Euro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Euros»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Euro
евро en búlgaro, ευρώ en griego, euró en húngaro,
eiro en letón, еuras en lituano,
ewro en maltés y evro en esloveno

Reverso 1 euro.jpg
Moneda de un euro
Euro Series Banknotes (2019).jpg
Billetes del euro

Código ISO EUR
Símbolo
Ámbito
Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Portugal

Acuerdos con la UE:[1]Andorra, Ciudad del Vaticano, Mónaco y San Marino
Adopción unilateral:[1]Kosovo y Montenegro
Zona Única de Pagos en Euros
Fracción 100 cents (céntimos)[2]
Billetes 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500[3]​ euros
Monedas 1, 2, 5, 10, 20 y 50 céntimos
1 y 2 euros
Emisor Banco Central Europeo
Inflación anual -0,3 (2020)[4]
Tasa de cambio
16 de enero de 2022
1 EUR = 1,1416 USD

El euro () es la moneda usada por las instituciones de la Unión Europea, así como la moneda oficial de la eurozona, que es la unión monetaria del conjunto de Estados miembros de la Unión Europea (UE) que han adoptado el euro como moneda oficial. En total son 19 Estados: Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Portugal.

El nombre de «euro» fue adoptado oficialmente el 16 de diciembre de 1995 en Madrid.[5]​ Por su parte, las monedas y billetes entraron en circulación el 1 de enero de 2002.[6]​ Entre tanto, de los veintisiete Estados de la UE, solo ocho no han adoptado el euro —tampoco lo hizo el Reino Unido durante sus años de pertenencia a la UE— si bien todos ellos —excepto Dinamarca, que tiene una cláusula de exclusión— están obligados a unirse a la eurozona.

La ampliación de la eurozona es un proceso por el que los estados miembros de la Unión Europea abandonan sus monedas nacionales y adoptan el euro, también llamado moneda única. El 1 de enero de 1999 se introdujo la nueva moneda de manera oficial. Once países de la Unión Europea se acogieron a la moneda única: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal. La primera ampliación de la zona del euro fue la incorporación de Grecia, cuya moneda quedó atada de forma irrevocable con el euro a partir de 2001. Sin embargo, Grecia introdujo el euro como moneda física el 1 de enero de 2002, el mismo día que los restantes miembros fundadores de la zona del euro. Las siguientes incorporaciones a la zona del euro fueron las de Eslovenia (1 de enero de 2007), Malta y Chipre (1 de enero de 2008), Eslovaquia (1 de enero de 2009), Estonia (1 de enero de 2011), Letonia (1 de enero de 2014) y Lituania (1 de enero de 2015). En estos últimos casos, la incorporación a la zona del euro y la introducción de las monedas y billetes de euro se producen simultáneamente.

Además de las monedas oficiales válidas en toda la eurozona, los estados pueden emitir monedas en euros destinadas a coleccionistas. Estas monedas tienen un valor facial distinto a las oficiales y son válidas únicamente en el país emisor. Al no ser monedas oficiales en la eurozona, no tienen un diseño ni un formato común y dado su escaso volumen de emisión y los materiales utilizados (normalmente plata y oro), su valor real en el mercado es normalmente superior a su valor facial.

El euro es la segunda moneda de reserva así como la segunda moneda más negociada en el mundo (después del dólar estadounidense) y millones de personas alrededor del mundo usan monedas fijadas al euro.

La sede del Banco Central Europeo (BCE) está ubicada en Fráncfort del Meno, Alemania. El conjunto de edificios combina elementos modernos e históricos,[7]​ y obedece al Protocolo nº 6 de los Tratados constitutivos de la Unión Europea, que establece dicha ciudad como sede del BCE.[8]

Etimología[editar]

Creado en 1979, la ECU fue hasta el 31 de diciembre de 1998 la unidad de cuenta del Sistema Monetario Europeo (SME) y de los documentos jurídicos y financieros de la UE, se empleó en créditos sindicales y en las operaciones comerciales del mercado monetario, siendo reemplaza por el Euro el 1 de enero de 1999.

Su nombre, ECU, etimológicamente escudo que proviene del griego skytos, es representativa de la numismática francesa, ya que evocaba al escudo francés, la moneda de referencia obligada en la Europa continental durante cuatrocientos años, desde su origen en el siglo XIII, cuyas acuñaciones fueron realizadas por primera vez por Luis IX, antes de partir a las cruzadas, y que bajo distintas improntas, circuló hasta el siglo XVII.

ECU, por su resonancia francesa, no era del agrado de todos, y el canciller de Alemania Helmut Kohl señaló que le sonaba igual a Ein Kuh, que en alemán se podría entender como una vaca. En la reunión de Madrid del 12 de diciembre de 1995, se optó por llamar Euro a la moneda única comunitaria, teniendo una paridad 1:1 con el ECU.[9][10][11][12]

Tradicionalmente se asocia el origen del topónimo Europa con un personaje de la mitología griega. En efecto, Europa (en griego antiguo, Εὐρώπη, Eurṓpē) era hija de Agénor y de Telefasa, hermana de Cadmo, una princesa fenicia. Cuando estaba divirtiéndose con sus compañeras en la playa, Zeus la observó y acabó enamorándose de ella. Zeus se transformó en un toro blanco, tan manso, que Europa se acercó a él, puso flores sobre su cuello y finalmente se atrevió a montarlo; entonces, Zeus se levantó y cruzó el mar, llevándola a la isla de Creta, donde Europa dio a luz a Minos y a Sarpedón, con el cual regresó a Asia. Del nombre de esta mujer provendría el del continente.

Historia[editar]

Divisas reemplazadas por el euro
País Moneda ISO 4217 Tasa de cambio
Casos donde la irrevocabilidad de la Tasa de cambio se aplicó a partir del 01998-12-31 31 de diciembre de 1998 y el cese de la divisa fue efectivo en 2002.[13]
Alemania Marco alemán DEM &&&&&&&&&&&&&&01.9558301,95583
Andorra Franco andorrano ADF &&&&&&&&&&&&&&06.5595706,55957
Peseta andorrana ADP &&&&&&&&&&&&0166.386000166,386
Austria Chelín austriaco ATS &&&&&&&&&&&&&013.76030013,7603
Bélgica Franco belga BEF &&&&&&&&&&&&&040.33990040,3399
Ciudad del Vaticano Lira vaticana VAL &&&&&&&&&&&01936.2700001936,27
España Peseta ESP &&&&&&&&&&&&0166.386000166,386
Finlandia Marco finlandés FIM &&&&&&&&&&&&&&05.9457305,94573
Francia Franco francés FRF &&&&&&&&&&&&&&06.5595706,55957
Irlanda Libra irlandesa IEP &&&&&&&&&&&&&&00.7875640,787564
Italia Lira italiana ITL &&&&&&&&&&&01936.2700001936,27
Luxemburgo Franco luxemburgués LUF &&&&&&&&&&&&&040.33990040,3399
Mónaco Franco monegasco MCF &&&&&&&&&&&&&&06.5595706,55957
Países Bajos Florín neerlandés NLG &&&&&&&&&&&&&&02.2037102,20371
Portugal Escudo portugués PTE &&&&&&&&&&&&0200.482000200,482
San Marino Lira sanmarinense SML &&&&&&&&&&&01936.2700001936,27
Otros casos: fecha de irrevocabilidad de las Tasas de cambio (año en el que el cese de la divisa se hizó efectivo)
Grecia Dracma griega GRD &&&&&&&&&&&&0340.750000340,750
02000-06-19 19 de junio de 2000 (2002)[14]
Eslovenia Tólar esloveno SIT &&&&&&&&&&&&0239.640000239,640
02006-07-11 11 de julio de 2006 (2007)[15]
Chipre Libra chipriota CYP &&&&&&&&&&&&&&00.5852740,585274
02007-07-10 10 de julio de 2007 (2008)[16]
Malta Lira maltesa MTL &&&&&&&&&&&&&&00.4293000,429300
02007-07-10 10 de julio de 2007 (2008)[17]
Eslovaquia Corona eslovaca SKK &&&&&&&&&&&&&030.12600030,1260
02008-07-08 8 de julio de 2008 (2009)[18]
Estonia Corona estonia EEK &&&&&&&&&&&&&015.64660015,6466
02010-07-13 13 de julio de 2010 (2011)[19]
Letonia Lats letón LVL &&&&&&&&&&&&&&00.7028040,702804
02013-07-09 9 de julio de 2013 (2014)[20]
Lituania Litas lituana LTL &&&&&&&&&&&&&&03.4528003,45280
02014-07-23 23 de julio de 2014 (2015)[21]

El Tratado de la Unión Europea, el cual entró en vigor en 1993, prevé la creación de una Unión Económica y Monetaria con la introducción de una moneda única. De ella formarían parte los países que cumplieran una serie de condiciones; se introduciría de forma gradual. La fecha inicialmente prevista se fue retrasando. Finalmente, los Estados miembros de la Unión Europea acordaron el 15 de diciembre de 1995 en Madrid la creación de una moneda común europea –bajo la denominación de euro– con fecha de puesta en circulación en enero del año 2002.[5]

El primer paso en la introducción de la nueva moneda se dio oficialmente el 1 de enero de 1999, cuando dejaron de existir como sistemas independientes las monedas de los once países de la Unión que se acogieron al plan de la moneda única, la denominada Eurozona: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal y otros países fuera de la Unión Europea como Ciudad del Vaticano, Mónaco y San Marino que adoptaron la moneda a través de acuerdos que mantenían con Estados miembros de la UE (Francia en el caso de Mónaco, e Italia en los casos de Ciudad del Vaticano y San Marino) a título de esta última —estos acuerdos han sido renegociados con la Unión—.[22]Grecia, por su parte, se incorporó el 1 de enero de 2001.

Debido al período de fabricación requerido para los nuevos billetes y monedas, las antiguas monedas nacionales, a pesar de haber perdido la cotización oficial en el mercado de divisas, permanecieron como medio de pago hasta el 1 de enero de 2002, cuando fueron reemplazadas por billetes y monedas en euros. Tanto las monedas como los billetes tuvieron un período de coexistencia con las anteriores monedas nacionales hasta que fueron retiradas totalmente de la circulación. Este período de coexistencia tuvo diferentes calendarios en los países que adoptaron el euro. Anteriormente y a modo de prueba piloto, los días 1, 2, y 3 de octubre de 1998 se puso en marcha un programa patrocinado por la UE, Euro Málaga, en la barriada de Churriana, para poner en funcionamiento dicha moneda. Durante aquellos días, Churriana se convirtió en el primer lugar de Europa en funcionar con euros.

El 1 de enero de 2002, primer día de circulación de la nueva moneda europea, 1 euro se cambió por US$0,9038. En julio de 2002 el euro sobrepasó la paridad con el dólar en el mercado de divisas por primera vez desde febrero de 2000, y el 15 de julio de 2008 el euro alcanzó su valor máximo hasta el momento, al cambiarse 1 euro por US$1,5990.

La ampliación de la eurozona y el caso de Andorra[editar]

Desde 2002, ha habido tres ampliaciones de la UE, en las que han ingresado un total de trece países, de los cuales, siete ya han adoptado el euro como moneda (véase tabla a la derecha). Además, el 30 de junio de 2011, Andorra, que estuvo utilizando el euro de facto desde su creación, firmó un acuerdo monetario con la UE que le permite usar el euro de manera oficial así como acuñar sus propias monedas de euro.[23]​ Este acuerdo entró en vigor el 1 de abril de 2012. La fecha prevista en la cual Andorra iba a comenzar a acuñar sus propias monedas de euro era el 1 de julio de 2013. Sin embargo, en octubre de 2012, se anunció el retraso de la emisión de euros hasta 2014.[24]​ Finalmente, dicha emisión se produjo en diciembre de 2014.[25]

Dinamarca y Suecia no han adoptado la moneda única. Dinamarca rechazó el euro en un referéndum llevado a cabo el 28 de septiembre de 2000, con una participación del 86 % y donde el 53,1 % de los votantes se manifestaron contra la adopción del euro. El referéndum sueco del 14 de septiembre de 2003, días después del asesinato de la ministra Anna Lindh, impulsora de la adopción del euro, resultó en poco más del 56 por ciento del electorado votando en contra. La cuestión queda así pospuesta al menos cinco años, transcurridos los cuales podrá repetirse el referéndum.

Crisis del euro[editar]

La crisis del euro, también llamada crisis de la zona euro, fue una crisis que afectó a los países de la eurozona.[26]​ La coyuntura tuvo aspectos de una crisis de la deuda soberana, del sistema bancario y del sistema económico en general.[27]​ El conjunto de circunstancias hizó difícil o imposible a algunos países en la eurozona refinanciar su deuda pública sin la asistencia de terceros.[28]

Desde finales de 2007, el miedo a una crisis de deuda soberana comenzó a crecer entre los inversores como consecuencia del aumento de los niveles de deuda privada y pública en todo el mundo, al tiempo que se producía una ola de degradaciones en la calificación crediticia de la deuda gubernamental entre diferentes Estados europeos. Las causas de la crisis eran diferentes según el país. En algunos de ellos, la deuda privada surgida como consecuencia de una burbuja inmobiliaria fue transferida hacia la deuda soberana, y ello como consecuencia del rescate público de los bancos quebrados y de las medidas de respuesta de los gobiernos a la debilidad económica post burbuja. La estructura de eurozona como una unión monetaria (esto es, una unión cambiaria) sin unión fiscal (esto es, sin reglas fiscales ni sobre las pensiones) contribuyó a la crisis y tuvo un fuerte impacto sobre la capacidad de los líderes europeos para reaccionar.[29]​ Los bancos europeos tienen en su propiedad cantidades considerables de deuda soberana, de modo que aumentó la preocupación sobre la solvencia de los sistemas bancarios europeos o sobre la solvencia de la deuda soberana.

Las preocupaciones se intensificaron a principios de 2010 y posteriormente,[30]​ conduciendo a los ministros de finanzas europeos el 9 de mayo de 2010 a aprobar un paquete de rescate de 750 000 millones de euros dirigido a asegurar la estabilidad financiera en Europa mediante la creación de un Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).[31]​ En octubre de 2011 y febrero de 2012, los líderes de la eurozona acordaron más medidas diseñadas para prevenir el colapso de la economía de sus miembros. Estas incluyeron un acuerdo por el que los bancos aceptaban una quita del 53.5 % de la deuda griega debida a acreedores privados,[32]​ el aumento del FEEF hasta un importe superior a mil millones de euros, y el requerimiento a los bancos europeos de alcanzar un 9 % de capitalización.[33]​ Para restaurar la confianza en Europa, los líderes de la UE también acordaron crear un Pacto Fiscal Europeo incluyendo el compromiso de cada país participante en introducir una regla de oro presupuestaria en sus constituciones.[34][35]​ Los políticos europeos también propusieron una mayor integración en la gestión bancaria europea desarrollando un seguro de depósitos, una supervisión bancaria y medidas de recapitalización a escala continental.[36]​ El Banco Central Europeo ha tomó medidas para mantener los flujos de dinero entre bancos europeos bajando los tipos de interés y proveyendo a los bancos más débiles con préstamos baratos por un importe de hasta mil millones de euros.

Aunque la deuda soberana aumentó sustancialmente solo en algunos países europeos, se instaló la percepción de que el problema era compartido por la zona en su conjunto,[37]​ lo que condujo a la especulación constante sobre la posibilidad de que la eurozona se quebrara. No obstante, hacia mediados de noviembre de 2011, el euro se intercambiaba por un precio incluso superior al del bloque de principales socios comerciales de la UE que antes de la crisis,[38]​ antes de perder algo de terreno como durante los meses siguientes.[39]​ Los tres países más afectados, Grecia, Irlanda y Portugal (los tres primeros en requerir un rescate), colectivamente sumaban el 6 % del Producto Interior Bruto (PIB) de la eurozona.[40]​ En junio de 2012, también España se convirtió en objeto de preocupación,[41]​ cuando el aumento de los tipos de interés comenzó a afectar su capacidad de acceder a los mercados de capitales, conduciendo a un rescate de sus bancos y a otras medidas.[42]

Para responder a los problemas de fondo y a los desequilibrios económicos la mayor parte de los países de la UE acordaron adoptar el Pacto del Euro, consistente en una serie de reformas políticas dirigidas a mejorar la solidez fiscal y la competitividad de sus miembros. Este ha forzado a los países más pequeños a llevar a cabo más medidas de austeridad para reducir los déficit y los niveles de deuda nacionales. Este tipo de políticas no keynesianas fueron criticadas por numerosos economistas, los cuales demandaron una nueva estrategia de crecimiento basada en el aumento de la inversión pública, financiada por tasas que permitieran el crecimiento sobre la propiedad, la tierra y las instituciones financieras, en particular una nueva tasa sobre las transacciones financieras europea. Los líderes de la UE acordaron aumentar moderadamente los fondos del Banco Europeo de Inversiones para lanzar proyectos de infraestructura e incrementar los préstamos al sector privado. Además, se solicitó a las economías más débiles de la UE que restauraran la competitividad mediante la devaluación interna, esto es, reduciendo sus costes de producción.[43]

La crisis tuvo un considerable impacto en la política de la UE, provocando cambios políticos en 8 países de los 17 que entonces formaban la eurozona, conduciendo a cambios de gobierno en Grecia, Irlanda, España, Eslovenia, Eslovaquia y los Países Bajos. También se convirtió en una crisis social temporal en varios de los países miembros de la eurozona con niveles relativamente altos causados por la crisis económica.

Características[editar]

El euro se divide en cien cents.[2]​ Si bien «cent» —plural «cents», en ambos casos sin punto final ni tilde— es la denominación oficial de la división del euro en todos los idiomas,[44]​ en el lenguaje habitual, sin embargo, se traduce por el equivalente en cada idioma (en español céntimo, en griego λεπτό, en italiano centésimo, etc.) y se pluraliza según el uso habitual de la lengua.

Como el resto de las monedas, euro es un nombre común y debe escribirse con minúscula. Su plural es euros.[45]​ El código internacional para el euro es EUR y ha sido registrado en la Organización Internacional de Normalización (ISO); se utiliza con fines empresariales, comerciales y financieros.

Monedas de euro[editar]

Reverso de las ocho monedas de euro.
Las denominaciones de las monedas son ocho: 1, 2, 5, 10, 20 y 50 cents y 1 y 2 euros. A diferencia de los billetes de euro, cuya emisión es competencia del Banco Central Europeo, en el caso de las monedas la competencia es de los estados, aunque el diseño de las monedas debe ajustarse a las recomendaciones de la UE. Todas las monedas tienen un reverso común, que muestra el valor de la moneda; y un anverso o lado nacional, que es distinto en cada país emisor.

Finlandia y los Países Bajos emplean un método conocido como "redondeo sueco". Debido en gran parte a la baja efectividad de producir y aceptar las monedas de 1 y 2 céntimos, Finlandia y los Países Bajos han optado por quitar estas monedas de la circulación para eliminar los costes relacionados con su producción.[46]

Mientras que los precios individuales son aún mostrados con una precisión de 0,01 €, la suma total es entonces redondeada al múltiplo de 5 céntimos más cercano. Las sumas terminadas en 0,01 €, 0,02 €, 0,06 € y 0,07 € son redondeadas hacia abajo; las sumas terminadas en 0,03 €, 0,04 €, 0,08 € y 0,09 € se redondean hacia arriba.[46]

Monedas conmemorativas de 2 euros
Las monedas conmemorativas de 2 euros, son monedas monedas de 2 euros en las que los Estados emisores del Euro sustituyen la cara nacional por un motivo conmemorativo, siendo acuñadas desde 2004. Al igual que las monedas de 2 euros nacionales, se trata de moneda de curso legal en todos los países de la eurozona. Las monedas suelen conmemorar aniversarios de eventos históricos o actuales de especial importancia. En 2007, 2009, 2012 y 2015, hubo monedas conmemorativas comunes de todos los estados de la Unión Europea, con ligeros cambios en la cara nacional para indicar el país emisor.

Billetes de euro[editar]

Arriba: Billetes de euro de la segunda serie (Europa, desde 2013).[47]
Abajo: Billetes de euro de la primera serie (Épocas y estilos de Europa, 2002-2013).
Ambas series son de curso legal en la eurozona.

Las denominaciones de los billetes son siete: 5 €, 10 €, 20 €, 50 €, 100 €, 200 € y 500 €. A diferencia de las monedas de euro, su diseño es idéntico en toda la eurozona, aunque se imprimen y emiten en varios Estados miembros. Los billetes de euro están fabricados a partir de fibra de algodón puro, lo que mejora su durabilidad y les confiere un tacto característico. Miden desde 120 x 62 mm hasta 160 x 82 mm y presentan varias combinaciones de colores. Los billetes incluyen numerosas y complejas medidas de seguridad tales como marcas de agua, tintas invisibles, hologramas y microimpresiones que respaldan su autenticidad. A diferencia de las monedas de euro, que presentan una cara nacional que indica el país de emisión (aunque no necesariamente signifique que se haya acuñado ahí), en los billetes puede identificarse su origen a partir de la primera letra de su número de serie.

Según las estimaciones del Banco Central Europeo (BCE), en agosto de 2018, había un total 21 737 millones de billetes en circulación por toda la eurozona, con un valor total de 1193 billones de euros.[48]​ El 8 de noviembre de 2012, el BCE anunció que la primera serie de billetes sería reemplazada por la serie Europa, comenzando con el billete de cinco euros el 2 de mayo de 2013.[49]

En noviembre de 2014, había aproximadamente 595 millones de billetes de quinientos euros en circulación en los países de la zona euro.[50]​Desde el 19 de enero de 2019 ha dejado de emitirse como consecuencia de la entrada en circulación de la nueva serie de billetes de euro denominada "Europa" y la decisión de no incluir en ella al billete de 500€, entre cuyos motivos está el de dificultar el blanqueo de capitales.[51]

Símbolo del euro[editar]

Construcción gráfica oficial del símbolo del euro.

El actual símbolo del euro fue diseñado de modo que fuera similar al antiguo símbolo de la Unidad Monetaria Europea (₠). Originalmente había treinta y dos propuestas, que fueron reducidas a diez. Estas fueron sometidas a una encuesta pública, en la que se descartaron ocho y, finalmente, la Comisión Europea escogió entre las dos restantes el que sería el diseño definitivo. Los demás diseños se ocultaron al público, pues la Comisión Europea consideró esta elección como un proceso interno y mantiene todos los archivos relacionados en secreto.

El diseño ganador fue creado por un grupo de cuatro expertos cuyas identidades no han sido reveladas. Se asume que el diseñador gráfico belga, Alain Billiet fue el diseñador de dicho diseño ganador.[52]

La inspiración para el símbolo mismo vino de la épsilon griega (ϵ) —una referencia de la cuna de la civilización europea— y la primera letra de la palabra Europa, cruzada por dos líneas paralelas para 'certificar' la estabilidad del euro.
No existe una recomendación oficial que limite el uso del símbolo del céntimo (¢), por lo que este depende de cada país, aunque se usa con más frecuencia la abreviación «c». Las cantidades que sólo indican valores en céntimos son frecuentemente representadas como valores decimales del euro, es decir: en lugar de escribir «50c», se usa «€0,50». Otras abreviaciones incluyen «ct» (particularmente en Alemania), «cent.» en España, «snt» en Finlandia y Λ (lambda mayúscula, por λεπτό, lepto) en Grecia.

Eurozona[editar]

     Estados de la zona del euro: 19 (Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Portugal)      Estados de la UE que tienen la obligación de unirse a la zona del euro: 7 (Bulgaria, Croacia, Hungría, Polonia, República Checa, Rumanía y Suecia)      Estados de la UE con una cláusula de exclusión: 1 (Dinamarca)      Estados de fuera de la UE que utilizan el euro mediante un acuerdo: 4 (Andorra, Ciudad del Vaticano, Mónaco, San Marino)      Estados (incl. estados de facto) de fuera de la UE que utilizan el euro sin que medie un acuerdo: 2 (Kosovo y Montenegro)
La eurozona,[54]​ denominada oficialmente zona del euro[54]​ y llamada también zona euro,[54]​ es la unión monetaria del conjunto de Estados miembros de la Unión Europea (UE) que han adoptado el euro como moneda oficial. La zona reune unos 340 millones de personas en un total de 19 Estados:[55]Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Portugal.[56]

El euro es utilizado en 19 de los 27 países que componen la Unión Europea. A dicho conjunto de países se le llama eurozona (o zona del euro). Hay que tener en cuenta que los departamentos de ultramar franceses de Guayana Francesa, Guadalupe, Martinica, Mayotte y Reunión así como la colectividad de ultramar francesa de San Martín pertenecen a la Unión Europea y tienen como moneda al euro.[57]

Las colectividades de ultramar francesas de San Bartolomé y San Pedro y Miquelón, así como las Tierras Australes y Antárticas Francesas y la Isla Clipperton (estas dos últimas, deshabitadas), no pertenecen a la Unión Europea pero también tienen como moneda al euro.

El gobierno económico de la eurozona[editar]

En 2017 Emmanuel Macron sugirió que la eurozona debía continuar desarrollándose. Para lograrlo, planteó la necesidad de instaurar el cargo de ministro de Finanzas, un presupuesto común y el desarrollo de la unión bancaria.[58]​ Angela Merkel se mostró abierta a estas ideas aclarando que podía «imaginar muy bien» un gobierno económico al no existir diferencias de peso entre las economías de los miembros de la eurozona, recalcando que la toma de decisiones, las responsabilidades y los riesgos no deberían compartirse, sino que deberían continuar en manos de los Estados miembros.[59]

Por su parte, la Comisión Juncker propuso cambiar las instituciones que gobiernan el euro, como son el Eurogrupo y el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros de la Unión Europea (Ecofin).[60]​ El gobierno económico para la eurozona estaría acompañado de una emisión conjunta de deuda y un sistema de seguro de depósito europeo.[61]​ El plan —que no implicaría una mutualización de la deuda— estaría vinculado a una garantía paneuropea de depósitos (especie de Tesoro europeo común), para que los bancos fuesen un asunto comunitario y no solo del Estado en el que tienen su sede.[60]

Los planes de la Comisión Juncker fueron bien acogidos por Macron y Merkel,[62]​ que confirmaron su intención de avanzar en estas reformas para reforzar la unión económica y monetaria. Sin embargo, habría que contar con el beneplácito de los Estados que no forman parte del euro si los cambios requiriesen una reforma del Tratado de la Unión Europea,[60]​ aunque sin el respaldo del Reino Unido tras el Brexit, los gobiernos de los Estados fuera del euro tendrán más difícil oponerse a las iniciativas consensuadas por la eurozona, ya que no suman el requerido 35 % de la población para una minoría de bloqueo.[63]​ Es así que ya en 2018 los líderes europeos fijaron por primera vez un calendario para dotar a la Unión Monetaria de un presupuesto para la eurozona, pero la desconfianza mutua entre los socios retrasó sine die la culminación de la Unión Bancaria.[64]​ No obsstante, desde 2019 la Comisión Von der Leyen tiene entre sus prioridades profundizar la unión bancaria y de los mercados de capitales.[65]​ La institución europea también pretende crear un nuevo “instrumento anticoerción” que, de ser adoptado, permitiría prevenir y contrarrestar las medidas coercitivas —en el comercio o las inversiones— adoptadas por terceros países.[66]

Adopciones potenciales[editar]

Excepto Dinamarca, que tiene una cláusula de exclusión, todos los demás miembros de la Unión Europea están obligados en teoría a unirse a la zona del euro.

En 2007, Bulgaria esperaba adoptar el euro en 2010.[67]​ En 2008, retrasó sus planes de adoptar la moneda única hasta aproximadamente 2012 debido a la alta inflación.[68]​ En julio de 2011, el ministro de Finanzas búlgaro, Simeon Djankov, explicó que Bulgaria posponía la adopción del euro mientras la crisis de la deuda soberana de la zona del euro no se resolviera y que el país podría entrar en el euro en 2015.[69]​ En septiembre de 2012, Bulgaria congeló indefinidamente los ansiados planes de adoptar la moneda común. El primer ministro búlgaro, Boiko Borísov, y el ministro de Finanzas, Simeon Djankov, manifestaron que los riesgos que como país planteaba su pertenencia al euro eran demasiado altos.[70]​ En julio de 2015, el Gobierno de Bulgaria creó un consejo de coordinación, liderado por el ministro de Finanzas, Vladislav Goranov, para comenzar la preparación para la entrada del país en la zona del euro, entonces prevista para 2018.[71]​ En marzo de 2017, el primer ministro búlgaro, Boiko Borísov, declaró que tenía la intención de solicitar unirse al MTC II.[72]​ En agosto de 2018, el Gobierno adoptó un plan de acción para el ingreso simultáneo al MTC II y la unión bancaria para julio de 2019.[73]​ En octubre de 2019, el ministro de Finanzas, Vladislav Goranov, afirmó que el país "habría finalizado el proceso para la entrada" en la Unión Bancaria y el MTC II a finales de abril de 2020.[74]​ De esa manera, su intención sería adoptar el euro en 2023.[75]​ En abril de 2020, Bulgaria pidió formalmente entrar en el MTC II.[76]​ El 10 de julio de 2020, la leva búlgara se incluyó en el MTC II.[77]

En 2013, el Banco Central Europeo (BCE) esperaba que Croacia fuera miembro del MTC II en 2016, como pronto, con la adopción del euro en 2019.[78]​ En abril de 2015, la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarović, declaró que el país adoptaría el euro en 2020. Sin embargo, el primer ministro croata, Zoran Milanovic, no estaba de acuerdo.[79]​ En marzo de 2016, el gobernador del Banco Nacional de Croacia, Boris Vujcic, dijo que Croacia no entraría en el euro en 2020, pero podría unirse al MTC II.[80]​ En noviembre de 2017, el primer ministro croata, Andrej Plenković, dijo que Croacia aspiraba a unirse al MTC II para 2020 y a introducir el euro para 2025.[81]​ En mayo de 2018, el gobierno croata adoptó una estrategia para introducir el euro y la ministra de Economía de Croacia, Martina Dalic, dijo que la introducción de la moneda común podría tardar entre cinco y siete años.[82]​ En julio de 2019, Croacia pidió formalmente entrar en 2020 en el MTC II, con la intención de adoptar el euro en 2023.[83]​ El 10 de julio de 2020, la kuna croata se incluyó en el MTC II.[77]

En julio de 2003, el gobierno de Hungría esperaba que el país adoptara el euro en 2008.[84]​ Posteriormente, la fecha prevista para la adopción pasó a ser 2010, pero fue abandonada en 2006 debido a la imposibilidad de cumplir con los criterios de adhesión.[85]​ En febrero de 2011, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, dijo que Hungría no adoptaría el euro antes de 2020.[86]​ En junio de 2015, Viktor Orbán dijo que Hungría tardaría décadas en adoptar el euro.[87]​ Sin embargo, en julio de 2016, el ministro de Economía Nacional húngaro, Mihály Varga, sugirió que el país podría adoptar el euro hacia el "final de la década", pero solo si las tendencias económicas continúan mejorando y la moneda común se vuelve más estable.[88]

En septiembre de 2008, el primer ministro polaco, Donald Tusk, dijo que quería que Polonia adoptara el euro en 2011.[89]​ En octubre de 2008, el gobierno polaco estableció un plan económico para adoptar la moneda única en 2012.[90]​ Sin embargo, el entonces presidente de Polonia, Lech Kaczynski, quería que la adopción del euro se sometiera a referéndum.[91]​ En octubre de 2009, el ministro de Hacienda polaco, Dominik Radziwill, dijo que Polonia podría entrar en la zona del euro en 2014 si lograba reducir su déficit público en 2012.[92]​En diciembre de 2011, el ministro de Relaciones Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, dijo que Polonia se proponía adoptar el euro el 1 de enero de 2016, pero solo si "la zona del euro se reforma para entonces, y la entrada es beneficiosa para nosotros".[93]​ En octubre de 2014, el viceprimer ministro polaco, Janusz Piechociński, dijo que Polonia adoptaría el euro en 2020, como pronto.[94]​ En las elecciones parlamentarias de 2015, ganó el partido euroescéptico Ley y Justicia, que sostiene que Polonia solo debería unirse a la moneda única cuando su nivel de vida alcance la media comunitaria (en dicho año, el Producto Interior Bruto (PIB) per cápita polaco se situaba en torno a un 30% por debajo de la media de la Unión Europea) y, además, considera que la cuestión deberá someterse a referéndum.[95]

En octubre de 2003, el gobierno checo estableció una estrategia para adoptar el euro en 2009 o 2010.[96]​ Sin embargo, en septiembre de 2006, el ministro de Finanzas checo, Vlastimil Tlustý, aceptó el aplazamiento de la adopción de la moneda común debido al estado de las finanzas públicas.[97]​ En febrero de 2007, se determinó que 2012 era una fecha realista para dicha adopción.[98]​ En marzo de 2010, el ministro de Finanzas checo, Eduard Janota, dijo que 2015 era la fecha más temprana posible para dicha adopción.[99]​ A finales de 2010, surgió un debate en torno a que la República Checa podría negociar una cláusula de exención para no unirse al euro. Este debate fue impulsado en parte por el euroescéptico presidente checo Václav Klaus. El primer ministro checo, Petr Nečas, dijo más tarde que la cláusula no era necesaria puesto que la República Checa no puede ser obligada a incorporarse al MTC II, por lo que decidirá por sí misma cuándo cumplir uno de los criterios obligatorios para unirse a la zona del euro, enfoque similar al de Suecia.[100]​ En junio de 2014, el presidente de la República Checa, Miloš Zeman, dijo que el país podría adoptar la moneda única en el año 2017, argumentando que la adopción sería beneficiosa para la economía checa en general.[101]​ En abril de 2015, el ejecutivo socialdemócrata checo anunció su intención de fijar una fecha sobre la adopción del euro. El objetivo era que la corona checa dejara paso al euro antes del año 2020.[102]​ Tras las elecciones parlamentarias de 2017, el gobierno del primer ministro checo, Andrej Babiš, no tiene previsto proceder con la adopción del euro dentro de su mandato.[103]

En 2007, Rumania esperaba adoptar el euro en 2014.[104]​ En diciembre de 2008, el Banco Nacional de Rumania esperaba que el país adoptara la moneda única en 2015.[105]​ En diciembre de 2009, el gobierno rumano estableció 2015 como fecha objetivo para la adopción.[106]​ En abril de 2013, Rumania abandonó dicha fecha objetivo, aunque la adopción se mantuvo como un objetivo fundamental para el país.[107]​ En mayo de 2014, el gobierno rumano volvió a establecer una fecha objetivo, en este caso el 1 de enero de 2019.[108]​ Sin embargo, en septiembre de 2015, el gobernador del Banco Nacional de Rumania, Mugur Isărescu, afirmó que esa fecha no era realista.[109]​ En agosto de 2017, el ministro de Exteriores rumano, Teodor Meleşcanu, declaró que Rumania podría adoptar el euro en 2022.

Miembros de la UE fuera de la eurozona[editar]

Suecia no tiene una salida formal de la unión monetaria (la tercera etapa de la UEM) y por lo tanto debe, al menos en teoría, adoptar el euro en algún momento. El 14 de septiembre de 2003, se celebró un referéndum sobre la adopción del euro, pero dio como resultado el rechazo de dicha iniciativa con un 56% de los votos. El gobierno sueco suele argumentar que es posible no adoptar el euro aunque exista la obligación de hacerlo debido a que uno de los requisitos para formar parte de la zona del euro consiste en haber pertenecido previamente durante dos años al ERM. Eligiendo simplemente quedar fuera de dicho mecanismo, el gobierno sueco tiene una cláusula informal sobre la adopción del euro.

Dinamarca negoció una serie de cláusulas de salida del Tratado de la Unión Europea después de que este fuera rechazado en un referéndum celebrado en 1992. Así, Dinamarca obtuvo excepciones en cuatro materias (defensa conjunta, moneda común, cooperación judicial y ciudadanía europea). Finalmente, el tratado modificado fue aceptado en otro referéndum celebrado en 1993. El 28 de septiembre de 2000, un referéndum sobre la adopción del euro fue celebrado en Dinamarca, dando como resultado un 53,2% en contra de unirse a la moneda única. En 2015, un referéndum sobre la abolición de las cuatro cláusulas de salida comentadas volvió a dar como resultado un "no". Pese a todo ello, Dinamarca es el único país que tiene ligada su moneda (la corona danesa) al euro a través del MTC II.

El caso del Reino Unido (antiguo miembro de la UE)[editar]

El Reino Unido, al igual que Dinamarca, también poseía una cláusula por la que no estaba obligado a adoptar el euro. Los euroescépticos británicos creían que una única moneda era meramente un paso para la formación de un superestado europeo unificado y que suprimir la capacidad británica de determinar sus propias tasas de interés habría tenido efectos dramáticos en su economía. La opinión contraria era que, debido a que las exportaciones intraeuropeas representaban el 60 % del total de las británicas, se habría reducido el riesgo producido por las tasas de cambio. Gordon Brown, ministro de Hacienda bajo el Gobierno de Tony Blair, estableció "cinco pruebas económicas" que debía pasar antes de recomendar la entrada del Reino Unido en el euro; y se comprometió a celebrar un referéndum público para decidir la pertenencia a la eurozona. Además, los tres principales partidos políticos británicos prometieron convocar un referéndum antes de unirse al euro.[110]​ El gobierno de coalición elegido en 2010 se comprometió a no formar parte del euro durante la legislatura. La adopción de la moneda única siempre fue un tema muy complicado por el importante euroescepticismo y en el que gran parte de la población ha estado siempre en contra de la adopción del euro. Tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea, como consecuencia del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea celebrado en 2016, la hipotética adopción del euro por parte del Reino Unido dejó de ser posible.

Sin embargo, existen dos territorios que forman parte del Reino Unido, las bases soberanas de Acrotiri y Dhekelia, situadas en la isla de Chipre, que introdujeron el euro al mismo tiempo que Chipre, el 1 de enero de 2008. Anteriormente, usaban la libra chipriota. No tienen distintas monedas de euro a las de Chipre.

Utilización del euro fuera de la UE[editar]

Montenegro y Kosovo también usan el euro, sin entrar en ningún acuerdo legal con la Unión Europea, en sustitución del marco alemán que usaban con anterioridad.

Las bases soberanas de Acrotiri y Dhekelia, un territorio británico en la isla de Chipre, tenían como moneda oficial la libra chipriota antes del ingreso de Chipre en la eurozona en 2008, fecha en la que estas bases se convirtieron en el primer territorio británico en adoptar el euro.

En zonas fronterizas con la eurozona, así como en las zonas turísticas de varios países europeos no pertenecientes a la eurozona, el euro suele ser aceptado en los comercios e incluso en el transporte público. También es aceptado en numerosos países a nivel mundial de manera similar al dólar estadounidense.

Microestados europeos
Actualmente una de las principales relaciones de algunos de estos Estados con la Unión es el euro, ya que con la entrada en vigor del euro la UE redefinió las relaciones monetarias con los Estados vecinos que no tenían moneda nacional y usaban las monedas algunos de los Estados miembros de la eurozona, es decir, Mónaco, San Marino y el Vaticano. Debido a esto se realizaron una serie de convenios monetarios, los cuales han definido las condiciones en las que estos Estados pueden utilizar el euro y pueden acuñar cierta cantidad de moneda. Andorra disponía de una moneda propia aunque de facto se usaban los billetes y monedas franceses y españoles como moneda,[111]​ por lo que lleva usando el euro desde su introducción. Tras 8 años de negociación, el 30 de junio de 2011, Andorra firmó un acuerdo monetario con la Unión Europea para emitir sus propias monedas de euro a partir del 1 de julio de 2013,[112]​ aunque la emisión se retrasó hasta el 23 de diciembre de 2014.[113]

El euro y otras divisas[editar]

Tasa de cambio actual del EUR
Datos de Google Finance: AUD CAD CHF GBP HKD JPY USD
Datos de Yahoo! Finance: AUD CAD CHF GBP HKD JPY USD
Datos de XE.com: AUD CAD CHF GBP HKD JPY USD
Datos de OANDA.com: AUD CAD CHF GBP HKD JPY USD
Datos de fxtop.com: AUD CAD CHF GBP HKD JPY USD

Monedas ligadas al euro[editar]

Hay tres monedas ligadas al euro a través del mecanismo de tipos de cambio europeo. Son las siguientes:

  • Bulgaria tiene ligada la leva búlgara al euro con una tasa de cambio de 1,95583 levas búlgaras = 1 euro y una banda de fluctuación de ± 15%.
  • Croacia tiene ligada la kuna croata al euro con una tasa de cambio de 7,53450 kunas croatas = 1 euro y una banda de fluctuación de ± 15%.
  • Dinamarca tiene ligada la corona danesa al euro con una tasa de cambio de 7,46038 coronas danesas = 1 euro y una banda de fluctuación de ± 2,25%.

Por otra parte, las monedas de otros países y territorios que estaban ligadas a las monedas europeas que desaparecieron al crearse el euro, pasaron a estar ligadas a este. Son las siguientes:

Por lo tanto, dentro de la Unión Europea tres países tienen monedas vinculadas al euro a través del mecanismo de tipos de cambio europeo (Bulgaria, Croacia y Dinamarca); mientras que fuera de la Unión Europea un total de 22 países y territorios tienen monedas vinculadas al euro: 14 países de África continental (Camerún, Chad, Gabón, Guinea Ecuatorial, la República Centroafricana, la República del Congo, Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea-Bisáu, Malí, Níger, Senegal y Togo), 3 países del África insular (Cabo Verde, Comoras y Santo Tomé y Príncipe), 2 países de los Balcanes (Bosnia-Herzegovina y Macedonia del Norte) y 3 territorios franceses del Pacífico (Nueva Caledonia, Polinesia Francesa y Wallis y Futuna).

Bielorrusia y Marruecos tienen sus respectivas monedas (el rublo bielorruso y el dírham marroquí) vinculadas a una cesta de monedas formada por el euro y otras divisas. Por otra parte, en Zimbabue, el euro es usado junto a otras monedas desde la desaparición del dólar zimbabuense.

Además, distintos países (como, por ejemplo, Suiza[114]​ o la República Checa[115]​) han tenido o tienen como referencia el euro en el establecimiento de sus políticas monetarias, lo que lleva a sus bancos centrales a la intervención en los mercados de divisas.

Relación euro/dólar[editar]

Uso en el mundo del dólar estadounidense:      Estados Unidos      Países externos cuya moneda oficial es el dólar      Países con su moneda fijada al dólar      Países con su moneda vinculada al dólar con banda de flotación Uso mundial del euro:      Eurozona      Países externos cuya moneda oficial es el euro      Países con moneda fijada al euro      Países con su moneda vinculada al euro con banda de flotación
Cambio euro-dólar desde 1999.

El euro representa una alternativa al dólar estadounidense por distintas razones:

  • Motivos económicos: el euro empezó a cotizar el 4 de enero de 1999 al precio de 1,1789 dólares estadounidenses (USD). El 27 de enero de 2000 perdió la paridad respecto a dicha moneda por primera vez en su historia que volvió a superar el 22 de febrero de 2000. El 1 de enero de 2002, primer día de circulación de la nueva moneda europea, 1 euro se cambió por 0,9038 dólares. El 15 de julio de 2008 el euro alcanzó una cotización con respecto al dólar de 1,5990 $, el máximo valor de cambio desde su introducción. Por otro lado, en diciembre de 2006 desplazó al dólar como moneda más usada para pago en efectivo. Ese mes, circulaban por el mundo unos 614 000 millones de euros, mientras que los dólares totalizaban 588 000 millones en euros. Además, hay que tener en cuenta que el euro es la moneda de la primera potencia económica mundial y que la economía europea está más saneada que la estadounidense, lo cual hace que sea una moneda más segura y fuerte que el dólar estadounidense. Sin embargo, tras el rechazo en referéndum de Francia y Países Bajos a la Constitución Europea y la incertidumbre, por tanto, generada respecto al futuro de la Unión, el euro frenó en su auge y se depreció (aunque manteniéndose superior al dólar); estado del que posteriormente se recuperó. En los últimos años, debido a la crisis de la deuda soberana europea, se han producido altibajos en su cambio respecto al dólar. A fecha del 16 de enero de 2022, el euro está cotizado a precio de 1,1416 $.
  • Motivos políticos: algunos estados favorecen el uso del euro, perjudicando al dólar, por estar en desacuerdo con la política que toma Estados Unidos en temas como la economía o la diplomacia internacional y lo cual, en muchos casos, no significa tener una postura pro-europea, sino una postura anti-estadounidense. Algunos ejemplos son Cuba, Irak o Corea del Norte. Cuba prohibió que el dólar estadounidense se usase en su territorio a partir del 8 de noviembre de 2004 y todo dólar que ingrese a Cuba deberá ser cambiado a Peso cubano convertible, con un gravamen del 10 %, gravamen que no tiene el euro, ni otras monedas, como el franco suizo.[116]​ Respecto a Irak, antes de que fuese invadido por Estados Unidos, cambió los dólares por euros, algunos sectores sociales veían en este cambio uno de los motivos por los cuales George W. Bush estaba interesado en intervenir en Irak, y así reinstaurar el dólar estadounidense en ese estado árabe y evitar que la OPEP se cambiase al euro, hecho que tendría consecuencias nefastas para la economía estadounidense, además de poner fin a la hegemonía del dólar. En 1998, Cuba anunció que reemplazaría el dólar estadounidense por el euro como su moneda oficial a los efectos del comercio internacional. Corea del Norte, desde diciembre de 2002 y Siria, desde 2006, hicieron lo mismo. Igualmente China y Rusia han transferido gran parte de sus reservas de divisas del dólar al euro.

Controversia sobre las supuestas ventajas y desventajas del euro[editar]

Los partidarios del euro consideran que uno de sus “beneficios” es la reducción de los riesgos provenientes del tipo de cambio, lo que hará más fácil la inversión a través de las fronteras. Los cambios en la relación entre monedas han conllevado habitualmente un riesgo para las compañías e individuos al invertir o incluso importar o exportar fuera de la zona de su propia moneda. Las ganancias pueden ser rápidamente eliminadas como resultado de las fluctuaciones de las tasas de cambio. Por lo tanto la mayoría de los inversores y de los importadores/exportadores tienen o bien que aceptar el riesgo o «cubrirse» teniendo varias opciones disponibles, resultando en mayores costes en el mercado financiero. Consecuentemente, es menos atractivo invertir fuera de la zona de la propia moneda. La eurozona incrementa en gran medida el área de inversión sin riesgo de tasa de cambio. Como la economía de la Unión Europea depende fuertemente de exportaciones intraeuropeas, los beneficios no pueden ser subestimados. Esto es particularmente importante para países cuyas monedas tradicionalmente tenían significativas fluctuaciones.

Otro de los supuestos beneficios del euro sería la eliminación de los costes asociados a las transacciones bancarias entre divisas, que previamente constituían un gasto tanto para los individuos como para las empresas cuando cambiaban de una moneda a otra. Eventualmente, el euro aporta una flexibilidad y liquidez a los mercados financieros de la que anteriormente carecía. Además puede contribuir al incremento en la competencia y la disponibilidad de productos financieros a través de la unión que reducirá sus costes para las empresas y posiblemente también para los consumidores individuales. En el mismo sentido, la mayor amplitud de los mercados financieros da lugar a un incremento de la capitalización e inversión bursátil.

Por su parte, los detractores del euro —en su forma original— estiman que la creación de la moneda única ha supuesto una serie de desventajas para muchos países que en el pasado ajustaban el valor de su moneda a las distintas situaciones económicas reinantes. Así, la guerra de divisas se convertía en una herramienta eficaz para estimular la competitividad de bienes y servicios producidos en un país dado. En este contexto, a raíz de la Crisis financiera de 2008, se ha especulado con la posibilidad de que un país pueda abandonar la moneda común. Así, tras la crisis de la deuda soberana en Grecia y la posterior crisis del euro, dicha posibilidad aumentó especialmente a mediados de 2010.

En cuanto a la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) se ha planteado la hipótesis de que la implantación del euro como moneda única de la UE ha provocado un aumento de la inflación, especialmente en las capas de rentas medias y bajas muy superior al registrado por los índices de inflación oficiales publicados por los Estados miembros.[117]​ En cuanto a este tema, el analistas Rickard Sandell, opinó en 2003 que la llamada "inflación encubierta del euro era «un mito».[118]​ Si bien fijándose en fuentes oficiales, como Eurostat, Sandell hace referencia al hecho de que no todos los Estados miembros de la Unión habín sufrido inflación en ese momento. En concreto, ocho de los quince miembros de la Unión tras la implantación del euro mostraron un moderado descenso de la inflación, y otros siete un moderado aumento.

En sentido contrario, el expresidente de Francia, Nicolas Sarkozy, arremetiendo en 2007 contra la política del BCE afirmando que negar la subida de precios tras la entrada del euro era «reírse de la gente» y decir que la moneda europea no ha comportado un alza de precios era «reírse del mundo».[119]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «El euro fuera de Europa». BCE. 24 de enero de 2017. Consultado el 11 de enero de 2022. 
  2. a b «cent». Diccionario panhispánico de dudas. RAE. 
  3. Se dejó de emitir en 2019, pero sigue siendo de curso legal.
  4. La inflación de la eurozona cumple cinco meses en negativo tras cerrar 2020 en el -0,3%
  5. a b «Consejo Europeo de Madrid (12/1995): Conclusiones». Parlamento europeo. 
  6. «La introducción inicial del euro (2002)». Banco Central Europeo. 
  7. «El edificio principal del BCE». Banco Central Europeo. 4 de marzo de 2021. Consultado el 17 de octubre de 2021. 
  8. «Sobre la fijación de las sedes de las instituciones de la Unión Europea». Parlamento Europeo. 23 de octubre de 2013. Consultado el 17 de octubre de 2021. 
  9. Intercultural Economic Analysis: Theory and Method; por Rongxing Guo; pág. 106; publicado por Springer Science & Business Media, 2009; ISBN 1441908498, 9781441908490
  10. Helmut Kohl: The Man Who Reunited Germany, Rebuilt Europe, and Thwarted the Soviet Empire; por Henrik Bering; pág. 239; publicado por Regnery Publishing, 1999; ISBN 0895263254, 9780895263254
  11. Unequal Partners: French-German Relations, 1989-2000; por Julius Weis Friend; pág. 65; publicado por ABC-CLIO, 2001; ISBN 0275976033, 9780275976033
  12. We can take no pleasure from the euro's fall
  13. Las tasas de cambio irrevocables entre las 11 divisas integradas inicialmente en el euro fueron fijados el 1 de enero de 1999, en virtud del REGLAMENTO (CE) No 2866/98 DEL CONSEJO, de 31 de diciembre de 1998 (pdf)
  14. Grecia no cumplió los criterios de adhesión inicial, por lo que no se incorporó a la moneda común el 1 de enero de 1999. Se admitió dos años más tarde, el 1 de enero de 2001, con un tipo de cambio de la dracma griega (GRD) de &&&&&&&&&&&&0340.750000340,750.
  15. El tipo de cambio final fue acordado el 11 de julio de 2006. Sin embargo, esta tasa de cambio no fue formalmente efectiva hasta que el tólar esloveno fue sucedido por el euro el 1 de enero de 2007.
  16. El tipo de cambio final se acordó el 10 de julio de 2007. Sin embargo, esta tasa de cambio no fue formalmente efectiva hasta que la libra chipriota fue sucedida por el euro el 1 de enero de 2008.
  17. El tipo de cambio final se acordó el 10 de julio de 2007. Sin embargo, esta tasa de cambio no fue formalmente efectiva hasta que la lira maltesa fue sucedida por el euro el 1 de enero de 2008.
  18. El tipo de cambio final se acordó el 8 de julio de 2008. Sin embargo, esta tasa de cambio no fue formalmente efectiva hasta que la corona eslovaca fue sucedida por el euro el 1 de enero de 2009.
  19. El tipo de cambio final se acordó el 13 de julio de 2010. Sin embargo, esta tasa de cambio no fue formalmente efectiva hasta que la corona estonia fue sucedida por el euro el 1 de enero de 2011.
  20. El tipo de cambio definitivo se acordó el 9 de julio de 2013. Sin embargo, esta tasa de cambio no fue formalmente efectivo hasta que el lats letón fue sucedido por el euro el 1 de enero de 2014.
  21. El tipo de cambio definitivo se acordó el 23 de julio de 2014. Sin embargo, esta tasa de cambio no fue formalmente efectivo hasta que la litas lituana fue sucedida por el euro el 1 de enero de 2015.
  22. «The euro outside the euro area» (en inglés). Archivado desde el original el 7 de julio de 2014. 
  23. «Acuerdo monetario entre la Unión Europea y el Principado de Andorra». 30 de junio de 2011. Consultado el 6 de enero de 2012. 
  24. Andorra retrasa la emisión de sus euros al año 2014
  25. Los euros andorranos se pondrán en circulación a partir del 15 de enero
  26. Goodman, Peter S. (6 de mayo de 2016). «La economía de Europa recupera el buen rumbo después de ocho años de crisis». Consultado el 2017. 
  27. Chiara Casi. «Bail in -la gestione delle crisi bancarie» (en italiano). Consultado el 6 de octubre de 2019. 
  28. Haidar, Jamal Ibrahim, 2012. "Sovereign Credit Risk in the Eurozone," World Economics, World Economics, vol. 13(1), páginas 123-136, marzo de 2012.
  29. Heard on Fresh Air from WHYY (10 de abril de 2012). «NPR-Michael Lewis-How the Financial Crisis Created a New Third World-October 2011». Npr.org. Consultado el 1 de agosto de 2012. 
  30. «Acropolis now». The Economist. 29 de abril de 2010. Consultado el 1 de agosto de 2012. 
  31. «EU ministers offer 750bn-euro plan to support currency». BBC News. 10 de mayo de 2010. Consultado el 1 de agosto de 2012. 
  32. Willem Sels (27 de febrero de 2012). «Greek rescue package is no long term solution, says HSBC's Willem Sels». Investment Europe. Archivado desde el original el 28 de octubre de 2012. Consultado el 1 de agosto de 2012. 
  33. «Leaders agree eurozone debt deal after late-night talks». BBC News. 27 de octubre de 2011. Consultado el 27 de octubre de 2011. 
  34. Pidd, Helen (2 de diciembre de 2011). «Angela Merkel vows to create 'fiscal union' across eurozone». The Guardian (Londres). Consultado el 1 de agosto de 2012. 
  35. «European fiscal union: what the experts say». The Guardian (Londres). 2 de diciembre de 2011. Consultado el 1 de agosto de 2012. 
  36. Sponsored by (9 de junio de 2012). «The Economist-Start the Engines Angela-June 9, 2012». Economist.com. Consultado el 1 de agosto de 2012. 
  37. «How the Euro Became Europe's Greatest Threat». Der Spiegel. 20 de junio de 2011. 
  38. Dolan, Mike (15 de noviembre de 2011). «Puzzle over euro's "mysterious" stability». Reuters. 
  39. Kirschbaum, Erik (22 de agosto de 2011). «Schaeuble says markets have confidence in euro». Reuters. 
  40. «The Euro’s PIG-Headed Masters». Project Syndicate. 3 de junio de 2011. 
  41. Ian Traynor and Nicholas Watt (6 de junio de 2012). «Spain calls for new tax pact to save euro: Madrid calls for Europe-wide plan but resists 'humiliation' of national bailout». The Guardian. 
  42. Charles Forell and Gabriele Steinhauser (11 de junio de 2012). «Latest Europe Rescue Aims to Prop Up Spain». Wall Street Journal. 
  43. «European Wage Update». NYT. 22 de octubre de 2011. Consultado el 1 de agosto de 2012. 
  44. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española. «cent». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). 
  45. euro
  46. a b «Bruselas abre la puerta a que desaparezcan las monedas de 1 y 2 céntimos». antena3.com. Consultado el 16 de agosto de 2014. 
  47. Los billetes de 5 € fueron puestos en circulación en 2013, los de 10 € en 2014, los de 20 € en 2015, los de 50 € en 2017, los de 100 € y 200 € en 2019.
  48. «Banknotes and coins circulation» (en inglés). Banco Central Europeo. Consultado el 23 de septiembre de 2018. 
  49. «Serie Europa de billetes en euros». Banco Central Europeo. Consultado el 23 de septiembre de 2013. 
  50. «Banknotes and coins circulation» (en inglés). 
  51. «¿Qué hago si tengo billetes de 500 euros? ¿Hasta cuándo puedo usarlos?». Cope. 27 de enero de 2019. Consultado el 7 de marzo de 2020. 
  52. «Belg Alain Billiet ontwierp het euroteken» [El belga Alain Billet diseñó el símbolo del euro]. Gazet van Antwerpen. 10 de octubre de 2001. Archivado desde el original el 1 de abril de 2012. Consultado el 28 de diciembre de 2013. 
  53. «European Commission – Economic and Financial Affairs – How to use the euro name and symbol». Ec.europa.eu. Consultado el 4 de enero de 2014. 
  54. a b c «zona euro, zona del euro y eurozona, con inicial minúscula». Fundeu. 4 de noviembre de 2009. Consultado el 11 de enero de 2022. «actualizado en 2021». 
  55. «Zona del euro». Europa. 2è de enero de 2017. Consultado el 11 de enero de 2022. 
  56. «Nuestra moneda». ECB. Consultado el 11 de enero de 2022. 
  57. «El euro fuera de Europa». BCE. 24 de enero de 2017. Consultado el 11 de enero de 2022. 
  58. «Merkel, abierta a la propuesta de reforma de Macron para la eurozona». El Boletín DPA. 20 de junio de 2017. Consultado el 28 de junio de 2017. 
  59. Suárez, Marcos (24 de junio de 2017). «Comienzo prometedor en Europa». El Economista. Consultado el 28 de junio de 2017. 
  60. a b c Núñez, Maribel (3 de julio de 2017). «El eje francoalemán ya diseña las bases para la refundación del euro». ABC. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  61. Vives, Xavier (18 de mayo de 2017). «Macron, Francia y Europa». La Vanguardia. Consultado el 28 de junio de 2017. 
  62. «El nuevo ‘momentum’ de la Unión Europea». eldiario.es (Fundación Alternativas). 11 de julio de 2017. Consultado el 23 de julio de 2017. 
  63. Oliveras, Eliseo (1 de febrero de 2020). «Una nueva UE por reinventar». El Periódico. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  64. Pelliger, Lluís (15 de diciembre de 2018). «La UE aprueba un embrión de presupuesto de la zona euro». El País. Consultado el 17 de diciembre de 2018. 
  65. «Prioridades de la Unión Europea para el período 2019-2024». Europa. 15 de noviembre de 2021. Consultado el 27 de noviembre de 2021. 
  66. «Reforzar la autonomía de la UE: la Comisión desea recabar opiniones sobre un nuevo instrumento de lucha contra la coerción». Europa. 23 de marzo de 2021. Consultado el 1 de diciembre de 2021. 
  67. «The Report: Emerging Bulgaria 2007 p.38» (en inglés). 
  68. «The Report: Emerging Bulgaria 2008 p.31» (en inglés). 
  69. «Bulgaria puts off Eurozone membership for 2015» (en inglés). 
  70. El euro puede esperar
  71. Bulgaria crea una oficina para la entrada en el euro, prevista para 2018
  72. «GERB leader Borissov: Bulgaria will apply to join euro zone» (en inglés). 
  73. Bulgaria se da menos de un año para unirse al ERM II y la unión bancaria
  74. Bulgaria espera unirse en abril de 2020 a la "sala de espera" para la adopción del euro
  75. «Bulgaria on path to adopt euro in 2023: IMF's Georgieva» (en inglés). 
  76. «Bulgaria has Officially Applied for the Eurozone» (en inglés). 
  77. a b Croacia y Bulgaria avanzan en su futura adhesión al euro
  78. «Konferencija HNB-a u Dubrovniku: Hrvatska može uvesti euro najranije 2019.» (en croata). Archivado desde el original el 2 de febrero de 2014. 
  79. «President: Croatia to Adopt Euro in 5 Years» (en inglés). Archivado desde el original el 20 de enero de 2018. Consultado el 19 de enero de 2018. 
  80. «GUVERNER BORIS VUJČIĆ O UVOĐENJU EURA 'Do 2020. godine nećemo u Europsku monetarnu uniju, ali bismo mogli u tečajni mehanizam'» (en croata). 
  81. «Croatia wants to adopt euro within 7-8 years: prime minister» (en inglés). 
  82. Croacia fija plazo para adopción de euro
  83. Croacia pide entrar en la fase de pruebas previa a adoptar el euro en 2023
  84. «Roadmap for the adoption of the euro in Hungary: dangers and opportunities» (en inglés). 
  85. «Hungary abandoned its official 2010 euro-adoption target date after raising its budget deficit goals for each year through 2008, Economy Minister János Kóka said» (en inglés). Archivado desde el original el 27 de enero de 2018. Consultado el 26 de enero de 2018. 
  86. El euro ya no hace soñar
  87. Hungría dice que el euro no es tan seguro y que tardará décadas en adoptarlo
  88. Hungría podría adoptar el euro en 2020, dice su ministro de Economía
  89. «Poland wants to adopt euro in 2011» (en inglés). 
  90. «MAPA DROGOWA PRZYJĘCIA EURO PRZEZ POLSKĘ» (en polaco). 
  91. «Poland may get referendum on euro» (en inglés). 
  92. «Polish 2010 Gap Below 8% of GDP, Kotecki Tells Rzeczpospolita» (en inglés). Archivado desde el original el 26 de octubre de 2012. 
  93. «Official: Poland to be ready for euro in 4 years» (en inglés). Archivado desde el original el 26 de marzo de 2012. 
  94. «Polska w strefie euro znajdziemy się najwcześniej po 2020 roku» (en polaco). 
  95. Resultados oficiales confirman triunfo de Ley y Justicia en Polonia
  96. La República Checa aceptará el euro en 2009 o en 2010
  97. «Topolánek a Tůma: euro v roce 2010 v ČR nebude» (en checo). 
  98. «Euro je v Česku reálné v roce 2012, míní MF» (en checo). 
  99. «FINANCE MINISTER: 2015 EARLIEST DATE FOR EURO ADOPTION» (en inglés). 
  100. «Czech crown to stay long with no euro opt-out needed: PM» (en inglés). 
  101. «Czech president sees euro adoption by 2017» (en inglés). 
  102. La República Checa busca fijar una fecha para la adopción del euro
  103. «Vstoupit do eurozóny? Až bude euro za dvacet korun, shodli se Babiš s Rusnokem» (en checo). 
  104. «Background information on the euro and euro area» (en inglés). 
  105. «RAPORT ANUAL 2008» (en rumano). 
  106. «Raport privind situația macroeconomică» (en rumano). 
  107. «Romania abandons target date for joining euro» (en inglés). 
  108. Sobre la adopción del euro en Rumanía
  109. «Central Bank: Romania 2019 euro membership 'not feasible'» (en inglés). 
  110. El 63% de los británicos se declara contrario a adoptar el euro
  111. Portal de la Unión Europea (6 de octubre de 2006). «Acuerdos sobre las relaciones monetarias (Mónaco, San Marino, El Vaticano, Andorra)». Consultado el 15 de abril de 2010. 
  112. «Acuerdo monetario entre la Unión Europea y el Principado de Andorra». Comisión Europea. 2011. Consultado el 6 de enero de 2012. 
  113. Andorra retrasa la emisión de sus euros al año 2014
  114. Suiza quita las ataduras a su divisa y el dinero mundial vuelve al refugio del franco.
  115. La República Checa teme la llegada de una avalancha de dinero a su economía
  116. Dolar es reemplazado por el euro
  117. «Estudio de la universidad de La Rioja sobre la percepción de los precios». 2002. Consultado el 2 de septiembre de 2007. 
  118. «Artículo de opinión». 2003. Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2007. Consultado el 9 de septiembre de 2007. 
  119. «Artículo del país con las declaraciones de Sarkozy». 2006. Consultado el 1 de septiembre de 2007. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]