Gustavo Rojas Pinilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gustavo Rojas Pinilla
Portrait of Gustavo Rojas Pinilla.png

Presidential Seal of Colombia.svg
45.º Presidente de la República de Colombia
de facto
13 de junio de 1953-10 de mayo de 1957
Predecesor Laureano Gómez
Roberto Urdaneta (en funciones)
Sucesor Junta Militar de Gobierno:
* Gabriel París (presidente)
* Deogracias Fonseca
* Rafael Navas Pardo
* Rubén Piedrahita
* Luis Ernesto Ordónez

Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia.svg
Ministro de Correos y Telégrafos
3 de diciembre de 1949-7 de agosto de 1950
Presidente Mariano Ospina Pérez
Predecesor José Vicente Dávila Tello
Sucesor José Tomás Angulo

Escudo Fuerzas Militares de Colombia.svg
Comandante de Las Fuerzas Militares de Colombia
1950-1 de junio de 1951
Presidente Laureano Gómez Castro
Sucesor Régulo Gaitán

Información personal
Nacimiento 12 de marzo de 1900
Bandera de Colombia Tunja, Colombia
Fallecimiento 17 de enero de 1975 (74 años)
Bandera de Colombia Melgar, Colombia
Causa de la muerte Infarto de miocardio Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Cementerio Central de Bogotá Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Colombiana
Religión Católica
Partido político Movimiento de Acción Nacional
Tercera Fuerza
Alianza Nacional Popular (ANAPO)
Familia
Padres Julio Rojas Jiménez y Hermencia Pinilla Suárez
Cónyuge Carola Correa Londoño
Hijos Gustavo Rojas Correa
María Eugenia Rojas Correa
Carlos Rojas Correa
Educación
Educado en
  • Trine University Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Militar, ingeniero civil, político
Rama militar Ejército Nacional de Colombia Ver y modificar los datos en Wikidata

Gustavo Rojas Pinilla (Tunja, 12 de marzo de 1900 - Melgar, 17 de enero de 1975) fue un militar, ingeniero civil, político y dictador colombiano quien, tras el golpe de Estado que le dio al presidente Laureano Gómez, ocupó la presidencia de Colombia del 13 de junio de 1953 al 10 de mayo de 1957.[1]

Su mandato se caracterizó por la realización de relevantes trabajos de infraestructura, [2]​ gracias a obras como el aeropuerto El Dorado, el Hospital Militar Central, la calle 26, el Centro Administrativo Nacional (CAN) y el programa social Sendas.

Durante su gobierno se inicio del proceso de despolitización de la Policía,[3]​ la traída del servicio de televisión al país y puso término a la segunda etapa de la época conocida como La Violencia.[4]​ En 1954 durante su mandato se reconoció el derecho al sufragio femenino.[5]

Biografía[editar]

Casa que habitó Rojas Pinilla en el barrio Santa Fe (Los Mártires), Bogotá.

Gustavo Rojas Pinilla fue el último de cinco hermanos de la familia conservadora formada por el coronel Julio Rojas Jiménez, quien se había desempeñado como oficial durante la Guerra de los Mil Días, y Hermencia Pinilla Suárez. Nació el 12 de marzo de 1900 en Tunja, donde pasó sus primeros años, así como en Villa de Leyva, y en una propiedad rural en Arcabuco, Boyacá.[6]

Inició su carrera militar en la Escuela de Cadetes en 1920. Hacia 1923 fue ascendido a teniente del Ejército mientras se encontraba asignado en Manizales. En 1924 solicitó el retiro del servicio activo para poder realizar sus estudios de Ingeniería Civil en el Trine University, en Indiana, donde obtuvo el título de ingeniero civil en 1927. A partir de ahí empezó a participar en la construcción de carreteras y otras obras de ingeniería dentro de su carrera militar.[7]

Tras iniciarse la Guerra colombo-peruana (1932-1933), Rojas fue reintegrado al servicio activo.[8][7]​ En 1936 fue ingeniero del departamento técnico de la fábrica de municiones del Ejército, y como tal fue enviado en misión especial a Alemania,[9]​ con el fin de obtener la maquinaria necesaria para fabricar las municiones en Bogotá. A su regreso a Colombia, fue nombrado jefe del departamento técnico de la fábrica de municiones.[10]

En 1943 fue enviado a Estados Unidos para adquirir de ese gobierno armas y otros elementos para las Fuerzas Militares. En 1944 fue subdirector de la Escuela Superior de Guerra, y en 1945 director de la Aeronáutica Civil. Fue allí donde presentó su proyecto de aeropuertos bajo el nombre "Pistas de aterrizaje en Colombia", que le sirvió de tesis para su ascenso a coronel del Ejército.[11]

En 1946, ya siendo coronel, fue nombrado comandante de la Primera Brigada en Tunja y en 1948 nombrado comandante de la Tercera Brigada en Cali. Allí ganó mayor visibilidad al lograr pacificar la rebelión ocurrida en esa zona a consecuencia del asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, ganándose el reconocimiento del presidente conservador Mariano Ospina Pérez y a su vez de las principales directrices del partido conservador. El 11 de octubre del año siguiente fue ascendido al grado de general y el 18 de octubre asignado al comando de la Brigada de Institutos Militares. El 3 de diciembre de 1949 fue nombrado Ministro de Correos y Telégrafos.[12]

Golpe de Estado de 1953[editar]

Fue un golpe de opinión.[13]

En 1953, Colombia experimentaba una crisis política. Las consecuencias del asesinato de Gaitán aún se hacían sentir, el Congreso se encontraba clausurado desde el 9 de noviembre de 1949 y el partido liberal, que no se había presentado a las últimas elecciones presidenciales, desconocía la condición de presidente de Laureano Gómez. En 1951, cuando Gómez volvió a convocar a elecciones para el Congreso, el Partido Liberal, de nuevo, no se presentó, como tampoco lo hizo en 1953, a las elecciones a la Cámara de Representantes. En esta segunda cita electoral la crisis se agudizó, toda vez que tampoco acudieron a ella los conservadores adeptos a Gilberto Alzate Avendaño.[14]

La violencia, además, mostraba por aquellos años sus cifras más cruentas. En 1950 las muertes alcanzaron a llegar a 50.253; 447 por cada 100.000 habitantes. A todo ello se sumó la ausencia de poder que significó la designación de Roberto Urdaneta como presidente, en 1951, dado el delicado estado de salud de Gómez. Aunque Urdaneta inició conversaciones con los grupos armados de los Llanos Orientales, estas se rompieron hacia 1952. El 6 de septiembre de ese mismo año una turba incendió las sedes de los periódicos El Tiempo y El Espectador y de la Dirección Nacional Liberal, así como las casas de Alfonso López y Carlos Lleras Restrepo. Todo ello con la complaciente no intervención de la policía.[15]

La muerte violenta del guerrillero Saúl Fajardo el 2 de diciembre de 1952, sumada a los incendios del 6 de septiembre demostraron que los desmanes de las fuerzas del estado hasta entonces sólo imputadas en regiones distantes sometidas al control militar, podían suceder también en las calles de Bogotá.[16]​ La repercusión de estos crimenes figura como una de las causas que meses después contribuyeron al derrumbamiento del gobierno de Urdaneta.[17][18]

Laureano Gómez seguía teniendo influencia protagónica en el gobierno, que se tradujo en la propuesta de una reforma constitucional y en la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, para el 15 de junio de 1953. No es pues casual que el golpe dado por Rojas haya tenido lugar dos días antes de dicha Asamblea. La condición de presidente de Rojas fue legitimada cinco días depués, el 18 de junio, por la Asamblea Nacional Constituyente, que, lejos de dejar de reunirse por el golpe, se convirtió prontamente en la corporación legislativa del gobierno de Rojas.

La lectura del golpe no puede anacrónicamente remitir a las sangrientas acciones militares propias del siglo XX. En este caso no hubo ni derramamiento de sangre, ni acciones militares.[19]​ Con excepción de la facción conservadora liderada por Gómez, el golpe fue promocionado y celebrado por la élite política del país.[20]

Presidencia[editar]

Para lograr la pacificación propuso conceder amnistía a los combatientes guerrilleros y la reconstrucción económica de las zonas afectadas por la violencia. De hecho algunos grupos guerrilleros liberales depusieron sus armas. No tuvo éxito con las guerrillas comunistas ya que declaró como ilegal al Partido Comunista Colombiano.[21]

Desde el gobierno de Laureano Gómez se había utilizado un estado de excepción manejado con la Asamblea Nacional Constituyente y a falta del legislativo se utilizaban decretos, método que igualmente utilizó Rojas para imponer su plan.[22]​ Según sus ideas, ante el fracaso político-social de los partidos tradicionales, “el binomio Pueblo - Fuerzas Militares” sería el camino para realizar los cambios en el país.[23]​ Consideró que el nacionalismo y el patriotismo debían ser las fuerzas de cohesión del pueblo colombiano, anegado en violencia y crisis nacional.[3]

Según sus ideas, sin la justicia social sería muy difícil la paz y mucho más la libertad. “No se puede hablar de paz sin justicia social y justa distribución y goce de las riquezas". Así, para estimular la economía y facilitar el manejo de las licencias de importación creó dos bancos públicos, medidas que los bancos privados consideraron como «competencia desleal». Estimuló el trabajo y el desarrollo de la infraestructura del país, para lo cual estableció un impuesto sobre los ingresos y sobre el patrimonio.[24]

Primera reelección[editar]

El año siguiente, al término del "periodo en curso", el 3 de agosto de 1954, Rojas logra que la Asamblea Nacional Constituyente, en ese momento mayoritariamente compuesta de conservadores, reafirmara su posesión y que lo reeligiera para el periodo siguiente, es decir, hasta 1958.[25]​ El 25 de octubre, la Asamblea aprobó el cambio constitucional para extender el sufragio a las mujeres, derecho que fue ejercido efectivamente el el plebiscito de 1957.[5]

Entre tanto, separándose del apoyo bipartidista que lo había llevado al poder, Rojas fue creando lo que llamó la "Tercera Fuerza".[26]​ Con este propósito, el general formuló un reordenamiento del país bajo la alianza de los trabajadores, clases medias y militares, sustentado en principios católicos tomados de la doctrina social de la Iglesia y en los ideales bolivaristas.[27]

Tan pronto como el Ministro de Gobierno, Lucio Pabón, anunció públicamente, el 9 de enero de 1955, la formación del nuevo partido "Movimiento de Acción Popular" para respaldar la gestión de Rojas, los partidos tradicionales decidieron oponerlo activamente usando los periódicos bajo su control.[28]

Dictadura[editar]

La armonía entre el gobierno y los dirigentes civiles se rompe cuando en un incidente en la Universidad Nacional de Colombia, varios estudiantes conmemorarían la muerte de un estudiante llamado Gonzalo Bravo Páez, ocurrida 25 años atrás. Pero todo culminó con la muerte del estudiante Uriel Gutiérrez el 8 de junio de 1954. Al día siguiente, 9 de junio, los universitarios marcharon hacia el centro de la ciudad para protestar por el asesinato de su compañero, pero fueron abaleados por el Batallón Colombia, con un saldo de 13 muertos.[29]​ Aunque el gobierno argumentó que tal acción la había cometido el comunismo y la oposición laureanista,[21]​ Rojas decide asumir la dictadura militar.[30]

Censura y represión[editar]

La dictadura militar de Rojas Pinilla se caracterizó por mantener un continuo enfrentamiento con la prensa, con la expedición de normas legales que pretendían proteger a funcionarios de posibles injurias y calumnias. Igualmente, el régimen fomentó la creación de una prensa estatal y paraestatal subsidiada por el gobierno y el hostigamiento legal, tributario y comercial de los periódicos de oposición.[31]​ El 6 de marzo de 1954, se ordenó por decreto "que todos los periódicos del país debía ceñirse al relato de los hechos y evitar la interpretación". El 15 de marzo, el gobierno cerró la Unidad, un semanario editado en Bogotá y dirigido por Belisario Betancur, por publicar un manifiesto en contra del gobierno. Al mes siguiente se dictó un decreto que establecía pena de prisión, de dos a cinco años, para quien difamara al gobierno militar.[8]

El 31 de septiembre de 1955, Rojas Pinilla instaura la censura, y posterior clausura de los diarios de oposición El Tiempo, El Espectador, el Diario Gráfico y El Siglo mediante el decreto 2535 titulándolo "una prensa libre pero responsable", aunque los dos primeros los deja funcionando posteriormente respectivamente bajo los nombres de Intermedio y El Independiente que funciona efímeramente en 1955.[32][33]​ Igualmente varios periódicos son multados y les fue aplicada la censura previa.[34][35]

Así mismo, el régimen de Rojas Pinilla instauró la persecución religiosa contra el protestantismo, incluyendo el encarcelamiento de una misionera estadounidense de 82 años acusada de proselitismo comunista, lo que motivó la preocupación y protestas del gobierno de ese país.[35]

Incidentes en la plaza de toros[editar]

El domingo 29 de enero de 1956, la hija de Rojas Pinilla, María Eugenia de Moreno y su esposo fueron objeto de sonora rechifla durante una corrida de toros en la plaza de toros de Santamaría en Bogotá en contraste con la ovación ofrecida minutos antes a Alberto Lleras Camargo líder de la oposición liberal al régimen; testigos presenciales recuerdan que cuando el torero ofreció el toro a María Eugenia frente al palco presidencial, el público le gritaba: "No se lo ofrezca porque se lo lleva a Melgar".[36][35]

El domingo siguiente, 5 de febrero, se produjo la represalia. Investigadores afirman que el gobierno estableció un plan que incluyó la compra de miles de boletas para sus detectives y agentes, con el fin de vengar el honor escarnecido de María Eugenia y su esposo. A quienes cantaban "Lleras sí, otro no", y a los que se negaban a vitorear a María Eugenia, los agentes del Servicio de Inteligencia Colombiano los molieron a palos, los lanzaron por las graderías del circo, los golpearon con yataganes o a puntapiés. El número exacto de muertos y heridos nunca se pudo precisar. Los muertos de ese día fueron enterrados sin nombre. Hoy es imposible dar un número concreto de víctimas. La noticia no salió reseñada en ningún medio colombiano por la censura existente pero la agencia UPI si transmitió la noticia a sus abonados en todo el mundo lo que le costó el exilio a su director de corresponsales Carlos J. Villar Borda. El Diario de Colombia, periódico oficial de la dictadura, calificó los hechos como “triviales y baladíes, de ocurrencia cotidiana”. El periódico El Catolicismo, mientras tanto, se preguntaba: “¿En qué cabeza civilizada pudo nacer la idea de aleccionar a golpes de manopla y cachiporra?” y para el cardenal Crisanto Luque Sánchez, la Santamaría se convirtió ese día “en el escenario de un espectáculo harto más sangriento que las suertes de la tauromaquia”.[37][38][39][35]

Pacto bipartidista[editar]

Los diálogos entre los conservadores, inicialmente liderados por Laureano Gómez y seguido más tarde por Mariano Ospina Pérez, y liberales, liderados por Alberto Lleras Camargo, para calmar los odios y diferencias fue preparando el camino para lo que se llamaría el Frente Nacional. Primero fue el Pacto de Benidorm del 24 de julio de 1956 en donde reconocieron la responsabilidad compartida en la decadencia de la democracia y empezaron a buscar la fórmula igualitaria;[40]​ luego el pacto del 20 de marzo de 1957, en donde se oponen firmemente a la reelección de Rojas para el periodo siguiente y apoyan las elecciones libres; luego la declaración de Sitges, en donde confirman que los dos partidos compartirían el poder en partes iguales durante 16 años y la presidencia se alternaría cada cuatro años entre los dos partidos.[41]

Segunda reelección[editar]

En noviembre de 1956 Mariano Ospina Pérez renuncia a la dirección de la Asamblea Nacional Constituyente como protesta al intento de Rojas de poner 25 miembros más en la Asamblea para asegurarse la reelección. Presidida por Lucio Pabón Núñez, la ANAC fue convocada el 22 de marzo, pero los miembros de la oposición, liderados por Guillermo León Valencia elegido como candidato presidencial bipartidista, según lo pactado en Benidorm, para oponer resistencia al deseo de reelección de Rojas Pinilla, abandonaron las deliberaciones pues no se les permitió leer el manifiesto bipartidista en el cual seis expresidentes señalaban que Valencia era el jefe del movimiento contra el gobierno. Los miembros de la ANAC leales al gobierno disolvieron la Constituyente, que fue convocada nuevamente para el 11 de abril, pero con nuevos y complejos sistemas de elección que aseguraban total fidelidad al gobierno y absoluta exclusión de la oposición. Reunida la nueva Constituyente, en su primera sesión del 30 de abril de 1957 se presentó la moción para reelegir al jefe supremo por cuatro años más, luego de que expirara su periodo el 7 de agosto de 1958.[42]

Esto desencadenó una oposición todavía más agresiva contra el gobierno, sobre todo cuando Guillermo León Valencia el 1 de mayo fue puesto bajo arresto domiciliario en la casa donde se hospedaba en Cali, y es llevado a Bogotá el 3 de mayo. Valencia y el jefe liberal de la oposición, Alberto Lleras Camargo, acordaron entonces anticipar los planes de derrocar a Rojas y a su gobierno a través de manifestaciones estudiantiles, un cierre general de la industria, comercio, banca, etc., y huelgas, acciones que estaban previstas para junio o tal vez un poco después. Sin embargo los acontecimientos se desencadenaron con la detención de Valencia".[42]​ A su vez, Rojas Pinilla usa la explosión de los camiones de dinamita en Cali en la madrugada del 7 de agosto de 1956 para atacar a los pactos bipartidistas de conspiradores y responsables de dicho incidente aunque por otro lado su hija María Eugenia encabezaba las ayudas a los damnificados a nombre del Sendas.[43]​ Por otra parte las guerrillas que no se habían acogido a la amnistía o habían vuelto a las armas se desempeñaron como bandoleros.

Caída y exilio[editar]

La reelección de Rojas no se llevó acabo ya que los partidos, la Iglesia, los estudiantes, la banca, la industria y los sindicatos declararon un paro nacional desde el 6 de mayo en contra de su reelección, paro conocido como las jornadas de mayo. En la madrugada del 10 de mayo de 1957 Rojas aceptó retirarse y en su sustitución nombró un gobierno militar de transición. A las 9:30 de la mañana anunció su renuncia a todo el país a través de la Radio Nacional de Colombia, acordó los miembros de la Junta Militar y partió al exilio ese mismo día a España, la misma nación que albergaba a Laureano Gómez, derrocado por Rojas Pinilla cuatro años atrás, aunque otra versión sugiere que Rojas se exilió en República Dominicana bajo asilo político del dictador Rafael Leónidas Trujillo. La Junta militar tomó posesión el mes siguiente y disolvió la Asamblea y la ciudadanía celebró con júbilo la caída de Rojas.[44]

Juicio político[editar]

Después de 15 meses de gobierno de la Junta militar, el 7 de agosto de 1958, entró en vigor el Frente Nacional, creado para poner fin al conflicto bipartidista. En 1958 el primer gobierno del Frente Nacional, presidido por Alberto Lleras Camargo, le hizo un juicio político a Rojas Pinilla por lo cual el general regresó al país el 11 de octubre de 1958[45]​ y el 16 de octubre fue obligado a presentarse ante el Senado para defenderse de las acusaciones en su contra, pues había solicitado que su juicio lo hiciera la Corte Suprema de Justicia, un tribunal especial o una corte marcial y se negó a responder al interrogatorio. Ante rumores de un complot, el gobierno ordenó el arresto de Rojas Pinilla el 3 de diciembre de 1957, declaró turbado el orden público y en Estado de Sitio todo el territorio nacional con el argumento de que existía “un plan subversivo para derrocar la autoridad legítima”, bajo la dirección personal del general Rojas Pinilla, “en conexión con elemento retirados de las Fuerzas Armadas, grupos de antiguos funcionarios de la dictadura y elementos antisociales”.[46]

El juicio continuó, el 15 de diciembre el Senado dictó auto de detención preventiva contra el General, y el embargo de sus bienes. El presidente levantó el Estado de Sitio, el 13 de enero de 1959, y el 20 de enero, Rojas Pinilla fue traído en secreto, desde Galerazamba a Bogotá.[46]

Los defensores del general fueron Daniel Valois Arce y Jesús Estrada Monsalve. El veredicto del Congreso Nacional, del 18 de marzo de 1959, fue condenatorio contra el general Rojas; sin embargo, siete años después, el Tribunal Superior de Cundinamarca le devolvió sus derechos políticos el 20 de diciembre de 1966 y un año después, la Corte Suprema de Justicia confirmó este acto judicial, el 18 de octubre de 1967.[10]

Regreso a la política[editar]

La Alianza Nacional Popular (ANAPO) que tenía como candidato a Rojas y que venía desarrollándose desde el año anterior se conforma en Duitama el 6 de enero de 1962 y se presentó a las elecciones para las corporaciones públicas el 18 de marzo de 1962 y para las presidenciales el 6 de abril de ese mismo año. En la votación para presidente obtuvo el cuarto lugar después Guillermo León Valencia del partido Conservador, Alfonso López Michelsen del Movimiento Revolucionario Liberal como disidencia del partido liberal y que se oponía al bipartidismo, y Jorge Leyva del Partido Conservador.[47]

Por su parte, la ANAPO logró numerosos escaños en el Congreso Nacional en las elecciones de 1968.

Elecciones presidenciales de 1970[editar]

En 1970 Rojas se presentó a las elecciones presidenciales del 19 de abril de 1970, enfrentándose al candidato del Frente Nacional Misael Pastrana. Las elecciones resultaron bastante reñidas y el resultado oficial fue de &&&&&&&&01625025.&&&&&01 625 025 votos por Pastrana y &&&&&&&&01561468.&&&&&01 561 468 votos por Rojas. De esta manera la Corte Electoral proclamó a Pastrana como presidente para el periodo 1970-1974. Sin embargo, Rojas y sus partidarios calificaron los hechos como un fraude electoral y varios analistas han señalado la dudosa veracidad de esos resultados.[48][49][50][51][52]​ Dentro del grupo inconforme de los anapistas existían grupos de izquierda y de estudiantes con ideas compartidas por Rojas, de los cuales surgió luego el movimiento guerrillero M-19 (Movimiento 19 de Abril) al considerar agotadas las vías electorales y optó por la vía armada declarándose "el brazo armado del pueblo anapista".[53]

Fallecimiento[editar]

Tumba de Rojas Pinilla en el Cementerio Central de Bogotá.

Rojas murió el 17 de enero de 1975 en su finca a orillas del río Sumapaz en Melgar a consecuencia de una complicación cardio-renal que le produjo un infarto.[54][55]​ Su cadáver fue trasladado a Bogotá el mismo día en un avión de la Fuerza Aérea Colombiana. Tras llegar al Aeropuerto El Dorado, el ataúd fue trasladado a la residencia de la familia Rojas en la carrera 15 con calle 39 en Teusaquillo.[55]

Tras ser enbalsamado estuvo en cámara ardiente en el Capitolio Nacional.[56]​ Las ceremonias religiosas fúnebres fueron oficiadas por Aníbal Muñoz Duque en la Catedral primada de Colombia. Luego fue enterrado en el Cementerio Central de Bogotá.[57]

El entonces presidente de Colombia Alfonso López Michelsen, reconoció “sus esfuerzos en favor de la paz, por medio de la amnistia que consedió a los alzados en armas, a raiz del 13 de junio, y el modo como supeditó consideraciones de carácter personal a las conveniencias públicas, a raiz de la elección presidencial de 1970”.[58]

Familia[editar]

De su matrimonio con Carola Correa Londoño fueron hijos Gustavo Rojas Correa, María Eugenia Rojas Correa y Carlos Rojas Correa. María Eugenia fue candidata a la presidencia de la república en 1974 y dirigente de la ANAPO, casada con Samuel Moreno Díaz. Sus nietos Samuel Moreno Rojas e Iván Moreno Rojas fueron elegidos alcaldes de Bogotá y Bucaramanga respectivamente y en 2011 fueron acusados y detenidos por corrupción en la administración de obras públicas en Bogotá en lo que se denomina el carrusel de la contratación.[59]

Referencias[editar]

  1. Valero, Daniel (4 de agosto de 2015). «Hace 60 años se ordenó la clausura de El Tiempo». El Tiempo. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  2. Naranjo, Sergio (9 de junio de 2013). «Obras de infraestructura del general fueron un hito para el país». El Colombiano. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  3. a b «Rojas Pinilla, el militar que cayó en una huelga hace 60 años». El Colombiano. 10 de mayo de 2017. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  4. Melo, Vladimir (2006). Identidades 11. Norma. p. 229. ISBN 9580473412. 
  5. a b Vallejo, Beatriz (2017). «La conquista del voto femenino». Banco de la República, Colombia. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  6. «Rojas Pinilla y Boyacá». El Tiempo. 10 de marzo de 2000. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  7. a b Romero, Guillermo (17 de enero de 2018). «Gustavo Rojas Pinilla, un general querido y odiado en Colombia». Revista Corrientes. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  8. a b Neira, Armando (9 de mayo de 2017). «La caída de Gustavo Rojas Pinilla, el último dictador de Colombia». El Tiempo. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  9. Sepúlveda, Jenny (13 de junio de 2018). «Un viaje a Berlín fue lo que dio inicio al proyecto de la televisión en Colombia». Canal 13. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  10. a b «Gustavo Rojas Pinilla». Banco de la República, Colombia. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  11. Ayala, César (6 de septiembre de 2003). «Cincuenta años después del júbilo». Semana. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  12. Gómez, Hernando (6 de diciembre de 1998). «Dictador a medias para un país a medias». El Tiempo. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  13. Patiño, Otty (2007). Penguin Random House Grupo Editorial Colombia, ed. Historia (privada) de La Violencia. ISBN 9585446006. «“Fue un golpe de opinión”, sentenció un mes depués el maestro Darío Echandía, para entregar su cuota de legitimación al nuevo gobierno.» 
  14. Valencia Gutiérre z, Alberto. La invención de la desmemoria. El juicio político contra el general Gustavo Rojas Pinilla en el Congreso de Colombia (1958-1959). pp. 83-84. 
  15. Valencia Gutiérrez, Alberto. La invención de la desmemoria. El juicio político contra el general Gustavo Rojas PInilla en el Congreso de Colombia (1958-1959). pp. 84-85. 
  16. Braun, Herbert (7 de marzo de 2004). «Laureano y Saúl». Universidad Nacional de Colombia. Consultado el 14 de marzo de 2016. 
  17. Arciniegas, German (8 de mayo de 1995). «Julio Barrenechea». El Tiempo. Consultado el 14 de marzo de 2016. 
  18. «La versión de Laureano Gómez». El Tiempo. 10 de mayo de 1987. Consultado el 14 de marzo de 2016. 
  19. Valencia Gutiérrez, Alberto. La invención de la desmemoria. El juicio político contra el general Gustavo Rojas Pinilla en el Congreso de Colombia (1958-1959). pp. 87-90. 
  20. «Personajes del año (1951 a 1953)». Banco de la República, Colombia. 2017. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  21. a b «Cuando Rojas Pinilla ilegalizó al Partido Comunista». Semanario Voz. 15 de septiembre de 2004. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  22. Naranjo, Vladimiro (2006). Universidad del Rosario, ed. Teoría constitucional: liber amicorum en homenaje a Vladimiro Naranjo Mesa. p. 350. ISBN 9588298121. 
  23. «Hace 50 y 25 años». El Tiempo. 5 de febrero de 2007. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  24. Fergusson, Leopoldo (2010). Ediciones Uniandes-Universidad de los Andes, ed. Política fiscal: Un enfoque de tributación óptima. p. 356. ISBN 9586954471. 
  25. García, Andrea (30 de mayo de 2004). «Junio 13 de 1953: El único golpe del siglo». Semana. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  26. Perilla, José (5 de octubre de 2017). «Tres momentos en el desplome de Rojas Pinilla». Señal Memoria. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  27. Melo, Jorge Orlando (2016). «Bolívar en Colombia: conservador y revolucionario». Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  28. Meléndez, Jorge (2004). Universidad Pedagógica Nacional, ed. Lucio Pabón: el nacionalismo católico en Colombia. p. 132. ISBN 9589228836. 
  29. Navarrete, Steven (9 de junio de 2014). «60 años de una tragedia estudiantil». El Espectador. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  30. Campo, Gustavo (3 de junio de 2017). «El Chocó que Gabo contó». Colombia Plural. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  31. Melo, Jorge Orlando. La Libertad de Prensa en Colombia: pasado y perspectivas actuales.Publicado en Fernando Cepeda Ulloa, ed., Fortalezas de Colombia, Ariel y Banco Interamericano de Desarrollo, 2004. Disponible en jorgeorlandomelo.com. Consultado el 28 de diciembre de 2012.
  32. «Los días de El Independiente». El Espectador. 19 de febrero de 2006. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  33. Samper, Daniel (4 de abril de 1987). «Amigos y rivales». El País (España). Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  34. Palacios, Marco. Entre la legitimidad y la violencia: Colombia 1875-1994. Colección Vitral. Editorial Norma, 2003. ISBN 958047155X, 9789580471554
  35. a b c d Sáenz Rovner,Eduardo. Colombia años 50: Industriales, política y diplomacia. Volumen 4, Colección Colombia años 50. Univ. Nacional de Colombia, Sede Bogotá 2002, ISBN 958-701-131-7, 958-701-132-5
  36. Galvis,Silvia y Donadío, Alberto. El jefe supremo: Rojas Pinilla en la violencia y en el poder. Editorial Hombre Nuevo Editores, 2002. ISBN 9589697992, 9789589697993.
  37. Morales Benitez, Otto. Alberto Lleras antologia. Editorial Villegas Asociados, 2007. ISBN 958-815-689-0, 9789588156897
  38. Gómez Dugand, Alejandro. Política y sociedad El crímen de la Santamaría. Revista digital Cerosetenta. Centro de Estudios en Periodismo CEPER y la Facultad de Artes y Humanidades de la Universidad de los Andes. Publicado el 03/07/2012. Consultado el 13 de diciembre de 2012.
  39. Araújo Vélez, Fernando. Abucheos y ovaciones en la Plaza de Santamaría, Sangre, aplausos y arena El Espectador, publicado el 5 Febrero de 2008. Disponible en elespectador.com. Consultado el 16 de diciembre de 2012.
  40. «El pacto de Benidorm». El Espectador. 19 de julio de 2008. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  41. Sánchez, Óscar (20 de marzo de 2017). «Hace 60 años germinó la semilla que propició el Frente Nacional». El Colombiano. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  42. a b Galvis, Silvia y Donadio, Alberto. Don La caída de Rojas. Publicado el lunes 8 de junio de 1987. Disponible en semana.com. Consultado el 14 de diciembre de 2012.
  43. «La explosión de Cali». El Colombiano. 2006. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  44. Henderson, James D. La modernización en Colombia: Los años de Laureano Gómez, 1889-1965. Colección Clío. Editado por Universidad de Antioquia, 2006. ISBN 9586559653, 9789586559652
  45. Rojas Pinilla llegó a Bogotá anoche a las 7. El Tiempo, publicado el 12 de octubre de 1958.
  46. a b Valencia Gutiérrez, Alberto. El juicio político a Rojas Pinilla, en el congreso de la República,(1958-1959) y la conspiración contra el Frente Nacional. Revista Sociedad y Economía No. 18, 2010 pp.183-209. Consultado el 14 de diciembre de 2012.
  47. Alarcón, Óscar (2017). «El Frente Nacional». Banco de la República, Colombia. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  48. «Aquel 19». Semana. 29 de junio de 2013. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  49. Ceberio, Jésus (10 de octubre de 1983). «Un grupo radical y nacionalista, pero no marxista». El País (España). Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  50. Bolívar, Gustavo (1 de diciembre de 2013). «Así se roban las elecciones en Colombia». Las2Orillas. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  51. Spitaletta, Reinaldo (5 de marzo de 2018). «Aquel escandaloso fraude electoral». El Espectador. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  52. «Presidente Misael Pastrana en medio de polémica por fraude electoral». Radio Nacional. 18 de octubre de 2016. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 
  53. M-19 Nacimiento y Principios. Comunicado del movimiento de 1 de enero de 1978. Disponible en Cedema.org. Consultado el 29 de junio de 2013.
  54. «Ultimos momentos del general». El Tiempo. 18 de enero de 1975. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  55. a b «Murió Rojas». El Tiempo. 18 de enero de 1975. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  56. «Honores póstumos a Rojas». El Tiempo. 19 de enero de 1975. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  57. «Solemne funeral de Rojas Pinilla». El Tiempo. 20 de enero de 1975. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  58. «López y la muerte del general». El Tiempo. 18 de enero de 1975. Consultado el 31 de octubre de 2018. 
  59. «Samuel e Iván Moreno: dos hermanos y un mismo destino». Semana. 31 de marzo de 2016. Consultado el 3 de noviembre de 2018. 

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Laureano Gómez Castro, en función Roberto Urdaneta Arbeláez
Flag of the President of Colombia.svg
Presidente de Colombia

13 de junio de 1953 - 10 de mayo de 1957
Sucesor:
Junta militar
Encabezada por el
General Gabriel París Gordillo
Predecesor:
Régulo Gaitán Patiño
Escudo Fuerzas Militares de Colombia.svg
Comandante General de las Fuerzas Militares de Colombia

Mayo de 1953 - Junio de 1953
Sucesor:
Alfredo Duarte Blum