Historia de Barranquilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La historia de Barranquilla comienza alrededor de 1629, el año en que probablemente comenzó su asentamiento, mucho más tarde que la mayoría de las otras principales ciudades colombianas que datan de comienzos del período colonial.

En sus primeros días, la población de Barranquilla creció lentamente; está formada por artesanos, navegantes, transportistas y comerciantes. Durante el período colonial, la ciudad conoció una gran actividad comercial relacionada con el contrabando lucrativo. Desde finales del siglo XVIII, ganó importancia como puerto fluvial gracias a su ubicación geográfica; captura una parte importante del comercio a expensas de puertos más pequeños. Es proclamada villa el 7 de abril de 1813 por el gobernador del Estado Libre de Cartagena, Manuel Rodríguez Torices, antes de obtener el título de ciudad en 1857. Durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX comenzó su considerablemente expansión en todas las áreas, tanto a nivel demográfico como económico, convirtiéndose en la tercera ciudad industrial más grande del país. En Colombia, es considerada como pionera en diversos sectores como aviación, servicios públicos o proyectos de urbanización.

El declive de Barranquilla comenzó en las décadas de 1940 y 1950, y su puerto tuvo que enfrentar el ascenso del de Buenaventura. Desde la década de 1950, se vio sumida en un período de inestabilidad política. La ciudad enfrenta el empobrecimiento de los servicios públicos, la corrupción y una severa crisis financiera, así como graves deficiencias en los sectores de la salud y la educación. Durante la primera década del siglo XXI, Barranquilla comenzó una renovación, tanto en términos de urbanización como en términos políticos y económicos.

Orígenes de Barranquilla[editar]

La historia de Barranquilla por no estar fijada, tiene una existencia inexistente. Para captarla hay que caminar en lo vago, en las avenidas de la dispersión, en los laberintos del recuerdo. Y juntar, unir, resucitar.

Ramón Vinyes El Heraldo de Barranquilla, 1940.

Una ciudad sin historia[editar]

En 1940, el escritor español Ramón Vinyes escribe en el periódico El Heraldo que Barranquilla "tiene una existencia inexistente". Posteriormente, varios otros personalidades tales Álvaro Cepeda Samudio en 1948, Alfonso Fuenmayor en 1953 o Marvel Moreno en 1987 en el epílogo de su novela En diciembre llegaban las brisas, apoyan esta affirmation.[1]​. En marzo de 1955, Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura 1982, que entonces era aún un joven periodista de El Espectador escribió en el artículo Reportaje sobre Bocas de Ceniza que "Barranquilla es una ciudad sin historia".[2][3]​ Estas declaraciones se basan en el hecho de que hay pocos registros escritos sobre el pasado de Barranquilla hasta 1987, cuando se publicó una serie de libros y artículos que permitieron comenzar a entender la historia de la ciudad.[4]​ Hasta ahora, solo tres libros que trataban este tema habían sido escritos por autores sin formación académica 2,4. En ese momento, los principales textos históricos sobre Barranquilla son la descripción del lugar en el que ahora es la ciudad por Gonzalo Fernández de Oviedo en 15333, la obra de Juan José Nieto titulado Geografía histórica, estadística y local de la Provincia de Cartagena, República de la Nueva Granada descrita por cantones, publicada en 1839.[5][6]​ y la obra de Domingo Malabet, publicado en 1878 bajo el título Resumen histórico de los terrenos del distrito de Barranquilla 6. Podemos añadir la tesis del historiador norteamericano Theodore Nichols, Tres Puertos de Colombia: Cartagena, Barranquilla y Santa Marta 2, que data de finales 19407, considerada la primera obra histórica que abarca el período 1850-1950.[7]

Primeros asentamientos[editar]

Algunas puntas de flecha que datan del período paleoindio (20000 aC a 7000 aC) se encontraron en el actual territorio de Barranquilla 8. Los primeros intentos de vivir en comunidad aparecen, sin embargo, más recientemente, entre el 7000 a. C. y 1200 a. C..[8]​ Durante este período, llamado Preclásico (o período de formación), los grupos aborígenes adoptar un estilo de vida semi-sedentarios, viven en malocas (casas comunales) y practicando la horticultura y agricultura 9. La existencia de nativos que, alrededor del 2500 aC C., vivían de la pesca y la recolección de mariscos también fue confirmada: se encontraron cáscaras, moluscos y cerámicas que datan del periodo Preclásico. No lejos de allí, en el sitio arqueológico de Puerto Hormiga, situado cerca del actual canal del Dique, otros restos de una cultura aborigen de la misma época con una economía también basada en la pesca y la cosecha moluscos han sido encontrados. En la investigación llevada a cabo en Puerto Hormiga, antropólogo y etnólogo Gerardo Reichel-Dolmatoff comparó el desarrollo técnico y cerámica decorativa a los encontrados en los sitios Bucarelia (situados cerca de Zambrano) y Barrancas Rancho Peludo (ubicado en el norte de Venezuela).[8]​ Él descubrió en esta ocasión que hay similitudes entre estos cuatro sitios, lo que demuestra que existieron relaciones e influencias mutuas entre estos diferentes pueblos precolombinos.[8]​ El cultivo de raíces apareció alrededor de 1000 aC, lo que indica una vida más sedentaria.[9]

Descubrimiento del territorio[editar]

A diferencia de otras ciudades colombianas como Bogotá y Cartagena de Indias, Barranquilla no se fundó durante el período colonial español y no se encuentra en un sitio precolombino.[10]​ El actual territorio de Barranquilla se menciona por primera vez en 1533 por Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés.[11]​ mientras que la costa de Colombia se abordaron por primera vez en 1499 por el español Alonso de Ojeda.[12]

Orígenes de la fundación de Barranquilla[editar]

Placa en el sitio donde se empezó a poblar Barranquilla.

En su libro Geografía histórica, estadística y local de la Provincia de Cartagena, República de la Nueva Granada descrita por cantones publicado en 1839, Juan José Nieto escribió que el año de fundación de Barranquilla como 1629 pero sin proporcionar evidencias.[13]​ Es a través del trabajo del historiador Domingo Malabet, titulado Resumen histórico de los terrenos del distrito de Barranquilla, publicado en 1878 por el diario El promotor, que se popularizó la versión de que Barranquilla fue fundada en 1629 por los agricultores Galapa que habría seguido a su ganado sediento a la tierra durante una sequía. Según el autor, estos granjeros habrían montado sus vacas hacia el norte en busca de agua, llegando a un lugar llamado "Las Sabanitas de Camacho" rodeado de vías fluviales y poblandolo con el pasar del tiempo.[14]​ Según otros escritos de Malabet sobre los orígenes de Barranquilla, que datan de 1891 y titulados Barranquilla: su pasado y su presente, la fundación de la ciudad data de alrededor de 1620.[15]

En su libro de 1987 El Norte de Tierradentro y los Orígenes de Barranquilla, el historiador José Agustín Blanco Barros establece un nuevo enfoque para la fundación de la ciudad. Según él, no son los habitantes de Galapa, una localidad colonizada por los españoles en 1533, ni los mismos españoles que fundaron Barranquilla a diferencia de otras ciudades colombianas.[16]​. Basándose en varias crónicas españolas, incluidas las de Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, que relata el encuentro de un pueblo de indios realizado por Pedro de Heredia en 1533, afirma que había un pueblo de indios llamado "Camacho" en el área comprendida entre la Vía 40 y el área de San Roque de la actual Barranquilla. Para 1560, lo que quedaba de esta gente habría ido a Galapa. Posteriormente, el lugar fue poblado por personas que, en la época colonial, se consideraban libres, es decir, ni esclavos ni nativos, sino mestizos, mulatos y zambos. Luego, entre 1627 y 1637, el encomendero de Galapa, Nicolás de Barros habría construido en el sitio de la actual Plaza de San Nicolás, una hacienda para almacenar lo producido en el sitio debido a una sequía.[16]​ Según el análisis realizado por Jorge Villalón, la tradición confundió la instalación de la hacienda San Nicolás con la fundación de la ciudad.[16]

Siglo XVIII: La Barranquilla colonial[editar]

Una población que crece lentamente[editar]

A comienzos del siglo XVIII, Barranquilla tenía 160 viviendas para poco más de 1.000 habitantes, compuestas por blancos, indios, mulatos y zambos.[17]​ Según el censo de 1777, había 2.633 habitantes y 384 viviendas, entre ellas Sabanilla, sus 43 habitantes y 5 viviendas.[18]​ En algunas viviendas, cuatro a seis familias cohabitan.[19]​ La población incluía artesanos, navegantes, transportistas y comerciantes.[20]

Los comienzos del auge económico[editar]

Durante el período colonial, la gran actividad comercial de Barranquilla fue el contrabando, ilícito pero lucrativo. Esto atrajo a muchas personas de encomiendas cercanas, nativos de Malambo, granjeros, rancheros, artesanos, funcionarios reales y todo tipo de comerciantes.[21]​ Sabanilla se convierte en el puerto de entrada a Barranquilla 21 pero no es reconocido por la Corona española como puerto oficial[22]​; los ingleses aprovecharon esto para mover su contrabando al territorio colombiano en un intento de desarrollar su comercio dentro del país.[21]​ Gracias a un puesto de guardia en Sabanilla y una patrulla móvil con base en Barranquilla, la creciente actividad de contrabando fue, sin embargo, parcialmente controlada.[21]

Desde finales del siglo XVIII, Barranquilla ganó importancia como puerto fluvial porque, debido a su ubicación geográfica, atraía una gran parte del comercio a expensas de puertos más pequeños.[23]​ Durante el último cuarto de este siglo, el volumen del comercio que pasa por Barranquilla aumenta debido a las reformas borbónicas que fomentan la explotación de ciertos productos forestales tales como marfil vegetal, zarzaparrilla, Pernambuco y algodón, siendo exportados a Barcelona la industria textil está en auge.[24]

Primeros frutos de la vida religiosa[editar]

En 1701, comienza la construcción de la Iglesia de la Cruz Vieja 25 según las reglas del urbanismo de la corona española con la creación de un espacio anexo, la plaza, desde la cual se definen calles y carreras.[25]​ Construido con paja, piedras y cal por los primeros habitantes, está bajo el patronazgo de San José.[26]​ El padre español Luis Suárez habría arribado en 1701 a Barranquilla de acuerdo a los documentos del archivo nacional de Colombia[27]​, obtenido permiso de la institución eclesiástica para comenzar la construcción de la Iglesia de San Nicolás de Tolentino. En mayo de 1747, se consagró como parroquia y el P. Nicolás Mateo Hernández se convirtió en el primer párroco.[28]

Siglo XIX[editar]

Paseo de Bolívar, centro del comercio y negocios de la antigua Barranquilla. Al fondo se aprecia el desaparecido Edificio Palma.

En el mes octubre de 1857, la ciudad recibió dicha categoría y en ese mismo año el Concejo Municipal demarcó tres zonas: Barrio de Abajo, Barrio Arriba del Río y el Centro.[29]​ Es en esa época en que la ciudad adquiere mayor importancia política por su auge comercial y por su estratégica posición geográfica, convirtiéndose en el primer puerto marítimo y fluvial de Colombia.[30]

El siglo XIX fue clave en el desarrollo de la ciudad cuando se inició la navegación a vapor, con lo cual se ponía en contacto con las ciudades y poblaciones del interior. La navegación fue en la Colombia colonial y del siglo XIX la principal forma de transporte en un país de una topografía difícil. Ello hizo que las poblaciones más importantes de Colombia hasta principios del Siglo XX fueran las poblaciones portuarias sea en las costas marítimas como fluviales. Centros urbanos como Cali o Medellín permanecieron literalmente aislados del intercambio nacional hasta la construcción del ferrocarril, las carreteras y los aeropuertos.

Como todo puerto marítimo, la ciudad se convertiría hacia finales del siglo en la primera meca de la inmigración de pueblos extranjeros hacia Colombia y en particular de árabes del Medio Oriente. La afluencia de árabes hacia Colombia a través de Barranquilla continúa inclusive en la actualidad debido a los eternos conflictos de esa región del mundo. La cultura árabe de confesión cristiana ortodoxa, se integró fácilmente a la identidad mestiza colombiana y contribuyó en todo sentido al desarrollo de Colombia. Debido a que el Medio Oriente estuvo durante el Siglo XIX y hasta la I Guerra Mundial en manos de Turquía, los inmigrantes árabes que llegaban a Barranquilla con pasaportes turcos, fueron denominados por el común del pueblo como los “turcos”, aunque existen diferencias abismales entre turcos y árabes que, obviamente, la mayoría de barranquilleros de esa época no lograban diferenciar claramente.

En este siglo, Barranquilla se convierte en el principal puerto de Colombia; a finales de siglo XIX se construye el muelle de Puerto Colombia, el cual se amplía a principios del siglo XX[31]​ y se consolida como uno de los muelles más largos del mundo. Las mercancías se movían por ferrocarril a Barranquilla, y luego por vía fluvial hasta el interior del país.

Por su característica de puerto, Barranquilla se convierte en una de las ciudades más cosmopolitas de Colombia, recibiendo extranjeros de todas partes del mundo, quienes se asientan en la ciudad, dinamizan la industria y ayudan a hacer de ella una urbe moderna.

Sus empresas públicas son las primeras en fundarse en el país[32]​ y durante la primera mitad del siglo XX son las que mayor cobertura alcanzan, llegando a tener un 100% de cobertura en agua potable, alcantarillado, y un no despreciable porcentaje de cobertura telefónica y eléctrica.

Siglo XX[editar]

En la década de los 30 se draga la desembocadura del Río Magdalena gracias a un periodo de construcción de grandes infraestructuras en el país y en los principales centros urbanos de Colombia con la intención de abrir la economía nacional al mercado internacional. En 1936 se construyó el terminal marítimo, y se le otorga el apelativo de "Puerta de Oro de Colombia", por ser el primer puerto del país.

Durante la primera mitad del siglo XX Barranquilla se consolida como la ciudad de mayor crecimiento demográfico y urbano de Colombia, creciendo a ritmos muy por encima de las otras ciudades colombianas, situación que se mantiene hasta la década de 1970. Desde la década de 1960 hasta principios de la década de 1980, Barranquilla se sume en una decadencia económica en gran parte debido al fracaso de algunas empresas dedicadas a la actividad industrial la cual, en su momento, no llegó a consolidarse en la ciudad, manteniéndose el comercio como principal actividad económica.

El 18 de agosto de 1993, el Congreso de la República de Colombia, por medio del Acto Legislativo Número 01 de 1993, erige a la ciudad de Barranquilla en Distrito Especial, Industrial y Portuario.

Siglo XXI[editar]

En el siglo XXI la ciudad ha estado encaminada a nuevos proyectos para recuperar su nivel de capital estratégica del país.

Véase también[editar]

Hitos de Barranquilla

Referencias[editar]

  1. Villalón Donoso, 2000, p. 1-2
  2. Jorge Villalón Donoso (12 de septembre de 2011). «Barranquilla y la Regeneración». Consultado el 9 janvier 2015.  .
  3. Villalón Donoso, 2000, p. 3.
  4. Hugo García Segura (5 de avril de 2013). «Un ejemplo para imitar». El Espectador. Consultado el 9 janvier 2015. 
  5. Villalón Donoso, 2000, p. 4.
  6. J. Moisés Pineda Salazar (avril de 2004). «El mito galapero». Caribania Magazine. Consultado el 9 janvier 2015.  .
  7. Villalón Donoso, 2000, p. 22.
  8. a b c Minski y Stevenson, 2009, p. 12-15
  9. Minski y Stevenson, 2009, p. 11.
  10. «Alonso de Ojeda». Biografías de hombres ilustres ó notables, relativas á la época del descubrimiento, conquista y colonización de la parte de América denominada actualmente ee. uu. de Colombia. Bogota: Imprenta de la luz. 1883. Consultado el 11 octobre 2013. 
  11. Durán y Mertins, 2008, p. 245
  12. Langebaek Rueda, Carl Henrik; Melo, Jorge Orlando (1996). «El descubrimiento de la costa y las primeras gobernaciones». Historia de Colombia: el establecimiento de la dominación española. Bogota: Imprenta Nacional de Colombia. Consultado el 11 octobre 2013. .
  13. «El General Nieto y la fundación de Barranquilla». Documentos coloniales originados en el Santo Oficio del Tribunal de la Inquisición de Cartagena de Indias 1. Editorial Kelly. 1967. p. 394. .
  14. Minski y Stevenson, 2009, p. 51.
  15. Villalón Donoso y Vega Lugo, 2011, p. 191.
  16. a b c «Barranquilla, entre el mito de los galaperos y la verdad de San Nicolás». El Heraldo. 6 de avril de 2011.  .
  17. Minski y Stevenson, 2009, p. 58
  18. Villalón Donoso y Vega Lugo, 2011, p. 149.
  19. Villalón Donoso y Vega Lugo, 2011, p. 150.
  20. Caballero Leguizamón, 2000, p. 89.
  21. a b c Minski y Stevenson, 2009, p. 66-67.
  22. Minski y Stevenson, 2009, p. 70.
  23. «Comercio, transporte y sociedad en Barranquilla, en la primera mitad del siglo XIX». Biblioteca Luis Ángel Arango. 1989. Consultado el 30 septembre 2013.. .
  24. Biblioteca Luis Ángel Arango en el Banco de la República de Colombia, Posada Carbó (1989). «Bongos, chamanes y vapores en la navegación fluvial colombiana del siglo XIX (segunda parte)». Boletín Cultural y Bibliográfico 21. ISSN 0006-6184. .
  25. Minski y Stevenson, 2009, p. 60.
  26. Villalón Donoso y Vega Lugo, 2011, p. 143.
  27. Minski y Stevenson, 2009, p. 228.
  28. Minski y Stevenson, 2009, p. 65.
  29. Historia de Barranquilla. Universidad Autónoma del Caribe
  30. Comercio, transporte y sociedad en Barranquilla, en la primera mitad del siglo XIX.
  31. Puerto Colombia:Barranquilla. Atlántico
  32. Teléfonos en Colombia

Enlaces externos[editar]