Arquitectura del Modernismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Arquitectura modernista»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Escalera del Hotel Tassel, Bruselas, de Victor Horta.
Villa Maund, Schoppernau (Austria), de William Morris.[1]
Palacio Baburizza, de Barison y Schiavon en Valparaíso, Chile.
Fachada de la casa Batlló, Barcelona, de Antonio Gaudí.
Parque Güell, Barcelona, de Gaudí.

Las primeras aproximaciones a la Arquitectura del siglo XX apuntaban a una interpretación rupturista donde lo ocurrido desde esos años a finales del siglo XIX se veía como un giro radical y sin retorno respecto a la Arquitectura anterior. Emerge así la idea de un movimiento moderno en la Arquitectura que supone empezar de cero.

Se hacía necesaria una visión histórica que pusiera el énfasis en los valores más novedosos de las obras recientes vinculadas a una interpretación comprometida con una apuesta política y social. Se quería alejar a esa Arquitectura de cualquier vínculo con tradiciones anteriores.

La nueva situación general creada por la revolución industrial y social generó multiplicidad de nuevos temas edilicios. En el siglo XIX, la iglesia y el palacio perdieron su importancia como temas principales y fueron reemplazados, a su turno, por el monumento, el museo, la vivienda, el teatro, el palacio de exposiciones, y el edificio para oficinas. Cada uno de estos temas, así como su sucesión temporal, indican el surgimiento de una nueva forma de vida, basada en los nuevos significados existenciales.

Estas nuevas edificaciones representaba los valores económicos de la nueva sociedad capitalista, así como sus fuerzas productivas se manifestaban de forma clara en edificios destinados a fábricas, oficinas y viviendas. A partir de estos avances la reivindicación de la eficiencia y rentabilidad económica como prioridad insoslayable, se observa una disminución de los patios en la arquitectura para optimizar lo económico. [2]

Para referirse a la Arquitectura que emerge desde finales del siglo XIX se emplea el calificativo de “Moderna”. En este caso, hace referencia a la levantada desde el Art Nouveau y las propuestas hasta la década de los años 60 del siglo XX. La arquitectura del Movimiento Moderno hace una apuesta decidida a favor de determinadas corrientes y tendencias en gran medida relacionadas con las vanguardias artísticas.

Naturalmente, la relativa continuidad con los sistemas tradicionales no excluye que el arte de construir se transforme en este período y que surjan nuevos problemas, como que por ejemplo, la revolución industrial modifica la técnica de la construcción, aunque sea de modo menos espectacular que en otros sectores. Los materiales tradicionales, como la piedra, los ladrillos, la madera, se trabajan de modo más rentable, distribuyéndolos de modo más práctico. A éstos se añaden otros nuevos materiales, como el hierro colado, el vidrio y, más tarde, el cemento. Los progresos de la ciencia permiten utilizar todos estos materiales del modo más conveniente y medir su resistencia. La difusión del espíritu científico y la aspiración de los arquitectos a verificar los límites de empleo de los materiales y sistemas tradicionales de construcción, estimulan distintas investigaciones experimentales.

La búsqueda científica trabaja, por otra parte, en la técnica de la construcción, modificando los instrumentos que han de servir para proyectar. Las dos principales innovaciones tienen su origen en Francia también en éste caso: la invención de la geometría descriptiva y la introducción del sistema métrico decimal.

El hierro y el vidrio se usan en la construcción desde tiempo inmemorial, pero sólo en este período los progresos de la industria permiten extender sus aplicaciones, introduciendo en la técnica de la construcción conceptos completamente nuevos.

En un principio el hierro se usa sólo como accesorio: para cadenas, tirantes y para unir entre sí los sillares en las construcciones de mampostería. Por ejemplo, en el pronaos construido por Rondelet para el Panteón de Soufflot, en 1770, la estabilidad real de la cornisa está asegurada por una densa red de barras metálicas, colocadas racionalmente según las distintas cargas, casi como la armazón de una obra moderna de cemento. Pero el escaso desarrollo de la industria siderúrgica pone un límite insuperable a la difusión de estos sistemas. En Inglaterra se dan los pasos decisivos, que permiten a finales de siglo aumentar la producción de hierro en la medida adecuada a las nuevas exigencias.

El empleo del hierro fundido se extiende mucho en la construcción. Columnas y vigas de hierro fundido forman la armazón de muchos edificios industriales, y permiten cubrir grandes espacios con estructuras relativamente ligeras y a prueba de fuego. Rejas, barandillas, verjas y decoraciones son cada vez más empleadas en obras corrientes y hasta en obras representativas. Las decoraciones en hierro fundido en este primer período-últimos decenios del siglo XVIII y principios del XIX-son frecuentemente de magnífica factura y muy superiores a las comerciales del período siguiente.

La industria del vidrio realiza grandes progresos técnicos en la segunda mitad del siglo XVIII, y en 1806 es capaz de producir paneles de vidrio de 2,50 por 1,70 metros. En Inglaterra, sin embargo, la mayor productora, las exigencias fiscales durante las guerras napoleónicas ponen graves dificultades a las fábricas de vidrio, y sólo después del tratado de paz la producción puede continuar su desarrollo. Se empiezan a experimentar aplicaciones de más empeño, asociando el vidrio al hierro para obtener revestimientos que dejen pasar la luz. Grandes tragaluces de hierro y vidrio se usan en numerosos edificios públicos, por ejemplo en la Madeleine de Vignon. En 1829, Percier y Fontaine cubren de vidrio la Galerie d'Orléans del Palais Royal, prototipo de galería pública del siglo XIX. Emplea el vidrio en la construcción de grandes viveros Rouhault, en el Jardin des plantes de París, en 1833; Paxton, en Chatsworth, en 1837, y Burton, en Kew Gardens, en 1844.

Las primeras estaciones de ferrocarril necesitan grandes cubiertas de vidrio, y las nuevas tiendas, con sus amplios escaparates de exposición, acostumbran a los arquitectos a proyectar paredes enteramente de vidrio. El Palacio de Cristal de Joseph Paxton, en 1851, resume todas estas experiencias e inaugura la serie de grandes galerías de cristal para exposiciones, que continúa en la segunda mitad del siglo XIX.

Arquitectura modernista en Bélgica[editar]

El modernismo arquitectónico nace en Bélgica (donde se le dará el nombre de art nouveau) con la obra de Goh Ver Wayans y Victor Horta. La ondulación de los tejados y fachadas, la aplicación de materiales como el hierro forjado, los motivos de vegetación natural y el cuidado diseño de la decoración y de cada elemento arquitectónico y de mobiliario del interior son características de sus obras: de Van de Velde es la casa Bloemenwerf;[3]​ y de Horta la casa Solvay (especialmente su característico interior de diseño muy recargado, con lámparas, papel pintado, vidrieras, etc.), la casa Tassel, la Casa del Pueblo[4]​ y la Casa van Eetvelde, todo ello en Bruselas, así como el Gran Bazar de Fráncfort.

Arquitectura modernista en Austria[editar]

El movimiento vienés denominado Sezession (1897) tuvo como arquitectos a Otto Wagner[5]​ y Josef María Olbrich; y el paralelo movimiento de Múnich (1892) a Franz von Stuck.

Arquitectura modernista en Reino Unido[editar]

En Inglaterra pueden considerarse dentro del modernismo arquitectónico a William Morris y a Charles Rennie Mackintosh. El estilo de Morris no cae en los excesos decorativos, es el más sobrio del movimiento, ya que se centra más en la implantación de la villa en la naturaleza (influencia del pintoresquismo inglés del siglo previo) y la valoración del espacio interior funcional. Sobre todo diseña muebles y pequeños utensilios cotidianos, y se le sitúa dentro del género en consonancia del arquitecto francés Charles Voysey. Los planteamientos de Mackintosh son originales y aportan nuevas soluciones a sus problemas arquitectónicos. Son características las formas prismáticas y octogonales. Es el arquitecto modernista más sobrio en los exteriores, lo que le vale ser un precursor del racionalismo arquitectónico. Diseña muebles y joyas, y construye la Escuela de arte de Glasgow.

Arquitectura modernista en España[editar]

En España, la arquitectura modernista, relativamente poco presente en Madrid,[6]​y con desarrollo puntual en otras zonas (Cartagena y La Unión, Comillas, León y Astorga, Ávila,[7]Zamora,[8]Zaragoza, el Bajo Aragón, Ceuta,[9]​algunas de las casas de indianos de la zona cantábrica,[10]Canarias o Mallorca);[11]​fue en Barcelona donde tuvo mayor importancia. Los arquitectos modernistas catalanes (Rogent, Doménech y Montaner, Puig y Cadafalch, Enric Sagnier, Rubió y Bellver, Jujol y Gibert, Valeri y Pupurull, Muncunill y Parellada, Víctor Beltrí) desarrollaron un lenguaje propio, del que partió Antonio Gaudí para desarrollar su particular universo artístico, muy personal.[12]​ La Comunidad Valenciana será otro foco modernista, que por número de obras tuvo su mayor desarrollo en Alcoy y Valencia y que de la mano de los arquitectos del modernismo valenciano (Francisco Mora, Demetrio Ribes, Antonio Martorell, Vicente Ferrer, Vicente Pascual, Timoteo Briet, etc) dará lugar a un estilo propio influenciado por la corriente modernista austriaca Sezession.[13][14]​La ciudad de Melilla[15]​recibió un coletazo, no de tanta calidad u originalidad, pero de un gran preciosismo gracias a unas ornamentaciones al extremo complicadas, con grandes prohombres como Emilio Alzugaray Goicoechea o Enrique Nieto y Nieto, discípulo de Domenech y Montaner, cómo lo demuestra en obras cómo la Casa de David J. Melul.

Arquitectura modernista en Letonia[editar]

Riga es la ciudad europea con mayor cantidad de edificios art nouveau, a consecuencia del crecimiento de urbano que se produjo a partir del derribo de las murallas, y la formación que un grupo de arquitectos (Rudolf Heinrich Zirkwitz, Friedrich Scheffel, Heinrich Scheel, Janis Alksnis y Konstantin Peksens[16]​) recibió en el Aula de Arquitectura que se creó (1869) en el Instituto Politécnico de Riga.[17][18]Error en la cita: Error en la cita: existe un código de apertura <ref> sin su código de cierre </ref> [19]

Referencias[editar]

  1. Vgl. Hans Sandmayr: 100 Jahre Villa Maund, ein geschichtsträchtiges Haus im Bregenzerwald. Bezau 1997, S. 17 ff. Fuente citada en de:Villa Maund
  2. Norberg-Schulz, Christian (1973). Arquitectura Occidental. Barcelona: Gustavo Guili. p. 175. 
  3. Unesco website; fuente citada en en:Bloemenwerf
  4. Histoire de la Maison du Peuple de Bruxelles, fuente citada en fr:Maison du Peuple (Bruxelles)
  5. Que también desarrolló una estética que se relaciona con el racionalismo arquitectónico: Archivo:Wien PSK.jpg: Wiener Postsparkasse («Caja Postal de Viena»). Otto Wagner Museum located within the Austrian Postal Savings Bank, Virtual tour through the building. Fuentes citadas en en:Austrian Postal Savings Bank.
  6. *Los estilos arquitectónicos que pasaron de puntillas por Madrid (artículo de Octavio Fraile a propósito de Madrid modernista, Óscar da Rocha Aranda y Ricardo Muñoz Fajardo, con declaraciones de estos autores y otros, como Francisco Herrera): El modernismo se dio muy poco aquí. Los ejemplos más característicos son la Filmoteca Nacional, de Críspulo Moro Cabeza (Cine Doré...) y el palacio de Longoria (sede de la SGAE), de José Grases... [el interior del] Círculo de Bellas Artes... la escalinata central del Casino de Madrid o el panteón de José Cámara en el cementerio de San Justo... En Carabanchel... la Colonia de la Prensa, una serie de viviendas unifamiliares de principios de siglo xx creadas para acoger a periodistas de clase media... El modernismo madrileño destaca por su sobriedad, que «se amolda al aspecto general de la ciudad».
  7. Muñoz, op. cit.
  8. El Modernismo en Zamora
  9. Arquitecto José Blein ([1])
  10. *Casas indianas en Ferrol modernista.
  11. El Gran Hotel (Palma de Mallorca), Can Forteza-Rey, Almacenes el Águila, Forn Fondo, Can Casasayas o Can Corbella.
  12. Arquitectura modernista en Cataluña
  13. Mestre Martí, María (2007). La arquitectura del modernismo valenciano en relación con el Jugendstil vienés. 1898-1918. Paralelismos y conexiones. Valencia: Universitat Politècnica de València. p. 629. Consultado el 5 de marzo de 2018. 
  14. Concepción de Soto, Arquitectos y arquitecturas modernista en la ciudad de Valencia 1900-1915 - Valencia ante el Modernismo, RACV Digital, 2012.
  15. Melilla modernista
  16. Krastiņš, Jānis (2002) (in Latvian, English). Rīgas arhitektūras meistari 1850-1940: The masters of architecture of Riga 1850-1940.. Riga: Jumava. ISBN 9984054500. Fuente citada en en:Konstantīns Pēkšēns
  17. http://elviajero.elpais.com/articulo/viajes/Riga/ciudad/detalles/elpviavia/20040424elpviavje_2/Tes
  18. http://www.rtu.lv/component/option,com_newsbox/task,view/id,2/Itemid,1074/lang,en Fuente citada en en:Riga Technical University
  19. * O. Wagner, Moderne architektur, Vienna, 1896-1902 trad. it. Architettura moderna e altri scritti, Bologna, 1980
    • Henry van de Velde, Die Renaissance im modern Kunstgewerbe, Lipsia, 1903
    • (en alemán) Wilhelm Worringer, Abstraktion und Einfühlung, München, 1908; trad. it. Astrazione e empatia, Torino, 1975
    • Leonardo Benevolo, Storia dell'architettura moderna, Bari, 1973
    • R. Schmutzler, Art Nouveau, New York & Londra, 1962 trad. it. Art Nouveau, Milano, 1966
    • Manfredi Nicoletti, L'architettura liberty in Italia, Bari 1978
    Fuentes citadas en it:Architettura modernista
  20. Hohenhof, web oficial. Fuente citada en de:Hohemhof.
  21. Maurice Culot, Lise Grenier (dir.), Henri Sauvage 1873-1932, contributions de R. Delevoy, F. Loyer, B. B. Taylor, L. Miotto-Muret, J. Gübler, Bruxelles/Paris, AAM/SADG, 1976. Fuentes citadas en fr:Henri Sauvage
  22. Hankar et L'Hôtel Ciamberlani, Aparté Editions. Fuente citada en nl:Hotel Ciamberlani