Peste bubónica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Peste bubónica
Plague -buboes.jpg
Clasificación y recursos externos
Especialidad Infectología
CIE-10 GrupoMayor.Menor
CIE-9 El valor ingresado no es válidoEl valor ingresado no es válido El valor ingresado no es válido ...
eMedicine subj/topic ... ... ...
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

La peste bubónica es uno de los tres tipos de infección bacteriana causada por Yersinia pestis.[1]​ Los primeros síntomas similares a los de la gripe se presentan de uno a siete días después de la exposición a la bacteria. Entre estos síntomas se incluye la fiebre, dolores de cabeza y vómitos.[1]​ Los ganglios linfáticos inflamados y dolorosos se producen en las áreas más cercanas a la zona donde la bacteria ingresó al organismo. Debido a la inflamación de los ganglios linfáticos es posible que estos puedan abrirse.[1]

Los tres tipos de plaga son el resultado de las vías de infección: peste bubónica, plaga septicémica y peste neumónica. La plaga bubónica se propaga principalmente por pulgas infectadas que habitan en animales pequeños.[1]​ También se puede propagar mediante la exposición a los fluidos corporales de un animal infectado con plaga.[2]​ En la forma de peste bubónica, las bacterias entran por la piel debido a la picadura de las pulgas que viajan a través de los vasos linfáticos hasta el ganglio, haciendo que esta picadura se hinche. El diagnóstico se realiza encontrando las bacterias en la sangre, esputo o líquido de los ganglios linfáticos.[1]

La prevención se da a través de medidas de salud pública, por ejemplo: a través del manejo de animales muertos en áreas donde la peste es una enfermedad común. Para este padecimiento no se han encontrado vacunas útiles para su prevención.[1]​ Existen varios antibióticos que son eficaces para el tratamiento, en los que se incluyen la estreptomicina, gentamicina y doxiciclina.[3][4]​ Si no se trata la enfermedad, la tasa de mortalidad va de un 30 % a un 90 % del total de los infectados.[1][3]​ La muerte, si es que ésta sucede se da en alrededor de diez días.[5]​ Con el tratamiento adecuado el porcentaje de riesgo de muerte es de un 10 %.[3]​ En todo el mundo se tiene un registro de 650 casos documentados al año, que resultan en aproximadamente 120 muertes.[1]​ Esta enfermedad es mucho más común en África.[1]

Se cree que la peste es la causa de la muerte negra que se propagó en Asia, Europa, y África en el siglo XIV y que mató a unos 50 millones de personas.[1]​ Se representaba entre el 25 % y el 60 % de la población europea.[1][6]​ Debido a que la plaga mató a una gran población de la clase obrera, los salarios aumentaron debido a la demanda de mano de obra. Algunos historiadores clasifican esta época como un punto de inflexión en el desarrollo económico europeo.[6]​ El término “peste bubónica” se deriva de la palabra griega “βουβών” que significa ingle.[7]​ El término “bubones” también se utiliza para referirse a los ganglios linfáticos inflamados.[8]

Signos y síntomas[editar]

Necrosis acral de la nariz, labios, dedos y equimosis residual sobre ambos antebrazos. Se ve cómo la persona se recupera de la peste bubónica que se diseminó a la sangre y los pulmones. En un momento, el cuerpo entero de la persona era equimótico (hematomas).

El síntoma más conocido de la peste bubónica es la existencia de uno o más ganglios linfáticos infectados, agrandados y dolorosos, conocidos como bubones. Después de ser transmitida por la picadura de una pulga infectada, la bacteria Y. pestis se localiza en un ganglio linfático inflamado donde comienzan a colonizarse y reproducirse. Los bubones asociados a la peste se encuentran comúnmente en las axilas, la parte superior del femúr, la ingle, y la región del cuello. La gangrena acral (se refiere a los dedos de las manos,pies, labios y de la nariz) es otro de los síntomas más comunes.

Debido a la vía de transmisión, que es mediante la mordedura, la peste bubónica es a menudo la primera enfermedad de una serie progresiva. Los síntomas de la peste aparecen repentinamente días después de la exposición a la bacteria. Los síntomas incluyen:

  • Resfriado.
  • Sensación general de malestar.
  • Fiebre (39 °C; 102 °F).
  • Calambres musculares.[9]
  • Inflamación lisa y dolorosa de los ganglios linfáticos llamados bubones, comúnmente encontrada en la ingle, pero puede aparecer en las axilas o el cuello, casi siempre cerca del lugar de infección.
  • El dolor puede ocurrir en el área antes de que la hinchazón aparezca.
  • Se empiezan a gangrenar las extremidades como los dedos de los pies, manos, los labios y la punta de la nariz.[10]

Otros síntomas pueden incluir respiración pesada, vómitos de sangre (hematemesis), dolor en las extremidades, tos y dolor extremo causado por la decadencia o descomposición de la piel mientras las personas aún están vivas. Los síntomas adicionales pueden incluir fatiga extrema, problemas gastrointestinales, lenticulares (puntos negros dispersos por el cuerpo) delirio y coma.

Causas[editar]

Pulga de rata oriental (Xenopsylla cheopis) infectada con la bacteria Yersinia pestis; la bacteria aparece como una masa oscura en el intestino. El intestino de esta pulga está bloqueado por una capa de Y. pestis. Cuando la pulga intenta alimentarse de un huésped no infectado, Y. pestis se regurgita en la herida, causando infección.

La peste bubónica es una infección en el sistema linfático, producida por la mordedura de una pulga infectada, Xenopsylla cheopis (la pulga de rata). Existen casos muy extraños, como el de la peste septicémica, en donde la enfermedad puede transmitirse por un contacto directo con tejido infectado o exposición a la tos de otro ser humano infectado. La pulga es un parásito en las ratas de casa y de campo, que busca otra presa cuando el roedor en el que habita muere. Las bacterias permanecen pegadas al intestino de las pulgas infectadas y esto resulta en que la pulga regurgita la sangre ingerida, que ahora se encuentra infectada, en el sitio de la mordedura de un roedor o huésped humano. Una vez establecidas, las bacterias se propagan rápidamente a los ganglios linfáticos y se multiplican.

Y. pestis bacilli pueden resistir la fagocitosis e incluso reproducirse dentro de los fagocitos y matarlos. A medida que la enfermedad progresa, los ganglios linfáticos pueden provocar una hemorragia, posteriormente se hinchan y se muere el tejido. La peste bubónica puede progresar hasta convertirse en peste septicémica, que puede llegar a ser letal en algunos casos. La plaga es conocida por propagarse a los pulmones y convertirse en peste neumónica.

Diagnóstico[editar]

Para el diagnóstico y la confirmación se requieren pruebas de laboratorio. Preferiblemente, la confirmación es a través de la identificación del cultivo de Y. pestis a partir de una muestra del paciente. La confirmación de la infección puede hacerse examinando el suero tomado durante las fases temprana y tardía de la infección. Para la detección de Y. pestis en pacientes, se han desarrollado estudios rápidos de varilla de nivel para su uso en el campo.[11]

Tratamiento[editar]

Varias clases de antibióticos son eficaces en el tratamiento de la peste bubónica. Estos incluyen aminoglucósidos tales como estreptomicina y gentamicina, tetraciclinas (especialmente doxiciclina) y la fluoroquinolona ciprofloxacina. La mortalidad asociada con casos tratados de peste bubónica es de aproximadamente 1-15%, en comparación con una mortalidad de 40-60% en casos no tratados.[12]

Las personas que han sido infectadas con la peste necesitan un tratamiento inmediato y por lo tanto deben recibir antibióticos dentro de las primeras 24 horas de los síntomas para prevenir la muerte. Algunos otros tratamientos incluyen oxígeno, líquidos intravenosos y apoyo respiratorio. Las personas que han estado expuestas a otras infectadas, en este caso por la peste neumónica, deben de recibir antibióticos profilácticos.[13]​ El uso de antibióticos de la familia de la estreptomicina ha demostrado ser muy exitoso contra la peste bubónica dentro de las primeras 12 horas de la infección.[14]

Historia[editar]

Primer brote[editar]

La primera epidemia de la que se tienen registros afectó al Imperio Romano de Oriente (Imperio Bizantino) y fue nombrada como la “Plaga de Justiniano” después del emperador Justiniano I, quien fue infectado, pero sobrevivió gracias a un tratamiento extenso.[15][16]​ La pandemia resultó en la muerte de aproximadamente 25 millones (brote sel siglo VI d.C.) a 50 millones de personas (dos siglos de recurrencias).[17][18]​ Procopio, el historiador romano, escribió en el segundo volumen de la Historia de las Guerras, debido a su encuentro personal y observando el efecto sobre el creciente imperio. En la primavera del año 542 d.C., la plaga llegó a Constantinopla, y se fue extendiendo de puerto a puerto de la ciudad llegando hasta el Mar Mediterráneo, y posteriormente migró hacia el este de Asia menor y el oeste en Grecia e Italia. Debido a que la enfermedad se propagó por la transferencia de mercancías debido a la adquisición de bienes de lujo por parte de Justiniano, y los suministros de exportación, la capital se convirtió en el principal foco de infección de la peste bubónica. Procopio, en su obra “Historia Secreta”, declaró que Justiniano era un demonio de un emperador que creaba la plaga o que estaba siendo castigado por su pecado.[18]

Segundo brote[editar]

Pintura. Ciudadanos de Tournai entierran a las víctimas de la peste. Miniatura de Las Crónicas de Gilles Li Muisis (1272-1352 d.C.). Bibliothèque royale de Belgique, MS 13076-77, f. 24v.
Personas que murieron de peste bubónica, en una fosa común de 1720-1721 d. C. en Martigues, Francia.
Vehículo utilizado para llevar a los muertos víctimas de la plaga en los años 1813-1814 en Malta, en el Museo del Santuario Żabbar.

A finales de la Edad Media (1340-1400 d.C.). Europa experimentó el brote epidémico más mortífero cuando sucedió la peste negra, la infame pandemia de la peste bubónica, que azotó en el año de 1347, matando a un tercio de la población humana. Algunos historiadores creen que la sociedad se volvió más violenta a medida que la tasa de mortalidad masiva disminuyó la población y esto aumentó la guerra, el crimen, la revuelta popular, las olas de flagelantes, así como la persecución.[19]​ La peste negra se originó en China o sus alrededores y se extendió hasta Italia y luego a través de otros países europeos. Los historiadores Ibn Al-Wardni y Almaqrizi creían que la peste negra se había originado en Mongolia. Los registros Chinos también tenían un seguimiento sobre un gran brote en Mongolia a principios de la década de 1330 d.C.[20]​ Una investigación publicada en 2002 sugiere que la enfermedad comenzó a principios de 1346 d.C. en la región esteparia, en donde se encontraba un reservorio de la peste que se extendió desde la costa noroeste del Mar Caspio en el sur de Rusia. Los mongoles habían quitado la ruta comercial, la ruta de la Seda, entre China y Europa, que frenó la propagación de la peste negra, desde el este de Rusia hacia Europa occidental. La epidemia comenzó con un ataque por parte de los mongoles que fue lanzado en la última estación de los comerciantes italianos en la región de Caffa, en Crimea.[14]​ A finales de 1346 d.C., una plaga estalló entre los sitiadores y penetró en la ciudad. Cuando llegó la primavera, los mercaderes italianos huyeron en sus navíos, sin saber que acarreaban la peste negra, llevada por las pulgas en las ratas. La plaga inicialmente se extendió a los seres humanos que vivían cerca del Mar Negro y posteriormente hacia el resto de Europa, esto dio como resultado que la gente huyera de una zona a otra.

Había muchas creencias etno-médicas para evitar la muerte por peste negra. Una de las más famosas fue que al caminar con flores alrededor de su nariz la gente sería capaz de “evitar el hedor y el mal que les afligió”. La gente creía que la peste era un castigo de Dios, y que la única manera de librarse de la plaga era ser perdonado por Dios.[21]​ Uno de los métodos para ser perdonados fue tallar el símbolo de la cruz en la puerta principal de una casa con las palabras “Señor ten piedad de nosotros.”[22]

Pistoia, una ciudad italiana, llegó a promulgar normas y reglamentos para la ciudad y sus habitantes para mantenerlos a salvo de la peste negra. Las reglas establecían que a nadie se le permitía visitar ninguna zona infectada por la peste y si algún ciudadano lo hacía no podrían regresar a la ciudad. Algunas otras reglas eran que ninguna prenda de lino o de lana debía de ser importada a la ciudad y que no se enterrarían cadáveres en la misma. A pesar de que la aplicación de estas normas era estricta, la ciudad eventualmente se infectó.[23]​ Los individuos que no habían sido contagiados con la peste se reunieron en grupos y se mantuvieron alejados de los enfermos. Comían y bebían recursos limitados y no se les permitía una comunicación oral, porque se tenía la creencia que sólo con hablar aumentaba la posibilidad de transmitir la enfermedad.[24]

Mientras que Europa fue azotada por la enfermedad, el resto del mundo no fue afectado con tanta severidad. En la India, la población aumentó de 91 millones en el año 1300, a 97 millones en 1400, y de ahí hasta 105 millones en 1500. La región de África subsahariana no presentó afectaciones por las plagas.[25]

Los siglos siguientes fueron marcados por varios brotes localizados o regionales de menor gravedad. La Gran Plaga de Milán (1629-1631 d.C.), la Gran Plaga de Sevilla (1647), la Gran Plaga de Londres (1665-1666), la Gran Plaga de Viena (1679), la Gran Peste Báltica (1708-1712), La Gran Peste de Marsella (1720), la Gran Plaga de 1738 y la Peste de Caragea (1813-1814) fueron los últimos brotes importantes de la peste bubónica en Europa.

Tratamiento tradicional[editar]

Los médicos medievales creían que la peste había sido creada debido al aire corrompido por el tiempo húmedo, los cuerpos no enterrados y los vapores producidos por falta de higiene. El tratamiento que se recomendaba era una buena dieta, descanso y reubicación a un ambiente no infectado para que el individuo pudiera tener acceso al aire limpio. Estas medidas ayudaron, pero no por las razones que los médicos creían. En realidad, funcionaban debido a que se recomendaba alejarse de lugares insalubres, y que la gente huía de los roedores que albergaban a las pulgas que propagaban la infección. Sin embargo, esto también ayudaba a extender la infección a nuevas áreas que no estaban infectadas.

Tercer Brote[editar]

Indicaciones para las personas, en Poona (ahora Pune) durante la plaga de 1897.

La plaga surgió por tercera vez a mediados del siglo XIX, y al igual que los dos brotes anteriores, éste también se originó en Asia Oriental.[26]​ El brote inicial ocurrió en la provincia de China en un lugar llamado Yunnan en 1855.[27]​ La enfermedad permaneció localizada en el suroeste de China durante varios años matando a 80,000 personas en junio de ese año. El tráfico diario de agua con la ciudad de Hong Kong provocó la propagación de la plaga allí, matando a más de 2,400 personas en un lapso de dos meses.[28]

Desde China, la plaga se propagó al subcontinente indio alrededor del año 1896. Durante los siguientes treinta años, la India perdería 12.5 millones de personas durante la peste bubónica. La enfermedad se vio observada principalmente en las ciudades portuarias, comenzando por Bombay (ahora Mumbai). En 1899, el brote se extendió a comunidades más pequeñas y áreas rurales en diversas regiones de la India. El mayor impacto de las epidemias de peste fue mayor en el oeste y el norte de la India, en las provincias designadas como Bombay, Punjab y las provincias unidas, mientras que el este y el sur de la India no fueron tan afectados. En el último periodo, más de 12 millones de personas murieron a causa de la peste en la India (incluyendo el actual Pakistán y Bangladesh) y China.

En 1899, la plaga alcanzó algunas islas de Hawaii.[29]​ El primer indicio de la enfermedad fue encontrado en Honolulu’s Chinatown en Ohau.[30]​ Este poblado estaba situado muy cerca de los muelles de la isla, las ratas de los buques de carga provenientes de China pudieron desembarcar en esta zona sin ser vistas. A medida que las ratas, huéspedes de las pulgas portadoras de la enfermedad, se adentraron en la ciudad, la población empezó a enfermar. El 12 de diciembre de 1899, se confirmó el primer caso de peste bubónica. La junta de Salud pensó rápidamente en las medidas para la prevención de la propagación de la enfermedad, la solución acordada fue quemar los edificios en Chinatown que se pensaba eran foco de infección. El 31 de diciembre de 1899, la comisión encargada fijó el primer fuego de un edificio en Chinatown para el exterminio de la plaga. Originalmente se habían planeado quemar sólo unos pocos edificios apuntados, y pensaron que los incendios se podían controlar una vez que el edificio estuviera destruido, pero el incendio se descontroló, lo que provocó que edificios aledaños se incendiaran. El incendio resultante causó que muchas viviendas de Chinatown fueran destruidas dejando a la gente sin hogar.[31]

Serie de imágenes que representan el estado de las casas y edificios de «barrios bajos» en Sydney, Australia al momento del brote de 1900, y las operaciones de limpieza y desinfección que siguieron.

Australia sufrió 12 brotes de la peste entre 1900 y 1925 originados por el desembarco.[32]​ La investigación por parte de los médicos Thompson, Armstrong y Tidswell contribuyeron a la comprensión de la propagación de Yersinia pestis en los seres humanos por parte de la mordedura de pulgas infectadas.[33]

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la pandemia fue considerada activa hasta 1959, cuando las víctimas mundiales eran de alrededor de 200 por año. En 1994, un brote de peste en cinco estados de la India que causó un estimado de 700 infecciones (incluyendo 55 muertes) provocando, a su vez, una gran migración de indios, esto con el fin de evitar la peste.

Sociedad y cultura[editar]

La elevada tasa de mortalidad asociada al trastorno por los brotes de la plaga ha hecho que el tema sea prominente en una serie de cuentas históricas y ficticias desde que la enfermedad fue reconocida por primera vez. La peste negra en particular se describe y se hace referencia a ella en numerosas fuentes contemporáneas, como, por ejemplo, obras de Chaucer, Bocaccio y Petrarca, considerados parte del canon occidental. El Decameron, de Bocaccio, en donde su historia se desenvuelve en torno a individuos que han huído de Florencia hacia otra villa con el fin de huir de la peste negra. Bocaccio fue la primera persona que escribió relatos de vida a través de los años de la plaga, que se han hecho populares a través de siglos y culturas.

Las obras posteriores como, por ejemplo, la novela de Albert Camus: “La plaga” o la película de Ingmar Bergman, “El séptimo sello”, han utilizado la peste bubónica en entornos tales como las ciudades en cuarentena, ya sea en una época medieval o moderna, como telón de fondo para explorar una variedad de conceptos. Los temas comunes en este tipo de obras incluyen la ruptura de la sociedad, las instituciones y los individuos durante la peste, la confrontación cultural y psicológica existencial con la mortalidad y el uso alegórico de la plaga haciendo referencia a cuestiones morales o espirituales contemporáneas.

Guerra biológica[editar]

Se comentaba que los primeros casos de guerra biológica eran producto de la peste, ya que se tiene registro de ejércitos del siglo XIV que catapultaban cadáveres infectados sobre las murallas de pueblos y aldeas con el fin de propagar la peste.

Posteriormente, la peste fue utilizada durante la segunda Guerra chino-japonesa como un arma biológica por el Ejército Imperial Japonés. Estas armas fueron proporcionadas por las unidades de Shirō Ishii y usadas en experimentos con seres humanos antes de ser utilizadas en el campo. Por ejemplo, en 1940, el Servicio Aéreo Imperial Japonés bombardeó Ningbo con pulgas que eran portadoras de la peste bubónica.[34]​ Durante los juicios por crímenes de guerra de Khabarovsk, los acusados, como el general de división Kiyashi Kawashima, declararon que, en 1941, 40 soldados miembros de la Unidad 731 habían lanzado moscas contaminadas con la peste en la población de Changde. Estos bombardeos causaron brotes epidémicos de plagas.[35]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k World Health Organization (November 2014). «Plague Fact sheet N°267». Consultado el 10 de mayo de 2015. 
  2. «Plague Ecology and Transmission». Jun 13, 2012. Consultado el Aug 21, 2015. 
  3. a b c Prentice MB, Rahalison L (2007). «Plague». Lancet 369 (9568): 1196-207. PMID 17416264. doi:10.1016/S0140-6736(07)60566-2. 
  4. «Plague Resources for Clinicians». Jun 13, 2012. Consultado el Aug 21, 2015. 
  5. Keyes, Daniel C. (2005). Medical response to terrorism : preparedness and clinical practice. Philadelphia [u.a.]: Lippincott Williams & Wilkins. p. 74. ISBN 9780781749862. 
  6. a b «Plague History». Jun 13, 2012. Consultado el Aug 21, 2015. 
  7. LeRoux, Neil (2007). Martin Luther As Comforter: Writings on Death Volume 133 of Studies in the History of Christian Traditions. BRILL. p. 247. ISBN 9789004158801. 
  8. Edman, Bruce F. Eldridge, John D. (2004). Medical Entomology a Textbook on Public Health and Veterinary Problems Caused by Arthropods (Rev.. edición). Dordrecht: Springer Netherlands. p. 390. ISBN 9789400710092. 
  9. «Symptoms of Plague». Brief Overview of Plague. iTriage. Healthagen, LLC. Consultado el 26 de noviembre de 2014. 
  10. Inglesby TV, Dennis DT, Henderson DA (May 2000). «Plague as a biological weapon: medical and public health management. Working Group on Civilian Biodefense». JAMA 283 (17): 2281-90. PMID 10807389. doi:10.1001/jama.283.17.2281. 
  11. «Plague, Laboratory testing». Health Topics A to Z. Consultado el 23 de octubre de 2010. 
  12. «Plague». Consultado el 25 de febrero de 2010. 
  13. «Plague». Healthagen, LLC. Consultado el 4 de abril de 2011. 
  14. a b Echenberg, Myron (2002). Pestis Redux: The Initial Years of the Third Bubonic Plague Pandemic, 1894-1901. Journal of World History, vol 13,2.
  15. Little, Lester K. (2007). "Life and Afterlife of the First Plague Pandemic." In: Little, Lester K. editor. (2007), Plague and the End of Antiquity: The Pandemic of 541-750. Cambridge University Press. (2007). ISBN 978-0-521-84639-4 pp. 8-15
  16. McCormick, Michael (2007). "Toward a Molecular History of the Justinian Pandemic." In: Little, Lester K. editor. (2007), Plague and the End of Antiquity: The Pandemic of 541-750. Cambridge University Press. (2007). ISBN 978-0-521-84639-4 pp. 290-312.
  17. Rosen, William (2007), Justinian's Flea: Plague, Empire, and the Birth of Europe. Viking Adult; pg 3; ISBN 978-0-670-03855-8.
  18. a b Moorshead Magazines, Limited. "The Plague Of Justinian." History Magazine 11.1 (2009): 9–12. History Reference Center.
  19. Cohn, Samuel K.(2002). The Black Death: End of a Paradigm. American Historical Review, vol 107, 3, pg. 703-737.
  20. Sean Martin (2001). Black Death:Chapter One. Harpenden, GBR:Pocket Essentials. p. 14. 
  21. «The Black Death». history.com. 2013. Consultado el 14 de noviembre de 2013. 
  22. Mee, Charles L., Jr (2011). «The Black Death, a bubonic plague of great dimensions-part 2». Word Focus. Consultado el 18 de diciembre de 2012. 
  23. «Mee, Charles L., Jr. "The Black Death, a Bubonic Plague of Great Dimensions – Part 2 | WordFocus.com." Wordfocus.com | English Vocabulary Words Derived from Latin and Greek Prefixes | Etymology. Web. 02 Dec. 2011». Wordfocus.com. Consultado el 18 de diciembre de 2012. 
  24. Sean Martin (2001). Black Death. Harpenden, GBR: Pocket Essentials. Chapter Two, p. 26. 
  25. Reaching Out: Expanding Horizons of Cross-Cultural Interaction.
  26. Nicholas Wade (31 de octubre de 2010). «Europe’s Plagues Came From China, Study Finds». The New York Times. Consultado el 1 de noviembre de 2010. «The great waves of plague that twice devastated Europe and changed the course of history had their origins in China, a team of medical geneticists reported Sunday, as did a third plague outbreak that struck less harmfully in the 19th century.» 
  27. Cohn, Samuel K. (2003). The Black Death Transformed: Disease and Culture in Early Renaissance Europe. A Hodder Arnold. p. 336. ISBN 0-340-70646-5. 
  28. Pryor, E. G. (1975). «The Great Plague OF Hong Kong». Journal of the Royal Asiatic Society Hong Kong Branch (Hong Kong: Royal Asiatic Society of Great Britain and Ireland-Hong Kong Branch) 15: 69. ISSN 1991-7295. Consultado el 2 de junio de 2014. 
  29. «Bubonic Plague Originated in China». DNews. 
  30. «Hawaii for Visitors, retrieved on December 6, 2011». Hawaiiforvisitors.com. Consultado el 18 de diciembre de 2012. 
  31. «The Honolulu Advertiser, retrieved on December 6, 2011». The.honoluluadvertiser.com. Consultado el 18 de diciembre de 2012. 
  32. «Bubonic Plague comes to Sydney in 1900». Sydney Medical School – Online Museum. University of Sydney. 2012. Consultado el 2 de agosto de 2012. 
  33. Thompson, J. Ashburton (1901). «A Contribution to the Aetiology of Plague». The Journal of Hygiene (London) 1 (2): 153-167. PMC 2235949. PMID 20474113. doi:10.1017/S0022172400000152. 
  34. «The Independent - 404». The Independent. 
  35. Daniel Barenblatt, A Plague upon Humanity., 2004, pages 220-221.

Bibliografía[editar]

  • Alexander, John T. (2003) [First published 1980]. Bubonic Plague in Early Modern Russia: Public Health and Urban Disaster. Oxford, UK; New York, NY: Oxford University Press. ISBN 0-19-515818-0. OCLC 50253204. 
  • Carol, Benedict (1996). Bubonic Plague in Nineteenth-Century China. Stanford, CA: Stanford University Press. ISBN 0-8047-2661-2. OCLC 34191853. 
  • Biddle, Wayne (2002). A Field Guide to Germs (2nd Anchor Books edición). New York: Anchor Books. ISBN 1-4000-3051-X. OCLC 50154403. 
  • Little, Lester K. (2007). Plague and the End of Antiquity: The Pandemic of 541-750. New York, NY: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-84639-4. OCLC 65361042. 
  • Rosen, William (2007). Justinian's Flea: Plague, Empire and the Birth of Europe. London, England: Viking Penguin. ISBN 978-0-670-03855-8. 
  • Scott, Susan, and C. J. Duncan (2001). Biology of Plagues: Evidence from Historical Populations. Cambridge, UK; New York, NY: Cambridge University Press. ISBN 0-521-80150-8. OCLC 44811929. 
  • Batten-Hill, David (2011). This Son of York. Kendal, England: David Batten-Hill. ISBN 978-1-78176-094-9. 
  • Kool, J. L. (2005). «Risk of Person-to-Person Transmission of Pneumonic Plague». Clinical Infectious Diseases 40 (8): 1166-1172. PMID 15791518. doi:10.1086/428617. 

Enlaces externos[editar]

Plantilla:Medical condition classification and resources