Carlos Cortés Vargas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Carlos Cortés Vargas

Coat of arms of colombian national police.svg
34º Director de la Policía
1929-8 de junio de 1929
Predecesor coronel Martín Antía Moriones
Sucesor Eduardo Cadavid Angel

Información personal
Nacimiento 1883
Fallecimiento 1954
Partido político Conservador
Información profesional
Ocupación militar
Rango General Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de Academia Colombiana de Historia Ver y modificar los datos en Wikidata

Carlos Cortés Vargas (1883 - 1954) fue un general colombiano conocido por ser la persona que ordenó la Masacre de las Bananeras en Ciénaga municipio del departamento del Magdalena Colombia el 6 de diciembre de 1928; en respuesta a una protesta de los empleados de la United Fruit Company por las malas condiciones laborales.

Carlos Cortés Vargas en una caricatura de Ricardo Rendón.

Masacre de las Bananeras[editar]

Carlos Cortés Vargas, que en su momento se desempeñaba como comandante de las fuerzas del Magdalena, fue responsabilizado inicialmente por la muerte de 47 personas, pero el número exacto de muertes probablemente nunca se conozca. Investigaciones posteriores han estimado las muertes entre un rango de 47 a 2000 muertos. Según telegramas y otras pruebas el presidente de la república Miguel Abadía Méndez apoyó y dio el visto bueno para ejecutar la masacre y la posterior desaparición de los cuerpos llevándolos en tren para ser arrojados al mar.

El general Carlos Cortés Vargas argumentó posteriormente que lo había hecho, entre otros motivos, porque tenía información de que barcos estadounidenses estaban cerca a las costas colombianas listos a desembarcar tropas para defender al personal estadounidense y los intereses de la United Fruit Company, y que de no haber dado la orden Estados Unidos habría invadido tierras colombianas. Esta posición fue fuertemente criticada en el Senado, en especial por Jorge Eliécer Gaitán quien aseguraba que esas mismas balas debían haber sido utilizadas para detener al invasor extranjero.

Consecuencias para Cortés Vargas[editar]

Esta masacre no le generó, sin embargo, ninguna responsabilidad penal ni política a Cortés Vargas. El ministro de Guerra de entonces, Ignacio Rengifo, no solo lo mantuvo en el cargo, sino que posteriormente fue ascendido y nombrado comandante de la Policía en Bogotá. Seis meses después, en junio de 1929, con ocasión de una protesta callejera estudiantil en Bogotá, fue asesinado por la Policía, Gonzalo Bravo Pérez,nacido en Ipiales, hijo del industrial nariñense Julio Bravo, quien era además sobrino de un Magistrado, amigo personal del presidente Miguel Abadía Méndez. Como resultado de esta acción debieron renunciar el ministro Rengifo y el general Cortés Vargas.[1]

Véase también[editar]

  • [1997 en cali

Referencias[editar]

  1. Rodrigo Uprimny Yepes (8 de diciembre de 2008.). «La masacre de las bananeras y la desigualdad de las víctimas». Periódico El Espectador.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).