Los cigarros del faraón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Los cigarros del faraón
Publicación
Formato Seriada en Le Petit Vingtième,
con recopilación en álbum
Primera edición Seriada: 8 de diciembre de 1932 a 8 de febrero de 1934
Editorial Casterman
ISBN 2-203-00103-8
Contenido
Tradición franco-belga
Género aventuras
Personajes principales Tintín
Milú
Dirección artística
Creador(es) Georges Remi (Hergé)
Serie
Colección Las aventuras de Tintín
Número 04
Numeración 24
Volumen anterior Tintín en América
Volumen siguiente El Loto Azul
Sitio web

Los cigarros del faraón (en francés: Les Cigares du pharaon) es el cuarto álbum de Las aventuras de Tintín, la serie de cómics del dibujante belga Hergé. Encargado por el periódico belga conservador Le Vingtième Siècle para el suplemento infantil Le Petit Vingtième, fue publicado semanalmente desde diciembre de 1932 hasta febrero de 1934. La historia trata del joven reportero belga Tintín y su perro Milú, que están de viaje en Egipto cuando descubren la tumba de un faraón lleno de egiptólogos muertos y cajas de puros. Persiguiendo el misterio de estos cigarros, viajan a través de Arabia Saudí y la India, y revelan los secretos de una empresa internacional de contrabando de drogas.

Tras las aventuras de Tintín en América, Los cigarros del faraón fue un éxito comercial y se publicó en forma de libro poco después de su conclusión. Hergé continuó las aventuras de Tintín con El loto azul, argumento que siguió a partir de Los cigarros del faraón. La serie en sí se convirtió en una parte definitoria de la tradición de cómics franco-belgas. En 1955 fue redibujado y coloreado, en un distinguido estilo ligne-claire de Hergé para su republicación por Casterman. El análisis crítico de la historieta se centró en la innovación y la aventura introduce a los recurrentes personajes de los detectives Hernández y Fernández y el villano Rastapopoulos. El cómic fue adaptado para un episodio de la serie animada de Elipse/Nelvana Las aventuras de Tintín de 1991.

Argumento[editar]

De vacaciones en un barco de crucero desde el Mediterráneo con destino a Shanghai, Tintín y su perro Milú se encuentran con el millonario director de cine Rastapopoulos y el excéntrico egiptólogo Filemón Ciclón antes de llegar a Port-Said. Cuando los policías Hernández y Fernández acusan a Tintín de contrabando de heroína, el joven periodista se escapa del barco y se une a Ciclón en la búsqueda de la tumba del desconocido faraón Kih-Oskh en Egipto. Tintín descubre que la tumba está llena de cajas de cigarros etiquetados con un símbolo misterioso, pero él y Ciclón caen inconscientes después de que un enemigo invisible les gasease. Luego son llevados a bordo de un barco de madera en el interior de sarcófagos, capitaneado por el contrabandista Allan Thompson, pero para evitar la guardia costera Thompson ordena que arrogen a Tintín y Milú por la borda. Estos son rescatados por un traficante de armas que les lleva a Arabia Saudí. Viajando por tierra, Tintín se tropieza con el Sheikh Patrash Pasha, un gran fan suyo, y se encuentra con Rastapopoulos, quien filma una película. El ejército local recluta a Tintín y luego lo arresta como espía, antes de que Hernández y Fernández lo rescaten.

A bordo de un avión, Tintín se escapa de Arabia Saudí, pero se queda sin combustible en la India y se estrella en la selva. Allí vuelve a encontrarse con Filemón Ciclón, que ha perdido la razón como resultado de haber sido inyectado con zumo de Rajaijah: "el veneno de la locura". Tintín es hipnotizado por un fakir e institucionalizado en un sanatorio, del que pronto se escapa. El joven reportero conoce al Maharajá de Gaipajama, los dos se hacen amigos y este revela que su familia siempre ha estado luchando contra una banda de contrabando de opio. El fakir aparece y Tintín lo persigue, descubre el escondite de los carteles de la droga y es capaz de capturar el cartel. Tintín reconoce su símbolo de Kih-Oskh y se da cuenta de que es la misma organización que operaba en Egipto y Arabia. El fakir escapa y el líder enmascarado de la conspiración secuestra al hijo del Maharajá. Tintín los persigue en un coche deportivo, rescata al muchacho y el líder muere al caer de un precipicio. Tintín vuelve a Gaipajama, donde es agasajado a su regreso. En las celebraciones desenvuelve uno de los cigarros con el misterioso símbolo de Kih-Oskh y Tintín explica al Maharajá cómo el opio ha pasado de contrabando por todo el mundo a través de los cigarros.

Véase también[editar]