Crueldad hacia los animales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Maltrato animal»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Domitian fue uno de los monos mantenidos en una silla de inmovilización en 1981 en el laboratorio de Edward Taub del Instituto de Investigación de Comportamiento en Silver Spring, Maryland. PETA contactó con la policía, que allanó el laboratorio el 11 de septiembre de 1981. Se acusó a Tabu de 119 cargos por crueldad animal, lo que llevó a una condena revocada por apelación.[1]

El maltrato animal comprende comportamientos que causan dolor innecesario o estrés al animal. Los mismos van desde la negligencia en los cuidados básicos hasta el asesinato malicioso. Existen dos tipos de crueldad animal, el maltrato directo, que consta de la falta intencional en proporcionar los cuidados básicos, la tortura, la mutilación o el asesinato de un animal, y el maltrato indirecto.[2] Este abuso innecesario se ha convertido en un problema social de gran dimensión.

La crueldad hacia los animales es uno de los componentes de la tríada psicopática junto a la piromanía y la enuresis.[3]

Ejemplos de maltrato hacia los animales[editar]

  • El abandono de los animales
  • Mantenerlos en instalaciones indebidas desde el punto de vista higiénico-sanitario o inadecuadas para la práctica de los cuidados y la atención necesarios de acuerdo con sus necesidades etnológicas, según raza y especie.
  • Practicarles mutilación, excepto las controladas por los veterinarios en caso de necesidad, o por exigencia funcional.
  • No facilitarles la alimentación necesaria para su normal desarrollo.
  • Hacer donación de los mismos como premio,recompensa o regalo de compensación por otras adquisiciones de naturaleza distinta a la transacción onerosa de animales.
  • Venderlos a laboratorios o clínicas sin el cumplimiento de las garantías previstas en la normativa vigente.
  • Venderlos a menores de catorce años y a incapacitados sin la autorización de quienes tengan su patria potestad o custodia.
  • Ejercer su venta ambulante.
  • Suministrarles alimentos que contengan sustancias que puedan causarles sufrimientos o daños innecesarios.

Algunos tipos de maltrato a los animales domésticos son:

  • Dejar a la mascota a la intemperie (padeciendo de frío, sol y lluvia)
  • Dejarla sin alimento (olvidarse de darles al menos una vez al día de comer)
  • Dejarla sin agua (no verificar al menos una vez al día si tiene agua fresca y limpia)
  • Descuido, sea de su salud (cuando enferma o no llevarla(o) a vacunar),de su bienestar (no hacerle caso alguno) o de su entorno (no bañarla(o), no limpiar el lugar donde come o habita). Aquí se incluye también el abandono.

Maltrato animal y violencia interpersonal[editar]

Durante décadas se ha afirmado y estudiado la existencia de vínculos entre la crueldad animal, conductas antisociales y violencia interpersonal. Se ha expuesto que los abusadores comparten historial de castigo brutal y rechazo, así como de crueldad hacia los animales y violencia contra personas. Un mejor entendimiento de estos enlaces puede ayudar a la protección de víctimas. Así mismo, su reconocimiento permitiría acciones para promover su bienestar.

El maltrato hacia los animales constituye un aviso sobre la posible existencia de otras formas de violencia.[4] Además, se hace alusión a una tríada de abuso y maltrato, la misma está constituida por el abuso físico por parte de los padres hacia sus hijos, crueldad hacia los animales, y violencia interpersonal. La violencia interpersonal se compone de las acciones y comportamientos de fuerza e intimidación innecesaria entre personas. Las féminas son las víctimas principales de este tipo de abuso.

Por otra parte, se ha identificado una estrecha relación entre la observación de actos de crueldad animal, y la práctica de tales abusos. Estadísticamente, se ha identificado que tres de cada diez individuos que han presenciado actos de crueldad animal, han incurrido en tales prácticas en algún momento.[5] Además, se ha reconocido a los varones como los principales agresores de este tipo de maltrato.[6]

Además, otros estudios como el de DeGue y DiLillo[7] establecieron una serie de rasgos comunes entre los niños o jóvenes que emprenden en actos de crueldad animal. Entre las características más comunes se encuentran: el sentimiento de inferioridad, el rechazo y la crítica. También, el aislamiento y episodios de comportamientos agresivos constantes, caracterizan a los niños o jóvenes que emprenden crueldad contra animales.

“Las víctimas de violencia familiar fueron más propensas a experimentar o presenciar actos de maltrato animal a diferencia de los individuos que no fueron víctimas de este tipo de violencia interpersonal. Además, los resultados indicaron que las víctimas de abuso infantil y violencia doméstica, fueron más propensos a incurrir en prácticas de abuso animal en algún momento. Finalmente, los participantes que afirmaron presenciar actos de abuso animal, fueron más propensos a experimentar formas de violencia interpersonal."[8]

cita

“Por lo general, la crueldad animal es una de las conductas antisociales relacionadas a trastornos conductuales durante la infancia, y, por consiguiente, el diagnóstico de un trastorno conductual es en sí un pre-requisito para el diagnóstico de ADP durante la adultez. Este estudio confirmó la estrecha asociación entre el trastorno bajo estudio (ADP) y la existencia de un historial de crueldad animal."[9]

cita

Algunas investigaciones, aseveran que hay una amplia relación de las personas agresivas, violentas o incluso asesinos con el gusto por maltratar, torturar y asesinar animales, y que ese gusto lo adquieren desde la niñez o juventud, además dan a conocer que la mayoría de los agresores son hombres, y que están muy relacionados con la violencia intrafamiliar. Las cifras son alarmantes: cerca de un millón de animales son maltratados cada año por sus cuidadores en casos de violencia doméstica. Las víctimas más comunes son los perros, de 1 880 casos reportados por los medios en 2007, representan un 64,5% (de los cuales un 25% pertenecían a la raza pitbull), un 18% gatos y un 25% otros animales, como caballos, vacas, cerdos, etc. Es interesante que en éste último caso, muchos de los casos reportados eran animales maltratados por la industria cárnica (mataderos, granjas industriales de ganado, etc.)[10]

Un estudio realizado por Apasdem (organización civil), demuestra que en algunos centros de control canino, la población de perros es aproximadamente de 1 millón 383 mil[11] , y haciendo una comparación con las denuncias por animales maltratados, rescates y molestias urbanas recibidas (1 mil 591) por la Brigada de Vigilancia Animal de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, podemos deducir que son muy pocas las denuncias que se hacen de éste tipo.[12]

En la guerra[editar]

Los animales para uso militar son criaturas que han sido usadas por el ser humano para la guerra. Hay aplicaciones específicas para animales de trabajo, por ejemplo caballos y perros. Recientemente se ha cuestionado el uso de animales en la guerra, y prácticas tales como usar animales para pelear, usarlos como bombas vivientes (por ejemplo, el uso de burros con explosivos) o en pruebas militares (como los experimentos atómicos del atolón Bikini) han sido criticados como crueldades. En 2008 un vídeo de un Marine de Estados Unidos de América lanzando un cachorro hacia un barranco durante el conflicto en Iraq fue popularizado como un fenómeno de Internet y atrajo varias críticas porque las acciones del soldado fueron calificadas como acto de crueldad. Asimismo, como ha indicado en un estudio sobre el profesor de la Universidad de Santiago de Compostela Oscar Horta, otros casos que podrían ser también considerados de crueldad hacia los animales vinculados al ámbito militar y bélico sería el de su uso en experimentos para fines bélicos y el de la muerte de animales víctimas de los bombardeos y del uso de armas de fuego en los conflictos armados.[13]

Formas de maltrato hacia animales[editar]

Con finalidad lúdica[editar]

Toro agonizando en una corrida.
  • Alanceamiento de Toros. Es un espectáculo que consiste en la persecución y alanceamiento de un toro hasta la muerte en campo abierto.
  • Caza del zorro. Perros de caza y jinetes persiguen y matan a un zorro que huye.[14] Se entrena a los perros para esto por medio de hacer que maten a cachorros de zorro.
  • Corrida de toros. Es un espectáculo que consiste en lidiar y dar muerte varios toros bravos, a pie o a caballo, en un recinto cerrado para tal fin.
  • Hostigamiento del oso. Practicado en Inglaterra, del siglo 11 al 19, y en la actualidad en algunas regiones de Pakistán.[15] [16] [17] Un oso encadenado, cuyos dientes han sido molidos, es atacado por cuatro perros, mastines.
  • Hostigamiento del toro. Un toro atado es atacado por perros a los cuales se ha entrenado para que muerdan el hocico del toro y no suelten. Perro tras perro ataca hasta que el toro se desploma.[18]
  • Peleas de gallos. Gallos a los cuales se añaden espuelas de acero de hasta diez centímetros de largo pelean y a menudo mueren.[19]
  • Peleas de perros. Se hace que cachorros caninos den muerte a pequeños perros y gatos, en ocasiones robados con tal fin,[20] hasta que se crea en ellos el deseo de matar. Llegan a ser los perros bulterrier de pelea que se usan en las ilegales peleas de perros. Cubiertos de sangre, con los ojos desgarrados, las orejas mordidas, moviéndose sobre lo que les queda de patas rotas o desgarradas, siguen luchando para satisfacer a sus propietarios. Miles mueren cada año.
  • "Tocar el piano". Al terminar la temporada de caza, algunos cazadores se deshacen de sus perros ahorcándolos. Los dejan de puntillas por lo que el perro muere por asfixia cuando por cansancio se deja caer.[21] [22]

Con finalidad científica[editar]

En nombre de la ciencia[editar]

Protesta contra el maltrato animal

Cada año, millones de animales son mutilados, intoxicados, electrocutados y quemados en experimentos. Se suele argumentar que estos sacrificios son en nombre de la ciencia, pero la verdad es que la mayoría se producen en la industria bélica, cosmética y en colegios y universidades.

Millones de conejos, caballos, ratones y pequeños mamíferos son utilizados para probar los artículos del hogar y los productos cosméticos. Procter&Gamble, Colgate-Palmolive y Unilever están entre las empresas más crueles que experimentan en animales. En Chile, hasta el 2008, el bioterio de primates de la Universidad Católica mantenía en encierro a más de cien monos utilizados para la experimentación, a los que sometían a circunstancias de extremo sufrimiento, como dolor físico, estrés, aislamiento y hacinamiento.

Tristante, Jeronimo (1995). «dos». El Valle de las sombras. Penguin Random House. p. 85. 

Pero no solo encontramos este tipo de prácticas en laboratorios. Los animales han sido utilizados para propósitos igual de eogístas como la guerra. Durante la Segunda Guerra Mundial el ejército soviético en un acto de desesperación ante su incapacidad de repeler los ataques alemanes, utilizó perros para transportar bombas atadas a sus cuerpos. Esta idea surgió de la mente del Fisiólogo Ruso y Premio Nobel en Medicina Ivan Petrovich Pavlov,creador de la psicología conductivísta (o conductismo), cuyos experimentos se basan en el intento de modificar la conducta animal mediante estímulos que crean determinadas respuestas. Durante algún tiempo se alimentó a los perros debajo de tanques y unas semanas antes de ser soltados en el campo de batalla se les privaba de alimento, al estar en presencia de los tanques asociaban este elemento a la posible existencia de alimento, uan vez ubicados debajo de los tanques era activado el explosivo. A esta brigada de perros explosivos se les conoce históricamente como “los perros de Pavlov”.

[24]

Abandono de animales domésticos[editar]

Cada vez más se entiende que los animales domésticos son una responsabilidad, no un juguete y que por tanto tenemos la obligación de cuidar con la debida diligencia. El abandono pues se puede considerar como un maltrato si consideramos que en la calle, rutas, terrenos baldíos y/o encerrados, los animales no pueden proveerse por sí mismos de comida, agua, abrigo y protección de su salud. Abandonados, sin asistencia alguna, los animales están expuestos a toda especie de agresión y violencia, como envenenamientos, golpes y muerte.

La relación humano-animal es milenaria, y son los perros quienes han brindado al hombre innumerables e invaluables beneficios físicos y psicológicos; sin embargo, lejos de retribuirles de la misma forma, se les ha tratado como objetos de consumo, los cuales suelen convertirse (la mayoría de las veces) en una moda o molestia, que bajo circunstancias como falta de capacidad económica, cambios de residencia, aparición de alergias, compra compulsiva o incompatibilidad, se pueden adquirir y desechar a placer, olvidando que se trata de un ser vivo y que muchas de estas situaciones son relativamente sencillas de solucionar.

Esta situación atiende principalmente al antropocentrismo con el que hemos manejado la relación con la naturaleza en general, mismo que ocasiona que veamos a los individuos de otras especies como recursos de explotación sin tomar en cuenta su bienestar, sus necesidades y su derecho a la vida.

El abandono a nivel mundial es realmente alarmante, determinar las cifras con exactitud resulta imposible, sin embargo la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) estima que existen aproximadamente más de 400 millones de perros callejeros, para lo cual está trabajando nuevos lineamientos de control poblacional y salubridad.[25]

La mayoría de los animales abandonados en España son recogidos por protectoras de animales o ayuntamientos. Entre estos animales el abandono se produce más entre perros (76%) y gatos (24%) en mayor medida que otros tipos de animales.[26]

Se puede decir que el destino de los perros acogidos por estas entidades, en mayor proporción, son adoptados o devueltos a sus propietarios, en menor medida son eutanasiados. Por otro lado el destino de los gatos en menos medida son adaptados o devueltos de propietarios y en un mayor porcentaje son eutanasiados.

El perfil estándar de animales abandonados tiene las siguientes características:[cita requerida]

  • Una minoría de los animales recogidos tiene chip de identificación.[cita requerida]
  • No existe una gran diferencia entre sexos, aunque existe un ligero mayor abandono de machos.[cita requerida]
  • El 50% de los abandonos, según la edad, son animales adultos y en una menor medida se abandonan animales cachorros y senior.[cita requerida]
  • No existe una gran diferencia entre los diferentes tamaños según la raza del animal para que sea abandonado.[cita requerida]
  • La mayoría de los animales abandonados está en buenas condiciones de salud.[cita requerida]

Los principales motivos del abandono animal son:[cita requerida]

  • Falta de interés por el animal
  • Alergias de familiares
  • Nacimiento de un hijo
  • Piso más pequeño
  • Comportamiento del animal
  • No permiten animales en las viviendas
  • Fallecimiento del propietario
  • Ingreso de propietarios en hospitales

Medios que lo promueven[editar]

Un ejemplo muy claro de maltrato animal que son las corridas de toros han sido promovidas en diferentes medios como la televisión, la radio, el cine, e internet, como es el caso de You Tube.[27] Es cierto que mientras se emiten documentales en defensa de los animales, estos medios consienten en promover también su maltrato.

Legislación a favor de los animales[editar]

Se conoce como derechos de los animales a las ideas postuladas por corrientes de pensamiento y al movimiento que sostienen que la naturaleza animal es un sujeto de Derecho, cuya novedad reside en que esta categoría sólo ha pertenecido a personas naturales y jurídicas, es decir al ser humano.

Los humanos siempre han tenido hacia algunos animales una consideración especial (ej. domesticación), que varía mucho según el entorno cultural o el lugar, desde apoyar que se pueda utilizar a los animales según plazca o sirva al hombre, pasando por el trato ético o el bienestar animal, hasta considerar que los animales merecen derechos tradicionalmente reconocidos sólo en los humanos.

No debe confundirse con el derecho de animales como doctrina jurídica, marco jurídico de algunos países donde el objeto de Derecho es la libertad de conducta de los animales en su ambiente natural y el trato que reciben en un hábitat humano.

Antecedentes[editar]

A partir del siglo XVII se empiezan a ver las primeras leyes para la protección animal. En esas épocas en Irlanda, se prohíbe la crueldad hacia las ovejas al arrancarles la lanada, y no se permite más atar carros a las colas de los caballos. En muchos otros países se comenzó en ese siglo a redactar leyes para proteger a los animales. De esta manera, se puede considerar el comienzo del movimiento por los derechos de los animales, donde la gente propone maneras para limitar el sufrimiento de aquellos que nos son humanos.

Hoy en día, alrededor del mundo se tienen distintas mesuras para controlar el sufrimiento, usando reglas distintas para medir cuando un animal sufre y cuando está siendo utilizado para el beneficio de la humanidad. Se ve una diferencia notable en este tema entre los países más desarrollados y aquellos que se encuentran en distintas etapas de desarrollo. Aunque en varios países de Latinoamérica todavía no existen leyes que prohíban el maltrato animal, mientras que en 2013 en Europa se aprueban leyes que prohíben la experimentación en animales con el fin de productos domésticos.

México[editar]

En México, como en algunos países de Latinoamérica, comienzan las iniciativas en pro de los animales. En la Ciudad de México entró en vigor la Ley contra maltrato animal a partir del 1° de febrero del 2013, la cual estipula que podrían castigar a las personas que maltraten algún animal doméstico o silvestre con penas de hasta 4 años de cárcel y con multas de hasta 400 salarios mínimos. La ley indica que se adiciona un capítulo IV, denominado “delitos cometidos por actos de maltrato o crueldad contra animales no humanos”, con los artículos 350 bis y 350 ter, en donde se determinan las acciones por maltrato y homicidio de “animales no humanos”. El artículo 350 bis puntualiza penas de seis meses a dos años de prisión para las personas que realicen actos de maltrato o crueldad y que causen lesiones evidentes en el animal, sin que pongan en riesgo su vida. En caso de que las lesiones pongan en riesgo la vida del animal, la pena aumenta un año más. El artículo 350 señala que la muerte de un animal, derivada de actos crueles o maltratos, se castigará con dos a cuatro años de cárcel y una multa de 200 a 400 días de salario. Si se utilizan métodos que provoquen un sufrimiento mayor, las penas aumentarán dos años más. El Código Penal especifica en el artículo 54 que los animales rescatados serán canalizados a albergues o lugares donde se asegure su cuidado. Además se establece que las asociaciones protectoras de animales podrán solicitar ante el Ministerio Público la custodia de los maltratados.[28]

La generalidad de estas disposiciones legales abre el camino para que cualquier persona interponga denuncia contra el maltrato a los toros de lidia, animales de rastro, de circo e incluso de los zoológicos. «Los toros de lidia sí pueden clasificarse como animales domésticos, pues los crían con fin en específico. Se conoce como fin zootécnico; por ejemplo, los cerdos o las vacas se crían con fin alimenticio, otros animales para su reproducción, y los toros de lidia son para la fiesta brava”», explicó Tania Paredes Guerra, veterinaria y zootecnista.

Por su parte el coordinador del Partido Verde en la ALDF, Jesús Sesma, quien impulsó las sanciones penales contra la crueldad hacia los animales en la capital del país, respondió: «Cualquier persona puede presentar denuncia contra el maltrato de cualquier animal. Ya será terreno que le tocará decir a los jueces si recibe o no sanción».

La reforma explica que esta penalización aplica cuando se efectúe maltrato a un “organismo vivo no humano, con movilidad propia, capacidad de respuesta a los estímulos del medio ambiente y sensible, que no constituye una plaga”. En este sentido, aclara que los perros callejeros no son considerados plaga. De acuerdo con la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, patear, pegar, quemar, ahogar, colgar, envenenar, balear y mutilar están considerados dentro del margen de maltrato.

Cabe mencionar que en el Distrito Federal existe el Consejo Consultivo Ciudadano par la Atención y Bienestar de los Animales y por parte de la Policía capitalina, la Brigada de Vigilancia Animal, quien es la encargada de cuidar de la Ciudadanía y de los animales en la Ciudad de México, entre sus funciones; atiende denuncias de maltrato hacia los animales en las 16 Delegaciones del D.F., rescata animales de vías primarias y de alta velocidad para evitar que sean lastimados o se causen algún accidente automovilístico, se encarga de presentar ante el juez cívico a los vendedores de animales en la vía pública, evitando el sufrimiento de los animales y realiza un trabajo preventivo, a través de la difusión del cuidado y respeto en escuelas y parques públicos, brinda protección a los animales que se encuentran en abandono y que son maltratados, responden a situaciones de peligro por agresión.[29]

En el Distrito Federal existe el Consejo Consultivo Ciudadano y organizaciones no gubernamentales (ONG´s) cuya misión radica en vigilar el cumplimiento y respeto por la vida y el cuidado de los animales, así como atender el cumplimiento de la legislación que protegen a éstos.

Órgano de coordinación Institucional y de participación y colaboración ciudadana:

• Consejo Consultivo Ciudadano del Distrito Federal, para la Atención y Bienestar de los Animales

Algunas ONG´s en México:

• Asociación Mexicana por los Derechos de los Animales (AMEDEA)

• Asociación Protectora de Animales de México (APASDEM)

A nivel internacional existen organizaciones tales como:

People for the Ethical Treatment of Animals (PETA)

Greenpeace

Proponen prohibición de circos con animales en Ciudad de México

Según los legisladores un estudio de la organización Gente por la Defensa Animal arrojó que entre el 58 y 98 por ciento del tiempo los elefantes están encadenados, lo que les produce neurosis, el 96 por ciento de los caballos de circo son atados sin espacio para moverse, entre el 75 y 97 por ciento del tiempo los tigres y leones están enjaulados.

Señalan que además se han detectado heridas, deficiencias cardíacas, deshidratación y desnutrición en los animales que son utilizados en espectáculos públicos.

Por ello el partido Verde Ecologista está proponiendo que se prohíba el uso de animales en circos, ferias, juegos, concursos rifas y hasta en sesiones fotográficas.

La bancada del Verde Ecologista en la Asamblea Legislativa también denunció que no hay una adecuada supervisión de los espectáculos públicos donde se utilizan animales como atractivos para los espectadores, lo que facilita el maltrato.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Nature
  2. DeGue, S. & DiLillo, D. (2009). Is animal cruelty a “red flag” for familiy violence?: Investigating co-ocurring violence toward children, partners, and pets. Journal of Interpersonal Violence, 24(6), 1036-1056.
  3. Christopher D. Webster, Ed Hilterman, Antonio Andrés Pueyo (2005) Guía para la valoración del riesgo de comportamientos violentos Edicions Universitat Barcelona, 2005 N.º de páginas 105 páginas ISBN 9788447528929
  4. Henry, B. (2004). The relationship between animal Cruelty, delinquency, and attitudes toward the treatment of animals. Society & Animals, 12(3), 185-207.
  5. Henry, B (2004). Ibidem.
  6. Henry, B (2004). Ibidem.
  7. DeGue, S. & DiLillo, D. (2009). Ibidem.
  8. DeGue, S. & DiLillo, D. (2009). Ibidem.
  9. Gleyzer, R., Felthous, A. & Holzer, C. (2002). Animal Cruelty and Psychiatric Disorders. J. Amercian Academic Psychiatry Law, 30 (2), 257-265.
  10. Humane Society of the United States (16 de febrero de 2009). «Algunas cifras y hechos del maltrato animal» (en español). Artículo. Consultado el 29 de abril de 2013.
  11. Monroy, Crueldad contra animales, en aumento; Paulina Monroy (11 de Octubre 2009). «Crueldad contra animales, en aumento». Artículo periodístico (Contralínea). Consultado el 29 de Abril 2013. 
  12. APASDEM. «Maltrato animal» (en español). Consultado el 29 de abril de 2013.
  13. Horta, Oscar (2010). "Los animales no humanos víctimas de la guerra y la industria militar", Ética más allá de la especie, 22 de junio.
  14. ¡Vivan los animales!. Jesús Mosterín. Editorial Debolsillo, Barcelona, 2003. ISBN 84-9759-354-5. Página 288
  15. ¡Vivan los animales!. Jesús Mosterín. Editorial Debolsillo, Barcelona, 2003. ISBN 84-9759-354-5. Página 253
  16. Pakistan halts bear-baiting event 18 May, 2005 BBC News (en inglés)
  17. Sindh Wildlife set-up moves summary to ban bear baiting Pakistan Times (en inglés)
  18. Liberación animal. Peter Singer. Editorial Trotta, Madrid, 1999. ISBN 84-8164-262-2. Página 251
  19. COCKFIGHTING: A blood sport for roosters In Defense of Animals (en inglés)
  20. U.S. Dog-Fighting Rings Stealing Pets for "Bait" National Geographic News 18-02-2004 (en inglés)
  21. La fiscalía propone cárcel por matar animales domésticos sin justificación El País. Sociedad. 01/11/2006
  22. 50.000 galgos son asesinados todos los años en España 17/02/2006 20 minutos
  23. V de veganismo. Roberto Lemes. Ediciones La Revuelta. Página 30.
  24. http://www.youtube.com/watch?v=_Lv_vd30s5s&feature=player_embedded
  25. Revista canina . com (13 de mayo). «Respetop, cuidado y protección ambiental» (en español). Consultado el 3 de mayo de 2013.
  26. Datos fundación Affinity recogidos por Campus Training
  27. https://www.youtube.com/watch?v=JDQ2dEvVDhs
  28. «Ley contr maltrato animal» (en español) (1° Febrero 2013). Consultado el 29 de abril de 2013.
  29. «Brigada de Vigilancia Animal» (en español). Consultado el 29 de abril de 2013.

Enlaces externos[editar]