Fantaterror

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Fantaterror es el nombre con el que se conoce al cine de género fantástico y/o terror producido en España entre los años 60 y 70.

El género tiene claros antecedentes como la obra de Segundo de Chomón y obras aisladas como La torre de los siete jorobados de Edgar Neville, pero se puede considerar la obra de Jess Franco Gritos en la noche, de 1961, como la primera obra importante del fantaterror y el inicio de su explosión[cita requerida].

En esta época se produjo la mayor parte de la producción de los principales cultivadores del género, Jess Franco, Narciso Ibáñez Serrador, Paul Naschy, Antonio Gracia José, Pierrot, León Klimovsky y Amando de Ossorio. Incluso directores de trayectoria completamente ajena a este estilo, se iniciaron dentro de él, como Eloy de la Iglesia y Vicente Aranda.

El fantaterror es, así, la más genuina e importante tradición e identidad cinematográfica española.[1]

Al igual que ocurre con los términos peplum y cine negro, el término se ha extendido más allá del limitado margen de estilo y obras al que refiere y se utiliza para definir la totalidad del cine fantástico/terror español, de todo tipo y época.

Características[editar]

  • Están producidas generalmente en régimen de coproducción y destinadas al mercado internacional. Muchas veces están rodadas en inglés o francés.
  • Fuertemente influenciadas por la factoría Hammer. Al igual que en el resto de Europa se reinventan los géneros anglosajones (como el spaghetti western), el Fantaterror se puede considerar la respuesta hispana a los modelos de la Hammer. No obstante hay que señalar que la productora inglesa fue fundada precisamente por el español Enrique Carrera. En menor medida, se ve la huella del giallo italiano.
  • La explotación sexual aumenta según avanza la década. Muchas de estas películas fueron rodadas en doble versión, siendo la española más parca en contenido erótico.
  • Preferencia por temática de terror gótico, aunque permeable a la ambientación contemporánea a medida que se adentra en los años 70.
  • Los personajes emblemáticos y más recurrentes serán el sádico Doctor Orloff nacido de Jess Franco, el licántropo Waldemar Daninsky encarnado por Paul Naschy y los templarios zombis creados por Amando de Ossorio.
  • Contrario al naturalismo propio del cine español, el fantaterror es estilizado y esteticista.

Post-Fantaterror[editar]

A mediados de los años 70, el Fantaterror fue dando muestras de cansancio y saturación. Los dos últimos títulos de importancia fueron No profanar el sueño de los muertos (1974), de Jorge Grau y, sobre todo, Quién puede matar a un niño (1975), de Narciso Ibañez Serrador y una de las obras cumbres de todo el Fantaterror. Tras esto, el género se desvaneció, aunque se siguieran produciendo películas de terror o fantásticas (la producción de Juan Piquer Simón, como Mil gritos tiene la noche, 1982; Slugs, muerte viscosa, 1988, o La grieta, 1989)

A mediados de los años 90 hubo un resurgir del cine fantástico y de terror gracias a Acción Mutante (Alex de la Iglesia), sobre todo, Tesis (Alejandro Amenábar), primera película de terror que gana el Goya a la mejor película. Desde ese momento la crítica y el público se reencontró con el género y puede hablarse de un neo-fantaterror, ya con características distintas:

  • Huida de la serialización y auto-referencia (la gran excepción es la saga Rec).
  • Protagonismo de los personajes femeninos (el símbolo del neo-fantaterror es Belén Rueda, la actual scream queen del cine español[2]​).
  • Historias contemporáneas y urbanas.
  • Tramas de corte trágico.
  • Iluminación oscura y de colores desaturados.

No obstante se ha dado casos de recuperación del Fantaterror clásico, con ejemplos como La herencia Valdemar, o la producción fílmica de la Fantastic Factory (entre 2001 y 2007). Si bien el mayor homenaje al fantaterror fue la concesión en 2009 del Goya de Honor de la Academia a Jess Franco.

El neo-fantaterror ha vuelto a salir de nuestras fronteras con más fuerza incluso de lo que lo hizo en los años 60. Hollywood ha descubierto el cine fantástico y de terror español encumbrándolo en taquilla (Los otros), remakes (Rec, Abre los ojos), homenajeándolo (Kill Bill vol. 1 y su capítulo titulado "La novia ensangrentada") y galardonándola en la ceremonia de los Oscars (El laberinto del Fauno).

Referencias[editar]