Tintín en el Congo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tintín en el Congo
Tintin au Congo
Publicación
Formato Seriada, con posterior recopilación en álbum
Primera edición Seriada: del 5 de junio de 1930 al 11 de junio de 1931.
Álbum: 1931, en B/N; 1946, en color.
Editorial Seriada: Le Petit Vingtième.
Álbum:
N.º páginas 115 (B/N); 62 (color).
Contenido
Tradición franco-belga
Género aventuras
Personajes principales Tintín
Milú
Dirección artística
Creador(es) Georges Remi (Hergé).
Serie
Colección Las aventuras de Tintín
Número 02
Numeración 24
Volumen anterior Tintín en el país de los Soviets
Volumen siguiente Tintín en América
Sitio web
[editar datos en Wikidata ]

Tintín en el Congo (Tintin au Congo) es el segundo álbum de la serie Las aventuras de Tintín, creada por Hergé. La historieta se publicó primero por entregas, en blanco y negro, en Le Petit Vingtième entre el 5 de junio de 1930 y el 11 de junio de 1931. La primera edición en álbum, también en blanco y negro, se publicó ese mismo año. El álbum apareció en color, con importantes cambios, en 1946.

El álbum ha sido frecuentemente objeto de polémica por reflejar una visión del mundo claramente colonialista y racista, aparte de la visión de una caza excesiva clasificada como matanza a muchos animales en peligro de extinción actualmente. A pesar de esto, Tintín en el Congo es muy popular en la República Democrática del Congo.[1] [2]

Creación[editar]

La idea de que la segunda aventura de Tintín tuviera como escenario el Congo belga corresponde al director del diario Le Vingtième Siècle y protector de Hergé, el abate Norbert Wallez, según el propio Hergé reconoció en sus conversaciones con Numa Sadoul.[3] Como la historia anterior, la finalidad era netamente propagandística: se trataba de "suscitar vocaciones coloniales".[3] Hergé hubiera preferido enviar a su héroe a América, ya que estaba interesado en la situación de los indios americanos, tema que trataría en su siguiente álbum, Tintín en América.

A diferencia de la mayoría de los álbumes posteriores de Tintín, Hergé no se preocupó demasiado por la documentación.[4] El álbum abunda en tópicos sobre el continente africano, y fue dibujado "en el más puro estilo paternalista, que era el que reinaba en aquella época en Bélgica", según el propio autor.[5] Las principales fuentes de información de Hergé para la realización del álbum fueron el Museo Real de África Central, en Tervuren, cerca de Bruselas, y una novela de André Maurois, Los silencios del coronel Bramble, publicada en 1921.[6]

Trayectoria editorial[editar]

Versión original[editar]

La historieta se publicó primero por entregas, en blanco y negro, en Le Petit Vingtième entre el 5 de junio de 1930 y el 11 de junio de 1931. Como se había hecho ya con Tintín en el país de los soviets, al finalizar la publicación de la historia en Le Petit Vingtième se escenificó el regreso del reportero a Bruselas.

La primera edición en álbum, también en blanco y negro, se publicó ese mismo año. En 1937 el álbum fue reeditado, esta vez por la editorial Casterman[7] que en adelante tuvo en exclusiva los derechos de publicación de las aventuras del personaje.

Versión de 1946[editar]

El álbum fue totalmente redibujado por Hergé para su edición en color de 1946, pasando las 110 planchas originales a reducirse a 62.

Los cambios tendían a atenuar los aspectos polémicos de la obra (véase la sección Controversias). Desaparecen todas las alusiones al colonialismo belga en el Congo: por ejemplo, en la viñeta en la que Tintín ejerce como improvisado maestro en una escuela africana, la clase de geografía en la que, en la edición original, el reportero se refería a Bélgica como la patria de los africanos es sustituida por una lección de aritmética.[8] Uno de los personajes del álbum, Jimmy McDuff, que se presenta a sí mismo como "director del Gran Circo Americano", que era negro en la versión original, se convierte en blanco en la edición en color.

Hergé introdujo también en la primera viñeta, en la que un grupo de gente despide a Tintín, a Hernández y Fernández, personajes cuya primera aparición en la serie Las aventuras de Tintín tuvo lugar en el cuarto álbum de la serie, Los cigarros del faraón. Entre los que despiden a Tintín en esa misma viñeta, tanto en la edición original como en la coloreada, se encuentran Quique y Flupi, personajes creados por Hergé poco antes y que también aparecían en las páginas de Le Petit Vingtième.

Ediciones posteriores[editar]

Durante cierto tiempo, la obra, como su predecesora Tintín en el País de los Soviets, apareció sólo en ediciones facsímiles de difusión limitada, ya que su autor era consciente de que la visión de África y de los africanos en ella reflejada, propia de la época y del medio conservador en que fue concebida, resultaba bastante poco acorde con los tiempos. Paradójicamente, la rehabilitación del álbum y su regreso a las librerías de todo el mundo se produjo a consecuencia del éxito que la historia tuvo cuando se publicó en una revista del Zaire independiente, en los años 1960.[9] Desde la década siguiente, volvió a editarse con normalidad, si bien en algunos casos el autor tuvo que hacer cambios en el álbum para evitar herir susceptibilidades ((véase la sección Polémicas).

Argumento[editar]

Tintín viaja al Congo donde conoce a los nativos africanos y a los animales exóticos y salvajes de África. Una serie de peripecias le conducen hasta el reino de Babaoro'm donde se convierte en el jefe de la tribu. Por azar, se encuentra con una banda de gánsteres afiliados a Al Capone que intenta controlar la producción de diamantes en el Congo.

Tintín consigue detenerlos y parte hacia su próximo destino: América.

Controversias[editar]

Tintín en el Congo ha sido con frecuencia acusado de apología del racismo y del colonialismo.[10]

También ha recibido críticas por su desmedida violencia contra los animales. Las escenas de caza muestran a veces una crueldad innecesaria hacia los animales. Por ejemplo, en una escena humorística, Tintín abate a quince antílopes (pp. 30-31), creyendo que se trata de uno solo. En otro momento, el personaje mata a un mono para disfrazarse con su piel (p. 33) y poder así rescatar a Milú. Posteriormente, hiere a un elefante (p.79), hace explotar a un rinoceronte con un cartucho de dinamita (p. 109) y mata a un búfalo con una improvisada catapulta (p. 115).[10] El propio Milú se queja en la página 77, cuando Tintín dispara a un elefante, diciendo: "No soporto estas carnicerías". Según Hergé, esta era la expresión de su propia mala conciencia por el trato dispensado a los animales en el álbum.[5]

Los indígenas son mostrados como indolentes y estúpidos. A modo de ejemplo, los elefantes hablan un perfecto francés mientras que los indígenas hablan una lengua con una sintaxis aproximada.

Hergé se defendió de las acusaciones afirmando que el álbum muestra únicamente los puntos de vista vigentes en la época en que escribió el álbum.[3] En el momento de su primera publicación, el Congo era la principal colonia belga lo que influye notablemente en el argumento del libro. Hergé dijo a este respecto:

Con el Congo, igual que con Tintin en el país de los soviets, ocurre que me alimentaba de los prejuicios del medio en el que vivía... Estábamos en 1930. No sabía de ese país más que lo que la gente contaba en aquella época: "Los negros son niños grandes, menos mal que estamos nosotros allí", etc. Y yo dibujé a esos africanos siguiendo aquellos criterios, dentro del más puro espíritu paternalista que era el de la época en Bélgica[11]

Cuando la obra se reeditó en color, en 1946, fueron suprimidas varias referencias al dominio belga del Congo (como una viñeta en la que Tintín, en una misión católica, da clases a los niños africanos sobre "su madre patria, Bélgica"[12] ), lo que contribuyó a suavizar el tono del álbum, pero no consiguió evitar las críticas, que se agudizaron con el recrudecimiento de los problemas coloniales en los años 1950 y la posterior descolonización. El álbum cayó en desgracia, y sólo volvió a ser publicado al ritmo del resto de cómics en los años 1970. En la actualidad, sigue prohibido en varios países como, por ejemplo, China.

Cuando se preparaba la edición para Escandinavia, los editores pusieron objeciones a la escena, en la página 56 de la edición en color (p. 109 de la versión original), en la que Tintín hace estallar a un rinoceronte con un cartucho de dinamita. En consecuencia, Hergé rehizo la escena, de modo que el rinoceronte, después de coger por accidente el fusil de Tintín y dispararlo, escapa con vida.[13] Esta versión se utilizó también en las ediciones inglesa y alemana del álbum; en la actual edición para los países de lengua española, sin embargo, se mantiene la historia original.

A mediados de julio de 2007, el álbum, reeditado en el Reino Unido en 2005, protagonizó una sonora polémica cuando la Comisión para la Igualdad Racial británica (CRE en sus siglas en inglés) pidió a las librerías que no colocaran el libro en su sección infantil, a raíz de una queja del abogado David Enright. Como consecuencia, las librerías optaron por confinar la obra en las secciones destinadas al público adulto. La polémica no hizo más que estimular las ventas del libro en Gran Bretaña, que crecieron en un 4.000%.[14]

A principios de agosto de 2011, animado por la denuncia del CRE, un estudiante congoleño en Bruselas demandó a la editorial Moulinsart que publica el libro en Bélgica y pidió la retirada del álbum por "racista y xenófobo", además de "pura propaganda colonialista".[15] En septiembre les siguió el Consejo Representativo de las Asociaciones Negras en Francia (CRAN en sus siglas francesas) interpuso una denuncia similar contra el álbum.[16]

En diciembre de 2012, un ciudadano congoleño denunció al cómic por su contenido racista ante un tribunal belga. La sentencia interpretó que se trata de "un testimonio de la historia" común de ambos estados, por lo cual no fue censurado ni prohibido. Además, los denunciantes, Bienvenu Mbutu Mondondo y el Consejo representativo de las Asociaciones Negras de Francia, fueron condenados a pagar 110 euros como indemnización por los costes del proceso.[17]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Landau, p. 111
  2. Tim Butcher. «Hergé fans in the Congo» (en inglés). New Statesman. Consultado el 21/03/2009.
  3. a b c Sadoul, p. 97.
  4. Farr, p. 21.
  5. a b Farr, p. 22.
  6. Farr, p. 22. Véase también el blog de Pierre Assouline, principal biógrafo de Hergé, en Lemonde.fr, citado también en Yahoo news
  7. "Tintin au Congo", artículo en france-jeunes.net.
  8. Farr, p. 25.
  9. Farr, p. 27.
  10. a b Cendrowicz, 2010.
  11. Numa Sadoul, Entretiens avec Hergé, édition définitive, coll. Bibliothèque de Moulinsart, Éditions Casterman, 1989, p. 74
  12. Tintinofilia: Tintín en el Congo
  13. Farr, p. 23.
  14. Tintín, atacado por racista, vende más que nunca · ELPAÍS.com
  15. Los fantasmas de Tintín · ELPAÍS.com
  16. Europe1, radio de l'Actualité nationale et internationale
  17. Europa Press (07/12/2012). La Justicia belga dice que 'Tintín en el Congo' no es racista, "El Correo Vasco".

Bibliografía[editar]

  • Assouline, Pierre: Hergé. Barcelona, Destino, 1997. ISBN 84-233-2950-X.
  • Farr, Michael: Tintín. El sueño y la realidad. Barcelona, Zendrera Zariquiey, 2002. ISBN 84-8418-126-X
  • Sadoul, Numa: Conversaciones con Hergé. Barcelona, Juventud, 1986. ISBN 84-261-2168-3.
  • Landau, Paul Stuart; Kaspin, Deborah D. (2002). Images and empires: visuality in colonial and postcolonial Africa (en inglés). University of California Press. ISBN 0-520-22949-5.