Crítica textual

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Carmina Cantabrigiensia , manuscrito C, folio 436v, siglo XI

La crítica textual es una rama de la erudición textual, la filología y la crítica literaria que se ocupa de la identificación de variantes textuales en manuscritos o libros impresos. Los escribas pueden hacer alteraciones al copiar manuscritos a mano.[1]​ Dada una copia del manuscrito, varias o muchas copias, pero no el documento original, el crítico textual podría tratar de reconstruir el texto original (urtext, arquetipo o autógrafo) lo más cerca posible. Se pueden utilizar los mismos procesos para intentar reconstruir versiones intermedias, o recensiones, del historial de transcripción de un documento.[2]​ El objetivo del trabajo del crítico textual es una mejor comprensión de la creación y transmisión histórica de textos. Este entendimiento puede llevar a la producción de una "edición crítica" que contiene un texto de estudio académico.

Hay muchos enfoques para la crítica textual, en particular el eclecticismo, la matemática y la edición de textos de copia. Las técnicas cuantitativas también se utilizan para determinar las relaciones entre los testigos de un texto, y los métodos de la biología evolutiva (filogenética) parecen ser efectivos en una variedad de tradiciones.

En algunos dominios (edición de textos religiosos y clásicos) la frase "crítica inferior" se usa para describir el contraste entre crítica textual y "crítica superior", que es el esfuerzo por establecer la autoría, la fecha y el lugar de composición del texto original.

Historia[editar]

La crítica textual se ha practicado durante más de dos mil años. Los primeros críticos textuales, especialmente los bibliotecarios de la Alejandría helenística en los últimos dos siglos antes de Cristo, se preocuparon por preservar las obras de la antigüedad, y esto continuó durante el período medieval hasta los tiempos modernos y la invención de la imprenta. La crítica textual fue un aspecto importante del trabajo de muchos humanistas del Renacimiento, como Desiderio Erasmus, que editó el Nuevo Testamento griego, creando el Textus Receptus. En Italia, académicos como Petrarca y Poggio Bracciolini recolectaron y editaron muchos manuscritos latinos, mientras que un nuevo espíritu de investigación crítica fue impulsado por la atención a los estados textuales, por ejemplo en el trabajo de Lorenzo Valla sobre la supuesta Donación de Constantino.

Muchas obras antiguas, como la Biblia y las tragedias griegas, sobreviven en cientos de copias, y la relación de cada copia con el original puede no estar clara. Los académicos textuales han debatido durante siglos qué fuentes se derivan más estrechamente del original, por lo que las lecturas en esas fuentes son correctas. Aunque los libros bíblicos que son letras, como las obras griegas, presumiblemente tenían un original, la pregunta de si algunos libros bíblicos, como los Evangelios, alguna vez tuvieron solo un original ha sido discutido.[3]​ El interés en aplicar la crítica textual al Corán también se ha desarrollado después del descubrimiento de los manuscritos de Sana'a en 1972, que posiblemente se remontan a los siglos VII y VIII.

En el idioma inglés, las obras de Shakespeare han sido un terreno particularmente fértil para la crítica textual, tanto porque los textos, como se transmiten, contienen una considerable variación, y porque el esfuerzo y el gasto de producir ediciones superiores de sus obras siempre han sido ampliamente visto como válidos.[4]​ Los principios de la crítica textual, aunque originalmente se desarrollaron y refinaron para las obras de la antigüedad y la Biblia, y, para la edición angloamericana de textos de copia, Shakespeare,[5]​ se han aplicado a muchas obras, desde textos (casi) contemporáneos hasta Los primeros documentos escritos conocidos. Desde la antigua Mesopotamia y Egipto hasta el siglo XX, la crítica textual abarca un período de unos cinco milenios.

Nociones básicas y objetivos[editar]

El problema básico, como lo describe Paul Maas, es el siguiente:

No tenemos autógrafos [manuscritos del autor original] manuscritos de los escritores clásicos griegos y romanos y ninguna copia que haya sido cotejada con el originales Los manuscritos que poseemos se derivan de los originales a través de un número desconocido de copias intermedias, y por lo tanto son de dudosa confiabilidad. El negocio de la crítica textual es producir un texto lo más cercano posible al original. (constitutio textus).[6]

Maas comenta además que "Un dictado revisado por el autor debe considerarse como equivalente a un autógrafo manuscrito". La falta de manuscritos autógrafos se aplica a muchas culturas distintas de griegas y romanas. En tal situación, un objetivo clave se convierte en la identificación del primer ejemplar antes de cualquier división en la tradición. Ese ejemplar es conocido como el arquetipo. "Si logramos establecer el texto de [el arquetipo], la constitución (reconstrucción del original) está considerablemente avanzada".[7]

El objetivo final del crítico textual es la producción de una "edición crítica". Esto contiene el texto que el autor ha determinado que se aproxima más al original, y está acompañado por un aparato crítico o críticus apparatus. El aparato crítico presenta el trabajo del autor en tres partes: primero, una lista o descripción de las pruebas que utilizó el editor (nombres de manuscritos o abreviaturas llamadas sigla); segundo, el análisis del editor de esa evidencia (a veces una simple calificación de probabilidad) y tercero, un registro de variantes rechazadas del texto (a menudo en orden de preferencia).[8]

Proceso[editar]

Folio de Papiro 46 , que contiene 2 Corintios 11: 33–12: 9

Antes de la impresión mecánica, la literatura se copiaba a mano, y los copistas introdujeron muchas variaciones. La edad de la imprenta hizo que la profesión de escribiente fuera efectivamente redundante. Las ediciones impresas, aunque son menos susceptibles a la proliferación de variaciones que probablemente surjan durante la transmisión manual, no son inmunes a la introducción de variaciones del autógrafo de un autor. En lugar de que un escriba copie su fuente, un compositor o un taller de impresión puede leer o componer una obra de una manera que difiera del autógrafo.[9]​ Dado que cada escriba o impresora comete errores diferentes, la reconstrucción del original perdido a menudo se ve favorecida por una selección de lecturas tomadas de muchas fuentes. Un texto editado que se basa en múltiples fuentes se dice que es ecléctico. En contraste con este enfoque, algunos críticos textuales prefieren identificar el mejor texto sobreviviente y no combinar lecturas de múltiples fuentes.[10]

Cuando se comparan diferentes documentos, o "testigos", de un único texto original, las diferencias observadas se denominan lecturas variantes , o simplemente variantes o lecturas. No siempre es evidente qué variante única representa la obra original del autor. El proceso de crítica textual busca explicar cómo cada variante pudo haber ingresado al texto, ya sea por accidente (duplicación u omisión) u intención (armonización o censura), ya que los escribas o supervisores transmitieron el texto del autor original al copiarlo. La tarea del crítico textual, por lo tanto, es clasificar las variantes, eliminando aquellas que tienen más probabilidades de ser no originales, estableciendo un "texto crítico", o edición crítica, con la intención de aproximar mejor el original. Al mismo tiempo, el texto crítico debe documentar las lecturas de las variantes, por lo que la relación de los testigos existentes con el original reconstruido es evidente para un lector de la edición crítica. Al establecer el texto crítico, el crítico textual considera tanto la evidencia "externa" (la edad, la procedencia y la afiliación de cada testigo) como las consideraciones "internas" o "físicas" (lo que probablemente tendrían el autor y los escribas o impresores) hecho).[3]

La recopilación de todas las variantes conocidas de un texto se denomina variorum, es decir, una obra de crítica textual en la que todas las variaciones y enmiendas se ponen de lado a lado para que el lector pueda hacer un seguimiento de cómo se han tomado las decisiones textuales en la preparación de un texto para publicación. [11]​ La Biblia y las obras de William Shakespeare han sido a menudo los temas de las ediciones de variorum, aunque las mismas técnicas se han aplicado con menos frecuencia a muchas otras obras, como Hojas de hierba de Walt Whitman,[12]​ y los escritos en prosa de Edward Fitzgerald.[13]

Eclecticismo[editar]

Eclecticismo se refiere a la práctica de consultar una amplia diversidad de testigos de un original en particular. La práctica se basa en el principio de que cuanto más historiales de transmisión independientes haya, menos probabilidades habrá de reproducir los mismos errores. Lo que uno omite, los otros pueden retener; Lo que uno agrega, es poco probable que los otros agreguen. El eclecticismo permite hacer inferencias sobre el texto original, basándose en la evidencia de contrastes entre testigos.

Las lecturas eclécticas también suelen dar una impresión del número de testigos de cada lectura disponible. Aunque con frecuencia se prefiere una lectura apoyada por la mayoría de los testigos, esto no sigue automáticamente. Por ejemplo, una segunda edición de una obra de Shakespeare puede incluir una adición alusiva a un evento que se sabe que ocurrió entre las dos ediciones. Aunque casi todos los manuscritos subsecuentes pueden haber incluido la adición, los críticos textuales pueden reconstruir el original sin la adición.

El resultado del proceso es un texto con lecturas extraídas de muchos testigos. No es una copia de ningún manuscrito en particular, y puede desviarse de la mayoría de los manuscritos existentes. En un enfoque puramente ecléctico, ningún testigo único es favorecido teóricamente. En cambio, el crítico se forma opiniones sobre testigos individuales, confiando en evidencia externa e interna.[14]

Desde mediados del siglo XIX, el eclecticismo, en el que no existe un sesgo a priori para un solo manuscrito, ha sido el método dominante para editar el texto griego del Nuevo Testamento (actualmente, United Bible Society, 5ª ed. Y Nestlé). Aland, 28 ed.). Aun así, los manuscritos más antiguos, que son del tipo de texto alejandrino, son los más favorecidos, y el texto crítico tiene una disposición alejandrina.[15]

Evidencia externa[editar]

La evidencia externa es evidencia de cada testigo físico, su fecha, fuente y relación con otros testigos conocidos. Los críticos a menudo prefieren las lecturas apoyadas por los testigos más antiguos. Como los errores tienden a acumularse, los manuscritos más antiguos deberían tener menos errores. Las lecturas apoyadas por la mayoría de los testigos también suelen ser preferidas, ya que es menos probable que reflejen accidentes o sesgos individuales. Por las mismas razones, se prefieren los testigos más diversos geográficamente. Algunos manuscritos muestran evidencia de que se tomó especial cuidado en su composición, por ejemplo, al incluir lecturas alternativas en sus márgenes, lo que demuestra que se consultó más de una copia previa (ejemplar) para producir la actual. Otros factores son iguales, estos son los mejores testigos. El papel de la crítica textual es necesario cuando estos criterios básicos están en conflicto. Por ejemplo, normalmente habrá menos copias tempranas y un número mayor de copias posteriores. El crítico textual intentará equilibrar estos criterios, para determinar el texto original.

Hay muchas otras consideraciones más sofisticadas. Por ejemplo, las lecturas que se apartan de la práctica conocida de un escriba o un período dado pueden considerarse más confiables, ya que es poco probable que un escriba se haya apartado de la práctica habitual por iniciativa propia.[16]

Evidencia interna[editar]

La evidencia interna es una evidencia que proviene del propio texto, independientemente de las características físicas del documento. Se pueden usar varias consideraciones para decidir qué lectura es la más probable que sea original. A veces estas consideraciones pueden estar en conflicto.[16]

Dos consideraciones comunes tienen los nombres en latín lectio brevior (lectura más corta) y lectio difficilior (lectura más difícil). La primera es la observación general de que los escribas tendían a agregar palabras, para aclarar o por costumbre, más a menudo de lo que las eliminaban. El segundo, lectio difficilior potior (la lectura más difícil es más fuerte), reconoce la tendencia a la armonización, resolviendo aparentes inconsistencias en el texto. La aplicación de este principio lleva a tomar la lectura más difícil (no armonizada) ya que es más probable que sea la original. Tales casos también incluyen a los escribas que simplifican y suavizan los textos que no entendieron completamente. [17]

Otra tendencia de los escribas se llama homoioteleuton, que significa "terminaciones iguales". Homoioteleuton ocurre cuando dos palabras/frases/líneas terminan con la misma secuencia de letras. El escriba, habiendo terminado de copiar el primero, salta al segundo, omitiendo todas las palabras que intervienen. Homeoarchy se refiere a omitir los ojos cuando los comienzos de dos líneas son similares.[18]

El crítico también puede examinar los otros escritos del autor para decidir qué palabras y construcciones gramaticales coinciden con su estilo. La evaluación de la evidencia interna también proporciona al crítico información que lo ayuda a evaluar la confiabilidad de los manuscritos individuales. Por lo tanto, la consideración de la evidencia interna y externa está relacionada. Después de considerar todos los factores relevantes, el crítico textual busca la lectura que mejor explique cómo surgirían las otras lecturas. Esa lectura es entonces el candidato más probable que haya sido original.

Cánones de crítica textual[editar]

Varios académicos han desarrollado pautas, o cánones de crítica textual, para guiar el ejercicio del juicio crítico en la determinación de las mejores lecturas de un texto. Uno de los primeros fue Johann Albrecht Bengel (1687–1752), quien en 1734 produjo una edición del Nuevo Testamento griego. En su comentario, estableció la regla Proclivi scriptioni praestat ardua, ("la lectura más difícil es la preferida"). [19]

Johann Jakob Griesbach (1745–1812) publicó varias ediciones del Nuevo Testamento. En su edición de 1796,[20]​ estableció quince reglas críticas. Entre ellos había una variante de la regla de Bengel, Lectio difficilior potior , "la lectura más difícil es mejor". Otra fue Lectio brevior praeferenda, "la lectura más corta es mejor", basada en la idea de que los escribas tenían más probabilidades de agregar que de eliminar.[21]​ Esta regla no se puede aplicar de manera no crítica, ya que los escribas pueden omitir material de forma inadvertida.

Brooke Foss Westcott (1825–1901) y Fenton Hort (1828–1892) publicaron una edición del Nuevo Testamento en griego en 1881. Propusieron nueve reglas críticas, incluida una versión de la regla de Bengel: "Es menos probable que la lectura sea original y muestre una disposición para eliminar las dificultades". También argumentaron que "las lecturas se aprueban o rechazan en función de la calidad, y no del número, de sus testigos de apoyo", y que "se prefiere preferir la lectura que mejor explique la existencia de los demás".[22]

Muchas de estas reglas, aunque originalmente desarrolladas para la crítica textual bíblica, tienen una amplia aplicabilidad a cualquier texto susceptible de errores de transmisión.

Limitaciones del eclecticismo[editar]

Dado que los cánones de la crítica son altamente susceptibles de interpretación, y en ocasiones incluso se contradicen entre sí, pueden emplearse para justificar un resultado que se ajuste a la agenda estética o teológica de la crítica textual. A partir del siglo XIX, los académicos buscaron métodos más rigurosos para guiar el juicio editorial. Stemmatics y edición de textos copiados - mientras que ambos son eclécticos, ya que permiten que el editor seleccione lecturas de múltiples fuentes - buscó reducir la subjetividad estableciendo uno o unos pocos testigos presumiblemente como favorecidos por criterios "objetivos". La cita de las fuentes utilizadas y las lecturas alternativas, y el uso de textos e imágenes originales ayuda a los lectores y otros críticos a determinar en gran medida la profundidad de la investigación del crítico y a verificar de forma independiente su trabajo.

Stemmatics[editar]

Visión general[editar]

Esquema de descendencia de los manuscritos de Pseudo-Apuleius Herbarius por Henry E. Sigerist (1927)

Stemmatics o stemmatología es un enfoque riguroso de la crítica textual. Karl Lachmann (1793–1851) contribuyó enormemente a hacer famoso este método, aunque no lo inventó.[23]​ El método toma su nombre de la palabra stemma. La palabra griega antigua στέμματα [24]​ y su palabra de préstamo en latín clásico stemmata [24][25][26]​ pueden referirse a " árboles genealógicos". Este significado específico muestra las relaciones de los testigos sobrevivientes (el primer ejemplo conocido de tal stemma, aunque con el nombre, data de 1827). [27]​ El árbol genealógico también se conoce como cladograma.[28]​ El método funciona a partir del principio de que "comunidad de error implica comunidad de origen". Es decir, si dos testigos tienen una serie de errores en común, se puede suponer que se derivaron de una fuente intermedia común, llamada hiparchetype . Las relaciones entre los productos intermedios perdidos están determinadas por el mismo proceso, colocando todos los manuscritos existentes en un árbol genealógico o stemma codicum que desciende de un solo arquetipo. El proceso de construcción del stemma se llama recensión, o el latín recensio.[29]

Una vez completado el stemma, el crítico pasa al siguiente paso, llamado selección o selección, donde el texto del arquetipo se determina al examinar las variantes de los hiparticipos más cercanos al arquetipo y seleccionar los mejores. Si una lectura ocurre con más frecuencia que otra en el mismo nivel del árbol, se selecciona la lectura dominante. Si dos lecturas en competencia ocurren con la misma frecuencia, entonces el editor usa el juicio para seleccionar la lectura correcta.[30]

Después de la selección , el texto todavía puede contener errores, ya que puede haber pasajes donde ninguna fuente conserva la lectura correcta. El paso de examen , o examen se aplica para encontrar corrupciones. Cuando el editor concluye que el texto está dañado, se corrige mediante un proceso llamado "enmienda", o emendatio (también llamada a veces divinatio). Las enmiendas no admitidas por ninguna fuente conocida a veces se denominan enmiendas conjeturales.[31]

El proceso de selección se asemeja a la crítica textual ecléctica, pero se aplica a un conjunto restringido de hiparcetipos hipotéticos. Los pasos de examen y emendatio se asemejan a la edición de texto de copia. De hecho, las otras técnicas se pueden ver como casos especiales de stemmatics en los cuales una historia familiar rigurosa del texto no se puede determinar, pero solo se puede aproximar. Si parece que un manuscrito es, con mucho, el mejor texto, entonces la edición del texto copiado es apropiada, y si parece que un grupo de manuscritos es bueno, entonces el eclecticismo en ese grupo sería apropiado.[32]

La edición de Hodges-Farstad del Nuevo Testamento griego intenta usar stemmatics para algunas partes.[33]

Filogenia[editar]

Cuentos de Canterbury , xilografía 1484

La filogenética es una técnica tomada de la biología, donde originalmente Willi Hennig la denominó sistemática filogenética. En biología, la técnica se utiliza para determinar las relaciones evolutivas entre diferentes especies.[34]​ En su aplicación en la crítica textual, el texto de varios testigos diferentes puede ingresarse en una computadora, que registra todas las diferencias entre ellos, o puede derivarse de un aparato existente. Los manuscritos se agrupan según sus características compartidas. La diferencia entre la filogenética y las formas más tradicionales de análisis estadístico es que, en lugar de simplemente organizar los manuscritos en agrupaciones aproximadas de acuerdo con su similitud general, la filogenética asume que son parte de un árbol genealógico ramificado y utiliza ese supuesto para derivar relaciones entre ellos. Esto lo hace más como un enfoque automatizado para stemmatics. Sin embargo, cuando hay una diferencia, la computadora no intenta decidir qué lectura está más cerca del texto original, por lo que no indica qué rama del árbol es la "raíz", cuya tradición manuscrita está más cerca del original. Se deben utilizar otros tipos de evidencia para ese propósito.

La filogenética se enfrenta a la misma dificultad que la crítica textual: la aparición de características en descendientes de un antepasado que no sea la copia directa (o la copia) del antepasado, por ejemplo, cuando un escriba combina lecturas de dos o más manuscritos diferentes ("contaminación"). El mismo fenómeno está ampliamente presente entre los organismos vivos, como casos de transferencia horizontal de genes (o transferencia lateral de genes) y recombinación genética, particularmente entre bacterias. Un área de estudio prometedora es la exploración de la aplicabilidad de los diferentes métodos para hacer frente a estos problemas en los organismos vivos y las tradiciones textuales.[35]

El software desarrollado para su uso en biología se ha aplicado con éxito a la crítica textual; por ejemplo, está siendo utilizado por el Proyecto Canterbury Tales[36]​ para determinar la relación entre los 84 manuscritos sobrevivientes y las cuatro ediciones impresas anteriores de The Canterbury Tales. La edición de Shaw de Dante's Commedia utiliza métodos filogenéticos y tradicionales uno junto al otro en una exploración exhaustiva de las relaciones entre los siete primeros testigos del texto de Dante.[37]

Limitaciones y críticas[editar]

El método stemmatic asume que cada testigo se deriva de uno, y solo uno, predecesor. Si un escriba se refiere a más de una fuente al crear su copia, entonces la nueva copia no caerá claramente en una sola rama del árbol familiar. En el método stemmatic, se dice que un manuscrito que se deriva de más de una fuente está contaminado .

El método también supone que los escribas solo cometen nuevos errores, no intentan corregir los errores de sus predecesores. Cuando el texto ha sido mejorado por el escriba, se dice que es sofisticado, pero la "sofisticación" altera el método al ocultar la relación de un documento con otros testigos, y hace que sea más difícil colocar el manuscrito correctamente en el stemma.

El método stemmatic requiere que el crítico textual agrupe los manuscritos por un error común. Se requiere, por lo tanto, que el crítico pueda distinguir lecturas erróneas de las correctas. Este supuesto ha sido frecuentemente atacado. WW Greg señaló: "Que si un escriba comete un error, inevitablemente producirá tonterías, es un supuesto tácito y totalmente injustificado". [38]

Franz Anton Knittel defendió el punto de vista tradicional en teología y se opuso a la crítica textual moderna. Defendió la autenticidad de Pericopa Adulterae (Juan 7: 53–8: 11), Coma Johanneum (1 Juan 5: 7) y Testimonium Flavianum. Según él, Erasmus en su Novum Instrumentum omne no incorporó la coma del Codex Montfortianus , debido a las diferencias gramaticales, sino que usó Polyglotta complutense. Según él, la coma era conocida por Tertuliano.[39]

El último paso del método stemmatic es la emendatio , también conocida como "enmienda conjetural". Pero, de hecho, el crítico emplea conjeturas en cada paso del proceso. Algunas de las reglas del método que están diseñadas para reducir el ejercicio del juicio editorial no necesariamente producen el resultado correcto. Por ejemplo, cuando hay más de dos testigos en el mismo nivel del árbol, normalmente el crítico seleccionará la lectura dominante. Sin embargo, puede no ser más que fortuito que hayan sobrevivido más testigos que presenten una lectura particular. Una lectura plausible que ocurra con menos frecuencia puede, sin embargo, ser la correcta. [40]

Por último, el método stemmatic supone que todos los testigos existentes se derivan, aunque sea de forma remota, de una sola fuente. No tiene en cuenta la posibilidad de que el autor original haya revisado su trabajo y que el texto haya existido en diferentes momentos en más de una versión autorizada.

Mejor edición de texto[editar]

El crítico Joseph Bédier (1864–1938), que había trabajado con stemmatics, lanzó un ataque contra ese método en 1928. Revisó las ediciones de textos franceses medievales que se produjeron con el método stemmatic, y encontró que los críticos textuales tendían abrumadoramente a producir árboles bífidos, divididos en solo dos ramas. Concluyó que era poco probable que este resultado hubiera ocurrido por casualidad y que, por lo tanto, el método tendía a producir stemmas bipartitos independientemente de la historia real de los testigos. Sospechaba que los editores tendían a favorecer los árboles con dos ramas, ya que esto maximizaría las oportunidades para el juicio editorial (ya que no habría una tercera rama para "romper el vínculo" cuando los testigos no estuvieran de acuerdo). También señaló que, para muchos trabajos, se podría postular más de un stemma razonable, lo que sugiere que el método no era tan riguroso ni tan científico como habían afirmado sus defensores.

Las dudas de Bédier sobre el método stemmatic lo llevaron a considerar si podía eliminarse por completo. Como alternativa a stemmatics, Bédier propuso un método de edición de mejor texto, en el que el editor editó un solo testimonio textual, considerado por el editor como un estado "bueno", lo más ligeramente posible para los errores manifiestos de transmisión, pero se deja de otra manera sin alterar. Esto hace que una edición Best-text sea esencialmente una edición documental. Para un ejemplo, puede referirse a la edición de Eugene Vinaver del manuscrito de Winchester de Le Morte D'Arthur de Malory

Edición de texto de copia[editar]

Una página del Codex Vaticanus Graecus 1209 muestra a un escriba medieval (la nota marginal entre las columnas uno y dos) que critica a un predecesor por cambiar el texto: "¡Engaña y aprende, deja la lectura anterior, no la cambies!" [41]

Cuando se edita el texto de copia, el académico corrige errores en un texto base, a menudo con la ayuda de otros testigos. A menudo, el texto base se selecciona del manuscrito más antiguo del texto, pero en los primeros días de la impresión, el texto de la copia era a menudo un manuscrito que estaba a mano.

Usando el método de copiar texto, el crítico examina el texto base y hace correcciones (llamadas enmiendas) en lugares donde el texto base parece incorrecto para el crítico. Esto se puede hacer buscando lugares en el texto base que no tienen sentido o mirando el texto de otros testigos para una lectura superior. Las decisiones de cierre de llamadas generalmente se resuelven a favor del texto de copia.

La primera edición impresa publicada del Nuevo Testamento griego fue producida por este método. Erasmo, el editor, seleccionó un manuscrito del monasterio dominicano local en Basilea y corrigió sus errores evidentes consultando otros manuscritos locales. El texto de Westcott y Hort , que fue la base de la Versión revisada de la Biblia en inglés, también utilizó el método de copia y texto, utilizando el Codex Vaticanus como el manuscrito de base.[42]

El concepto de copia de texto de McKerrow[editar]

El bibliógrafo Ronald B. McKerrow introdujo el término copia-texto en su edición de 1904 de las obras de Thomas Nashe , definiéndola como "el texto utilizado en cada caso particular como la base de la mía". McKerrow era consciente de las limitaciones del método stemmatic, y creía que era más prudente elegir un texto en particular que se consideraba particularmente confiable, y luego enmendarlo solo donde el texto era obviamente corrupto. El crítico francés Joseph Bédier también se desencantó con el método radical y concluyó que el editor debería elegir el mejor texto disponible y enmendarlo lo menos posible.

En el método de McKerrow como se presentó originalmente, el texto de copia no era necesariamente el texto más antiguo. En algunos casos, McKerrow elegiría un testigo posterior, señalando que "si un editor tiene motivos para suponer que un determinado texto incluye correcciones más recientes que cualquier otro, y al mismo tiempo no tiene motivos para no creer que estas correcciones, o algunas de ellas Al menos, son obra del autor, no tiene más remedio que hacer de ese texto la base de su reimpresión ". [43]

En 1939, en su Prolegomena para el Oxford Shakespeare , McKerrow había cambiado de opinión acerca de este enfoque, ya que temía que una edición posterior, incluso si contuviera correcciones de autor, se "desviara más ampliamente que la primera impresión del manuscrito original del autor." Por lo tanto, concluyó que el procedimiento correcto se "produciría utilizando la primera impresión" buena "como texto de copia e insertándola, desde la primera edición que los contiene, las correcciones que nos parecen derivadas del autor". Pero, temiendo el ejercicio arbitrario del juicio editorial, McKerrow declaró que, al concluir que una edición posterior tenía revisiones sustanciales atribuibles al autor, "debemos aceptar todas las modificaciones de esa edición, evitando las que parezcan errores obvios o errores de impresión". [44]

El fundamento de WW Greg de copiar texto[editar]

La crítica textual angloamericana en la última mitad del siglo XX llegó a estar dominada por un ensayo histórico de 1950 de Sir Walter W. Greg , "The Rationale of Copy-Text". Greg propuso:

Greg observó que los compositores en las imprentas tendían a seguir fielmente las lecturas "sustantivas" de su copia, excepto cuando se desviaban involuntariamente; pero que "en lo que respecta a los accidentes, normalmente seguirán sus propios hábitos o inclinaciones, aunque pueden, por diversas razones y en diversos grados, ser influenciados por su copia". [45]

Él concluyó:

La opinión de Greg, en resumen, era que "en el texto de la copia no se puede permitir una autoridad preponderante o incluso preponderante en lo que respecta a las lecturas sustantivas". La elección entre lecturas razonables en competencia, dijo:

Aunque Greg argumentó que un editor debería tener la libertad de usar su juicio para elegir entre lecturas sustantivas que compiten entre sí, sugirió que un editor debería remitirse al texto de copia cuando "las afirmaciones de dos lecturas ... parecen estar exactamente equilibrados . En tal caso, si bien no puede haber una razón lógica para dar preferencia al texto de copia, en la práctica, si no hay una razón para alterar su lectura, lo obvio parece ser dejarlo en pie".[46]​ Se dice que las variantes "exactamente equilibradas" son indiferentes .

Los editores que siguen la justificación de Greg producen ediciones eclécticas, en el sentido de que la autoridad para los "accidentales" se deriva de una fuente particular (generalmente la primera) que el editor considera autoritaria, pero la autoridad de los "sustantivos" se determina en cada uno Caso individual según criterio del editor. El texto resultante, a excepción de los accidentes, se construye sin depender predominantemente de ningún testigo.

Greg – Bowers – Tanselle[editar]

WW Greg no vivió lo suficiente como para aplicar su justificación de copia-texto a ninguna edición real de las obras. Su fundamento fue adoptado y ampliado significativamente por Fredson Bowers (1905–1991). A partir de la década de 1970, G. Thomas Tanselle tomó vigorosamente la defensa del método y añadió importantes contribuciones propias. La lógica de Greg, tal como la practican Bowers y Tanselle, se conoce como el método de "Greg – Bowers" o "Greg-Bowers-Tanselle".

Aplicación a trabajos de todos los periodos[editar]

En su ensayo de 1964, "Algunos principios para ediciones académicas de autores estadounidenses del siglo XIX", Bowers dijo que "la teoría del texto de copia propuesta por Sir Walter Greg gobierna suprema".[47]​ La afirmación de Bowers de "supremacía" estaba en contraste con la más modesta afirmación de Greg de que "Mi deseo es más bien provocar una discusión que establecer la ley".[48]

Mientras que Greg había limitado sus ejemplos ilustrativos al drama del Renacimiento inglés, donde se basaba su experiencia, Bowers argumentó que la justificación era "el principio editorial más factible que se haya ideado para producir un texto crítico que sea autoritario en el máximo de sus detalles si el autor es Shakespeare, Dryden, Fielding, Nathaniel Hawthorne o Stephen Crane. El principio es sólido sin tener en cuenta el período literario ".[49]​ Para trabajos en los que sobrevivió el manuscrito de un autor, un caso que Greg no había considerado, Bowers llegó a la conclusión de que el manuscrito debería servir generalmente como texto de copia. Citando el ejemplo de Nathaniel Hawthorne, señaló:

Siguiendo a Greg, el editor reemplazaría cualquiera de las lecturas del manuscrito con sustantivos de las ediciones impresas que podrían atribuirse confiablemente al autor: "Obviamente, un editor no puede simplemente reimprimir el manuscrito, y debe sustituir sus lecturas por cualquier palabra que crea. Hawthorne cambió en prueba".

Intención de autoría final no influenciada[editar]

McKerrow había articulado el objetivo de la crítica textual en términos de "nuestro ideal de una copia justa de un autor de su trabajo en su estado final".[50]​ Bowers afirmó que las ediciones basadas en el método de Greg "representarían la aproximación más cercana en todos los aspectos de las intenciones finales del autor".[51]​ Bowers declaró de manera similar que la tarea del editor es "aproximar lo más posible una copia imparcial de autor inferencial".[52]​ Tanselle señala que, "la crítica textual... en general se ha emprendido con miras a reconstruir, con la mayor precisión posible, el texto que finalmente pretende el autor".[53]

Bowers y Tanselle argumentan por rechazar las variantes textuales que un autor insertó a sugerencia de otros. Bowers dijo que su edición de la primera novela de Stephen Crane , Maggie , presentaba "las intenciones artísticas definitivas y no influenciadas del autor".[54]​ En sus escritos, Tanselle se refiere a la "intención de autor sin restricciones" o "las intenciones sin influencia de un autor". [55]​ Esto marca una desviación de Greg, quien simplemente había sugerido que el editor preguntara si una lectura posterior "es una que el autor puede suponer razonablemente que ha sustituido al primero", [56]​ sin implicar ninguna investigación adicional sobre por qué el autor Había hecho el cambio.

Tanselle discute el ejemplo de Typee de Herman Melville . Después de la publicación inicial de la novela, el editor de Melville le pidió que suavizara las críticas de la novela a los misioneros en los mares del sur. Aunque Melville dijo que los cambios eran una mejora, Tanselle los rechazó en su edición, concluyendo que "no hay pruebas, internas o externas, que sugieran que son los tipos de cambios que Melville habría realizado sin la presión de otra persona". [57]

Bowers enfrentó un problema similar en su edición de Maggie. Crane originalmente imprimió la novela en privado en 1893. Para asegurar la publicación comercial en 1896, Crane acordó eliminar las malas palabras, pero también hizo revisiones estilísticas. El enfoque de Bowers fue preservar los cambios estilísticos y literarios de 1896, pero volver a las lecturas de 1893 donde creía que Crane estaba cumpliendo la intención del editor en lugar de la suya. Sin embargo, hubo casos intermedios que razonablemente podrían haber sido atribuidos a cualquiera de las dos intenciones, y algunas de las elecciones de Bowers fueron objeto de críticas, tanto en lo que respecta a su criterio como a la sabiduría de combinar lecturas de las dos versiones diferentes de Maggie.[58]

Hans Zeller argumentó que es imposible separar los cambios que Crane realizó por razones literarias y los que se hicieron ante la insistencia del editor:

Bowers y Tanselle reconocen que los textos a menudo existen en más de una versión autorizada. Tanselle argumenta que:

Sugiere que cuando una revisión es "horizontal" (es decir , dirigida a mejorar el trabajo tal como se concibió originalmente), el editor debería adoptar la versión posterior del autor. Pero cuando una revisión es "vertical" (es decir , altera fundamentalmente la intención de la obra en su conjunto), la revisión debe tratarse como una nueva obra y editarse por separado en sus propios términos.

Formato para aparatus[editar]

Bowers también fue influyente en la definición de la forma de aparato crítico que debería acompañar una edición académica. Además del contenido del aparato, Bowers lideró un movimiento para relegar la materia editorial a los apéndices, dejando el texto críticamente establecido "claro", es decir, libre de cualquier signo de intervención editorial. Tanselle explicó la razón de este enfoque:

Algunos críticos creen que una edición de texto claro otorga al texto editado un lugar demasiado prominente, relegando variantes textuales a los apéndices que son difíciles de usar y sugiriendo un mayor sentido de certeza sobre el texto establecido del que merece. Como señala Shillingsburg, "las ediciones académicas en inglés han tendido a usar notas al pie de la página de texto, lo que indica, tácitamente, una mayor modestia sobre el texto" establecido "y llama la atención de manera más forzada a al menos algunas de las formas alternativas del texto".[59]

El CEAA y el CSE del MLA.[editar]

En 1963, la Asociación de Lenguas Modernas de América (MLA) estableció el Centro de Ediciones de Autores Americanos (CEAA). La Declaración de Principios y Procedimientos Editoriales de la CEAA, publicada por primera vez en 1967, adoptó la justificación de Greg-Bowers en su totalidad. Un examinador de la CEAA inspeccionaría cada edición, y solo aquellos que cumplan con los requisitos recibirán un sello que denota "Un texto aprobado".

Entre 1966 y 1975, el Centro asignó más de $ 1.5.   Millones en fondos del National Endowment for the Humanities para varios proyectos de edición académica, que debían seguir las pautas (incluida la estructura del aparato editorial) tal como Bowers las había definido.[60]​ Según Davis, los fondos coordinados por la CEAA durante el mismo período fueron más de $ 6   millones, contando con fondos de universidades, imprentas universitarias y otros organismos.[61]

El Centro para Ediciones Académicas (CSE) reemplazó a la CEAA en 1976. El cambio de nombre indicó el cambio a una agenda más amplia que solo los autores estadounidenses. El Centro también cesó su papel en la asignación de fondos. Las últimas pautas del Centro (2003) ya no prescriben un procedimiento editorial particular. [62]

Aplicación a documentos religiosos[editar]

Todos los textos están sujetos a investigación y crítica sistemática cuando el primer documento original verificado no está disponible. Los creyentes en los textos sagrados y las escrituras a veces se resisten a aceptar cualquier forma de desafío a lo que creen que es la revelación divina. Algunos oponentes y polemistas pueden buscar cualquier forma de encontrar fallas en un texto religioso en particular. La crítica textual legítima puede ser resistida tanto por los creyentes como por los escépticos.

Libro de Mormón[editar]

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Iglesia SUD) incluye el Libro de Mormón como referencia fundamental. Los miembros SUD suelen creer que el libro es un registro histórico literal.

Aunque algunos estudios anteriores no publicados habían sido preparados, no fue hasta principios de los años 70 la verdadera crítica textual aplicada al Libro de Mormón. En ese momento, la Iglesia SUD pidió a los profesores Ellis Rasmussen y sus colaboradores de BYU que comenzaran la preparación para una nueva edición de las Sagradas Escrituras. Un aspecto de ese esfuerzo implicó la digitalización del texto y la preparación de notas al pie apropiadas, otro aspecto requirió establecer el texto más confiable. Para ese último fin, Stanley R. Larson (un estudiante graduado de Rasmussen) se dedicó a aplicar estándares críticos de textos modernos a los manuscritos y ediciones anteriores del Libro de Mormón como proyecto de tesis, que completó en 1974. Con ese fin, Larson examinó cuidadosamente el manuscrito original (el dictado por José Smith a sus escribas) y el manuscrito de la impresora (la copia que Oliver Cowdery preparó para la impresora en 1829–1830), y los comparó con el 1º, 2º y Terceras ediciones del Libro de Mormón para determinar qué tipo de cambios se habían producido a lo largo del tiempo y para emitir juicios sobre cuáles lecturas eran las más originales.[63]​ Larson procedió a publicar un conjunto útil de artículos bien argumentados sobre los fenómenos que había descubierto.[64]​ Muchas de sus observaciones se incluyeron como mejoras en la edición de 1981 SUD del Libro de Mormón.

En 1979, con el establecimiento de la Fundación para la Investigación Antigua y los Estudios Mormones ( FARMS ) como una institución de investigación sin fines de lucro de California, un esfuerzo liderado por Robert F. Smith comenzó a tomar en cuenta el trabajo de Larson ya publicar un Texto Crítico de el libro de Mormon. Así nació el Proyecto de Texto Crítico FARMS, que publicó el primer volumen del Libro Crítico de Mormón en 3 volúmenes en 1984. El tercer volumen de esa primera edición se publicó en 1987, pero ya estaba siendo reemplazado por una segunda edición revisada de todo el trabajo,[65]​ enormemente ayudado a través del asesoramiento y la asistencia del entonces candidato a doctorado de Yale Grant Hardy , el Dr. Gordon C. Thomasson , el profesor John W. Welch (el jefe de FARMS), el profesor Royal Skousen entre otros. Sin embargo, estos eran simplemente pasos preliminares para un proyecto mucho más exigente y global.

En 1988, una vez completada la fase preliminar del proyecto, el profesor Skousen asumió el cargo de editor y jefe del Proyecto de Texto Crítico FARMS del Libro de Mormón y procedió a reunir fragmentos aún dispersos del manuscrito original del Libro de Mormón y Técnicas fotográficas avanzadas aplicadas para obtener lecturas finas de páginas y fragmentos de otro modo ilegibles. También examinó de cerca el Manuscrito de la Impresora (propiedad de la Comunidad de Cristo —RDS Church en Independence, Misuri) en busca de diferencias en los tipos de tinta o lápiz, para determinar cuándo y por quién fueron hechos. También recopiló las diversas ediciones del Libro de Mormón hasta el presente para ver qué tipo de cambios se han hecho a través del tiempo.

Hasta el momento, el profesor Skousen ha publicado transcripciones completas de los Manuscritos del original y de la impresora,[66]​ así como un análisis en seis volúmenes de variantes textuales. [67]​ Todavía están en preparación una historia del texto y una recopilación electrónica completa de ediciones y manuscritos (volúmenes 3 y 5 del Proyecto, respectivamente). Mientras tanto, la Universidad de Yale ha publicado una edición del Libro de Mormón que incorpora todos los aspectos de la investigación de Skousen.[68]

Biblia hebrea[editar]

Manuscrito del siglo XI de la Biblia hebrea con Targum.
Una página del códice de Alepo , Deuteronomio.

La crítica textual de la Biblia hebrea compara versiones manuscritas de las siguientes fuentes (las fechas se refieren a los manuscritos más antiguos que existen en cada familia):

Manuscrito Ejemplos Idioma Fecha de composición Copia más antigua
Manuscritos del Mar Muerto Tanaj en Qumran Hebreo, Paleo Hebreo y Griego (Septuaginta) do. 150 aC   - 70 CE do. 150 aC   - 70 CE
Septuaginta Codex Vaticanus , Codex Sinaiticus y otros papiros anteriores griego 300–100 BCE Siglo 2 aC (fragmentos)



</br> Siglo IV dC (completo)
Peshitta Siríaco principios del siglo V dC
Vulgata latín principios del siglo V dC
Masoretico Códice de Alepo , Códice de Leningrado y otros ms incompletos hebreo California. 100 CE Siglo X CE
Pentateuco Samaritano Abisha Pergamino de Nablus Hebreo en alfabeto samaritano 200–100 aC La más antigua existente en el siglo XI de EC, la más antigua disponible para los eruditos en el siglo XVI, solo contiene Torá
Targum arameo 500–1000 CE Siglo V dC

Al igual que en el Nuevo Testamento, se han encontrado cambios, corrupciones y borrados, particularmente en los textos masoréticos. Esto se atribuye al hecho de que los primeros soferim (escribas) no trataron los errores de copia de la misma manera más adelante.[69]

Hay tres nuevas ediciones separadas de la Biblia hebrea actualmente en desarrollo: Biblia Hebraica Quinta , la Biblia de la Universidad Hebrea y la Biblia Hebrea de Oxford . Biblia Hebraica Quinta es una edición diplomática basada en el Códice de Leningrado. La Biblia de la Universidad Hebrea también es diplomática, pero se basa en el Códice de Alepo. La Biblia hebrea de Oxford es una edición ecléctica.[70]

Nuevo Testamento[editar]

Los primeros textos del Nuevo Testamento incluyen más de 5,800 manuscritos griegos, 10,000 manuscritos latinos y 9,300 manuscritos en varios otros idiomas antiguos (incluyendo siríaco , eslavo , etíope y armenio). Los manuscritos contienen aproximadamente 300,000 variantes textuales, la mayoría de las cuales involucran cambios en el orden de las palabras y otras trivialidades comparativas.[71][72]​  Por lo tanto, durante más de 250 años, los estudiosos del Nuevo Testamento han argumentado que ninguna variante textual afecta a ninguna doctrina. El profesor DA Carson afirma: "nada de lo que creemos que sea doctrinalmente verdadero, y nada de lo que se nos ordena hacer, está en modo alguno en peligro por las variantes. Esto es cierto para cualquier tradición textual. La interpretación de pasajes individuales bien puede ser cuestionada; pero nunca se ve afectada una doctrina". [71][73]

La gran cantidad de testigos presenta dificultades únicas, principalmente porque hace que la matemática en muchos casos sea imposible, porque muchos escritores utilizaron dos o más manuscritos diferentes como fuentes. En consecuencia, los críticos textuales del Nuevo Testamento han adoptado el eclecticismo después de clasificar a los testigos en tres grupos principales, llamados tipos de texto. A 2017 La división más común distingue:

Tipo de texto Fecha Características Versión de la biblia
El tipo de texto alejandrino
(También llamada tradición del "Texto Neutral"; con menos frecuencia, el "Texto de Minoría")
Siglos II-IV CE Esta familia constituye un grupo de textos tempranos y bien considerados, incluidos el Codex Vaticanus y el Codex Sinaiticus. La mayoría de los representantes de esta tradición parecen provenir de los alrededores de Alejandría, Egipto y de la Iglesia de Alejandría. Contiene lecturas que a menudo son concisas, más cortas, algo ásperas, menos armonizadas y generalmente más difíciles. La familia fue una vez pensamiento como resultado de una recensión del siglo 3, cuidadosamente editada, pero ahora se cree que es simplemente el resultado de un proceso de copia y transmisión cuidadosamente controlado y supervisado. Es la base de la mayoría de las traducciones del Nuevo Testamento producidas desde 1900. NIV, NAB, NABRE, Douay, JB y NJB (aunque, con cierta dependencia del tipo de texto bizantino), TNIV, NASB, RSV , ESV, EBR, NWT, LB, ASV, NC, GNB, CSB
El tipo de texto occidental Siglos III-IX CE También es una tradición muy temprana, que proviene de una amplia área geográfica que se extiende desde el norte de África hasta Italia y desde la Galia a Siria. Ocurre en manuscritos griegos y en las traducciones latinas usadas por la iglesia occidental. Es mucho menos controlado que la familia alejandrina y se considera que sus testigos son más propensos a la paráfrasis y otras corrupciones. A veces se le llama el tipo de texto de cesárea. Algunos eruditos del Nuevo Testamento argumentarían que la cesárea constituye un tipo de texto distinto. Vetus latina
El tipo de texto bizantino ; también, tipo de texto Koinē
(También llamado "Texto mayoritario")
Siglos 5 y 16 de la CE Este grupo comprende alrededor del 95% de todos los manuscritos, la mayoría de los cuales son comparativamente muy tardíos en la tradición. Se había vuelto dominante en Constantinopla a partir del siglo V y se usó en toda la Iglesia Ortodoxa Oriental en el Imperio Bizantino. Contiene las lecturas más armoniosas, paráfrasis y adiciones significativas, la mayoría de las cuales se cree.   para ser lecturas secundarias. Es la base del Texto Recibido utiliza para la mayoría de la Reforma traducciones -era del Nuevo Testamento. KJV , NKJV , Tyndale , Coverdale , Ginebra , Biblia de obispos , OSB

Corán[editar]

La crítica textual del Corán es un área de estudio inicial, [74][75]​ ya que los musulmanes históricamente han desaprobado que se apliquen críticas más elevadas al Corán. [76]​ En algunos países la crítica textual puede verse como una apostasía. [77]

Los musulmanes consideran que el texto original en árabe es la revelación final, revelada a Mahoma desde el año 610 d. C. hasta su muerte en 632. En la tradición islámica, el Corán fue memorizado y escrito por los compañeros de Mahoma y copiado según sea necesario.

Recientemente, los fragmentos coránicos conocidos más antiguos se encontraron en la Universidad de Birmingham. Según lo citado por el investigador principal Prof. Thomas: "Estas partes deben haber estado en una forma muy parecida a la forma del Corán que se lee hoy, apoyando la opinión de que el texto ha sufrido poca o ninguna alteración y que se puede fechar hasta un punto muy cercano al de la fecha. se creía que era revelado ".[78]​ Esto apoya académicamente el punto de vista de que el Corán de hoy no ha sido alterado de la revelación original.

En la década de 1970, se descubrieron 14,000 fragmentos de Corán en la Gran Mezquita de Sana'a, los manuscritos de Sana'a. Alrededor de 12,000 fragmentos pertenecían a 926 copias del Corán, los otros 2,000 eran fragmentos sueltos. La copia más antigua conocida del Corán hasta ahora pertenece a esta colección: data de finales del siglo VII-VIII.

El examen de Gerd R. Puin, quien dirigió el proyecto de restauración, no reveló ningún cambio textual, sino solo variantes menores en la ortografía de las palabras. Para ser precisos y citando un texto, escribió: "...Estos fragmentos del Corán yemení no difieren de los que se encuentran en museos y bibliotecas en otros lugares, con la excepción de los detalles que no tocan el Corán en sí, sino que son diferencias en la forma en que se escriben las palabras. Este fenómeno es bien conocido, incluso en el Corán publicado en El Cairo en el que está escrito: Ibrhim junto a Ibrhm Corán junto a Qrn Simahum junto a Simhum En los fragmentos más antiguos del Corán yemení, por ejemplo, el fenómeno de no escribir la vocal alif es bastante común".[79][80]

El otro hallazgo fue que el orden de los Surahs era diferente en un fragmento. Sin embargo, esto también es un hecho normativo, ya que el ordenamiento de los Surah puede cambiarse sin controversia. De hecho, el pedido original se basó aproximadamente en la longitud de Sura. Además, debe mencionarse aquí que las copias más antiguas del Corán descubiertas en esta colección no tenían variaciones con las versiones actuales. Solo los fragmentos de versiones paralelas a estos en el tiempo (es decir, ambas copias / fragmentos del Corán se fecharon al mismo tiempo o la copia del fragmento desviado se fechó para un momento posterior) tenían las variaciones mencionadas anteriormente, por lo tanto, esto se puede atribuir a errores de los estudiantes del Corán (algo que se ejemplifica por el hecho de que algunas de estas copias del Corán se escribieron en capas de pergamino borradas que contenían escritura más antigua, como si un estudiante estuviera borrando y reescribiendo el texto continuamente). Y así, no hay dependencia cronológica de estas copias de fragmentos desviados. Además, es de consenso académico que [79]​ particular, en el fragmento de referencia, el ordenamiento de los Surahs fue diferente debido a que es una colección de algunos Surahs y no un Corán completo. Esta era una práctica muy extendida ya que un Mushaf Coránico completo podía ser bastante importante en peso y volumen y, por lo tanto, no era práctico para una persona.[79]

Talmud[editar]

La crítica textual del Talmud tiene una larga historia previa, pero se ha convertido en una disciplina separada del estudio talmúdico recientemente.[81]​ Gran parte de la investigación se realiza en publicaciones periódicas en hebreo y alemán.[82]

Textos clásicos[editar]

La crítica textual se originó en la era clásica y su desarrollo en los tiempos modernos comenzó con académicos clásicos, en un esfuerzo por determinar el contenido original de textos como la República de Platón.[83]​ Hay muchos menos testigos de los textos clásicos que de la Biblia, por lo que los académicos pueden utilizar materiales matemáticos y, en algunos casos, copiar textos. Sin embargo, a diferencia del Nuevo Testamento, donde los primeros testigos están dentro de 200   años del original, los primeros manuscritos existentes de la mayoría de los textos clásicos se escribieron aproximadamente un milenio después de su composición. En igualdad de condiciones, los académicos textuales esperan que una mayor diferencia de tiempo entre un original y un manuscrito signifique más cambios en el texto.

Protección legal[editar]

Las ediciones críticas y científicas pueden protegerse por derechos de autor como obras de autor si se proporciona suficiente creatividad/originalidad. La mera adición de una palabra, o la sustitución de un término por otro que se cree que es más correcto, generalmente no alcanza ese nivel de originalidad/creatividad. Todas las notas que explican el análisis y por qué y cómo se han realizado dichos cambios representan un trabajo diferente que se puede copiar de forma autónoma si se cumplen los otros requisitos. En la Unión Europea, las ediciones críticas y científicas también pueden estar protegidas por los derechos conexos pertinentes que protegen las publicaciones críticas y científicas de obras de dominio público en la medida en que el art. 5 de la Directiva de Términos de Copyright. No todos los Estados miembros de la UE han transpuesto el art. 5 en la legislación nacional. [84]

Beca textual digital[editar]

La crítica textual digital es una rama relativamente nueva de la crítica textual que trabaja con herramientas digitales para establecer una edición crítica. El desarrollo de herramientas de edición digital ha permitido a los editores transcribir, archivar y procesar documentos mucho más rápido que antes. Algunos estudiosos afirman que la edición digital ha cambiado radicalmente la naturaleza de la crítica textual; pero otros creen que el proceso de edición se ha mantenido básicamente igual, y las herramientas digitales simplemente han hecho que los aspectos sean más eficientes.  

Historia[editar]

Desde sus inicios, la edición digital académica implicó el desarrollo de un sistema para mostrar tanto un texto recién "compuesto" como un historial de variaciones en el texto que se está revisando. Hasta aproximadamente la mitad de la primera década del siglo XXI, los archivos digitales se basaban casi totalmente en transcripciones manuales de textos. Sin embargo, a lo largo de esta década, los archivos de imágenes se volvieron mucho más rápidos y baratos, y el espacio de almacenamiento y los tiempos de carga dejaron de ser un problema importante. El siguiente paso en la edición académica digital fue la introducción generalizada de imágenes de textos históricos, en particular imágenes de manuscritos de alta definición, que se ofrecen formalmente solo en muestras.[85]

Métodos[editar]

En vista de la necesidad de representar textos históricos principalmente a través de la transcripción, y debido a que las transcripciones requerían codificación para cada aspecto del texto que no se podía grabar con una sola pulsación de tecla en el teclado QWERTY, se inventó la codificación. Text Encoding Initiative (TEI) utiliza la codificación para el mismo propósito, aunque sus detalles fueron diseñados para usos académicos con el fin de ofrecer alguna esperanza de que el trabajo académico en textos digitales tenga una buena posibilidad de migrar de sistemas operativos y / o plataformas digitales obsoletos a nuevos y la esperanza de que la estandarización lleve a un fácil intercambio de datos entre diferentes proyectos.[85]

Software[editar]

Existen varios programas y estándares informáticos para apoyar el trabajo de los editores de ediciones críticas. Éstos incluyen

  • La Iniciativa de Codificación de Texto. Las Pautas de la TEI proporcionan un análisis muy detallado de los procedimientos de edición crítica, incluidas las recomendaciones sobre cómo marcar un archivo de computadora que contiene un texto con un aparato crítico. Ver especialmente los siguientes capítulos de las Directrices: 10. Descripción del manuscrito , 11. Representación de Fuentes Primarias, y 12. Aparato crítico .
  • Juxta es una herramienta de código abierto para comparar y recopilar múltiples testigos en un solo trabajo de texto. Fue diseñado para ayudar a los académicos y editores a examinar la historia de un texto desde el manuscrito hasta las versiones impresas. Juxta proporciona intercalación para múltiples versiones de textos marcados en texto plano o en formato TEI / XML.
  • El paquete de macros EDMAC para Plain TeX es un conjunto de macros desarrollado originalmente por John Lavagnino y Dominik Wujastyk para la composición tipográfica de ediciones críticas. "EDMAC" significa "EDition" "MACros". EDMAC está en modo de mantenimiento .
  • El paquete ledmac es un desarrollo de EDMAC de Peter R. Wilson para la composición tipográfica de ediciones críticas con LaTeX . ledmac está en modo de mantenimiento . [86]
  • El paquete eledmac es un desarrollo adicional de ledmac por Maïeul Rouquette que agrega características más sofisticadas y resuelve problemas más avanzados. eledmac se separó de ledmac cuando quedó claro que tenía que desarrollarse de forma que comprometiera la compatibilidad con versiones anteriores . eledmac es modo de mantenimiento .
  • El paquete reledmac es un desarrollo adicional de eledmac por Maïeul Rouquette que reescribe muchas partes del código para permitir desarrollos más sólidos en el futuro. En 2015, se encuentra en desarrollo activo.
  • Ednotes , escrito por Christian Tapp y Uwe Lück, es otro paquete para componer ediciones críticas utilizando LaTeX .
  • Classical Text Editor es un procesador de textos para ediciones críticas, comentarios y textos paralelos escritos por Stefan Hagel. CTE está diseñado para su uso en el sistema operativo Windows, pero se ha ejecutado con éxito en Linux y OS / X utilizando Wine. CTE puede exportar archivos en formato TEI. CTE se encuentra actualmente (2014) en desarrollo activo.
  • Critical Edition Typesetter de Bernt Karasch es un sistema para componer ediciones críticas a partir de la entrada en un procesador de textos, y terminar con la composición con TeX y EDMAC . Desarrollo opf CET parece haberse detenido en 2004.

Ediciones críticas[editar]

Libro de Mormón
  • Texto crítico del Libro de Mormón   - FARMS 2ª edición
Biblia hebrea y Antiguo Testamento
  • Políglota complutense (basado en manuscritos ahora perdidos)
  • Septuaginta - La segunda edición de Rahlfs.
  • La Septuaginta de Gottingen (Vetus Testamentum Graecum: Auctoritate Academiae Scientiarum Gottingensis editum): en progreso
  • Biblia Hebraica Stuttgartensia - 4ª edición
  • Biblia hebrea: una edición crítica - un producto continuo que está diseñado para ser diferente de Biblia Hebraica al producir un texto ecléctico
Nuevo Testamento
  • Editio octava critica maior   - Tischendorf edición
  • El Nuevo Testamento griego según el texto mayoritario   - Edición de Hodges & Farstad.
  • El Nuevo Testamento en el griego original - Edición Westcott & Hort
  • Novum Testamentum Graece Nestle-Aland 28 edición (NA28) [87]
  • 4ta edición de UBS del Nuevo Testamento Griego de United Bible Society (UBS4) [88]
  • Novum Testamentum Graece et Latine   - Edición Merk
  • Editio Critica Maior   - Edición de la German Bible Society.
Traducciones críticas
  • El Nuevo Testamento Integral   - Edición normalizada de Nestle-Aland 27 [89]
  • La Biblia de los Rollos del Mar Muerto   - Con mapeo textual a las variantes Masoretic, Rollos del Mar Muerto y Septuaginta
  • Nueva traducción al inglés de la Septuaginta , una traducción crítica de las partes completas de la Septuaginta de Gotinga, con el resto de la edición del manual de Rahlf

Véase también[editar]

  1. Ehrman 2005, p. 46.
  2. Vicent Una historia de la crítica textual del Nuevo Testamento "... el proceso que buscó para determinar el texto original de un documento o una colección de documentos, y exhibir, liberado de todos los errores, corrupciones y variaciones que puedan haberse acumulado en el curso de su transcripción por sucesivos proceso de copiar."
  3. a b Tanselle, (1989) Una justificación de la crítica textual
    Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «tanselle» está definido varias veces con contenidos diferentes
  4. Jarvis 1995, pp. 1–17
  5. Montgomery 1997
  6. Maas P. 1958. Textual criticism. Oxford. p1
  7. Maas 1958, págs. 2-3.
  8. "El aparato crítico se coloca debajo del texto simplemente debido a las condiciones de impresión del libro y, en particular, al formato de los libros modernos. La práctica en los manuscritos antiguos y medievales de usar el margen exterior para este propósito hace que sea mucho más clara" Maas 1958, pp. 22-3.
  9. Gaskell, 1978.
  10. Greetham 1999, p. 40.

    "Tanselle combina así un modelo aristotélico, un relato riguroso de la fenomenología del texto, con una profunda sospecha platónica de esta fenomenología y del mundo concreto de la experiencia (vea mi" Materialidad "para una discusión más detallada). Para él, y yo contendría, por la edición idealista o "ecléctica" con la que él y Greg-Bowers se identifican a menudo, por lo que un "texto que nunca existió" idealista se construye a partir de los estados corruptos de los documentos existentes: la ontología es solo inmanente, nunca con seguridad presente en el texto histórico y particularizado, ya que se puede lograr solo en el nivel inalcanzable de nous en lugar de fenómeno. Por lo tanto, incluso los objetivos principales de la edición ecléctica (o, como a veces se conoce, "crítica") pueden ponerse en tela de juicio. , por el inseguro estado fenomenológico del documental e histórico ".
  11. McGann 1992, p. xviiii
  12. Bradley 1990
  13. Bentham, Gosse 1902
  14. Comfort, Comfort 2005, p. 383
  15. Aland, B. 1994, p. 138
  16. a b Hartin, Petzer, Mannig 2001, pp. 47-53
    Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «textandinterpretation» está definido varias veces con contenidos diferentes
  17. Aland K., Aland, B. 1987, p. 276
  18. «Manuscript Studies: Textual analysis (Scribal error)». www.ualberta.ca. Archivado desde el original el 4 de abril de 2016. Consultado el 2 May 2018. 
  19. «Critical Rules of Johann Albrecht Bengel». Bible-researcher.com. Archivado desde el original el 13 de febrero de 2010. Consultado el 24 de mayo de 2008. 
  20. «Critical Rules of Johann Albrecht Bengel». Bible-researcher.com. Archivado desde el original el 13 de febrero de 2010. Consultado el 24 de mayo de 2008. 

    "Brevior lectio, nisi testium vetustorum et gravium auctoritate penitus destituatur, praeferenda est verbosiori. Librarii enim multo proniores ad addendum fuerunt, quam ad omittendum."
  21. «Theories of Westcott and Hort». Bible-researcher.com. Archivado desde el original el 13 de febrero de 2010. Consultado el 24 de mayo de 2008. 

    "The reading is to be preferred that makes the best sense, that is, that best conforms to the grammar and is most congruous with the purport of the rest of the sentence and of the larger context." (2.20)
  22. Sebastian Timpanaro, El Génesis del Método de Lachmann , ed. y trans. por Glenn W. Most (Chicago: University of Chicago Press, 2005) [trad. de Genesi del metodo del Lachmann (Liviana Editrice, 1981)].
  23. a b Liddell, HG y Scott, R. (1940). Un léxico griego-inglés. Revisado y aumentado a lo largo por Sir Henry Stuart Jones. con la asistencia de. Roderick McKenzie. Oxford: Clarendon Press.
  24. Lewis, CT y Short, C. (1879). Un diccionario latino fundado en la edición de Andrews del diccionario latino de Freund. Oxford: Clarendon Press.
  25. Saalfeld, GAEA (1884). Tensaurus Italograecus. Ausführliches historisch-kritisches Wörterbuch der Griechischen Lehn- und Fremdwörter im Lateinischen. Wien: Druck und Verlag von Carl Gerold's Sohn, Buchhändler der Kaiserl. Akademie der Wissenschaften.
  26. Collín, HS y CJ Schlyter (eds), Corpus iuris Sueo-Gotorum antiqui: Samling af Sweriges gamla lagar, på Kongl. Maj: ts. nådigste befallning , 13 vols (Estocolmo: Haeggström, 1827–77), vol. 1, tabla 3; el volumen está disponible en [2] pero desafortunadamente el escaneo omite el stemma. William Robins, `Edición y evolución ', Literature Compass 4 (2007): 89–120, en las páginas 93–94, {{doi | 10.1111 / j.1741-4113.2006.00391.x.
  27. Mulken y van Pieter 1996, p. 84
  28. Wilson y Reynolds 1974, p. 186
  29. Roseman 1999, p. 73
  30. McCarter 1986, p. 62
  31. «The Greek Vorlage of the Syra Harclensis». rosetta.reltech.org. Archivado desde el original el 3 de marzo de 2016. Consultado el 2 May 2018. 
  32. «Critical Editions». www.skypoint.com. Archivado desde el original el 14 de abril de 2009. Consultado el 30 de mayo de 2019.  at the Encyclopaedia of Textual Criticism
  33. Schuh 2000, p. 7
  34. «Archived copy». Archivado desde el original el 16 de agosto de 2017. Consultado el 16 de mayo de 2017.  Wendy J. Phillips-Rodriguez*, Christopher J. Howe, Heather F. Windram "Chi-Squares and the Phenomenon of 'Change of Exemplar' in the Dyutaparvan", Sanskrit Computational Linguistics, First and Second International Symposia Rocquencourt, France, October 29–31, 2007 Providence, RI, U, May 15–17, 2008 Revised Selected and Invited Papers; Windram, H. F., Howe, C. J., Spencer M.: "The identification of exemplar change in the Wife of Bath's Prologue using the maximum chi-squared method". Literary and Linguistic Computing 20, 189–-204 (2005).
  35. Canterbury Tales Project
  36. «SDE: Dante's Commedia». www.sd-editions.com. Archivado desde el original el 31 de mayo de 2017. Consultado el 30 de mayo de 2019.  Shaw edition, 2010
  37. Greg 1950, p. 20
  38. Knittel, Neue Kritiken über den berühmten Sprych: Drey sind, die da zeugen im Himmel, der Vater, das Wort, der der heilige Geist, und diese drei sind eins e Braunschweig 1785
  39. Tov 2001, pp. 351–68
  40. Ehrman 2005, p. 44. [3] . Véase también [4] .
  41. Aland, Kurt; Barbara Aland (1995). The Text of the New Testament: An Introduction to the Critical Editions and to the Theory and Practice of Modern Textual Criticism. Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company. p. 236. ISBN 0-8028-4098-1. 
  42. Citado en Greg 1950, pp. 23-24
  43. McKerrow 1939. pp. 17–18, citado en Greg 1950, pág. 25
  44. Greg 1950, p. 22
  45. Greg 1950, p. 31
  46. Bowers 1964, p. 224
  47. Greg 1950, p. 36
  48. Bowers 1973, p. 86
  49. McKerrow 1939, pp. 17–8, citado en Bowers 1974, p. 82, n. 4
  50. Bowers 1964, p. 227
  51. citado en Tanselle 1976, p. 168
  52. Tanselle 1995, p. dieciséis
  53. citado en Zeller 1975, p. 247
  54. Tanselle 1986, p. 19
  55. Greg 1950, p. 32
  56. Tanselle 1976, p. 194
  57. Davis 1977, pp. 2–3
  58. Shillingsburg 1989, p. 56, n. 8
  59. Tanselle 1975, pp. 167-8
  60. Davis 1977, p. 61
  61. «Aims and Services of the Committee on Scholarly Editions». The Committee on Scholarly Editions, Indiana University Purdue University Indianapolis. Archivado desde el original el 23 de mayo de 2008. Consultado el 24 de mayo de 2008. 

    "The editorial standards that form the criteria for the award of the CSE "Approved Edition" emblem can be stated here in only the most general terms, since the range of editorial work that comes within the committee's purview makes it impossible to set forth a detailed, step-by-step editorial procedure."
  62. Stanley R. Larson, “Un estudio de algunas variaciones textuales en el Libro de Mormón, comparando el MSS original y el de la impresora, y comparando las ediciones 1830, 1837 y 1840”, tesis de maestría inédita (Provo: BYU, 1974).
  63. Stanley Larson, “Textos tempranos del Libro de Mormón: Cambios textuales al Libro de Mormón en 1837 y 1840,” Sunstone , 1/4 (otoño de 1976), 44–55; Larson, “Variantes textuales en el Libro de los Manuscritos Mormones”, Diálogo: A Journal of Mormon Thought , 10/4 (otoño de 1977), 8–30 [FARMS Reprint LAR-77]; Larson, “Conjetural enmienda y el texto del Libro de Mormón”, BYU Studies , 18 (verano 1978), 563–569 [FARMS Reprint LAR-78].
  64. Robert F. Smith, ed., Libro de Mormón , Texto Crítico , 2ª ed., 3 vols. (Provo: FARMS, 1986–1987).
  65. El manuscrito original del Libro de Mormón (Provo: FARMS, 2001); El manuscrito de la impresora del Libro de Mormón , 2 vols. (FARMS, 2001).
  66. Análisis de variantes textuales del Libro de Mormón , 6 vols. (Provo: FARMS, 2004-2009).
  67. Skousen, ed., El Libro de Mormón: El texto más antiguo (Yale Univ. Press, 2009).
  68. Tov 2001, p. 9
  69. Hendel, R., "La Biblia hebrea de Oxford: Prólogo a una nueva edición crítica", Vetus Testamentum, vol. 58 , no. 3 (2008). páginas.   325–326
  70. a b Wallace, Daniel. «The Majority Text and the Original Text: Are They Identical?». Archivado desde el original el 3 de diciembre de 2013. Consultado el 23 de noviembre de 2013. 
  71. Westcott and Hort (1896). The New Testament in The Original Greek: Introduction Appendix. Consultado el 23 de noviembre de 2013. 
  72. Beacham, Roy E.; Bauder, Kevin T. One Bible Only?: Examining Exclusive Claims for the King James Bible (en inglés). Kregel Publications. ISBN 9780825497032. 
  73. Relaciones cristiano-musulmanas: ayer, hoy, mañana Munawar Ahmad Anees, Ziauddin Sardar, Syed Z. Abedin   - 1991 Por ejemplo, un crítico cristiano que participa en la crítica textual del Corán desde una perspectiva bíblica seguramente se perderá la esencia del mensaje coránico. Sólo un ejemplo aclararía este punto.
  74. Estudios sobre el Islam Merlin L. Swartz   - 1981 Encontrará una revisión bibliográfica más completa de los estudios recientes de la crítica textual del Corán en el valioso artículo de Jeffery, "El estado actual de los estudios coránicos", Informe sobre la investigación actual en el Medio Oriente.
  75. Religiones del mundo Lewis M. Hopfe   - 1979 "Algunos musulmanes han sugerido y practicado la crítica textual del Corán de una manera similar a la practicada por los cristianos y los judíos en sus biblias. Nadie ha sugerido aún la crítica más alta del Corán".
  76. Las guerras culturales de Egipto: política y práctica.   - Página 278 Samia Mehrez   - Informe de 2008 sobre Oriente Medio: números 218 a 222; Problemas 224–225 Proyecto de Investigación e Información de Medio Oriente, JSTOR (Organización)   - 2001 Shahine solicitó el divorcio de Abu Zayd de su esposa, debido a que la crítica textual de Abu Zayd al Corán lo convirtió en un apóstata, y por lo tanto no es apto para casarse con un musulmán. Abu Zayd y su esposa finalmente se mudaron a los Países Bajos
  77. a b c http://individual.utoronto.ca/fantastic/The_History_of_the_Quranic_Text_from_Revelation_to_Compilation.pdf
    Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «individual.utoronto.ca» está definido varias veces con contenidos diferentes
  78. Su carta completa apareció en el periódico: Ath-Thawra número 11.3.1999
  79. Análisis económico en la literatura talmúdica: pensamiento rabínico en el .Roman A. Ohrenstein, Barry Gordon. Page 9 2009 "De hecho, la crítica textual del Talmud es tan antigua como el Talmud. En los tiempos modernos, sin embargo, se convirtió en un elemento separado. preocupación académica, donde se aplica el método científico para corregir pasajes corruptos e incomprensibles.
  80. El tratado Ta'anit del Talmud babilónico: Henry Malter - 1978 No hace falta decir que los escritos de autores modernos que tratan sobre la crítica textual del Talmud, muchos de los cuales están dispersos en periódicos hebreos y alemanes, también deben utilizarse para este propósito.
  81. Habib 2005, p. 239
  82. Margoni, Thomas; Mark Perry (2011). «Scientific and Critical Editions of Public Domain Works: An Example of European Copyright Law (Dis)Harmonization». Canadian Intellectual Property Review 27 (1): 157-170. 
  83. a b Shillingsburg, Peter, "Literary Documents, Texts, and Works Represented Digitally" (2013). Center for Textual Studies and Digital Humanities Publications. 3. «Archived copy». Archivado desde el original el 16 de agosto de 2017. Consultado el 16 de mayo de 2017. 
  84. See further the useful guidelines offered by Dekker, D-J. «Typesetting Critical Editions with LaTeX: ledmac, ledpar and ledarab». Archivado desde el original el 5 de septiembre de 2014. Consultado el 14 May 2014. 
  85. Novum Testamentum Graece, German Bible Society «Archived copy». Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2013. Consultado el 31 de octubre de 2013. 
  86. UBS Greek New Testament, German Bible Society «Archived copy». Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2013. Consultado el 31 de octubre de 2013.