, mientras que a las más jóvenes se les ofrecía empleo a tiempo parcial.[169] Sin embargo, el porcentaje de desempleadas en los estados federados occidentales y orientales ha ido convergiendo. En 2008, el desempleo alcanzaba el 7,4 % y el 14,5 % de la población femenina activa del oeste y oriente de Alemania, respectivamente.[170] Eso representa un enorme avance desde 1998, cuando el desempleo afectó al 56 % de la población femenina activa en la antigua RDA, mientras que en la antigua RFA apenas llegaba al 42 %.[171]

Políticas[editar]

El respaldo y garantía al proceso de reunificación y las promesas de mejorar la situación económica en Alemania dieron al partido de Kohl, el CDU, la victoria en las elecciones federales de 1990, por detrás del Partido Socialdemócrata liderado por Oskar Lafontaine, el partido Liberal Democrático liderado por Hans-Dietrich Genscher, el Partido del Socialismo Democrático liderado por Gregor Gysi y la coalición Alianza 90/Los Verdes.

En particular, ni los socialdemócratas ni los verdes se mostraron entusiastas ante la idea de apoyar el proceso de reunificación llevado a cabo por el gobierno de Kohl. La coalición Alianza 90 / Los Verdes no formaron una coalición con el Partido Verde de la RDA porque estos últimos sí secundaban la reunificación. Alianza 90 y Los Verdes de la RDA obtuvieron el 6 % de los votos de los estados federados orientales, mientras que los Verdes de la RFA solo el 4,8 % en toda Alemania. En últimas, se quedaron sin escaños en el Bundestag por no superar el umbral electoral del 5 % del sistema electoral alemán.

En las elecciones federales de 1994 y 1998, el apoyo por el CDU disminuyó en vista de la ineficacia de la política económica del proceso de reunificación. En estos comicios, el PDS se perfiló como el partido que velaría por los intereses de los alemanes orientales tras la reunificación, ocupando escaños en los parlamentos regionales de los estados federados orientales.[172]

En los primeros años de la década de 1990, la política exterior alemana se centró más en el desarrollo y planificación de la integración europea que en el cumplimiento de sus obligaciones como miembro de la Otan en intervenciones militares. La existencia de una Alemania unificada reintegrada a la Comunidad Económica Europea favoreció las negociaciones entre Francia y Alemania por la creación de la Unión Europea y el establecimiento del euro como moneda única, que culminó con la firma del Tratado de Maastricht en febrero de 1992.[173]

La coyuntura geopolítica de aquella época también fue beneficiosa para el país y le ayudó a consolidar su liderazgo en todo el continente europeo. Además de la ya citada reunificación alemana se produjeron la caída de tres países que podrían haber hecho un efecto de contraponer: las disoluciones de la URSS, de Checoslovaquia y de Yugoslavia llenaron el continente de pequeños países sobre los que Alemania tenía preponderancia.

Demográficas[editar]

Población en los estados federados del este de Alemania.[174]
Estado federado 1990 (en miles) 2008 (en miles)
Berlín 3.434 3.432
Brandeburgo 2.578 2.522
Mecklemburgo-Pomerania
Occidental
1.924 1.664
Sajonia 4.764 4.193
Sajonia-Anhalt 2.874 2.382
Turingia 2.611 2.268

Aún cuando el descenso demográfico ya era visible antes de los cambios sociopolíticos en la RDA de 1989, este se ha agudizado después de la reunificación alemana.[175] Desde 1990, las regiones con baja renta familiar per cápita y altos índices de desempleo se han mostrado proclives a un declive demográfico progresivo.

Solo los estados de Brandeburgo y Sajonia han atenuado sus tasas de decrecimiento poblacional por la influencia de las zonas metropolitanas de Berlín y Leipzig-Dresde, respectivamente. Estas gozan aún de un desarrollo económico considerable.[174]

Las pocas oportunidades de empleo en los estados federados orientales ha ocasionado la partida de buena parte de la población femenina activa al oeste de Alemania. En la antigua RDA, el desequilibrio de género promedio es de 90 mujeres por 100 hombres.[176]

El saldo migratorio negativo en los estados federados orientales (estimado en 1,1 millones de habitantes en el período 1991-2008), el envejecimiento de la pirámide de población son otras de las consecuencias demográficas resaltantes en la antigua RDA tras la reunificación.[174] Además, el declive demográfico de ciertas regiones industrializadas del este alemán, como la cordillera del Harz y la Suiza sajona, ha permitido la repoblación del lince y el lobo europeo. [176]

Documentales[editar]

Véase también[editar]

Fuentes[editar]

Notas[editar]

  1. Interpretación del artículo 1 de la Constitución de la RDA, el cual reza:
    «La República Democrática Alemana es el Estado socialista de los trabajadores y campesinos. Es la organización política de la clase obrera en el campo y las ciudades bajo la dirección de la clase obrera y su partido marxista-leninista[14]
  2. Aclaración sobre las relaciones en las tasas de cambio: «Una relación de X:Y» debe entenderse como «una relación de X marcos alemanes por Y marcos de la RDA».
    Por ejemplo, en vez de decir «a razón de un marco alemán por dos de la RDA», se leerá simplemente como «1:2».
    Así mismo, por motivos de estandarización, la relación será entre marcos alemanes por marcos de la RDA y no viceversa.
  3. Ridley durante un seminario, se mostró visiblemente desilusionado ante la mediación del gobierno francés y llegó a establecer analogías entre el gobierno alemán vigente y la Alemania nazi. Hurd mostró preocupación por el hecho de que Alemania podría dominar la economía europea.
  4. Alemania como un todo: Traducción de la expresión alemana Deutschland als Ganzes, fue un concepto aplicado por los aliados originado durante la conferencia de Potsdam para referirse a la frontera oriental de Alemania vigente el 31 de diciembre de 1937.[119] Sin embargo, el Estado alemán después de la reunificación no mostró interés por reclamar dichos territorios después del reconocimiento de la línea Oder-Neisse.

Referencias[editar]

  1. a b c d Piotrowicz, Ryszard W.; Blay, Sam. (en inglés) (1997). The unification of Germany in international and domestic law Editorial Rodopi ISBN 9051837550 p.8-17, 75
  2. Confino, Alan. (1997) (en inglés) The Nation as a Local Metaphor: Wurttemberg, Imperial Germany, and National Memory, 1871-1918. Editorial UNC Press Books ISBN 0807846651 p.54-59
  3. Salmon, Patrick (2009) (en alemán). Britain and German Unification 1989-90: Documents on British Policy Overseas Series III. Editorial Taylor & Francis ISBN 0415550025 p.ix
  4. a b Zelikow, Philip D. (1995) (en inglés). A diplomatic history of German Unification, 1989-1990 p.229, 351
  5. a b c «Zehn-Punkte-Programm 1989». Bundestag de Alemania (en alemán). 28 de noviembre de 1989. Consultado el 4 de enero de 2012. 
  6. Michael Richter. «Die Wende Plädoyer für eine umgangssprachliche Benutzung des Begriffs» (en alemán). Consultado el 3 de septiembre de 2012. 
  7. «Bericht über die Krimkonferenz» (en alemán). Consultado el 21 de febrero de 2010. 
  8. Hudemann, Rainer; Poidevin, Raymond; Maas, Annette. (en alemán y francés) (1995). Die Saar 1945-1955: ein Problem der europäischen Geschichte. Editorial Oldenbourg Wissenschaftsverlag ISBN 3486561421 p.50, 93, 169, 401
  9. «Agreements of the Berlin (Potsdam) Conference, July 17-August 2, 1945» (en inglés). Consultado el 21 de febrero de 2010. 
  10. «Note der sowjetischen Regierung an die Regierungen Frankreichs, des Vereinigten Königreichs und der Vereinigten Staaten vom 10. März 1952 (Stalinnote)». Casa de la Historia de la República Federal de Alemania (en alemán). Consultado el 20 de febrero de 2010. 
  11. «Stalin-Note und Antwortnote des Westens» (en alemán). Consultado el 7 de octubre de 2010. 
  12. «Staatsmann Adenauer: Hallstein-Doktrin». Casa de la Historia de la República Federal de Alemania (en alemán). Consultado el 21 de febrero de 2010. 
  13. Quint p.13-14, Viñas p.32-34
  14. Weidenfeld p.177
  15. Weidenfeld p.77
  16. Ostermann, Christian. (2003) (en inglés). 1953 East German Uprising. Editorial Central European University Press ISBN 9639241571 p.416
  17. Weidenfeld p.179
  18. Ostermann, Christian. (2003) (en inglés). 1953 East German Uprising. Editorial Central European University Press ISBN 9639241571 p.416
  19. Henke p.88-92, 104-108
  20. íbid p.558
  21. Henke p.71
  22. «Die Fluchtgründe» (en alemán). Consultado el 22 de mayo de 2013. 
  23. Weidenfeld p.59,445
  24. Herberg, Dieter; Doris, Steffens; Tellenbach, Elke (1997) (en alemán). Schlüsselwörter der Wendezeit: Wörter-Buch zum öffentlichen Sprachgebrauch 1989/90 Editorial Walter de Gruyter Verlag ISBN 311015398X p.98
  25. Henke p.67-72
  26. Süß p.123, Schuller p.47-48
  27. Viñas p.55
  28. Perdue, William D. (1995) (en inglés). Paradox of change: the rise and fall of Solidarity in the new Poland. Editorial Greenwood Publishing Group ISBN 0275952959 p.27-52
  29. a b McDermott, Kevin; Stibbe, Matthew. (2006) (en inglés). Revolution and resistance in Eastern Europe. Editorial Berg ISBN 1845202597 p.160-166
  30. Rödder p.25-26, 69
  31. Süß p.301, Schuller p.80
  32. Süß p.293-294
  33. Monedero et al p. 162, Henke p.215
  34. Monedero et al p.97-99
  35. Bahrmann p.34, Schuller p.131
  36. Bahrmann p.54-55, 66-69
  37. Bahrmann p. 86, Monedero et al p. 163
  38. a b Henke p.68-69, Schuller p.76
  39. Rödder p.73, 76
  40. Bahrmann p.57, 59
  41. Schuller p.186-187, Henke p.225-228
  42. «"Schabowskis Zettel": Zeitweilige Übergangsregelung des DDR-Ministerrates für Reisen und ständige Ausreise aus der DDR, 9. November 1989» (en alemán). 9 de noviembre de 1989. Consultado el 31 de marzo de 2010. 
  43. Süß p.442
  44. Bahrmann p. 72-73
  45. Henke p.231-232
  46. íbid p.235-236
  47. Bahrmann p. 77
  48. Bahrmann p.84, Rödder p.137
  49. Bahrmann p.104
  50. Henke p.427-428
  51. Schuller p.238
  52. Henke p.318, 321
  53. Schuller p.243, Henke p.429
  54. íbid p.333, Stuhler p.30
  55. íbid p.323-324
  56. a b Schuller p.266
  57. Bahrmann p.107
  58. Schuller p. 217-219
  59. Bahrmann p. 117
  60. Henke p.302-303, 332
  61. íbid p.336, 338-339
  62. Stuhler p.15-16, 75
  63. «Upheaval in the east; the East Germans issue an apology for Nazis' crimes». The New York Times (en inglés). 13 de abril de 1990. Consultado el 12 de abril de 2010. 
  64. Schuller p.264-265, Henke p.340, Quint p.22,42
  65. Görtemaker, Manfred. «Kleine Geschichte der Bundesrepublik Deutschland». Deutsche Geschichten (en alemán). Consultado el 25 de abril de 2010. 
  66. Ritter p.194
  67. Weidenfeld p.806
  68. Lothar de Maizière; Christine de Mazières (1996). Anwalt der Einheit (en alemán). Editorial Argon. p. 98. ISBN 3870247924. «Traducción libre de la cita de De Maizière.» 
  69. Seibel p.85
  70. Henke p. 443-444
  71. Traducción libre y resumida de la cita de Kohl en Seibel p. 87
  72. a b Morys, Matthias (mayo de 2003). «Was the Bundesbank’s credibility undermined during the process of German reunification?» (en inglés). Consultado el 26 de diciembre de 2011. 
  73. a b c d Sinn p.51-53
  74. Weidenfeld p. 810-812
  75. a b Müller, Uwe. (2006) (en alemán). Supergau deutsche Einheit Editorial Rowohlt Taschenbuch Verlag ISBN 3499621533 p.48
  76. a b Ritter p. 202
  77. a b Sinn p.62-65
  78. a b Rödder p.302-303
  79. Weidenfeld p. 809
  80. Seibel p.91
  81. Ritter p. 210-211
  82. a b Seibel p. 93
  83. Bontruf, Heinz-Josef. (2004) (en alemán). Volkswirtschaftslehre Editorial Oldenbourg Wissenschaftsverlag ISBN 3486575767 p.116
  84. Banco Mundial. (1991) (en inglés). Economic consequences of German Reunification World Bank Publications ISBN 1002051452 p.10-13
  85. Sinn p.53
  86. a b c d Hunt, Jennifer (febrero de 2006). «The Economics of German Reunification (suscripción para consulta)». en:The New Palgrave Dictionary of Economics (en inglés). Consultado el 24 de diciembre de 2011. 
  87. Seibel p.64
  88. Weidenfeld p.743
  89. Rödder p.305
  90. a b Grosser, Dieter. «Treuhandanstalt». Bundeszentrale für Politische Bildung (en alemán). Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 25 de diciembre de 2011. 
  91. Documental Catastroika (2012).
  92. a b Teltschik, Horst. (1992) (en alemán). 329 Tage: Innenansichten der Einigung ISBN 3886804240 p.42-45, 159-161
  93. a b c Blumenberg, Hans-Christoph (director) (2000). Deutschlandspiel Teil 2: Eilig Vaterland (Documental de televisión). Alemania: Matthias-Film y Cinecentrum. 
  94. a b c d e Maynard, Cristopher (2008) (en inglés). Out of the Shadow: George H. W. Bush and the End of the Cold War. Texas A&M University Press. ISBN 1603440399; 53-74 páginas
  95. Henke p.469
  96. íbid p.487-489
  97. Monedero et al p.146-147, Rödder p.45-46
  98. Monedero et al p.142, Rödder p.46
  99. a b Friend, Julius Weis. (2001) (en inglés). Unequal Partners: French-German Relations, 1989-2000 ABC-CLIO, 2001 ISBN 9780275976033 p.23-25
  100. Zelikow, Philip; Rice, Condoleezza Rice. (1997) (en inglés) Germany Unified and Europe Transformed: A Study in Statecraft. Harvard University Press. ISBN 0674353250 p.206
  101. íbid p.490, 495-496
  102. Wiegrefe, Klaus (29 de septiembre de 2009). «Germany's Unlikely Diplomatic Triumph: An Inside Look at the Reunification Negotiations». Der Spiegel (en inglés). Consultado el 28 de agosto de 2012. 
  103. Monedero et al p.118
  104. Bahrmann p.231
  105. Ritter p.34
  106. Rödder p.227-228
  107. Henke p.483
  108. íbid p.470
  109. «Final Act of the London Conference (3rd October, 1954)» (en alemán). Consultado el 2 de mayo de 2010. 
  110. Henke p.509-510
  111. a b íbid p.515-523
  112. Kusters, Hanns Jürgen. «Unterzeichnung des deutsch-polnischen Grenzvertrages». Fundación Konrad Adenauer (en alemán). Consultado el 26 de agosto de 2012. 
  113. CVCE. «Resolution on the German-Polish Frontier adopted by the German Bundestag on 21 June 1990». Oficina de Prensa e Información del Gobierno Federal de Alemania (en inglés). Consultado el 18 de agosto de 2013. 
  114. «Treaty between the Federal Republic of Germany and the Republic of Poland on the confirmation of the frontier between them, 14 November 1990». ONU (en inglés). Consultado el 20 de febrero de 2010. 
  115. Glaeßner, Gert-Joachim (2006). Politik in Deutschland (en alemán). VS Verlag. pp. 71–73. ISBN 978-3-531-15213-4. 
  116. «"Suspendierungserklärung" der Alliierten zu ihren Vorbehaltsrechten vom 2. Oktober 1990» (en alemán). Consultado el 2 de mayo de 1990. 
  117. «Zwei-Plus-Vier Vertrag 12.9.1990» (en alemán e inglés). Consultado el 26 de agosto de 2012. 
  118. Quint p.268-275
  119. Blasius, Rainer A.; Lindemann, Mechthild (1994) (en alemán). Akten zur auswärtigen Politik der Bundesrepublik Deutschland. Editorial Oldenbourg Wissenschaftsverlag ISBN 3486559648 p.626
  120. Monedero et al p.112
  121. «Erlaß des Staatsrates der Deutschen Demokratischen Republik vom 28.6.1961» (en alemán). Consultado el 30 de agosto de 2012. 
  122. Quint p.74-75
  123. a b c «Herstellung der Einheit Deutschlands —Einigungsvertrag—». Ministerio Federal de Justicia de Alemania (en alemán). 11 de septiembre de 2001. Consultado el 2 de diciembre de 2009. 
  124. a b c «Índice de artículos de la Ley Fundamental de Alemania» (en alemán). Consultado el 30 de agosto de 2012. «En cada uno de los artículos de la Ley Fundamental, pueden consultarse todos los cambios que han sufrido cada uno de ellos desde su introducción el 22 de mayo de 1949.» 
  125. «Beschluß der Volkskammer über den Beitritt der DDR zur Bundesrepublik Deutschland vom 23. August 1990» (en alemán). Consultado el 5 de diciembre de 2009. 
  126. Volkskammer (20 de septiembre de 1990). «30. Tagung der 10. Volkskammer der DDR (vídeo)». Deutsches Rundfunkarchiv (en alemán). Consultado el 19 de marzo de 2011. 
  127. «Vereinbarung zum Einigungsvertrag vom 31. August 1990, 18. September 1990». Bulletin des Presse- und Informationsamtes der Bundesregierung (en alemán). 23 de agosto de 1990. Consultado el 19 de marzo de 2011. 
  128. Weidenfeld p.162, 793
  129. «Vereinbarung zur Durchführung und Auslegung des Einigungsvertrag» (en alemán). Consultado el 19 de marzo de 2011. 
  130. Quint p.234
  131. Stuhler p.113-119, 209-211
  132. Volkskammer (20 de septiembre de 1990). «36. Tagung der 10. Volkskammer der DDR». Deutsches Rundfunkarchiv (en alemán). Consultado el 19 de marzo de 2011. 
  133. «Chronik - August 1990» (en alemán). Consultado el 19 de marzo de 2011. 
  134. «Verfassungsgesetz zur Bildung von Ländern in der Deutschen Demokratischen Republik – Ländereinführungsgesetz (LEinfG)». Casa de la Historia de la RFA (en alemán). Consultado el 5 de diciembre de 2009.  Observaciones hechas con respecto a la ley
  135. Rödder p.297, Weidenfeld p.191
  136. Ritter p.261
  137. Rödder p.294-297
  138. «Wiedervereinigung: Einigungsvertrag». Casa de la Historia de la República Federal de Alemania (en alemán). Consultado el 3 de mayo de 2010. 
  139. Grünbaum, Robert. (2000) (en alemán). Deutsche Einheit: Beiträge zur Politik und Zeitgeschichte Editorial VS Verlag ISBN 3810025127 p.127-128
  140. «Berlin-Bonn-Debatte». Bundestag (en alemán). Consultado el 4 de mayo de 2010. 
  141. Seibel p.420
  142. Reichel, Peter. (2005) (en alemán). Schwarz-Rot-Gold: kleine Geschichte deutscher Nationalsymbole nach 1945 Editorial=C.H.Beck ISBN 3406535143 p.58
  143. a b Benkoski, Jason. «Ossis and Wessis: A Socioeconomic Analysis of German Reunification» (en inglés). Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 26 de diciembre de 2011. 
  144. a b Ritter p. 128-129
  145. Sinn p.82-83, 86
  146. a b Monedero et al p.121
  147. Ritter p.16, 117
  148. «Der umstrittene Solidaritätszuschlag». Karl-Bräuer Institut (en alemán). abril de 2010. Consultado el 31 de diciembre de 2011. 
  149. «Entwicklung der Energiesteuer für Benzin, Diesel und Erdgas als Kraftstoffe». Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Construcción y Seguridad Nuclear de Alemania (en alemán). Consultado el 31 de diciembre de 2011. 
  150. Pozimski, Jens. (2007) (en alemán).Die Entwicklung der Tabaksteuer in Deutschland Editorial GRIN Verlag ISBN 3638661091. pp.64
  151. Wolgas, Michael. «Zur aktuellen wirtschaftlichen Lage der deutschen Versicherungswirtschaft». Gesamtverband der Deutschen Versicherungswirtschaft (en alemán). Consultado el 31 de diciembre de 2011. 
  152. a b Trujillo, Denise (2004). «Identidad social alemana a catorce años de la reunificación». p. 41. Consultado el 18 de febrero de 2012. 
  153. Maldonado, Manuel (2005). «La narrativa de la reunificación alemana. Presupuestos, temas y tendencias». Revista de Filología Alemana. Consultado el 19 de febrero de 2012. 
  154. Cooke p.79-81
  155. a b Cooke p.64, 66-67
  156. a b ibíd p.68-69
  157. a b c Ahbe, Thomas (2005) (en alemán). Ostalgie: Zum Umgang mit der DDR Vergangenheit in den 1990er Jahren ISBN 393142696 pp.71
  158. Kupferberg p.176-178
  159. íbid p.172
  160. íbid p.145-146
  161. Algunas de estas opiniones etnocéntricas fueron obtenidas por medio de encuestas, las cuales fueron objeto de estudio por parte de numerosos sociólogos a lo largo de la década de 1990. Aunque la bibliografía es extensa, las conclusiones se pueden consultar en Kurthen et al p.148-149 y en las p.187-188 del libro Rechtsextremismus Jugendlicher in der DDR und in den neuen Bundesländern von 1982-1998 de Britta Bugiel (ISBN 3825861554).
  162. a b Kupferberg p.150-152
  163. Torrente, Paula. «La incidencia de la reunificación alemana como factor a destacar en el análisis del desarrollo de la xenofobia en los nuevos estados federados». Consultado el 19 de febrero de 2012. 
  164. Kupferberg p.156-157, Kurthen et al p.150-151
  165. Kupferberg p.162-169
  166. Kurthen et al p.152-154
  167. Cooke p.120-121, Nave-Herz, Rosemarie (1997). «Die Geschichte der Frauenbewegung in Deutschland» (en alemán). p. 63. Consultado el 28 de febrero de 2012. 
  168. Cooke p.122-125
  169. Dölling, Irene. «Geschlechtervertrag und Geschlechterarrangements in den neuen Bundesländern» (en alemán). Consultado el 27 de febrero de 2012. 
  170. «Aktualisierung von Regionalindikatoren für die deutschen Arbeitsmarktregionen». Institut für Arbeitsmarkt- und Berufsforschung (en alemán). p. 22. Consultado el 27 de febrero de 2012. 
  171. Zschiesche, Juan. «Reunificación alemana: aproximación a las consecuencias económicas y sociales para los Länder Orientales». Consultado el 20 de febrero de 2011. 
  172. Solsten, Eric (1999) (en inglés). Germany: A Country Study. Editorial DIANE Publishing ISBN 0788181793 p.375-388
  173. Dalton, Russell J. Politics in Germany (1993) (en inglés). Editorial HarperCollins College Publishers, 1993 ISBN 067352244X Capítulo 10 Versión en línea, «Weg ohne Wiederkehr». Der Spiegel (en alemán). octubre de 1998. Consultado el 1 de septiembre de 2012. 
  174. a b c «20 Jahre Deutsche Einheit». Statistisches Bundesamt (en alemán). 2010. Consultado el 31 de agosto de 2012. 
  175. «Abwanderung aus den neuen Bundesländern von 1989 bis 2000» (en alemán). 26 de mayo de 2002. Consultado el 31 de agosto de 2012. 
  176. a b «The Demografic State of the Nation». Berlin Institute for Population and Development (en inglés). marzo de 2006. Consultado el 31 de agosto de 2012. 

Bibliografía[editar]

  • Bahrmann, Hannes; Links, Christoph (1999). Chronik der Wende: die Ereignisse in der DDR zwischen 7. Oktober und 18. März 1990 (en alemán). Ch. Links Verlag. p. 298. ISBN 3861531879. 
  • Cooke, Paul (2002). East German distinctiveness in a unified Germany (en inglés). Continuum International Publishing Group. p. 171. ISBN 1902459172. 
  • Henke, Klaus-Dietmar (2009). Revolution und Vereinigung (en alemán). Deutscher Taschenbuch Verlag. p. 734. ISBN 9783423247368. 
  • Kupferberg, Feiwel (2002). Rise and Fall of the German Democratic Republic (en inglés). Transaction Publishers. p. 228. ISBN 0765801191. 
  • Kurthen,Hermann; Bergmann, Werner; Erb, Rainer (1997). Antisemitism and xenophobia in Germany after unification (en inglés). Oxford University Press. p. 318. ISBN 0195110102. 
  • Monedero, Juan Carlos; Alvarado, Emilio; Aguilera, Raúl; Jerez, Ariel (1993). El retorno a Europa: de la perestroika al Tratado de Maastricht. Editorial Complutense. p. 429. ISBN 8474914469. 
  • Quint, Peter E. (1997). The imperfect union: constitutional structures of German unification (en inglés). Princeton University Press. p. 482. ISBN 0691086567. 
  • Ritter, Gerhard A. (2007). Der Preis der deutschen Einheit. Die Wiedervereinigung und die Krise des Sozialstaats (en alemán). Verlag C. H. Beck. p. 545. ISBN 3406568602. 
  • Rödder, Andreas (2009). Deutschland einig Vaterland. Die Geschichte der Wiedervereinigung (en alemán). Verlag C. H. Beck. p. 490. ISBN 3406562817. 
  • Schuller, Wolfgang (2009). Die Deutsche Revolution 1989 (en alemán). Rowohlt Berlin. p. 384. ISBN 9783871345739. 
  • Seibel, Wolfgang (2005). Verwaltete Illusionen: die Privatisierung der DDR-Wirtschaft durch die Treuhandanstalt und ihre Nachfolger 1990-2000 (en alemán). Campus Verlag. p. 544. ISBN 3593379791. 
  • Sinn, Hans-Werner; Sinn, Gerlinde (1994). Jumpstart: The Economic Unification of Germany. Traducción de la primera edición de Kaltstart, de su autoría (en inglés). MIT Press. p. 264. ISBN 0262691728. 
  • Stuhler, Ed (2010). Der letzten monaten der DDR (en alemán). Ch. Links Verlag. p. 247. ISBN 9783861535706. 
  • Süß, Walter (1999). Staatssicherheit am Ende: warum es den Mächtigen nicht gelang, 1989 eine Revolution zu verhindern (en alemán). Ch. Links Verlag. p. 815. ISBN 386153181X. 
  • Viñas, Raimundo Viejo (2001). La unificación alemana: discurso y acción. Un estudio sobre el nacionalismo alemán actual. Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. p. 503. ISBN 84-688-6131-6. 
  • Weidenfeld, Werner; Korte, Karl-Rudolf (1999). Handbuch zur deutschen Einheit, 1949-1989-1999 (en alemán). Campus-Verlag. p. 890. ISBN 3593362406. 

Enlaces externos[editar]