Archivo Mitrojin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Archivo Mitrokhin»)
Saltar a: navegación, búsqueda
El clásico emblema del KGB, una espada y un escudo, aparece en la portada de los seis libros publicados por Vasili Mitrojin y Christopher Andrew. Ese conjunto suele ser conocido con el nombre genérico de "Archivo Mitrojin".

El Archivo Mitrojin (a veces también transliterado como Mitrokhin), por el apellido de Vasili Mitrojin, es una recopilación de notas escritas a mano realizada por este último. De acuerdo con el Servicio de Inteligencia Secreto del Reino Unido y con el historiador oficial del Servicio de Seguridad (MI5), Christopher Andrew,[1] este es un archivo histórico que detalla diversas operaciones de inteligencia (a nivel mundial) llevadas a cabo por el Comité de Seguridad del Estado (KGB) de la antigua URSS durante la Guerra Fria. Mitrojin compiló su material durante un prolongado período de 30 años, mientras era archivista para el servicio de inteligencia extranjera y el Primer Directorio del KGB.

La primera parte del libro fue publicada en el Reino Unido en 1999, y fue escrito por Christopher Andrew y Mitrojin, la segunda parte del libro fue publicada en 2005, cuando Mitrojin ya había muerto, finalmente produciendo The Mitrokhin Archive. Al ser entrevistado por el Comité de Inteligencia y Seguridad del Reino Unido en 1999, Vasili Mitrojin dijo que no estaba contento con el modo en que el libro había sido publicado, y dijo que sentía que no había logrado el propósito que tenia cuando decidió escribir las notas. El dijo que hubiera deseado haber tenido "control completo sobre el manejo de su material."[2]

Investigaciones en el Reino Unido y en el extranjero[editar]

La publicación de este material terminó generando interrogatorios parlamentarios en el propio Reino Unido,[3] así como también en Italia e India.[4] [5] Una vez que el libro fue publicado en Italia, Silvio Berlusconi quien era el Primer Ministro en esa fecha, abrió una investigación en 2002 llamada "Comisión Mitrojin" para encontrar información sobre los informantes o agentes italianos mencionados en el libro. Sin embargo, después de no poder verificar nada, trato de usar la comisión como una herramienta política en contra de miembros de su oposición de partidos de la izquierda italiana. La comisión termino en un escándalo y sin evidencia para inculpar a ningún político italiano.[4] Algunos ministros italianos dijeron que el archivo "no es un expediente de la KGB pero uno sobre la KGB inventado por agentes de contra-espionaje británicos basado en la confesión de un ex-agente, si es que existe uno, y Mitrojin es solo un pseudónimo de una operación del MI5".[6]

En India, el Congreso dijo que el libro era puro sensacionalismo y que no estaba basado en hechos reales o en la verdad. El Congreso también remarco que no son documentos oficiales de la Unión Soviética.[7] En octubre de 2005, el presidente de un partido político pidió un papel blanco al gobierno de India para hacer cargos de difamación en contra de Christopher Andrew.[5]

Contenido de las notas[editar]

El Archivo Mitrojin revela que más de la mitad del armamento de la URSS estaría basado en diseños estadounidenses, que el KGB había logrado intervenir el teléfono de Henry Kissinger (Secretario de Estado o canciller durante la presidencia de Richard Nixon), y que además tenía sus propios espías ubicados en casi todos las fábricas de los grandes contratistas de defensa de los Estados Unidos.

En Francia se reveló que 35 políticos de alta jerarquía habían trabajado para el KGB durante algunos de los años de la Guerra Fría. En la ex Alemania Occidental, por su parte, ese organismo soviético había logrado penetrar en los estamentos de los principales partidos políticos (sobre todo el PSD y la CDU), así como el sistema judicial y la policía.

Aún más, se efectuaron operaciones de sabotaje a gran escala contra los Estados Unidos y Canadá, incluyendo escondites que contenían armas, varios de los cuales fueron registrados y vaciados por las policías respectivas,[cita requerida] a partir de la reveladora información proporcionada por Mitrojin al respecto (lo que, por otro lado, contribuyó a proveer de cierta credibilidad al archivo elaborado por éste último).[8]

Prominentes espías del KGB que aparecen en los archivos[editar]

  • Melita Norwood (cuyo nombre código era Hola), una funcionaria civil británica que tenía acceso a secretos nucleares, mientras trabajaba en la British Non-Ferrous Metals Research Association ("Asociación británica de Investigación en metales no ferrosos").[9]
  • John Alexander Symonds (nombre código Scot)[10] , un antiguo detective sargento que había trabajado en la policía británica, la célebre (Scotland Yard), y quien abandonó el Reino Unido bajo sospechas de haber estado involucrado en actos de corrupción.

Driberg visitó Moscú en 1956 para entrevistarse con su viejo amigo Guy Burgess, y así entrevistarlo personalmente para la biografía que sobre él estaba escribiendo por ese entonces. No obstante, sería chantajeado por el KGB mediante fotografías de un supuesto encuentro homosexual que Driberg habría tenido, por lo que se vio obligado a quitar las referencias al evidente alcoholismo del que Burgess era víctima ya desde hacía algún tiempo.[11]

  • Raymond Fletcher (de nombre código Peter), era un periodista británico y posteriormente un Miembro del Parlamento (MP), aparentemente reclutado por el StB y la CIA.[12]
  • Ekaterina Liejman (de nombre código Luna), fue sembrada en Buenos Aires durante el último gobierno del general Juan Perón. Desapareció en 1976.

Lipka negó su culpabilidad hasta el último momento antes del comienzo del juicio en su contra, cuando fue revelado que el principal testigo contra él era un antiguo arcchivista del KGB (el propio Mitrojin), con pruebas de la relación de aquél con ese organismo soviético de seguridad e inteligencia.[14]

Líderes nacionales, revolucionarios y otras figuras de gobierno acusados de cooperar con el KGB[editar]

El libro acusa a varios políticos y a ministros del congreso de India de haber cooperado con la KGB. Jagannath Mishra dijo que el libro esta tratando de dar una imagen perniciosa de Gandhi y de Lalit babu, quienes ya no pueden defenderse de las acusaciones porque están muertos.[7]

En Latino América la KGB tenia prohibido reclutar miembros de partidos comunistas o de otros partidos hermanos, porque la Unión Soviética creía que aquello tenia el potencial de perjudicar la doctrina marxista o partidos hermanos. La Unión Soviética no consideraba a los países Latinos como enemigos, por lo tanto ellos no eran el objeto de su inteligencia. Nikolai Leonov, que fue Vicedirector del Comité de Seguridad del Estado (KGB) de la Unión Soviética, dijo que la "contra-inteligencia dentro de Estados Unidos es rigurosa, fuerte, pero cuando sale un norteamericano de su país es otra persona completamente" y como los Estados Unidos eran el objeto de su inteligencia, Latino América era una región conveniente para recibir a sus informantes de la CIA y otros agentes Estadounidenses de la KGB. Debido a que muchos Norte Americanos vivían en Latino América, la región también era un buen lugar para reclutar a agentes de los Estados Unidos. Las relaciones entre los Soviéticos y los Latino Americanos fueron fuerte en esa época, lo que resulto en varias amistades, y en relaciones políticas y financieras. Los soviéticos también apoyaron la resistencia latina en contra de la predominancia de los Estados Unidos, incluyendo la provision de armas. Pero Leonov dijo que estas relaciones no envolvían inteligencia. En esta época hubieron varios intercambios comerciales incluyendo distintos grupos de productos como barcos pesqueros, productos comestibles, y materias primas, y armas militares entre otros.[15]

Christopher Andrew afirma que el líder sandinista nicaragüense Daniel Ortega acordó tener "encuentros extraoficiales" con oficiales del KGB.[16] Pero esta información no es correcta porque los agentes del KGB no tenían relaciones de Inteligencia con latinoamericanos de marxistas.[15] Ortega dio a Nikolai Leonov, la cabeza del departamento analítico del Primer Directorio del organismo de seguridad soviético, un programa secreto de los movimiento sandinista, el cual declaraba la intención del FSLN de liderar la "lucha de clases" en América Central, en alianza con el gobierno revolucionario cubano y con el Bloque del Este. También se acusa a Carlos Fonseca Amador, uno de los líderes del nicaragüense Frente Sandinista de Liberación Nacional, quien de acuerdo al libro era descripto como un "agente confiable" en los archivos del KGB.[16] Pero esto es erróneo, porque el KGB tenia prohibido reclutar a agentes latinoamericanos del partido comunista o de otros partidos de izquierda. Sin embargo, los soviéticos si apoyaron la resistencia sandinista.[15]

Operaciones del KGB reveladas en los archivos[editar]

  • Intentos de incitar el odio racial dentro de los Estados Unidos, mediante el envío a grupos militantes de cartas de odio falsificadas, supuestamente redactadas por el Ku Klux Klan (KKK).[17]
  • Intercepción de comunicaciones de las estaciones del MI6 (servicio de inteligencia exterior británico) en el Medio Oriente[18]

Acusaciones (aún) no confirmadas[editar]

  • El británico Richard Clements, periodista y editor de la revista Tribune y posterior consejero de Michael Foot y de Neil Kinnock como líderes del Partido Laborista. No obstante, Clements no aparece mencionado el el libro de Mitrojin y de Andrew de 1999, pero un artículo publicado en el periódico The Sunday Times alegó que él en realidad se trataba de un agente de influencia aún no identificado, de nombre código Dan.[21] . De acuerdo al Archivo Mitrojin, Dan diseminó propaganda soviética en sus artículos escritos en el Tribune, desde su reclutamiento en 1959 hasta cuando cortó sus contactos con el KGB, durante la década de 1970.[22] . Clements negó la acusación, diciendo que era un afirmación "sobreinflada" y que "carecía de sentido por completo", por lo que aquélla no sería repetida en el período subsiguiente.[23] . Quienes defendían a Clements contra esos cargos incluían a David Winnick y a Andrew Roth.[24]

Asimismo existen en el Archivo Mitrojin dos acusaciones adicionales:

Campaña de desinformación contra los Estados Unidos[editar]

Christopher Andrew describió las siguientes medidas activas contra los Estados Unidos :[26]

  • Promoción de teorías falsas sobre el asesinato de Kennedy, por medio del autor Mark Lane.[27] . No obstante, el propio Lane negó estas acusaciones, denominándolas una "lisa y llana mentira"[28]
  • Fabricación de la historia de que el virus del sida fue creado artificialmente por científicos estadounidenses que trabajaban en Fort Detrick, mentira que luego sería difundida por el biólogo de origen ruso Jakob Segal.[34]

Instalación y apoyo a regímenes comunistas extranjeros[editar]

De acuerdo con las notas, el organismo de seguridad del gobierno soviético tuvo un papel clave en el establecimiento de regímenes comunistas títeres o satélites en Europa Oriental y en Afganistán.

Su estrategia incluía la represión política masiva y el establecimiento de policías políticas secretas subordinadas en los territorios ocupados por la URSS luego del fin de la Segunda Guerra Mundial. El propio director del KGB Yuri Andrópov se tomó en serio y de manera muy personal la represión a los "movimientos de liberación" detrás de la Cortina de Hierro.

En 1954, se convirtió en el embajador soviético en Hungría, y observaría los acontecimientos de la frustrada revolución húngara de noviembre de 1956 desde un sitial de privilegio. Empero lo allí sucedido lo traumatizaría por el resto de su vida, y contribuiría ciertamente a guiar sus duras conductas posteriores.

Luego de esos eventos, Andropov sufriría del "complejo húngaro": había visto horrorizado, desde la embajada soviética en Budapest, cómo algunos miembros de la odiada policía política del régimen comunista húngaro eran atados de los postes de alumbrado público. Andropov quedaría perplejo por el resto de su vida acerca de la velocidad con la que un aparentemente todopoderoso y omnipotente régimen comunista podría llegar a tambalearse. Cuando años después otros gobiernos comunistas también parecieron estar en riesgo, como sucedería durante la Primavera de Praga de 1968, el recrudecimiento de la guerra civil afgana en diciembre de 1979, la ley marcial en Polonia durante 1981, él se convenció de que, al igual que en el caso húngaro de 1956, sólo las Fuerzas Armadas podrían garantizar la supervivencia de aquéllos.[35]

Andropov tendría un papel clave en el aplastamiento del intento revolucionario. Sería él quien convencería al por entonces todavía renuente Nikita Jrushchov de que era necesaria e impostergable una intervención militar directa en Hungría, disimulando en todo caso su evidente carácter soviético mediante un contingente de varios países del Pacto de Varsovia.[36]

Engañó a Imre Nagy y a los otros líderes húngaros con que el régimen soviético no había ordenado una invasión, aún cuando se acababa de lanzar el ataque militar. Los principales dirigentes húngaros serían detenidos, y el propio Nagy sería finalmente ejecutado.

Durante los eventos de la Primavera de Praga de 1968, que finalizaron con la invasión soviética de la antigua Checoslovaquia, el ya endurecido Andropov fue el principal propulsor de "medidas extremas". Ordenó la generación de información de inteligencia falsa, no sólo para el consumo interno, sino también para el mismísimo Politburó soviético. Mitrojin escribiría que "El KGB agitó el fantasma de que Checoslovaquia podía caer víctima de la agresión de la OTAN o de un golpe".

En ese momento, el oficial de inteligencia soviético Oleg Kalugin, quien trabajaba bajo la cubierta diplomática de la embajada de la URSS en Washington informó desde la capital estadounidense que 'el tenía acceso a "documentos absolutamente confiables que probaba que ni la CIA ni ninguna otra agencia [Occidental] estaba manipulando el movimiento reformista checoslovaco". No obstante, sus mensajes fueron destruidos, porque contradecían la teoría conspirativa pergeñada por el propio Andropov.[37] . Así fue que Andropov ordenó una serie de medidas activas contra el gobierno reformista checoslovaco de Alexander Dubchek, conocidas colectivamente bajo el nombre de Operación Progress.[38]

Asesinatos políticos[editar]

  • Intento de envenenamiento del presidente de Afganistán, Jafizulá Amín, el 13 de diciembre de 1979. El Departamento 8 del KGB tuvo éxito en lograr infiltrar el agente ilegal Mitalin Talybov (de nombre código Sabir) como el principal cocinero (chef) del palacio presidencial de Amin. Sin embargo, Amin cambió su comida y bebida, como si estuviese esperando ser envenenado. Sería su yerno quien comería esa entrada de comida, a quien los soviéticos no deseaban matar, por lo que fue trasladado vía aérea de urgencia a un hospital de Moscú.[39]

El veneno en cuestión había sido fabricado en el laboratorio secreto de venenos del KGB (conocido en ruso transliterado como Kamera, "Cámara"), el cual ya antes había producido la microscópica bolita de con ricina que terminaría matando al disidente búlgaro Georgi Markov en 1978, durante su exilio en la capital británica de Londres.[40]

Hacia fines de la década de 1940, el laboratorio secreto del KGB había concebido una variante de la cepa de la peste bubónica contenida en un polvo, almacenada en un pequeño receptáculo. El asesino estaría vacunado contra ella.[41] [42] [43] .

Este intento de asesinato fue preparado por el infame agente del KGB Iósif Grigulevich, quien previamente había organizado el atentado que le costase la vida al líder comunista antiestalinista León Trotski, durante el exilio definitivo de éste último en la ciudad de México. En esa oportunidad, el autor material del asesinato, finalmente consumado el 20 de agosto de 1940, había sido el agente hispanosoviético Ramón Mercader.[44] . Sin embargo, Grigulevich fue retirado a último momento, debido a la súbita muerte de Iósif Stalin el 5 de marzo de 1953.

Penetración a las iglesias[editar]

El libro describe al establecimiento del Patriarcado de Moscú a partir de una orden directa de Iósif Stalin emitida en 1943 (en pleno resurgir o revival religioso durante la Gran Guerra Patria contra los invasores nazis). Este patriarcado fue entonces una organización de frente del NKVD y del sucesor de éste, el tristemente célebre KGB.[47]

Todas las posiciones clave dentro de la iglesia, incluyendo a los obispos habían sido aprobadas por el Departamento Ideológico del PCUS y por el KGB.

Los sacerdotes eran usados como agentes de influencia dentro del Consejo Mundial de Iglesias y en diversas "organizaciones de frente", tales como el Consejo Mundial por la Paz, La Conferencia de Paz Cristiana y la Sociedad Rodina ("Tierra madre"), fundada por el mismísimo KGB en 1975.

El futuro patriarca ruso Alexis II diría que Rodina había sido creado con la consigna principal de "mantener los lazos espirituales con nuestros compatriotas". De acuerdo al Archivo Mitrojin, el mismo Alexis trabajaba para el KGB como el agente Drozdov, y recibió una citación honoraria del organismo de seguridad soviético debido a sus varios servicios prestados. (El vice presidente de Rodina era P.I. Vasilyev, un oficial superior del Departamento 19 del Directorio Principal del KGB.[48] .

Apoyo al terrorismo internacional[editar]

Las publicaciones realizadas por Vasili Mitrojin y Christopher Andrew describen brevemente la historia del líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasser Arafat, quien a comienzos de la década de 1970 había establecido una cercana colaboración de conveniencia con el KGB y con la Securitate (la policía política del régimen comunista rumano del dictador Nicolae Ceauşescu).[49]

Parte del entrenamiento secreto que recibieron algunos guerrilleros de la OLP fue, según el Archivo Mitrojin, provisto por el KGB.[50]

No obstante, las principales actividades del KGB respecto de los embarques de armas fueron canalizadas a través de Wadie Haddad, de la organización DFLP, quien usualmente se quedaba en la dacha Barvija (o Barvikha) del KGB durante sus visitas a la Unión Soviética.

Liderados por el famoso terrorista izquierdista internacional (de origen venezolano) Carlos Ilich Ramírez Sánchez (más conocido por su alias "el Chacal"), en 1975 un grupo de combatientes del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), irrumpió intempestivamente en la oficina de la OPEP en Viena, durante una reunión que estaban teniendo algunos de los principales dirigentes de los países que conforman ese cartel. La notificación de esta operación fue "casi ciertamente" otorgado al KGB.

Un número de operaciones notables han sido supuestamente realizadas por el KGB para apoyar a terroristas internacionales con armas, actuando bajo las órdenes del Departamento Internacional del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). Según el Archivo Mitrojin, éstas incluyeron:

  • Las armas fueron entregadas por el buque Kursograf, el cual a la sazón operaba como transporte encubierto del KGB[52]

Comisión parlamentaria italiana sobre el archivo Mitrojin[editar]

En 2002, el Parlamento italiano, en ese momento encabezado por la coalición conservadora de Silvio Berlusconi, la "" (Casa delle Libertà), creó una comissión, presidida por el senador Paolo Guzzanti (del derechista partido Forza Italia) para investigar las supuestas implicaciones del KGB con figuras de la oposición italiana.

La comisión fue cerrada en 2006, sin haber podido aportar ninguna nueva evidencia concreta, más allá del material originalmente proporcionado por el archivo Mitrojin.[54]

Sin embargo, el antiguo oficial de inteligencia ruso Aleksandr Litvinenko, dijo que le había informado al subjefe del FSB, el general Anatoly Trofimov (quien a su vez resultaría asesinado en Moscú durante 2005) que [el socialdemócrata o centro-izquierdista] "Romano Prodi es nuestro hombre [en Italia]"[55]

Por su parte, Gerald Batten, miembro británico del Parlamento Europeo por Londres en representación del pequeño United Kingdom Independence Party, pidió que se realizasen investigaciones adicionales sobre las acusaciones surgidas a partir de las revelaciones proporcionadas por el archivo Mitrojin.[56]

Preparativos para un sabotaje a gran escala contra Estados Unidos y Canadá[editar]

Las notas asimismo describen extensos preparativos de un para un sabotaje a gran escala contra los Estados Unidos, Canadá y Europa Occidental en el relativamente improbable -pero factible- caso de guerra contra esos países (lo que rápidamente habría escalado al nivel de una confrontación nuclear), aunque ninguna de ellas fueron más allá de la creación de escondites de armas y de explosivos (nunca efectivamente utilizados) en algunos países occidentales.[57]

Esta información ha sido en general confirmada por parte de algunos desertores del GRU (organismo coordinador de la inteligencia militar soviética), Victor Suvorov[58] y Stanislav Lunev[59] .

Según el archivo Mitrojin, entre estas operaciones se incluían las siguientes:

  • Una plan de sabotaje contra la represa Hungry Horse, situada en el noroccidental estado estadounidense de Montana.[60]
  • Un plan detallado para destruir el puerto de la ciudad de Nueva York, (objetivo Granit), el más activo de los Estados Unidos, los puntos más vulnerables del puerto estaban marcados en algunos planos o mapas detallados del mismo.
  • Grandes alijos de armas fueron escondidos en varios países, para posibles actos de terrorismo, eventualmente planeados a futuro. Estaban disimuladas con trampas explosivas "caza-bobos" del tipo Molniya ("Rayo" o "Relámpago"). Uno de estos escondites, identificado por el Archivo Mitrojin, explotó cuando las autoridades suizas quisieron remover las armas ocultas en él, en las cercanías de la ciudad de Berna. Varios otros de estos sitios (probablemente no equipados con los dispositivos "Rayo") fueron inspeccionados y requisados exitosamente.[61]
  • Disrupción de la red de tendido eléctrico de todo el estado de Nueva York, mediante atentados por parte de equipos de sabotaje del KGB, lo cuales se habrían basado a lo largo del río Delaware, dentro del Big Spring Park.
  • Un "inmensamente detallado" plan (de nombre código "Operación Cedar") destinado a destruir refinerías de petróleo situadas en Canadá, así como la muy importante red de oleoductos y gasoductos transcanadiense, que va desde la occidental provincia de Columbia Británica (British Columbia hasta la ciudad de Montreal, la ciudad más importante de la francófona Quebec. El plan llevó 12 años en ser completado.[63]

Recepción y relevancia[editar]

Opiniones de expertos en el tema[editar]

El historiador Joseph Persico describió sus revelaciones como "mucho más sensacionales incluso que la historia (rechazada por inicialmente 'imposible' por el SVR o Servicio Ruso de Inteligencia Exterior, y comentó que los archivos de Mitrojin podrían ser la única fuente residual de una gran volumen de material destruido o incinerado por el KGB durante los últimos días del régimen soviético[64] (análogamente a lo que habían realizado algunas dictaduras militares derechistas latinoamericanas, como la argentina, ante la inminencia de entregar el poder a gobiernos civiles legítimamente elegidos, especialmente durante la década de 1980).[cita requerida]

Reg Whitaker, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad York en Toronto, describió el libro en El Foro De Inteligencia y dijo que el "Archivo Mitrojin proviene de una caja fuerte bajo el piso de una casa de campo rusa, cortesía de la misma comunidad de inteligencia británica, y de su historiador escogido, Chris Andrew. La proveniencia de este archivo en si misma es problema de cierta controversia." Después de cuestionar y discutir la fuente del origen del libro agrego que "hay un numero de improbabilidades visibles", como por ejemplo, el hecho de que Mitrojin, quien tenia una marca negra en su récord, hubiera sido puesto en el cargo de archivador. Ademas, "la mano de la Inteligencia británica es evidente, y Andrew claramente tiene una "relación especial" con SIS." Luego, Reg Whitetaker comento sobre la prensa británica en cuanto se trata de espías y dijo que desde que los espías "Burges y Maclean tuvieron su momento en Moscú en 1951, los británicos han tratado el espionaje como una clase de pornografía", agregando que "es dudoso que muchos lectores incitados por el avance publicitario van a llegar lejos en este tomo voluminoso de casi cerca de 1000 paginas llenadas con nombre y fecha. No es una lectura fascinate" Tambien dijo que el "texto es remarcadamente restringido y razonable en su manejo delos objetivos occidentales del KGB como agentes o fuentes." Los individuos expuestos por Mitrojin parecen haber sido lo que allí dice que fueron, pero se tiene un gran cuidado en general en [no] identificar a aquellos que eran que no se dieron cuenta del engaño [del que eran víctimas] o que, en muchos casos, eran blancos no cooperativos."[65]

David L. Ruffley, del Departamento de Programas Internacionales (de la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF), comentó que el material provee el cuadro más claro hasta la fecha de la actividad de la inteligencia soviética, desgajando algunos detalles previamente oscuros, confirmando o contradiciendo muchas aseveraciones y levantando nuevas cuestiones por sí mismo" y que "echa nueva luz sobre la actividad de la inteligencia soviética, la que si bien tal vez no es tan espectacular como algunos esperaban, no obstante es significativamente reveladora"[66]

El ex ministro del interior británico (Home Secretary) Jack Straw, declaró en 1999: "En 1992, luego de que el señor Mitrojin se hubiese acercado al Reino Unido en busca de ayuda, nuestro servicio secreto de inteligencia hizo arreglos para traerlo a él y a su familia a este país, junto a su archivo. Como no había documentos originales del KGB ni [foto]copias de los mismos, el material en sí mismo no tenía el valor de una evidencia [o prueba] directa, pero era de un enorme valor para los objetivos de inteligencia y de investigación. Miles de pistas a partir del material del señor Mitrojin han sido seguidas por todo el mundo.

El historiador estadounidense J. Arch Getty, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), escribió en la revista American Historical Review (106:2, abril de 2001) que había encontrado al material de Mitrojin como "fascinante", pero él también cuestionó sobre cómo pudo él haber transcrito y contrabandeado miles de documentos del KGB, sin haber sido detectado, durante un prolongado período de 30 años.[67]

Por su parte, Bahukutumbi Raman antiguo jefe indio de lucha contra el terrorismo destacó el hecho de que Mitrojin no llevó documentos originales ni fotocopias de los mismos[68] En cambio, él contrabandeó hacia Occidente notas escritas a mano del contenido de los documentos.[2]

La académica Amy Knight describió al libro como el último ejemplo de un género emergente de historias de espías basados en material de los archivos del KGB. No obstante, ella cree que el libro no revela nada realmente nuevo y significante.[69]

"Mientras que The sword and the shield contiene nueva información... ninguna de ella tiene mucho significado como para [permitir] una interpretación más amplia de la Guerra Fría".

Asimismo agregó al respecto que:

"El principal mensaje con el que el lector se encuentra después de arar a través de las casi mil páginas es el mismo que uno recogió de los libros anteriores: los soviéticos fueron increíblemente exitosos, aunque malvados, maestros del espionaje, y ninguno de los servicios [de inteligencia] occidentales pudo acercarse a igualar su pericia. Bravo por el KGB"

Miles de pistas ofrecidas por el material del archivo Mitrojin han sido seguidas través de todo el mundo. Como resultado de ello, las agencias de inteligencia y seguridad occidentales, en cooperación con los gobiernos de los países de la OTAN han podido poner fin a varias de estas amenazas residuales de los pasados tiempos de la Guerra Fría. Muchas investigaciones previamente irresolutas han podido ser cerradas, muchas sospechas previas confirmadas, y algunos nombres y reputaciones han sido limpiados. Las agencias de inteligencia aliadas han evaluado el valor del material del señor Mitrojin como "inmenso".[70]

Por su parte, el autor Joseph Trento comentó que "sabemos que el material de Mitrojin es real porque llena los huecos en los archivos [de los servicios de inteligencia] occidentales sobre los casos más importantes hasta 1985. Además, el material operativo coincide con intercepciones electrónicas occidentales e informes de agentes. Lo que el MI6 obtuvo por un poco de gratitud y una pensión fue la joya de la corona de la inteligencia rusa" [es decir, soviética][71]

Recepción de los medios de comunicación[editar]

The Economist critico el libro como "curiosamente insatisfactorio. Mucho de esto es una narrativa presentada elegantemente de información que ya esta en el dominio publico sobre las jugarretas soviéticas hechas durante la guerra fría." Los críticos se preguntan "cuanta más confusión fue cosechada cuando una sección fileteada de información sobre las operaciones de la KGB en el oeste fue publicada bajo el nombre de Mitrojin en 1999, el mundo no secreto nunca va a saber. Lo mismo aplica a este segundo volumen, que detalla los trucos sucios de Kremlin en el tercer mundo. Como con el primero, Mitrojin tiene un coautor, Christopher Andrew, un historiador que disfruta ataduras cercanas con la seguridad y los servicios de inteligencia británicos."[72]

El Central European Review describió al trabajo de Vasili Mitrojin y de Christopher Andrews como una "lectura fascinante para todos los interesados en el arte del espionaje, recolección de inteligencia y su rol general en las relaciones internacionales en el s. XX", ofreciendo " una ventana a la visión soviética del mundo [como el caso Hanssen en los Estados Unidos] claramente indica cómo la 'pequeña' Rusia se ha liberado de haber sido la sociedad dominada por el terror y el espionaje que fue durante las siete infames décadas de comunismo".[73]

Referencias[editar]

  1. «Just how intelligent?» (en inglés). The Guardian. 18 de febrero de 2003. Consultado el 24 de junio de 2015. 
  2. «Intelligence and Security Committee: The Mitrokhin Inquiry Report» (en ingles). GOV.UK. Junio de 2000. Consultado el 24 de junio de 2015. 
  3. [1] Informe oficial del gobierno británico sobre el archivo Mitrojin
  4. a b Stille, Alexander. «The Secret Life of Mario Scaramella» (en inglés). Slate News. Consultado el 24 de junio de 2015. 
  5. a b Advani seeks white paper on KGB charges. The Hindu, 3 de octubre de 2005 2005.
  6. Andrew, Christopher (2001). The sword and the Shield. Basic Books. p. 26. ISBN 0-465-00312-5. 
  7. a b Allegations in Mitrokhin Archives vague: Congress
  8. The KGB in Europe, 472-476.
  9. Cámara de los Comunes (House of Commons, cámara baja del parlamento británico), debates de Hansard, 21 de octubre de 1999, columnas 587-594.
  10. Christopher Andrew y Vasili Mitrojin, The Mitrokhin Archive: The KGB in Europe and the West, páginas 559-563.
  11. Christopher Andrew, The Mitrokhin Archive, páginas 522-526.
  12. Christopher Andrew, The Mitrojin Archive, páginas 526-527.
  13. The New York Times, 25 de septiembre de 1997.
  14. The KGB in Europe, página 23-24.
  15. a b c Leonov, Nikolai (1999). «CEP». La Inteligencia soviética en América Latina durante la guerra fría. CEP. Consultado el 22 de junio de 2015. 
  16. a b The KGB and the battle for the Third World, página 121.
  17. Christopher Andrew y Vasili Mitrojin, The Mitrokhin Archive: The KGB in Europe and the West, páginas 310-311.
  18. Andrew, The KGB in Europe, página 443.
  19. Andrew, The KGB in Europe, páginas 451-453.
  20. Andrew, The KGB in Europe, página 454.
  21. Rufford y Penrose, 'KGB Claims Kinnock aide was Aaent Dan', The Sunday Times, 19 de septiembre de 1999.
  22. Andrew y Mitrojin, The Mitrokhin Archive, páginas 529 y 555.
  23. 'Richard Clements' (Obituario), 'en el sitio web del periódico británico 'The Times, 28 de noviembre de 2006.
  24. Gillan, Ex-Editor dismisses spy claim, el el periódico británico The Guardian, 20 de septiembre de 1999.
  25. Audiencia ante la Cámara de Representantes de los Estados Unidos (Cámara baja o de diputados), 26 de octubre de 1999.
  26. Christopher Andrew y Vasili Mitrojin, The Mitrokhin Archive: The KGB in Europe and the West, Gardners Books, 2000, ISBN 0-14-028487-7.
  27. The KGB in Europe, páginas 296-297.
  28. "Ni el KGB ni ninguna persona u organización asociado a él hicieron contribución alguna a mi trabajo" [http://www.thenation.com/docprint.mhtml?i=20060320&s=exchange Carta de Lane a The Nation.
  29. The KGB in Europe and the West, página 298.
  30. The KGB in Europe, páginas 300-305.
  31. The KGB in Europe, páginas 305-308.
  32. The KGB in Europe, páginas 308-309.
  33. The KGB in Europe, página 310.
  34. The KGB in Europe, páginas 318-319.
  35. The KGB in Europe, página 7.
  36. The KGB in Europe, página 327.
  37. The KGB in Europe, páginas 334-335.
  38. The KGB in Europe, página 328.
  39. The world was going our way: The KGB and the battle for the Third World, páginas 400-402.
  40. The world was going our way, páginas 400-402.
  41. The KGB in Europe, páginas 464-466.
  42. Vadim J. Birstein. The perversion of knowledge: The true story of Soviet science ("La perversión del conocimiento. La verdadera historia de la ciencia soviética"), Westview Press, 2004, ISBN 0-8133-4280-5.
  43. Ken Alibek y S. Handelman. , Biohazard: The chilling true story of the largest covert biological weapons program in the world - Told from inside by the man who ran it. ("Riesgo biológico: La escalofriante historia verdadera del más grande programa encubierto de armas biológicas del mundo- Contado desde adentro por el hombre que estaba a cargo de él"), 1999. Delta (2000) ISBN 0-385-33496-6
  44. The KGB in Europe, páginas 114-115.
  45. The KGB in Europe, páginas 477-478.
  46. The KGB in Europe, páginas 466-467.
  47. The KGB in Europe, páginas 634-661.
  48. The KGB in Europe, página 650.
  49. The KGB and the battle for the Third World, páginas 250-253.
  50. The KGB and the battle for the Third World, página 145.
  51. The KGB in Europe, página 502.
  52. The KGB in Europe, páginas 495-498.
  53. The KGB in Europe, páginas 503-505.
  54. Spy expert at centre of storm ("Experto en espionaje en el centro de la tormenta"), en el sitio web del periódico británico The Guardian, 2 de diciembre de 2006.
  55. The Litvinenko murder: Scaramella - The Italian connection ("El asesinato de Litvinenko: Scaramella - La conexión italiana"), por Lauren Veevers, en el periódico The Independent.
  56. Batten, Gerard (26 de abril de 2006). Gerard Batten, ed. «Discurso ante el Parlamento Europeo en 2006: Romano Prodi». 
  57. The KGB in Europe, páginas 472-476.
  58. Victor Suvorov, Spetsnaz, 1987, Hamish Hamilton Ltd, 1987, ISBN 0-241-11961-8
  59. Stanislav Lunev, Through the eyes of the enemy: The autobiography of Stanislav Lunev ("A través de los ojos del enemigo: La autobiografía de SL"), Regnery Publishing Inc., 1998, ISBN 0-89526-390-4
  60. The KGB in Europe, página 473.
  61. The KGB in Europe, páginas 475-476.
  62. The KGB in Europe, página 472-473.
  63. The KGB in Europe, páginas 473-474.
  64. Crítica del libro The Sword and the Shield por parte del tradicional diario neoyorquino New York Times.
  65. Whitaker, Reg (17 de enero de 2000). «Andrew and Mitrokhin Part 1» (en inglés). Intelligence Forum. Consultado el 24 de junio de 2015. 
  66. Review of Christopher Andrew y Vasili Mitrojin, The sword and the shield: The Mitrokhin Archive and the secret history of the KGB, David L. Ruffley, Departamento de Programas Internacionales, Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (Department of International Programs, United States Air Force Academy), abril de 2002.
  67. Crítica del libro por parte de Getty, en el American Historical Review.
  68. Aunque, a decir verdad, éstos últimos aparatos no solían abundar en la URSS, no sólo debido a limitaciones tecnológicas, sino también "ideológicas".
  69. Amy Knight, The selling of the KGB The Wilson Quarterly, Washington, invierno de 2000, volumen 24, número 1, páginas 16-23.
  70. De un documento en el sitio web del la FAS (Federation of American Scientists), Federación de Científicos Estadounidenses.
  71. Joseph John Trento, The Secret History Of The CIA, páginas 474-475.
  72. «The Mitrokhin archive Pilfered piles» (en inglés). The Economist. 20 de octubre de 2005. Consultado el 6 de julio de 2015. 
  73. Stout, Robert. Central European Review. Vol 3, No 18. 21 de mayo de 2001.

Libros[editar]

  • Andrew, Christopher; Vasili Mitrojin (1999). The sword and the shield: The Mitrokhin Archive and the secret history of the KGB (“La espada y el escudo: El Archivo Mitrojin y la historia secreta del KGB”). Basic Books. ISBN 0-465-00310-9. 
  • Andrew, Christopher; Vasili Mitrojin (1999). The Mitrokhin Archive: The KGB in Europe and the West. (“El Archivo Mitrojin: El KGB y Occidente”). Allen Lane. ISBN 0-713-99358-8. 
  • Andrew, Christopher; Vasili Mitrojin (2000). The Mitrokhin Archive: The KGB in Europe and the West (“El Archivo Mitrojin: El KGB y Occidente”. Gardners Books. ISBN 0-14-028487-7. 
  • Andrew, Chistopher; Vasili Mitrojin (2000). The sword and the shield: The Mitrokhin archive and the secret history of the KGB (“La espada y el escudo: El KGB en Europa y Occidente”). Basic Books. ISBN 0-465-00312-5. 
  • Mitrojin, Vasili (2002). KGB lexicon: The Soviet intelligence officer's handbook (“[Libro de] Léxico del KGB: Manual del oficial soviético de inteligencia”). Frank Cass & Co. Ltd. p. 451. ISBN 0-7146-5257-1. 
  • Andrew, Christopher; Vasili Mitrojin (2005). The world was going our way: The KGB and the Battle for the Third World (“El mundo estaba yendo en nuestro camino: El KGB y la batalla por el Tercer Mundo”). Basic Books. ISBN 0-465-00311-7. 
  • Andrew, Christopher; Vasili Mitrojin (2005). The Mitrokhin Archive II: The KGB and the world ("El archivo Mitrojin II: El KGB y el mundo"). Allen Lane. ISBN 0-7139-9359-6. 

Enlaces externos[editar]