Dinero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sede del Banco Central Europeo, el que controla la mayor parte de las finanzas de la Unión Europea.

El Dinero es todo activo o bien generalmente aceptado como medio de pago por los agentes económicos para sus intercambios y que además cumplé las funciones de ser unidad de cuenta y depósito de valor.[1] Algunos ejemplos de dinero son: las monedas y los billetes, las tarjetas de débito, y las transferencias electrónicas, entre otros.[2]

El dinero, tal como lo conocemos hoy (billetes y monedas sin valor propio), debe estar avalado o certificado por la entidad emisora. Actualmente son los gobiernos,[3] a través de las leyes, quienes determinan cual es el tipo de dinero de curso legal, pero son otras entidades, como los bancos centrales y las casas de la monedas (Ceca), los que se encargan, primero, de regular y controlar la política monetaria de una economía, y segundo, de crear las monedas y billetes según la demanda y la necesidad de tener dinero físico.[4]

Etimología

El término «dinero» deriva del nombre de una moneda romana de plata: el denarius.[5] Aunque en los países de habla hispana «dinero» tiene el significado de «moneda corriente», fue el nombre de diversas monedas utilizadas durante la Edad Media en España.[5]

Historia

En el neolítico, con la aparición de la agricultura y la ganadería, apareció la primera economía de producción y se produjo un excedente; una cantidad de bienes que no necesitan ser consumidos. Esto dio lugar a la posibilidad de alimentar a personas que no necesitaban trabajar la agricultura o la ganadería y podían dedicarse a producir otros productos, como la cerámica, e intercambiarlo por el excedente producido. Ello permitió la primera forma de comerciar, el trueque, intercambiando directamente bienes y servicios por otros.[6] Con el tiempo, esta forma de intercambio se consideró ineficiente.

Con el paso del tiempo, el oro y la plata fueron ampliamente usados como dinero debido a que su valor es aceptado mundialmente, y también debido a la facilidad de transporte, a las ventajas de la conservación, etcétera. Para garantizar o certificar que un trozo de metal o moneda contenía una cierta cantidad de oro y/o plata, se comenzó la acuñación, a modo de garantía o certificación, por parte de entidades reconocidas y respetadas (reinos, gobiernos, bancos),[3] que avalaban el peso y la calidad de los metales que contenían.[3]

Monedas de un tercio de estatero, acuñadas a principios del Siglo VI a. C..

De acuerdo con Heródoto, el pueblo lidio fue el primero en introducir el uso de monedas de oro y plata, y también el primero en establecer tiendas de cambio en locales permanentes. Se cree que fueron los primeros en acuñar monedas estampadas, durante el reinado de Giges, en la segunda mitad del siglo VII a. C.[7] Otros numismáticos remontan la acuñación a Ardis II. La primera moneda fue hecha de electro (aleación de oro y plata),[8] con un peso de 4,76 gramos, para poder pagar a las tropas de un modo regulado.[9] El motivo del estampado era la cabeza de un león, el símbolo de la realeza. El estándar lidio eran 14,1 gramos de electrón, y era la paga de un soldado por un mes de servicio; a esta medida se le llamó estatero.

Evolución del respaldo del papel moneda

Fue necesaria una evolución en la cual los Estados emitían billetes y monedas, que daban derecho a su portador a intercambiarlos por oro o plata de las reservas del país.[3] Los cambios en las dinámicas económicas durante el siglo XX dieron fin a la hegemonía de los metales en el dinero, el cual tomó otros aspectos (billetes, tarjetas, entre otros).[10] La evolución del respaldo del papel moneda es el siguiente:

En 1896 William McKinley se postuló a la presidencia de los Estados Unidos sobre la base del Patrón oro.
  • En los siglos XVIII y XIX, varios países tenían un patrón de dos metales, basado en oro y plata.
  • Entre 1870 y la Primera Guerra Mundial se adoptó principalmente el Patrón oro,[10] de forma que cualquier ciudadano podría transformar el papel moneda en una cantidad de oro equivalente.
  • En el periodo entre guerras mundiales se trató de volver al Patrón oro,[10] si bien la situación económica y la crisis o crac del 29 terminó con la convertibilidad de los billetes en oro para particulares.
  • Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, los aliados establecieron un nuevo sistema financiero en los acuerdos de Bretton Woods, en los cuales se establecía que todas las divisas serían convertibles en dólares estadounidenses y solo el dólar estadounidense sería convertible en lingotes de oro a razón de 35 dólares por onza para los gobiernos extranjeros.[11]
  • En 1971, las políticas fiscales expansivas de los Estados Unidos, motivadas fundamentalmente por el gasto bélico de Vietnam, provocaron la abundancia de dólares, planteándose dudas acerca de su convertibilidad en oro. Esto hizo que los bancos centrales europeos intentasen convertir sus reservas de dólares en oro, creando una situación insostenible para los estadounidenses. Ante ello, en diciembre de 1971, el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, suspendió unilateralmente la convertibilidad del dólar en oro para el público y devaluó el dólar un 10%.[11] En 1973, el dólar se vuelve a devaluar otro 10 %, hasta que, finalmente, se termina con la convertibilidad del dólar en oro también para los gobiernos y bancos centrales extranjeros.
  • Desde 1973 el dinero utilizado en el mundo tiene un valor que está en la creencia subjetiva de que será aceptado por los demás habitantes de un país, o zona económica, como forma de intercambio.[12] Las autoridades monetarias y Bancos Centrales no pretenden defender ningún nivel particular de tipo de cambio, pero intervienen en los mercados de divisas para suavizar las fluctuaciones especulativas de corto plazo, con el objetivo de mantener a corto plazo la estabilidad de precios, y evitar situaciones como la hiperinflación, que hacen que el valor de ese dinero se destruya, al desaparecer la confianza en el mismo, o como la deflación.[13]

Funciones

El dinero es un activo financiero neutro o plenamente líquido, que sirve de plataforma intermedia para optimizar el intercambio bienes y servicios, evitando las inexactitudes propias del trueque, es decir, del intercambio directo de bienes y servicios. Por tanto, para que un bien pueda ser calificado como dinero se deben satisfacer los siguientes tres criterios y que son las tres principales funciones que cumple el dinero en un sistema económico moderno:[14]

  • Medio de intercambio: para evitar las ineficiencias de un sistema del trueque. Cuando un bien es requerido con el solo propósito de usarlo para ser intercambiado por otras cosas, posee esta propiedad. Además, el dinero debe ser un bien ligero y fácil de almacenar y de transportar.
  • Unidad de cuenta: Cuando el valor de un bien es utilizado con frecuencia para medir y comparar el valor de otros bienes o cuando su valor es utilizado para denominar deudas, se dice que el bien posee esta propiedad. La unidad de cuenta significa que es la unidad de medida que se utiliza en una economía para fijar los precios.
  • Conservación de valor: Cuando un bien es adquirido con el objetivo de conservar el valor comercial para futuro intercambio, entonces se dice que es utilizado como un depósito de valor. El dinero es un depósito de valor pero no el único, cualquier activo que mantenga su poder adquisitivo a lo largo de tiempo servirá como depósito de valor.

El dinero y la liquidez de los activos

Cajero automático de bitcoins, una criptomoneda concebida en 2009.

Cualquiera puede crear su propio dinero,[15] por ejemplo, en los comercios minoristas con la emisión de los vales de compra, pero este tipo de dinero tiene un inconveniente, que solo es aceptado por la misma tienda que los emitió, por lo que su liquidez es muy limitada.

El único tipo de dinero propiamente dicho que se considera legalmente como tal, es el emitido por los bancos centrales (billetes y monedas), también denominado dinero legal,[16] y siempre ha de ser aceptado como forma de pago. Se considera que el dinero legal es el activo más líquido al cual se pueden convertir el resto de activos (bienes, servicios, deudas u obligaciones) y viceversa.[17]

En sentido amplio, hay que entender por dinero mucho más que el mero dinero legal. Hay diferentes tipos de activos financieros que constituyen el dinero en sentido amplio; se pueden clasificar según su grado de liquidez. El dinero en sentido estricto sería solo el plenamente líquido. Para empezar a hablar, las cantidades en cuentas bancarias corrientes o depósitos a la vista también han de considerarse como dinero convertible en dinero legal en una relación de 1:1, de forma inmediata; estos depositantes dispondrán de su dinero a través de su chequera de cuenta corriente, pero el banco depositario, en el ejerció de su actividad comercial, se lo entregará a un tercero que podrá disponer de él con otra chequera, la de una cuenta de crédito. De este modo, las entidades de depósito y, en general, todas las entidades de crédito, multiplican el dinero legal (cfr. creación de dinero bancario, cuasidinero).[1]

Cuando se realiza un depósito en efectivo en una cuenta corriente o a la vista, el Activo (Tesorería) del banco se incrementa pero, también, aparece una anotación contable en el Pasivo para representar la deuda de esa cantidad de dinero con el depositante. Desde el punto de vista del patrimonio de éste, lo que ha sucedido es un cambio de un activo plenamente líquido (dinero legal) por un derecho de crédito de máxima liquidez contra el banco despositario, ya que existe el compromiso por parte del banco de convertirlo en dinero legal a instancia del depositante. Con el dinero legal depositado por los clientes de pasivo, el banco hace su negocio (cfr. depósito irregular),[18] prestando una parte a sus clientes de activo o invirtiéndolo, pero debe mantener reservada una parte "en Caja" (Encaje) para poder hacer frente a los eventuales reintegros.

Lo dicho en relación con las cuentas corrientes y depósitos a la vista puede aplicarse, con las correspondientes variaciones, a los depósitos de ahorro, a plazo fijo y demás activos financieros emitidos por el sistema financiero. La clasificación completa de los activos financieros, de mayor a menor liquidez, agrupados en los llamados agregados monetarios, no es más que la forma ordenada de referirse la Oferta Monetaria.

Hay que añadir que, al igual que los bancos, las empresas también pueden emitir títulos negociables de deuda que pueden ser considerado un tipo especial de cuasidinero. Este tipo de emisiones se denominan de diversas formas, por ejemplo, papel comercial (letras de cambio endosables), pero no forman parte de ninguno de los agregados monetarios, reservados al Sistema Financiero. Parte de la doctrina denomina "dinero financiero" a este conjunto de activos financieros no bancarios. Desde el punto de vista material, no cabe duda de su naturaleza dineraria; piénsese, por ejemplo, en mecanismos tales como la pignoración de títulos-valores o en que, con las acciones cotizadas de una empresa, pueden adquirise directamente participaciones en otras empresas, como se ve muchas veces.[19]

Creación de dinero

En los sistemas económicos actuales, el dinero es creado por dos procedimientos:

La cantidad de dinero creada es medida mediante los agregados monetarios. La forma actual de creación y control de la cantidad de dinero es inspirada en el monetarismo.[21]

Respaldo del dinero

Se considera que el valor del dinero debería estar respaldado en metales preciosos (oro, plata, etc.) o en divisas extranjeras; sin embargo, ninguno de estos métodos es seguro, considerando que su valor está sujeto a la oferta y la demanda, y no se puede garantizar que de repente no se descubran grandes reservas minerales del metal o se genere una aplicación que aumente su demanda. Lo mismo sucede con las divisas. Puesto que el dinero no está actualmente respaldado por ningún activo tangible es denominado Dinero fiduciario.[1] La doctrina ha cuestionado ambas relaciones, tanto del respaldo oro como la ley de la oferta y demanda, en el valor del dinero.

De hecho, el dinero es resultado de un pacto social,[22] donde todos aceptan entregar sus bienes o servicios a otros, a cambio de los símbolos monetarios (billetes, monedas, etc.); por lo tanto, el respaldo del dinero es la suma de los bienes y servicios de la Población; o sea, el producto interno bruto o PIB.

El Gobierno debe impedir que el avance del agregado monetario esté descorrelacionado con el del PIB, para sostener su valor. Sin embargo, el gobierno puede optar por imprimir más billetes que derivaría en inflación y la devaluación de su moneda, como una manera de financiarse, de manera reciproca.

Referencias

  1. a b c d «Dinero». Expansión (periódico). Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  2. «Importancia de los billetes y monedas en la vida diaria». Banco de México. Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  3. a b c d «Conoce cómo surgieron los billetes y monedas». Terra. Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  4. «Los billetes y monedas con que pagará». El Mundo. Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  5. a b «Monedas Romanas». Junta de Andalucia. Consultado el 23 de marzo de 2015. 
  6. «Las innovaciones del Neolítico». Junta de Andalucia. Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  7. Antiguas civilizaciones de Mesopotamia, J. M. Walker, Edimat Libros S.A. 2002; página 144 (cronología comparada: año 700 a. C.)
  8. Madden, Coins of the Jews, págs. 19-21.
  9. Enciclopedia GER
  10. a b c «El dinero, su evolución e importancia». Biblioteca Luis Ángel Arango. Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  11. a b «40 años del adios al oro». Cinco Días. Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  12. «¿Quién está detrás del desplome del precio del petróleo? Una historia que nació en 1973». El Economista (México). Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  13. «Caída del patrón oro y crisis del dólar ¿Cómo entender la crisis del dólar y cambios en precio oro?». Hoy (República Dominicana). Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  14. Ramírez Solano, Ernesto (2001). Moneda, banca y mercados financieros: Instituciones e instrumentos en países en desarrollo. Person educación. ISBN 970-26-0082-0. Consultado el 9 de febrero de 2011. 
  15. «Bitcoin y la pregunta del millón: ¿sustituirá el dinero virtual a las monedas y billetes?». eldiario.es. Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  16. «El oro vuelve a ser dinero legal a partir del 22 de noviembre». Libertad Digital. Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  17. «Política monetaria. Fundamentos y estrategias». Paraninfo. Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  18. «Depósito». Expansión (periódico). Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  19. «Cuasidineros e inflación». Dinero. Consultado el 24 de marzo de 2015. 
  20. La creación del dinero bancario [1]
  21. Richard Roca El Monetarismo Moderno
  22. «Monedas alternativas e intercambio comunitario en un mundo en crisis». Código Sur. Consultado el 24 de marzo de 2015. 

Véase también

Enlaces externos